lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“4 3 2 1”, de paul auster: cuando el yo es también la circunstancia.


“Dios no estaba en ninguna partes, dijo para sí, pero la vida estaba en todas partes, y la muerte estaba en todas partes, y los vivos y los muertos estaban unidos” P.A.

En la novela “Siddartha”, de Herman Hesse, reflexiona el barquero Vasudeva sobre las muchas voces que tiene el río y que habla con múltiples tonos, aunque permanezca siempre siendo el mismo río.

Con ésta novela, 4 3 2 1, Paul Auster ha querido romper con el principio de causalidad y nos regala una estupenda novela donde la anecdota biográfica del protagonista transcurre en cuatro sucesivas y paralelas narraciones donde la contingencia se impone a nuestro concepto lineal del tiempo y la biografía; donde el protagonista rescata del río de su vida cuatro diferentes meandros por donde discurren sus cuatro vidas posibles. Cuatro versiones distintas de una misma vida, donde el error de un nombre condiciona el resto de su existencia, donde tomar un camino u otro conduce, inevitablemente, aunque por extrañas y distintas bifurcaciones, al mismo destino.

Podría haber utilizado el autor el recurso de lo fantástico o la ciencia ficción para justificar el relato de las diferentes vidas de Archie Ferguson; podría haber recurrido fácil refugio de lo onírico o al de la locura. Sin embargo, mucho más audaz que todo eso, Paul Auster se abandona al simple -y estimulante- oficio de narrar. En un juego de matrioscas queda encerrada una historia que nos va contando, en cuatro versiones distintas cada capítulo Se encadenan las palabras en frases, las frases en párrafos y los párrafos en capítulos que se justifican por sí mismos. Y en el trayecto, el goce de la narración pausada, amena, florida de personajes y reflexiones, fecunda en destellos de ingenio, diálogos interesantes y una minuciosa disección psicológica de los personajes que releva una enorme perspicacia y un trabajo y estudio de las personas ciertamente admirable.

La obra relata, en efecto, cuatro realidades alternativas de la vida de su protagonista. Cuatro trayectorias vitales que comparten protagonista y personajes secundarios. En cada una de ellas explora el autor el “cómo hubiera sido si…” y nos presenta cada etapa de la vida del protagonista ofreciendo cuatro posibilidades en función de sucesos, comportamientos y avatares de su vida.

La genialidad de la novela radica en la libertad que deja Auster al protagonista para que explore su propia vida. Estamos leyendo, siempre en primera persona, las reflexiones del protagonista y siempre se nos representa con la misma voz, la misma expresión, el mismo razonamiento, aunque los caminos que toma sean ligeramente diferentes y sus ilusiones, aficiones, amores y desamores vayan alternándose, barajándose, diluyéndose en la propia historia y además en la historia del siglo XX en Norteamérica (la guerra y la posguerra, la lucha por los derechos civiles, el magnicidio, todos se encuentran ahí).

Esta larga novela, que algunos ya han calificado de “la gran novela americana”, es una gran obra de literatura, escrita por uno de los grandes escritores norteamericanos. Fácil de leer, atrayente y atractiva. Quizás exagere un poco al decir que me faltarían tantas páginas como ésta tiene para hacer una correcta alabanza de ella, pero la recomiendo encarecidamente. Después de tantos años sin publicar una novela, después de sus mejores éxitos – para mí sigue siendo insuperable la trilogía de Nueva York- tenemos una gran obra maestra que el tiempo sabrá poner en su sítio.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Escritor norteamericano nacido New Jersey el 03/02/1947, de familia judía de clase media de ascendencia polaca.Estudió en la Universidad de Columbia, literatura francesa, italiana e inglesa. Trabajó como traductor, articulista e, incluso, en un petrolero; también ha escrito y dirigido películas de cine como “Smoke” (1995) y “Blue in the face” con Wayne Wang; “Lulú on the bridge”(1998) y “La vida interior de Martin Frost” (2007), en la que actúa su hija Sophia, la sha dirigido en solitario.Es un escritor muy reconocido internacionalmente

  • Premio Morton Dauwen Zabel 1990 (Academia Estadounidense de las Artes y las Letras)
  • Premio Médicis 1993 (Francia) a la mejor novela de un autor extranjero por Leviatán
  • Independent Spirit Award 1995 al mejor guion original por Smoke
  • Premio Literario Arzobispo Juan de San Clemente 2000 (Santiago de Compostela) porTombuctú
  • Caballero de la Orden de las Artes y las Letras (Francia, 1992)
  • Premio del Gremio de Libreros de Madrid 2003 al mejor libro del año por El libro de las ilusiones
  • Premio Qué Leer 2005 que otorgan los lectores de esta revista por La noche del oráculo
  • Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006
  • Premio Leteo 2009 (León)
  • Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de General San Martín 2014

Sus obras principales, entre otras obras autobiogáficas, poesía, teatro y guiones cinematográficos, son:

  • La trilogía de Nueva York (The New York Trilogy): Ciudad de cristal (City of Glass, 1985), Fantasmas (Ghosts, 1986) y La habitación cerrada (The Locked Room, 1986). El palacio de la luna; La música del azar; Leviatán (Leviathan, 1992); El libro de las ilusiones (The Book of Illusions, 2002); 4 3 2 1 (4 3 2 1, 2017), trad. de Benito Gómez Ibáñez, Seix Barral, 2017

SINOPSIS EDITORIAL: El único hecho inmutable en la vida de Ferguson es que nació el 3 de marzo de 1947 en Newark, Nueva Jersey. A partir de ese momento, varios caminos se abrirán ante él y le llevarán a vivir cuatro vidas completamente distintas, a crecer y a explorar de formas diferentes el amor, la amistad, la familia, el arte, la política e incluso la muerte, con algunos de los acontecimientos que han marcado la segunda mitad del siglo XX americano como telón de fondo.

  • Nº de páginas: 960 págs.
  • Editorial: SEIX BARRAL
  • Traducción: Benito Gómez Ibañez
  • ISBN: 978843223289

 

 

Anuncios


Deja un comentario

“cuerpodivino”, de theodore sturgeon: si el sexo es el mensaje, el cuerpo es el medio.


“-. Señor Currier –le dije de todo corazón-, por la manera que ud. dice esas palabras, “¡no es cierto!” es como si creyera que entre lo verdadero y falso hay diferencia. ¡No la hay! ¿Qué importa cómo es o deja de ser una cosa? Solo importa lo que dice la gente de ella.” T.S.

Calificar la presente novela como ciencia ficción es, ciertamente, un atrevimiento: bien por una extrema negligencia y lasitud intelectual, atribuyendo sin más dicha etiqueta por consideración al autor, mayormente enmarcado en el género; bien por un ejercicio consciente de considerar todo aspecto mísitico-religioso de la cultura humana bajo la perspectiva de un relato literal sobre el poder y capacidad mágica de unos seres extraordinarios que alteran nuestra vida y conductas sometiendonos a la tiranía de una idea que trasciende a nuestra existencia individual y colectiva.

No encuentro otro modo de definir esta novela -bastante recomendable, dicho sea, de paso, como anticipo a esta reseña.

La trama se basa en la aparición en una pequeña parroquia norteamericana de un personaje autodenominado “Cuerpodivino”. Surge de no se sabe donde, vestido unicamente con la dignidad de su desnudez. Su efecto sobre las personas es extraordinario. De algún modo, con la mera imposición de sus manos nos cura el dolor, físico pero también emocional. De algún modo, levanta ese velo que oculta nuestra verdadera esencia y nos hurta, a los demás y a nosotros mismos,  de nuestro propio ser, del concepto de lo que somo intimamente. Te pregunta quién eres, te toca y te descubre si, verdaderamente, eres quien dices ser, tú mismo.

La novela se estructura en una serie de capitulos protagonizados cada uno por un habitante de dicho pueblo que va relatando en primera persona su experiencia con este personaje. Con una técnica muy bien diseñada, la historia va avanzando linealmente desde las distintas perspectivas personales, pasandose el relevo en el discurso tanto de su propia experiencia y antecedentes como el de la trama que va desarrollandose.

La novela se centra en los personajes, es un relato introspectivo que prescinde de descripciones vanales sobre el paisaje y su entorno o el contexto social o histórico. Estos personajes actuan y se comportan como arquetipos. Su personalidad esta definida con acierto, pero se aprecia cierto esquematismo en su construcción, no hay matices, son modelos, creo que por voluntad consciente del autor, a traves de los cuales cobra sentido en el conjunto de la novela.

El tema que el autor nos presenta no es otro que la esencia de la religión cristiana primitiva, el mensaje de amor de Cristo -interpretado literalmente como amor sexual, aunque sin la carga de la culpa ni la noción de pecado concupiscente- la comunión esencial entre los fieles, su íntimo conocimiento -sexual- y la aceptación de uno mismo y la comunicación directa con lo divino sin intermediarios -la Iglesia, la infame, que diría Voltaire.

Personalmente, me ha gustado esta novela. Te la recomiendo si te gusta un tipo de mensaje místico-filosófico algo superficial, al estilo Paulo Coelho, pero con mejor calidad literaria. Es entretenida, interesante y cortita, por lo que se puede uno entregar a su lectura sin demasiado desgaste.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Edward Hamilton Waldo, que luego cambió su nombre por el de Theodore Hamilton Sturgeon. Escritor norteamericano nacido en 1918 en State Island y fallecido en 1985, en Oregon. Forma parte de los autores reconocidos de la Edad de Oro de la ciencia ficción. Su primera colección de relatos, publicada en 1949, fue prologada por Ray Bradbury. Los cristales soñadores, en 1950; “Más que humano” en 1954, ganadora de la primera edición del premio International Fantasy y, en 1955 las recopilaciones de relatos Regreso y Caviar. Obtuvo el premio Nebula, el premo Hugo y el premio World Fantasy Life Achievement. Llegó a crear unas 41 novelas y 221 relatos, guiones para cine y televisión (entre ellos, para capítulos de Star Trek).

Promulgó la Ley y Corolarios de Sturgeon:

  • La Ley de Sturgeon:Nothing is always absolutely so (“Nada es siempre absolutamente así“).

  • La Revelación de Sturgeon:Ninety percent of everything is shit (“El noventa por ciento de todo es mierda“).

  • Corolario 1:La existencia de inmensas cantidades de basura en ciencia ficción es admitida y es lamentable; pero no es más antinatural que la existencia de basura en cualquier parte.

  • Corolario 2:La mejor ciencia ficción es tan buena como la mejor ficción en cualquier campo.

SINOPSIS EDITORIAL: Ésta es la última novela de Theodore Sturgeon, a la que dedicó dieciocho años de trabajo y no quiso publicar en vida. Cuerpodivino, un personaje misterioso, una especie de mesías, llega a un pequeño pueblo rural y su presencia va cambiando la vida de las personas que se le acercan. En ocho capítulos narrados en primera persona por otros tantos habitantes del pueblo, conocemos las más secretas miserias de esos seres y asistimos a su transformación, producto de una nueva sensibilidad: el sexo es amor, es religión.

  • Editorial: Plaza&Janés 2000
  • Páginas: 190
  • ISBN-10: 8401540968
  • ISBN-13: 978-8401540967
  • Traducción: Marcial Souto

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

“carter”, de ted lewis: duro, directo y brutal.


“La lluvia llovía” T.L.

La literatura, como el cine, es una perfecta radiografía de la sociedad. Esta afirmación, tan obvia por otra parte, no deja de ser cierta por mucho que el abuso de su utilización nos dé la sensación de ser uno de los lugares comunes de toda reseña literaria.

Sin embargo, la lectura de novelas como “Carter”, de Ted Lewis, escrita sobre 1969, nos hace reflexionar sobre cómo ha cambiado nuestra mentalidad y nuestra percepción de los valores morales imperantes, la aceptación y rechazo de ciertas conductas, ciertas expresiones y ciertos tópicos que, como la moqueta estampada en techo y paredes, hacen que salten todas las alarmas de nuestro censor moral interno.

La anecdota de la novela, la historia de una venganza, articulada en el tópico regreso al lugar de la infancia y la confrontación con conclictos familiares no resueltos, deja paso y protagonismo a la arrebatadora personalidad del personaje principal: inteligente, brutal, despiadado y obsesivo.

Sin embargo, su lectura hace reventar las costuras de lo políticamente correcto. Al igual que esas antiguas películas en las que sus personajes no paran de fumar en público o donde el alcohol parece ser un condimento indispensable, el ambiente que refleja esta novela no encaja en nuestra moral imperante hoy en día.

Esto es lo que más me ha llamado la atención en su lectura. La falta de escrupulos del personaje, la utilización de otros personajes secundiarios para alcanzar sus objetivos, el abuso de la fuerza bruta, el trato vejatorio a las protagonistas femeninas, la presencia constante de la sordidez ambiental y moral, la amargura del recuerdo, el desapego afectivo, etc.

Apenas han transcurrido 50 años desde su publicación y su fuerza impactante ha permanecido intacta, no así la sensación de que existe una distancia moral infranqueable, más que la mera distancia física o temporal.

La novela es contundente, atrayente, adictiva. La trama es atractativa, bien llevada, a mi juicio. Los personajes estan también perfectamtne construidos y definidos. El estilo literario es directo, rápido, con diálogos ágiles y coherentes. Me recuerda vagamente a las novelas de otro duro de la novela negra, el personaje Parker de Richard Stark (Donald Westlake), también contemporaneo del autor, aunque un poco anterior.

Es de destacar la adaptación cinematográfica llevada a cabo por Mike Hodges en 1971, protagonizada por un espléndido y convincente Michael Caine, con el título de “Get Carter”

Una novela muy recomendable.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Jack Carter, principal sicario de los mafiosos londinenses Les y Gerald Fletcher, regresa a su ciudad natal en el norte de Inglaterra tras ocho años de ausencia. La última vez que estuvo allí fue para enterrar a su padre, y ahora vuelve para el funeral de su hermano Frank. Según la policía, la muerte de Frank fue accidental: su coche se despeñó por un precipicio con él borracho al volante. Pero Jack, que conocía bien a su hermano a pesar de la mala relación que mantenían, sospecha de la versión oficial y comienza a interrogar a todos aquellos que conocían a Frank

BIOGRAFIA: Escritor británico, nacido en Manchester en 1940 y fallecido en Londres en 1982. Fue músico, pintor, ilustrador. Escribió una serie de novelas, principalmente dentro del géner de novela negra o criminal, entre las que destacan All the Way Home and All the Night Through, Londres, New Authors Ltd., 1965; Jack’s Return Home, Londres, Michael Joseph, 1969; Plender, Londres, Michael Joseph, 1971; Billy Rags, Londres, Michael Joseph, 1973; Jack Carter’s Law, Londres, Michael Joseph, 1974; The Rabbit, Londres, Michael Joseph, 1975; Boldt, Londres, Michael Joseph, 1976; Jack Carter and the Mafia Pigeon, Londres, Michael Joseph, 1977; GBH (Grievous Bodily Harm), Londres, coll. Sphere, Little & Brown, 1980

  • Título: Carter
  • ISBN: 978-84-946809-0-8
  • Autor: Ted Lewis (traducción de Damià Alou)
  • Editorial: Sajalín. Colección Al marge

 


Deja un comentario

“aniquilación”, de jeff vandermeer: la sutíl diferencia entre lo raro y lo extraño.


“Todos vivimos en una especie de sueño continuo –le dije-. Cuando despertamos, es porque algo, algún hecho o algún pequeño incordio, ha alterado los límites de lo que tomábamos por realidad” J.V

Con el anuncio del próximo estreno de la película basada en la novela “Aniquilación” de Jeff VanderMeer, objeto de esta reseña, me entró la curiosidad de leer primero la novela, anticipándome a la película, para poder compararlas despues. Debo reconocer que cedí a la tentación de avivar el fuego del la eterna confrontación entre “cine o literatura”, tan gratificante, tan prolífica y tan enriquecederora en tanto que fuente inagotable de opiniones, razonamientos, conversaciones y estímulos intelectuales.

Por otro lado, la corta extensión de la novela y las críticas leidas apresuradamente, todas ellas muy favorables, suponían un buen incentivo para dicha tarea.

Al final, de la lectura de esta obra no he sacado impresiones muy favorables.

Siempre que emito una crítica negativa lo hago con muchas reservas. No siento que sea yo la persona indicada para expresar un juicio negativo, con gran carga de subjetividad, basado en una precaria formación y una nula experiencia en el proceso de la creación literaria. Sobre todo, cuando se suele reducir a unas cuantas líneas amargas el trabajo, seguramente laborioso, de un escritor que ha tenido la valentía de exponerse publicamente al escrutinio de pedantes como yo. Sin embargo, tampoco puedo renunciar a mi libertad de expresar dichas opiniones y al placer y satisafacción de compartirlas en un espacio tan libre, voluntario y espontaneo como en el que nos encontramos. Por otro lado, aunque las reseñas positivas sean más fáciles de emitir y de aceptar, no dejan por ello de ser menos imprudentes y precipitadas que las otras.

Dicho esto, una pequeña justificación totalmente innecesaria, centrémonos en el asunto.

La peor parte de la novela se la lleva la trama y desarrollo de la acción. Aunque el tema de fondo pueda parecer sugerente y atractivo, su desarrollo no me ha satisfecho. La anecdota del relato me parece superficial, insustancial, posiblemente extraña y fantástica pero no arrebatadoramente sugerente. Incluso me ha parecido algo apresurado el final de la novela. La verdad es que su lectura me ha resultado aburrida y agotadora pues, por momentos, he hecho esfuerzos por acabarla. Percibo cierta ausencia de credibilidad interna, aunque parezca atrevido decirlo de un relato de ciencia ficción que, por esencia, debe ser increible. Los hechos que transcurren en la novela y la evolución de los personajes acorde a los mismos carecen de solidez. No se cómo explicar algo que percibo en la novela. Algo así como cuando abres una puerta y te encuentras de repente con un objeto incongruente. Pasada la sorpresa inicial, tienes que aceptar su presencia puesto que, de hecho, esta ahí. Eso es lo que me ha ocurrido con esta novela. Los protagonistas se comportan como se comportan porque así lo ha determinado el autor, pero no por una evolución natural de los hechos del relato. Y no me vale la excusa de la opresión de un ambiente enrarecido y sobrenatural o los influjos de vaya-Ud.-a-saber-que-ha-pasado-aquí.

La estructura se sustenta en una relato en primera persona por parte de su protagonista con saltos temporales hacia atrás, a modos de flash-back que van poniendonos en antecedentes de su vida anterior y de los motivos y circunstancias que le han llevado a vivir la experiencia que va relatando. Todo ello, sinceramente, bastante banal y tópico, como lo puede ser una conflicto conyugal no resuelto.

Existe una novela española, escrita por Sanchez Piñol, titulada “La piel fría” que pudiera tener alguna semejanza con la presente novela. Eso sí, mucho mejor escrita y con un desarrollo de los personajes más profundo, más completo, mejor elaborado. Al igual que la trama que, esta sí, recrea un ambiente angustioso, un terror lovecraftiano, bastante más atractivo que la novela que nos ocupa.

En resumen, a mi no me gustó. Aunque aconsejo leerla para formarse un criterio propio, dada su extensión y la facilidad de su lectura.

Un saludo

BIOGRAFIA: Escritor, crítico y editor americano, nacido en 1968. Se le reconoce como uno de los principales promotores del movimiento New Weird. Ha sido profusamente galardonado con premios como el Nebula (porAniquilación), Rhysling, British Fantasy, BSFA y World Fantasy de Novela Corta. Además, ha sido finalista en los premios Hugo. Pocas de sus obras han sido traducidas al castellano: Veniss soterrada (2012); La Biblia steampunk (2013); la trilogía Southern Reac, Aniquilación, Autoridad, Aceptación (2014)

SINOPSIS EDITORIAL: En un futuro no determinado, el Área X es un lugar remoto y escondido declarado zona de desastre ambiental desde hace décadas. La naturaleza salvaje ha conquistado el lugar y su acceso está prohibido. La agencia estatal Southern Reach ha enviado diversas expediciones pero casi siempre han fracasado: todos los miembros de una expedición se suicidaron; otros enloquecieron y acabaron matándose entre sí, y los integrantes de la última expedición regresaron convertidos en sombras de lo que un día fueron.

Ésta es la expedición número doce. El grupo está compuesto por cuatro mujeres: una antropóloga, una topógrafa, una psicóloga y la narradora, una bióloga. Su misión es cartografiar el terreno y recolectar muestras, anotar todas sus observaciones tanto de su entorno como de sus compañeras. Pronto descubren una gran anomalía geográfica y formas de vida más allá de todo entendimiento. Mientras se enfrentan a una naturaleza tan bella como claustrofóbica, el pasado y los secretos con los que cruzaron la frontera se vuelven cada vez más amenazantes.

Aniquilación es el primer volumen de la Trilogía Southern Reach, una serie que crea un mundo como nunca has imaginado y que nos enfrenta al extraño que se esconde dentro de nosotros mismos.
  • Editorial: Destino (20149
  • 256 páginas
  • Tírulo original: Annihilation
  • Traducción: Isabel Margelí
  • ISBN: 9788423348091

 

 

 


Traductor: Isabel Margelí Bailo
Páginas: 240
Publicación: 2014
Editorial: Destino
ISBN: 9788423348231


Deja un comentario

“la navaja de occam”, de henri loevenbruck: arte y filosofía en el mercadillo.


“La gente profiere muchas necedades cuando solo maneja parcialmente un tema” H.L.

Receta para un best seller:

  • .- un título sugerente, preferiblemente con referencias expresas a un autor, doctrina o escuela filosófica poco conocida.
  • .- un crimen con un modus operandi muy elaborado
  • .- una secta o grupo con reminiscencias nazis, satanicas y, imprescindible, cierto fundamentalismo religioso.
  • .- un protagonista inteligente, guapo, rebelde, poseedor de todos los clichés del galán cinematográfico.
  • .- una investigación frenética a lo largo del territorio
  • .- la reinterpretación de una simbología arcana oculta bajo la realidad cotidiana

Ciertamente, con la aparición del “Código da Vinci”, se inició, una corriente literaria que resultó enormemente productiva (para el autor y la editorial) y que dió lugar a una plétora de imitadores que siguieron explorando el filón.

Aquella novela, sin embargo, con ser la primera que, con estos mimbres, alcanzó una repercusión mediática global, no dejó de ser un producto original, ameno y divertido que, sin mayores pretensiones, introdujo en el públicó un interés por el arte y las representaciones simbolicas de conocimientos casi olvidados.

Sabiendo, con prevención, que el producto en cuestión es pura ficción fagocitando conceptos más complejos que luego nos ofrece en pequeñas dosis aptas para nuestro consumo fácil, la novela consiguió, a pesar de la polémica surgida, su objetivo de divertir y distraer.

Con ello trajo, igualmente, como consecuencia, la banalización del arte, la filosofía y la cultura, induciendo a error a muchos lectores que, sin una formación más profunda, ni tiempo ni voluntad de contrastar los datos ofrecidos, asumieron como ciertas las especulaciones del autor.

Pero no deja de ser una novela, una ficción, una recreación muy libre de elementos y personajes históricos y no una tesis sobre el arte y la cultura. Cada una elaborada bajo distinta finalidad y función, cada una con un formato diferente y dirigida a un consumidor diferente, que sabe lo que busca en cada caso.

La novela objeto de la presente reseña sigue la receta antes expuesta: puro entretenimiento, sin mayores pretensiones. Es verdad que resulta entretenida, pero también utiliza una fórmula ya demasiado explotada como para resultar atractiva. Los personajes son estereotipos ya vistos en multitud de ocasiones. Sin una elaboración original, sin complejidades reales, sólo una suma de psicologismo barato y adolescente. La trama es interesante, pero previsible. Su desarrollo es muy superficial, al igual que la justificación del título, mediante la inclusión recurrente de referencias a la filosofía nominalista de Ockham en pequeñas píldoras más adeuadas para una revista del corazón que para una novela “seria”. Definitivamente, el autor no es Umberto Eco. Por otro lado, me irritó sobre manera, ese torpe y burdo guiño final que nos ofrece una previsible segunda parte que, esta vez, sí me voy a perder.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Asesinatos en serie. Una secta sanguinaria surgida del pasado. Seis páginas de un famoso manuscrito del siglo XIII misteriosamente desaparecidas. Un grupo oculto está dispuesto a cualquier cosa con tal de volver a descubrir un secreto olvidado de la Edad Media. ¿Contendrán las páginas del famoso cuaderno de Villard de Honnecourt, guardado en la Biblioteca Nacional francesa, un secreto capaz de desatar tanta violencia? ¿Y cuál es el vínculo entre esos misteriosos textos y la hermandad de los Compañeros del Deber? Desde los sótanos de las catedrales, desde Reims hasta París, pasando por Chartres y las misteriosas regiones del Sur, una frenética carrera en busca de la verdad. 

BIOGRAFIA:  Escritor francés nacido en París en 1972. Estudió en la Sorbona literatura inglesa y norteamericana. Fue redactor jefe de la revista Science Fiction Magazine durante algunos años. Ha escrito, dentro del la llamada “Trilogía de la Moira”, las novelas “la loba y la niña”, “la guerra de los lobos” y “la noche de la loba”, en 2017; “el testamento de los siglos”, 2008 y el “síndrome Copernico”, de 2008; “la nvaja de Occam”, 2009 y “las catedrales del vacío”, 2013.

La navaja de Occam

  • Editorial: ViaMagna. 
  • Año: 2009.
  • Páginas: 637 p.
  • Traducción: Laura Nadine Martínez.
  • ISBN: 978-84-92688-59-3


Deja un comentario

FELIZ AÑO 2017


28/12/2017

Como en este blog somos de no tirar nada, hemos decidido aprovechar todos los buenos deseos, felicitaciones y buenos propósitos que recibimos en enero para acabar de sacarles todo su jugo antes de que caduquen. 

Por ello, queremos felicitaros a todos vosotros, esforzados lectores, por este año 2017 cuyo inmimente final pronto estrenamos, 

Os deseamos de todo corazon que os vaya bién en en este año que despedimos; que, como dice el refrán, no importa como se empieza sino como se acaba.

Feliz año 2017 


Deja un comentario

lecturas de 2017: seguimos en la brecha


Un año más, como siempre por estas fechas, publico la relación de mis lecturas a lo largo de este ciclo que ahora acaba. Suele ser un ejercicio gratificante y agradable: volver hacia atras en el tiempo y ver en perspectiva el trabajo realizado (aunque, en este caso, la satisfacción es doble por cuanto que no no es negocio sino ocio). Repasar los títulos leidos: ver por donde ha ido discurriendo mi interés en este año que acaba; cuantificar, desde la distancia, el tiempo que he dedicado a la lectura y, por el contrario, el que he distraido en otras tareas, se guramente, menos placenteras.

Puedo observar varias circunstancias destacables:

1.- Advierto un peso más importante de la novela y literatura de ficción sobre el ensayo, seguramente debido a una mayor necesidad de evasión y distracción.

2.- También destaco una peso muy grande en mis lecturas de Stephen King. Seguramente, he sucumbido a la corriente  iniciada por el estreno de la película “It” y he redescubierto a este gran autor, releyendo alguna de sus obras. Aviso de que me falta alguna otra que aún tengo en la pila de la cabecera de mi mesita.

3.- La gran novedad ha sido que me he iniciado en la lectura de obras en su versión original en lengua inglesa. He escogido dos autores bien distintos, Paul Auster y John Grisham. Uno de ellos, Auster, porque es uno de mis autores favoritos y ha sido tocado por el don de contar: su prosa fluye interminable, como un riachuelo de agua clara que se pierde y dispersa en la maraña del campo. El otro, Grisham, por ser un autor superventas, de muy facil lectura y una calidad superior a la media. 

De entre todas mis lecturas, me sorprendió muy gratamente el libro de Laurent Binet “la séptima función del lenguaje”, por su originalidad, la fuerza y peso de la trama, su rigor y el gran trabajo de investigación. Creo que es una novela que se aleja del convencionalismo, el conformismo y la vanalidad imperante. Quizás por los mismos motivos, me impactaron, muy gratamente, también, las novelas de Margaret Atwood y Ain Rand. 

El cuento de la criada me gustó por el desasosegante futuro que nos presenta y la denuncia de la fragilidad en nuestra sociedad del sistema democrático, en constante equilibrio entre la pérdida de libertades, por un lado,  y la anarquía y el caos, por el otro, con el mismo resultado en ambos casos, siempre pierde la parte más débil, en este caso el papel de la mujer en la sociedad. 

“El manantial”, me gustó y me sorprendió gratamente, a pesar de las connotaciones politicas que trae aparejada esta autora, porque pone de manifiesto, tal y como se ha venido confirmando hoy en día,  tantos años despues, que existe una corriente social, política, institucional, que desmerece el esfuerzo individual primando un interés colectivo, global, aunque ello provoque la anulación de la facultad de autoafirmación de la persona. En cierto modo comparte el mismo pesimismo que la novela de Atwood y podemos extraer de ambas las mismas reflexiones.

Por último, al igual que todos los años, hago manifestación expresa de mi compromiso de continuar mi tarea con este blog. Aunque dicho compromiso se renueva tácitamente con cada entrada que elaboro, cada comentario que respondo y cada visita que recibo, no esta de más dejarlo por escrito para recordarme que no hay ganancia sin sacrificio.

Si es cierto que cada vez hay menos entradas; lejos queda esa efervescencia de los inicios. Pero yo soy un corredor de fondo y tras el arranque inicial no pienso dejar la carrera hasta la meta final. A pesar del esfuerzo y, sobre todo, la falta de tiempo, continuaré con el blog. Lo mismo que continuao con mis lecturas.

Muchas gracias a todos lo que me seguís, comentais y leeis.

Un saludo.

LECTURAS DE 2017

ENERO

.- “Día cero”, de David Baldacci

.- “Memoria total”, de David Baldacci

.- “Ocho millones de maneras de morir”, de Lawrence Block

.- “La séptima función del lenguaje”, de Laurent Binet

.- “Estado de transmisión”, de Chris Moriarty

FEBRERO

.- “El engaño populista”, de Axel Kaiser y Gloria Alvarez

.- “El círculo”, de David Eggers

.- “Remolcando a Jehova”, de James Morrow

.- “Hermano menor”, de Cory Doctorow

MARZO

.- “La economía del empobrecimiento común”, de Juan Ramón Rallo

.- “La canción de las sombras”, de John Connolly

.- “Parque Gorki”, de Martin Cruz Smith,

.- “El peso del corazón”, de Rosa Montero

ABRIL

.- “El otro lado”, de Michael Connelly

.- “El hombre marcado”, de Peter V. Brett

.- “La lanza del desierto”, de Peter V. Brett

.- “La voz de la espadas. La primera ley I”, de Joe Abercrombie

.- “Antes de que los cuelguen. La primera ley II”, de Joe Abercrombie

.- “El último argumento de los reyes. La primera ley III”, de Joe Abercrombie

MAYO

.- “La sed”, de Jo Nesbo.

.- “No hay cuervos”, de John Hart

.- “El rey de la mentira”, de John Hart

.- “El manantial”, de Ayn Rand

JUNIO

.- “El silencio del pantano”, de Juanjo Braulio

.- “Frente a la gran mentira”, de Antonio García Trevijano

.- “Nunca vuelvas atras”, de Lee Child

JULIO

.- “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood

AGOSTO

.- “La Torre Oscura I. El Pistolero”, de Stephen King

.- “Porqué y cómo mataron a Calvo Sotelo”, de Luis Romero

.- “Safari sangriento”, de Deon Meyer

SEPTIEMBRE

.- “Efecto dominó”, de Olivier Norek

.- “Quien pierde, paga”, de Stephen King.

.- “It”, de Stephen King

OCTUBRE

.- “La larga marcha”, de Stephen King como Richard Bachman

.- “Bajo el hielo”, de Bernard Minier

.- “Eso no estaba en mi libro de historia”, de Francisco García del Junco

.- “El hombre que perseguía su sombra. Milleniun 05”, de David Lagercrantz

.- “The book of illusions”, de Paul Auster

NOVIEMBRE

.- “Regina beatissima ”, de Juan García Atienza

DICIEMBRE

.- “The brethren”, de John Grisham.

.- “4 3 2 1”, de Paul Auster