lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

“crímenes exquisitos”, de vicente garrido y nieves abarca: la locura desatada desborda los límites de lo convencional, sexo y dolor, orgullo, maltrato y venganza hábilmente barajados.

6 comentarios


“El arte y el crimen se han unido en un todo inextricable y se produce una explosión avasalladora de placer sin adjetivos morales, porque la vedad de lo sentido está por encima de cualquier otra consideración” V.G y N.A.

¿Cuáles son los elementos que definen y caracterizan a una buena novela? ¿y los que diferencian y distinguen a una buena novela negra de cualquier otra? La capacidad de estimular y provocar en el lector sensaciones y emociones de las que carecía antes de afrontar su lectura. En esencia todo se reduce a eso. Goce y sensibilidad. También, por supuesto, la transmisión de ideas, el estimulo intelectual; pero, como una buena comida, lo que importa no es tanto el concepto como el placer de su disfrute.

Se puede llegar a esa meta final por distintos caminos y algunos autores lo encuentran y otros se pierden en intrincados vericuetos que nos hacen perder el tiempo y la paciencia. Los autores de la novela “Crímenes exquisitos” han encontrado la senda correcta y han creado una muy buena novela, al menos, entretenida e impactante.

Alejándose del canon clásico del género, el protagonista ya no es un detective privado, solitario, independiente, un antihéroe cínico e inteligente sino una pareja de investigadores, mujer y hombre, ella inspectora de policía y criminólogo él. Al igual que antes hicieron otros autores españoles (Guelbenzu, Gimenez-Barlett, Silva, entre otros muchos, y más modernos como Mercedes Castro o Dolores Redondo) se han hecho eco de los cambios que se vienen fraguando en nuestra sociedad y han superado el tradicional-habitual machismo de la España postfranquista representada magistralmente por la serie de novelas de Pepe Carvalho. En estas novelas el papel de la mujer no sufre reducciones culturales sino que interviene activamente en los estamentos policiales o judiciales, asume el protagonismo de la novela y le confiere un especial acercamiento a la realidad cotidiana, el día a día de una investigación policial dentro y fuera de la comisaría, el Juzgado o la oficina. Todos los personajes se encuentran muy bien definidos y caracterizados, junto a las personas normales y corrientes, conviven otras más complejas y “exóticas”, pero todos ellos con sus propias y distintas motivaciones.

Otro acierto, también un elemento novedoso respecto de la corriente mayoritaria dentro del género, es el juego de la seducción al que juegan sufren los protagonista, que conjugan con su labor profesional los múltiples problemas familiares cotidianos. Dentro de la línea que marca la urdimbre de la novela, esta trama secundaria facilita un descanso en la tensión creciente de la novela pero sin perder el interés y manteniendo además la coherencia interna pues los personajes secundarios también se integran en el argumento principal y ayudan a su finalización. Igualmente es atractiva la trama secundaria de corrupción política, la degradación moral de ciertos elementos “notables” de nuestra sociedad, producto del boom económico que trajo la especulación inmobiliaria 

Lo dantesco, impactante y sofisticado no ocurre ya en N.Y., Chicago o Los Angeles sino que estamos hablando de la Coruña (y Londres) y a pesar de tanto elemento provinciano la novela objeto de esta reseña sorprende, sobrecoge, y engancha, tanto por la originalidad del planteamiento de los crímenes que la justifican, sobre todo por el barroquismo de su puesta en escena –o debería decir prerrafaelismo-, como por la chocante inmersión en el mundo del BDSM, que anega toda la novela y para el que los profanos supone una profundización en el ambiente sado-maso más allá de la mera estética del cuero y las cadenas. Lo cierto es que al final tanto dolor complaciente, tanta sumisión y tanta brutalidad consentida y autoinflingida, llega a cansar.

Todo empieza con una joven, inteligente,  guapa y prometedora adolescente de la alta clase media coruñesa que aparece asesinada en el Estanque de Eiris. La anormal brutalidad del asesinato y la barroca exposición pública  del cadáver lo convierten en un asunto de difícil resolución. Por una serie de casualidades se conecta este asesinato con otro cometido meses atrás en la Abadía de Whitby, también caracterizado por una extraña y gótica ambientación. A partir de ahí la inspectora encargada del caso, Valentina Negro, y el criminólogo valenciano Javier Sanjuan (pareja de protagonistas que continuarán con la segunda entrega de la saga) iniciarán la búsqueda de un asesino en serie inteligente y brutal.

Es de destacar el trabajo de fondo en esta novela de ambos autores, cada uno en su respectivo campo. En el aspecto psicológico, ayuda al relato el punto de vista omisciente que permite un escrutinio minucioso de los pensamientos de los personajes y nos ofrece un relato preciso de su perfil criminológico. En el aspecto artístico, se nota igualmente el detalle en la exposición y explicación de las obras de arte que sirven como justificación del asesino.

En suma, es una novela muy interesante, entretenida, muy del gusto de las novelas de Anibal Lecter con el que comparte el asesino un cierto refinamiento estético y con un ritmo narrativo trepidante y agilísimo que no concede descanso ni quiebro en la fluidez de la trama, facil de leer y adictiva.

Un saludo

Vicente Garrido es criminólogo y Doctor en Psicología por la Universidad de Valencia, donde imparte Criminología Forense y Pedagogía aplicada a la delincuencia. Ha sido consultor de naciones Unidas.  Ha participado como asesor científico en telefilmes y reportajes sobre casos criminales. 

Nieves Abarca estudió Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela. Es Máster en Periodismo por la UOC y espcialista en Perfiles Criminales. 

Crímenes_exquisitos

  • Nº de páginas: 800 págs.
  • Editoral: VERSATIL
  • ISBN: 9788492929528
Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

6 pensamientos en ““crímenes exquisitos”, de vicente garrido y nieves abarca: la locura desatada desborda los límites de lo convencional, sexo y dolor, orgullo, maltrato y venganza hábilmente barajados.

  1. Gracias por la reseña, es magnífica.

    Me gusta

  2. La pinta del libro es muy buena.

    Me gusta

  3. pues mira, me lo apunto! :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s