lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“el resplandor” y “dr. sueño”, de stephen king: no me preguntes si quiero más a papá que a mamá.


“Huye. Rápido. Y no olvides que te quiero”. S.K

“La vida era una rueda, su único objetivo era girar, y siempre retornaba al lugar de donde había partido.” S.K.

Han pasado ya 36 años. Casi los que tiene ahora, en la novela “Dr. Sueño” (publicada en 2013), el protagonista Dan Torrance, que también fuera el Danny de “El resplandor” (publicada en 1977).

Durante todo el tiempo transcurrido entre una y otra novela, podríamos decir que un ávido lector ha permanecido en suspenso desde la traumática y extraordinaria experiencia que hizo madurar a aquel niño de 8 años, reservado e inocente, hasta la actual existencia de ese mismo personaje ya maduro, atormentado por errores pasados que, recurrentes e indelebles, persiguen sus noches de abstinencia.

Nuestro querido lector ha podido disfrutar de ambas novelas sin apenas transición. Una seguida de otra. Pasando con solo dedo el lapso temporal que tardó el autor en escribirlas, con la misma facilidad que ese mismo dedo pasaba las hoja del libro.

Y con ello ha seguido con su mirada el rápido proceso de madurez de Danny Torrance y su conversión en el Dan Torrance adulto. El tránsito de una niñez excepcionalmente perceptiva de la compleja psicología humana, capaz de discernir los miedos y anhelos que se ocultan, incluso, detras de nosotros mismos, hasta una mayoría de edad autoreprimida, negadora y culpable.

La primera reflexión que aflora en la mente de nuestro amigo lector es, en realidad, la más tópica y fácil de todas. El deseo de comparar si la segunda parte de la novela logra superar a la primera en cuanto a calidad literaria. Quizas recuerda este lector que solo la segunda parte de El Quijote pudo vencer el manido refrán de que segundas partes no fueron buenas. Y contra toda opinión contraria, este lector complaciente y complacido no puede menos que concluir que no es que sea buena o mala, sino distinta.

El resplandor, como su título anunciaba, supuso un autentico destello de genialidad en el panorama literario de la época y para la carrera literaria de su autor. La perspectiva temporal permite al curioso lector tener por cierta esta afirmación tan categórica. Conocido el resto de la bibliografía del autor, se puede notar la presencia de los recursos estilísticos, argumentales y temáticos de Stephen King, que, a lo largo de toda ella, fue puliendo y enriqueciendo hasta llegar a cimas tan altas como “IT”, “Apocalipsis”, “La zona muerta” y otras muchas de sus obras maestras.

La novela discurre “in crescendo” hasta su final apocaliptico, ofreciendonos en una técnica impresionista inversa, pequeñas pinceladas de los personajes que, a medida que nos vamos adentrando en su complejo mundo interior, van tomando cuerpo hasta formar un dibujo preciso de la compleja mente de cada protagonista. King sabe captar nuestra atención de una forma arrebatadora y sublime. Nos atrapa y engancha en este viaje infernal hacia el caos y la locura y nos hace partícipes de esa extraña anormalidad que asumimos como obvia y real: El tema de los poderes paranormales, que no son sino una maldición que siempre conlleva responsabilidades dificiles de aceptar; el personaje infantil, tan categóricamente maduro; el mal claramente focalizado en un lugar maldito.

Indiscutiblemente, el resplandor es un clásico sublime que el paso del tiempo ha consolidado.

Dr. Sueño, su segunda parte, es otra cosa. Y este lector que nos acompaña durante toda la reseña se atreve a manifestar que es tanto otra cosa como que, ni siquiera podríamos decir que es segunda parte.

Por supuesto, el protagonista el Dan Torrance. Y también aparece el Overlook (ay, ay, que no quiero decir mucho más).

Pero son novelas distintas. Distinto estilo, distinta velocidad de escritura, siendo ésta última más “moderna” y, con ello, más banal e irreflexiva en cuanto al argumento, más espectacular (por lo movida), más caleidoscopica en cuanto a los personajes.

Nuestro lector se siente cómodo leyendo a Stephen King pero no por ello deja de observar cierto agotamiento, cierta pérdida de brillantez y genialidad que le acompañaron antaño y ahora solamente queda una patina (a la que seguramente aspira la mitad del universo de las letras) que no hace desmerecer, sin embargo, la dignidad de una buena novela.

King juega con el hecho de que la ficción es mucho más maleable que la realidad, también menos tozuda y, muchas veces, más racional y coherente. Por eso su ficción parece tan real, tan adaptable, tan presente. En este caso, el argumento no es importante, no al menos tanto como todos los temas viejos temas de King, como son el alcoholismo, el maltrado y violencia infantil, el derecho a morir con dignidad, la amistad y el Mal, ese depredador voraz que se nutre de la debilidad humana.

Dr.Sueño ofrece una historia entretenida, siempre bien escrita, con sus dosis de acción (que no existían en “el resplandor”) y certero escrutinio de la condición humana.

En resumen, que disfruteis como nuestro lector ha disfrutado y no dejeis de acercaros a la lectura conjunta de estas dos grandes obras. Stephen King siempre merece la pena.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Escritor estadounidense (Portland, EEUU, 1947). Prototipo del escritor de literatura de terror. Superventas. Uno de los escritores cuyas obras han sido las más adaptada al cine: Los chicos del maíz (1978);  El misterio de Salem’s Lot (1975); La zona muerta(1979), Christine (1983), Ojos de Fuego (1980), Cujo (1981) y Pet Sematary (1981), El ciclo del hombre lobo (1984), La mitad oscura (1989), Misery (1989), Needful Things (Cosas indispensables, 1991), Eclipse total (Dolores Clairborne, 1992) y La milla verde (1996),  El Resplandor (1977) fue llevada a la gran pantalla por Stanley Kubrick en 1980,  La danza de la muerte (1978), Eso (It, 1986), Los Tommyknockers (1987) y La tormenta del siglo (1999). Su prolijidad (sí, existe esa palabra, lo he consultado en la RAE) le llevó incluso a publicar bajo pseudónimo de Richard Bachman, ascendiendo rápidamente, en igual medida, a las listas de superventas: Rabia (1977), La larga marcha (1979), Roadwork (1981) y El corredor (1982), que también fue llevada al cine posteriormente. Recientemente, pese a haber anunciado en el año 2000 su intención de abandonar la literatura, ha abordado la temática de la novela de suspense con Mr Mercedes (2014) con notable exito y acogida por parte del público. Por otro lado, en 2013 publicó la segunda parte de su novela más señera, El Resplandor, titulandola, Dr. Sueño (2013).

EL RESPLANDOR

SINOPSIS EDITORIAL: REDRUM. Esa es la palabra que Danny había visto en el espejo. Y aunque no sabía leer, entendió que era un mensaje de horror. Danny tenía cinco años. Y a esa edad pocos niños saben que los espejos invierten las imágenes y menos aún saben diferenciar entre realidad y fantasía. Pero Danny tenía pruebas de que sus fantasías relacionadas con el resplandor del espejo acabarían cumpliéndose: REDRUM… MURDER, asesinato. Pero su padre necesitaba aquel trabajo en el hotel. Danny sabía que su madre pensaba en el divorcio y que su padre se obsesionaba con algo muy malo, tan malo como la muerte y el suicidio. Sí, su padre necesitaba aceptar la propuesta de cuidar de aquel hotel de lujo de más de cien habitaciones, aislado por la nieve durante seis meses. Hasta el deshielo iban a estar solos. ¿Solos?..
  • Editorial: DeBolsillo
  • Año de publicación: 1977 (2003 en la edición de bolsillo)
  • Traductor: Marta I. Guastavino
  • Páginas: 656
  • ISBN: 9788497593809

 

 DOCTOR SUEÑO
SINOPSIS EDITORIAL: Danny Torrance, aquel niño que recorría en triciclo las siniestras habitaciones del Hotel Overlook, es ahora un adulto con muchos problemas.
Ha aprendido a controlar en parte sus visiones y trabaja en un asilo de ancianos donde los ayuda a morir en paz cuando llega el momento. Por eso le llaman Doctor Sueño. Pero su don le pone en contacto con otros que comparten «el resplandor» y para salvar a una niña, tendrá que luchar contra los seres malignos más repugnantes.
  • Editorial: DEBOLSILLO
  • Año edición: 2016
  • Traductor: JOSE OSCAR HERNANDEZ SENDIN
  • Nº de páginas: 608 págs.
  • ISBN: 9788490622858
Anuncios


2 comentarios

“aguas gélidas” de michel koryta: no, definitivamente no es stephen king


“Muchacho, te prometo una cosa: aquí nadie va a estar a salvo a no ser que lleven mi apellido y mi sangre” M. K.

Como la auténtica comida tradicional que una vez probaste en casa de tu abuela y cuyos recuerdos sensoriales nunca te abandonaron, como una maldición que ha alterado para siempre la objetividad de tu criterio y todo te sabe ahora demasiado artificial, demasiado elaborado, notoriamente insípido, así me siento yo al acabar de leer esta novela y descubrí, demasiado tarde, que Michael Koryta no es Stephen King.

Los recursos utilizados para pintar el ambiente de “terror paranormal”, como los sueños inducidos por la bebida, o la tormenta perfecta cuya venida se va a anunciando  desde el principio, no llegan a forjar la personalidad de la novela; los elementos de intriga son insuficientes y el final muy, muy, muy esperado. Quien haya leído “el Apocalipsis” o “la Tormenta del siglo” de Stephen King puede dejar a un lado el presente libro si busca una temática de terror o efectos paranormales (incluso me aventuro a proponer que puede leer cualquier otro libro mejor que éste).

La machacona comparación con “El resplandor” de Stephen King no es más que una ofensa a la objetividad que encubre un reclamo publicitario bastante poco sutil. Por otro lado, la existencia de un balneario es meramente anecdótica puesto que la trama no transcurre en su interior, ya entiendo que tantos libros que reseñar… no estamos para perder el tiempo leyéndolos, ¡¡faltaría más¡¡.

A mi juicio, la voluntad de justificar y explicar las capacidades precognitivas del personaje añade un elemento de lógica racional que anula posteriormente toda intención de regresión onírica al pasado: la explicación rompe la magia.

La trama es interesante, a priori, pero el desarrollo se me antoja predecible e insípido. El protagonista, dotado de ciertas capacidades paranormales  precognitivas, inicia una investigación sobre el pasado de un agonizante multimillonario con intención de hacer una película homenaje por encargo de un familiar. Para ello acude a su pueblo de origen y descubre a través de los sueños inducidos por el agua embotellada hace más de setenta años que la historia del pueblo oculta una tragedia antigua y que el personaje facineroso que provocó, en su juventud, la huída del millonario, vuelve en forma de ente que ha poseido el alma de su nieto, pretendiendole utilizar como instrumento de venganza.

Una subtrama sobre el conflicto sentimental del protagonista y su fracaso profesional, así como la larga espera de una meteoróloga aficionada que lleva prediciendo una tormenta apocaliptica, aumentan artificialmente el peso de las páginas de la novela lo suficiente para que el futuro lector no considere que ha gastado su dinero por nada.

¿Se me nota que no me ha gustado nada y que me arrepiento, como fue mi intención inicial, de no haber abandonado su lectura en la página 10?

Michael Koryta nació en 1982 en Bloomington (Indiana, EEUU), ha escrito varias novelas de serie negra protagonizadas por el investigador Lincoln Perry: Esta noche digo adiós (Tonight I Said Goodbye, 2004), El lamento de las sirenas (Sorrow’s Anthem, 2006), Una tumba acogedora (A Welcome Grave, 2007) y The Silent Hour, 2009, cuyas buenas críticas no deben ser empañadas por la presente reseña.

Un saludo 

  • Nº de páginas: 430 págs.
  • Editoral: ROCA EDITORIAL DE LIBROS
  • Traducción: Carlos Isern
  • ISBN: 9788499181790