lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“la vieja familia. saga de los longevos 1”, de eva garcía sáenz: truco o trato.


“Estábamos ya llegando a Puente Viesgo cuando vimos aparecer la silueta cónica de la montaña. Monte Castillo dominaba todo el valle de Toranzo, por eso había sido el punto de oteo de las manadas de ciervos en tiempos de mi padre” E.G.S.

La categorización de las obras literias en géneros o subgéneros ayuda al lector, en primer lugar, a escoger sus lecturas; en segundo lugar, a entender y valorar lo que esta leyendo, contrastando su calidad con otras novelas parecidas y buscando los elementos definidores, esos que motivaron su elección. Sin embargo, algunas veces, la perfecta y ajustada adscripción a un género fomenta la pereza intelectual por el abandono de las obligadas rutinas de observar, cuestionar y razonar nuestras lecturas, además de otro interés como es la búsqueda del entretenimiento y el disfrute.

Cuando nos encontramos una novela ecléctica, ambigua, de dificil clasificación, que no se deja definir por corriente alguna, nada más que la mera narración de una historia, surgen dificultades al valorarla si las ideas preconcebidas del lector no son inmediatamente ratificadas sino refutadas por un texto que le deja huerfano de referencias y reconocimientos y le impide seguir por el sendero que le motivó a iniciar su lectura.

La novela “la vieja familia” a tenor de la sinopsis de la presente novela, podría enmarcarse dentro del género de la novela histórica, quizás igualmente más propio de un thriller histórico. Pero sin embargo no es ni lo uno ni lo otro. Se anuncia con un elemento fantástico, como es la edad del protagonista, el cual se remota a la Prehistoria, y se desarrolla en un museo arquelógico. Con estos mimbres la autora podria haber elaborado un relato mejor anclado a la trama de base. Por el contrario, su lectura nos lleva hacia una novela de corte romántico, realmente una historia de amor y desamor, de seducción, de relaciones románticas, con un transfondo histórico -bastante superficial- y enmarcada en una trama palgada de intrigas familiares, indisolubles relaciones tóxicas -como sólo una familia puede, a veces, fomentar ineludiblemente-, un sustrato científico muy bien documentado y engarzado en la trama y, como no podía faltar, un misterio irresuelto que acaba por solucionarse.

Lo cierto es que su lectura no me ha gustado. A pesar de que su ritmo es agil, propio de un best seller – que lo es, sin que ello signifique, por sí solo, carencias en su calidad-, los personajes responden a estereotipos, más como exigencias de propio género en el que se conduce que por su propio rol en la trama. Su marcada adscrición a la novela romántica, no enteramente dominante pero sí mayoritaria, oscurece todas las demás fortalezas de la novela, sobre todo los diálogos y la estructura del relato, un juego a voces en primera persona, alternadamente por ambos protagonistas, con aclaratorias regresiones al pasado remoto de uno de ellos. La ambientación histórica, si bien bastante documentada, al igual que la argumentación pseudo científica que justifica la extraordinaria longevidad de los protagonistas, en realidad aparece algo fría y banal, pues no deja de ser un exótico trampantojo que nos distrae de la verdadera esencia, netamente sentimentaloide, de la novela. Como siempre que emito una opinión discrepante o desfavorable, recomiendo la lectura personal para despejar dudas y formarse la propia opinión sobre el valor y calidad de la obra en cuestión. Un saludo

BIOGRAFIA: Eva García Saénz de Urturi, novelista española nacida en Vitoria en 1972. Su primera novela, objeto de esta reseña, fue editada vía Amazon, con una gran respuesta del público. La saga de los longevos: La vieja familia- saga de los longevos 1, 2012; Los hijos de Adán -saga de los longevos 2, 2014; El silencio de la ciudad blanca, 2016; Los ritos del agua -trilogia de la ciudad blanca 2, 2017

SINOPSIS EDITORIAL: ¿Qué harías si tu jefe, un experto arqueólogo, te confesara que nació hace 10.300 años? Iago del Castillo, un carismático longevo de 10.300 años al frente del Museo de Arqueología de Cantabria, se ve arrastrado, en contra de su voluntad, a dirigir una investigación genética: sus hermanos Nagorno —un conflictivo escita de casi 3.000 años— y Lyra —una huidiza celta de 2.500 años—, cansados de enterrar durante siglos a sus familias efímeras, están obsesionados con identificar su rara mutación y tener hijos longevos. Adriana, una joven y resuelta prehistoriadora, regresa a su Santander natal, contratada por el museo, dispuesta a rehacer su vida y aclarar el extraño suicidio de su madre, la psicóloga de cabecera de la alta sociedad cántabra, ocurrido quince años atrás. Iago y Adriana chocan desde el primer momento, aunque entre ellos surge una intensa atracción que ambos intentan ignorar. No imaginan que su pasado determina su destino. Cuando descubran la cruda realidad y reaccionen, las consecuencias de sus actos les dejarán marcados para siempre.

  • Nº de páginas: 592 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: LA ESFERA DE LOS LIBROS
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788490609644


Deja un comentario

“4 3 2 1”, de paul auster: cuando el yo es también la circunstancia.


“Dios no estaba en ninguna partes, dijo para sí, pero la vida estaba en todas partes, y la muerte estaba en todas partes, y los vivos y los muertos estaban unidos” P.A.

En la novela “Siddartha”, de Herman Hesse, reflexiona el barquero Vasudeva sobre las muchas voces que tiene el río y que habla con múltiples tonos, aunque permanezca siempre siendo el mismo río.

Con ésta novela, 4 3 2 1, Paul Auster ha querido romper con el principio de causalidad y nos regala una estupenda novela donde la anecdota biográfica del protagonista transcurre en cuatro sucesivas y paralelas narraciones donde la contingencia se impone a nuestro concepto lineal del tiempo y la biografía; donde el protagonista rescata del río de su vida cuatro diferentes meandros por donde discurren sus cuatro vidas posibles. Cuatro versiones distintas de una misma vida, donde el error de un nombre condiciona el resto de su existencia, donde tomar un camino u otro conduce, inevitablemente, aunque por extrañas y distintas bifurcaciones, al mismo destino.

Podría haber utilizado el autor el recurso de lo fantástico o la ciencia ficción para justificar el relato de las diferentes vidas de Archie Ferguson; podría haber recurrido fácil refugio de lo onírico o al de la locura. Sin embargo, mucho más audaz que todo eso, Paul Auster se abandona al simple -y estimulante- oficio de narrar. En un juego de matrioscas queda encerrada una historia que nos va contando, en cuatro versiones distintas cada capítulo Se encadenan las palabras en frases, las frases en párrafos y los párrafos en capítulos que se justifican por sí mismos. Y en el trayecto, el goce de la narración pausada, amena, florida de personajes y reflexiones, fecunda en destellos de ingenio, diálogos interesantes y una minuciosa disección psicológica de los personajes que releva una enorme perspicacia y un trabajo y estudio de las personas ciertamente admirable.

La obra relata, en efecto, cuatro realidades alternativas de la vida de su protagonista. Cuatro trayectorias vitales que comparten protagonista y personajes secundarios. En cada una de ellas explora el autor el “cómo hubiera sido si…” y nos presenta cada etapa de la vida del protagonista ofreciendo cuatro posibilidades en función de sucesos, comportamientos y avatares de su vida.

La genialidad de la novela radica en la libertad que deja Auster al protagonista para que explore su propia vida. Estamos leyendo, siempre en primera persona, las reflexiones del protagonista y siempre se nos representa con la misma voz, la misma expresión, el mismo razonamiento, aunque los caminos que toma sean ligeramente diferentes y sus ilusiones, aficiones, amores y desamores vayan alternándose, barajándose, diluyéndose en la propia historia y además en la historia del siglo XX en Norteamérica (la guerra y la posguerra, la lucha por los derechos civiles, el magnicidio, todos se encuentran ahí).

Esta larga novela, que algunos ya han calificado de “la gran novela americana”, es una gran obra de literatura, escrita por uno de los grandes escritores norteamericanos. Fácil de leer, atrayente y atractiva. Quizás exagere un poco al decir que me faltarían tantas páginas como ésta tiene para hacer una correcta alabanza de ella, pero la recomiendo encarecidamente. Después de tantos años sin publicar una novela, después de sus mejores éxitos – para mí sigue siendo insuperable la trilogía de Nueva York- tenemos una gran obra maestra que el tiempo sabrá poner en su sítio.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Escritor norteamericano nacido New Jersey el 03/02/1947, de familia judía de clase media de ascendencia polaca.Estudió en la Universidad de Columbia, literatura francesa, italiana e inglesa. Trabajó como traductor, articulista e, incluso, en un petrolero; también ha escrito y dirigido películas de cine como “Smoke” (1995) y “Blue in the face” con Wayne Wang; “Lulú on the bridge”(1998) y “La vida interior de Martin Frost” (2007), en la que actúa su hija Sophia, la sha dirigido en solitario.Es un escritor muy reconocido internacionalmente

  • Premio Morton Dauwen Zabel 1990 (Academia Estadounidense de las Artes y las Letras)
  • Premio Médicis 1993 (Francia) a la mejor novela de un autor extranjero por Leviatán
  • Independent Spirit Award 1995 al mejor guion original por Smoke
  • Premio Literario Arzobispo Juan de San Clemente 2000 (Santiago de Compostela) porTombuctú
  • Caballero de la Orden de las Artes y las Letras (Francia, 1992)
  • Premio del Gremio de Libreros de Madrid 2003 al mejor libro del año por El libro de las ilusiones
  • Premio Qué Leer 2005 que otorgan los lectores de esta revista por La noche del oráculo
  • Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006
  • Premio Leteo 2009 (León)
  • Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de General San Martín 2014

Sus obras principales, entre otras obras autobiogáficas, poesía, teatro y guiones cinematográficos, son:

  • La trilogía de Nueva York (The New York Trilogy): Ciudad de cristal (City of Glass, 1985), Fantasmas (Ghosts, 1986) y La habitación cerrada (The Locked Room, 1986). El palacio de la luna; La música del azar; Leviatán (Leviathan, 1992); El libro de las ilusiones (The Book of Illusions, 2002); 4 3 2 1 (4 3 2 1, 2017), trad. de Benito Gómez Ibáñez, Seix Barral, 2017

SINOPSIS EDITORIAL: El único hecho inmutable en la vida de Ferguson es que nació el 3 de marzo de 1947 en Newark, Nueva Jersey. A partir de ese momento, varios caminos se abrirán ante él y le llevarán a vivir cuatro vidas completamente distintas, a crecer y a explorar de formas diferentes el amor, la amistad, la familia, el arte, la política e incluso la muerte, con algunos de los acontecimientos que han marcado la segunda mitad del siglo XX americano como telón de fondo.

  • Nº de páginas: 960 págs.
  • Editorial: SEIX BARRAL
  • Traducción: Benito Gómez Ibañez
  • ISBN: 978843223289

 

 


1 comentario

“It”, de Stephen King: los monstruos de la infancia también crecen con nosotros.


“Pero en realidad es la fe la que alimenta a los monstruos, ¿no? Me veo llevado irresistiblemente a esta conclusión: el alimento puede ser vida, pero la fuente de poder es la fe, no la comida. ¿Y quién más capaz de un acto de fe más absoluta que un niño?” S.K.

Poco se pude decir de Stephen King que no se haya dicho ya, sobre su vida, su infancia y su obra, incluso por él mismo, en su autobiografía “Mientras escribo ”, igualmente recomendable para adentrarse en su peculiar mundo literaria.

Aprovechando la novedad de la reciente adaptación cinematográfica de la novela “It”, me decidí a releer esa extraordinaria novela; quizás la mejor de toda su producción, con permiso de obras maestras como “El resplandor”, “Apocalipsis” o la monumental serie de “La torre oscura”

Cuando hablamos de King evocamos, sobre todo, a otros grandes genios del terror sobrenatural, como H.P. Lovecraft o Poe. Y definitivamente, lo encumbramos a las más altas cimas de la literatura contemporanea coincidiendo, hoy en día, en mi opinión, tanto la crítica literaria con la más fervorosa afición. Si bién no siempre fue tan bien considerado a nivel de crítica literaria, su extensa y prolífica obra ha ido consolidando un estilo que ha acabado por vencer las reticencias de la gente “experta y entendida”, ratificando el juicio y reconocimiento de un público que siempre le fue fiel y devoto.

Ciertamente, leyendo esta gran novela, no me cabe ninguna duda sobre la certeza de dichas afirmaciones.

A lo largo de más de 1200 páginas, el autor norteamericano evoca toda una época: su infancia durante los años 50 y 60. Y sabe recrear magníficamente la psicología infantil, los lazos que se forjan en esos años, los miedos infantiles, las ilusiones, los juegos, las certezas aún inmaduras y todo ese mundo que alguna vez vivimos y que ya pasó. Y lo hace extraordinariamente; Stephen King rescata del olvido el mundo de la infancia que yacía enterrado en el tiempo y sofocado por “las verdades” de la edad adulta.

La novela es un viaje iniciático, un afloramiento a la madured de sus protagonistas, y a la vez un retorno, un círculo que se cierra, una vuelta a la infancia perdida desde una edad adulta, carente de los valores esenciales de la vida que todo niño conoce. Conceptos puros, inmaculados, sin matices, íntegros que con el tiempo vamos cuestionado, adaptando, contemporizando y orillando en el río de las urgencias y necesidades cotidianas: la risa sincera, pura y límpia que da paso a una mueca irónica y a un humor más sofisticado pero no menos fatuo e insustancial.

Suele ser muy facil especular y argumentar a posteriori sobre las intenciones del autor y el significado de su obra. De hecho, lo hacemos continuamente. Volcamos en una obra literaria nuestras propias obsesiones, atribuimos significados que solo surgen de nuestra interpretación y construimos un entramado de vanalidades de nuestra propia cosecha, muchas veces para lustrar y enlucir nuestra limitada visión del mundo.

Por ello, me resulta muy facil, y divertido, analizar y razonar el significado oculto de esta obra literaria.

Stephen King ha querido expresar el cambio dramático que sufrimos en el paso de la niñez hacia la vida adulta. El daño que sufre nuestra concepción infantil del mundo, plagada de fantasías, cuando se estrella con la realidad adulta, ciega frente a toda creatividad infantil. El salto necesario que todo adulto tuvo que dar para vivir una vida feliz y plena y, en su caso, la necesaria vuelta a la infancia para cerrar la heridas mal cicatrizadas (acoso escolar, maltrato, discriminacion, pobreza, abusos, ignorancia) y poder alcanzar la paz con uno mismo.

Los personajes principales, tanto los protagonistas, como los antagonistas, padecieron una infancia triste y atormentada, por distintos motivos. Sus propias circunstancias personales les llevaron a juntarse y a actuar frente a “Eso”, que forjó el vínculo entre sus vidas. Tanto el grupo de Los perdedores como el grupo de Henry Bowers, no tuvo realmente elección al actuar como lo hicieron. Y todos ellos fueron empujados por el ambiente maligno en el que estaban inmersos: “Eso”, como metáfora de todos nuestros terrores infantiles, nuestras debilidades, nuestros miedos más recónditos. Un mal que adopta cualquier forma adaptándose a la persona individual.

El tema de la novela es cautivador, inteligente e interesante. El desarrollo de la misma es muy adictivo, a pesar de su enorme tamaño, logrando que el lector desee que no acabe nunca. La técnica narrativa también es magnífica. Stephen King emplea con una maestría casi visual el “flashback”, las constantes digresiones desde el pasado, momento actual de la novela durante el que transcurre la trama principal, hacia el presente, que es el futuro en el tiempo de la novela, pero narrado también en primera persona y presente, dejando que la trama vaya discurriendo como un pequeño hilo de agua que, finalmente, aumentando de caudal, desemboca en la gran catarata final.

También destaca en la novela la profundidad y maestría en el tratamiento de los distintos caractéres psicológicos de los personajes. Todos ellos distintos, perfectamente diferenciados, coherentes, plagados de matices y muy bien trabajados.

El tratamiento de los personajes me recuerda mucho a los de las películas “The goonies” y “Stand by me”´, coetaneas con esta novela: un grupo de niños implicados en una aventura común, en la que afloran sus miedos, sus flaquezas y debilidades y también la fortaleza de sus personalidades, pero de la que salen reforzados, crecidos, maduros.

En resumen, “It” es una obra maestra que aporta muchas cosas al lector. Una novela que recomiendo leer y releer. Un saludo.

ENLACES DE INTERES: Como hay gente mucho mejor fan de Stephen King que yo y mucho más trabajadora, no puedo dejar de recomendar la página Stephen King Wiki, donde se puede encontrar muchas referencias a la obra del autor. Tampoco puedo dejar pasar por alto la reseña que en dicha página se hace de esta obra, mucho más completa y trabajada que la mía (todo hay que decirlo) y en especial la parte final dedicada a las “curiosidades” sobre “It”, que son muchas y muy interesantes.

BIOGRAFIA: Escritor estadounidense (Portland, EEUU, 1947). Prototipo del escritor de literatura de terror. Superventas. Uno de los escritores cuyas obras han sido las más adaptada al cine: Los chicos del maíz (1978);  El misterio de Salem’s Lot (1975); La zona muerta(1979), Christine (1983), Ojos de Fuego(1980), Cujo (1981) y Pet Sematary (1981), El ciclo del hombre lobo (1984), La mitad oscura (1989), Misery (1989), Needful Things (Cosas indispensables, 1991), Eclipse total (Dolores Clairborne, 1992) y La milla verde (1996),  El Resplandor (1977) fue llevada a la gran pantalla por Stanley Kubrick en 1980,  La danza de la muerte (1978), Eso (It, 1986), Los Tommyknockers (1987) y La tormenta del siglo (1999). Su prolijidad (sí, existe esa palabra, lo he consultado en la RAE) le llevó incluso a publicar bajo pseudónimo de Richard Bachman, ascendiendo rápidamente, en igual medida, a las listas de superventas: Rabia (1977), La larga marcha (1979), Roadwork (1981) y El corredor (1982), que también fue llevada al cine posteriormente. Recientemente, pese a haber anunciado en el año 2000 su intención de abandonar la literatura, ha abordado la temática de la novela de suspense con Mr Mercedes (2014) con notable exito y acogida por parte del público. Por otro lado, en 2013 publicó la segunda parte de su novela más señera, El Resplandor, titulandola, Dr. Sueño (2013).

SINOPSIS EDITORIAL: ¿Quién o qué mutila y mata a los niños de un pequeño pueblo norteamericano? ¿Por qué llega cíclicamente el horror a Derry en forma de un payaso siniestro que va sembrando la destrucción a su paso? Esto es lo que se proponen averiguar los protagonistas de esta novela.

Tras veintisiete años de tranquilidad y lejanía una antigua promesa infantil les hace volver al lugar en el que vivieron su infancia y juventud como una terrible pesadilla. Regresan a Derry para enfrentarse con su pasado y enterrar definitivamente la amenaza que los amargó durante su niñez. Saben que pueden morir, pero son conscientes de que no conocerán la paz hasta que aquella cosa sea destruida para siempre.

Foto It (Eso)

  • Editorial: DEBOLSILLO
  • ISBN/ASIN: 9788497593793
  • Traductor: EDITH MARTA ZILLI NUNZIATI


1 comentario

“la séptima función del lenguaje”, de laurent binet: el humor nunca estuvo reñido con la inteligencia, sólamente se dieron un tiempo.


La teoría de los <speech act> que establece que el habla es tambien un acto, es decir, que quien hbla actua al mismo tiempo que habla, implica un presupuesto que Derrida rebate: la intencionalidad. A saber: que las intenciones del hablante preexisten en el discurso y estan perfectamente clara para el loc utor como para el destinatario (admitiendo que el destinatario esté claramente identificado)” L.B.

Mal empieza la reseña de esta novela si me urge precisar que cualquier comentario sobre la misma debe repasar, necesariamente, un extenso glosario de términos filosóficos, lingüísticos y antropológicos tales como estructuralismo, posestructuralismo, semiología, semiótica y lenguaje.

Peor lo puedo llegar a poner si, además, me arrancara con un breve excurso (o no tan breve) sobre los personajes históricos que se pasean por la trama de la novela, con mayor o menor protagonismo, relacionados con el esplendor francés de mayo del año 1968 (ese Mayo del 68) y las tensiones (intelectuales) surgidas a raíz de la revuelta posestructuralista instigada por las revisiones de Derrida, Foucault, Deleuze; otros intelectuales y filósofos del panteón francés, Bernard Henry Levy, Lacan, Althouser; o con semiologos como Umberto Eco; lingüistas como Pierce, Jakobson, Austin o Searle; filosofos como Todorov, Kristeva; y políticos (que también salen), como De Gaulle, Giscard, Miterrand, Fabius, y un largo etcétera.

Afortunadamente para ambos (para tí, como lector, y para mí, como sufriente reseñador) mi absoluta ignorancia sobre el tema de la semiología, nos va a aliviar de la carga de adentrarnos en un tema tan árido y centrarnos exclusivamente en la calidad literaria de esta obra, sin mayores implicaciones ni referencias.

Sobre la base de una anécdota histórica, se construye una novela inteligente, ingeniosa y terriblemente divertida, en la que la realidad se fusiona con la ficción: la muerte por accidente del semiologo Roland Barthes, en circunstancias extrañas (elemento real de su biografía), enmascara una conspiración a escala global para acceder al secreto de la función performativa del lenguaje que permitiría a la casta política cercana a Miterrand perpetuarse en el poder utilizando una arma tan poderosa como el lenguaje.

El título de la novela hace referencia a la enumeración de las seis funciones del lenguaje realizada por Roman Jacobson (función representativa, expresiva, apelativa, metalingüística, estética y relacional), las cuales fueron ampliadas por el autor americano J L Austin con una función “performativa”, que consiste en la capacidad del lenguaje de convertirse en acciones y transformar la realidad, mediante algunas expresiones como, por ejemplo, “queda inagurado este pantano” u “os declaro marido y mujer”.

La busqueda de la clave de esta séptima función del lenguaje, que se sospecha portaba consigo Roland Barthes en el momento de su muerte, es la que llevan a cabo los dos protagonistas de la novela: un arisco inspector de polícía y un joven profesor de semiótica que, al modo de Sherlock Holmes y Watson, van intentando desentrañar una conspiración internacional en la que se mezcla un extraño círculo de polemistas, el servicio secreto búlgaro, un grupo de japoneses y una inumerable cohorte de intelectuales, faranduleros y políticos.

El estilo de la novela es ágil y desenfadado, con una enorme carga paródica y esperpéntica que hace recordar, sin pretender equipararlas, a la novela de J.Kennedy Toole, “La conjura de los necios”.

Las constantes alusiones a la semiótica, dado el hilo conductor de la trama, no se hacen pesadas en absoluto ni ahuyentarían a un potencial lector ajeno al asunto . Más bien, como es mi caso, pueden despertar la curiosidad intelectual y favorecer el que se indague un poco más en la cuestión, sobre todo intentando espurgar cuánto de ficción y cuánto de realidad hay en la obra. Si hacemos caso del autor, muchas de los parlamentos y diálogos de los personajes históricos son citas de sus propias obras, artículos y entrevistas. 

Poco más puedo decir sobre esta novela. Ciertamente, mi análisis se ha quedado corto, muy corto. Pero no así mi entusiasmo a la hora de recomendarla. Ya sentiría que mi incapacidad para desentrañar toda su belleza, ingenio y valor, fuera causa para desincentivar y desmotivar a otros sobre su lectura.

Un saludo

RESEÑA EDITORIAL: El 25 de marzo de 1980, Roland Barthes muere atropellado. Los servicios secretos franceses sospechan que ha sido asesinado y el inspector de policía Bayard, un hombre conservador y de derechas, es el encargado de la investigación. Junto con el joven Simon Herzog, profesor ayudante en la universidad y progresista de izquierdas, inicia una pesquisa que os llevará a interrogar a figuras como Foucalt, Lacan o Lévy… y a descubrir que el caso tiene una extraña dimensión mundial.

BIOGRAFÍA: Escritor francés, nacido el 19 de julio de 1972 en París. Es autor de la novela HHhH, premio Goncourt a la primera novela. Lo escueto de su biografía no hace justicia a la largueza de su talento como escritor. Esperaremos su tercera novela con ánsia y con cierta expectación. 

  • Traducción: de Adolfo García Ortega.
  • Editorial: Seix Barral.
  • 448 páginas.
  • ISBN: 9788432229619


Deja un comentario

“el misterio de salem´s lot”, de stephen king: hay otra forma de oscuridad, ominosa y fría.


“En torno de todos ellos, la bestialidad de la noche alza el vuelo con sus alas tenebrosas. Ha llegado la hora de los vampiros.” S.K.

Se acaba el verano y empieza el otoño y, como dicta nuestra tradición (y el Corte Inglés), celebramos en mayor o menor medida esta transición. Bien desde una perspectiva pagana, religiosa, comercial, alternativa o tradicional, todos tenemos algo que decir de esta fiesta. Samhain, Santa Compaña, Equinoccio de Otoño, Solsticio de Otoño, Cornucopia, Fiesta de Avalon, Festival de Dionisio, Casa de la Cosecha. Marea de la Cosecha, Noche del Cazador, Acción de Gracias de las Brujas, Otoño, Misa de Santos, Marea de Santos, El día de los Muertos, Día de Todos los Santos. Calabazas, Esqueletos, Megalitos, Sangre, Castañas, Jengibre, Muertos y Vampiros. Simbolos todos ellos de la comunicación con los muertos. Cuando una puerta se abre, lo hace por los dos lados. Este es el mansaje final. Una delgada barrera separa nuestra realidad de la otra realidad inmaterial, espiritual y fantasmal, y para que todo siga igual, debemos para un peaje, un intercambio. Truco o trato.

Por seguir la tradición de miedo y horror (literarios), he emprendido la lectura de esta novela publicada en 1978 por un autor, ya conocido entonces por el éxisto de Carrie (1974), que se ha consagrado como el gran autor norteamericano contemporáneo de novelas de terror y misterio (ciertamente, poco hay que decir ya de Stepehn King).

La temática del vampiro ha sido abordada en la literatura desde hace mucho tiempo, principlamente por el romanticismo inglés de inicios del siglo XIX, por autores como Byron o Polidori, u otros, como Sheridan Le Fanu y, magistralmente, por un autor bastante posterior como Bram Stoker y su Drácula (1897), que refunde, refunda y redefine el arquetipo, marcando el camino a toda la iconografía que le seguirá, no siendo superado por ella, salvo excepciones notables, que al menos le igualan, como Matheson (Soy leyenda), George RR Martin (el sueño del Fevre), Anne Rice (Entrevista con el vampiro), Tim Powers (la fuerza de su mirada) y, la novela que nos ocupa, “El misterio de Salem´s Lot”.

A pesar de ser una novela temprana, ya se percibía en ella ciertas características propias de estilo de Stephen King que ha ido consolidando a lo largo de su extensa bibliografía. Yo destacaría, sobre todo, ese especial engranaje que crea entre la realidad cotidiana y el horror sobrenatural, de tal manera que ambos llegan a coexistir e interactuar en la trama de la novela, ganadose la aceptación, tanto del lector como de sus propios personajes, con una  sorprendente facilidad. El propio autor ha dicho en numerosas ocasiones que el terror en sus novelas y relatos no surge sorpresivamente sino que lo va sembrando a lo largo de la novela hasta que florece en un apoteosis de horror, terror y sangre, no menos espectacular por esperado y previsible.

El relato se desarrolla en el ambiente urbano de una pequeña población norteamericana, en medio de cualquier lugar, la típica población de paso, con su estación de gasolina, su iglesia, su tienda, su pensión, su puesto de policía, su cementerio y su pub. Se me olvidaba, también su enorme caserón abandonado.

No quiero anticipar la trama, aunque a estas alturas, pasados ya cuarenta años desde que fue escrita, es harto conocida la esencia de su ambiente, que se ha convertido en lugar común de toda novela de vampiros.

La novela se nos presenta como un relato retrospectivo de unos hechos ya ocurridos. Aunque la narración se inicia temporalmente en un punto intermedio entre el principio y el final de la acción relatada, el tratamiento de la historia va progresivamente creciendo en interés a medida en que el autor nos va presentando a los personajes protagonistas, definiendo y perfilando sus caractere sobre la marcha.

En un momento dado de la trama, el relato costumbrista (que puede aburrir a alguno) va tornándose un poco más oscuro. La propia incredulidad de los personajes frente a los hechos que se desarrollan va pareja al escepticismo del lector, que es consciente de lo irreal del asunto. Pero cuando “empieza el lío”, ahí queda definitivamente enganchado y, pese a preveer el final, es cuando decide continuar con la lectura.

Protegido por el propio texto impreso, a estas alturas ya he perdido mi capacidad de susto respecto del texto escrito. Puedo tranquilamente afirmar que no me asuta nada de lo que leo. Por eso no puedo, sinceramente, opinar sobre una cuestión para la que no estoy capacitado.

Por otro lado, fascinado como quedé con la novela “It”, todas las demás obras que he leído de Stephen King me parecen inferiores. Por eso no puedo decir que esta novela me haya cautivado. Sin embargo, si es una buena novela, mucho mejor que la mayoría y por ello totalmente recomendable. Creo yo que, sobre todo, para aquellos lectores aun no familiarizados con S. King. 

Me despido ya, como manda la tradición, en esta noche previa a la de Difuntos, citando al Tenorio:  “Clamé al cielo, y no me oyó.Mas, si sus puertas me cierra,de mis pasos en la Tierra responda el cielo, no yo”.

Un saludo.

 

 

 

SINOPSIS EDITORIAL: Veinte años atrás, por una apuesta infantil, Ben Mears entró en la casa de los Marsten. Y lo que vio entonces aún recorre sus pesadillas. Ahora, como escritor consagrado, vuelve a Salem’s Lot para exorcizar sus fantasmas. Salem’s Lot es un pueblo tranquilo y adormilado donde nunca pasa nada, excepto la antigua tragedia de la casa de los Marsten. Y el perro muerto colgado de la verja del cementerio. Y el misterioso hombre que se instaló en la casa de los Marsten. Y los niños que desaparecen, los animales que mueren desangrados. Y la espantosa presencia de Ellos, quienesquiera que sean Ellos.

BIOGRAFIA: Escritor estadounidense (Portland, EEUU, 1947). Prototipo del escritor de literatura de terror. Superventas. Uno de los escritores cuyas obras han sido las más adaptada al cine: Los chicos del maíz (1978);  El misterio de Salem’s Lot (1975); La zona muerta(1979), Christine (1983), Ojos de Fuego (1980), Cujo (1981) y Pet Sematary (1981), El ciclo del hombre lobo (1984), La mitad oscura (1989), Misery (1989), Needful Things (Cosas indispensables, 1991), Eclipse total (Dolores Clairborne, 1992) y La milla verde (1996),  El Resplandor (1977) fue llevada a la gran pantalla por Stanley Kubrick en 1980,  La danza de la muerte (1978), Eso (It, 1986), Los Tommyknockers (1987) y La tormenta del siglo (1999). Su prolijidad (sí, existe esa palabra, lo he consultado en la RAE) le llevó incluso a publicar bajo pseudónimo de Richard Bachman, ascendiendo rápidamente, en igual medida, a las listas de superventas: Rabia (1977), La larga marcha (1979), Roadwork (1981) y El corredor (1982), que también fue llevada al cine posteriormente. Recientemente, pese a haber anunciado en el año 2000 su intención de abandonar la literatura, ha abordado la temática de la novela de suspense con Mr Mercedes (2014) con notable exito y acogida por parte del público. Por otro lado, en 2013 publicó la segunda parte de su novela más señera, El Resplandor, titulandola, Dr. Sueño (2013).

logo Stephen King

  • Título: El misterio de Salem’s Lot
  • Autor (es): Stephen King
  • Traductor: MARTA ISABEL GUSTAVINO CASTRO
  • Sello: DEBOLSILLO
  • Formato, páginas: BOLSILLO, 528
  • ISBN: 9788497931021


4 comentarios

“la verdad sobre el caso de Harry Quebert”, de joel dicker: pero… las capas de la cebolla, también son cebolla, ¿verdad?


“La verdad no cambia nada de lo que puede uno sentir por otro. Es el gran drama de los sentimientos.” J.D

Dice el refrán que el tiempo lo cura todo y, ciertamente, lo que no cura, o sobrevive o muere.

Con la literatura esta pasando hoy en día que cada novedad editorial tiene un corto recorrido vital. Cada “best seller” deslumbrante que hace aparición es como una luciernaga en la oscuridad de la noche que tiene un tiempo muy corto de vida, de brillo y resplandor  y que, pronto, es sustituido por otra “nueva figura emergente en el panorama literario”, para ser sumido en el olvido del consumo voraz y acelerado. La avidez de la industria es tal que ya no solamente nos abruman con novedades y lanzamientos semanales sino que autores recientes, de apenas unos pocos años, son convertidos en “clásicos modernos” por el mero hecho de permanecer aún en el catálogo.

La irrupción en el mercado de las nuevas tecnologias, la edición digital, la lectura online, twitter, instagram, facebook, whatsapp, etc, han acrecentado esta sensación de fugacidad, esa cualidad de lo efímero que ha alterado, incluso, nuestros hábitos lectores: se reduce la cantidad de palabras que podemos leer, se reduce el tiempo de lectura a apenas unos párrafos esquematicos, se premia con el Nobel a un “poeta” moderno que no publica literatura sino música. Todo nos lleva a un consumo inmediato y a un abandono inmediato también. Nuestra memoria de corto alcance se satura con conceptos, argumentos y formas literarias en permanente cambio y mutación y nos encontramos, a veces, desorientados en esa selva literaria, bloqueados y sin saber que camino tomar.

Y siempre aparece al rescate un nuevo escritor, joven, triunfador, exitoso, que nos ayuda a salir de la confusión y nos ofrece la posibilidad de leer su novela. Y sentirnos agradecidos de haber encontrado un nuevo entretenimiento, producto de consumo de alivio intelectual, al igual que el resto de los dos millones de lectores que nos precedieron.

En el caso que nos ocupa, podría ser así con Jöel Dicker y la novela “la verdad sobre el caso Harry Quebert”, pero no lo es en absoluto. Sí, es un best seller. Sí, nos lo han vendido como una novedad literaria inesperada. Sí, todo el mundo habla de él y esta de moda. Pero, sí, sí, también es una buena novela. Esta vez, la gran mayoría de la gente que la ha leido (además de haberla comprado) y ha opinado sobre ella, ha acertado.

Cuatro años despues de su publicación en Francia, tres desde su aparición en España, es tiempos suficiente para poder apreciar, desde la distancia, si las críticas recibidas lo fueron por mera especulación comercial, por el seguidismo del momento o por una crítica autentica sobre la calidad de la novela. En mi opinión, las críticas favorables fueron acertadas. O al menos coinciden con mi propio criterio.

Me gusta de esta novela, sobre todo, el desarrollo de la trama en tres tiempos históricos. El presente de la acción, el pasado inmediato y un lejano y oscuro pasado que se pretende iluminar. La madeja que se va desenredando, poco a poco, por la tozuda y sistemática investigación del protagonista y cuyo desenlace se va desentrañando con una dosificación acertada de la información. El juego temporal posibilita contrastar y reunir todas las piezas de la intriga que cada personaje va ofreciendo al protagonista y, permitirno, así, junto a él, reconstruir una realidad distinta de la que cada uno creía haber obtenido por sí mismo.

Me ha gustado, en igual medida, el tratamiento de cada personaje. Los matices con los que el autor va recreando sus distintas personalidades, tan complejas como nosotros mismos, tan contradictorias, con sus miedos, sus bajezas, sus ilusiones, sus esperanzas y desesperanzas. Al igual que las capas de la cebolla, vamos descubriendo poco a poco que la verdad, no es una verdad absoluta (nunca lo es), sino que se compone de muchas otras verdades y mentiras, conscientes e inconscientes, que nos contamos a nosotros mismos y que contamos a los demás.

Respecto del tratamiento del lenguaje, también me ha gustado. Lejos de ser un estilo vulgar, rápido, fácil y típico de los best seller, mi opinión es que es auténtica literatura (si es que eso existe y yo alguna vez he sido capaz de reconocerla). Como toda obra traducida, deberíamos agradecer al traductor que el tono de la narración sea ágil, comprensible, moderadamente formal sin incurrir en extravagancias cultistas, con diálogos creibles y eficaces y, en general un estilo descriptivo, reflexivo e intimista cuando debe serlo y buen conductor de la acción y la intriga, aunque alejado de la clásica novela de suspense, que no lo es.

Para concluir, puedo añadir que despues de tres años, yo también recomiendo “la verdad sobre el caso Harry Quebert”. Los que hayais esperado hasta ahora para leerlo, por fín podis hacerlo con toda tranquilidad. Me lo agradecereis.

Un saludo. 

JOËL DICKER: Escritor suizo francoparlante, 16/06/1985 en Ginebra, parte francófona de Suiza, hijo de una bibliotecaria y un profesor de Francés. A los 19 años tomó clases de actuación en la escuela de Drama en el Cours Florent en París. Estudiór Derecho en la Université de Genève, graduándose en 2010.

En 2012 publicó “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, novela que fue galardonada con el Premio Goncourt, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa.  Otras obras son 

Con 10 años de edad, Dicker fundó La Gazette des Animaux (La revista de los animales), una revista acerca de la naturaleza, y que dirigió por siete años. Gracias a su trabajo en esta revista, recibió el Prix Cunéo a la Protección de la Naturaleza, y fue nombrado “Editor en jefe más joven de Suiza” por el Tribune de Genève.

En Septiembre de 2012 se publicó La Vérité sur l’Affaire Harry Quebert (La verdad sobre el caso Harry Quebert), una novela que ha sido traducida a 33 idiomas y que ha sido reconocida con el Grand prix du roman de l’Académie française en 2012.

En Enero de 2012 publicó “Los últimos días de nuestros padres” y en 2016 “El libro de los Baltimore”. 

SINOPSIS EDITORIAL: Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policíaca cuya experiencia de lectura escapa a cualquier intento de descripción. Intentémoslo:
Una novela de suspense a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire.
En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor -Harry Quebert, autor de una aclamada novela- y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado y acusado de asesinato al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín.
Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras busca demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.

La verdad sobre el caso Harry Quebert (Joël Dicker)-Trabalibros

  • Nº de páginas: 672 págs.
  • Traducción: Juan Cárlos Duran romero
  • Editorial: ALFAGUARA
  • ISBN: 9788420414065


Deja un comentario

“1984”, de george orwell: nos merecemos el futuro que hemos osado invocar.


“La guerra es paz. La libertad es esclavitud. La ignorancia es fuerza.

El poder no es un medio; es un fin en si mismo

Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro

Ya estamos suprimiendo los hábitos mentales que han sobrevivido de antes de la Revolución. Hemos cortado los vínculos que unían al hijo con el padre, al hombre con otro y al hombre con la mujer. Nadie se fía ya de su esposa, de su hijo, ni de un amigo. Pero en el futuro no habrán esposas ni amigos. Los niños se les quitarán a las madres al nacer, como se les quitan los huevos a la gallina cuando los pone. El instinto sexual será arrancado donde persista. La procreación consistirá en una formalidad anual como la renovación de la cartilla de racionamiento. Suprimiremos el orgasmo. Nuestros neurólogos trabajan en ello. No habrá lealtad; no existirá más felicidad que la que se debe al Partido, ni más amor que el amor al Gran Hermano” G.O

Los años 80 fueron años de recrudecimiento de la Guerra Fría y de la amenaza nuclear. Guerras, desastres naturales, revoluciones sangrientas, asesinatos y magnicidios, hubo de todo y de todo lo peorcito que podía haber.

Sin embargo, también fue la década del definitivo deshielo. Del agotamiento y consunción del modelo político y económico soviético; una utopía irrealizable que tuvo como consecuencia, junto con el gemelo régimen comunista chino, la eliminación de millones de personas, por la guerra, la inanición, el asesinato y la represión política.

Concretamente el año 1984, homónimo de la estupenda novela de George Orwell, fue el año de la publicación de otra extraordinaria novela, “La insoportable levedad del ser”, de Milan Kundera, crítica con el régimen comunista checo, pero con un toque filosófico existencialista que supo conectar con las inquitudes de aquella generación de personas a las que iba dirigida. También fue el lanzamiento de los discos icónicos de dos grandes estrellas del Pop y Rock: “Like a virgin” de Madonna y “Born in the USA” de Bruce Springsteen (tan solo por ello, merece la pena ser recordado ese año 1984). Cómo nó!, ese año fue el lanzamiento de la película basada en la novela, protagonizada magistralmente por John Hurt.

Ciertamente, a la vista de la innumerable información que existe sobre la obra de Orwell, mucho más erudita y precisa que la mía, esta reseña no pretende ser un estudio detallado sobre la novela. No me siento capacitado para ello, fuera de saber apreciar la perfección de su estructura, la genialidad de su innovación y la fuerza de su mensaje, a la vez que la amenidad de su argumento y el atractivo de su tratamiento literario. Tampoco pretende ponderar las virtudes de la obra literaria en sí. Ni siquiera incentivar su lectura. Poco puedo aportar en ese sentido que no haya sido ya intentado por otros, y que no haya conseguido la obra por sí misma.

Sin más, quizas, pretendo con esta reseña aportar una reflexión personal sobre el significado y valoración ética de la novela 1984. Ética, filosófica, que no ideológica o política.

Aunque las previsiones premonitorias de Orwell no se cumplieron, al menos no en los términos imaginados por el novelista, si es cierto que la sociedad occidental no ha solventado nunca ese precario equilibrio entre la libertad y la seguridad, inherente creo yo, a la condición humana: el riesgo de sucumbir al vértigo de la responsabilidad de una eleción libre y voluntaria o caer en el abandono complaciente de la dejación de nuestros derechos a cambio de un inmediato e ilusorio bienestar (“panem et circenses”). El conformismo y el sometimiento a la autoridad que fue estudiado por el psicologo Erich Fromm como mecanismo de huída de las personas frente al miedo que provoca la libertad.

La importancia y significación de la novela 1984 de Orwell, junto con la estupenda sátira “La rebelión en la granja”, radica en que desveló los mecanismos de la represión y manipulación del régimen totalitarista soviético (y con él, el de todo totalitarismo camuflado bajo el disfraz del patriotismo, del nacionalismo e, incluso, de la democracia) con el objetivo de influir no solo en la libertad de elegir de las personas sino, más allá aún, en la misma capacidad de pensar.

Orwell supo ver todos los instrumentos de control social de los que se sirve el poder para someter y sojuzgar al indefenso ciudadano individual: la generalidad de las medidas “excepcionales” en defensa de un hipotetico enemigo exterior y también de un enemigo interior, convenientemente aleatorio e indeterminado; la manipulación mediante la propaganda política y el sometimiento a consignas uniformadoras que diluyen el individuo y lo cohesionan en una masa informe siempre conducida y orientada al objetivo común; la permanente visibilidad y exposición al escrutinio general, que elimina no solo la discrepancia sino la mera voluntad de discrepar; la alteración del lenguaje se llega a la alteración de los mecanismos de pensamiento y con ello a la anulación de la voluntad de la persona y su conversión en un mero sujeto voluble y manipulable; la eliminación sistemática de toda costumbre y tradición, fundamento de la antigua sociedad que se pretende erradicar, y su sustitución por “lo nuevo”, “lo moderno”, “lo mejor”, sin otorgar al individuo el más mínimo derecho a elegir.

Tiene una gran vigencia en la actualidad el ejemplo orwelliano por cuanto que debemos ser muy cautos a la hora de someternos a la dictadura del lenguaje políticamente correcto que lo que hace es anular nuestra capacidad de pensamiento crítico en favor de campañas de acción controladas por intereses ajenos a los nuestros. Y se ha convertido en algo mucho más importante ahora que es dificil discernir donde se encuentra el peligro. Porque es obvio nuestro rechazo al genocidio, a la represión política, a la dictadura “visible”, pero nos encontramos expuestos a otras muchas influencias no detectables que, en defensa de valores como la “modernidad”, el “progreso”, “el bienestar de la mayoría”, ocultan una ofensa contra la libertad y contra la tolerancia. Independientemente del color político que las ampare.

La lectura de la novela de Orwell es imprescindible para percatarnos de las presiones invisibles a las que estamos sometidos. Yo la metería en la misma maleta que otras tantas obras universales como “la rebelión en la granja”, del mismo autor, “Un mundo feliz” de Aldoux Huxley, “Nosotros” de Zamiatin, “El proceso” de Kafka, “La naranja mecánica” de A. Burguess, “El cero al infinito” de A. Koestler y “Vivir” de Ayn Rand.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Eric Arthur Blair (Motihari, Raj Británico, 25 de junio de 19031, Londres, Reino Unido, 21 de enero de 1950), conocido bajo el seudónimo de George Orwell. Fue un escritor, periodista y ensayista británico, muy activo y comprometido políticamente, hasta el extremo de participar en la Guerra Civil española enrolado en las Brigadas Internacionales. De su experiencia en la guerra y la represión interna dentro de las filas comunistas llegaría a decir: «La guerra de España y otros acontecimientos ocurridos en 1936-1937 cambiaron las cosas, y desde entonces supe dónde me encontraba. Cada línea en serio que he escrito desde 1936 ha sido escrita, directa o indirectamente, contra el totalitarismo y a favor del socialismo democrático como yo lo entiendo».

Destaca en su obra su faceta periodística, con libros como “Homenaje a Cataluña” (Homage to Catalonia), sobre la guerra civil española, o “El camino a Wigan Pie” (The Road to Wigan Pier), que describe las pobres condiciones de vida de los mineros en el norte de Inglaterra. Igualmente destacan sus novelas “Rebelión en la granja” (Animal Farm), como alegoría de la corrupción estalinista de los ideales socialistas de la Revolución rusa, y 1984”, una visión distópica de la sociedad fuura bajo un régimen totalitario muy parecido el régimen estalinista.

RESUMEN EDITORIAL: En el año 1984 Londres es una ciudad lúgubre en la que la Policía del Pensamiento controla de forma asfixiante la vida de los ciudadanos. Winston Smith es un peón de este engranaje perverso, su cometido es reescribir la historia para adaptarla a lo que el Partido considera la versión oficial de los hechos… hasta que decide replantearse la verdad del sistema que los gobierna y somete.

1984

  • Título: 1984.
  •  Título original: Nineteen Eighty-four.
  • Autor/a: George Orwell.
  • Editorial: Debolsillo.
  • Traducción: Miguel Temprano García.
  • Año: 2013 (1949).
  • Páginas: 329.
  • ISBN: 9788499890944.


Deja un comentario

“el cristiano mágico” de terry southern: corriendo sin control y cuesta abajo.


“La mayor parte de los críticos, después de haber despellejado los dos primeros programas tildándolos de “tremendos coñazos”, se mostraron impávidos a la espera de ver en qué dirección soplaba el viento a partir de entonces” T.S.

“Grandioso”, “extraordinario”, “un ejercicio de genialidad extrema”… Cuando leo u oigo esos elogios desmesurados, siempre ejecuto ese acto reflejo de mirar hacia los lados, buscando ese charco que estamos a punto de pisar, el autobús que casi nos arrolla o la caca de paloma que amenaza nuestra inmaculada integridad.

¡Vamos!. Que mi naturaleza permanentemente recelosa me lleva a desconfiar de las alabanzas gratuitas como si fueran señales de peligro inminente.

En el caso que nos ocupa, después de haber leído “el cristiano mágico”, del autor americano Terry Southern, me acerco a las solapas del libro y releo la reseña editorial con perfecta estupefacción: “estamos ante uno de los libros más extravagantes, crueles y salvajes jamás escritos sobre América”.

Me vuelvo a la portada del libro y por más que busco o rebusco no encuentro justificación a tanta euforia ni a tanta generosidad crítica. ¿Estamos hablando de Mark Twain? ¿Groucho Marx, acaso? ¿o quizás, Ambrose Bierce, John Kennedy Toole, Woody Allen o, por irnos un poco más lejos, Mihail Bulgakov?

Porque, preferencias aparte, son esos autores los que yo asocio con las cualidades de extravagancia, ironía, humor ácido, inteligencia desatada y transgresora y excelentes cualidades literarias: El “diario de Adan y Eva”, las “memorias de un amante sarnoso” o “Groucho y yo”, el “Diccionario del Diablo”, “la Conjura de los Necios”, “El maestro y Margarita”, “Filosofía a mano armada” de Tibor Fisher. Pero no “el cristiano mágico”.

Por el contrario, la obra objeto de reseña, sin ser una obra menor, no cumple, ni de lejos, con lo prometido en la solapa del libro. Si es cierto que es divertida e inteligente. También cuenta con una buena caracterización del personaje principal. Pero, a mi juicio, se queda en una sucesión de escenas disparatadas, sin continuidad lógica ni cohesión interna. Un anecdotario ingenioso al modo de “el club de la comedia”, que acaba tan abruptamente como se inició.

Esto es lo que más me ha incomodado de esta obra. El inicio es ocurrente y atractivo, Un presentación “in media res” que el lector espera ver explicada más adelante (cosa que hace). Pero poco más se nos ofrece sobre las motivaciones del protagonista. Algo sabemos de su carácter, pero no nos explica sus orígenes y sus íntimas motivaciones. Y al fina, no hay final. Un abrupto precipio… y !ahí te quedas, mariposa!

Terry Southern, es un autor, para mí desconocido, que se ha demostrado un hábil, inteligente y mordaz guionista de cine y televisión. A la vista de sus trabajos y colaboraciones extraliterarias no me cabe duda de su valía. Pero las extrapolaciones y consideraciones críticas añadidas a esta obra me parecen sobrevaloradas.

Siempre que alumbro una crítica negativa me causa gran pesar por miedo a que mi propia ignorancia me haga ser osado y lenguaraz en perjuicio de una obra a cuya altura, quizás, mi pobre juicio no alcance. Pero a pesar de todo, me creo capaz, si no de ofrecer una reseña inteligente y bien fundada, por lo menos afrontar críticamente los comentarios y elogios desafortunados.

Puede que hayan sido las expectativas volcadas en la obra las que me hayan conducido a la decepción final. En cualquier caso, siempre recomiendo que cada uno forme su propia opinión. En este caso, apenas 150 páginas pueden haceros salir de la duda y contrastar pareceres con el mío. Con todo, quizás merezca la pena intentarlo.

Un saludo 

TERRY SOUTHERN (1 de mayo de 1924 – 29 de octubre de 1995) escritor norteamericano, guionista y ensayista que se codeó en a lo largo de su carrera con la vanguardia literaria de aquel momento.

En el París de los años 50 tuvo contacto con, Mason Hoffenberg (con el que co-escribió la novela Candy) o Mordecai Richler, con James Baldwin y con intelectuales franceses de la talla de Jean Cocteau, Jean-Paul Sartre o Albert Camus.

Durante 1954 y 1955 Southern conoció a dos de sus héroes literarios, William Faulkner y el autor de The Man With The Golden Arm, Nelson Algren, al que entrevistó para Paris Review en el otoño de.

Durante 1959 y 1960 conoció y trató a James Jones, William Styron, Norman Mailer, Philip Roth, H.L. Humes, Jack Gelber, el Aga Khan, Blair Fuller, Jules Feiffer, Jackie Kennedy, la actriz británica Jean Marsh, Gore Vidal, Kenneth Tynan y su primera esposa, Elaine Dundy, a través de los cuales Southern conoció al humorista Lenny Bruce.

En el verano de 1962 trabajó dos meses como editor suplente en Esquire.

En parte por recomendación de Peter Sellers, Stanley Kubrick le pidió a Southern que le ayudara a revisar el guion de Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb de 1964. 

En la segunda mitad de los años 60 trabajó en los guiones de una serie de películas “de culto”. Sus apariciones en este período incluyen The Loved One (1965), El coleccionista (1965), The Cincinnati Kid (1965), Casino Royale (1967), Barbarella (1967), Easy Rider (1968), El cristiano mágico (1969), y The End of the Road (1970).

Southern fue contratado por Michael O’Donoghue, el guionista jefe de Saturday Night Live para escribir para la temporada de 1981-1982 del programa de la NBC.

En abril de 1983 fue contratado para trabajar en una secuela planeada para Easy Rider y titulada Biker Heaven.

Southern consiguió un trabajo de profesor en el Laboratorio de Guionistas de Sundance en el verano de 1989. También colaboró en la preparación y publicación de las Blinds and Shutters, un libro sobre la fotografía de su difunto amigo Michael Cooper, editado por Perry Richardson y publicado en una edición limitada en 2000, con copias firmadas por Paul McCartney, Keith Richards, Sandy Lieberson y Allen Ginsberg.

Durante este tiempo, Southern se reunió brevemente con el cineasta canadiense David Cronenberg para discutir una posible adaptación de la novela de BurroughsNaked Lunch’ (que Cronenberg realizaría posteriormente), pero la reunión no tuvo éxito. Southern no volvió a tener participación en el proyecto. En noviembre de 1989 se entrevistó con Victor Bockris y los resultados fueron publicados en la revista Interview.

SINOPSIS EDITORIAL: Guy Grand es un millonario excéntrico (el último de los grandes derrochadores) decidido a crear desorden en el mundo y dispuesto a no escatimar gastos para conseguirlo. Tras una vida marcada por las bromas pesadas y los planes enloquecidos, su último objetivo consiste en probar su teoría acerca de que nadie puede resistirse al poder del dinero, y que, por conseguirlo, cualquiera haría lo que se le pidiera, por más degradante que fuese. En el universo de Guy Grand, todos tienen un precio, y él está dispuesto a pagarlo.
ISBN: 978-84-15130-39-0
Editorial: Impedimenta
Formato: 13 x 20 cm
Páginas: 152
Traducción: Enrique Gil-Delgado


Deja un comentario

“el ingenioso hidalgo don quijote de la mancha” de miguel de cervantes, adaptación de andres trapiello. cosas veredes que haran hablar a las piedras y digo más, aun a los humanos.


“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino.” M.C.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho un hidalgo de los de lanza ya olvidada, escudo antiguo, rocín flaco y galgo corredor. Consumían tres partes de su hacienda una olla con algo más de vaca que carnero, ropa vieja casi todas las noches, huevos con torreznos los sábados, lentejas los viernes y algún palomino de añadidura los domingos. El resto de ella lo concluían un sayo de velarte negro y, para las fiestas, calzas de terciopelo con sus pantuflos a juego, honrándose entre semana con un traje pardo de lo más fino” A.T.

Cuando eres un lector precoz y voraz, ya desde la infancia, es difícil responder a la pregunta sobre cómo incentivar la lectura en el niño. Cuando el ejercicio de la lectura es para ti tan natural como respirar, tan esencial como relacionarte con tus amigos y no tan importante como el comer o el dormir… ¿cómo incentivarías la lectura en el niño?

Yo no tengo una fórmula concreta. Desconozco la receta. Nunca lo supe, o nunca fui consciente de ello. Sí puedo afirmar, categóricamente, que tiene que ser un ejercicio voluntario. Para mí es inconcebible iniciar a alguien en la lectura obligándole a hacerlo. Es impensable e imposible.

Cualquier método que pretenda emplearse, debe hacerse sobre la base de la voluntariedad, la espontaneidad y lo lúdico. El niño debe querer acercarse al libro. Debe querer jugar de un modo libre y desenfadado con ese extraordinario “mecanismo” que es el libro.

 Otros caminos no conducen muy lejos. Es muy fácil crear aversión hacia cualquier actividad que requiera esfuerzo, concentración y voluntad. Y el buen lector sabe que la literatura exige esfuerzo de comprensión, análisis y reflexión.

Sólo existe una manera: que el propio niño acceda a la lectura por sí mismo. Que se implique en la búsqueda de su libro favorito. Que explore, que se adentre por sí mismo en la selva de los libros y vaya descubriendo el gusto a través de sus intereses y aficiones. Dejad que los niños se acerquen a los libros. Que los manipulen, que los apilen, que los cuenten y recuenten y construyan un castillo con ellos. Que sean su juguete… y que de vez en cuando se encuentren uno abierto y sientan la curiosidad de mirar sus páginas y dibujos… y un buen día descubran que tienen que robar horas al día para acabar ese libro.

Pasada la euforia de las efemérides de Cervantes, me asaltan estas mismas reflexiones, como todos los años cuando se celebra el día del libro.

No soy el único que se pregunta si es beneficioso o perjudicial para crear un hábito lector que se insista tanto en los beneficios y bondades de nuestra obra literaria más señera. Siempre surge la batalla entre partidarios y detractores de la idea de facilitar a los niños la lectura del Quijote. Parece paradójico, por el contrario, que siendo indiscutiblemente la mejor obra de la literatura en castellano (no por dogma, sino por sus extraordinarias cualidades literarias), aún existan tales dudas.

La polémica se vuelve, acaso, más extravagante y curiosa por cuanto que la inmensa mayoría de la población no lo ha leído. A lo sumo, una gran parte de la gente conoce las típicas escenas de los molinos de viento, el manteo de Sancho Panza y la fonda convertida en castillo. Y muchos de los que la hemos leído, ni la entendimos, ni la entendemos.

Hasta hace bien poco yo mismo no he sido consciente de la dificultad que su lectura entraña para cualquier lector novel o para cualquier persona de cultura media. Aunque ya existía la versión adaptada de Arturo Perez Reverte, con una orientación diferente, la versión “traducida al castellano” por el autor Andrés Trapiello ha conseguido desvelar el Quijote detrás del Quijote.

Mi curiosidad me llevó a empezar esta lectura comparándola, a la par, con la lectura de la obra original, , ahí descubrí cuan ardua y difícil puede ser la inmersión en un lenguaje arcaico y en desuso que te exige constantemente consultar las notas de pie de página o, directamente, un buen diccionario.

La obra de Andrés Trapiello despoja al Quijote original de muchas expresiones hoy desconocidas y obsoletas sin renunciar al estilo sutil, inteligente, impresionista, irónico y socarrón de la obra de Cervantes. Con un empleo de un vocabulario arcaizante pero no caduco, respetando el espíritu original, ha conseguido restaurar el tesoro del lenguaje que subyace en la novela cervantina.

Sin hurtarnos la obra original, ha realizado una magnífica labor de limpieza. Al igual que las pinturas de la Capilla Sixtina deslumbran hoy con su luz original después de la labor de reparación y conservación realizada, así reluce el Quijote de Cervantes con su vocabulario remozado, pulido y adecentado.

Andres Trapiello ha acercado el Quijote a nuestro tiempo y a nuestra cultura contemporánea. Nos ha permitido experimentar las sensaciones que cualquier otro lector foráneo ha podido gozar al poder leer la obra de Cervantes traducida a su idioma y, por ello, limpia y restaurada. Sólo así se explica el unánime reconocimiento a la obra de Cervantes por público que no conoce el castellano. ¿Por qué un lector inglés o alemán o francés podía disfrutar y gozar del Quijote? Porque su traducción a esos idiomas había pasado ya el filtro de la modernidad y su acceso a la obra se efectúa mediante el vehículo de un lenguaje comprensible.

La novela de Cervantes se puede leer con agilidad, de una manera amena y divertida, apreciando (ahora) la genialidad de su autor en la trama, la estructura, el estilo y el lenguaje.

Con el paso de los años podremos apreciar el enorme beneficio que esta nueva traducción habrá reportado a nuestra cultura, acercando el Quijote a los lectores jóvenes y no tan jóvenes. La recomiendo absolutamente como lectura inicial del Quijote, ántes que la obra original. 

Un saludo

BIOGRAFIA: Andrés Trapiello: prolífico escritor, poeta, novelista, ensayista y periodista. Ganador del Premio Nadal en 2003. Su obra novelística se compone, entre otras, de: La tinta simpática (1988), El buque fantasma (1992), La malandanza (1996), Días y noches (2000), La noche de los cuatro caminos. Una historia del Maquis. Madrid, 1945 (2001), Los amigos del crimen perfecto (2003, Premio Nadal. Premio a la mejor novela extranjera, Pekín 2005), Al morir don Quijote (2004, Premio Fundación Juan Manuel Lara a la mejor novela del año, 2005. Prix Européen Madeleine Zepter a la mejor novela extranjera, 2005), La seda rota (2006) (con fotografías de Juan Manuel Castro Prieto), Los confines, Destino, 2009, Ayer no más, Destino, 2012 (Elegida “mejor novela 2012” por los lectores de El País), El final de Sancho Panza y otras suertes, Planeta, 2014 (fuente: WIKIPEDIA)

  • Páginas: 1248
  • Idioma: Español
  • Publicación: 1615 (2015)
  • Editorial: Destino
  • Categoría: Narrativa
  • ISBN: 9788423349647


Deja un comentario

“reamde”, de neal stephenson. una (no mala) novela ni-ni.


“«¿Cómo podemos hacer que dos grupos luchen, que compitan? Ya sé, haremos que uno sea el Bien y el otro sea el Mal.» Exactamente lo que cabría esperar de un comité ejecutivo.” N.S.

¿Por qué empezar esta reseña justificando el título de la misma?. Básicamente, para no cometer el mismo error en que, a mi juicio, incurre la editorial Nova al redactar la sinopsis de la contratapa de su novela.

Anticipo que la novela, como tal, me ha gustado. No es que sus mil páginas merezcan una segunda lectura, pero sí se dejan leer y además tiene momentos interesantes y adictivos, por más que su final “feliz” se vaya anticipando y resulte totalmente predecible mediada la novela.

Creo que es una novela “ni-ni” porque ni es un tecnothriller ni es una novela distópica. Ni siquiera es una novela de ciencia ficción, o algo parecido. Puestos a encontrar la etiqueta adecuada, yo diría que es una novela de acción con un trasfondo de actualidad contemporanea.

Las etiquetas son elementos básicos de información que nos permiten clasificar una especie, jerarquizando los conceptos y permitiéndonos llegar a una mejor definición de los mismos mediante su categorización. Por ello, una etiqueta errónea nos lleva a un concepto erróneo o a una apreciación equivocada.

En el caso que nos ocupa, mi parecer es que esta novela no se asoma ni de lejos a un tecnothriller, a menos que entendamos como tal a toda novela en la que la tecnología esté presente. En este caso existe una referencia clara a los videojuegos “on line”, pero ni mucho menos nos abre la mente a una realidad tecnológica innovadora ni nos ofrece detalle técnico alguno sino que, más bien, revela algunos detalles de los entresijos administrativos de una gran corporación multinacional del videojuego y las maniobras necesarias para coordinar a los distintos departamentos para sacar adelante un proyecto. El mundo del video-juego esta tan presente en nuestra sociedad actual como lo pueda estar el mundo de los viajes en avión privado, el de navegación fluvial, o la (siempre viva) polémica sobre la autorización a los ciudadanos a portar armas (por poner algún ejemplo que se desarrolla en la novela).

Para un lector interesado, la novela “ready player one” de Ernst Cline si que se puede considerar un buen ejemplo de ciencia ficción basada en el mundo de los videojuegos, incorporando a la trama el concepto de realidad virtual llevado al extremo. La presente novela tienen más semejanzas con la obra “el cuarto protocolo” de Forsyth, puesto que el grueso de la trama se compone de la típica “búsqueda al terrorista” más que con cualquier contenido propio de una obra de ciencia ficción.

La editorial, especializada en obras de ciencia ficción, pretende colocar un producto que no es ciencia ficción, por mucho que su autor sea un reconocido escritor del género. Flaco favor se hace tanto al género como al autor, distorsionando el sentido de su obra con un encasillamiento simplista e interesado.

Así con todo, ya apuntaba al principio de la reseña que la novela si merece la pena. Aunque no debemos caer en la trampa que nos ha tendido el marketing editorial.

A mi juicio, es una novela entretenida. Su argumento trata sobre la realidad de la amenaza terrorista para las sociedad contemporánea, bien sea aquella de tipo “yihadista”, como es el caso, o cualquier otra. Trata también, aunque tangencialmente, sobre ese fenómeno tan peculiar a nuestros ojos como es el del movimiento “preparacionista” o “survivalistas” (prepper or survivalist) americano y el posicionamiento existencias (radical) de una parte d ela población ante el eminente advenimiento del apocalipsis (soviético-nuclear, en la guerra fría; yihadista, después del 9-11 o 11-S; incluso maya, en el 2012). Mezcla ingredientes como la mafia rusa, la represión china, la permeabilidad de las fronteras, la colaboración entre las agencias de inteligencia americana, rusa, china y canadiense y el amor “a primera vista” en la aldea global. 

Sus muchas páginas permiten al autor elaborar un argumento muy completo, con muchos elementos interesantes. Ofrece también una escritura amena, que no se dispersa en nimiedades, aunque profundiza en algunos detalles interesantes. Aunque también elabora la personalidad de los protagonistas principales (Richard y su sobrina Zula) y los secundarios, yo he tenido la sensación de que podían superponerse unos sobre otros sin apenas diferencias. Lo peor es la previsibilidad del final y lo absurdo  y forzado de las relaciones amorosas entre los personajes, conducidos todos ellos a un final feliz que yo creo que sobraba.

Un saludo.

NEAL STEPHENSON: Neal Town Stephenson, nacido en 1959, es un escritor norteamericano y diseñador de video-juegos. Sus novelas se enmarcan dentro del género de la ciencia ficción, ficción histórica, ciberpunk y postciberpunk, abordando variados temas como las matemáticas, criptografía, filosofía, la moneda, la historia de la ciencia, los videojuegos. Obtuvo un Premio Hugo en 1996 por obra “la era del diamante”. Ha cosechado también varios Premios Locus en el año 2000 y 2005 y en 2004 el premio A.C.Clark. Alguna de sus obras son: The Big U (1984), Zodiac (1988), Snow Crash (1992), Interface (1994),  The Diamond Age: or A Young Lady’s Illustrated Primer (1995), Cryptonomicon (1999, Quicksilver (2003), volume I:  The Confusion (2004 The System of the World (2004), volume III: The Baroque 

SINOPSIS EDITORIALREAMDE es un «tecnothriller» repleto de acción en el que el lector se verá atrapado en un nuevo escenario: el macabro y distópico mundo de los juegos de guerra online.

REAMDE

  • Autor: Neal Stephenson
  • ISBN: 978-84-666-4768-7
  • Traducción: Rafael Marín Trechera
  • Año: 2012


Deja un comentario

“nos mienten”, de eduardo vaquerizo. el futuro tal como fue.


“Nora da gracias a que aquella zona sea tan hostil a los sistemas de seguridad invasiva. La policía y las corporaciones han intentado con poco éxito mantener las afueras vigiladas. Los vecinos están todos organizados y regularmente hacen batidas en busca de minicámaras, drones, arañas y demás dispositivos robóticos. Con la práctica, en las afueras se ha creado un ejército de auténticos expertos en sabotear los intentos de vigilancia de los poderosos.” E.V

La novela de ciencia ficción, al igual que la novela negra, en su estilo, es el perfecto vehículo para transmitir una idea y hacerlo de manera accesible, atractiva y con una amplia repercusión y aceptación por parte del lector (en cierto modo desprevenido).

Si bien hubo un tiempo en el que yo creía que la literatura debía ser neutral y aséptica, pronto me percaté que esa debería de ser la función de la historia y no de la literatura. Toda obra literaria es, en esencia, una obra comprometida cuya doble misión es entretener y, en mayor o menor medida, estructurar en un relato una idea u opinión de su autor.

La presente novela se encuadra dentro de este tipo de literatura “de denuncia”, que de ningún modo es un subgénero menor si nos atenemos a tan ilustres antecedentes como los que nos encontramos en la historia de la literatura del siglo XX con obras magistrales como “1984”, o”Un mundo feliz” y, en épocas anteriores, “El lazarillo de Tormes”, “El buscón”, “Los viajes de Gulliver” o “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”. Todas ellas comparten esa voluntad del autor de exponer críticamente las fallas de la sociedad contemporánea, bien desde una perspectiva realista, bien desde una perspectiva distópica-futurista,  a la vez que proponen, más o menos explicitamente,  el cambio de paradigma.

Partiendo de esta premisa de denuncia “social”, la novela “nos mienten” de Eduardo Vaquerizo ya formula desde el mismo título su alegato contra la sociedad actual y nuestro sistema político y económico.

En una época de crisis económica, como la que vivimos en la actualidad, se cuestionan los valores tradicionales que nos sirvieron de sustento, precisamente por la falta de apoyo material. Y de entre las grietas ideológicos de ese antiguo edificio, surgen nuevas formas de economía (tal viejas como el trueque) y nuevas estructuras organizativas (tan viejas como el movimiento asambleario).

El autor sitúa la acción en un futuro muy lejano (allá por el año 2.600) y en un entorno muy cercano (tanto como Madrid). Y con estos ingredientes nos presenta una sociedad altamente superpoblada, totalmente desestructurada después de una traumática y devastadora guerra civil. La masa de la población apenas sobrevive tras la escasez de recursos, mientras coexiste con una élite inmensamente rica y poderosa conformada por los dirigentes de las grandes corporaciones que, en delicado equilibrio de fuerzas y poder, se reparten parcelas de territorio e influencia en un mundo globalizado.

El argumento de la novela puede acomodarse al modelo narrativo del héroe arquetípico expuesto por J. Campbell en su obra “el héroe de las mil caras” , con la secuencia Separación, Iniciación y Retorno. La protagonista es traicionada y se ve envueltas en una trama conspiranoica que debe resolver para recuperar una vida que ya nunca volverá a ser igual.

Los temas con los que trabaja el autor son la sobrepoblación, la escasez de recursos, el acaparamiento, los privilegios de la élite, la desorganización de las masas, la utilización de la tecnología para el control y la represión, las plagas y epidemias  los desahucios (tan de actualidad en el 2.600). Y en suma,  la manipulación informativa para mantener el “statu quo” (algo tan viejo como el borrado de los sellos e inscripciones referidas a Tutankamon, ¡vamos!, lo de toda la vida).

A mi juicio, sin ser una novela extraordinaria, se deja leer y es entretenida. La acción es interesante, el ambiente de la novela es atractivo. La novela esta bien escrita. Los personajes son un poco acartonados y, ciertamente, algo planos y previsibles, pero logra crear una corriente de empatía con la protagonista que anima a acabar su lectura. en general existe una identificación .  Las buenas críticas con las que ha sido acogida no me han llevado a la decepción que supuso para mí , por ejemplo, la lectura de Cenital de Emilio Bueso, con la que comparte la visión postapocalíptica, pero de la que se aleja enormemente en cuanto a estilo narrativo y cualidad literaria. Dentro de la narrativa en castellano, no se me ocurren, de momento, otros ejemplos de este tipo de literatura, salvo quizás la obra “Khimera” de Cesar Perez Gellida, de la que prometo una reseña, en breve.  

Obviamente, sea dicho como una opinión personal, con las carencias y limitaciones que la acompañan. Lo que siempre digo en estos casos: léela tu mismo, formate tu propia opinión y sal de dudas.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Una brillante distopía sobre el futuro inmediato de España que aúna aventura y denuncia social Los pueblos que olvidan su futuro están condenados a sufrirlo. España, mediados del siglo XXI. La resaca de la crisis ha dejado un mundo en el que las megacorporaciones dominan una sociedad hipertecnológica erigida sobre las ru inas de los Estados. El crecimiento salvaje de la desigualdad ha convertido el centro de las ciudades en grandes fortalezas donde viven y trabajan los privilegiados, rodeadas por inmensos barrios periféricos llenos de un ejército de desheredados cada vez más descontentos.

Todos mienten

  • © 2015, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.
  • 1ª Edición: junio de 2015
  • ISBN: 9788415831648
  • Páginas: 352


Deja un comentario

“matar a un ruiseñor” de nelle harper lee: la batalla por la justicia y la igualdad se libra en el corazón de los inocentes.


No nos deleitemos en el valle de la desesperación. Les digo a ustedes hoy, mis amigos, que pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, yo todavía tengo un sueño. Es un sueño arraigado profundamente en el sueño americano.

Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales. M.L.K

“Para poder vivir con otras personas tengo que poder vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno” N.H.L.

 

Corría el año 1963. Un año antes de obtener el Premio Nobel de la Paz. Un año antes de la promulgación de la Ley de Derechos Civiles que abolió (“sólo” legalmente) la segregación racial y declaró solemnemente la igualdad entre las razas.

Cien años atrás, el Presidente Lincoln, frente a cuyo monumento pronunció su famoso discurso Martin Luther King, decretó la libertad de todos los esclavos de los Estados Confederados, mediante la denominada Proclamación de la Emancipación.

Entre esos dos hitos históricos la situación (real) de los ciudadanos negros (afroamericanos) apenas había cambiado. A pesar del gesto presidencial, quizás más encaminado a perseguir un objetivo militar en el contexto de la dura guerra civil, la condición de las personas de color fue (y continuó siendo) la del sometimiento y esclavitud. ¿Cómo si no se explica que aquellos Estados esclavistas que se alinearon con la Unión, no se vieran vinculados por la Promulgación de la Emancipación? Ni Kentucky ni Virginia Occidental, entre otros, ni Nueva Orleans o partes de Luisiana se vieron vinculadas por cuanto que no formaban ya parte de la Confederación.

Y sin embargo, pese a la demonización sistemática que solemos hacer de E.E.U.U. considerándole como un imperio despiadado, ultracapitalista, ultraconservador y ultrareaccionario, lo cierto es que ha sido un país que ha sabido favorecer en su interior el pensamiento crítico de la sociedad civil, como germen del progreso cultural, del desarrollo intelectual y, a la larga del bienestar social y material para sus ciudadanos (aunque respecto a esto último, aún estamos en ello).

En este contexto histórico, mucho antes del sueño de Martin Luther King, la escritora Nelle Harper Lee obtuvo el premio Pulitzer como reconocimiento a su labor en la creación de la novela, objeto de la presente reseña.

Sin perseguir, quizás, un objetivo estrictamente político, su obra ha alcanzado la categoría de “clásico moderno”, tanto por sus innegables cualidades literarias (y sin duda alguna motivado por ellas) como por el mensaje explícito en defensa de la igualdad, la justicia, la integridad moral, la defensa de la identidad racial y cultural en igualdad de condiciones, la defensa del papel de la mujer en la familia y en la sociedad y la crítica inteligente, mordaz y (también) amable, de la hipócrita ignorancia, de los estereotipos discriminatorios, y la exclusión social y económica.

La acción de la novela se ubica en un pequeño pueblo de Alabama, en torno a los años 30 y gira alrededor de las vivencias de una niña pequeña de apenas 10 años a raíz de la acusación y juicio contra un joven negro acusado de abusar de una chica blanca, en el que el padre de la niña es el abogado defensor.

Son muchas las lecturas que tiene esta novela. Posiblemente una por cada personaje, pues cada uno de ellos tiene asignado un concreto papel, un rol que la autora nos quiere presentar y poner de manifiesto el cuadro general de una sociedad sujeta a leyes injustas, excluyentes y no igualitarias que sancionan costumbres y tradiciones que deben se abolidas y erradicadas como paso previo para corregir esas leyes que las amparan.

  • Jean Louise Finch (Scout), la narradora, una niña muy inteligente que sabe vivir su libertad y defenderla con testarudez.

  • Jeremy Atticus Finch (Jem), su hermano mayor, un idealista visceral.

  • Atticus Finch, el padre viudo de ambos. Abogado defensor de Tom Robinson. Una persona que pretende vivir su vida con coherencia e integridad y que ha sabido educar a sus hijos con arreglo a su propia coherencia, sin sujetarse a las convenciones y con el arrojo y valentía que implica conceder a sus hijos libertad de juicio aun en contra de la propia opinión y a la vez imponer la responsabilidad sobre los propios errores.

  • Tom Robinson, el negro Tom, arquetipo de una parte de la población injustamente relegada, condenado por la incomprensión y los prejuicios. Su trágico final ya venía anunciado.

  • Mayella Ewell, victima, en realidad no del delito supuestamente cometido contra ella sino de la ignorancia, los prejuicios, la miseria y las convenciones.

          Son muchos más y, como digo, todos tienen un lugar en la trama. (Para más detalle recomiendo la siguiente página: http://www.shmoop.com/matar-un-ruisenor/dolphus-raymond.html)

Se aprecia en el relato una sencilla elegancia. Está narrado en primera persona, con un estilo muy visual, cargado de imágenes, pero sin descartar profundas reflexiones enmarcadas dentro de unos diálogos muy bien estructurados. Se aprecia un cuidadoso tratamiento psicológico de los personajes y una gran riqueza de matices de ingenio, de inteligencia y de humor.

El título alude a la admonición que realiza Atticus a sus hijos cuando les regalan una escopeta: que disparen a los grajos pero nunca a un ruiseñor, porque disparar a un ruiseñor es pecado, porque su misión es cantar para nuestro deleite, sin hacernos mal alguno.

Es una novela muy entretenida que, además, no está reñida con la profundidad de su mensaje. Si tenemos en cuenta que fue escrita en torno a 1960, este mensaje, ya aludido antes, se nos revela con mucha más fuerza y con un carácter más combativo, dado que los logros conseguidos por nuestra sociedad actual, en gran medida han sido construidos sobre las bases de las generaciones anteriores, que supieron poner en evidencia las carencias de la mentalidad imperante y señalarnos el camino para su corrección.    

No solamente la recomiendo vivamente, sino que ahora mismo me pongo a leer su “continuación” titulada “ve y pon un centinela”, la cual ha sido un auténtico boom editorial en el año 2015, al haber estado más de 50 años inédita y dada por perdida.

La novela también sirvió de base para el guion de la excelente película del mismo título protagonizada por Gregori Peck y dirigida por Robert Mulligan en 1962, la cual obtuvo tres premios Oscar (entre otros, al actor principal y al guion adaptado)  

Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL: Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama (EE UU), cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Matar a un ruiseñor muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales. Y con un sistema judicial sin apenas garantías para la población negra.

Harper Lee nació en 1926 en Monroeville, Alabama. Asistió a Huntingdon College y estudió derecho en la Universidad de Alabama. Es autora de Matar un ruiseñor y ha recibido numerosos premios literarios, incluyendo el Premio Pulitzer en 1961 y la Medalla Presidencial de la Libertad. Con fecha de 2015 salió publicado el libro inédito “Ve y pon un centinela” que continúa el relato del personaje principal veinte años después. 

Título original: To Kill a Mockingbird

Título: Matar a un ruiseñor

Autor: Harper Lee

Traductor: Marian Belmonte

Editorial: Harper Collins Español

ISBN: 9780718076375

Páginas: 336


Deja un comentario

“a ciegas”, de josh malerman: cu-cu, ahora mes ves, ahora no me ves.


“Los niños preguntaron si se encontraba bien. Ella respondió que sí. Pero saben cuándo les miente. Malorie los ha adiestrado de manera que las palabras no sean necesarias. En ese momento no llora, pero lo ha hecho. Lágrimas silenciosas tras la venda. Silenciosas para ella. Pero los niños son capaces de arrancar sonidos del silencio. J.M.

Ya dejó escrito el solitario de Providence, el maestro Lovecraft, que “La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido.” Y nada hay más desconocido para nosotros que aquello que no podemos ver.

De eso trata la novela que ahora reseñamos, escrita por el debutante Josh Malerman. Su título, “a ciegas”, es bastante explícito sobre la trama: en un futuro distópico, una amenaza indeterminada ha exterminado a la mayoría de la población. No se sabe exactamente en qué consiste, los síntomas son una locura suicida. El contagio viene directamente por la mirada. La gente enloquece, se automutila y se suicida. Los pocos sobrevivientes optan por llevar constantemente una venda en los ojos. Malorie tiene dos niños pequeños y pretende llevarlos a una zona habitada por otras personas, pero tienen que desplazarse con los ojos vendados y su destino esta a muchos kilómetros de su hogar. No puedo aportar más detalles sin riesgo de desvelar en exceso el argumento.

El título original “Bird box” alude a una jaula de pájaros que uno de los personajes colocaba a la entrada de la puerta de su casa para detectar la aproximación de presencias desconocidas.

Esta novela se encuadra dentro del subgénero del terror psicológico. Se estructura el discurso en dos líneas temporales paralelas. Una en el tiempo presente, donde se revelan las vivencias de la protagonista, inmersa en la vorágine de la infección, y su lucha para contactar con otros supervivientes, desplazándose “a ciegas” por el territorio. Otra, retrospectiva, cinco años atrás, cuando llegaron las primeras noticias de la infección y la realidad comenzó a oscurecerse radicalmente hasta desaparecer de la vista todo vestigio de lo que una vez fue una vida normal.

El autor ha sabido trasladar al texto la angustia y desesperación de sus personajes. Su vocabulario es claro, preciso, sencillo, muy descriptivo. Con frases igualmente sencillas, cortas y certeras, imprime velocidad a la lectura a la vez que se va desbocando el corazón del lector, ansioso por ver el desenlace que se aventura trágico. Está muy lograda el efecto que provoca en el lector la incertidumbre, de los personajes, ese miedo a lo desconocido, que se agrava con el terror que provoca la imposibilidad de utilizar la vista para anticipar el peligro y la certeza ilusoria de la inminencia de un riesgo en cada sonido, en cada anomalía en cada silencio de la oscuridad circundante.

También es un acierto, a mi juicio, el plasmar en la novela las distintas actitudes que las personas adoptamos ante una crisis, ejemplificando sutilmente en cada personaje el desconcierto, el miedo, el bloqueo, la negación, la determinación racional, el esfuerzo, el espíritu de supervivencia, el egoísmo, la apatía, la indolencia, la inocencia, la simple adaptación o la irracionalidad.

Personalmente, no soy muy aficionado al género de terror puesto que pocas veces me encuentro con obras que consigan de verdad infundir el miedo que pretenden. Mientras que el cine o la televisión cuentan con mejores técnicas para provocar el pánico y la angustia (algunas un poco tramposas como el abuso de la banda sonora), esta novela lo ha conseguido. La técnica consiste en la brevedad de la novela, el lenguaje empleado, la sencillez y, a la vez, la genialidad de la historia y la confianza en que el propio lector aporte sus propios miedos y sensaciones, que le son devueltas en una dosificación perfecta.

En suma, una primera novela muy recomendable.

Un saludo.

Josh Malerman, es un autor americano, cantante y compositor de la banda de rock The High Strung, el cual,  is an American author and the lead singer ha escrito varias novelas no publicadas, antes de su debut en el mercado editorial con la novela “a ciegas” cuyo título original es “Bird Box”. (Bendita Wikipedia)

SINOPSIS EDITORIAL: No abras los ojos. Hay algo ahí fuera. Algo espantoso, que hace que la gente enloquezca y se suicide ante su sola visión. Nadie sabe qué es ni de dónde viene. Cinco años después de que diera comienzo la pesadilla, los pocos supervivientes que quedan viven refugiados en el interior de casas y edificios, protegidos por puertas cerradas y ventanas con las cortinas echadas.

  • Título: A ciegas
  • Autor: Josh Malerman
  • Editorial: Minotauro
  • Traducción: Miguel Antón
  • Año: 2015
  • ISBN: 978-84-450-0234-6
  • Nº de páginas: 288


1 comentario

“la suave superficie de la culata” de antonio manzanera: cuando la ficción alimenta a la realidad


“Por su parte, Sam Pugliese también empezó a hacer negocios por su cuenta, pero con más lentitud y, sobre todo, con más elegancia. Al poco de llegar a Reno, fundó una empresa constructora y, a la vez, se relacionó con los líderes de los sindicatos de la construcción. Se gastó el dinero que trajo de Chicago en amañar las elecciones sindicales y logró poner a sus amigos al frente del sindicato. Aquello fue mejor que ganar el premio gordo de la lotería”. A.M.

Atribuida comúnmente a Maquiavelo la frase “el fin justifica los medios”, se ha señalado al politólogo florentino como el precursor de la formulación moderna del concepto de “razón de estado” como legitimación para aplicar todas aquellas medidas necesarias para la conservación y supervivencia del Estado frente a los derechos individuales de sus súbditos o los derechos de otros estados soberanos. Inherente a su concepto podríamos señalar las características de excepcionalidad, proporcionalidad y legitimidad para permitir que dichas medidas discurran por el cauce de la ética. Sin embargo, normalmente, asociamos este concepto a otros más oscuros como conspiración, terrorismo y corrupción.

Y aquí es donde entra en juego la trama urdida en la novela objeto de reseña, ambientada en plena Guerra Fría, en el contexto de la crisis de los misiles cubanos que salpicó al gobierno de JFK y estrechamente relacionada con la corrupción política e institucional que supuso el enorme poder  alcanzado por la C.I.A. y el F.B.I. de Edgar Hoover, todo ello aliñado con una buena dosis mafia siciliana, casinos en Las Vegas, violencia y tráfico de drogas.

No conviene desvelar el misterio, pero puedo decir que la novela se nutre de todos estos ingredientes bien conocidos para rellenar las lagunas de la historia. Allí donde existen sombras, la especulación de las teorías conspiratorias son el abono para la libre interpretación de la creación literaria, para regocijo de todos nosotros.  

Habiendo leído recientemente “el fantasma de Harlott” de Norman Mailer y hace ya tiempo a la “trilogía americana” de James Ellroy, no puedo dejar de compararlas y sumar a estas dos, sin ningún género de duda, “la superficie de la culata”, por temática y ambientación.

La novela de Antonio Manzanera me ha gustado por la agilidad en su lectura, porque la acción es muy entretenida y no decae en ningún momento y por su desenlace final, totalmente imprevisible. La ambientación histórica está muy conseguida, bien fundamentada y bien imbricada con el argumento. Sus personajes principales me parecen coherentes, bien definidos y atractivos.

Si acaso puede tener algún punto desfavorable es el exceso de didactismo. Encuentro que, sobre todo al inicio de la novela, el autor se esfuerza en poner en boca de sus personajes explicaciones, a veces obvias, por ejemplo sobre el propio contexto histórico, sobre el funcionamiento y organización de la de la Mafia, que creo que son excesivas y superfluas, teniendo en cuenta la profusión de información que el lector ya debe de tener sobre estos temas. En última instancia, es una novela muy recomendable.    

 Un saludo

ANTONIO MANZANERA (Murcia, 1974) es doctor en Economía, MBA y un apasionado del emprendimiento. En 2010 publicó en Ediciones Deusto el manual “Finanzas para emprendedores”, que hasta la fecha ha conocido tres ediciones y ha salido en Booket en edición de bolsillo. Su vida profesional ha transcurrido como economista en el sector privado y en el público. Después de residir durante varios años en distintos países regresó a España, donde reparte su tiempo libre entre la familia, la ayuda a jóvenes emprendedores y las novelas de intriga. “El informe Müller” (Umbriel, 2013) es su primera obra de ficción, y en octubre de 2013 apareció su segunda novela, “La suave superficie de la culata”. En 2014 se publicará su nueva novela, “La tercera versión”

SINOPSIS: (de la Web personal del autor): Vincenzo Sunny Santino es un capo de la familia Pugliese de Reno que está cumpliendo condena por el asesinato de una mujer llamada Lucy Lee. La CIA consigue para Sunny el tercer grado con la condición de que emplee sus contactos mafiosos en La Habana para participar en un complot para asesinar a Fidel Castro.
Pero todo empezará a salir mal…
Inspirada en hechos reales, “La suave superficie de la culata” nos adentrará en el enigmático mundo de La Cosa Nostra en los Estados Unidos de los años 60, donde el juego, la corrupción y la violencia conformaban un peligroso estilo de vida.


Editorial: Umbriel Ediciones
Colección: UMBRIEL THRILLER
ISBN:  978-84-92915-38-5
Formato150 x 230
Páginas: 318


1 comentario

“el fantasma de harlot”, de norman mailer: más, mucho más.


“Los hechos descritos son reales, o capaces de respetar las proporciones de los hechos reales. He intentado evitar exageraciones. Si lo he logrado, El Fantasma de Harlot ofrecerá una CIA imaginaria que actúa en una órbita paralela de la CIA real, sin sobreestimar, ni subestimar, sus verdaderos poderes.” N.M., de la nota del autor.

Inmediatamente después de la II Guerra Mundial, la Historia del mundo es la historia de Estados Unidos. Sus logros, que los hubo, son los logros de Estados Unidos, sus miserias y sus guerras, que  las hubo (indudablemente), son las del joven imperio norteamericano. Con un continente europeo convaleciente, un continente asiático devastado y un continente suramericano aún adolescente, los Estados Unidos emprenden desde muy pronto la labor autoimpuesta de gobernar y regir, bajos sus valores y principios, el mundo conocido. En ese contexto mundial sólo una potencia, la extinta URSS, se yergue frente al poder americano y, con su sombra, pretende  oscurecer la promesa de brillo y esplendor que ofrece el país de las barras y las estrellas.

Es el comienzo de una guerra encubierta cuyo inicio sólo unos pocos supieron anticipar y prever. La Guerra Fría que se entabló entre las grandes potencias, a las que también pronto se incorporaría el gigante dormido de China, no dejó de ser un enfrentamiento entre las distintas concepciones de la política, la economía, del mundo: el comunismo y el capitalismo. Y cada una de ellas desarrolló sus propias instituciones para proveer de operativos de inteligencia y espionaje con los que socavar los cimientos del bloque ideológico oponente. Por un lado, la CIA y la agencia aliada, el MI6 británico. Por otro lado la KGB soviética y sus adláteres, la Stasi alemana, la Securitate rumana. Todas ellas instrumentos de infiltración, contraespionaje y terrorismo de Estado.

Vista con la perspectiva del tiempo, el pasado siglo XX, nuestro siglo (puesto que nacimos en él), no deja de ser un tiempo atroz de muerte y destrucción masiva. El hombre del siglo XX, tan prolífico en logros culturales, artísticos e intelectuales, también supo aflorar lo peor de sí, lo peor del género humano en una proporción y con tal grado de malignidad nunca conocido hasta ese momento.

Norman Mailer, el escritor norteamericano, es el gran cronista de los hechos más significativos de este siglo XX. Quizás comparable en lo literario a Truman Capote y a Tom Wolfe en lo periodístico, Norman Mailer sabe relatar, en una perfecta conjunción entre lo que es novela y periodismo, esos acontecimientos de la historia, desde la perspectiva de E.E.U.U. que tanto influyeron en el destino del resto del mundo: la II Guerra Mundial, la guerra de Vietnam, las protestas de la “izquierda” norteamericana, etc.

Con la novela “Los desnudos y los muertos”, consagró la foto fija de la II Guerra Mundial, que luego se ha repetido hasta la saciedad en autores posteriores, tanto novelistas como cineastas. Al igual que ésta, la novela objeto de reseña, “El fantasma de Harlot”, consiguió retratar la trastienda de la C.I.A., la sordina de sus fracasos, sus conexiones con la Mafia y con la oposición cubana a Fidel Castro, su enfrentamiento fraticida con el FBI y su implicación (o nó) en el asesinato de J.F.K y estableció, de un modo magistral los mimbres con las que autores posteriores trabaron sus obras sobre este periodo.

Quizás esta gran novela de más de 1150 páginas no tenga parangón a cualquier otra obra literaria. Salvo la excepción de la magnífica trilogía americana de James Elrroy (“America”, “Seis de los grandes”, “Sangre vagabunda”), con la que comparte el argumento y ambientación pero a la que supera en cuanto al estilo literario, frente al estilo sincopado de Elrroy, y en cuanto a la rotundidad y contundencia de alguna de sus páginas más profundamente eruditas y filosóficas. Por contra, siguiendo con la comparación, la novela de Mailer carece del ritmo y tensión dramática de la novela en lo que el autor californiano es insuperable.

Creo que su envergadura es excesiva, su lectura se hace tediosa en cierta ocasiones en las que el argumento discurre por unos recovecos que no aportan nada. La excusa del relato de unas memorias ficticias, el matrimonio de Harlot y su vida familiar o su propia presencia en la novela, y las disquisiciones psicológicas de la protagonista, entiendo que sobran, aunque para el autor formen parte del todo, de un menú que se nos sirve en su integridad.

La trama se ambienta distintos escenarios de Berlín, Montevideo, Cuba o París, en el periodo de la posguerra guerra fría, siendo el vehículo del autor para mostrar los entresijos de la Agencia, su funcionamiento y las tensiones con otros organismos, especialmente el FBI de Hoover. Un acierto de la novela es la intercalación en la trama de figuras históricamente relevantes en ese periodo con otros personajes de ficción, lo que le otorga al conjunto verosimilitud y credibilidad y facilita una mejor comprensión del contexto histórico en el que se desarrolla.

Finalmente, debo decir que atendiendo a la abrumadora profusión bibliográfica, se aprecia que es una novela muy documentada. Y que su autor no deja de ser un cronista riguroso dotado, a la vez, de un gran talento literario. Compensando los pros y los contras, creo que es una novela recomendable.

Un saludo 

Norman Kingsley Mailer (fuente: WIKIPEDIA) (Long Branch, 1923 – Nueva York, 2007) poeta, ensayista, periodista, dramaturgo y novelista. Intervino en 1943 en la Segunda Guerra Mundial, de cuyas experiencias personales extrajo su primera novela, Los desnudos y los muertos (1948), que se convirtió en un best-seller.
En 1958, publica  El negro blanco, un ensayo sobre los marginados en la sociedad norteamericana de los años cincuenta y sesenta.
En 1968  sale a la luz  Los ejércitos de la noche (1968) en la que aúna novela y periodismo para relatar la “marcha sobre el Pentágono” de 1967 en la que una serie variopinta de organizaciones de izquierda organizaron una protesta contra el gobierno de Washington y la guerra de Vietnam. Fue galardonado con el Premio Pulitzer por esta novela de no ficción.En 1979 volvió a obtener el Premio Pulitzer por La canción del verdugo (1979) por la que abogó en favor de la concesión de la libertad condicional para el asesino Jack Abbot. Su obra y su vida se caracterizaron por la controversia, el activismo político y por la genialidad más desmesurada.

SINOPSIS EDITORIAL: El cadáver de Hugh Montague, antiguo oficial de la CIA, es descubierto flotando en un lago, con la cara destrozada. Harlot, tal era su nombre en clave, no trabajaba ya en la Agencia, pero aún continuaba investigando lo que él llamaba «los Grandes Santones». Su desaparición abre ahora un interrogante: ¿Se ha suicidado, ha sido asesinado o es sólo un montaje para poder desaparecer de la vida pública? Harry Hubbard, ahijado de Harlot, casado con su ex esposa, sabe que también su vida está en peligro. Decide huir. Durante un año, escondido en un hotelucho de Nueva York, escribe sus memorias. En esta novela, Norman Mailer descubrirá no sólo una historia apasionante sino, también, la posibilidad de conocer el funcionamiento interno de la CIA; su formación, sus métodos, sus objetivos…

PN 546

  • ISBN 978-84-339-7006-0
  • EDITORIAL ANAGRAMA
  • NÚM. DE PÁGINAS 1296
  • COLECCIÓN Panorama de narrativas
  • TRADUCCIÓN Rolando Costa Picazo


1 comentario

“los heroes” de joe abercrombie, cuando la épica de las canciones se siente sucia y cansada en las batallas.


“Morir mientras duermes es mucho mejor que morir con un trozo de acero clavado en las entrañas, por mucho que digan las canciones”. J.A

Fantasía,  fantasía épica, fantasía histórica, fantasía medieval, fantasía heroica, fantasía de espada y brujería. Para un profano, o mero aficionado a este género o subgénero de la literatura, no podría ser difícil categorizar la novela de Abercrombie dentro de alguna de estas etiquetas (si no todas). La lectura previa de una decena de obras de autores como Patrick Rothfuss, George RR Martin o Andrzej Sapkowski, por citar a tres grandes autores, quizás los más representativos, nos permite reconocer en esta novela los elementos que configuran el género; y una base lectora de los grandes clásicos como Tolkien o H. Rider Haggard definitivamente clarifica la cuestión y nos lleva a afirmar que “los héroes” es todas esas novelas… y ninguna de ellas. 

Cuenta esta novela con varios puntos fuertes que la hacen interesante y muy atractiva. Obviamente la temática y ambientación, primer motivo de acercamiento. El estilo de la narración, su estructura y el lenguaje, también son factores que mueven al lector a continuar leyendo. Finalmente, las reflexiones que discurren por el trasfondo de la narración y los interrogantes que provoca en el lector; el contraste que deja grabado en nuestras propias motivaciones personales.

La novela, aun siendo autoconclusiva, participa de la trama y personajes de novelas anteriores como las que forman la Trilogía de La Primera Ley (La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes) y la novela independiente La Mejor Venganza: la guerra entre El Norte y la Unión, dos regiones enfrentadas, antagonistas respecto de sus intereses y su concepción de la civilización; la una, tribal y caótica, primitiva, individualista, rural; la otra centralizadora, feudal monárquica, palaciega y urbanita.

Nos relata un episodio de dicha guerra, la batalla en torno a un monumento megalítico llamado “los héroes” y se estructura en cinco partes cronológicamente ordenadas según discurren antes de la batalla, durante el primer, segundo y tercer día de la batalla y después de la batalla.  Su estilo es fluido, sencillo, de fácil lectura, ameno y tremendamente adictivo y entretenido. Sabe resolver las transiciones entre las escenas introspectivas de los personajes y las escenas de acción que requiere la trama; con dosis justas, va alternando unas y otras para hacer avanzar sin trompicones ni precipitación, pero siempre hacia adelante, alimentando la voracidad del lector. El relato de las batallas es sublime: Analizando tácticas y estrategias; sin ensañamiento pero con la necesaria presencia de la sangre, el sudor y el barro, también están presentes, el miedo, la confusión, la cobardía, la conveniencia y el cálculo egoísta. Me ha gustado enormemente el levantamiento del velo de la gloria y el esplendor y la exhibición de una realidad deshilachada y sucia que es inherente a todas las guerras. Las conjuras políticas y los intereses de los gobernantes esgrimidos como justificaciones gloriosas para enviar al matadero al pueblo ignorante en defensa de ficciones producto de la manipulación y la corrupción (algo no tan lejano, ni ficticio, por cierto).  

No es una novela de un único protagonista, si acaso, protagonista y antagonista son los dos grandes bandos en pugna en la batalla, El Norte y La Unión. Aborrezco el término “novela coral” porque el lector siempre busca inconscientemente un personaje con el que identificarse, máxime cuando el estilo de la narración se presenta en primera persona y abunda en introspecciones y reflexiones internas del personaje. Esta novela tiene como hilo conductor a varios personajes que el autor nos va presentando en alternancia. Destaca Craw, un viejo guerrero de El Norte, desencantado de la épica y las batallas, siempre pensando en hacer lo correcto aun cuando no sea lo mejor para sí, y con el deseo permanente de abandonar la lucha. También destaca en el bando de La Unión el comandante Gorst, degradado a causa de un incidente en el que se vió implicado, acomplejado por su histriónica voz femenina y con una rabia interior que disfraza la temeridad suicida de osadía y arrojo. Personajes de distinta extracción social, con distintas biografías pero con las mismas dudas, la mima ambición, el mismo desencanto. Seres humanos, al fin y al cabo, pintados con los grises de la realidad y no tanto con el blanco y negro de la ficción. 

Si gustas de la novela histórica realista, sin asomo de magia ni seres mitológicos, con un buen argumento y desarrollo, unos personajes bien caracterizados y un sustrato que estimula tu reflexión sobre la guerra y la motivaciones humanas, no sé qué estas esperando.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas -los Héroes-, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Joe Abercrombie es un escritor británico nacido el 31 de diciembre de 1974. Es conocido por sus obras dentro del subgénero de la fantasía, tales como la trilogía de “La primera Ley” (La voz de las espadas, 2006; Antes de que los cuelguen,  (Before ; y El último argumento de los reyes, ) También es autor de otras obras como La mejor venganza, junio 2009; Los héroes,  2011 y Tierras Rojas, 2012

  • Editorial: Runas
  • Publicación: Septiembre 2012
  • Traducción: Raúl Sastre
  • ISBN: 9788420608686
  • Páginas: 787


Deja un comentario

“la fuerza de su mirada” de tim powers, una mirada insólita al abismo.


“En el aspecto visual, esas criaturas no saben hacer gran cosa, pero en lo que respecta al lenguaje… Bueno, son como cerillas encendidas arrojadas al interior de un barril de pólvora. Me pregunto cuántos de los grandes escritores del mundo debieron sus dones a las, en última instancia, catastróficas atenciones de los nefelim” T.P.

Ya nos advertía Nietszche que “quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. La novela de Tim Powers es un juego de miradas entre el monstruo y su víctima, un baile de seducción en el que siempre el vampiro necesita la previa invitación de su pareja, anhelante de la belleza, la inmortalidad y la fecunda inspiración que se le ofrece, aunque al costoso precio de la sumisión, la soledad y el sufrimiento de los seres queridos.

En esta novela se recrea desde una perspectiva fantástica, las peripecias italianas del mejor y más señero Romanticismo Inglés, en las biografías de Byron, Shelley y Keats, todos ellos emparentados con la musa, el tormento y el horror.

En efecto, con gran maestría por parte de Tim Powers, en un soberbio ejercicio metaliterario y recreación histórica, nos relata la estancia a principios del siglo XIX de los poetas Byron, Shelley y Keats en el contexto de las convulsiones entre los distintos Estados y Ducados italianos y las revueltas carbonarias contra la dominación austriaca, tiñendo las sombras y lagunas de la Historia con un tinte entre fantástico y aterrador, convirtiendo la novela histórica en un relato de horror gótico.

Sin develar la urdimbre y la trama argumental, podríamos decir que tomando como base la realidad histórica contrastada y con justificación en toda una tradición mitológica hebrea, grecolatina y centroeuropea, plagada de seres sobrenaturales como los néfelin (los gigantes descendientes de los ángeles caídos, anteriores al Diluvio), las Grayas (tres deidades preolímpicas con dotes adivinatorias que poseían un solo ojo compartido entre las tres y que ayudaron a Perseo a derrotar a la Gorgona)  la Esfinge, las lamias (monstruos femeninos), Tim Powers nos explica y justifica que el genio creador de talentos literarios surge de esta especie de simbiosis entre el anfitrión humano y su espos@ inmortal.

La novela se inicia con la famosa escena ocurrida entre Shelley, Byron, Mary Shelley y el John William Polidori, en la que se retan mutuamente a crear un relato de horror, producto de la cual surgirían posteriormente la novela “Frankenstein” de Mary Shelley y el “Vampiro” de Polidori. Este inicio marca el estilo de toda la obra, en la que las referencias expresas, y a veces no tanto, al trabajo de estos autores, van marcando los hitos del relato como señales ocultas para la interpretación futura de su obra literaria desde esta mirada aterradora.

Powers ha sabido entresacar de obras como El Giaour de Byron, El mortal inmortal de Mary Shelley, el poema Lamia de Keats o La dama magnética a su paciente de Percy Shelley los suficientes detalles como para encajarlos magistralmente en la trama y dotar de coherencia y credibilidad a su relato, presentándonos una historia de vampiros pero alejada del clásico estereotipo, más bien como unos entes sobrenaturales que siempre han estado presentes en la historia de la humanidad, asociados a la creación literaria, pero paradójicamente ocultos a la mirada profana.

Esta es una novela inusual, con un planteamiento novedoso en la sólida trama argumental y con una trepidante acción que de verdad atrapa al lector y que además ofrece múltiples lecturas superpuestas para todo aquel que busque afinidades entre el triller, la novela de horror gótico y la ambientación histórica y metaliteraria.

Un saludo.  

Timothy Thomas Powers, escritor norteamericano nacido en 1952. Vivió en California y fue discípulo de Philip K. Dick,  formando parte del llamado Grupo de California junto con James Blaylock y K. W. Jeter. Su obra se encuadra dentro del subgénero de la fantasía y ciencia ficción, si bien bajo una patina histórica y metaliteraria en la que muestra una capacidad extraordinaria de torsión de un acontecimiento histórico o hacia lo irreal. Ha recibido premios como el Philip K Dic. Ignotus, Locus, etc. Sus principales obras, entre otras son: Ocúltame entre las tumbas, 2014; Tiempo de sembrar piedras, 2014; Declara, 2000; La última partida, 1992; La fuerza de su mirada, 1989; En costas extrañas, 1987; Cena en el palacio de la discordia, 1985; Las puertas de Anubis, 1983 Esencia Oscura, 1979

SINOPSIS EDITORIAL: La obra cumbre de la fantasía histórica moderna. Una recreación apasionante del romanticismo inglés tras la que ni vampiros ni poetas han vuelto a ser los mismos.
El doctor Michael Crawford se hospeda en una posada inglesa de camino hacia su boda. Ebrio en medio de una tormenta y temeroso de perder el anillo con el que desposará a su prometida, lo coloca en el dedo de una estatua para recogerlo más tarde. Durante la noche despierta sobresaltado y recuerda dónde lo ha dejado; cuando sale a buscarlo descubre que la estatua no está. Aunque aún no lo sabe, Crawford ya se ha casado… La fuerza de su mirada es la obra más elaborada y satisfactoria de Powers. Conjuga de forma impecable la ambientación histórica, biografías apócrifas de Byron, Shelley y Keats, y una increíble reelaboración de los mitos fantásticos más arraigados en la cultura popular. Nephelim, lamias y otros seres de longevidad extraordinaria pueblan una novela única y maravillosa en la que se mezclan acción, erotismo, drama y humor

Click para ampliar

  •  La Fuerza de su mirada
  • ISBN:  978–84–96208–00–1
  • Traducción: Albert Solé
  • 480 páginas
  • Año 2014
  • Ediciones Gigamesh


2 comentarios

“meridiano de sangre” de cormac mccarthy no hay salvación en un paisaje (interior) devastado


“Jinetes espectrales, pálidos de polvo, anónimos bajo el calor almenado. Por encima de todo parecían ir totalmente a la ventura, primordiales, efímeros, desprovistos de todo orden. Seres surgidos de la roca absoluta y abocados al anonimato y alojados en sus propios espejismos para errar famélicos y condenados y mudos…”.

Un análisis sucinto de mis tres lecturas de Cormac McCarthy me ha llevado al convencimiento de que este autor reniega del género humano. Tanto “No es país para viejos”, y sobre todo “la Carretera” y “Meridiano de sangre”, son novelas sobre la desolación interior, la ausencia de significado trascendente del alma humana, la imposibilidad del hombre de regir su vida y su destino, salvo un lento transcurrir entre el nacimiento y la muerte.

La novela “Meridiano de sangre” está animada por una filosofía del fatalismo en la que las acciones de los personajes no son sino un mero accidente dentro de la inmensidad de acontecimientos de la naturaleza, nuestro destino, según el autor, ya está determinado de antemano y nosotros carecemos de la capacidad de elegir una vía de actuación que nos posibilite configurarlo.

Son muchas las citas que en este sentido pueden extractarse:

“Hacía tiempo que había desistido de sopesar las consecuencias y concediendo como lo hacía que el destino de los hombres está fijado se arrogaba no obstante la facultad de contener en sí mismo todo lo que alguna vez sería y todo lo que el mundo le depararía alguna vez y puesto que la carta de sus destino estaba escrita en la piedra original él se atribuía la autoridad y así lo manifestaba”

“Pues la existencia tiene su propio orden y eso no puede ninguna inteligencia humana siendo que la propia inteligencia no es sino un hecho entre nosotros” 

“Aunque uno pudiera descubrir su destino y elegir en consecuencia un rumbo opuesto solo llegaría fatalmente  al mismo resultado y en el momento previsto, pues el destino de cada uno de nosotros es tan grande como el mundo en que habita y contiene en sí mismo todos sus opuestos.”

El estilo narrativo contribuye a esta sensación, con frases cortas, casi telegráficas, precisas, siempre narradas desde un punto de vista omnisciente, en tercera persona, como ofreciendo una distancia, un alejamiento, frente a lo escrito. El lector no llega a implicarse en la narración porque no le ofrece alternativa de empatizar con los personajes, le coloca en una posición de mero observador redundando en su negativa a conceder posibilidad de redención de los personajes. Incluso, sus protagonistas principales carecen de nombre: “el hombre” y “el niño” o “el chico” de  “la Carretera” o “el chaval” de esta novela objeto de reseña, lo cual, innombrados, les deshumaniza, les arrebata el atributo de su singularidad y les incorpora como un elemento más del mecanismo de la naturaleza.

Otro elemento a destacar es, precisamente, la extraordinaria calidad de sus descripciones del paisaje y el entorno natural; su vocabulario es amplio, elaborado, culto y rico  en metáforas sorprendentes; su lenguaje tiene una gran fuerza evocadora de imágenes, sobre todo sobre la inmensidad del territorio, su desolación (pareja a la vacuidad y negrura de los personajes), la hostilidad y la  enorme dificultad que ofrece al hombre para su subsistencia, como si aun existieran territorios en los que la fuerza asoladora de la tecnología humana aun no hubiera hollado ni marcado, encontrándose el hombre, sólo, enfrentado a la terrible belleza de la naturaleza en su máxima expresión… al hombre desnudo ante el dios de la naturaleza,  el hombre cuyo corazón no ofrece diferencias  que no tiene nada que aportar, nada que ofrecer y nada que recibir. Un lenguaje distinto, para expresar la incomunicación entre el hombre y la belleza impermeable de un paisaje absoluto.

Finalmente el tercer elemento a destacar, a mi juicio, que se dirige en la misma dirección apuntada, es la cruda y descarnada manera de presentar la violencia, la acción salvaje, la deshumanización y animalización del ser humano que se convierte en un depredador cruel y sanguinario.

Bajo este tratamiento singular, el argumento gira en torno a una vida típica del western de frontera, en un contexto histórico real. La historia de un “chaval” que abandona su mísero hogar para unirse a los 14 años a una banda de pistoleros a las ordenes del radical y ultranacionalista Capitan White del Ejercito de Estados Unidos cuya intención es recuperar México para la Unión. En la lucha contra los comanches el grupo acaba exterminado y el “chaval” es encerrado en una prisión de Chihuahua donde únicamente puede salir para alistarse en el grupo de John Joel Glanton, contratado por el gobierno mexicano para “limpiar” la frontera de apaches, pactándose una cantidad de oro por cada cabellera india que entregasen como prueba de su labor. Como al fin y al cabo todas las cabelleras parecen iguales, la actividad del grupo degenera en una razzia sangrienta e indiscriminada que no distingue entre cabelleras indias, nativos mexicanos, o el propio ejercito regular de Mexico. Finalmente huyen a Arizona donde, tras numerosos abusos, son acosados y masacrados por el ejercito americano.

El chaval sobrevive también a este percance y va vagando por la geografía americana, Arizona, California, Texas…. El tiempo va pasando y tiene un último encuentro con el Juez Holden, antiguo miembro del clan de Galton, personaje carismático, complejo, cruel, inteligente, alucinado, contrapunto de nuestro protagonista a lo largo de toda la novela. El final es abrupto y ciertamente algo confuso, y me resisto a desentrañarlo. Puedo decir que la novela acaba donde acaba.

Y también acaba mi reseña. Recomiendo la lectura de la novela con un énfasis rotundo. Es una novela extraordinaria, magnífica, brutal. No es de extrañar que Cormac McCarthy siempre sea considerado un próximo candidato al Premio Nobel. Este año no pudo ser y posiblemente el año que viene tampoco al habérselo concedido a una autora canadiense. Quien sabe, quizás para el año 2015.

Un saludo

Cormac McCarthy es un escritor norteamericano, nacido en 1933, cuya obra ha sido reconocida con los premios Pulitzer y el National Book Award, así como ha sido objeto de culto principalmente por sus adaptaciones cinematográficas realizadas por cineastas como los hermanos Cohen. Se le considera un serio candidato al premio Nobel y unos de los mejores autores norteamericanos del momento. Ha escrito, entre otros los siguientes libros Suttree (Suttree, 1979), Meridiano de sangre (Blood Meridian or the Evening Redness in the West, 1985), Trilogía de la frontera: I – Todos los hermosos caballos (All the Pretty Horses, 1992). Ganador del National Book Award. II – En la frontera (The Crossing, 1994) III – Ciudades de la llanura (Cities of the Plain, 1998), No es país para viejos (No Country for Old Men, 2005) La carretera (The Road, 2006). Ganador del Premio Pulitzer de ficción en 2007.

Meridiano de sangre

  • Título original: Blood Meridian or the Evening Redness in the West
  • Editorial: Random House
  • País: Estados Unidos
  • Fecha de publicación: 1985
  • Traducción: Luis Murillo Fort
  • Páginas: 327 p.
  • ISBN   0-394-54482-X


Deja un comentario

“el corazón de las tinieblas” de joseph conrad, una incursión en las tinieblas del corazón


“Me encontré una vez más en la ciudad sepulcral, sin poder tolerar la contemplación de la gente que se apresuraba por las calles para extraer unos de otros un poco de dinero, para devorar su infame comida, para tragar su cerveza malsana., para soñar sus sueños insignificantes y torpes. Eran una infracción a mis pensamientos. Eran intrusos cuyo conocimiento de la vida constituía para mí una pretensión irritante, porque estaba seguro de que no era posible que supieran las cosas que yo sabía” J.C.

Con una prosa lenta, ampulosa a veces, con frases largas y escasos diálogos; con una estructura difícil de entrever entre los recuerdos, reflexiones y divagaciones introspectivas del personaje – característica del estilo de Joseph Conrad-, jugando con la imagen de las luces y sombras del ambiente -interior y exterior-, nos encontramos, con la obra más reconocida de su autor.

Dos son los tópicos más recurrentes respecto del análisis y comentarios sobre “el corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad, fuera de su estudio netamente literario. Por un lado es mayoritaria la opinión de que constituye un alegato contra la explotación mercantilista del imperio colonialista belga sobre las regiones del rio Congo. Y por otro lado, también es común la referencia a la importancia medular en el relato del proceso de deterioro y locura del personaje “Kurtz”, identificado con la imagen cinematográfica de Marlon Brando en la película “Apocalyse Now” de Coppola.

Sobre el primero de ellos, cabe decir que relato nunca nombra expresamente al Estado Libre del Congo, ni siquiera identifica el río Congo como el lugar donde transcurre el periplo su de protagonista. Si bien es cierto que  el propio Conrad navegó por la región en 1890 en el vapor “el Rey de los belgas” contratado por la Sociedad de Estudios del Alto Congo dependiente del entramado empresarial organizado por el Rey Leopoldo II para la explotación del marfil congoleño, y que todos los relatos contienen elementos autobiográficos, no es una crítica abierta al régimen esclavista instaurado por el monarca belga, al menos no en este relato y de un modo explícito: Conrad se significó en su críticas a la empresa colonialista del Congo, coincidió allí con la persona de Roger de Casement -cónsul británico que elaboró a cargo del gobierno británico un informe demoledor que desenmascaró internacionalmente la infamia de la voracidad del Rey Leopoldo-, al que consideraba amigo suyo y firmó un manifiesto, redactado por E.D. Morel y con aportaciones de autores como Mark Twain o A. Conan Doyle 

Sin embargo, a pesar de la descarnada imagen que ofrece el relato de la explotación de los nativos africanos, las cuerdas de presos, la lenta agonía de ancianos y enfermos arrumbados en los márgenes de una umbría arboleda, la hambruna, la despoblación, la vileza y codicia de los funcionarios occidentales, y el menosprecio hacia la población nativa, insisto en que este relato no es un panfleto contra los abusos del colonialismo en el Congo.

Más aún, hay algún autor, como el premio Nobel Chinua Achebe, que ataca duramente el racismo explícito  del libro de Conrad en su ensayo “Una imagen de África, racismo en el corazón de las tinieblas de Conrad”.

El autor nigeriano, desde su experiencia personal, carente de esos prejuicios, hace hincapié en la falta de advertencia por parte del lector occidental de la actitud de Conrad hacia las personas africanas que retrata en su relato, básicamente por compartir dicha actitud y tenerla por normalizada. La extraordinaria aceptación del relato como una de las cumbres de la literatura universal acentúa el reproche hacia esta novela por la difusión tan amplia de las ideas que transmite el texto ya desde las escuelas donde se lee y estudia.

Según Chinua Achebe, el libro refleja “La mentalidad occidental de utilizar África como contraste de Europa, como lugar de negaciones a la vez remotas y familiares en comparación de las cuales se manifiesta el propio estado de gracia espiritual de Europa” […] “el corazón de las tinieblas proyecta la imagen de África como “el otro mundo”, la antítesis de Europa y, por lo tanto, de la civilización”

Con ejemplos extractados del propio libro observamos el contraste entre la descripción que hace el autor inglés (de adopción) del hombre blanco occidental e, incluso, del propio rio Támesis, respecto al hombre negro africano, al que le resta humanidad y capacidad de lenguaje. El liberalismo occidental de Conrad, pagado de sí mismo, le hace horrorizarse de la degradación personal a la que puede llegar, desde su superioridad moral y cultural, el hombre occidental, al abandonarse a la salvaje influencia de la oscura e incivilizada selva africana, primitiva y carente de referentes válidos.

“[…] No era terrenal, y los hombres eran … No, no eran inhumanos. Bueno, sabéis,  eso era lo peor de todo: esa sospecha de que no fueran inhumanos. Brotaba en uno lentamente. Aullaban y gritaban y daban vueltas: pero lo que estremecía era pensar en su humanidad (como la de uno mismo) pensar en el remoto parentesco de uno con ese salvaje y apasionado alboroto. Desagradable. Si, era francamente desagradable.”

El ensayista americano Adam Hostchild comparte básicamente el argumento del premio Nobel, desde otra perspectiva, al razonar que, al igual que Morel, el misionero Shephard, o el historiador afroamericano George Washinton Williams –el primero en señalar en los foros internacionales el genocidio esclavista en el Congo-  y autores americanos como Mark Twain, su voluntad de denuncia, se nutre de un prejuicio de la supremacía de la grandeza del imperio británico sobre otros regímenes coloniales como lo fue el del Estado Libre del Congo, bajo la égida del rey belga, cuya crítica y ataques mediáticos resultaron inocuos para el colonialismo británico imperante. Las convenciones victorianas que influyeron en la mentalidad del escritor polaco, británico por opción personal, tiñeron sus propias convicciones de la distancia y superioridad racial que denuncia Achebe. Nada se dijo por estos autores de la batalla de Ondurman (1898), donde la ametralladora inglesa masacró a 30.000 sudaneses en una desigual batalla.

El segundo tópico, a mi juicio, más corriente, se basa en la pereza intelectual y la facilidad que ofrece una obra de arte tan genial como la película de Coppola, para distraer la vocación lectora respecto del relato de Conrad y conformarse con la exégesis del film sobre la base de su supuesta adaptación cinematográfica. Por otro lado, la enorme figura del autor Marlon Brando y su impresionante y tenebroso monólogo se ha impuesto sobre cualquier otra interpretación y desde entonces se centra el protagonismo de la novela en el personaje de Kurtz y la sombra que oscurece las luces de su razón palideciendo el auténtico hilo argumental de la novela: el viaje de ida y vuelta del marinero Marlow hasta las tinieblas de la selva africana y su vuelta a la civilización con la secuelas de la angustia y el hastío.

En la oscuridad del crepúsculo, a la ribera del Támesis, un grupo de hombres de mar escucha en silencio el relato del capitán Marlow sobre su incursión en la selva africana remontando un serpentino río en busca de un agente comercial de una empresa comercial belga dedicada al comercio de marfil sobre el que ya no se tienen noticias. A medida en que se adentra en el territorio inhóspito y salvaje va dejando atrás los distintos asentamientos comerciales (regentados por funcionarios viles y egoístas) progresivamente intrigado por la personalidad del señor Kurtz del que le van llegando noticias impregnadas de un aura de misticismo y divinidad. El encuentro con Kurtz se produce al final con éste, moribundo, febril y alucinado. Marlow regresa a Europa, hastiado, irritado con la insignificancia de las pasiones mundanas de sus gentes, totalmente ignorantes de la experiencia vivida.

Acaba el relato con la descripción de la entrevista con la prometida de Kurtz. Con genial maestría, utiliza el contraste entre las luces y sombras del ambiente y la pugna entre la luz de una ciega esperanza y el horror ominoso y sombrío de las últimas palabras del difunto. Al final prevalece la mentira compasiva sobre la justicia prometida.

Marlow, que es el auténtico protagonista, se adentra en la profundidad de la selva amparado por la luz de la civilización y en su viaje descubre cómo el espacio inescrutable se defiende de la invasión civilizadora confiriendo un conocimiento oculto de sí mismo que fascina y pervierte hasta la locura. El viaje al corazón de las tinieblas es un viaje a las tinieblas del corazón. Y lo peor es el regreso, cuando la banalidad cotidiana se percibe como una agresión invasora frente al íntimo –y oscuro- conocimiento adquirido. 

Un saludo.

Józef Teodor Konrad Korzeniowski, conocido como Joseph Conrad, de origen polaco –aunque hoy la localidad de su nacimiento pertenece a Ucrania- nació el 3 de diciembre de 1857 y falleció en Inglaterra, el 3 de agosto de 1924. Su bibliografía es muy extensa: La locura de Almayer (Almayer’s Folly) (1895); El Negro del ‘Narciso’ (The Nigger of the ‘Narcissus’) (1897); El corazón de las tinieblas (Heart of Darkness) (1899); Lord Jim (1900); Con la soga al cuello “The End of the Tether” (1902); Nostromo (1904); El agente secreto (The Secret Agent) 1909; La línea de sombra (The Shadow Line) (1917). Su prosa es densa y ampulosa, de lenta lectura, frases largas, escaso diálogo y un carácter introspectivo y psicológico que le sitúan entre el romanticismo y el realismo, considerándosele como un precursor del modernismo. 

el corazon de las tinieblas-joseph conrad-9788439721727

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 224 págs.
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editoral: MONDADORI
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Traducción:
  • Prólogo Mario Vargas Llosa
  • ISBN: 9788439721727


8 comentarios

“drácula” de bram stoker: la conjunción del mito y el miedo, un clásico que no muere (en más de un sentido).


“¡No necesitamos pruebas, no necesitamos que nadie nos crea! “B.S

Drácula, meramente su nombre evoca connotaciones culturales fuertemente arraigadas en nuestra sociedad. Drácula, el no-muerto, el vampiro, la esencia del mal, la personificación del terror y del miedo. Aunque data de finales del siglo XIX, a lo largo del siglo XX y ahora en pleno siglo XXI ha mantenido su vigencia y actualidad, inherente a su condición de clásico del género de terror  y de la literatura en general, siendo objeto de múltiples análisis e interpretaciones tanto desde el ámbito de la política, la economía, la filosofía o la historia.

Pero no nos engañemos, si algo queda del mito del vampiro, el icono del terror sobrenatural, la encarnación del mal que perturba la quietud de nuestros sueños, no se lo debemos a un personaje literario sino su sosías cinematográfico. Al igual que Bram Stoker se documentó con la figura de Vlad Tepes y dio forma a un vago trasunto literario,   su novela fue igualmente adoptada por el cine y reinterpretada hasta la distorsión; la figura que dio forma la palabra escrita ha sido consagrada por la imagen cinematográfica que es la que finalmente ha consagrado el prototipo sobre el que se construye el mito; la imagen que todos tenemos formada sobre Drácula se la debemos al canon fijado por el cine no a la novela.

Desde época temprana la obra literaria ha servido de inspiración para la creación de obras de maestras del cine como Nosferatu (Murnau, 1922) o Drácula (1931, de Tod Brownning con Bela Lugosi), o Drácula (1958) de Terence Fisher (con Christopher Lee como Drácula y Peter Cushing como Van Helsing) y, la última gran adaptación, Drácula de Bram Stoker, de Francis Ford Coppola, de 1992 (con Gary Oldman y Anthony Hopskins). Cada una aporta su propia versión de la novela, más o menos infiel, junto con otras doscientas adaptaciones tanto cinematográficas como televisivas que han conseguido configurar nuestros prejuicios sobre la novela hasta el punto de suplantar al original y convertirla en una obra totalmente desconocida, pese a tener íntimamente la percepción de conocerla o de haberla leído. Esto mismo ha pasado con otros clásicos de la literatura como “Frankenstein, o el moderno Prometeo” de Mary Shelley, “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll o, el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes que encabezan hoy en día el grupo de los desconocidos más populares de la literatura.

Su argumento, básicamente, trata sobre la existencia de un ser maléfico e infernal, el conde Drácula, que habita un lúgubre castillo en Los Cárpatos, y que esta dotado del poder de la inmortalidad que le confiere la sangre de sus victimas humanas. Habiendo sembrado el terror durante cientos de años entre las gentes terriblemente atrasadas y supersticiosas de su Transilvania natal decide cambiar su residencia al Londres victoriano en búsqueda del anonimato y la prosperidad que le ofrece la populosa ciudad, metrópoli de su tiempo. El azar o la  predestinación le liga al joven pasante de abogado Jonathan Harker, quien acude a su castillo para gestionar la venta de unas propiedades en Londres y que permanece cautivo en el mismo hasta que consigue escapar. En su estancia en Inglaterra, el conde vampiriza a la joven Lucy Westenra, íntima amiga de la prometida de Jonathan Harker, Mina Murray y ésta, junto con los tres pretendientes de Lucy, el americano Quincey Morris, Lord Arthur Holmwood, quien finalmente desposará con ella y el Dr. Jon Seward, amigo a su vez de un excéntrico y carismático científico holandes, el Dr. Van Helsing, descubriendo la terrible naturaleza del conde y sus planes demoníacos, iniciarán una persecución del vampiro que les llevará al mismo lugar donde empezó todo, en el Castillo del paso del Borgo sito en los Cárpatos.

A nivel formal destaca su estructura como relato epistolar, compuesto por la superposición de las cartas y diarios de los distintos personajes, ordenadas más o menos cronológicamente, los cuales van narrando en primera persona su impresión de los hechos y que, dentro de la trama argumental, son transcritos en forma de relato único a modo de dossier o informe, incorporando al mismo recortes periodísticos, telegramas, notas, etc. El autor, en una nota introductoria, acude a la ficción del “manuscrito encontrado” tan grata a nosotros como por ejemplo la recopilación que efectúa Cervantes de la traducción de “El Quijote” realizada por el sabio Cide Hamete Benengeli, con el fin de dotar a la novela de un aire de verosimilitud, comentando su relación de amistad con los protagonistas.

Con este fin también emplea una serie de técnicas como son  las rigurosas alusiones a datos geográficos o históricos, la contemporaneidad del tiempo novelado y el tiempo del autor, etc, consiguiendo que el efecto de conjunto, sin alejarse del relato novelado, participe, de un modo ecléctico y a veces contradictorio, del artículo periodístico, el ensayo etnográfico y el relato costumbrista.

En efecto, Bram Stoker documentó la novela de una manera extraordinaria, tardando hasta siete años en su confección final, cuidando la precisión geográfica de sus localizaciones, o los datos históricos referenciales, así como la recopilación de las supersticiones del folcklore rumano.

Igualmente, con dicho objetivo, desarrolla la novela en un tiempo contemporáneo al autor y son continuas las referencias de  Bram Stoker a las innovaciones y adelantos científicos y técnicos del momento como fueron la máquina de escribir portátil, el fonógrafo, el gramófono, la lancha a vapor o las técnicas de transfusión de sangre o el hipnotismo, así como también constantes alusiones a las ideas o corrientes filosóficas candentes en aquel momento y por ello muy novedosas como por ejemplo la antropología criminal de Lombroso.

La valoración global de la novela es muy favorable pues su lectura es amena y, pese a contar con el hándicap de su popularidad, mantiene la intriga y el interés hasta el último momento con una mezcla de folletín decimonónico, novela de intriga y cuento de terror gótico.

Su vigencia en la actualidad, como obra clásica de la literatura, dentro y fuera del género de terror, se pone en evidencia por la multitud de obras que han recibido su influencia directa. Pero no radica quizás tanto en su carácter innovador, puesto que existen antecedentes de novelas “de vampiros” como por ejemplo “Carmilla” de Sheridan Le Fanu, o la obra de Polidori “el Vampiro” sino porque Drácula es una novela sobre la dualidad y el antagonismo: las supersticiones centenarias frente a la racionalidad moderna; la enfermedad y la muerte frente a la vida; la sumisión frente a la libertad; las sombras frente a la luz; y en suma, la eterna lucha de Bien contra el Mal en la que el ser humano, hombre o mujer, dejando de ser un mero instrumento, rompe el equilibrio auxiliado por su libre albedrío.

Abraham “Bram” Stoker, nació en Clontarf, Irlanda, en el año 1847 y falleció en Londres, Inglaterra, en 1912, a la edad de 64 años. Pese a su graduación en matemáticas, con matrícula de honor, se dedicó a la abogacía, al periodismo, a la crítica literaria. Su obra más famosa, Drácula, verdaderamente anuló y eclipsó a las demás. Dentro del género de literatura de terror escribió “La joya de las siete estrellas“, “La madriguera del gusano blanco“.

Vlad III (nacido como Vlad Drăculea; Sighișoara, noviembre de 1431 – Bucarest, diciembre de 1476), más conocido como Vlad el Empalador (en rumano: Vlad Țepeș), fue Príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania) entre 1456 y 1462. Fue un gran luchador en contra del expansionismo otomano que amenazaba a su país y al resto de Europa, y también era famoso por su manera de castigar a los enemigos y traidores. Vlad era ortodoxo, aunque con posterioridad se convirtió al catolicismo.

  • Título: Drácula
  • Autor: Bram Stoker
  • Páginas: 681 (con introducción, apéndices y notas)
  • Editorial: Valdemar 2005
  • Colección: Gótica nº 59
  • Traducción, Prólogo y Notas: Oscar Palmer Yañez
  • ISBN: 84-7702-512-6


Deja un comentario

“negro” de olivier pauvert: un relato fallido sobre las sombras del totalitarismo


“Puede que todo esto sea real, puede que yo no sea más que un fantasma, un alma en pena, como dijo aquel”. O.P.

Según la biografía del autor extraída de la solapa del libro, Olivier Pauvert es un joven escritor francés residente en un pequeño pueblo de Gironde. Es farmacéutico y padre de tres hijos. “Negro” es su primera novela.

Y es una buena novela que amalgama las características del género negro e intriga, la novela fantástica y la ucronía sin conseguir definirse adecuadamente dentro de cada una de ellas y, sin embargo, lograr una obra literaria ciertamente entretenida, de fácil lectura, con estilo y vocabulario aceptable y una trama argumental atractiva.

Sin desvelar las claves de esta trama, que frustraría el legítimo interés de un lector descuidado en ir descubriendo por sí mismo las virtudes de la obra, puedo decir que gira en torno a la averiguación por parte del protagonista de las circunstancias de un crimen cometido en su presencia, cuya autoría le imputaron y que, a raíz del mismo, transcurre un lapso de tiempo de doce años que aparentemente no recuerda, o no ha vivido, encontrándose con un país y una sociedad sometida a un régimen político totalitario, represivo y manipulador; una Francia irreal y extraña, como ubicada en otra dimensión, en un tiempo alternativo.

A medida que avanza el argumento se va produciendo una gradación desde el formato de novela negra o de suspense hacia una narración subjetiva cargado de imágenes oníricas que transforma la novela en un relato de corte fantástico al descubrirnos la verdadera naturaleza que, en la novela, ha alcanzado el protagonista.

A mi juicio la intriga y el suspense que anima la búsqueda del protagonista se frustra con el recurso a situaciones o soluciones argumentales que se alejan del realismo que caracteriza a la novela negra y que, presentadas como una salida extraordinaria y fantástica, el lector no tiene más que aceptar y conformarse, consiguiendo el autor ir solucionando el argumento por un camino incontestable, como por ejemplo es la alusión a Caronte en las páginas finales. Es como aquellos relatos o fábulas en las que el autor recurre a la explicación milagrosa, onírica o mágica para justifican cualquier cosa.

Si las notas definitorias de la novela negra o, incluso, de suspense o intriga, se centran en el protagonista (criminal o prófugo) y en la trama (desentrañar un misterio o resolver un crimen), esta novela pierde fuerza en este aspecto por las características tan peculiares del personaje principal, las cuales no voy a decir, cuya esencia inicial se va diluyendo hasta acabar en otra cosa distinta.

Igualmente, echo de menos una mayor profundización el aspecto ucrónico de la novela, desde el momento en el que el personaje hace alusiones, en claro paralelismo al ascenso al poder del Partido Nacional Socialista en la Alemania de Weimar, a la victoria electoral del Partido Nacional francés y la consolidación de una régimen político fascista y represor que cimienta su poder gracias a técnicas de “sedación” colectiva. Pero no se deja apreciar exactamente ese punto “Jonbar” que haga de quicio entre la realidad del lector y la propuesta de historia alternativa que parece querer mostrarnos el autor. Aunque la novela describe en parte esa sociedad futura, donde la represión y la supresión de las libertades básicas, es tolerada pasivamente por los ciudadanos y donde éstos han ido asimilando los valores de pureza racial, xenófobos y discriminatorios frente a minusvalía física o psíquica, la obra deja la sensación de falta de completitud y desarrollo de esa línea argumental.

 A mi juicio, tampoco no apura la crítica política, no llega a culminar lo que podría haber sido una novela distópica a la manera de Orwell, Huxley o Bradbury, con las que se empeñan en compararla las reseñas comerciales o publicitarias.

 El tercer elemento antes aludido, el carácter fantástico, que inicialmente arropa a la novela con ese aura de ensoñación que se vislumbra a través de las reflexiones y sensaciones del protagonista, se va perdiendo y en un momento dado se despejan los interrogantes sobre lo que sucede y de un modo abrupto el autor nos regala una explicación inverosímil que desluce las peripecias del protagonista puesto que, paradójicamente, ya todo es posible.

 A pesar de lo dicho, de mi crítica templada y el poco entusiasmo que transmiten mis palabras, es una buena novela. Quizás no sea excepcional pero tampoco mala y, en todo caso, es mi opinión y cualquiera puede guiarse por su propio criterio y formarse una opinión, solo tiene que leerla.

 Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL: [….] abruptamente y de manera inexplicable pasa otra dimensión en la que Francia está gobernada por el Partido Nacional, por el que él mismo votó un día y que ahora ha constituido un gobierno fascista […]

Olivier Pauvert

  • ISBN: 8439720343
  • EDITORIAL: Mondadori, Barcelona, 2006.
  • TRADUCCION: Esther Andres
  • PÁGINAS: 480


2 comentarios

“canción de hielo y fuego” de george r r martin, una épica alternativa.


“El corazón miente y la mente engaña, pero los ojos ven. Mira con los ojos. Escucha con los oídos. Saborea con la boca. Huele con la nariz. Siente con la piel. Y sólo luego piensa, y así sabrás la verdad. “  GRRM

Con la serie “Canción de hielo y fuego”, de George R R Martin,  me parece que se revientan las costuras de este blog: si tenemos en cuenta que se compone al menos de siete libros, dos de ellos inéditos y no publicados, que cuenta con una extensión muy considerable y que su compleja trama se ramifica en un mútiples subtramas con infinidad de personajes principales y secundarios, no puedo menos que admitir la imposibilidad de limitarme a reseñar individualmente uno solo de los libros que la forman, del mismo modo en que me veo impotente de abordar con cierto rigor y exhaustividad la totalidad de la obra.

En primer término es preciso advertir sobre la necesidad de leer la obra íntegra, en el orden propuesto por el autor, para no perderse el desarrollo de la acción y la evolución de los personajes puesto que los libros que la componen, “Juego de Tronos”, “Choque de Reyes”, “Tormenta de Espadas”, “Festín de Cuervos” y “Danza de dragones” se encadenan entre sí y forman un todo interdependiente que pierde su significado si no se completa. Para quien no conozca la obra o no haya oído nada acerca de la misma –circunstancia difícil de imaginar para cualquier aficionado a la literatura, al cine o televisión-, esta afirmación puede ser un obstáculo que le desincentive a la hora de iniciar su lectura.

¿Qué es “canción de hielo y fuego?. Básicamente una obra de fantasía épica y heroica con una ambientación de pseudomedieval, que puede compararse, en cuanto a calidad narrativa y argumental al “Señor de los anillos”, en tanto que recrea un ambiente completo, extraordinariamente rico y prolífico en detalles, si bien sobre la base de una inspiración histórica más que sobre la base mitológica y fantástica sobre la que se asienta la obra de Tolkien, careciendo igualmente de la hondura de sus connotaciones filosóficas pero descollando, sin embargo, en el tratamiento y caracterización de los innumerables personajes, a los que retrata con certera penetración psicológica.

Al falta de un final, se asemeja a las sagas nórdicas, las leyendas artúricas, las crónicas medievales carolingias o los poemas épicos de la antigüedad clásica grecolatina donde alcanza una altura magistral en la recreación de las relaciones de poder entre las distintas casas dinásticas, los señores y caballeros y sus vasallos y el intrincado juego de pactos, alianzas y traiciones entre ellos, aderezadas con guerras, batallas, campañas militares, escaramuzas, emboscadas, razzias, asesinatos, duelos, huidas, persecuciones, reencuentros, matrimonios de conveniencia, odios igualmente de conveniencia y en general la descripción en tiempo presente de un mundo brumoso, confuso, de cambio y transición hacia una era ignota que se apunta decadente y traumática.

Los títulos de los cinco libros editados y publicados en España hasta el momento son bastante ilustrativos del rumbo que va tomando el argumento, “Juego de Tronos” se desarrolla principalmente en la corte del Rey Baratheon, “Choque de Reyes”, nos relata la guerra de los cinco Reyes por ascender al Trono de Hierro”, “Tormenta de Espadas”, Festín de Cuervos” se desarrolla principalmente en El Muro y Mas alla del Muro y “Danza de Dragones” tiene como protagonista a la Reina Danaerys y sus dragones en el lejano Este.

En territorio conocido como LOS SIETE REINOS DE PONIENTE se entabla una guerra de usurpación donde Rhaegar Targaryen, descendiente de Aegon el Conquistador, que los unificó a todos ellos bajo su mandato, es derrotado por el usurpador Robert Baratheon, ayudado por el Señor de Invernalia –territorio norteño regentado por la Casa Stark-. Robert accede al Trono de Hierro de los Siete Reinos junto con su esposa Cersei, de la casa Lannister, hermana de Jaime, llamado el “matarreyes” por haber traicionado y asesinado al Rey Rhaegar cuando formaba parte de su Guardia Real.

Por intrigas de los hermanos Lannister, muere Robert en extrañas circunstancias y se abre un periodo conocido por la Guerra de los Cinco Reinos en la que, por un lado, los dos hermanos de Robert reclaman para sí el Trono de Hierro, ocupado ahora por el hijo de Robert y Cerseis –menor de edad manipulado por su madre y la casa Lannister- y por otro lado distintos señores territoriales aspiran a la independencia respecto del Trono de Hierro.

 En otro ámbito geográfico, muy al norte de los Siete Reinos, se encuentra la zona denominada EL MURO, por estar delimitada por una construcción de más de 500 kilómetros y más de 100 metros de altura que, al igual que la Gran Muralla china o el Muro de Adriano, separa y protege el mundo civilizado del mundo de los salvajes, al otro lado del muro, al que históricamente han estado amenazando con invadir. Los Guardianes de la Noche son los hermanos juramentados que, renegando de todo lazo social o familiar, se comprometen de por vida a la defensa del Muro, en expiación de los sus graves delitos cometidos durante su vida “civil”, gozando de la amnistía total por dicho servicio en defensa de la civilización de los Siete Reinos. Están gobernados por un jefe militar elegido por voto asambleario, denominado Lord Comandante cuyo cargo ostenta un joven bastardo, Jon Nieve, hijo del Señor de Invernalia, Eddark Stark -antiguo “mano del rey” de Robert Baratheon- hermano , a su vez, de los hijos legítimos de la casa Stark, Robb, Sansa, Brandon y Arya, quienes tiene gran importancia en la novela y en desarrollo de la trama. En una región en la que las estaciones duran décadas, estando cercano el final del Verano, la llegada del Invierno se carga de la siniestra certidumbre de una invasión de seres de ultratumba, denominados Los Otros, que son muertos vivientes que amenazan la existencia tanto de los hombre de Poniente como de los salvajes de fuera del muro.

AL ESTE de los Siete Reinos, al otro lado del mar, se encuentran la ciudad de Pentos y la Bahía de los Esclavos de la que forman parte ciudades esclavistas como Astapor, Yunkai y Meereen. Aquí se relata la peripecia de Daenerys Targaryen, sobrina del Rey Rhaegar, “madre de dragones” que consigue incubar los huevos de tres dragones, recreando la antigua leyenda de su dinastía, y con pretensión de reunir un ejército que le devuelva a su legítimo lugar en el trono de Hierro, consigue alzar al ejercito de esclavos denominado Los Inmaculados y tras arrasar el resto de ciudades esclavistas y se convierte en reina de Meereen atrayéndose a la población mediante la abolición de la esclavitud.

El trasfondo histórico que inspira las distintas corrientes argumentales puede estar, por un lado en la Guerra de las dos Rosas, entre la casa York (léase Stark) y la casa Lancaster (léase Lannister). También se me antoja apreciar ciertas reminiscencias en la historia de la reina Daenerys y su reinado circunstancial en el Este con las tensiones que vivieron las distintas facciones del ejercito de Alejandro Magno a la hora de decidir regresar a la Macedonia originaria o mantenerse en sus dominios persas donde se estaba consolidando el Imperio.

En cuanto a su estructura formal, el acierto de George R R Martin consiste en construir un relato fragmentado, a modo de las entregas de un folletín por fascículos, compuesto por un mosaico de capítulos abordados cada uno desde la propia subjetividad del distinto personaje que lo protagoniza, avanzando en el desarrollo de la trama desde distintos ambiente geográficos y a menudo en un plano temporal coetáneo. Con un lenguaje muy preciso, limpio y claro, sin excesivos barroquismos, cada personaje protagoniza un capítulo y el autor nos relata los hechos que le van aconteciendo, saltando al capítulo siguiente, siempre con otro personaje, bien continuando la acción antes relatada, en el mismo contexto geográfico, bien relatando los hechos que han venido ocurriendo en otro lugar distinto, mientras discurría la acción relatada en capítulos anteriores. Así se van desarrollando las escenas y avanzando la acción mostrándonos durante el proceso una compleja historia de guerras dinásticas, intrigas políticas, miserias humanas, amores y odios. Cada libro cuenta al final con un largo apéndice donde nos ofrece la relación de personajes agrupados por cada Casa o familia nobiliaria, con la descripción de su correspondiente heráldica, a modo de guía de lectura para ubicar a cada uno en la obra en el juego de poder en que toman parte.

Casa Stark, cuyo lema es “se acerca el invierno” y su heráldica cuenta con un lobo huargo

  • Lord Eddard Stark, señor de Invernalia y mano del Rey Robert Baratheon. Su hijo Robb Stark, heredero de Invernalia, sus hijas Sansa Stark y Arya Stark, quienes acaparan bastante protagonismo en la serie. Jon Nieve, hijo bastardo de Ned Stark que llegará a ser Lord Comandante de la Guadia de la Noche.

Casa Lannister, cuyo lema es “Oye mi rugido” y su emblema un león.

  • Tywin Lannister, señor de Roca Casterly, antigua Mano del rey Aerys II Targaryen. Padre de Cersei, esposa de Robert Baratheon, Jaime y Tyrion, el enano conocido como el Gnomo, seguramente el personaje más carismático de la serie, putero, borrachín y cínico, cuya inteligencia extrema le ha ayudado superar las limitaciones de su físico deforme. Los sufrimientos y desprecios que ha padecido han marcado su carácter y su destino.

Casa Baratheon, su lema es “nuestra furia” y su heráldica un venado coronado

  • Robert Baratheon, Rey “usurpador” de los Siete Reinos. Su ascenso al trono se produce cuando derrota al Rey Rahegar Targaryen. Esta casado con Cersei Lannister.

Casa Targaryen, su lema es “fuego y sangre” y su emblema un dragón.

  • Daenerys Targaryen, “madre de dragones” legítima heredera del Trono de Hierro ostentado por el fundador de la dinastía Aegon Targaryen, apodado el Conquistador o el Unificador.

Otros personajes secundarios, también interesantes en la trama  son: 

  • Ser Davos Seaworth, pirata y contrabandista nombrado “mano del rey” de Stannis Baratheon, que supo superar su baja extracción social, aprendiendo a leer y a escribir para servir mejor a su rey.
  • Theon Greyjoy, heredero al Trono de Piedramar, vasallo del Señor de Invernalia, pupilo de Lord Eddard Stark. También llamado “Hediondo” tras ser hecho prisionero por el sádico Ramsay Bolton, quien le sometió a una degradación física y moral que anuló su personalidad hasta convertirlo en una ruindad humana.

Un saludo 

George R R Martin es un escritor y guionista nacido en Nueva Jersey en 1948. Ha cultivado principalmente el género de la fantasía y de la ciencia ficción, habiendo sido galardonado con el Premio Locus, Premio Hugo, Nébula, World Fantasy, Premio Ignotus y el premio Skylark. Sus obras más destacadas son Muerte de la luz (977), Sueño del Fevre (1982), Los viajes de Tuf (1986),Serie Canción de hielo y fuego (1996).

Canción de hielo y fuego 1. Juego de tronos (George R. R. Martin)-TrabalibrosCanción de hielo y fuego 2. Choque de reyes (George R. R. Martin)-TrabalibrosCanción de hielo y fuego 3. Tormenta de espadas (George R. R. Martin)-TrabalibrosCanción de hielo y fuego 4. Festín de cuervos (George R. R. Martin)-Trabalibros

 

  • Canción de hielo y fuego/1
  • Gigamesh Ficción, núm. 14
  • Colección dirigida por Alejo Cuervo
  • Traducción de Cristina Macía
  • Prólogo de Josep Burillo
  • Ilustración de portada de Corominas
  • ISBN 978–84–96208–96–4
  • 800 págs.


Deja un comentario

“siddartha”, de hermann hesse: en la búsqueda de un sentido se borran los caminos.


”Creo que, en realidad, aquello que llamamos <aprender> no existe. Sólo hay un conocimiento que está en todas partes, amigo mío, y es el Atman. Se halla en mí, en ti, y en cada ser. Y empiezo a creer que este conocimiento no tiene peor enemigo que el querer saber, que el aprender”. H.H.  

Consciente o inconscientemente la vida, nuestra vida, no es más que un devenir contante, siempre cambiante y mutable, cuya inseguridad nos causa ansiedad y desasosiego. El hombre busca un sentido a su existencia como antídoto frente a la sensación de vacío, como asidero intelectual, moral o existencial al que aferrarse. La satisfacción de nuestros deseos, la obtención del placer y la ausencia de dolor  no son más que distracciones pasajeras de nuestro fin último, la respuesta al porqué de nuestro existir. Nacemos, y desde ese instante dirigimos nuestro esfuerzo vital hacia el calor de nuestra madre en un intento de recobrar la seguridad y el confort perdidos; crecemos y seguimos buscando una justificación espiritual a nuestra existencia y creemos encontrarla en la amistad y el amor, que orientan nuestros pasos de preadolescentes; maduramos y asumimos las responsabilidades del trabajo y la familia, a las que otorgamos una importancia capital como razón de vivir; envejecemos y vislumbramos un futuro ya cercano con la mirada vuelta atrás, intentando disfrutar de la tranquilidad y el sosiego  de una vida ya acabada y añorando el calor primigenio que nos vio nacer. Durante todo este proceso el pensamiento y el deseo, se vuelven intercambiables, se confunden, se distraen, avanzan y retroceden sobre sus pasos, vagan errabundos por caminos ya hollados o abren otros nuevos (viejos caminos que olvidaron las pisadas de otros hombres). Siempre buscando, siempre proyectados hacia adelante con la idea de colmar un anhelo que nunca se sacia, mitigar una inquietud que no conseguimos disolver ni con salud, ni dinero ni amor. Y un día de nuestra vida tropezamos con una persona excepcional que aporta un poco de luz a nuestra oscuridad personal y nos permite vernos reflejados en su mirada y poder así acceder a esa oscuridad interior de la que pretendemos sustraernos, alcanzar el conocimiento propio y calmar nuestra sed. A esa persona le llamamos iluminado y esa puede ser la historia de Siddartha, el Buda.

La novela de Herman Hesse nos relata la vida del joven Siddartha que vive con su padre el Brahman, siendo objeto de elogios y admiración por su dedicación al estudio de las escritos sagrados y la práctica de los ritos, pero que  muy pronto es consciente de la inquietud y la insatisfacción que le corroe por la falta de conocimiento de sí mismo y decide abandonar su hogar y unirse, junto a su amigo Govinda, a un grupo de ascetas samanas, con los que aprende y domina la técnica de la renuncia, del ayuno y la meditación para vaciarse y anular el Yo. Consciente de no haber alcanzado aún su objetivo y con su insatisfacción intacta, abandona igualmente a los samanas y acude a escuchar del Buda Gotama la exposición de su doctrina sobre el Karma: la sucesión concatenada de causas y efectos, su superación mediante la liberación del sufrimiento a través de la iluminación; debate con él y rechaza su doctrina pues es sólo una apariencia más que le ata al Yo. Su amigo Govinda decide  unirse al grupo de seguidores del Buda y Siddartha se separa de él. Se adentra en el bosque y descubre tras la meditación que lo material y que las doctrinas son meras representaciones cuyo sentido y esencia “no se hallaban detrás de las cosas, sino en ellas mismas, en todo” y se propone alcanzar dicha esencia con el corazón “abierto a todo lo inmediato”. Nuevamente emprende su viaje y se dirige a la ciudad donde conoce a la cortesana Kamala, de la que aprende las artes del amor y el deseo sexual; allí conoce también al mercader Kamaswami y aprende de él los placeres de los sentidos; y conoce  a los “hombres niños”,  con su apego a sus alegrías y a sus miedos. Pero la indolencia le cansa y vuelve a abandonar las ataduras dirigiéndose al bosque a meditar sobre su destino, pensando en el suicidio. Allí, recapacita y recupera su objetivo vital, quedándose dormido, agotado por el esfuerzo; bajo un árbol le encuentra Govinda, quien vela su sueño sin reconocer a su amigo Siddartha vestido y engalanado con los ropajes de un rico comerciante. Discurre por el río y conoce al barquero Vasudeva quien le enseña que el río es uno y distinto a la vez, que fluye sin cesar y aún así permanece, siempre presente, sin sombra de pasado o de futuro. Vuelve a encontrarse con Kamala que viaja de peregrinaje acompañada con el hijo común y que muere por la mordedura de una serpiente, haciéndose cargo Siddartha de la educación de su hijo hasta que éste le abandona huyendo de su padre; Siddartha comprende entonces y siente y comparte el sufrimiento y  padecimiento de los “hombres niños”. Transcurrido un tiempo y superado el dolor de la pérdida, muere Vasudeva habiendo alcanzdo la iluminación, ocupando Siddartha su lugar como barquero del río. Vuelve a encontrase con Govinda, quien tampoco le reconoce; le pregunta Govinda sobre sus ideas y conocimientos e indaga en su saber. Siddartha le comunica que aunque no careció de maestros no sigue doctrina alguna;  que aunque el saber se pueda comunicar no sucede así con la sabiduría; que el mundo no es imperfecto ni se encuentra en vías de perfeccionamiento sino que es perfecto en cada instante y hay que amarlo tal como es; que “las palabra son nocivas  para el sentido secreto de las cosas” siendo más importantes las obras, la vida. Finalmente Govinda presencia cómo su amigo Siddartha alcanza la iluminación: es testigo de “la sonrisa de la unidad sobre el fluir de las formas, esta sonrisa de la simultaneidad sobre los millares de nacimientos y muertes “.

La vida de Siddartha, en contraste, por ejemplo, con la de su amigo Govinda, transcurre cíclicamente en un continuo descubrimiento, asimilación, hastío y abandono. Primero de la casa del padre y los ritos y escrito brahmánicos; de los ejercicios de renuncia y técnicas de los samanas; de la doctrina del conocimiento de la causalidad del Buda Gotama; de los placeres y goces terrenales que el enseña Kamala y el mercader Kamaswami; y de las zozobras de la paternidad. Al final de su camino ha aprendido por sí mismo que no son suficientes ni la renuncia ni la saturación absolutas sino solamente la aceptación y la vida presente. Es el camino medio que predica el budismo.

La novela está escrita en un tono alegórico mediante el cual nos muestra las distintas etapas del desarrollo de la persona –infancia, adolescencia, madurez, vejez – y los distintos procesos de aprendizaje correspondiente a cada uno de ellos – descubrimiento, exploración, asimilación y madurez-; también los distintos personajes pueden simbolizar los distintos sentimientos y relaciones que son objeto de nuestro deseo y que, aferrados a ellos en extremo nos atan al sufrimiento –amistad, dolor y privación, deseo de conocimiento, concupiscencia, lujo y bienestar material.

Tiene tantos niveles de lectura como podamos descubrir con un análisis atento y sosegado. Su amenidad y facilidad de expresión y la falta de rigor formal ocultan sin embargo distintos niveles de comprensión de su contenido. Al igual que el arroyo de aguas cristalinas que nos decía Nietzsche, la novela oculta su verdad en el lecho del río y la claridad de sus aguas nos impiden apreciar su verdadera profundidad. Tras un lenguaje poético, musical y alegórico (que debemos en gran parte al trabajo del traductor Juan Jose del Solar), se pueden apreciar tres niveles básicos de acercamiento y comprensión de su contenido.

Por un lado el nivel narrativo, literario, cual es el extraordinario relato que nos ofrece Herman Hesse sobre la historia de Siddartha y su búsqueda espiritual. Recorre los hitos básicos de la biografía del Buda Siddartha Gautama y juega al equívoco sobre su identidad confundiéndonos sobre si el personaje de Siddartha es el personaje histórico –con el que comparte muchos datos biográficos- o es el personaje Gotama la verdadera representación del Venerable. De cualquier modo la historia es amena y entretenida y en este nivel la calidad literaria es notable.  

Existe un nivel que yo llamaría pedagógico en el cual los personajes van desgranando la teoría y los conceptos de la religión budista. Aquí la maestría de Hesse nos permite asimilar estas lecciones a la par que las nos las van descubriendo los propios personajes sin el agobio ni el tedio que supondría la larga enumeración de conceptos e ideas en los que esta sistematizado y ordenado el Dharma, las enseñanzas de los budas (las tres marcas o tres tesoros, los doce eslabones, el óctuple camino, las cuatro nobles verdades, etc). Como lectores profanos en el conocimiento de la religión budista, entiendo que muchos de esos conceptos, incluso la propia estructura del relato y su significación, se nos escurren entre las líneas del texto.

Finalmente entiendo que subyace a un nivel más profundo una lección existencial, un mensaje, el hallazgo de la búsqueda del propio autor o, quizás, del propio lector, en la medida en que toda obra literaria despierta inquietudes y reflexiones que nos son propias y que podemos compartir con el autor, discrepar, completar y añadir a nuestro propio bagaje intelectual y moral. La dedicatoria que ofrece el propio Herman Hesse a su amigo Romain Rolland es explícita en el sentido de expresar que la novela contiene el ideario del autor, gestado en una época, los años 20, en la que personalmente Herman Hesse se encontraba en un periplo introspectivo y la sociedad europea (occidental) había despertado desorientada del horror de la guerra.

Hermman Hesse nos hace recorrer junto al joven Siddartha el proceso expresado por Buda en sus enseñanzas y lecciones sobre el origen y causa del sufrimiento humano que se inicia con la ignorancia y acaba en la muerte en un ciclo constante e infinito que solamente la senda del “noble Camino” de la sabiduría (comprensión y pensamiento correctos), la ética (acción y comportamiento correctos) y la meditación (esfuerzo, atención y meditación correctos), pueden romper hasta alcanzar la iluminación, el despertar  o nirvana e interrumpir definitivamente el ciclo de renacimiento continuo y constante. Esta enseñanza la expresó Buda en su lección sobre las “Cuatro Nobles Verdades” y que se resumen en la constatación de la existencia del sufrimiento por el dolor y la ausencia de placer, en la determinación de que ese sufrimiento tiene como causa la   insatisfacción y el anhelo permanente del YO y de que puede ser interrumpido mediante la práctica y ejercicio del la sabiduría, la ética y la meditación.

Yo creo que lo que esta novela aporta no es el sentido de la vida como rumbo, como meta, como fin, sino la percepción de que es el propio camino nuestra razón de vivir, que la vida encuentra un fin en sí misma y que su sentido no radica en mera búsqueda de sentido sino en la comprensión, la aceptación y el disfrute del presente. Como dice el personaje, el que busca no encuentra porque tiene un objetivo y se halla poseído por él; el que encuentra, en cambio, es libre, esta abierto y carece de objetivos. Como dijo nuestro Machado, no hay camino, se hace camino al andar.     

Hermann Karl Hesse, escritor alemán, nacido en la localidad de Calw, Badern-Wurtember el 2/07/1877 y fallecido en Suiza, el 09/08/1962. En 1946 obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Su obra literaria se inicia en 1898 con el libro de poemas “Canciones románticas” y otras obras menores de escaso éxito comercial. En 1904 publica la novela “Peter Camenzind”, a partir de la cual se dedica plenamente a la literatura. En 1911 viaja por Ceilán e Indonesia y publica “Cuadernos hindúes” (1913). No participó en la I Guerra Mundial por problemas de salud y fue fuertemente criticado por su posterior posición de reconciliación. En 1917 Hesse escribió la novela “Demian”; publica en 1919 “ El último verano de Klingsor” y en 1922 la novela “Siddartha”; en 1927 “El lobo estepario”. Publicó Narciso y Goldmundo en 1930 y en 1931 inicia la redacción de “El juego de los abalorios” publicada en 1943. De esta bibliografía destacan principalmente “Demian”, “Siddartha” y “El lobo estepario” por su carácter emblemático, cada una en su estilo y orientación,  de una concepción existencial que ha atraído a multitud de público, sobre todo juvenil; aunque el propio Herman Hesse se quejaba –sobre el lobo estepario- de la malinterpretación y falta de comprensión de su mensaje.

Un saludo 

 

  • Título: Siddharta
  • Autor: Herman Hesse
  • Traductor:  Juan_Jose del_Solar
  • ISBN: 9788401426711
  • Editorial: Plaza & Janés, Barcelona (1994)
  • Nº págs: 211
INDICE:
 PRIMERA PARTE
 .El hijo del brahmán
 .Con los samanas
 .Gotama
 .Despertar
 SEGUNDA PARTE
 .Kamala
 .Con los hombres niños
 .Sansara
 .A orillas del rio
 .El barquero
 .El hijo
 .Govinda


2 comentarios

“aguas gélidas” de michel koryta: no, definitivamente no es stephen king


“Muchacho, te prometo una cosa: aquí nadie va a estar a salvo a no ser que lleven mi apellido y mi sangre” M. K.

Como la auténtica comida tradicional que una vez probaste en casa de tu abuela y cuyos recuerdos sensoriales nunca te abandonaron, como una maldición que ha alterado para siempre la objetividad de tu criterio y todo te sabe ahora demasiado artificial, demasiado elaborado, notoriamente insípido, así me siento yo al acabar de leer esta novela y descubrí, demasiado tarde, que Michael Koryta no es Stephen King.

Los recursos utilizados para pintar el ambiente de “terror paranormal”, como los sueños inducidos por la bebida, o la tormenta perfecta cuya venida se va a anunciando  desde el principio, no llegan a forjar la personalidad de la novela; los elementos de intriga son insuficientes y el final muy, muy, muy esperado. Quien haya leído “el Apocalipsis” o “la Tormenta del siglo” de Stephen King puede dejar a un lado el presente libro si busca una temática de terror o efectos paranormales (incluso me aventuro a proponer que puede leer cualquier otro libro mejor que éste).

La machacona comparación con “El resplandor” de Stephen King no es más que una ofensa a la objetividad que encubre un reclamo publicitario bastante poco sutil. Por otro lado, la existencia de un balneario es meramente anecdótica puesto que la trama no transcurre en su interior, ya entiendo que tantos libros que reseñar… no estamos para perder el tiempo leyéndolos, ¡¡faltaría más¡¡.

A mi juicio, la voluntad de justificar y explicar las capacidades precognitivas del personaje añade un elemento de lógica racional que anula posteriormente toda intención de regresión onírica al pasado: la explicación rompe la magia.

La trama es interesante, a priori, pero el desarrollo se me antoja predecible e insípido. El protagonista, dotado de ciertas capacidades paranormales  precognitivas, inicia una investigación sobre el pasado de un agonizante multimillonario con intención de hacer una película homenaje por encargo de un familiar. Para ello acude a su pueblo de origen y descubre a través de los sueños inducidos por el agua embotellada hace más de setenta años que la historia del pueblo oculta una tragedia antigua y que el personaje facineroso que provocó, en su juventud, la huída del millonario, vuelve en forma de ente que ha poseido el alma de su nieto, pretendiendole utilizar como instrumento de venganza.

Una subtrama sobre el conflicto sentimental del protagonista y su fracaso profesional, así como la larga espera de una meteoróloga aficionada que lleva prediciendo una tormenta apocaliptica, aumentan artificialmente el peso de las páginas de la novela lo suficiente para que el futuro lector no considere que ha gastado su dinero por nada.

¿Se me nota que no me ha gustado nada y que me arrepiento, como fue mi intención inicial, de no haber abandonado su lectura en la página 10?

Michael Koryta nació en 1982 en Bloomington (Indiana, EEUU), ha escrito varias novelas de serie negra protagonizadas por el investigador Lincoln Perry: Esta noche digo adiós (Tonight I Said Goodbye, 2004), El lamento de las sirenas (Sorrow’s Anthem, 2006), Una tumba acogedora (A Welcome Grave, 2007) y The Silent Hour, 2009, cuyas buenas críticas no deben ser empañadas por la presente reseña.

Un saludo 

  • Nº de páginas: 430 págs.
  • Editoral: ROCA EDITORIAL DE LIBROS
  • Traducción: Carlos Isern
  • ISBN: 9788499181790


2 comentarios

“criaturas de la noche” de lázaro covadlo: pulga como animal de compañía.


“Pero es que yo soy una parte de tí, Dionisio querido. Ahora soy el núcleo de tu ser más íntimo y así seguiremos hasta que la muerte nos separe. Desde que habito en tí, te lo he dicho muchas veces, soy tu verdadera conciencia, encia, encia” L.C.

Lázaro Covadlo, escritor argentino, nacido en Buenos Aires en 1937, – cuyo origen judío se destaca en ciertas biografías como si elemento racial fuera significativo a la hora de elaborar una obra literaria. Sus obras más destacables son La cámara del silencio (1973), Conversación con el monstruo, finalista del premio Planeta Sur 1994, Remington Rand. Una infancia extraordinaria (1998) y la colección de relatos Los humaneros, de 1965 y Agujeros negros (1997). Criaturas de la noche obtiene el premio Novela Café Gijón 2004.

Esta obra es una pequeña novela de humor con múltiples lecturas, a medio camino entre la parodia y la crítica social, entre el relato del absurdo y la novela filosófica, pues de todo cabe en sus pocas páginas.

La estructura de la novela se desarrolla en dos partes; una primera parte nos ofrece el relato en primera persona del protagonista, Dionisio Kauffman, agente inmobiliario un poco patético y ruín, con una clara carencia de las habilidades sociales básicas y una acentuada distorsión en la concepción de sí mismo. Con una evidente referencia kafkiana, Dionisio despierta una mañana no convertido en insecto pero sí parasitado por uno, la pulga, un ser microscópico antediluviano que lleva habitando este planeta durante milenios hospedado en el oído interno de los animales, humanos y no humanos, de los que extrae los humores vitales necesarios para su alimento y subsistencia; un insecto que se autodenomina pulga y que se nutre no solo de excrecencias y fluidos del ser que convierte en huésped sino que lo manipula y dirige a su antojo para el cumplimiento de sus deseos egoístas.

La segunda parte de la novela alterna las peripecias de Dionisio con el relato de la pulga, sus orígenes, sus motivaciones y, a modo de disgresiones –con distinta tipografía-, el relato histórico de sus experiencias con otros personajes, paródicos como Vito Tarsicio o históricos como Einstein o la célebre Condesa ”Sangrienta” Bathory (¿quién ha visto la película “Los Cuentos Inmorales” de Walerian Borowczyk ?.

Con la novela nos llega el eco distorsionado de otras referencias literarias, como el “Fausto” de Marlowe, “el maestro y Margarita” de Bulgakov o “el Diablo Cojuelo” de Velez de Guevara (salvando grandes distancias): la pulga se erige en una figura mefistofélica pero de rango menor, el pepito grillo del protagonista, que le conduce, orienta y dirige, y frena esas meteduras de pata de Dionisio que le hacen fracasar social, profesional y personalmente. Con su ayuda Dionisio alcanza la fama, el “amor” correspondido y la fortuna, pero pagando un precio. El pacto, siempre presente con toda figura demoníaca, trae como consecuencia una pérdida esencial para el personaje; en el caso que nos ocupa, la pérdida de sí mismo, la incapacidad de disfrutar de la soledad y de la libertad de pensamiento propios. Al final el personaje cumple el destino que le vaticina su propio nombre y acaba en una bacanal.

Intencionadamente o no, la novela puede contener una reflexión sobre si el personaje actúa por sí mismo o por el contrario la intervención de la pulga verdaderamente rige su conducta; también sobre la motivación humana y sobre en qué medida pueden llegar a predominar las pulsiones sexuales en la conducta; sobre el mundo de las apariencias y la volubilidad, vacío e incertidumbre del progreso social.

Es una novelita interesante, divertida, y muy corta.

Un saludo.

  • editorial: EL ACANTILADO
  •  año de edición: 2004
  •  páginas: 176
  •  formato: RÚSTICA
  •  isbn: 978-84-96136-88-5


2 comentarios

“nivel 26” de anthony e. zuiker y duane swierczynski: manifestación severamente mortal de la alergia al latex


“Para calibrar el nivel de crueldad y de violencia de los crímenes que se cometen, el departamento de policía de los Estados Unidos estableció 25 niveles de violencia (siendo el numero 25 el máximo). Nunca pensaron que se podría llegar a un nivel más alto… El nivel 26.” A. Z.

Una novela de intriga y suspense avalada por el creador de CSI y con un novedoso formato de digi-novela mediante el cual el lector se convierte en espectador al acceder vía web (mediante claves facilitadas por el texto) a diversos vídeos donde se nos muestran distintas escenas que aparecen en la novela.

Pese a la voluntad de innovación considero que al segundo viaje al ordenador para visionar el vídeo el lector genuino se aburre y no interrumpe la lectura y el espectador de TVI posiblemente prefiera CSI.

Por lo que respecta a la novela, la ficción a veces se confronta con la realidad y deja al descubierto un juego de espejos en el que mutuamente se interrelacionan e influyen  ambos mundos, pero aquí NO ocurre así. Le falta esa dosis justa de credibilidad para no romper el equilibrio entre una novela de intriga y un manga de superhéroes y villanos. No es creíble, aunque sea ficción, que un super-asesino casi inhumano, cuente con infinidad de medios técnicos de los que el FBI carece o, al menos, no este protegido frente a la sistemática vigilancia monitorizada por video, audio y GPS. Tampoco es creíble el abuso de sus dotes de yogui para camuflarse, durante horas y sin casi respirar, y en absoluta inmovilidad, en el más minúsculo escondrijo. El único hallazgo de la novela, de argumento ciertamente vulgar y estereotipado es el exótico traje de látex del personaje principal, el malo, quien envuelto en un traje de cuerpo entero, embutido con la ayuda de cuatro barras y media de mantequilla, pasa el trance de vestirse y a partir de ahí  el resto de la novela pierde interés y fuelle.

Siento decir que la novela no es “el silencio de los corderos” o “dragón rojo” ni tampoco “seven” y auque su ritmo sea rápido, trepidante y casi cinematográfico, es precisamente ese artificio el que empaña la calidad de la novela en tanto que se detecta la prisa y no la agilidad, la superficialidad y no el laconismo.

 Su argumento es sencillo y trillado, un asesino en serie que nunca ha podido ser ni identificado se ensaña con la familia del investigador del FBI que una vez casi consiguió derrotarlo para hacer que vuelva de su retiro y aceptar el reto de atraparle, cuando en realidad lo que persigue es el éxtasis masoquista de su sacrificio. Pueblan la novela personajes tipo como el político hipócrita y manipulador, la esposa en perfecta comunicón espiritual con el detective, genio investigador, el jefe amigo abnegado y sacrificado, la compañera de trabajo, admiradora secreta, los esbirros impersonales, las víctimas abundantes y el malo, malísimo e inteligentísimo.

Sobre la base de una supuesta catalogación de criminales, el nivel 26 es, precisamente, ese tipo de criminal que no existe en la realidad sino meramente en la ficción y una ficción, además, sin contraste con la realidad sin “credibilidad” ni verosimilitud, una ficción imposible. Esta es la tara de la novela “nivel 26” .

ANTHONY E. ZUIKER es el creador y productor ejecutivo de CSl (Crime Scene lnvestigation) ; DUANE SWIERCZYNSKI es periodista y escritor de novelas.

Un saludo.

Nivel 26

  • Título original: Level 26: dark origins
  • Editorial: Planeta
  • Año publicación: 2010
  • Traducción por: Aleix Montoto
  • Páginas: 408
  • ISBN-10: 8408095358
  • ISBN-13: 978-8408095354


Deja un comentario

“filosofía a mano armada” de tibor fisher: manual de instrucciones, cómo robar un banco con una pistola y una cátedra en filosofía.


“El robo de bancos, si se lleva adelante filosóficamente, no hace daño a nadie. Emocionamos. Entretenemos. Estimulamos la economía. Aceleramos los corazones. Provocamos pensamiento. Y además, incuestionablemente, es una mera ilusión. Uno se lleva el dinero, pero ¿dónde va a parar? A un banco. Como el agua, el dinero está atrapado en un ciclo, se mueve de banco en banco. Sólo lo sacamos fuera para que le dé un poco el aire fresco.” T.B.

Tibor Fischer nació en Stockport, Gran Bretaña, en 1959; periodista y escritor. Su primera novela, Bajo el culo del sapo, obtuvo en 1992 el Betty Trask Award y fue finalista en 1993 del Booker Prize. Sus otras obras son Filosofía a mano armada,  El coleccionista de coleccionistas,  Viaje al fondo de la habitación y Quién fuera Dios.

El presente libro es un ejemplo rotundo y contundente de como es posible el  humor inteligente en la literatura contemporánea sin chabacanerías ni recurso a la risa fácil, integrado en una trama entretenida e ingeniosa.

La novela relata las peripecias del profesor de filosofía, Eddie Feretro, que huye de Cambridge por ciertos problemas (legales) y recala en París, donde, por circunstancias conoce a un atracador de bancos “profesional”, Hubert, y decide dedicarse al negocio tras sopesar socráticamente las alternativas: Surge así la “Banda del Pensamiento” que alcanza notoriedad mediática por el espectacular desprecio de lo común en sus golpes.

Sin pretender desvelar el desenlace, puedo decir que, tras el paso por el mundo de la delincuencia organizada del profesor Eddie Feretro ni los métodos criminales ganaron en sofisticación ni hubo aportaciones significativas a la epistemología de la Filosofía Occidental en cuanto a orden y sistematización. Como colofón, un glosario con algunas Z de dudosa utilidad práctica.

El profesor Eddie Feretro nos recuerda a otro gran personaje, inadaptado,  dionisiaco, egoísta, compulsivo, manipulador, indolente, abúlico  y gandul que fue Ignatius J. Reilly (de “La conjura de los necios“). Genio del absurdo hasta la desesperación, su visión del mundo sufre una grave distorsión (que se manifiesta, a modo de tic, en su obsesión con la letra Z) que provoca repulsión a las personas lógicas, metódicas y racionales, pese a reforzar sus acciones con argumentos filosóficos de intachable ortodoxia.

Un saludo.

  • Fischer, Tibor, (aut.)
  • Absatz, Cecilia, (tr.)
  • Tusquets Editores
  • 1ª ed., 1ª imp.(06/2001)
  • 376 páginas; 19×13 cm
  • Idiomas: Español
  • ISBN: 8483107570 ISBN-13: 9788483107577


1 comentario

“frankenstein, o el moderno prometeo” de Mary Shelley: un libro desconocido.


“¿No he de odiar, pues, a quienes me aborrecen? No tendré contemplaciones con mis enemigos, soy desgraciado y ellos han de compartir mi desgracia.” M.S

Si haces una pregunta “¿conoces el libro Frankenstein?” de inmediato la respuesta del interpelado es afirmativa. “¿Lo has leido?”, vuelves a preguntar y la respuesta es indefectiblemente NO. Porque esta extraordinaria novela ha tenido la desgracia que es aneja a muchas otras obras como “Moby Dick”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “los viajes de Gulliver” , “Robinson Crusoe”  o “la Isla del Tesoro”: que todo el mundo ha oído hablar de ellas, que todo el mundo tiene una imagen mental del personaje y una vaga nebulosa sobre su contenido y que todo el mundo se conforma con la idea preconcebida de que son obras “menores” de la literatura, destinadas a un público infantil o juvenil, sin acercarse a su entretenida trama y a la hondura intelectual de su planteamiento, que alcanza la categoría de filosofía novelada.

Frankenstein además cuenta con un largo camino de adaptaciones televisivas y cinematográficas (Filmografía de Frankenstein) que la versionan y distorsionan hasta imponerse en la generalidad de las personas un nuevo arquetipo distinto al original, suficiente para que un lector holgazán, creyendo conocerlo, distraiga su interes y decline una invitación al goce intelectual que estos relatos “infantiles” nos ofrecen. Vuelvo a preguntar “¿Conoces Frankenstein?” claro, Boris Karlov ¿verdad?. Pues sí, pero NO, al menos no el mito literario.

Mary Shelley, su autora, nació y falleció en Londres (1797-1851); fue narradora, dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa; esposa del poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley e hija del igualmente filósofo político William Godwin y de la filósofa feminista Mary Wollstonecraft. Aunque su obra es variada y abundante se la conoce principalmente por una sola novela, Frankenstein. Lista de obras de Mary Shelley

La génesis del relato, según lo cuenta su autora, surge en una noche de tormenta en que tres amigos, Byron, Shelley y la propia Mari acuerdan elaborar cada uno un relato de terror, siendo Frankenstein el único de ellos que se llevó a término.

Estructura su novela sobre una narración de corte epistolar que se abre y se cierra con las cartas que dirige a su hermana un aventurero capitán de barco que le cuenta la historia que, a su vez, le comunica el propio Victor Frankenstein, y que incluye las cartas que él escribe y recibe y el relato que el propio monstruo le refiere.

En un primer libro o volumen nos presenta al personaje de Víctor Frankenstein y las circunstancias de la creación del monstruo. El segundo volumen se basa en el relato del propio monstruo sobre cómo aprendió el idioma de forma autodidacta, espiando a una pobre familia de refugiados franceses, y cómo aprendió, de lecturas ajenas, el funcionamiento de nuestra sociedad humana, su historia y sus diferentes  costumbres, sus religiones y sus variadas formas de gobierno. En esta parte reclama de su creador una compañera con la que conocer el amor correspondido. El último volumen relata la reacción del monstruo ante la promesa incumplida de su creador y la lucha entre ambos que culmina con la muerte del Dr. Frankenstein y el sacrificio de su criatura.

La intención inicial de la novela reflejada en su prólogo, una “apuesta” entre tres glorias de la literatura para redactar un cuento de terror,  ha condicionado la creación del prejuicio más generalizado sobre la misma, a la que se considera un relato de terror siendo en realidad una narración filosófica sobre la creación y la responsabilidad del creador con su obra y un relato de ficción fantástica que pretende describir las pasiones de la naturaleza humana, en palabras de la propia Mari Shelley.

De hecho, el título completo de la la obra alude explícitamente al El mito de Prometeo el cual creó al hombre de sus lágrimas y el barro de la tierra y le entregó el fuego en abierto desafío al dios Zeus, asumiendo el castigo de ser devoradas sus entrañas cada día por un águila enviada por el Dios Olímpico.

Sin embargo, no hay paralelismo alguno entre el relato y su supuesto paradigma pues, mientras que el Titán procuró el bienestar y el progreso de su creación, el Dr. Frankenstein abominó de su obra y la abandonó haciendo dejación de responsabilidad alguna sobre su suerte o destino.

Si en un principio tuvo el objetivo de “desparramar un torrente de luz sobre nuestro tenebroso mundo” su fin último no era otro que su ambición de ser el creador de una nueva especie de entes que se le antojaban felices y maravillosos. Un deseo de poder sobre el fruto de su propio orgullo, un anhelo de emular a Dios.

Su creación pronto aparece monstruosa a sus ojos y la ahuyenta y aleja de sí, la rechaza, la maldice y se desentiende de ella. Y los futuros acontecimientos confirmarán sus primeras impresiones: un ser monstruoso físicamente también encierra un alma torturada, egoísta y ciega de odio hacia todo hombre.

Alcanzada el tercio de la novela el monstruo aborda a su creador y le recrimina su abandono, su egoísmo y la dejación de su responsabilidad sobre su creación.

Es curioso cómo la primera aparición del monstruo en la novela, nos encontramos con un ser lúcido, inteligente, coherente y racional, que razona y argumenta su necesidad de afecto para generar afecto, su deseo de felicidad para corresponder con felicidad o, por el contrario, devolver odio al odio, rencor al rechazo, destrucción a la indiferencia.

El monstruo exige a su creador una compañera igual a sí mismo para compartir con ella su mutuo afecto, elemento necesario para poder existir.

A lo largo del relato el monstruo actúa demandando atención, afecto y amor, un sentimiento muy humano, siendo creado por un hombre. Frente a la negativa de su creador a aliviar su condición de ser único y excepcional le ataca en lo que más le duele: asesina a su hermano pequeño, a su mejor amigo y le incrimina en esos delitos. Finalmente, con la muerte irreversible de su creador afloran los sentimientos de culpa y arrepentimiento, junto con la convicción de que su vida esta ligada a la de su creador.

El monstruo cerado por el Dr. Frankenstein es un ser sensible, con capacidad intelectual y moral que sufre el dolor del rechazo, la incomprensión y el odio y que finalmente, responde al dolor con dolor, hasta la muerte, que es el final del sufrimiento

Es esta una extraordinaria obra literaria que debe figurar en la estantería de clásicos universales y ser expuesta de vez en cuando en el escaparate para que pueda ser más conocida y sirva para  gusto e instrucción de todos nosotros.

Un saludo

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Traducción: Maria Engracia Pujals
  • Editoral: ANAYA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788466785365


Deja un comentario

“la aventura equinoccial de lope de aguirre”, de Ramón. J. Sender: la cólera es un fuego que se consume a sí mismo, la desesperación una marea, un viento que borra cualquier vestigio de la razón.


“…no creo en la ley de Dios ni en las sectas de Mahoma, ni Lutero, ni gentilidad y creo y tengo que no hay más que nacer y morir.” Lope de Aguirre.

Una imagen evocamos al hablar de Lope de Aguirre: un rostro flaco de rubia cabellera y ojos alucinados, fieros, ceñudos, en una frente despejada, labios grandes y autoritarios y una fuerte y ancha barbilla. Un yelmo, una lóriga y una ligera cojera. No no es el retrato hecho por su compañero Vazquez, es el rostro de Klaus Kinsky en la película “Aguirre o la cólera de Dios” del Herzog, una obra maestra que ensombrece el brillo de la novela de Ramón J Sender en esa eterna disputa entre cine y literatura por el reconocimiento del voluble público.

Ramón J. Sender,  escritor español nacido en Huesca en 1901 y fallecido en Estados Unidos en 1982. Fue un autor prolífico que se inició tempranamente en el periodismo. Participó activamente en la Guerra de Marruecos y en la Guerra Civil española. De ideología revolucionaria anarquista, vivió en el exilio en Francia, México y Estados Unidos. Con la amnistía franquista y el reconocimiento literario con la concesión en 1969 del premio Planeta por “En la vida de Ignacio Morel” vuelve a viajar a España regularmente.

Su bibliografía se nutre de su biografía, principalmente con la serie autobiográfica de nueve novelas denominada “La Crónica del alba” de 1943 y también de las experiencias en la Guerra de Marruecos (“Iman”, 1930), de su ideología anarquista (“Viaje a la aldea del crimen”, 1934) sobre los sucesos represivos de Casa Viejas o el movimiento cantonalista de Cartagena (“Mister Witt en el cantón”, 1935) por la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura, de la Guerra Civil con la extraordinaria “Réquiem por un campesino español  de 1953 con el título “Monsén Millán”.

Abarca su obra múltiples géneros como el realato corto, teatro, poesía, el ensayo, la novela histórico, (“Bizancio, 1958), (“Carolus Rex”, 1963) y (La aventura equinoccial de Lope de Aguirre,1964“); también el género de humor con la serie sobre Nancy, (“La Tesis de Nancy”, 1969).

Puede ser considerado uno de los autores más importantes de la denominada la literatura del exilio, junto con Arturo Barea,  Francisco Ayala y Max Aub. Su estilo suele ser clásico, directo, una narración lineal sin alardes estilísticos ni vanguardistas, salvo quizás, la deliberada recreación, en la novela que nos ocupa, del habla y estilo del siglo XVI. Su obra se caracteriza, en general, por contener un mensaje subyacente de crítica social o política pero con primacía siempre de la expresión artística  sobre el contenido ideológico.

El presente libro relata de forma novelada la historia que las crónicas de la época recogen sobre la expedición de El Dorado emprendida por el virrey Andres Hurtado de Mendoza y su trágico fin con la rebelión de los Marañones comandados por Lope de Aguirre.

Se nos narra en tercera persona (y a veces con monologos del personaje) los esfuerzos de un hombre por finalizar una misión que  ignora  imposible: encontrar y conquistar la legendaria meta de El Dorado, y la degradación de un carácter contradictorio, obsesivo, desconfiado, riguroso, resentido y alucinado sometido a las condiciones extremas de un ambiente claustrofóbico, exhuberante, tórrido, un río excesivo e inabarcable, una naturaleza hostil y un entorno donde el cansancio y la locura abona las pasiones, la envidia, la desconfianza y la traición. Un periplo sin retorno cuyo fin es la tragedia.

La trama de la novela se sujeta más o menos fielmente al contexto histórico según la crónica de Francisco Vazquez, miembro superviviente de la expedición:

Lope de Aguirre nació en 1511 (aproximadamente, pues se desconoce al fecha exacta) en el pueblo de Aráoz perteneciente al municipio de Oñate, Guipuzcoa, aunque en su tiempo formó parte del Reino de Castilla. Murió en 1561 en Barquisimeto, Venezuela.

Con fecha 1536 llegó a Perú y se asoció al bando de Cristobal Vaca de Castro contra Almagro, en 1538, posteriormente se alineó en el bando del virrey Blasco Nuñez de Vela en el enfrentamiento habido con los hermanos Pizarro, teniendo que huir finalmente a Nicaragua cuando la contienda se resolvió a favor de Gonzalo Pizarro.

En 1551 Lope de Aguirre recala en Potosí siendo condenado por el juez Francisco de Esquivel a ser azotado públicamente por un delito contra los indios. Aguirre nunca le perdonó al Juez dicha condena y según se cuenta, al término del mandato del juez lo persiguió, a pie, durante 6000 kilómetros, durante tres años hasta darle muerte en Cuzco, por lo que fue nuevamente condenado, ésta vez a muerte.

En 1552 participa en la sublevación de Cuzco contra el virrey Antonio de Mendoza, durante la cual asesina al gobernador Pedro de Hinojosa, siendo condenado a muerte.

En 1553 participa en la fallida sublevación de Sebastián Castilla en La Plata; En 1554, Alvarado lo amnistía a cambio de que colabore en la represión de la sublevación de Francisco Hernández Girón.

Para eludir sus condenas y acogerse a la amnistía concedida se enroló en la expedición organizada por el virrey de Perú Andrés Hurtado de Mendoza para la conquista de El Dorado.

El mando de la expedición, de unos 300 españoles más indios y esclavos,  se encomendó a Pedro de Ursúa, partiendo en 1560 con dos bergantines y dos barcazas por el curso del Río Marañón. Ajeno a sus responsabilidades de mando y más pendiente de su amante mestiza, Ines de Atienza, surge el descontento entre sus hombres y Aguirre conspira en su deposición y asesinato, nombrándose sucesor a Fernando de Guzmán, proclamado “Príncipe y Rey del Perú” y se suscribe el “Acta de la Independencia Americana”, bajo inspiración directa de Lope de Aguirre. Este escrito dará píe a Simón Bolivar a escribir que fue la primera declaración de independencia del Nuevo Mundo.

Fernando de Guzmán también fue depuesto (y asesinado) y sustituido, esta vez sí, por Lope de Aguirre quien se autoproclamó Príncipe de la Libertad.

Asoló Isla Margarita y, una vez en el continente, fue muerto de un disparo realizado por uno de sus  marañones y posteriormente descuartizado, dado de comer a los perros y enviadas su Cabeza y manos a varias poblaciones de Venezuela.

De los 300 hombres con los que partió Urzúa de las tierras del Perú sobrevivirían a Barquisemeto 174, sucumbiendo anteriormente 66 por garrote, arcabuz, cuchillo, soga y árbol, y otros 60 por enfermedades y, literalmente, de hambre. Muchos por propia mano de Lope de Aguirre.

Aún se le recuerda: en Venezuela, los fuegos fatuos son su fantasma y el de sus hombres, existen localidades en su recuerdo (“Bahía del traidor” en Isla Margarita; en Perú, (“el Salto de Aguirre”); y en España calles con su nombre.

Su vida y obras han protagonizado Películas, Comics, obras de Teatro y novelas:

Un saludo.

Autor: RAMÓN J. SENDER
ISBN/ASIN: 9788421818404
Género: Aventuras
Editorial: CASALS
Fecha de edición: 1998


2 comentarios

“señores del olimpo” de javier negrete: el origen de los dioses, cuando las olimpiadas eran otra cosa.


“En el principio fue Caos, el inconcebible. Caos el No-nacido, la tiniebla impenetrable, que precede a toda luz. No tenía ni manos, ni voz, ni ojos, y nunca se le ofrendaron ni se le ofrendarán víctimas, pues es el dios de la indiferencia suma” J.N

Nos lo cuenta Hesiodo en su Teogonía:

En un principio era el Caos y de él nació la diosa Gea (Tierra), Tártaro (la región de los infiernos) y Eros (el Amor), los dioses primordiales.

La diosa Gea engendró, sin intervención masculina, a Urano (el Cielo estrellado) igual a sí misma y con sus mismas proporciones. También, engrendó al mar estéril, Ponto y con Urano tuvo como hijos a los tres cíclopes, a los hecatónquiros, de cien brazos y a los doce Titanes: Océano, Cea, Crío, Hiperón, Jápeto, Tea, Rea, Temis, Mnemosina, Febo, Thetis y el último Cronos, el de mente retorcida, hijo nacido del odio.

El díos Urano no permitía que sus hijos abandonaran el seno de la diosa Gea y ésta, con interminables dolores de parto convenció a su hijo Cronos para que castrara a su padre con una hoz forjada con la roca y el metal de sus entraña; de la espuma de su miembro arrojado al Ponto surgió la diosa  Afrodita.

Cronos se juntó con su hermana Rea y con ella tuvo cinco hijos a los cuales devoraba a medida que nacían, para evitar la maldición de Urano que le profecitó que sería igualmente derrocado por su hijo. El sexto hijo, Zeus, fue hurtado de su padre al que se le dió a comer una piedra envuelta en lana de oveja y cuando creció, ayudado por los Hecatónquiros y los Cíclopes, que crearon para el rayo y el relámpago para él, obligó a Cronos a vomitar a sus hermanos; los Titanes, aliados de Cronos, el de mente retorcida, fueron vencidos y encerrados en las profundidades del Tártaro.

Para evitar continuar con las luchas entre los dioses Zeus propuso a sus hermanos residir todos en el Olimpo gobernando Zeus sobre mortales e inmortales.

Los señores del Olimpo, de Javier Negrete recrea el desafío y posterior batalla de Tifón, último hijo de Gea, contra Zeus y los dioses olímpicos, en venganza de los Titanes.

Si te gusta la mitología griega, si te gustan los relatos de fantasía y ciencia ficción, éste es tu libro.

Sin tener más pretensiones que las de una novela de aventuras, el conocimiento y pasión que se le presume a Javier Negrete respecto de las fuentes clásicas (no en vano es profesor de griego) se traslada a un texto muy bien escrito, muy bien hilado en cuanto a trama y argumento y muy bien cohesionado el propio relato con la “información” sobre las luchas que dieron origen a la teogonía griega. Un incentivo para aproximarse a la mitología griega sin la exigencia que supone el estudio de los autores clásicos, introducida por una novela extraordinaria.

En 2006 obtuvo el Premio Minotauro de Fantasía

Otras obras de Javier Negrete:

Para conocer un poco más, bien vale la Wikipedia:

Sobre Cosmogonía: http://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_griega#Cosmogon.C3.ADa_y_cosmolog.C3.ADa

Sobre la Tifonomaquia: http://es.wikipedia.org/wiki/Tif%C3%B3n_(mitolog%C3%ADa)

Sobre la Teogonía:  http://es.wikipedia.org/wiki/Teogon%C3%ADa

Un saludo.

  • Título: SEÑORES DEL OLIMPO
  • Autor: NEGRETE, JAVIER
  • Tema: Grecia. Aventuras. Mitología.
  • Editorial: Minotauro
  • ISBN: 84-450-7586-1
  • Páginas: 364
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Año de edición: 2006


Deja un comentario

“pedro paramo”, de Juan Rulfo: magistral mecanismo literario donde vida y muerte comparten una misma historia.


“Esa noche volvieron a sucederse los sueños. ¿Por qué ese recordar intenso de tantas cosas? ¿por qué no simplemente la muerte y no esa música tierna del pasado?” J. R.

Juan Rulfo, escritor mexicano, nacido en Jalisco en 1917 y fallecido en Mexico D.F en 1986. Premio Nacional de Literatura de Mexico en 1970 y Premio Príncipe de Asturias en 1983. Autor de dos únicas novelas -publicadas-, “Pedro Páramo” y “el Gallo de oro” y un libro de cuentos titulado “El llano en llamas”. Pese a tan escasa obra literaria, su extraordinaria calidad literaria le ha encumbrado en la cima de la literatura mexicana y de la literatura en castellano  alcanzando la categoría de mito y leyenda de las letras universales.

Debo decir que, personalmente, considero a “Pedro Páramo” una de las obras más importantes de la literatura. Su primera lectura me produjo una sensación perturbadora y un asombro excepcional: hasta ese momento mi ingenua concepción de la literatura se basaba en un relato cronológicamente ordenado   en el que la trama y argumento primaba sobre la riqueza verbal, ignorante sobre las posibilidades estilísticas que ofrecen la distorsión temporal y espacial, la mezcla y alternancia de distintos niveles narrativos, las interpolaciones subjetivas, la falta de transición entre el discurso en primera persona, en tercera persona o los monólogos interiores, la indeterminación de fantasía y realidad.

Sus innovaciones formales y estructurales abre el camino seguido por otras grandes obras de la literatura del Boom Hispanoamericano como “la muerte de Artemio Cruz” de Carlos Fuentes, “Cien años de Soledad” de García Màrquez,  “Rayuela” de Cortazar, “La Casa Verde” de Vargas Llosa y ,”Tres tristres tigres” de Cabrera Infante.

Destaca igualmente su profundo simbolismo que contrasta con el carácter claramente localista, arraigado en el territorio mexicano y el ambiente alucinatorio con el que logra dotarle gracias a su virtuosismo formal, haciendo difusos los límites entre sueño o vigilia, entre mundo e inframundo, entre realidad e irrealidad.

La trama, básicamente, consiste en el relato que Juan Preciado hace sobre su venida a Comala, el pueblo de su padre, Pedro Páramo, cacique del lugar, al que nunca conoció y cuya madre, en el lecho de muerte, le hizo hacer promesa de regresar y exigirle rendir cuentas.  A su llegada al pueblo encuentra un lugar deshabitado y fantasmal poblado con el espiritu de los muertos. A lo largo del relato nos vamos percatando de las circunstancias de Juan Preciado y su conversación con los muertos nos dan noticia de la vida de Pedro Páramo y la causa de toda esa desolación.

Es una novela corta y larga a la vez, que necesitada de más una lectura y un estudio sosegado y lento. Siento no tener la capacidad para exponer toda su significación, todos sus mecanismos y técnicas, simplemente el asombro y la admiración frente a una obra maestra, (pero eso es suficiente, ¿o no?). Un saludo.

  • Nº de páginas: 132 págs.
  • Editorial: EDICIONES CATEDRA S.A. Col. Letras Hispánicas
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
  • ISBN: 84-376-0418-4
  • Edición de Jose Carlos Gonzalez Boixo
  • Plaza de edición: Madrid
  • Año publicación: 1955


1 comentario

“la senda del perdedor” de Charles Bukowski o sobre cómo un colgado pretende hacer literatura


Oh sí 

hay cosas peores que
estar solo
pero a menudo toma décadas
darse cuenta de ello
y más a menudo
cuando esto ocurre
es demasiado tarde
y no hay nada peor
que
un demasiado tarde

Una cosa es el realismo sucio y otra bien distinta es la suciedad de la realidad. Charles Bukowski se nos presenta más como un subproducto del lumpen de la Depresión Americana que como una estrella del universo literario.

Llamas a la puerta de “la senda del perdedor “ y te encuentras a un Chinaski borracho perdido que se aleja mucho de los sueños etilicos-literarios de Henry Miller (será porque este bebía buen vino frances en Clichy) o, incluso, de la mejor literatura americana que trata sobre la derrota del individuo y la desesperación del que no encuentra nada, ni siquiera la sombra del sueño americano (parafraseando a Píndaro), como por ejemplo “Las Uvas de la Ira” de Steinbeck, adscrito a la generación perdida y con una incomparable calidad literaria.

Tampoco es mejor (literariamente ) que el Bandini de John Fante ni los personajes de Raymond Carver, con los que se le asocia en dicho movimiento. Será que la calidad de la bebida es directamente proporcional a la del texto …. en resumen, que Bukowski necesita una mejor bebida para hacer una mejor literatura…. Es cuestión de gusto y de opiniones.

El estilo literario es lineal, minimalista, soez y sórdido (seguramente acorde con el ambiente social que relata).

El tema de la novela es la biografía de un muchacho germano-americano llamado Chinaski, relatada por él mismo, desde su infancia hasta pasada la adolescencia, en la época de la Depresión Americana y hasta la entrada en la Segunda Guerra Mundial de los Estados Unidos.

En toda su peripecia vital se aprecia la semilla de un luchador que no acaba de germinar: un entorno familiar violento y degradante, sumido en una precariedad económica que rebaja su nivel de vida y en la derrota de la ilusión de las apariencias; un entorno social, principalmente en el ámbito escolar, en el que es considerado un raro y es rechazado por su escasa capacidad empática, su nula experiencia en los deportes populares y la fealdad extrema de su acné superlativo y generalizado; una predisposición al alcoholismo que anula su capacidad de lucha y le lleva a abandonar su incipiente vocación literaria.

Chinaski, como trasunto del propio Bukowski, le confiere a éste un aura de outsider, rompedor e iconoclasta al que adora la época posmoderna y rescata del olvido, sin embargo la originalidad de Bukowski, como precursor de un camino distinto en la literatura, salva su obra hoy superada (creo yo) por la vanalidad y la simpleza de la generación del sms y del twitter que llaman literatura a todo aquello que supere las 10 palabras y junte con coherencia cinco palabrotas que nunca leyeron juntas.

El título del resto de su obras es muy ilustrativo, “la maquina de follar”, “escritos de un viejo indecente”, “eyaculaciones, erecciones y exhibiciones”. Parafraseando a Neruda puedo decir que confieso que no las he leído todas, sin embargo prefiero la originalidad y frescura de su poesía:

 Abraza la oscuridad


La confusión es el dios

la locura es el dios

la paz permanente de la vida

es la paz permanente de la muerte.

La agonía puede matar

o puede sustentar la vida

pero la paz es siempre horrible

la paz es la peor cosa

caminando

hablando

sonriendo

pareciendo ser.

no olvides las aceras,

las putas,

la traición,

el gusano en la manzana,

los bares, las cárceles

los suicidios de los amantes.

aquí en Estados Unidos

hemos asesinado a un presidente y a su hermano,

otro presidente ha tenido que dejar el cargo.

La gente que cree en la política

es como la gente que cree en dios:

sorben aire con pajitas torcidas

no hay dios

no hay política

no hay paz

no hay amor

no hay control

no hay planes

mantente alejado de dios

permanece angustiado

deslízate.

Versión de Rafael Diaz Borbón

LA SENDA DEL PERDEDOR

Charles Bukowski
Título original: Ham on Rye
Año de publicación: 1982
Editorial: Anagrama
Colección: Compactos nº 138
Traducción: Jorge G. Berlanda; Ernesto Giménez-Caballero Alba
Edición: 2005
ISBN: 978-84-