lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

“el oscuro invierno” de david mark: la busqueda artificiosa de la diferencia

2 comentarios


“[…] pero en sus movimientos, en sus gestos, hay una delicadeza que sugiere que le asusta su propio tamaño, como si constantemente temiera romper todo lo que es más frágil que él” D.M.

No tengo claro cuando empezó el proceso de transformación de la novela negra desde unos inicios como subgénero de la literatura más popular, a la categoría de obra de arte, convertidos sus elementos definitorios, técnica, temática y trama en canon y paradigma de la que se nutre a veces la literatura generalista (y seria). Hoy en día el género se ha convertido en un producto de consumo masivo, desdibujados sus contornos para adaptarlo a los gustos cambiantes del público (mercado).
Desde Dashield Hammett hasta David Mark hay un largo camino. Unas novelas han sido arrumbadas a un rincón ocultas por la bruma del olvido; otras resplandecen con una luz intermitente que periódicamente reclama la atención de la crítica y son rescatadas para un público lector ávido de novedades (y a veces de calidad); las menos, como la obra de Chandler, Jim Thompson, Ellroy, Leonard, y un corto etc. son obras maestras de la literatura que siempre permanecerán.
Pero la vida sigue, y la literatura también es un negocio que exige innovación o apariencia de innovación, calidad o algo aparentemente válido. Mientras que los puristas buscan reconocer en la obra literaria la adecuación a las reglas del género, la maquinaria editorial, al grito de “más madera” y “más difícil todavía” nos ofrece una nueva obra maestra cada semana. Personalmente considero que la creación literaria, como toda obra artística, sólo debe someterse a la voluntad de su autor y a la crítica del lector: el primero es soberano de su obra, pudiendo acudir a la hibridación de géneros, temática y técnica libremente, sometiéndose voluntariamente a la opinión del segundo para el cual fue destinada aquella. Pero ciertos experimentos si funcionan, funcionan y si no funcionan se olvidan, y a otra cosa.
La novela objeto de esta reseña, “un oscuro invierno” de David Mark, nos presenta la aparición en el panorama literario de una nueva saga literaria protagonizada por el sargento McAvoy. El protagonista se nos dibuja como una persona fuerte y sensible, tímido y felizmente casado con una señora de etnia gitana, padre ejemplar, cumplidor y atento. Se aleja del estereotipo de detective solitario, racional, introspectivo, individualista y asocial, pero tengo la impresión que es precisamente lo novedoso de su planteamiento lo que tiene de artificioso y superficial.

No acabo de aceptar el supuesto carácter extraordinario del protagonista por el mero hecho de que otros personajes de la novela así lo reconozcan. Parece como si el arquetipo del protagonista de novela negra no fuera suficientemente atractivo para su autor y buscara ofrecer al público algo diferente e innovador, mediante la asignación al personaje principal de atributos comunes y cotidianos.
Lo más destacable de la trama es la curiosa motivación del asesino (que no voy a desvelar) y la sorprendente lógica interna de sus actos que, pese a ello, no logra superar, a mi juicio, defectos argumentales como la forzada  conexión de todos los crímenes entre sí y la predecibilidad final. No es una mala novela pero tampoco extraordinaria. Un saludo

David Mark nació en Carlisle, Reino Unido, en 1977, ha ejercido como periodista de sucesos para el  The Yorkshire Post.  El oscuro invierno es su primera novela. Ha escrito la continuación de la misma, “original skin” protagonizada por el  sargento McAvoy.  

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Hull, East Yorkshire. Poco antes de Navidad, un anciano (único superviviente del naufragio de un barco de arrastre ocurrido hace cuarenta años) es hallado muerto en el mar. En una iglesia, una muchacha (único miembro de una familia que sobrevivió a una matanza durante el conflicto de Sierra Leona) es acuchillada con un machete. Un drogadicto (que logró huir de la casa en llamas donde murió su familia) es abrasado en un incendio en un barrio de viviendas de protección oficial.

El sargento McAvoy, un fornido policía que es mirado con recelo por el resto de sus compañeros debido a su inquebrantable sentido del deber, será el único capaz de encontrar la conexión entre estos tres crímenes y el asesino de aterradores ojos azules que oculta su rostro tras un pasamontañas negro…

Imagen de El oscuro invierno

  • Título: El oscuro invierno
  • Autor: David Mark
  • Traducido por: Javier Sánchez García-Gutiérrez
  • Colección: Nuevos Tiempos. 258.
  • ISBN: 978-84-15803-37-9
Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

2 pensamientos en ““el oscuro invierno” de david mark: la busqueda artificiosa de la diferencia

  1. Totalmente de acuerdo. Añádele que quiere ser Wallander y pone a su padre a hacer figuritas de madera…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s