lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


1 comentario

“mr. mercedes”, de stephen king: principiante


“Entre semana, una tarde tras otra, Hodges se alimenta a base de esa mierda a todo color, sentado en el La-Z-Boy con el revólver de su padre —el que llevaba como policía cuando hacía la ronda— a su lado en la mesa. Siempre lo coge unas cuantas veces y mira el ánima del cañón. Inspecciona esa oscuridad redonda. En un par de ocasiones se la ha introducido entre los labios, solo por ver qué se siente al tener un arma cargada apoyada en la lengua y apuntada hacia el paladar. Acostumbrándose a ello, supone” S.K.

Cuando ya no tienes nada que demostrar, cuando ya lo has alcanzado todo en tu profesión y tu nombre siempre tiene una sección propia en todas las librerías del mundo, parecería como si ya no quedaran retos por superar (llegado el momento, obtener un imposible Premio Nobel, o similar, una vez conseguido un polémico National Book Award). Sin embargo, siempre hay un poco más allá al que puedes llegar, que te resulte extremadamente difícil y que, precisamente tu maestría, tu fama y tu nombre empañen el esfuerzo, anegado bajo las expectativas creadas. Así podríamos empezar a analizar la primera incursión de Stephen King en el subgénero de la novela negra.

¿Quién, lector, no ha oído nunca hablar de Stephen King? Nadie, nadie en absoluto. Nadie mayor de catorce años mínimamente aficionado a la lectura. Esto es un logro que ha ganado el propio autor con una impresionante trayectoria jalonada de estupendas novelas que superan, a mi juicio, el encorsetado etiquetado y clasificado de los subgeneros literarios y alcanzan la categoría de obras maestras de la literatura.

Esa gloria, ese esplendor, ha resultado últimamente empañado por las mayores exigencias de sus lectores  y los mediocres resultados (desde la perspectiva de las grandes esperanzas puestas en un resurgir) obtenidos con novelas como “22/11/63” o “Dr. Sueño” , las cuales, pese a su extraordinario nivel literario, no parecen alimentar suficientemente la hoguera donde se consuma el Fenix y vuelva a renacer con toda su fuerza creadora.

Este último empujón (¿mediático?, ¿comercial?) ha consistido en la incursión del autor, por primera vez, dentro del subgénero de la novela negra o la novela de intriga, Mr. Mercedes.

Su valoración puede llevarse a cabo de dos formas, básicamente: tomándola en consideración al resto de la obra del autor, contextualizandola dentro del estilo de Stephen King y sus mecanismos creadores; o analizándola de una manera independiente, ubicándola en el género al que pertenece, buscando las claves del mismo y su resolución literaria. También es cierto que se puede reseñar haciendo un tótum revolútum e ir añadiendo de aquí y de allá impresiones sobre la misma y que cada uno se sirva lo que quiera…

Como novela entretenida, con un argumento bien construido, bien elaborado y bien desarrollado, me parece una buena novela negra. No creo que sea una novela magnífica pero, ciertamente, es mejor que muchas en tanto que no es previsible ni aburrida. Su estilo es directo y claro, como suele serlo Stephen King, sin construcciones excesivamente “literias” ni barroquismos estilísticos. Los pesonajes son “creibles”, muy bien definidos en su actuación y motivaciones, muy bien caracterizados psicológicamente, coherentes en sí mismos. La mejor labor de King en la novela es su personaje principal y lo secundarios. Algo que siempre supo hacer magistralmente.

Teniendo en cuenta que es la primera de una prevista trilogía, creo que su resultado hace ansiar la continuación para verificar si el estímulo inicial puede ofrecernos una nueva obra maestra. Siempre, siempre, siempre, vamos a exigir el máximo a Stephen King, porque ya nos lo ha dado más de una vez. 

Un saludo.

 

 

Título: Mr. Mercedes
Autor: Stephen King
Traductor: Carlos Milla Soler
Año: 2014
Editorial: Plaza&Janés
Páginas: 496

 

SINOPSIS EDITORIAL: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad americana, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo para reclamar uno de los mil puestos de trabajo que se han anunciado. Han hecho cola durante toda la noche. De pronto, invisible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la fría niebla de la madrugada. Su conductor atropella y aplasta a todos los que encuentra a su alcance. Acto seguido, el coche da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando atrás ocho muertos y quince heridos. Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado, que sigue obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre. Brady Hartsfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto de aquella sensación de muerte debajo de los neumáticos del Mercedes, que ahora quiere recuperarla. Mr MERCEDES es la historia de una guerra entre el Bien y el Mal. Un retrato inolvidable de la mente de un asesino obsesionado y demente.

Anuncios


1 comentario

“los heroes” de joe abercrombie, cuando la épica de las canciones se siente sucia y cansada en las batallas.


“Morir mientras duermes es mucho mejor que morir con un trozo de acero clavado en las entrañas, por mucho que digan las canciones”. J.A

Fantasía,  fantasía épica, fantasía histórica, fantasía medieval, fantasía heroica, fantasía de espada y brujería. Para un profano, o mero aficionado a este género o subgénero de la literatura, no podría ser difícil categorizar la novela de Abercrombie dentro de alguna de estas etiquetas (si no todas). La lectura previa de una decena de obras de autores como Patrick Rothfuss, George RR Martin o Andrzej Sapkowski, por citar a tres grandes autores, quizás los más representativos, nos permite reconocer en esta novela los elementos que configuran el género; y una base lectora de los grandes clásicos como Tolkien o H. Rider Haggard definitivamente clarifica la cuestión y nos lleva a afirmar que “los héroes” es todas esas novelas… y ninguna de ellas. 

Cuenta esta novela con varios puntos fuertes que la hacen interesante y muy atractiva. Obviamente la temática y ambientación, primer motivo de acercamiento. El estilo de la narración, su estructura y el lenguaje, también son factores que mueven al lector a continuar leyendo. Finalmente, las reflexiones que discurren por el trasfondo de la narración y los interrogantes que provoca en el lector; el contraste que deja grabado en nuestras propias motivaciones personales.

La novela, aun siendo autoconclusiva, participa de la trama y personajes de novelas anteriores como las que forman la Trilogía de La Primera Ley (La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes) y la novela independiente La Mejor Venganza: la guerra entre El Norte y la Unión, dos regiones enfrentadas, antagonistas respecto de sus intereses y su concepción de la civilización; la una, tribal y caótica, primitiva, individualista, rural; la otra centralizadora, feudal monárquica, palaciega y urbanita.

Nos relata un episodio de dicha guerra, la batalla en torno a un monumento megalítico llamado “los héroes” y se estructura en cinco partes cronológicamente ordenadas según discurren antes de la batalla, durante el primer, segundo y tercer día de la batalla y después de la batalla.  Su estilo es fluido, sencillo, de fácil lectura, ameno y tremendamente adictivo y entretenido. Sabe resolver las transiciones entre las escenas introspectivas de los personajes y las escenas de acción que requiere la trama; con dosis justas, va alternando unas y otras para hacer avanzar sin trompicones ni precipitación, pero siempre hacia adelante, alimentando la voracidad del lector. El relato de las batallas es sublime: Analizando tácticas y estrategias; sin ensañamiento pero con la necesaria presencia de la sangre, el sudor y el barro, también están presentes, el miedo, la confusión, la cobardía, la conveniencia y el cálculo egoísta. Me ha gustado enormemente el levantamiento del velo de la gloria y el esplendor y la exhibición de una realidad deshilachada y sucia que es inherente a todas las guerras. Las conjuras políticas y los intereses de los gobernantes esgrimidos como justificaciones gloriosas para enviar al matadero al pueblo ignorante en defensa de ficciones producto de la manipulación y la corrupción (algo no tan lejano, ni ficticio, por cierto).  

No es una novela de un único protagonista, si acaso, protagonista y antagonista son los dos grandes bandos en pugna en la batalla, El Norte y La Unión. Aborrezco el término “novela coral” porque el lector siempre busca inconscientemente un personaje con el que identificarse, máxime cuando el estilo de la narración se presenta en primera persona y abunda en introspecciones y reflexiones internas del personaje. Esta novela tiene como hilo conductor a varios personajes que el autor nos va presentando en alternancia. Destaca Craw, un viejo guerrero de El Norte, desencantado de la épica y las batallas, siempre pensando en hacer lo correcto aun cuando no sea lo mejor para sí, y con el deseo permanente de abandonar la lucha. También destaca en el bando de La Unión el comandante Gorst, degradado a causa de un incidente en el que se vió implicado, acomplejado por su histriónica voz femenina y con una rabia interior que disfraza la temeridad suicida de osadía y arrojo. Personajes de distinta extracción social, con distintas biografías pero con las mismas dudas, la mima ambición, el mismo desencanto. Seres humanos, al fin y al cabo, pintados con los grises de la realidad y no tanto con el blanco y negro de la ficción. 

Si gustas de la novela histórica realista, sin asomo de magia ni seres mitológicos, con un buen argumento y desarrollo, unos personajes bien caracterizados y un sustrato que estimula tu reflexión sobre la guerra y la motivaciones humanas, no sé qué estas esperando.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas -los Héroes-, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Joe Abercrombie es un escritor británico nacido el 31 de diciembre de 1974. Es conocido por sus obras dentro del subgénero de la fantasía, tales como la trilogía de “La primera Ley” (La voz de las espadas, 2006; Antes de que los cuelguen,  (Before ; y El último argumento de los reyes, ) También es autor de otras obras como La mejor venganza, junio 2009; Los héroes,  2011 y Tierras Rojas, 2012

  • Editorial: Runas
  • Publicación: Septiembre 2012
  • Traducción: Raúl Sastre
  • ISBN: 9788420608686
  • Páginas: 787