lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


15 comentarios

novela negra nórdica: como un glaciar que lentamente discurre por las tierras de europa.


De un tiempo a esta parte ha venido fructificando en mí una semilla que ya había sido plantada hace tiempo respecto de la novela negra que se escribe y desarrolla en los países escandinavos (Suecia, Noruega y Finlandia), Dinamarca e Islandia, su enorme proliferación y su relativamente reciente auge tanto mediático como editorial.

Con ocasión de anteriores reseñas ya había comentado de un modo muy genérico ciertos aspectos de alguno de los autores escandinavos de más relevancia, mis propias preferencias respecto a su estilo y orientación, las diferencias entre ellos y, sin embargo, la existencia de un nexo común, focalizado en el paisaje singular, la frialdad de las relaciones interpersonales, la crítica desencantada del fracaso aparente de la capacidad benefactora del Estado, la difícil asimilación de una inmigración masiva (casi siempre de carácter económico aunque a veces se enmascare bajo la cobertura del amparo político, religioso o humanitario), o esa conciencia colectiva nórdica, casi unánime, de la necesidad del esfuerzo ciudadano en favor del bien común, todo lo cual ha propiciado que pueda hablarse de un subgénero dentro de la novela negra, la novela negra nórdica.

Siendo controvertida no solamente la propia definición de novela negra que se suele usar indistintamente para encuadrar la novela policial o criminal, la novela negra dura (hard boiled), la novela de intriga, misterio o suspense (thriller) o la novela de espionaje, al parecer también está sujeta a discusión la acepción “nórdica” o “escandinava” según se refiera estrictamente al ámbito geográfico (siendo los países Nórdicos Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia) o al ámbito lingüístico (donde las lenguas escandinavas Sueco, Noruego y Danés son mayoritarias y de una mayor influencia histórica y cultural). De todos modos, galgos o podencos, no es mi intención embarrarme en tales disquisiciones que no aportan nada.

Si haré, en este modesto comentario, una clasificación por países que me parece lo más lógico y racional. Empezaré por Suecia porque es allí donde se gestó este fenómeno que luego se extendió al resto de países nórdicos y, como, una invasión silenciosa ha ido acaparando metros lineales de estanterías en todas nuestras librerías y bibliotecas sin que apenas nos diésemos cuenta. A pesar de ello no ha recibido el calificativo de nuevo “boom” como ocurrió con el realismo mágico de la novela latinoamericana, creo yo que porque aún se considera al género como un subgénero menor dentro de la literatura, pese a los esfuerzos pedagógicos de autores de la talla de Raymond Chandler para conseguir alcanzar el estatus de buena literatura, sin etiquetas.

Yo creo que tal y como podemos hablar de un subgenero o corriente clásica de la novela policial o policiaca  (más común en los autores ingleses Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, P. D. James), una corriente dura, norteamericana, denominada “hard boiled” (cultivada por Dashiel Hammett, Raymond Chandler, James M. Cain, Horace McCoy, James Elrroy o Jim Thompson), un “polar” francés o, incluso, neopolar (con autores clásicos como Boris Vian, Leo Malet, Boileau-Narcejac, Georges Simenon y otros más modernos como J.P. Manchette, J.C. Grangé, J.C. Izzo, Thierry Jonquet o Fred Vargas), una corriente escocesa llamada “tartan noir” con autores como Ian Ranking, Craig Russell, Peter May o Val McDermid, la novela negra mediterránea de Vazquez Montalbán, Camileri, o Petros Markaris, es correcto hablar de una realidad tangible como es la novela negra nórdica.

NOVELA NEGRA EN SUECIA

1.- Maj Sjöwall y Per Wahlöö Entre 1965 y 1975 este matrimonio sueco, él proveniente del periodismo y ella del entorno editorial, crearon al personaje del inspector Martin Beck con la serie de novelas: 1965 Roseanna; 1966 El hombre que se esfumó; 1967 El hombre del balcón; 1968 El policía que ríe; 1969 El coche de bomberos que desapareció; 1970 Asesinato en el Savoy; 1971 El abominable hombre de Säffle; 1972 La habitación cerrada; 1974 El asesino de policías y 1975 Los terroristas.

Su aparición supuso realmente el nacimiento de la novela negra nórdica continuando la tradición norteamericana, despojada de parte de su violencia y dureza (no dejan de ser suecos, al fin y al cabo) y aportando al realismo descriptivo característico una crítica de la sociedad sueca que, precisamente en el periodo coetáneo al de la publicación de esta serie de novelas, ha visto alcanzado el culmen de la prosperidad y va vislumbrando el declinar de su economía.Estos autores ejercerán una clara influencia sobre autores posteriores como Henning Mankell o Stieg Larsson.

2.- Henning Mankel Este autor nació en Estocolmo en 1948. Trabajó como actor, autor y director en el teatro Risk de Estocolmo. En 1985 fundó el teatro Avenida en Maputo, Mozambique. Se caracteriza por su actitud comprometida y reivindicativa respecto de las lacras que sufre el continente africano y sus gentes y la pasividad de la sociedad occidental. Está casado con Eva Bergman, la hija de Ingmar Bergman.

El personaje principal de sus novelas es el inspector de policía Kurt Wallander: Asesinos sin rostro, 1991; Los perros de Riga, 1992; La leona blanca, 1993; El hombre sonriente, 1994; La falsa pista, 1995; La quinta mujer, 1996; Pisando los talones, 1997; Cortafuegos, 1998; La pirámide, 1999; Antes de que hiele, 2002; El hombre inquieto, 2009; Huesos en el jardín, 2013.

El esquema básico de estas novelas se centra en la existencia un crimen que empaña la imagen de la idílica sociedad sueca y a cuya resolución se entrega el inspector Wallander con un minucioso trabajo policial, sirviendo este argumento como base para desarrollar y exponer someramente distintos aspectos de la sociedad sueca como son el racismo, la inmigración, la burocracia y el desgaste del estado del bienestar, bajo una mirada reflexiva pero no obsesiva. El arrollador éxito editorial de Henning Mankell supuso el pistoletazo de salida para otros muchos autores suecos.

3.- Steig Larsson. Karl Stig-Erland Larsson fue un escritor y periodista sueco nacido en Umea en 1954 y fallecido en Estocolmo en 2004. La publicación póstuma de la trilogía de novelas llamada Millennium, formada por Los hombres que no amaban a las mujeres , 2005; La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, 2006; y La reina en el palacio de las corrientes de aire, 2007, le otorgó una fama y reconocimiento no inmerecida pero, a mi juicio, desproporcionada, teniendo en cuenta que dichas novelas si bien ofrecen una historia entretenida y adictiva, no justifican el encumbramiento posterior.

Han sido las circunstancias de su muerte, su lucha activa contra los grupos neonazis y el culebrón provocado por las diputas hereditarias, lo que ha trascendido al público lector. Su obra se convirtió rápidamente en un éxito de ventas y, ser el primero, tras la senda abierta por Mankell, nos permitió disfrutar de su obra sin el empalago que nos ha provocado la posterior profusión de escritores nórdicos.

4.- Leif GW Persson. Leif Gustav Willy Persson, nace en Estocolmo en 1945. Combina su labor como escritor de novela negra con su profesión de criminólogo (es asesor del Ministerio de Justicia) y con comentarista periodístico y televisivo sobre delitos de relevancia. Su obra de relevancia es la trilogía “el declive del estado del bienestar”, ya reseñada en este blog, compuesta por las novelas Entre la promesa del verano y el frío del invierno, 2007; Otro tiempo, otra vida, 2008; y En caída libre, como en un sueño, 2008; recientemente completada con la novela El detective moribundo, 2013. Otras novelas protagonizadas por Evert Bäckström, un detective chapucero, egoísta, misógino, racista y corrupto, que nos presenta magistralmente la esencia de lo peor de la burocracia policial sueca, posible aunque improbable: El que mate al dragón, 2013 y Linda, como en el asesinato de Linda, 2012.

Según mi criterio Leif GW Persson es uno de los mejores de los autores suecos de novela negra, tanto por su estilo narrativo, como por la temática de sus historias, como por la su capacidad de ofrecer de un modo armónico y eficaz una crítica desencantada de la falta de reacción de la sociedad sueca frente a una progresiva decadencia junto con una trama rigurosa y entretenida, sin que sus novelas se conviertan en un mero panfleto político o un alegato paródico sustentado en el convencionalismo catastrofista.

5.- Jens Lapidus Este abogado penalista nació en Estocolmo en 1974. Es el más joven de los grandes escritores suecos de novela criminal. Nacido en plena decadencia del manoseado concepto del estado de bienestar sueco, creo yo que por ello sus novelas han abandonado el tono nostálgico de los precursores y sus personajes, son normalmente gente del mundo criminal, inmigrantes que ya no observan con amargura una sociedad que vivió tiempos mejores (que posiblemente nunca conocieron) sino que se enfrentan a la supervivencia con una ira y una violencia latente características de las personas que tienen que buscarse la vida en un entorno hostil y competitivo.Su prosa es ágil y directa.

Por supuesto, hay muchos más autores, sobre los que no puedo opinar porque no he leíido nada de ellos:

Mons Kallentoft creció en Linköping, en Suecia en 1968. Pesetas (2000), y Marbella Club (2002), Sacrificio de invierno (2007), primera obra protagonizada por Malin Fors. Su última obra publicada es Varlik (2010).

Johan Theorin, nacido en 1963 en Gotemburgo. Periodista y escritor. El guardián de los niños 2012, La marca de sangre 2011, La tormenta de nieve 2011, La hora de las sombras, 2007, votada como mejor ópera prima de misterio por la Academia de Escritores Suecos de Misterio. Su segunda novela, Nattfåk, fue premiada como la mejor novela de crimen sueca en el 2008, ganó el premio Llave de Vidrio en 2009 y el premio CWA International Dagger.

Kristina Ohlsson Nació en 1979 en Suecia. Cursó estudios de Ciencias Políticas y actualmente trabaja en la Unidad Antiterrorista de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europeas. Antes había trabajado para el Departamento de Seguridad del Servicio de Policía Nacional de Suecia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Swedish National Defence College, en donde ejerció como especialista en asuntos sobre el conflicto de Oriente Medio y la política de exteriores de la Unión Europea. En el nombre de los inocentes (2009). En 2010 recibió el premio Stabilo a la Mejor Escritora del género policíaco del sur de Suecia. No deseados, 2009; The Daisy, 2010; Angeles guardianes, 2001, son sus otras obras.

Arne Dahl es el seudónimo del autor sueco Jan Arnald, nacido en 1963. Doctor en Teoría de la Literatura, es crítico del Göteborgs-Posten, y editor de las publicaciones Artes y Aiolos y de una de las revistas de literatura de la Academia de Suecia, que concede cada año el premio Nobel. Ha ganado el premio Palle Rosenkrantz en 2004 (Dinamarca), el Silverpocket en 2005 (Suecia) y dos veces el Deutscher Krimi Preis (Alemania), a los que hay que añadir el reciente Radio Bremen Crime Fiction Award 2010 y la nominación al Premio Europeo de Literatura Negra del mismo año.

Asa Larsson (Uppsala, 28 de junio de 1966). Estudió Derecho en Uppsala y ejerció su profesión en el campo de las leyes tributarias antes de dedicarse a escribir. En 2003 publicó Aurora boreal, por la que le concedieron el Premio de la Asociación de Escritores Suecos de Novela Negra a la Mejor Primera Novela y que fue llevada al cine. Es autora también de Sangre derramada (2004), galardonada con el Premio a la Mejor Novela Negra Sueca; La senda oscura (2006) y Guds starka arm (2009).

Helene Tursten (Gotemburgo, 1959) es una escritora sueca de novela negra. Ha sido comparada en su Suecia natal con P.D. James. Sospecha (Guldkalven, 2004), la única traducida al español.

Lars Kepler Bajo el pseudónimo de Lars Kepler el matrimonio sueco Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, han escrito El hipnotista y El contrato.

Börge Hellström y Anders Roslund; Anders Roslund (Jönköping, Suecia, 1961) ha trabajado durante muchos años como director del programa informativo Aktuelt y ha recibido varios premios al mejor periodista de investigación para Rapport. Börge Hellström (Estocolmo, Suecia, 1958) es un ex delincuente que trabaja en el campo de la rehabilitación de jóvenes convictos y drogadictos. Es uno de los fundadores del KRIS (Reinserción de los Delicuentes a la Sociedad), una organización sin ánimo de lucro que ayuda a ex prisioneros durante sus primeros años de libertad. La bestia (Odjuret, 2004), Estocolmo, estación central (Box 21, 2005) o Tres segundos (Three seconds, 2009), galardonada con el prestigioso CWA Dagger Award en 2011 son fruto de su colaboración.

Magnus Nordin Nació en Taby en 1963. Ha trabajado como profesor de inglés y sueco. Ganó, en el 2003, el Premio Spärhunden al mejor Thriller Juvenil. Escribe historias de terror situadas en la vida cotidiana. El misterio de la casa abandonada y Se busca asesino.

Hakan Nesser Nació en Kumla, en 1950. Su primera novela la publicó en 1988. Ha obtenido numerosos premios y sus libros se han traducido a varios idiomas. Ha ganado tres veces de Premio a Mejor Novela Policiaca Sueca y su novela Carambole ganó el Premio Llave de Vidrio en el año 2000. Sus libros han sido traducidos del sueco a diversos idiomas. Humano sin perro, La mujer del lunar y La tosca red.

Liza Marklund Nació en Palmark, Suecia en 1962. Periodista y escritora. La mayoría de sus novelas recrean las aventuras de Bengtzon Annika. Sus obras se han publicado en treinta idiomas. Ha obtenido numerosos premios, entre ellos el Poloni (1996). Sus novelas se han adaptado para la TV. Embajadora de UNICEF. Strudio Sex y Dinamita.

Camilla Ceder Nació en 1976. Psicóloga trabaja como Asistente Social. Grito en el hielo, 2010.

Eva-Marie Liffner Nació, en 1971, en Gotemburgo. Periodista y crítico literario. Con su primera novela Camera consiguió el primer premio al autor novel en el Bokfestivalen de Sollentuna y fue galardonado con los premios Polonipriset y Flintyxan. Imago, su segunda novela, estuvo nominada al Augustpriset 2003. se han publicado en español: El soñador y el dolor y Cámara.

Camilla Lackberg Nació en 1974. Es la autora con mayores ventas de Suecia, y hasta la fecha ha vendido más de 10 millones de libros. Ganó el premio literario Folket en 2006. Serie “Erica Falck y Patrik Hedström”: 2002 – La princesa de hielo, 2004 – Los gritos del pasado, 2005 – Las hijas del frío, 2006 – Crimen en directo, 2007 – Las huellas imborrables, 2008 – La sombra de la sirena, 2009 – Los vigilantes del faro.

Thomas Kanger Nació en Uppsala (Suecia) en 1951. Durante los 80 trabajó como periodista freelance en “Aftonblade” y otros periódicos. Más tarde como reportero de televisión en ”Kalla fakta” y TV4. Durante el año 2000 trabajó como corresponsal de TV4-Nyheterna en Jerusalén. A partir de 2002 realiza varios documentales de una hora para SvT (Swedish Television). Es profesor de periodismo desde 1997 y ha impartido clases en Palestina, Vietnam y Sri Lanka. El hombre de los domingos (2004) y Tierras de frontera (2007) son sus novelas traducidas al castellano.

Mari Jungstedt Nació en Estocolmo en 1962. Reportera de la TV pública sueca. Nadie lo ha visto, Nadie lo ha oído, Nadie lo conoce, El arte del asesino, Un inquietante amanecer y El arte de la sonrisa, son sus obras publicadas en España.

Inger Frimansson Nació en Estocolmo en 1944. Periodista. Autora polifacética, alterna diversos géneros: novelas, poesía, cuentos y novelas juveniles. En 1997 empezó a publicar novela policiaca y de suspense sicológico. Al español se han traducido: Víctima del miedo, La casa de hielo, y La sombra del agua.

Kjell Eriksson Nació en Uppsala (Suecia), en 1953. Ha publicado más de catorce novelas. Ha ganado premios como el de Mejor Novela Criminal, otorgado por la Academia Sueca de Novela Negra. La protagonista de sus novelas es la inspectora Ann Lindell. En España ha publicado La princesa de Burundi.

Kerstin Ekman Nació en 1933 en Risinge (Suecia). Enseñó sueco y literatura, escribió guiones de películas pedagógicas y se dedicó a la crítica literaria. En 1978 entró a formar parte de la Academia Sueca de las Artes y las Letras, dimitió en 1989 por discrepancias ante la actitud de ésta sobre el caso de Salman Rushdie. Ha recibido el Premio Selma Lagerlöf en 1989. Ocurrió a orillas del río, ganó en 1993 el Premio August y el Premio a la Mejor Novela de Crímenes de la Academia Sueca del Crimen y en 1994 el Premio de Literatura del Consejo Nórdico.

Ake Edwardson Nació en Smaland (Suecia) en 1953. Profesor de periodismo en la Universidad de Gotemburgo. Ha ganado varias veces el premio literario de novela negra más prestigioso de su país. Bailar con un angel, es la primera novela protagonizada por el comisario Winter.

Karin Alvtegen Nació en Huskvarna (Suecia), en 1965. Su segunda novela Missing ha obtenido el premio de novela policiaca Nórdica Glass Key y el Edgar (2001), se tradujo al inglés obteniendo el premio Edgar Award a la mejor novela. En el 2006 Missing ha sido adaptada la TV, en un seria dirigida por Ian Madden. Escribió el guión de la telenovela sueva Rederiet. Culpa, Vergüenza y Engaño son otras de sus novelas publicadas en España.

Klas Östergren Escritor, guionista y traductor sueco Caballeros (1980), es su grán éxito.

PROXIMAS ENTREGAS: NOVELA NEGRA EN NORUEGA, DINAMARCA E ISLANDIA.

Anuncios


Deja un comentario

“el fugitivo” de richard bachman (stephen king), no existe una meta al final de la carrera.


“En aquellos tiempos de asesinatos legales restringidos, guerras bacteriológicas en Egipto y América del Sur y leyes aberrantes como la del aborto de Nevada, el <tenga uno, mate uno>” S.K

Con un mercado editorial tan saturado de obras mediocres, muchas de ellas concebidas como un producto de consumo rápido y efímero, no es de extrañar que los lectores habituales, los sibaritas de la literatura, ávidos de obras de calidad frente al criterio simple de la cantidad, nos encontremos siempre buscando y rebuscando en nuestros cajones autores ya reconocidos y obras muchas veces manoseadas por varias relecturas.

Esto mismo me acaba de pasar con la novela “el fugitivo” de Stephen King. Con la ansiedad característica de un adicto a la literatura que acaba de terminar una obra y aún no ha encontrado esa otra que le haga retomar por unos días el ritmo de atención y disfrute al que ya esta acostumbrado (y que su cerebro exige como una necesidad esencial, casi física), acudo en busca de placer intelectual y también mero divertimento, a esas obras y a esos autores ya conocidos que de vez en cuando me gusta volver a disfrutar, como una especie de transición, una muleta, un descanso, entre una lectura nueva y otra.  

Y elegí a Stephen King y me leí su novela de un tirón, extasiado, maravillado, alucinado, feliz.

A pesar de los años transcurridos desde su primera publicación, allá por los años 80, esta novela sigue manteniendo su calidad. Sin dejar de ser una obra menor dentro de la enorme producción de Stephen King (antaño muy prolífica y de extrema calidad), esta novela consigue cumplir maravillosamente con el objetivo de entretener, divertir y hacer disfrutar a su lector.

Carece de complicaciones técnicas y rigor formal en el tratamiento del argumento. Su lenguaje es claro y sencillo y directo. No hay elemento alguno que distraiga al lector, como ciertas novelas que nos encontramos en la actualidad que nos exigen multitud de contorsiones intelectuales porque sus autores, al parecer, han considerado que la fórmula clásica de presentación, nudo y desenlace, no justifica suficientemente los 20 o 30 euros que cuestan. Aquí, si acaso, el único artificio formal que ayuda al ritmo trepidante de la obra es la composición de la misma en 100 capítulos cortos, numerados de forma regresiva como una cuenta atrás de final apoteósico, que permite una lectura muy rápida y adictiva.

En cuanto al argumento, también su sencillez abrumadora contribuye al pleno disfrute de la novela: Ben Richards es un humilde trabajador en paro que, en un futuro antiutópico, en una sociedad fracturada en dos clases sociales bien diferenciadas (los que lo tienen todo y los que no tienen nada) , se ve obligado a participar en un concurso televisivo para poder ganar dinero para adquirir medicinas para su hija de corta edad. Pero conseguir ese dinero no será fácil puesto que el premio final es proporcional al riesgo que esta en juego, su propia vida.  

Aunque la ambientación de la novela nos presenta una sociedad futura escindida en dos clases sociales, con graves problemas de contaminación ambiental (para los pobres, que habitan siempre las zonas más sucias y carecen de filtros nasales eficaces) y bajo un régimen político indefinido quizás no dictatorial pero sí autoritario y manipulador, la voluntad de Stephen King no es otra que, ya lo he dicho, entretener y divertir. El trasfondo de la novela se dirige a ese objetivo. Sí es cierto que existe una clara crítica al uso y abuso del control de los medios de comunicación y de los canales de información  como método de sometimiento y pacificación de la población. También encontramos una clara crítica a los programas de telerealidad que adormecen y distraen las conciencias de los ciudadanos. Pero la novela no tiene pretensiones de suplantar a “un mundo feliz” o a “1984” . La maestría de King consiste en emprender, desde el inicio, una carrera vertiginosa hacia el final y con breves y acertadas pinceladas mostrarnos el decorado y escenario donde transcurre la acción, logrando igualmente dibujar con precisión la caracterización de los personajes principales.

Para resumir: una novela muy recomendable, un best seller de calidad que consigue entretener sin pretensiones.

Esta novela la escribió su autor bajo el seudónimo de Richard Bachman junto con 1977 – Rabia (Rage), 1979 – La larga marcha (The Long Walk), 1981 – Carretera maldita (Roadwork), 1982 – El fugitivo (The Running Man), 1984 – Maleficio (Thinner), 1996 – Posesión (The Regulators), 2007 – Blaze (Blaze), todas ellas de muy excelente calidad, pese a ser una “marca blanca” del autor. Un saludo

  • Titulo: El Fugitivo
  • Titulo original: The Running Man
  • Autor: Stephen King (bajo el pseudónimo deRichard Bachman)
  • Traducción: Hernán Sabaté
  • Editorial: DeBols!llo
  • No de Págs.: 304
  • ISBN: 978-84-9793-014-7
  • Año de publicación: 1982
  • Año de edición: 2003


2 comentarios

“meridiano de sangre” de cormac mccarthy no hay salvación en un paisaje (interior) devastado


“Jinetes espectrales, pálidos de polvo, anónimos bajo el calor almenado. Por encima de todo parecían ir totalmente a la ventura, primordiales, efímeros, desprovistos de todo orden. Seres surgidos de la roca absoluta y abocados al anonimato y alojados en sus propios espejismos para errar famélicos y condenados y mudos…”.

Un análisis sucinto de mis tres lecturas de Cormac McCarthy me ha llevado al convencimiento de que este autor reniega del género humano. Tanto “No es país para viejos”, y sobre todo “la Carretera” y “Meridiano de sangre”, son novelas sobre la desolación interior, la ausencia de significado trascendente del alma humana, la imposibilidad del hombre de regir su vida y su destino, salvo un lento transcurrir entre el nacimiento y la muerte.

La novela “Meridiano de sangre” está animada por una filosofía del fatalismo en la que las acciones de los personajes no son sino un mero accidente dentro de la inmensidad de acontecimientos de la naturaleza, nuestro destino, según el autor, ya está determinado de antemano y nosotros carecemos de la capacidad de elegir una vía de actuación que nos posibilite configurarlo.

Son muchas las citas que en este sentido pueden extractarse:

“Hacía tiempo que había desistido de sopesar las consecuencias y concediendo como lo hacía que el destino de los hombres está fijado se arrogaba no obstante la facultad de contener en sí mismo todo lo que alguna vez sería y todo lo que el mundo le depararía alguna vez y puesto que la carta de sus destino estaba escrita en la piedra original él se atribuía la autoridad y así lo manifestaba”

“Pues la existencia tiene su propio orden y eso no puede ninguna inteligencia humana siendo que la propia inteligencia no es sino un hecho entre nosotros” 

“Aunque uno pudiera descubrir su destino y elegir en consecuencia un rumbo opuesto solo llegaría fatalmente  al mismo resultado y en el momento previsto, pues el destino de cada uno de nosotros es tan grande como el mundo en que habita y contiene en sí mismo todos sus opuestos.”

El estilo narrativo contribuye a esta sensación, con frases cortas, casi telegráficas, precisas, siempre narradas desde un punto de vista omnisciente, en tercera persona, como ofreciendo una distancia, un alejamiento, frente a lo escrito. El lector no llega a implicarse en la narración porque no le ofrece alternativa de empatizar con los personajes, le coloca en una posición de mero observador redundando en su negativa a conceder posibilidad de redención de los personajes. Incluso, sus protagonistas principales carecen de nombre: “el hombre” y “el niño” o “el chico” de  “la Carretera” o “el chaval” de esta novela objeto de reseña, lo cual, innombrados, les deshumaniza, les arrebata el atributo de su singularidad y les incorpora como un elemento más del mecanismo de la naturaleza.

Otro elemento a destacar es, precisamente, la extraordinaria calidad de sus descripciones del paisaje y el entorno natural; su vocabulario es amplio, elaborado, culto y rico  en metáforas sorprendentes; su lenguaje tiene una gran fuerza evocadora de imágenes, sobre todo sobre la inmensidad del territorio, su desolación (pareja a la vacuidad y negrura de los personajes), la hostilidad y la  enorme dificultad que ofrece al hombre para su subsistencia, como si aun existieran territorios en los que la fuerza asoladora de la tecnología humana aun no hubiera hollado ni marcado, encontrándose el hombre, sólo, enfrentado a la terrible belleza de la naturaleza en su máxima expresión… al hombre desnudo ante el dios de la naturaleza,  el hombre cuyo corazón no ofrece diferencias  que no tiene nada que aportar, nada que ofrecer y nada que recibir. Un lenguaje distinto, para expresar la incomunicación entre el hombre y la belleza impermeable de un paisaje absoluto.

Finalmente el tercer elemento a destacar, a mi juicio, que se dirige en la misma dirección apuntada, es la cruda y descarnada manera de presentar la violencia, la acción salvaje, la deshumanización y animalización del ser humano que se convierte en un depredador cruel y sanguinario.

Bajo este tratamiento singular, el argumento gira en torno a una vida típica del western de frontera, en un contexto histórico real. La historia de un “chaval” que abandona su mísero hogar para unirse a los 14 años a una banda de pistoleros a las ordenes del radical y ultranacionalista Capitan White del Ejercito de Estados Unidos cuya intención es recuperar México para la Unión. En la lucha contra los comanches el grupo acaba exterminado y el “chaval” es encerrado en una prisión de Chihuahua donde únicamente puede salir para alistarse en el grupo de John Joel Glanton, contratado por el gobierno mexicano para “limpiar” la frontera de apaches, pactándose una cantidad de oro por cada cabellera india que entregasen como prueba de su labor. Como al fin y al cabo todas las cabelleras parecen iguales, la actividad del grupo degenera en una razzia sangrienta e indiscriminada que no distingue entre cabelleras indias, nativos mexicanos, o el propio ejercito regular de Mexico. Finalmente huyen a Arizona donde, tras numerosos abusos, son acosados y masacrados por el ejercito americano.

El chaval sobrevive también a este percance y va vagando por la geografía americana, Arizona, California, Texas…. El tiempo va pasando y tiene un último encuentro con el Juez Holden, antiguo miembro del clan de Galton, personaje carismático, complejo, cruel, inteligente, alucinado, contrapunto de nuestro protagonista a lo largo de toda la novela. El final es abrupto y ciertamente algo confuso, y me resisto a desentrañarlo. Puedo decir que la novela acaba donde acaba.

Y también acaba mi reseña. Recomiendo la lectura de la novela con un énfasis rotundo. Es una novela extraordinaria, magnífica, brutal. No es de extrañar que Cormac McCarthy siempre sea considerado un próximo candidato al Premio Nobel. Este año no pudo ser y posiblemente el año que viene tampoco al habérselo concedido a una autora canadiense. Quien sabe, quizás para el año 2015.

Un saludo

Cormac McCarthy es un escritor norteamericano, nacido en 1933, cuya obra ha sido reconocida con los premios Pulitzer y el National Book Award, así como ha sido objeto de culto principalmente por sus adaptaciones cinematográficas realizadas por cineastas como los hermanos Cohen. Se le considera un serio candidato al premio Nobel y unos de los mejores autores norteamericanos del momento. Ha escrito, entre otros los siguientes libros Suttree (Suttree, 1979), Meridiano de sangre (Blood Meridian or the Evening Redness in the West, 1985), Trilogía de la frontera: I – Todos los hermosos caballos (All the Pretty Horses, 1992). Ganador del National Book Award. II – En la frontera (The Crossing, 1994) III – Ciudades de la llanura (Cities of the Plain, 1998), No es país para viejos (No Country for Old Men, 2005) La carretera (The Road, 2006). Ganador del Premio Pulitzer de ficción en 2007.

Meridiano de sangre

  • Título original: Blood Meridian or the Evening Redness in the West
  • Editorial: Random House
  • País: Estados Unidos
  • Fecha de publicación: 1985
  • Traducción: Luis Murillo Fort
  • Páginas: 327 p.
  • ISBN   0-394-54482-X


Deja un comentario

“enquiridion” de epicteto, sabios consejos hurtados al paso del tiempo.


Desconociéndose el origen concreto de la filosofía, entendida como disciplina dirigida al conocimiento y explicación racional (no meramente mística o mitológica) del ser humano y su circunstancia, lo cierto es que desde muy antiguo junto con la conciencia de sí, el hombre pensante debió buscar, palpándose el cuerpo, el libro de instrucciones de uso. Y no hallándolo tuvo la osadía de desafiar al propio creador y componer por sí mismo tan ansiado instrumento con el que, al parecer, la humanidad no estaba dotada de serie.

Muchas vueltas ha dado la tierra al sol y muchos hombres han querido entregar a la posteridad su propia concepción de cómo pueda ser el recto vivir en la búsqueda del sentido y la felicidad personal, bien desde una postura estrictamente filosófica, bien desde una postura religiosa o, incluso, artística. Sin embargo más de dos mil quinientos años después del – teórico – nacimiento de la filosofía griega -es decir, occidental-, nadie como uno solo supo legarnos un pequeño manual, con unos pocos consejos muy atinados y nada alambicados, sobre como vivir una vida discreta y feliz. Me refiero a Epicteto y a su Enquiridion.

Enmarcado dentro de la doctrina de los estoicos, inmerso dentro de la corriente del materialismo filosófico -por ponerle alguna etiqueta orientativa que nos facilite ubicarlo en la biblioteca pública, este ciudadano (que no lo fue en su juventud, sino esclavo)  y de origen griego (que hoy no lo sería, sino turco), vivió (filosóficamente hablando), sin embargo, bajo los estertores de la dinastía romana Flavia y su último representante, Domiciano.

En coherencia con su pensamiento no dejó obra escrita, aunque luego fuesen transcritas sus enseñanzas por un alumno aplicado, por cuya causa podemos hoy agradecerle unas orientaciones prácticas que el tiempo no ha hecho desmerecer. Es de destacar la sencillez de su planteamiento  y su inmediata y directa aplicación a nuestra vida cotidiana.

Este no es un libro para ti si eres una persona que piensa que la vida es ya de por sí lo suficientemente complicada como para que nosotros nos la compliquemos más; que cada uno se comporta muchas veces como enemigo de sí mismo; y que la felicidad consiste en buscar la soluciones allí donde existen y no donde queremos encontrarlas; básicamente porque no lo necesitas. Por si acaso, si alguna vez pierdes el rumbo ojéalo un poco que son unas pocas páginas.

Qué mejor reseña que una selección de su pensamiento, he extractado unas pocas frases utilizando la traducción de Denes Martos (http://www.laeditorialvirtual.com.ar):

 

 

5. No son las cosas las que atormenta a los hombres sino los principios y las opiniones que los hombres se forman acerca de ellas.

 

8. No exijas que las cosas sucedan tal como lo deseas. Procura desearlas tal como suceden y todo ocurrirá según tus deseos.

 

30. Los deberes se miden universalmente por relaciones. ¿Alguien es un padre? Si lo es, esto implica que los hijos deberán en algún momento cuidar de él, deberán obedecerle en todo, escuchar pacientemente sus reconvenciones, sus correcciones. ¿Me dirás que es un mal padre? ¿Quién te dijo que la Naturaleza, cuando te dio un padre, se obligó a dártelo bueno?

 

Y esto no se refiere tan sólo a tu padre. ¿Es injusto tu hermano? Pues mantén tu situación respecto de él. No consideres lo que él hace sino lo que haces tú para mantener tu libre albedrío en un estado conforme a la Naturaleza. Nadie puede herirte si tú no lo consientes. Sólo te lastimarán si crees que has sido lastimado. De esta forma, por lo tanto, aplicando la idea a un vecino, a un ciudadano o a un general, podrás establecer los deberes correspondientes si te acostumbras a considerar las diferentes relaciones.

 

Si te comentan que alguien ha hablado mal de ti, no te tomes el trabajo de negar lo que ha dicho. Responde simplemente: “Es que no conoce mis otros defectos. De conocerlos, hubiera hablado mucho más y peor.”

 

35. Cuando hagas algo que, según tu mejor criterio, debe ser hecho, nunca tengas vergüenza de que te vean haciéndolo, aun cuando todo el mundo pueda formarse una idea equivocada de lo que haces. Porque, si no has de obrar rectamente, desiste de la acción misma; pero si tu obrar es recto, ¿por qué habrías de temer a quienes te juzgan en forma equivocada?

 

Un saludo. 

enquiridion-9788497164061

  • Nº de páginas: 142 págs.
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editoral: JOSE J. DE OLAÑETA
  • ISBN: 9788497164061