lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“el misterio de salem´s lot”, de stephen king: hay otra forma de oscuridad, ominosa y fría.


“En torno de todos ellos, la bestialidad de la noche alza el vuelo con sus alas tenebrosas. Ha llegado la hora de los vampiros.” S.K.

Se acaba el verano y empieza el otoño y, como dicta nuestra tradición (y el Corte Inglés), celebramos en mayor o menor medida esta transición. Bien desde una perspectiva pagana, religiosa, comercial, alternativa o tradicional, todos tenemos algo que decir de esta fiesta. Samhain, Santa Compaña, Equinoccio de Otoño, Solsticio de Otoño, Cornucopia, Fiesta de Avalon, Festival de Dionisio, Casa de la Cosecha. Marea de la Cosecha, Noche del Cazador, Acción de Gracias de las Brujas, Otoño, Misa de Santos, Marea de Santos, El día de los Muertos, Día de Todos los Santos. Calabazas, Esqueletos, Megalitos, Sangre, Castañas, Jengibre, Muertos y Vampiros. Simbolos todos ellos de la comunicación con los muertos. Cuando una puerta se abre, lo hace por los dos lados. Este es el mansaje final. Una delgada barrera separa nuestra realidad de la otra realidad inmaterial, espiritual y fantasmal, y para que todo siga igual, debemos para un peaje, un intercambio. Truco o trato.

Por seguir la tradición de miedo y horror (literarios), he emprendido la lectura de esta novela publicada en 1978 por un autor, ya conocido entonces por el éxisto de Carrie (1974), que se ha consagrado como el gran autor norteamericano contemporáneo de novelas de terror y misterio (ciertamente, poco hay que decir ya de Stepehn King).

La temática del vampiro ha sido abordada en la literatura desde hace mucho tiempo, principlamente por el romanticismo inglés de inicios del siglo XIX, por autores como Byron o Polidori, u otros, como Sheridan Le Fanu y, magistralmente, por un autor bastante posterior como Bram Stoker y su Drácula (1897), que refunde, refunda y redefine el arquetipo, marcando el camino a toda la iconografía que le seguirá, no siendo superado por ella, salvo excepciones notables, que al menos le igualan, como Matheson (Soy leyenda), George RR Martin (el sueño del Fevre), Anne Rice (Entrevista con el vampiro), Tim Powers (la fuerza de su mirada) y, la novela que nos ocupa, “El misterio de Salem´s Lot”.

A pesar de ser una novela temprana, ya se percibía en ella ciertas características propias de estilo de Stephen King que ha ido consolidando a lo largo de su extensa bibliografía. Yo destacaría, sobre todo, ese especial engranaje que crea entre la realidad cotidiana y el horror sobrenatural, de tal manera que ambos llegan a coexistir e interactuar en la trama de la novela, ganadose la aceptación, tanto del lector como de sus propios personajes, con una  sorprendente facilidad. El propio autor ha dicho en numerosas ocasiones que el terror en sus novelas y relatos no surge sorpresivamente sino que lo va sembrando a lo largo de la novela hasta que florece en un apoteosis de horror, terror y sangre, no menos espectacular por esperado y previsible.

El relato se desarrolla en el ambiente urbano de una pequeña población norteamericana, en medio de cualquier lugar, la típica población de paso, con su estación de gasolina, su iglesia, su tienda, su pensión, su puesto de policía, su cementerio y su pub. Se me olvidaba, también su enorme caserón abandonado.

No quiero anticipar la trama, aunque a estas alturas, pasados ya cuarenta años desde que fue escrita, es harto conocida la esencia de su ambiente, que se ha convertido en lugar común de toda novela de vampiros.

La novela se nos presenta como un relato retrospectivo de unos hechos ya ocurridos. Aunque la narración se inicia temporalmente en un punto intermedio entre el principio y el final de la acción relatada, el tratamiento de la historia va progresivamente creciendo en interés a medida en que el autor nos va presentando a los personajes protagonistas, definiendo y perfilando sus caractere sobre la marcha.

En un momento dado de la trama, el relato costumbrista (que puede aburrir a alguno) va tornándose un poco más oscuro. La propia incredulidad de los personajes frente a los hechos que se desarrollan va pareja al escepticismo del lector, que es consciente de lo irreal del asunto. Pero cuando “empieza el lío”, ahí queda definitivamente enganchado y, pese a preveer el final, es cuando decide continuar con la lectura.

Protegido por el propio texto impreso, a estas alturas ya he perdido mi capacidad de susto respecto del texto escrito. Puedo tranquilamente afirmar que no me asuta nada de lo que leo. Por eso no puedo, sinceramente, opinar sobre una cuestión para la que no estoy capacitado.

Por otro lado, fascinado como quedé con la novela “It”, todas las demás obras que he leído de Stephen King me parecen inferiores. Por eso no puedo decir que esta novela me haya cautivado. Sin embargo, si es una buena novela, mucho mejor que la mayoría y por ello totalmente recomendable. Creo yo que, sobre todo, para aquellos lectores aun no familiarizados con S. King. 

Me despido ya, como manda la tradición, en esta noche previa a la de Difuntos, citando al Tenorio:  “Clamé al cielo, y no me oyó.Mas, si sus puertas me cierra,de mis pasos en la Tierra responda el cielo, no yo”.

Un saludo.

 

 

 

SINOPSIS EDITORIAL: Veinte años atrás, por una apuesta infantil, Ben Mears entró en la casa de los Marsten. Y lo que vio entonces aún recorre sus pesadillas. Ahora, como escritor consagrado, vuelve a Salem’s Lot para exorcizar sus fantasmas. Salem’s Lot es un pueblo tranquilo y adormilado donde nunca pasa nada, excepto la antigua tragedia de la casa de los Marsten. Y el perro muerto colgado de la verja del cementerio. Y el misterioso hombre que se instaló en la casa de los Marsten. Y los niños que desaparecen, los animales que mueren desangrados. Y la espantosa presencia de Ellos, quienesquiera que sean Ellos.

BIOGRAFIA: Escritor estadounidense (Portland, EEUU, 1947). Prototipo del escritor de literatura de terror. Superventas. Uno de los escritores cuyas obras han sido las más adaptada al cine: Los chicos del maíz (1978);  El misterio de Salem’s Lot (1975); La zona muerta(1979), Christine (1983), Ojos de Fuego (1980), Cujo (1981) y Pet Sematary (1981), El ciclo del hombre lobo (1984), La mitad oscura (1989), Misery (1989), Needful Things (Cosas indispensables, 1991), Eclipse total (Dolores Clairborne, 1992) y La milla verde (1996),  El Resplandor (1977) fue llevada a la gran pantalla por Stanley Kubrick en 1980,  La danza de la muerte (1978), Eso (It, 1986), Los Tommyknockers (1987) y La tormenta del siglo (1999). Su prolijidad (sí, existe esa palabra, lo he consultado en la RAE) le llevó incluso a publicar bajo pseudónimo de Richard Bachman, ascendiendo rápidamente, en igual medida, a las listas de superventas: Rabia (1977), La larga marcha (1979), Roadwork (1981) y El corredor (1982), que también fue llevada al cine posteriormente. Recientemente, pese a haber anunciado en el año 2000 su intención de abandonar la literatura, ha abordado la temática de la novela de suspense con Mr Mercedes (2014) con notable exito y acogida por parte del público. Por otro lado, en 2013 publicó la segunda parte de su novela más señera, El Resplandor, titulandola, Dr. Sueño (2013).

logo Stephen King

  • Título: El misterio de Salem’s Lot
  • Autor (es): Stephen King
  • Traductor: MARTA ISABEL GUSTAVINO CASTRO
  • Sello: DEBOLSILLO
  • Formato, páginas: BOLSILLO, 528
  • ISBN: 9788497931021
Anuncios


1 comentario

“los heroes” de joe abercrombie, cuando la épica de las canciones se siente sucia y cansada en las batallas.


“Morir mientras duermes es mucho mejor que morir con un trozo de acero clavado en las entrañas, por mucho que digan las canciones”. J.A

Fantasía,  fantasía épica, fantasía histórica, fantasía medieval, fantasía heroica, fantasía de espada y brujería. Para un profano, o mero aficionado a este género o subgénero de la literatura, no podría ser difícil categorizar la novela de Abercrombie dentro de alguna de estas etiquetas (si no todas). La lectura previa de una decena de obras de autores como Patrick Rothfuss, George RR Martin o Andrzej Sapkowski, por citar a tres grandes autores, quizás los más representativos, nos permite reconocer en esta novela los elementos que configuran el género; y una base lectora de los grandes clásicos como Tolkien o H. Rider Haggard definitivamente clarifica la cuestión y nos lleva a afirmar que “los héroes” es todas esas novelas… y ninguna de ellas. 

Cuenta esta novela con varios puntos fuertes que la hacen interesante y muy atractiva. Obviamente la temática y ambientación, primer motivo de acercamiento. El estilo de la narración, su estructura y el lenguaje, también son factores que mueven al lector a continuar leyendo. Finalmente, las reflexiones que discurren por el trasfondo de la narración y los interrogantes que provoca en el lector; el contraste que deja grabado en nuestras propias motivaciones personales.

La novela, aun siendo autoconclusiva, participa de la trama y personajes de novelas anteriores como las que forman la Trilogía de La Primera Ley (La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes) y la novela independiente La Mejor Venganza: la guerra entre El Norte y la Unión, dos regiones enfrentadas, antagonistas respecto de sus intereses y su concepción de la civilización; la una, tribal y caótica, primitiva, individualista, rural; la otra centralizadora, feudal monárquica, palaciega y urbanita.

Nos relata un episodio de dicha guerra, la batalla en torno a un monumento megalítico llamado “los héroes” y se estructura en cinco partes cronológicamente ordenadas según discurren antes de la batalla, durante el primer, segundo y tercer día de la batalla y después de la batalla.  Su estilo es fluido, sencillo, de fácil lectura, ameno y tremendamente adictivo y entretenido. Sabe resolver las transiciones entre las escenas introspectivas de los personajes y las escenas de acción que requiere la trama; con dosis justas, va alternando unas y otras para hacer avanzar sin trompicones ni precipitación, pero siempre hacia adelante, alimentando la voracidad del lector. El relato de las batallas es sublime: Analizando tácticas y estrategias; sin ensañamiento pero con la necesaria presencia de la sangre, el sudor y el barro, también están presentes, el miedo, la confusión, la cobardía, la conveniencia y el cálculo egoísta. Me ha gustado enormemente el levantamiento del velo de la gloria y el esplendor y la exhibición de una realidad deshilachada y sucia que es inherente a todas las guerras. Las conjuras políticas y los intereses de los gobernantes esgrimidos como justificaciones gloriosas para enviar al matadero al pueblo ignorante en defensa de ficciones producto de la manipulación y la corrupción (algo no tan lejano, ni ficticio, por cierto).  

No es una novela de un único protagonista, si acaso, protagonista y antagonista son los dos grandes bandos en pugna en la batalla, El Norte y La Unión. Aborrezco el término “novela coral” porque el lector siempre busca inconscientemente un personaje con el que identificarse, máxime cuando el estilo de la narración se presenta en primera persona y abunda en introspecciones y reflexiones internas del personaje. Esta novela tiene como hilo conductor a varios personajes que el autor nos va presentando en alternancia. Destaca Craw, un viejo guerrero de El Norte, desencantado de la épica y las batallas, siempre pensando en hacer lo correcto aun cuando no sea lo mejor para sí, y con el deseo permanente de abandonar la lucha. También destaca en el bando de La Unión el comandante Gorst, degradado a causa de un incidente en el que se vió implicado, acomplejado por su histriónica voz femenina y con una rabia interior que disfraza la temeridad suicida de osadía y arrojo. Personajes de distinta extracción social, con distintas biografías pero con las mismas dudas, la mima ambición, el mismo desencanto. Seres humanos, al fin y al cabo, pintados con los grises de la realidad y no tanto con el blanco y negro de la ficción. 

Si gustas de la novela histórica realista, sin asomo de magia ni seres mitológicos, con un buen argumento y desarrollo, unos personajes bien caracterizados y un sustrato que estimula tu reflexión sobre la guerra y la motivaciones humanas, no sé qué estas esperando.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas -los Héroes-, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Joe Abercrombie es un escritor británico nacido el 31 de diciembre de 1974. Es conocido por sus obras dentro del subgénero de la fantasía, tales como la trilogía de “La primera Ley” (La voz de las espadas, 2006; Antes de que los cuelguen,  (Before ; y El último argumento de los reyes, ) También es autor de otras obras como La mejor venganza, junio 2009; Los héroes,  2011 y Tierras Rojas, 2012

  • Editorial: Runas
  • Publicación: Septiembre 2012
  • Traducción: Raúl Sastre
  • ISBN: 9788420608686
  • Páginas: 787