lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“4 3 2 1”, de paul auster: cuando el yo es también la circunstancia.


“Dios no estaba en ninguna partes, dijo para sí, pero la vida estaba en todas partes, y la muerte estaba en todas partes, y los vivos y los muertos estaban unidos” P.A.

En la novela “Siddartha”, de Herman Hesse, reflexiona el barquero Vasudeva sobre las muchas voces que tiene el río y que habla con múltiples tonos, aunque permanezca siempre siendo el mismo río.

Con ésta novela, 4 3 2 1, Paul Auster ha querido romper con el principio de causalidad y nos regala una estupenda novela donde la anecdota biográfica del protagonista transcurre en cuatro sucesivas y paralelas narraciones donde la contingencia se impone a nuestro concepto lineal del tiempo y la biografía; donde el protagonista rescata del río de su vida cuatro diferentes meandros por donde discurren sus cuatro vidas posibles. Cuatro versiones distintas de una misma vida, donde el error de un nombre condiciona el resto de su existencia, donde tomar un camino u otro conduce, inevitablemente, aunque por extrañas y distintas bifurcaciones, al mismo destino.

Podría haber utilizado el autor el recurso de lo fantástico o la ciencia ficción para justificar el relato de las diferentes vidas de Archie Ferguson; podría haber recurrido fácil refugio de lo onírico o al de la locura. Sin embargo, mucho más audaz que todo eso, Paul Auster se abandona al simple -y estimulante- oficio de narrar. En un juego de matrioscas queda encerrada una historia que nos va contando, en cuatro versiones distintas cada capítulo Se encadenan las palabras en frases, las frases en párrafos y los párrafos en capítulos que se justifican por sí mismos. Y en el trayecto, el goce de la narración pausada, amena, florida de personajes y reflexiones, fecunda en destellos de ingenio, diálogos interesantes y una minuciosa disección psicológica de los personajes que releva una enorme perspicacia y un trabajo y estudio de las personas ciertamente admirable.

La obra relata, en efecto, cuatro realidades alternativas de la vida de su protagonista. Cuatro trayectorias vitales que comparten protagonista y personajes secundarios. En cada una de ellas explora el autor el “cómo hubiera sido si…” y nos presenta cada etapa de la vida del protagonista ofreciendo cuatro posibilidades en función de sucesos, comportamientos y avatares de su vida.

La genialidad de la novela radica en la libertad que deja Auster al protagonista para que explore su propia vida. Estamos leyendo, siempre en primera persona, las reflexiones del protagonista y siempre se nos representa con la misma voz, la misma expresión, el mismo razonamiento, aunque los caminos que toma sean ligeramente diferentes y sus ilusiones, aficiones, amores y desamores vayan alternándose, barajándose, diluyéndose en la propia historia y además en la historia del siglo XX en Norteamérica (la guerra y la posguerra, la lucha por los derechos civiles, el magnicidio, todos se encuentran ahí).

Esta larga novela, que algunos ya han calificado de “la gran novela americana”, es una gran obra de literatura, escrita por uno de los grandes escritores norteamericanos. Fácil de leer, atrayente y atractiva. Quizás exagere un poco al decir que me faltarían tantas páginas como ésta tiene para hacer una correcta alabanza de ella, pero la recomiendo encarecidamente. Después de tantos años sin publicar una novela, después de sus mejores éxitos – para mí sigue siendo insuperable la trilogía de Nueva York- tenemos una gran obra maestra que el tiempo sabrá poner en su sítio.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Escritor norteamericano nacido New Jersey el 03/02/1947, de familia judía de clase media de ascendencia polaca.Estudió en la Universidad de Columbia, literatura francesa, italiana e inglesa. Trabajó como traductor, articulista e, incluso, en un petrolero; también ha escrito y dirigido películas de cine como “Smoke” (1995) y “Blue in the face” con Wayne Wang; “Lulú on the bridge”(1998) y “La vida interior de Martin Frost” (2007), en la que actúa su hija Sophia, la sha dirigido en solitario.Es un escritor muy reconocido internacionalmente

  • Premio Morton Dauwen Zabel 1990 (Academia Estadounidense de las Artes y las Letras)
  • Premio Médicis 1993 (Francia) a la mejor novela de un autor extranjero por Leviatán
  • Independent Spirit Award 1995 al mejor guion original por Smoke
  • Premio Literario Arzobispo Juan de San Clemente 2000 (Santiago de Compostela) porTombuctú
  • Caballero de la Orden de las Artes y las Letras (Francia, 1992)
  • Premio del Gremio de Libreros de Madrid 2003 al mejor libro del año por El libro de las ilusiones
  • Premio Qué Leer 2005 que otorgan los lectores de esta revista por La noche del oráculo
  • Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006
  • Premio Leteo 2009 (León)
  • Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de General San Martín 2014

Sus obras principales, entre otras obras autobiogáficas, poesía, teatro y guiones cinematográficos, son:

  • La trilogía de Nueva York (The New York Trilogy): Ciudad de cristal (City of Glass, 1985), Fantasmas (Ghosts, 1986) y La habitación cerrada (The Locked Room, 1986). El palacio de la luna; La música del azar; Leviatán (Leviathan, 1992); El libro de las ilusiones (The Book of Illusions, 2002); 4 3 2 1 (4 3 2 1, 2017), trad. de Benito Gómez Ibáñez, Seix Barral, 2017

SINOPSIS EDITORIAL: El único hecho inmutable en la vida de Ferguson es que nació el 3 de marzo de 1947 en Newark, Nueva Jersey. A partir de ese momento, varios caminos se abrirán ante él y le llevarán a vivir cuatro vidas completamente distintas, a crecer y a explorar de formas diferentes el amor, la amistad, la familia, el arte, la política e incluso la muerte, con algunos de los acontecimientos que han marcado la segunda mitad del siglo XX americano como telón de fondo.

  • Nº de páginas: 960 págs.
  • Editorial: SEIX BARRAL
  • Traducción: Benito Gómez Ibañez
  • ISBN: 978843223289

 

 

Anuncios


1 comentario

“It”, de Stephen King: los monstruos de la infancia también crecen con nosotros.


“Pero en realidad es la fe la que alimenta a los monstruos, ¿no? Me veo llevado irresistiblemente a esta conclusión: el alimento puede ser vida, pero la fuente de poder es la fe, no la comida. ¿Y quién más capaz de un acto de fe más absoluta que un niño?” S.K.

Poco se pude decir de Stephen King que no se haya dicho ya, sobre su vida, su infancia y su obra, incluso por él mismo, en su autobiografía “Mientras escribo ”, igualmente recomendable para adentrarse en su peculiar mundo literaria.

Aprovechando la novedad de la reciente adaptación cinematográfica de la novela “It”, me decidí a releer esa extraordinaria novela; quizás la mejor de toda su producción, con permiso de obras maestras como “El resplandor”, “Apocalipsis” o la monumental serie de “La torre oscura”

Cuando hablamos de King evocamos, sobre todo, a otros grandes genios del terror sobrenatural, como H.P. Lovecraft o Poe. Y definitivamente, lo encumbramos a las más altas cimas de la literatura contemporanea coincidiendo, hoy en día, en mi opinión, tanto la crítica literaria con la más fervorosa afición. Si bién no siempre fue tan bien considerado a nivel de crítica literaria, su extensa y prolífica obra ha ido consolidando un estilo que ha acabado por vencer las reticencias de la gente “experta y entendida”, ratificando el juicio y reconocimiento de un público que siempre le fue fiel y devoto.

Ciertamente, leyendo esta gran novela, no me cabe ninguna duda sobre la certeza de dichas afirmaciones.

A lo largo de más de 1200 páginas, el autor norteamericano evoca toda una época: su infancia durante los años 50 y 60. Y sabe recrear magníficamente la psicología infantil, los lazos que se forjan en esos años, los miedos infantiles, las ilusiones, los juegos, las certezas aún inmaduras y todo ese mundo que alguna vez vivimos y que ya pasó. Y lo hace extraordinariamente; Stephen King rescata del olvido el mundo de la infancia que yacía enterrado en el tiempo y sofocado por “las verdades” de la edad adulta.

La novela es un viaje iniciático, un afloramiento a la madured de sus protagonistas, y a la vez un retorno, un círculo que se cierra, una vuelta a la infancia perdida desde una edad adulta, carente de los valores esenciales de la vida que todo niño conoce. Conceptos puros, inmaculados, sin matices, íntegros que con el tiempo vamos cuestionado, adaptando, contemporizando y orillando en el río de las urgencias y necesidades cotidianas: la risa sincera, pura y límpia que da paso a una mueca irónica y a un humor más sofisticado pero no menos fatuo e insustancial.

Suele ser muy facil especular y argumentar a posteriori sobre las intenciones del autor y el significado de su obra. De hecho, lo hacemos continuamente. Volcamos en una obra literaria nuestras propias obsesiones, atribuimos significados que solo surgen de nuestra interpretación y construimos un entramado de vanalidades de nuestra propia cosecha, muchas veces para lustrar y enlucir nuestra limitada visión del mundo.

Por ello, me resulta muy facil, y divertido, analizar y razonar el significado oculto de esta obra literaria.

Stephen King ha querido expresar el cambio dramático que sufrimos en el paso de la niñez hacia la vida adulta. El daño que sufre nuestra concepción infantil del mundo, plagada de fantasías, cuando se estrella con la realidad adulta, ciega frente a toda creatividad infantil. El salto necesario que todo adulto tuvo que dar para vivir una vida feliz y plena y, en su caso, la necesaria vuelta a la infancia para cerrar la heridas mal cicatrizadas (acoso escolar, maltrato, discriminacion, pobreza, abusos, ignorancia) y poder alcanzar la paz con uno mismo.

Los personajes principales, tanto los protagonistas, como los antagonistas, padecieron una infancia triste y atormentada, por distintos motivos. Sus propias circunstancias personales les llevaron a juntarse y a actuar frente a “Eso”, que forjó el vínculo entre sus vidas. Tanto el grupo de Los perdedores como el grupo de Henry Bowers, no tuvo realmente elección al actuar como lo hicieron. Y todos ellos fueron empujados por el ambiente maligno en el que estaban inmersos: “Eso”, como metáfora de todos nuestros terrores infantiles, nuestras debilidades, nuestros miedos más recónditos. Un mal que adopta cualquier forma adaptándose a la persona individual.

El tema de la novela es cautivador, inteligente e interesante. El desarrollo de la misma es muy adictivo, a pesar de su enorme tamaño, logrando que el lector desee que no acabe nunca. La técnica narrativa también es magnífica. Stephen King emplea con una maestría casi visual el “flashback”, las constantes digresiones desde el pasado, momento actual de la novela durante el que transcurre la trama principal, hacia el presente, que es el futuro en el tiempo de la novela, pero narrado también en primera persona y presente, dejando que la trama vaya discurriendo como un pequeño hilo de agua que, finalmente, aumentando de caudal, desemboca en la gran catarata final.

También destaca en la novela la profundidad y maestría en el tratamiento de los distintos caractéres psicológicos de los personajes. Todos ellos distintos, perfectamente diferenciados, coherentes, plagados de matices y muy bien trabajados.

El tratamiento de los personajes me recuerda mucho a los de las películas “The goonies” y “Stand by me”´, coetaneas con esta novela: un grupo de niños implicados en una aventura común, en la que afloran sus miedos, sus flaquezas y debilidades y también la fortaleza de sus personalidades, pero de la que salen reforzados, crecidos, maduros.

En resumen, “It” es una obra maestra que aporta muchas cosas al lector. Una novela que recomiendo leer y releer. Un saludo.

ENLACES DE INTERES: Como hay gente mucho mejor fan de Stephen King que yo y mucho más trabajadora, no puedo dejar de recomendar la página Stephen King Wiki, donde se puede encontrar muchas referencias a la obra del autor. Tampoco puedo dejar pasar por alto la reseña que en dicha página se hace de esta obra, mucho más completa y trabajada que la mía (todo hay que decirlo) y en especial la parte final dedicada a las “curiosidades” sobre “It”, que son muchas y muy interesantes.

BIOGRAFIA: Escritor estadounidense (Portland, EEUU, 1947). Prototipo del escritor de literatura de terror. Superventas. Uno de los escritores cuyas obras han sido las más adaptada al cine: Los chicos del maíz (1978);  El misterio de Salem’s Lot (1975); La zona muerta(1979), Christine (1983), Ojos de Fuego(1980), Cujo (1981) y Pet Sematary (1981), El ciclo del hombre lobo (1984), La mitad oscura (1989), Misery (1989), Needful Things (Cosas indispensables, 1991), Eclipse total (Dolores Clairborne, 1992) y La milla verde (1996),  El Resplandor (1977) fue llevada a la gran pantalla por Stanley Kubrick en 1980,  La danza de la muerte (1978), Eso (It, 1986), Los Tommyknockers (1987) y La tormenta del siglo (1999). Su prolijidad (sí, existe esa palabra, lo he consultado en la RAE) le llevó incluso a publicar bajo pseudónimo de Richard Bachman, ascendiendo rápidamente, en igual medida, a las listas de superventas: Rabia (1977), La larga marcha (1979), Roadwork (1981) y El corredor (1982), que también fue llevada al cine posteriormente. Recientemente, pese a haber anunciado en el año 2000 su intención de abandonar la literatura, ha abordado la temática de la novela de suspense con Mr Mercedes (2014) con notable exito y acogida por parte del público. Por otro lado, en 2013 publicó la segunda parte de su novela más señera, El Resplandor, titulandola, Dr. Sueño (2013).

SINOPSIS EDITORIAL: ¿Quién o qué mutila y mata a los niños de un pequeño pueblo norteamericano? ¿Por qué llega cíclicamente el horror a Derry en forma de un payaso siniestro que va sembrando la destrucción a su paso? Esto es lo que se proponen averiguar los protagonistas de esta novela.

Tras veintisiete años de tranquilidad y lejanía una antigua promesa infantil les hace volver al lugar en el que vivieron su infancia y juventud como una terrible pesadilla. Regresan a Derry para enfrentarse con su pasado y enterrar definitivamente la amenaza que los amargó durante su niñez. Saben que pueden morir, pero son conscientes de que no conocerán la paz hasta que aquella cosa sea destruida para siempre.

Foto It (Eso)

  • Editorial: DEBOLSILLO
  • ISBN/ASIN: 9788497593793
  • Traductor: EDITH MARTA ZILLI NUNZIATI