lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


1 comentario

“el fantasma de harlot”, de norman mailer: más, mucho más.


“Los hechos descritos son reales, o capaces de respetar las proporciones de los hechos reales. He intentado evitar exageraciones. Si lo he logrado, El Fantasma de Harlot ofrecerá una CIA imaginaria que actúa en una órbita paralela de la CIA real, sin sobreestimar, ni subestimar, sus verdaderos poderes.” N.M., de la nota del autor.

Inmediatamente después de la II Guerra Mundial, la Historia del mundo es la historia de Estados Unidos. Sus logros, que los hubo, son los logros de Estados Unidos, sus miserias y sus guerras, que  las hubo (indudablemente), son las del joven imperio norteamericano. Con un continente europeo convaleciente, un continente asiático devastado y un continente suramericano aún adolescente, los Estados Unidos emprenden desde muy pronto la labor autoimpuesta de gobernar y regir, bajos sus valores y principios, el mundo conocido. En ese contexto mundial sólo una potencia, la extinta URSS, se yergue frente al poder americano y, con su sombra, pretende  oscurecer la promesa de brillo y esplendor que ofrece el país de las barras y las estrellas.

Es el comienzo de una guerra encubierta cuyo inicio sólo unos pocos supieron anticipar y prever. La Guerra Fría que se entabló entre las grandes potencias, a las que también pronto se incorporaría el gigante dormido de China, no dejó de ser un enfrentamiento entre las distintas concepciones de la política, la economía, del mundo: el comunismo y el capitalismo. Y cada una de ellas desarrolló sus propias instituciones para proveer de operativos de inteligencia y espionaje con los que socavar los cimientos del bloque ideológico oponente. Por un lado, la CIA y la agencia aliada, el MI6 británico. Por otro lado la KGB soviética y sus adláteres, la Stasi alemana, la Securitate rumana. Todas ellas instrumentos de infiltración, contraespionaje y terrorismo de Estado.

Vista con la perspectiva del tiempo, el pasado siglo XX, nuestro siglo (puesto que nacimos en él), no deja de ser un tiempo atroz de muerte y destrucción masiva. El hombre del siglo XX, tan prolífico en logros culturales, artísticos e intelectuales, también supo aflorar lo peor de sí, lo peor del género humano en una proporción y con tal grado de malignidad nunca conocido hasta ese momento.

Norman Mailer, el escritor norteamericano, es el gran cronista de los hechos más significativos de este siglo XX. Quizás comparable en lo literario a Truman Capote y a Tom Wolfe en lo periodístico, Norman Mailer sabe relatar, en una perfecta conjunción entre lo que es novela y periodismo, esos acontecimientos de la historia, desde la perspectiva de E.E.U.U. que tanto influyeron en el destino del resto del mundo: la II Guerra Mundial, la guerra de Vietnam, las protestas de la “izquierda” norteamericana, etc.

Con la novela “Los desnudos y los muertos”, consagró la foto fija de la II Guerra Mundial, que luego se ha repetido hasta la saciedad en autores posteriores, tanto novelistas como cineastas. Al igual que ésta, la novela objeto de reseña, “El fantasma de Harlot”, consiguió retratar la trastienda de la C.I.A., la sordina de sus fracasos, sus conexiones con la Mafia y con la oposición cubana a Fidel Castro, su enfrentamiento fraticida con el FBI y su implicación (o nó) en el asesinato de J.F.K y estableció, de un modo magistral los mimbres con las que autores posteriores trabaron sus obras sobre este periodo.

Quizás esta gran novela de más de 1150 páginas no tenga parangón a cualquier otra obra literaria. Salvo la excepción de la magnífica trilogía americana de James Elrroy (“America”, “Seis de los grandes”, “Sangre vagabunda”), con la que comparte el argumento y ambientación pero a la que supera en cuanto al estilo literario, frente al estilo sincopado de Elrroy, y en cuanto a la rotundidad y contundencia de alguna de sus páginas más profundamente eruditas y filosóficas. Por contra, siguiendo con la comparación, la novela de Mailer carece del ritmo y tensión dramática de la novela en lo que el autor californiano es insuperable.

Creo que su envergadura es excesiva, su lectura se hace tediosa en cierta ocasiones en las que el argumento discurre por unos recovecos que no aportan nada. La excusa del relato de unas memorias ficticias, el matrimonio de Harlot y su vida familiar o su propia presencia en la novela, y las disquisiciones psicológicas de la protagonista, entiendo que sobran, aunque para el autor formen parte del todo, de un menú que se nos sirve en su integridad.

La trama se ambienta distintos escenarios de Berlín, Montevideo, Cuba o París, en el periodo de la posguerra guerra fría, siendo el vehículo del autor para mostrar los entresijos de la Agencia, su funcionamiento y las tensiones con otros organismos, especialmente el FBI de Hoover. Un acierto de la novela es la intercalación en la trama de figuras históricamente relevantes en ese periodo con otros personajes de ficción, lo que le otorga al conjunto verosimilitud y credibilidad y facilita una mejor comprensión del contexto histórico en el que se desarrolla.

Finalmente, debo decir que atendiendo a la abrumadora profusión bibliográfica, se aprecia que es una novela muy documentada. Y que su autor no deja de ser un cronista riguroso dotado, a la vez, de un gran talento literario. Compensando los pros y los contras, creo que es una novela recomendable.

Un saludo 

Norman Kingsley Mailer (fuente: WIKIPEDIA) (Long Branch, 1923 – Nueva York, 2007) poeta, ensayista, periodista, dramaturgo y novelista. Intervino en 1943 en la Segunda Guerra Mundial, de cuyas experiencias personales extrajo su primera novela, Los desnudos y los muertos (1948), que se convirtió en un best-seller.
En 1958, publica  El negro blanco, un ensayo sobre los marginados en la sociedad norteamericana de los años cincuenta y sesenta.
En 1968  sale a la luz  Los ejércitos de la noche (1968) en la que aúna novela y periodismo para relatar la “marcha sobre el Pentágono” de 1967 en la que una serie variopinta de organizaciones de izquierda organizaron una protesta contra el gobierno de Washington y la guerra de Vietnam. Fue galardonado con el Premio Pulitzer por esta novela de no ficción.En 1979 volvió a obtener el Premio Pulitzer por La canción del verdugo (1979) por la que abogó en favor de la concesión de la libertad condicional para el asesino Jack Abbot. Su obra y su vida se caracterizaron por la controversia, el activismo político y por la genialidad más desmesurada.

SINOPSIS EDITORIAL: El cadáver de Hugh Montague, antiguo oficial de la CIA, es descubierto flotando en un lago, con la cara destrozada. Harlot, tal era su nombre en clave, no trabajaba ya en la Agencia, pero aún continuaba investigando lo que él llamaba «los Grandes Santones». Su desaparición abre ahora un interrogante: ¿Se ha suicidado, ha sido asesinado o es sólo un montaje para poder desaparecer de la vida pública? Harry Hubbard, ahijado de Harlot, casado con su ex esposa, sabe que también su vida está en peligro. Decide huir. Durante un año, escondido en un hotelucho de Nueva York, escribe sus memorias. En esta novela, Norman Mailer descubrirá no sólo una historia apasionante sino, también, la posibilidad de conocer el funcionamiento interno de la CIA; su formación, sus métodos, sus objetivos…

PN 546

  • ISBN 978-84-339-7006-0
  • EDITORIAL ANAGRAMA
  • NÚM. DE PÁGINAS 1296
  • COLECCIÓN Panorama de narrativas
  • TRADUCCIÓN Rolando Costa Picazo
Anuncios


Deja un comentario

“tiempos modernos” -ensayo- de paul johnson: ¿condenados a repetirla?


“La gran tentación del colonialismo, el gusano que anidaba en la manzana del mercado libre, era el deseo de realizar actividades de ingeniería social.” P.J.

Ahora que estamos a punto de iniciar el nuevo año 2014, pronto cambiará de sentido la expresión “el año 14”, aunque previsiblemente vuelva a tener el la vigencia de antaño, previsiblemente por el cercano cumplimiento del centenario de la Gran Guerra, que presagia un torrente de libros más o menos afortunados, más o menos oportunistas, sobre la Primera Guerra Mundial y el año 1914.

Ciertamente, aquel año y aquella guerra marcaron el fin de la era decimonónica y el inicio del siglo XX. Aunque cronológicamente el calendario ya había cambiado, sociológica y políticamente el salto cualitativo desde siglo anterior al nuevo siglo se produjo al final del desastre mundial.

Para el historiador Paul Johnson el mundo moderno comenzó el 2 de Marzo de 1919 con la confirmación empírica de la teoría de la relatividad formulada por Einstein, mediante la toma de fotografías simultáneas de un eclipse solar en la isla del Príncipe, frente al África Occidental, y en Sobral, Brasil, corroborando así la superación de la física newtoniana, e iniciando “un mundo relativista” en el que la banalización del término (que horrorizó al propio Einstein) dio lugar a la supremacía del relativismo moral como justificación del totalitarismo. A partir de la teoría de la relatividad se desdibujó el concepto del absoluto y, pese a la confusión entre relatividad y relativismo, el mundo moderno asimiló erróneamente que no había nada absoluto, que todo era relativo. A partir de esa concepción del mundo, éste no volvió a ser el mismo.

Puestos a elegir, sin ánimo de ser pretencioso, para mí el inicio de la época moderna, del nuevo siglo XX, pudo estar al inicio de la Gran Guerra, o la I Guerra Mundial, como se la llamó posteriormente, pasada la catastrófica experiencia, nuevamente, de la II Guerra Mundial.

Si cada época suele ser categorizada y etiquetada con un nombre, una mención definitoria de fácil asimilación y muy útil para resumir en una frase la concepción de todo un siglo, al igual que el s. XVIII fue el siglo del Racionalismo y la Ilustración; el s. XIX el de la Industrialización y el Colonialismo, el s. XX. fue el siglo de la Guerra y el Totalitarismo, aunque también de la descolonización, de las libertades individuales, o de la Era Informática.

De verdad que todo un siglo nos ofrece muchos material de análisis y estudio pero, principalmente el siglo XX se caracteriza por el carácter global de los conflictos armados: se inicia con una guerra mundial y finaliza igualmente con una guerra abierta, esta vez en el mundo subdesarrollado, pero con implicaciones internacionales. Según Wikipedia, las guerras del siglo XX fueron las siguientes: Guerras de los Bóeres (1899-1902), Guerra de los Mil Días (1899-1903), Guerra ruso-japonesa (1904-1905), Revolución mexicana (1910-1917), Guerra del Rif (1911-1927), Guerras de los Balcanes (1912-1913), Primera Guerra Mundial (1914-1918), Revolución rusa (1917-1921), Genocidio armenio en Armenia (1915-1923), Revolución de Noviembre en Alemania (1918-1919), Guerra civil china (1927-1950), Matanza de San Valentín (1929), Guerra colombo-peruana (1932-1933), Guerra del Chaco (1932-1935), Guerra Civil Española (1936-1939), Guerra peruano-ecuatoriana (1941-1942), Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945), Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Guerra Fría (1945-1991), Guerra de Indochina (1946-1954), Primera guerra árabe-israelí (1948), Guerra de Corea (1950-1953), Guerra de Argelia (1954-1962), Primera guerra civil sudanesa (1955-1972), Guerra de Suez (1956), Guerra de Sidi Ifni (1957-1958), Revolución cubana (1956-1959), Crisis del Congo (1960-1965), Guerra civil de Guatemala (1960-1996), Conflicto armado colombiano (1964-presente), Guerra de Vietnam (1965-1975), Guerra de los Seis Días (1967), Guerra Cristera México (1926 -1929), Guerra civil nigeriana (1967-1970), Guerra de Yom Kipur (1973), Genocidio camboyano (1975 – 1979), Revolución Sandinista (1979 – 1990), Guerra civil libanesa (1975-1989), Guerra de Afganistán (1978-1992), Guerra Irán Irak (1980-1988), Guerra Civil de El Salvador (1980-1992), Conflicto armado interno en el Perú (1980-2000), Guerra de las Malvinas (1982), Segunda guerra civil sudanesa (1983-2005), Guerra del Golfo (1990-1991), Guerra Civil Argelina (1991-2002), Guerras yugoslavas (1991-2001), Guerra civil en Sierra Leona (1991-2002), Guerra de los Diez Días (1991), Guerra Croata de Independencia (1991-1995), Guerra de Bosnia (1992-1995), Guerra de Kosovo (1999), Genocidio ruandés (1994), Genocidio congoleño (1994-2002), Guerra del Cenepa (1995), Primera guerra chechena (1994-1996), Primera guerra del Congo (1996-1997), Guerra civil nepalesa (1996-2006), Segunda Guerra del Congo (1998-2003), Conflicto de Ituri (1999-2006), Guerra entre Etiopía y Eritrea (1998-2000), Segunda guerra chechena (1999-2006).

Por supuesto, Johnson no relaciona en su libro todos y cada uno de estos conflictos, ni siquiera trata sobre los logros intelectuales, artísticos o culturales del siglo (al modo de la magnífica obra del historiador Peter Watson) sino que se limita a ofrecernos un recorrido somero sobre los puntuales acontecimientos histórico-políticos del siglo; las causas de la Primera Guerra Mundial; el surgimiento del régimen bolchevique en de 1917; el desencadenante de la Segunda Guerra Mundial; la dramática posguerra y el Nuevo Orden Mundial; la Guerra Fría y el juego de las potencias vencedoras; los últimos estertores del colonialismo; el papel incoherente, ambiguo y partidario de la ONU; los orígenes del conflicto en Oriente Medio; etc. A través de sus protagonistas, sus actuaciones y decisiones, va desgranando los distintos hitos históricos.

Destaca, entre muchas de sus ideas, la importancia que otorga el autor a la voluntad individual de los distintos dirigentes políticos, lo que llama la apoteosis de la autocracia individual, en que las masas depositaron todo el poder y capacidad de decisión con ciega obediencia a sobre sus dirigentes, Lenin, Hitler, Stalin o Mao, quienes guiaron el rumbo de sus respectivos países condicionados por sus propios prejuicios, fobias y ambiciones.

Pese a las críticas recibidas por este autor, significado políticamente dentro de una orientación conservadora, este libro es un buen compendio de la historia del siglo. Con un lenguaje claro u sencillo y un análisis certero y esencial. Un saludo.

PAUL JOHNSON (fuente Wikipedia), escritor, historiador y periodista británico, nacido en 1928, estudió historia en la Universidad de Oxford. Trabajó como asistente de edición en la revista parisina “Realités” entre 1952-1955. Fue corresponsal en Francia del periódico New Statesman donde fue editor en 1970. Desde 1981 escribe una columna en la revista The Spectator y también colabora, periódicamente, con Forbes y National Review. En 2006 recibió la Presidential Medal of Freedom, el máximo galardón civil de los Estados Unidos. Su bibliografía es amplia: (1997). La búsqueda de Dios; Creadores: de Chaucer y Durero […] a Picasso y Disney; (2004). Estados Unidos: la historia; (2006). La historia de los judíos.; (2004). Historia del cristianismo. (1992). El nacimiento del mundo moderno ‘1815-1830’; (2001). El Renacimiento. (2007). Tiempos modernos.; (2008). Intelectuales.; (2009). Héroes.; (2012). Humoristas.

INDICE:
1.- Un mundo relativista
2.- Las primeras utopía distópicas
3.- Esperando a Hitler
4.- Decadencia de la legitimidad
5.- Una teocracia infernal, un caos celestial
6.- La última arcadia
7.- el derrumbe
8.- Los demonios
9.- El momento culminante de la agresión
10.- El fin de la vieja Europa
11.- El año decisivo
12.- Superpoder y genocidio
13.- La paz a través del terror
14.- La generación de Bandung
15.- Los reinos de Calibán
16.- Experimentos con la mitad de la humanidad
17.- El lázaro europeo
18.- El intento de suicidio de Estados Unidos
19.- Los años setenta, una década colectivista
20.- La recuperación de la libertad

  • Título original: A History of the Modern World
  • Traducción: Aníbal Leal
  • © 1983 Paul Johnson
  • © 2000 Ediciones B Argentina, S.A.,
  • para el sello de Javier Vergara Editor
  • ISBN: 950-15-2093-5