lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

las estadísticas de 2012: la ilusión de un recién nacido


 

Finaliza el año 2012 y recibo con sorpresa las estadísticas de este blog. La verdad es que con seis meses de vida no solo he aprendido sino que he disfrutado enormemente con ello. Ha sido para mí un esfuerzo personal (quitando tiempo al tiempo, si eso es posible) y un esfuerzo intelectual (si eso es igualmente posible). Esto no es la gala de los Oscars, ni tampoco he participado en ningún concurso así que sería absurdo hacer un lista de agradecimientos. Existe una íntima satisfacción por haber iniciado una actividad bloggera totalmente nueva para mí y descubrir este medio de comunicación e intercambio de conocimiento tan accesible y, a la vez , tan anónimo. Pero no puede dejar de hacer mención a las personas que han participado dejando comentarios y opiniones. Ellas me han animado a seguir al constatar que no estaba solo. También me han enseñado muchas cosas -y seguirán haciéndolo- al permitirme entrar en sus respectivos bloggs y mostrar su trabajo y su buen hacer. 

Un saludo.

 

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

 

 The new Boeing 787 Dreamliner can carry about 250 passengers. This blog was viewed about 1.200 times in 2012. If it were a Dreamliner, it would take about 5 trips to carry that many people.

Haz click para ver el reporte completo.


1 comentario

relación de lecturas año 2012: un tiempo recobrado


Obsesionados como estamos con el tiempo no nos percatamos de que nuestra vida es como una flecha que ya ha sido lanzada. No, no estoy hablando de una especie de determinismo existencial sino de la apreciación de una evidencia que muy a menudo permanece ajena a nuestra percepción: El tiempo no se gasta, somo nosotros quienes nos gastamos. Nuestra vida discurre y se aleja y el tiempo permanece (es una opinión, una de tantas).

Sin embargo existe una actividad humana en la que detenemos nuestras vidas y nos adentramos en otro universo donde no sentimos alejarnos sino que nuestras vidas permanecen inalteradas, esa actividad es la lectura. Por supuesto, hay otras -no todas legales, no todas individuales- pero ninguna como la afición a las letras para concedernos la satisfacción de tiempo recobrado, e incluso la relectura, nos ofrece la oportunidad de recuperar sensaciones, pensamientos y sentimientos y sumarles otros nuevos, siempre en constante renovación.

A continuación cuelgo la relación de lecturas de este año 2012 que pasamos. Un saludo.

RELACION DE LECTURAS AÑO 2012

“los grandes imperios coloniales”, de Luis Comellas

“posguerra” de Tony Judt

“el nombre del viento” de Patrick Rothfuss

“america” de James Ellroy

“seis de los grandes” de James Ellroy

“la aventura de la reconquista” de J. J. Esparza

“ la mujer que arañaba las paredes” de Jussi Adler-Olsen

“el rio congo” de Peter Forbath

“contra armada” de Luis gorrochategui Santos

“la oscura inmensidad de la muerte” Massimo Carlotto

“el poder de las tinieblas” de John Connolly

“takio” de Yoshikawa

“grandes reyes españoles de la edad media” de Juan Antonio Vaca de Osma

“economía explicada a zapatero” de Pedro Schwartz

“el disparate nacional” de Roberto Centeno

“el turista” de Olen Steinbauer

“zulu” de Caryl Ferey

“juego de tronos. canción de reyes” de George R. R. Martin

“el liberalismo no es pecado” de Carlos Rodriguez Braun

“los fantasmas de Belfast” de Neville Stuart

“más alla del crash” de Santiago Niño Becerra

“la voz de los muertos” de Julián Sanchez

“el crash de 2010” de Santiago Niño Becerra

“esclavos de la oscuridad” de Jean Christophe Grange

“el teorema” de Adam Fower

“la matanza de los gitanos” de Ken Bruen

“conde cero” de William Gibson

“lobos” de Donato Carrissi

“deja en paz al diablo” de John Verdon

“la oscuridad de los sueños” de Michael Conelly

“la pulsión de muerte” de Jed Rubenfeld

“22/11/63” de Stephen King

“el diccionario del diablo” de A. Bierce

“drive” de James Sallis

“mao, la historia desconocida” de Chang Jung

“el libro de arena” de Jorge Luis Borges

“la senda del perdedor” de Charles Bukowski

“la desagradable profesión de jonathan hoag”, de Robert A. Heinlein

“llamada de un extraño” de Rafael Alcalde

“la noche tiene mil ojos” de William Irish

“”el último buen beso” de James Crumley

“el asesino burlón” de Jim Thompon

“la historia de tu vida” de Ted Chiang

“pedro páramo” de Juan Rulfo

“nuestra especie” de Marvin Harris

“american gods” de Neil Gaiman

“lo mejor de stanley g. weinbaum” de Stanley G Weinbaum

“black and blue” de Ian Rankin

“la música del adiós” de Ian Rankin

“la mirada de las furias” de Javier Negrete

“ready player one” de Ernst Cline

“perros de callejeros” de Elmore Leonard

“cuervos” de John Conolly

“música de callejón” de Georges Pelecanos

“montaigne” de Stefan Zweig

“criaturas de la noche” de Lázaro Covadlo

“aguas gélidas” de Michael Koryta

“mirrorshades” de Bruce Sterling (antología)

“el método” de July Zeh

“leyes de mercado” de Richard Morgan

“malditos, heterodoxos y alucinados” de Javier Memba (artículos)

“la sociedad informe” de Gerard Imbert

“el pozo” de Ernesto Sábato

“rebelarse vende” de Andrew Potter y Joseph Heat


Deja un comentario

“siddartha”, de hermann hesse: en la búsqueda de un sentido se borran los caminos.


”Creo que, en realidad, aquello que llamamos <aprender> no existe. Sólo hay un conocimiento que está en todas partes, amigo mío, y es el Atman. Se halla en mí, en ti, y en cada ser. Y empiezo a creer que este conocimiento no tiene peor enemigo que el querer saber, que el aprender”. H.H.  

Consciente o inconscientemente la vida, nuestra vida, no es más que un devenir contante, siempre cambiante y mutable, cuya inseguridad nos causa ansiedad y desasosiego. El hombre busca un sentido a su existencia como antídoto frente a la sensación de vacío, como asidero intelectual, moral o existencial al que aferrarse. La satisfacción de nuestros deseos, la obtención del placer y la ausencia de dolor  no son más que distracciones pasajeras de nuestro fin último, la respuesta al porqué de nuestro existir. Nacemos, y desde ese instante dirigimos nuestro esfuerzo vital hacia el calor de nuestra madre en un intento de recobrar la seguridad y el confort perdidos; crecemos y seguimos buscando una justificación espiritual a nuestra existencia y creemos encontrarla en la amistad y el amor, que orientan nuestros pasos de preadolescentes; maduramos y asumimos las responsabilidades del trabajo y la familia, a las que otorgamos una importancia capital como razón de vivir; envejecemos y vislumbramos un futuro ya cercano con la mirada vuelta atrás, intentando disfrutar de la tranquilidad y el sosiego  de una vida ya acabada y añorando el calor primigenio que nos vio nacer. Durante todo este proceso el pensamiento y el deseo, se vuelven intercambiables, se confunden, se distraen, avanzan y retroceden sobre sus pasos, vagan errabundos por caminos ya hollados o abren otros nuevos (viejos caminos que olvidaron las pisadas de otros hombres). Siempre buscando, siempre proyectados hacia adelante con la idea de colmar un anhelo que nunca se sacia, mitigar una inquietud que no conseguimos disolver ni con salud, ni dinero ni amor. Y un día de nuestra vida tropezamos con una persona excepcional que aporta un poco de luz a nuestra oscuridad personal y nos permite vernos reflejados en su mirada y poder así acceder a esa oscuridad interior de la que pretendemos sustraernos, alcanzar el conocimiento propio y calmar nuestra sed. A esa persona le llamamos iluminado y esa puede ser la historia de Siddartha, el Buda.

La novela de Herman Hesse nos relata la vida del joven Siddartha que vive con su padre el Brahman, siendo objeto de elogios y admiración por su dedicación al estudio de las escritos sagrados y la práctica de los ritos, pero que  muy pronto es consciente de la inquietud y la insatisfacción que le corroe por la falta de conocimiento de sí mismo y decide abandonar su hogar y unirse, junto a su amigo Govinda, a un grupo de ascetas samanas, con los que aprende y domina la técnica de la renuncia, del ayuno y la meditación para vaciarse y anular el Yo. Consciente de no haber alcanzado aún su objetivo y con su insatisfacción intacta, abandona igualmente a los samanas y acude a escuchar del Buda Gotama la exposición de su doctrina sobre el Karma: la sucesión concatenada de causas y efectos, su superación mediante la liberación del sufrimiento a través de la iluminación; debate con él y rechaza su doctrina pues es sólo una apariencia más que le ata al Yo. Su amigo Govinda decide  unirse al grupo de seguidores del Buda y Siddartha se separa de él. Se adentra en el bosque y descubre tras la meditación que lo material y que las doctrinas son meras representaciones cuyo sentido y esencia “no se hallaban detrás de las cosas, sino en ellas mismas, en todo” y se propone alcanzar dicha esencia con el corazón “abierto a todo lo inmediato”. Nuevamente emprende su viaje y se dirige a la ciudad donde conoce a la cortesana Kamala, de la que aprende las artes del amor y el deseo sexual; allí conoce también al mercader Kamaswami y aprende de él los placeres de los sentidos; y conoce  a los “hombres niños”,  con su apego a sus alegrías y a sus miedos. Pero la indolencia le cansa y vuelve a abandonar las ataduras dirigiéndose al bosque a meditar sobre su destino, pensando en el suicidio. Allí, recapacita y recupera su objetivo vital, quedándose dormido, agotado por el esfuerzo; bajo un árbol le encuentra Govinda, quien vela su sueño sin reconocer a su amigo Siddartha vestido y engalanado con los ropajes de un rico comerciante. Discurre por el río y conoce al barquero Vasudeva quien le enseña que el río es uno y distinto a la vez, que fluye sin cesar y aún así permanece, siempre presente, sin sombra de pasado o de futuro. Vuelve a encontrarse con Kamala que viaja de peregrinaje acompañada con el hijo común y que muere por la mordedura de una serpiente, haciéndose cargo Siddartha de la educación de su hijo hasta que éste le abandona huyendo de su padre; Siddartha comprende entonces y siente y comparte el sufrimiento y  padecimiento de los “hombres niños”. Transcurrido un tiempo y superado el dolor de la pérdida, muere Vasudeva habiendo alcanzdo la iluminación, ocupando Siddartha su lugar como barquero del río. Vuelve a encontrase con Govinda, quien tampoco le reconoce; le pregunta Govinda sobre sus ideas y conocimientos e indaga en su saber. Siddartha le comunica que aunque no careció de maestros no sigue doctrina alguna;  que aunque el saber se pueda comunicar no sucede así con la sabiduría; que el mundo no es imperfecto ni se encuentra en vías de perfeccionamiento sino que es perfecto en cada instante y hay que amarlo tal como es; que “las palabra son nocivas  para el sentido secreto de las cosas” siendo más importantes las obras, la vida. Finalmente Govinda presencia cómo su amigo Siddartha alcanza la iluminación: es testigo de “la sonrisa de la unidad sobre el fluir de las formas, esta sonrisa de la simultaneidad sobre los millares de nacimientos y muertes “.

La vida de Siddartha, en contraste, por ejemplo, con la de su amigo Govinda, transcurre cíclicamente en un continuo descubrimiento, asimilación, hastío y abandono. Primero de la casa del padre y los ritos y escrito brahmánicos; de los ejercicios de renuncia y técnicas de los samanas; de la doctrina del conocimiento de la causalidad del Buda Gotama; de los placeres y goces terrenales que el enseña Kamala y el mercader Kamaswami; y de las zozobras de la paternidad. Al final de su camino ha aprendido por sí mismo que no son suficientes ni la renuncia ni la saturación absolutas sino solamente la aceptación y la vida presente. Es el camino medio que predica el budismo.

La novela está escrita en un tono alegórico mediante el cual nos muestra las distintas etapas del desarrollo de la persona –infancia, adolescencia, madurez, vejez – y los distintos procesos de aprendizaje correspondiente a cada uno de ellos – descubrimiento, exploración, asimilación y madurez-; también los distintos personajes pueden simbolizar los distintos sentimientos y relaciones que son objeto de nuestro deseo y que, aferrados a ellos en extremo nos atan al sufrimiento –amistad, dolor y privación, deseo de conocimiento, concupiscencia, lujo y bienestar material.

Tiene tantos niveles de lectura como podamos descubrir con un análisis atento y sosegado. Su amenidad y facilidad de expresión y la falta de rigor formal ocultan sin embargo distintos niveles de comprensión de su contenido. Al igual que el arroyo de aguas cristalinas que nos decía Nietzsche, la novela oculta su verdad en el lecho del río y la claridad de sus aguas nos impiden apreciar su verdadera profundidad. Tras un lenguaje poético, musical y alegórico (que debemos en gran parte al trabajo del traductor Juan Jose del Solar), se pueden apreciar tres niveles básicos de acercamiento y comprensión de su contenido.

Por un lado el nivel narrativo, literario, cual es el extraordinario relato que nos ofrece Herman Hesse sobre la historia de Siddartha y su búsqueda espiritual. Recorre los hitos básicos de la biografía del Buda Siddartha Gautama y juega al equívoco sobre su identidad confundiéndonos sobre si el personaje de Siddartha es el personaje histórico –con el que comparte muchos datos biográficos- o es el personaje Gotama la verdadera representación del Venerable. De cualquier modo la historia es amena y entretenida y en este nivel la calidad literaria es notable.  

Existe un nivel que yo llamaría pedagógico en el cual los personajes van desgranando la teoría y los conceptos de la religión budista. Aquí la maestría de Hesse nos permite asimilar estas lecciones a la par que las nos las van descubriendo los propios personajes sin el agobio ni el tedio que supondría la larga enumeración de conceptos e ideas en los que esta sistematizado y ordenado el Dharma, las enseñanzas de los budas (las tres marcas o tres tesoros, los doce eslabones, el óctuple camino, las cuatro nobles verdades, etc). Como lectores profanos en el conocimiento de la religión budista, entiendo que muchos de esos conceptos, incluso la propia estructura del relato y su significación, se nos escurren entre las líneas del texto.

Finalmente entiendo que subyace a un nivel más profundo una lección existencial, un mensaje, el hallazgo de la búsqueda del propio autor o, quizás, del propio lector, en la medida en que toda obra literaria despierta inquietudes y reflexiones que nos son propias y que podemos compartir con el autor, discrepar, completar y añadir a nuestro propio bagaje intelectual y moral. La dedicatoria que ofrece el propio Herman Hesse a su amigo Romain Rolland es explícita en el sentido de expresar que la novela contiene el ideario del autor, gestado en una época, los años 20, en la que personalmente Herman Hesse se encontraba en un periplo introspectivo y la sociedad europea (occidental) había despertado desorientada del horror de la guerra.

Hermman Hesse nos hace recorrer junto al joven Siddartha el proceso expresado por Buda en sus enseñanzas y lecciones sobre el origen y causa del sufrimiento humano que se inicia con la ignorancia y acaba en la muerte en un ciclo constante e infinito que solamente la senda del “noble Camino” de la sabiduría (comprensión y pensamiento correctos), la ética (acción y comportamiento correctos) y la meditación (esfuerzo, atención y meditación correctos), pueden romper hasta alcanzar la iluminación, el despertar  o nirvana e interrumpir definitivamente el ciclo de renacimiento continuo y constante. Esta enseñanza la expresó Buda en su lección sobre las “Cuatro Nobles Verdades” y que se resumen en la constatación de la existencia del sufrimiento por el dolor y la ausencia de placer, en la determinación de que ese sufrimiento tiene como causa la   insatisfacción y el anhelo permanente del YO y de que puede ser interrumpido mediante la práctica y ejercicio del la sabiduría, la ética y la meditación.

Yo creo que lo que esta novela aporta no es el sentido de la vida como rumbo, como meta, como fin, sino la percepción de que es el propio camino nuestra razón de vivir, que la vida encuentra un fin en sí misma y que su sentido no radica en mera búsqueda de sentido sino en la comprensión, la aceptación y el disfrute del presente. Como dice el personaje, el que busca no encuentra porque tiene un objetivo y se halla poseído por él; el que encuentra, en cambio, es libre, esta abierto y carece de objetivos. Como dijo nuestro Machado, no hay camino, se hace camino al andar.     

Hermann Karl Hesse, escritor alemán, nacido en la localidad de Calw, Badern-Wurtember el 2/07/1877 y fallecido en Suiza, el 09/08/1962. En 1946 obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Su obra literaria se inicia en 1898 con el libro de poemas “Canciones románticas” y otras obras menores de escaso éxito comercial. En 1904 publica la novela “Peter Camenzind”, a partir de la cual se dedica plenamente a la literatura. En 1911 viaja por Ceilán e Indonesia y publica “Cuadernos hindúes” (1913). No participó en la I Guerra Mundial por problemas de salud y fue fuertemente criticado por su posterior posición de reconciliación. En 1917 Hesse escribió la novela “Demian”; publica en 1919 “ El último verano de Klingsor” y en 1922 la novela “Siddartha”; en 1927 “El lobo estepario”. Publicó Narciso y Goldmundo en 1930 y en 1931 inicia la redacción de “El juego de los abalorios” publicada en 1943. De esta bibliografía destacan principalmente “Demian”, “Siddartha” y “El lobo estepario” por su carácter emblemático, cada una en su estilo y orientación,  de una concepción existencial que ha atraído a multitud de público, sobre todo juvenil; aunque el propio Herman Hesse se quejaba –sobre el lobo estepario- de la malinterpretación y falta de comprensión de su mensaje.

Un saludo 

 

  • Título: Siddharta
  • Autor: Herman Hesse
  • Traductor:  Juan_Jose del_Solar
  • ISBN: 9788401426711
  • Editorial: Plaza & Janés, Barcelona (1994)
  • Nº págs: 211
INDICE:
 PRIMERA PARTE
 .El hijo del brahmán
 .Con los samanas
 .Gotama
 .Despertar
 SEGUNDA PARTE
 .Kamala
 .Con los hombres niños
 .Sansara
 .A orillas del rio
 .El barquero
 .El hijo
 .Govinda


4 comentarios

“el olvido que seremos”, de hector abad facciolince: la vida habita en la memoria.


“Yo quería a mi papá con un amor que nunca volví a sentir hasta que nacieron mis hijos. Cuando los tuve a ellos lo reconocí, porque es un amor igual en intensidad, aunque distinto, y en cierto sentido opuesto. Yo sentía que a mí nada me podía pasar si estaba con mi papá. Y siento que a mis hijos no les puede pasar nada si están conmigo.” H.A.F.

Un hombre yace muerto en el centro de la calzada de la calle Girardot de Medellin; su cuerpo ha sido acribillado a balazos; en su bolsillo lleva escrito su propio epitafio; veinte años después, su hijo erige un cenotafio en su memoria para arrebatarle del olvido ineludible: un monumento confeccionado con palabras de amor, dolor, melancolía, nostalgia, agradecimiento y admiración hacia un padre que supo alcanzar con igual amor el corazón de su hijo.

El Doctor Hector Abad Gomez, profesor universitario, médico de profesión, fue una figura pública en un tiempo de inestabilidad, desorden y confrontación política. Se significó en la lucha contra la desigualdad, la marginalidad, la pobreza y la precariedad de los más débiles: audiciones radiofónicas, editoriales periodísticas, promoción pública de campañas sanitarias, jornadas de protesta y concienciación a favor de los derechos humanos y de los derechos que nos confieren la dignidad humana –educación, sanidad, trabajo-  Y por dicha causa fue arrollado por la violencia anónima de los sicarios, ejecutado por grupos de poder, de intereses políticos.

Sin embargo, el libro que reseñamos no gira en torno a su vida pública, que puede ser meramente accesoria, anecdótica, una sucesión de hechos cuya efeméride no es éste libro. No, Héctor Abad Facciolince ha escrito una biografía íntima del personaje y su familia, una autobiografía personal y privada, un relato brillante, conmovedor, visceral, de una gran calidad humana, que surge al final del camino del llanto y de la pérdida, en el que el dolor  se convierte en duelo: la expresión de la pena, la reconciliación y el perdón. Como dice el autor “Al escribir este libro la quemé también [la camisa ensangrentada que había guardado todos esos años como un recordatorio de su promesa de venganza] pues entendí que la única venganza, el único recuerdo, y también la única posibilidad de olvido y de perdón, consistía en contar lo que pasó, y nada más”.

Este libro tiene una apostilla en forma de relato, recogido en “traiciones de la memoria” 2009, que se titula “poema encontrado en un bolsillo” y que es la reconstrucción minuciosa de la investigación llevada a cabo por el autor para determinar la veracidad de la atribución a Borges del poema inédito  “ya somos el olvido que seremos” que llevaba su padre escrito en un bolsillo en el momento de su asesinato, el cual en un principio fue negado por especialistas en contra de las afirmaciones del autor.

Con un formato a medio camino entre la biografía y la novela, está estructurado en cortos capítulos que relatan, en primera persona del autor  y orden cronológico, la infancia del mismo y su relación con su padre, desde sus inicios en el “kínder” hasta el asesinato de éste y su propio exilio de Colombia por amenazadas de muerte.

Es un libro muy recomendable por su gran calidad literaria, con una prosa clara que transmite, sobre todo, la sinceridad de su testimonio, la hondura del sentimiento ante la muerte y una seria reflexión filosófica ante el hecho de la trágica y repentina desaparición de una persona querida. El autor nos hace cómplices –y lo consigue- de su intento de postergar el olvido con la memoria y con el recuerdo.

Héctor_Abad_Faciolince es periodísta y escritor colombiano (Medellin, 1958). Ha escrito las siguientes obras: Malos Pensamientos, 1991; Asuntos de un hidalgo disoluto, 1994; Tratado de culinaria para mujeres tristes. 1996; Fragmentos de amor furtivo.1998; Basura.2000; Palabras sueltas. 2002; Oriente empieza en El Cairo. 2002; Angosta. 2004; El Olvido que seremos, 2005; El amanecer de un marido, 2008; Traiciones de la memoria, 2009.

Un saludo.

  • INDICE:
  • 1. Un Niño De La Mano De Su Padre. Pag. 11
  • 7. Un Médico Contra El Dolor Y El Fanatismo Pag. 40
  • 13. Guerras De La Religión Y Antídoto Ilustrado Pag. 69
  • 17. Viajes Al Oriente Pag. 94
  • 20. Años Felices Pag. 113
  • 26. La Muerte De Marta Pag 145
  • 30. Dos Entierros  Pag 172
  • 32. Años De Lucha Pag 178
  • 33. Accidentes De Carretera Pag 184
  • 35. Derecho Y Humano  Pag 199
  • 37. Abrir Los Cajones Pag 224
  • 38. Como Se Viene La Muerte Pag. 229
  • 41. El Exilio De Los Amigos Pag. 260
  • 42. El Olvido Pag. 272
Fecha de publicación: 11/05/2010
288 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-322-5073-6
Código: 736660
Formato: 12,5 x 19 cm.
Tomo 2310
Presentación: Rústica sin solapas
Colección: Novela y Relatos


1 comentario

“malditos, heterodoxos y alucinados” de javier memba: catálogo de perdición, exaltación del genio creativo.


cropped-2012_feliz-navidad.jpg“De los 74 años vividos por el divino marqués, treinta de ellos se consumieron en la cárcel. La mayor parte de sus obras fueron prohibidas por la censura de todos los países hasta el siglo XX. Antes de que se permitiera su libre circulación, Donatien-Alphonse-François de Sade había sido reivindicado por cuantos autores y artistas que se han rebelado contra los valores y las obligaciones de la sociedad burguesa. Desde los poetas malditos hasta los surrealistas, desde Nietzsche a Sartre, pocos autores han ejercido una influencia tan grande en la heterodoxia de los últimos dos siglos como el marqués”. JM

El escritor y periodista madrileño Javier Memba (Madrid, 1959), especialista cinéfilo e igualmente guionista de cine, televisión y radio, ha colaborado durante largo tiempo con el diario El Mundo en una serie de artículos a modo de reseñas biográficas de una serie de autores de la historia de la literatura occidental titulados genéricamente “Malditos, heterodoxos y alucinados”, correcta expresión que define perfectamente a todos esos personajes cuyas peripecias personales pudieron trascender a su propia obra cumpliendo una vez más el dicho sobre que la realidad supera a la ficción.

Todo genio, todo creador, es un ser excepcional cuyas capacidades le hacen destacar sobre el resto de personas que, normalmente, solo compartimos nuestra común condición de bípedos implumes. Sin embargo su singularidad, o a causa de ella, les convierte en seres inadaptados, torturados, malditos y alucinados. 

Con la erudición suficiente, adecuada al medio para el que fueron concebidos dichos artículos, Javier Memba ha ido desgranando diariamente anécdotas de nuestros autores más estrafalarios, como frutos amargos del árbol del malditismo universal. Sin pretensiones de ser una obra profunda de crítica literaria se ha centrado en la descripción los tipos humanos, los hechos más trascendentes de su vida  literaria y las causas y circunstancias de su perdición Muy recomendable para quienes gustamos de la literatura y las cosas de la literatura, su historia y su intrahistoria.

El resto de su producción literaria lo componen “Edad de oro de la ciencia ficción” 2008; “La Hammer” 2007;  “Mi adorada Nicole y otras perversiones” 2007;  “La serie B (lo esencial de…)” 2006; “La década de oro del cine de ciencia ficción(1950-1960)”  2005; “El cine de terror de la Universal” 2004; “Hotel Savoy” 2000. Tiene un blog llamado “el insolidario” donde amplía su biografía. 

Malditos, heterodoxos y alucinadosJAVIER MEMBA


2 comentarios

“mirrorshades”, antología, de bruce sterling: ciberpunk y postmodernidad ¿síntoma o diagnóstico?


LA POSTMODERNIDAD Y EL CIBERPUNK

Como toda antología, la selección de relatos que componen el presente libro ha sido realizada con el objeto de ofrecer al lector un compendio de los mejor y más significativo de la ciencia ficción adscrita al subgénero del “ciberpunk” y, como toda acción humana, las buenas intenciones no siempre ofrecen el resultado apetecido, sirviendo las más de las veces como adoquines del infierno, como dice el refrán castizo.

Bruce Sterling expresa en el prólogo, a modo de justificación, su voluntad de clasificar, sistematizar y definir esta corriente literaria proponiendo una selección de textos de autores que han  ido delimitando el concepto, aun cuando el pretendido carácter liminar de alguno de ellos no responde a la previa definición ofrecida.

Más que un nuevo camino en la corriente literaria de la ciencia ficción -que lo es-, yo creo que el ciberpunk es, así mismo, una manifestación del cambio que va gestándose en nuestra sociedad, a nivel individual y colectivo; la transición desde la modernidad hacia la denominada postmodernidad.

Sin dejar de admirarse de la percepción clarividente de autores como William Gibson, que nos dotó de imágenes conceptuales que ha culminando en un canon adoptado por grandes obras del cine y manga como  Ghost in the Shell (1991) o The Matrix (1999), este autor se limitó a anotar el cambio que se estaba operando, si bien distorsionado por el carácter maximalista de la ficción novelística.

En esta época que vivimos, que algunos autores etiquetan como post_postmodernidad, los relatos antologados como precursores, quizás sean vistos bajo una rigurosa mirada crítica, fuera de su contexto sociocultural y del tiempo en el que fueron gestados, con cierto aire de ingenuidad y candidez que la realidad ha conseguido superar.

A nivel social, el desarrollo tecnológico ha propiciado el inmediato acceso a una información ingente y desmesurada que nuestra propia naturaleza individual es incapaz de asimilar. La inmediatez, la saturación y el exceso ha roto los límites de la captación de conocimiento y los centros de poder (asociados a la gestión, canalización y manipulación de la información) se disuelven en un todo global anónimo e interconectado. Ya no existen fronteras porque el ámbito de influencia es planetario; han desaparecido las referencias territoriales o materiales, los organigramas horizontales o verticales. La modernidad ordenada, reglada, jerarquizada ha dado paso a una postmodernidad dispersa, desestructurada, poliédrica y anónima.

A nivel individual, igualmente se han perdido los referentes; el pensamiento débil ha sustituido a los grandes argumentos ideológicos (Ideología y Religión son tamizadas por la subjetividad) y la persona esta confusa. Los símbolos han desaparecido sustituidos por las imágenes –que se agotan en sí mismas despojadas de la cualidad de la representación.

La narrativa ciberpunk incorpora claramente un nuevo lenguaje, unos nuevos términos asociados a innovaciones tecnológicas rupturistas que proliferan e imponen su hegemonía en todos los ámbitos de la vida humana. Implica un cambio radical respecto de las relaciones interpersonales y con el propio entorno en la medida en que el ser humano ha roto las fronteras interiores (de su propio cuerpo, como extensión neuronal de sofisticados instrumentos o inteligencias no humanas) y exteriores (de un mundo caótico, devastado y moribundo).

A grandes rasgos, estos relatos nos ofrecen un mundo antiutópico y superpoblado cuyos recursos se han agotado y en el que convive una mayoría de población sujeta al control y manipulación de grandes corporaciones, de ámbito global. Los individuos sobreviven aL colapso de la sociedad a la que pertenecieron y oscilan entre el caos y la pérdida de referentes culturales e ideológicos y el sometimiento y sumisión a poderosas fuerzas económicas, difusas e invisibles. La supervivencia siempre es individual, no colectiva. El propio cuerpo es un mero contenedor de información el cual se conecta mediante implantes tecnológicos que lo mejoran y actualizan a menudo ayudado por las drogas de diseño, que son un suplemento y complemento para nuestra expansión extrasensorial.

 El continuo de Gernsback  de William_Gibson

 “Y un día, en las afueras de Bolinas, cuando estaba prepa­rándolo todo para fotografiar un ejemplo particularmente lla­mativo de la arquitectura marcial de Ming, atravesé una fina membrana, una membrana de probabilidad…”

Trata sobre las “alucinaciones” que sufre un fotógrafo profesional al realizar un encargo profesional consistente en retratar la arquitectura pop americana de los años 50-60 y que empieza a percibir sensaciones visuales de un mundo sustentado sobre una hipótesis de probabilidad alternativa.

La estructura del relato es clásica, lineal, sin innovaciones formales o temáticas; ciertamente alejado del estilo de posteriores novelas de Gibson inmersas en el estilo ciberpunk que define Sterling en su prólogo y, si acaso, construyendo, precisamente, las líneas generales del mismo.

Ojos de serpiente  de Tom_Maddox

“El Miedo tiene dos etapas. Una, pierdes el control comple­tamente. Dos, a continuación, tu yo auténtico surge, y no te gus­tará nada.”

Narra la experiencia traumática de un piloto militar al cual se le realizó una operación -mediante implantes en la base de su cerebro- para el acoplamiento neuronal con el ordenador de su puesto de combate y que tras licenciarse empieza a sufrir efectos secundarios de disociación de personalidad y sensación de pérdida de control. Se presenta voluntario en un proyecto experimental en una estación espacial en el que se le lleva a límite de su resistencia psíquica a fin de integrarse a nivel mental en un ente que comparte con otros compañeros de la estación.

Destaca en el relato la aparición de los implantes neuronales; las conexiones hombre-máquina -interfaz humana- y la integración del individuo en un ente  común superior con el que comparte información.

Rock on  de Pat_Cadigan

“Sintetizador. Sintecador. Pecador”

En una época futura en la que el rock ya ha desaparecido y las bandas ya no existen, una rockera de cuarenta años es secuestrada por un joven grupo musical y obligada (“violada”) a conectar con ellos mediante las conexiones implantadas en su cerebro para sintetizar su música y extraer sus capacidades musicales para grabar un disco.

Se advierte la utilización de nuevos términos como el juego de palabras, en ingles, entre sinner (pecador) y synthetizer (sintetizador), que creará el término synner; o con el significado literal de la palabra rock y roll –según nota de los traductores.

Cuentos de Houdini  de Rudy_Rucker

“Houdini está arruinado. El circuito de vodevil está acabado en los escenarios de esta gran ciudad. Mel Rabstein, de «Noti­cias Pathé», le llama, buscando un número nuevo. —Dos grandes por adelantado más el tres por ciento de los beneficios de la gira.     —Hecho”

Un Houdini arruinado contrata con una cadena de televisión la retransmisión en directo de tres fugas espectaculares: el lanzamiento, sin paracaídas y debidamente amordazado, desde un bombardero militar; la fuga dentro de un tronco hecho de escayola –con Houdini dentro- en un aserradero maderero mientras se sierra el tronco; la explosión junto a una bomba de gran potencia encerrado en un bloque de hielo. Houdini sale ileso.

El relato no contiene característica formal o temática destacable. Ni siquiera es un relato de ciencia ficción y mucho menos paradigma ciberpunk.

Los chicos de la calle 400 de Marc_Laidlaw

“Todo lo que nos dijeron sobre la guerra cabía en la punta del dedo de Vave, que lo ha ahuecado para poder lanzar dar­dos explosivos. El trato era que haríamos un viaje gratis a la lu­na para entrenarnos en Base Inglesa y luego nos soltarían de vuelta en la Tierra, cargados y listos para avanzar, avanzar y avanzar. Los mexisoviets estaban lanzando guerras como quien lanza huevos, una detrás de la otra, hacia el sur. El lugar esta­ba tan caliente que algunas noches podíamos ver los cielos bri­llando con un resplandor blanco que durante el día se hacía amarillo”

Un grupo de niños soldado que fueron reclutados en la última guerra mundial, sobreviven como extraños mutantes con capacidades psíquicas y armados con prótesis mortíferas implantadas en su cuerpo en una ciudad asolada donde todos los adultos han fallecido. La llegada de un grupo de máquinas gigantes asesinas que masacra a las bandas callejeras les hace a éstas unirse en un frente común para la batalla final.

Este relato destaca a nivel formal por la utilización de nuevos giros en las expresiones y por la semántica de los nombres de los personajes, formación de neologismos por yuxtaposición y recreación de un nuevo lenguaje que ayuda a la ambientación de un mundo nuevo formado por retazos y retales dejados por el desastre nuclear, la recomposición de un mundo por unos niños que apenas conocieron el anterior y construyen su presente con los restos de la desolación.

El desarrollo de la trama de este relato recuerda la odisea de la película de Wlater Hill,  The Warriors: Los amos de la noche(1979), con la recreación de estrafalarias bandas callejeras cuya estética ecléctica y recargada se corresponde con una clara ambientación ciberpunk: estrictamente urbana, postapocalítica, nuevos registros idiomáticos, pérdida y o distorsión de las referencias culturales, regresión a la tribu, cuerpos alterados con miembros mecánicos, adaptación de viejos valores a nuevas relaciones interpersonales.

A mi juicio el relato mejor logrado de la antología.

Solsticio  de James_Patrick_Kelly

“En un mundo sobreexplicado, sólo la más sutil y poderosa magia de todas sobrevivía, la magia que funciona exclusivamente en la mente. Una maldición. Una ra­za muerta y analfabeta había lanzado una maldición sobre la imaginación del mundo. Con su ruda magnificencia, Stonehenge retaba a todos a entender su significado, pues su secre­to estaba encerrado más allá de los impenetrables muros del tiempo.”

Stonehenge es un escenario musical multitudinario, una especie de “revival” de Woodstock. Las drogas son un producto de consumo generalizado diseñadas para ofrecer emociones y experiencias sintéticas al cliente. El protagonista es un prestigioso, y multimillonario,  diseñador de drogas que hiberna seis meses al año mediante criogénesis para minimizar los efectos de la edad y que tiene una hija, que es su propio clon, de la que se ha enamorado. Cuando ella conoce a un joven artista multimedia el protagonista intenta romper su relación. Una sobredosis con una droga experimental unida ala sugestiva presencia de las ruinas druídicas le hace comprender.

Dentro de la narración se van interpolando, a modo de disertación erudita, distintos hitos de la historia relacionados con Stonehenge, mostrando las distintas teorías que históricamente se han venido formulando a cerca de su origen y significación.

El relato se desarrolla en un futuro cercano, en una sociedad donde la experimentación con las drogas y la genética es una industria potente y legal.

Petra de Greg_Bear

“No creo que construir un universo nuevo requiera mejores reglas. Sin duda necesitaremos experimentar y quizás uno o más de nuestros geniales chapiteles se caerá. Pero ¡aho­ra trabajamos para nosotros mismos, para nuestra propia glo­ria, y para mayor gloria del Dios que nos creó! ¿No es así, mi feo amigo?

Tras un desastre nuclear, en los más recónditos recovecos de una lúgubre catedral gótica, en el nivel superior, habitan las esculturas formando una comunidad propia segregada de los humanos, que viven en el nivel inferior. Los amores prohibidos entre una joven humana y una gárgola es el desencadenante del motín de las gárgolas que se rebelan contra la sumisión y el confinamiento. Una pequeña gárgola de piedra logra destapar las preciosas vidrieras que han llevado siglos ocultas de la luz y con ello despierta la ilusión de un futuro mejor.

Este relato presenta unas características más afines a los relatos de fantasía que de ciencia ficción estricta.

Hasta que nos despierten voces humanas de Lewis Shiner

”Estaba paralizada dentro del círculo de luz, como cualquier animal salvaje. Su largo y liso pelo flotaba sobre sus hombros y se confundía con la oscuridad. La punta de sus desnudos pe­chos era elíptica y púrpura en el agua nocturna.Sus piernas acababan en una cola verde y escamosa.”

Un empleado de una multinacional norteamericana acude de vacaciones a una isla propiedad de su empresa. Allí se enamora de una sirena y rompe su matrimonio. Posteriormente descubre que su empresa realiza clonaciones experimentos genéticos de los que el mismo será una víctima.

Este relato sigue una estructura clásica y no destaca especialmente ni por su calidad literaria ni por su temática.Pudiera adscribirse al “biopunk” donde la transformación y manipulación del cuerpo no es tanto física como genética.

Zona libre  de  John_Shirley

“Zona Libre ofrecía entretenimiento y placer para ricos en la sección ex­clusiva, y alrededor del borde del segundo amarre, para los «tecnitas» de los equipos de perforación. Los locales de este se­gundo amarre también albergaban a unos pocos colgados semilegales y a unos pocos centenares de músicos.”

 La “Zona libre” es una instalación ubicada en alta mar que se constituye en una autentica ciudad sin ley donde se desarrollan sin fiscalización alguna las actividades más abyectas: juego, asesinatos a sueldo, conspiraciones políticas, prostitución y drogas. El protagonista es un artista musical fracasado, sin apenas caché y cuyo grupo pretende disolverse sin contar con él. En una de sus últimas actuaciones se relaciona con un grupo terrorista infiltrado y se une a ellos, como su única salida: una huida hacia delante.

El relato reune alguna de las características del ciberpunk, música underground, marginalidad urbana, clandestinidad.

Stone vive de Paul_Di_Filippo

“Biótica Citrine refino y perfeccionó el trabajo de investigadores propios y aje­nos en el campo de los chips de carbono; ensamblajes microbiológicos, unidades de reparación programadas en la sangre. El producto final, comercializado por Citrine, sólo para aque­llos que podían permitírselo, producía un rejuvenecimiento casi total, la reparación de las células o, simplemente, su re­cambio.”

Stone es un pilluelo ciego que malvive en los arrabales de una gran ciudad fuera de la influencia de las grandes multinacionales; una zona de frontera cuya preeminencia se disputan todas ellas sin conseguirlo por lo que tampoco se benefician de su manto de protección sufriendo abandono, precariedad, delincuencia y miseria. Stone es seleccionado para un trabajo muy especial, valorar, desde la óptica de un neófito, los logros alcanzados por la propietaria de la mayor corporación del planeta, una anciana de más de cien años que, sin herederos, esta ya cercana a su fin. Para ello se le implantan una prótesis en los ojos con las cuales puede acceder y asimilar a cantidades ingentes de información. Cuando el edificio sufre un atentado por parte de una corporación enemiga descubre que, en realidad es el heredero de la anciana, al que ha dejado la culminación de su obra.

Un relato entretenido e interesante que reune acertadamente los elementos ciberpunk antes mencionados creando un sociedad dual donde la apuesta por sobrevivir es a partir de el “todo o nada”.

Estrella roja, órbita invernal de Bruce Sterling y William Gibson

“El coronel Korolev se dobló despacio en su arnés, soñando con el invierno y la gravedad”

En una  vieja estación orbital soviética destinada a la minería luna permanece relegado una vieja gloria de la carrera espacial, cuya prolongada estancia en un ambiente de baja gravedad le imposibilita para disfrutar de su retiro en la Tierra. La decadencia del régimen comunista, el déficit comercial y la improductividad de la misión espacial, unida a la lenta descomposición, por conflictos internos, del régimen comunista, genera rencillas y posturas enfrentadas entre los miembros de la tripulación y funcionarios del partido, provocando un motín y el abandono de la nave, todos menos el coronel. Unos “ocupas” espaciales, norteamericanos, que malviven en el espacio en unos globos solares, esferas—espejo geodésicas, su­jetas por cables eléctricos, acceden a la nave semi abandonada para instalarse a vivir.

Mozart con gafas de espejo  de Bruce_Sterling y Lewis Shiner

“El flujo temporal se había enfocado al azar en el lecho de rocas bajo Salzsburgo, formando una burbuja expandible que co­nectaba este mundo con el del tiempo de Rice.”

Relata un pasado alternativo, uno de los muchos mundos posibles a los que se puede acceder desde el futuro gracias a los viajes en el tiempo de una sociedad futura que conecta con ese mundo paralelo para proveerse, principalmente de materias primas, obras de arte y riquezas. La población nativa soporta esa explotación por interés es los pequeños aparatos electrodomésticos que se les suministra desde el futuro. En este tiempo paralelo, Mozart es un joven colaborador de los agentes comerciales, cuya música sintetizada esta siendo un éxito en las listas de los 40 principales. y urde una maniobra conspirativa para asegurarse un pase al futuro.

Destaca dentro del conjunto de relatos de esta antología por ser una ucronía de temática “steampunk”, donde la revolución francesa no existió como tal y en el que la ciudad de Salszburgo, coetánea de Mozart comparte su espacio al junto a las viejas iglesias góticas con refinerías petroquímicas propias del siglo XX.

En general es una colección de relatos algo descompensada con aciertos en la elección al igual que graves errores que el tiempo ha sabido decantar. Lo más llamativo es el prólogo que sirve como estímulo para profundizar en los aspectos teóricos de esta corriente literaria.

Un saludo.

  • Título originalMirrorshades
  • TraductorAndoni Alonso | Iñaki Arzoz
  • Páginas320
  • IdiomaEspañol
  • Publicación1976 (1998)
  • EditorialSiruela
  • CategoríaCiencia Ficción
  • ISBN9788478444182

BIBLIOGRAFIA consultada (y sugerida):

Jean-Francois Lyotard_la condición postmoderna.

Guy_Debord_la civilización del espectáulo.

Jean_Baudrillard_la sociedad de consumo; cultura y simulacro.

Gilles_Lipovetsky_la era del vacío.

Gianni_Vattimo_el pensamiento debil; el fin de la modernidad.

INDICE

Nota preliminar Andoni Alonso e Iñaki Arzoz
Prólogo Bruce Sterling
El continuo de Gernsback (The Gernsback Continuum, 1981) William Gibson
Ojos de serpiente (Snake-Eyes, 1986) Tom Maddox
Rock on (Rock On, 1984) Pat Cadigan
Cuentos de Houdini (Tales of Houdini, 1983) Rudy Rucker
Los chicos de la calle 400 (400 Boys, 1983) Marc Laidlaw
Solsticio (Solstice, 1985) James Patrick Kelly
Petra (Petra, 1982) Greg BearPremio SF Chronicle 1983 de relato corto y finalista en la misma categoría del Premio Nébula y del Premio Mundial de Fantasía
Hasta que nos despierten voces humanas (Till Human Voices Wake Us, 1984) Lewis Shiner
Zona libre (Freezone, 1985) John Shirley
Stone vive (Stone Lives, 1985) Paul di Filippo
Estrella roja, órbita invernal (Red Star, Winter Orbit, 1983) Bruce Sterling y William Gibson
Mozart con gafas de espejo (Mozart in Mirrorshades, 1985) Bruce Sterling y Lewis Shiner


2 comentarios

“leyes de mercado” (novela), de richard morgan: el capitalismo extremo se mancha las manos de sangre, que novedad.


“La balcanización y las matanzas en el extranjero, y el mercado libre que se alimenta del resultado; y aquí, una economía en el umbral de su pobreza y enfrentamiento de gladiadores en las carreteras. ¿Es esto el progreso? R.M.

Un alto ejecutivo de una gran corporación multinacional inicia su jornada diaria, sale de su casa perfectamente trajeado, se despide de su mujer con un beso en el jardín, se introduce en su coche de importación personalizado y marcha hacia la oficina, accede a la autopista de circunvalación y se transforma en un guerrero de la carretera, un gladiador sobre ruedas que lucha por su vida y por su posición laboral en un combate sangriento al volante de su automovil. El resultado final puede ser la muerte… y es legal, no solo legal, sino  legítimo y “necesario”: la competencia empresarial se dilucida en duelos entre los ejecutivos de las respectivas empresas, los negocios, la altas finanzas, la lucha por los contratos mercantiles, se resuelven en la carretera al mando de vehículos de alta gama adaptados y personalizados para un enfrentamiento mortal.

El escenario de esta novela se desarrolla en un un futuro próximo; un mundo sin fronteras en el que los antiguos países no son sino zonas de influencia de mercado; donde las grandes empresas de alcance global operan a su antojo e interfieren en la política y desarrollo local quitando y poniendo dictadores títere, promoviendo guerras, vendiendo armamento al mejor postor a cambio de un porcentaje sobre el PIB nacional; donde la ONU es una especie de ONG clandestina dedicada a la denuncia y defensa de las infracciones de los derechos humanos, al margen de los gobiernos occidentales (meras figuras retóricas, decorativas e intercambiables,  mantenidas por los consejos directivos de las grandes corporaciones como reliquias de un pasado no tan lejano).

Esta sociedad, drásticamente fragmentada y escindida entre la City (empresarial, próspera, ordenada, opulenta y tranquila) y las zonas acordonadas (depauperadas, indigentes, conflictivas, violentas, criminalizadas, segregadas, marginadas) resuelve las diferencias  “comerciales” y “laborales” como antiguamente, en los siglos oscuros de la Edad Media, se resolvían las deudas de honor, con un duelo entre adalides, modernos gladiadores que se medían en el asfalto cabalgando sus raudos corceles mecánicos modificados para matar.

Ubicada en el ámbito de una novela de ciencia ficción aunque vestida con los ropajes de un thriller empresarial, dinámico, ágil y entretenido, la presente obra admite una clara interpretación de crítica social frente al mercantilismo sin escrúpulos y la existencia de guetos en las ciudades que son focos de marginalidad, delincuencia y miseria, donde la ley no alcanza porque se ha implantado un fenómeno autonormativo que se dota así mismo de sus propias reglas de juego.

Destaca en cuanto a su calidad literaria el acierto en articular mediante un relato bien desarrollado, con una creciente intriga y suspense, con subtramas bien construidas y adecuadamente entrelazadas (la relación de amistad entre ambos conductores, los devaneos amorosos del protagonista y su crisis matrimonial, la difícil relación con el suegro) un interesante debate diléctico entre los roles de los diferentes personajes respecto de la actitud moral frente a la rapacidad económica, la beligerancia ante la opresión y la injusticia y (desgraciadamente un aspecto nada ficticio, ni antiutópico en nuestros días)   la impotencia del individuo para hacer valer de un modo eficaz su protesta . Y todo ello sin perder su carácter de producto de entretenimiento .

Novela interesante y perfectamente digerible. Me recuerda al excelente F. Phol de novelas como “el abogado gladiador”, “mercaderes del espacio” o “la guerra de los mercaderes” con su carga de crítica frente al sistema económico imperant,e pero sin su sentido del humor y con un exceso de reality sangriento al que estamos más que acostumbrados gracias al cine (o a los telediarios). Recomendable.

Richard Morgan, escritor y guionista de comics, nacido en Londres en 1965, ha escrito Sólo el acero, 2012; Black Man, 2007;  Leyes de mercado, 2006 ; Carbono alterado, 2002.

TEXTO CONTRAPORTADA:

La forja de uno de los líderes que controlan el mundo.
Una reelaboración a lo Michael Moore de los temas orwellianos
con una estética entre Mad Max y La hoguera de las vanidades.
Zektivs: las nuevas estrellas mediáticas cuyas proezas en la 
carretera se siguen sin aliento en todos los rincones del mundo.
Son los modernos gladiadores de las multinacionales, 
hombres y mujeres dispuestos a jugarse la vida para defender 
un contrato en duelos sobre el asfalto.
Richard Morgan extrapola a partir de los vientos neoliberales 
que azotan la sociedad contemporánea y recrea un futuro próximo 
donde la globalización ha llegado a sus últimas consecuencias. 
Hipnótica e inapelable, Leyes de mercado se proclama en 
ambición y resultados la primera gran novela de ciencia
ficción del nuevo milenio.

Un saludo.

Leyes de Mercado

  • Richard Morgan, Leyes de mercado (Market Forces, 2004)
  • Gigamesh Ficción, núm. 38
  • Colección dirigida por Alejo Cuervo
  • Traducción de Jesús Gómez
  • Prólogo de Fernando Ángel Moreno
  • Ilustración de portada de Juan Miguel Aguilera
  • ISBN 978–84–96208–36–0
  • 432 págs.