lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“aniquilación”, de jeff vandermeer: la sutíl diferencia entre lo raro y lo extraño.


“Todos vivimos en una especie de sueño continuo –le dije-. Cuando despertamos, es porque algo, algún hecho o algún pequeño incordio, ha alterado los límites de lo que tomábamos por realidad” J.V

Con el anuncio del próximo estreno de la película basada en la novela “Aniquilación” de Jeff VanderMeer, objeto de esta reseña, me entró la curiosidad de leer primero la novela, anticipándome a la película, para poder compararlas despues. Debo reconocer que cedí a la tentación de avivar el fuego del la eterna confrontación entre “cine o literatura”, tan gratificante, tan prolífica y tan enriquecederora en tanto que fuente inagotable de opiniones, razonamientos, conversaciones y estímulos intelectuales.

Por otro lado, la corta extensión de la novela y las críticas leidas apresuradamente, todas ellas muy favorables, suponían un buen incentivo para dicha tarea.

Al final, de la lectura de esta obra no he sacado impresiones muy favorables.

Siempre que emito una crítica negativa lo hago con muchas reservas. No siento que sea yo la persona indicada para expresar un juicio negativo, con gran carga de subjetividad, basado en una precaria formación y una nula experiencia en el proceso de la creación literaria. Sobre todo, cuando se suele reducir a unas cuantas líneas amargas el trabajo, seguramente laborioso, de un escritor que ha tenido la valentía de exponerse publicamente al escrutinio de pedantes como yo. Sin embargo, tampoco puedo renunciar a mi libertad de expresar dichas opiniones y al placer y satisafacción de compartirlas en un espacio tan libre, voluntario y espontaneo como en el que nos encontramos. Por otro lado, aunque las reseñas positivas sean más fáciles de emitir y de aceptar, no dejan por ello de ser menos imprudentes y precipitadas que las otras.

Dicho esto, una pequeña justificación totalmente innecesaria, centrémonos en el asunto.

La peor parte de la novela se la lleva la trama y desarrollo de la acción. Aunque el tema de fondo pueda parecer sugerente y atractivo, su desarrollo no me ha satisfecho. La anecdota del relato me parece superficial, insustancial, posiblemente extraña y fantástica pero no arrebatadoramente sugerente. Incluso me ha parecido algo apresurado el final de la novela. La verdad es que su lectura me ha resultado aburrida y agotadora pues, por momentos, he hecho esfuerzos por acabarla. Percibo cierta ausencia de credibilidad interna, aunque parezca atrevido decirlo de un relato de ciencia ficción que, por esencia, debe ser increible. Los hechos que transcurren en la novela y la evolución de los personajes acorde a los mismos carecen de solidez. No se cómo explicar algo que percibo en la novela. Algo así como cuando abres una puerta y te encuentras de repente con un objeto incongruente. Pasada la sorpresa inicial, tienes que aceptar su presencia puesto que, de hecho, esta ahí. Eso es lo que me ha ocurrido con esta novela. Los protagonistas se comportan como se comportan porque así lo ha determinado el autor, pero no por una evolución natural de los hechos del relato. Y no me vale la excusa de la opresión de un ambiente enrarecido y sobrenatural o los influjos de vaya-Ud.-a-saber-que-ha-pasado-aquí.

La estructura se sustenta en una relato en primera persona por parte de su protagonista con saltos temporales hacia atrás, a modos de flash-back que van poniendonos en antecedentes de su vida anterior y de los motivos y circunstancias que le han llevado a vivir la experiencia que va relatando. Todo ello, sinceramente, bastante banal y tópico, como lo puede ser una conflicto conyugal no resuelto.

Existe una novela española, escrita por Sanchez Piñol, titulada “La piel fría” que pudiera tener alguna semejanza con la presente novela. Eso sí, mucho mejor escrita y con un desarrollo de los personajes más profundo, más completo, mejor elaborado. Al igual que la trama que, esta sí, recrea un ambiente angustioso, un terror lovecraftiano, bastante más atractivo que la novela que nos ocupa.

En resumen, a mi no me gustó. Aunque aconsejo leerla para formarse un criterio propio, dada su extensión y la facilidad de su lectura.

Un saludo

BIOGRAFIA: Escritor, crítico y editor americano, nacido en 1968. Se le reconoce como uno de los principales promotores del movimiento New Weird. Ha sido profusamente galardonado con premios como el Nebula (porAniquilación), Rhysling, British Fantasy, BSFA y World Fantasy de Novela Corta. Además, ha sido finalista en los premios Hugo. Pocas de sus obras han sido traducidas al castellano: Veniss soterrada (2012); La Biblia steampunk (2013); la trilogía Southern Reac, Aniquilación, Autoridad, Aceptación (2014)

SINOPSIS EDITORIAL: En un futuro no determinado, el Área X es un lugar remoto y escondido declarado zona de desastre ambiental desde hace décadas. La naturaleza salvaje ha conquistado el lugar y su acceso está prohibido. La agencia estatal Southern Reach ha enviado diversas expediciones pero casi siempre han fracasado: todos los miembros de una expedición se suicidaron; otros enloquecieron y acabaron matándose entre sí, y los integrantes de la última expedición regresaron convertidos en sombras de lo que un día fueron.

Ésta es la expedición número doce. El grupo está compuesto por cuatro mujeres: una antropóloga, una topógrafa, una psicóloga y la narradora, una bióloga. Su misión es cartografiar el terreno y recolectar muestras, anotar todas sus observaciones tanto de su entorno como de sus compañeras. Pronto descubren una gran anomalía geográfica y formas de vida más allá de todo entendimiento. Mientras se enfrentan a una naturaleza tan bella como claustrofóbica, el pasado y los secretos con los que cruzaron la frontera se vuelven cada vez más amenazantes.

Aniquilación es el primer volumen de la Trilogía Southern Reach, una serie que crea un mundo como nunca has imaginado y que nos enfrenta al extraño que se esconde dentro de nosotros mismos.
  • Editorial: Destino (20149
  • 256 páginas
  • Tírulo original: Annihilation
  • Traducción: Isabel Margelí
  • ISBN: 9788423348091

 

 

 


Traductor: Isabel Margelí Bailo
Páginas: 240
Publicación: 2014
Editorial: Destino
ISBN: 9788423348231

Anuncios


Deja un comentario

“nos mienten”, de eduardo vaquerizo. el futuro tal como fue.


“Nora da gracias a que aquella zona sea tan hostil a los sistemas de seguridad invasiva. La policía y las corporaciones han intentado con poco éxito mantener las afueras vigiladas. Los vecinos están todos organizados y regularmente hacen batidas en busca de minicámaras, drones, arañas y demás dispositivos robóticos. Con la práctica, en las afueras se ha creado un ejército de auténticos expertos en sabotear los intentos de vigilancia de los poderosos.” E.V

La novela de ciencia ficción, al igual que la novela negra, en su estilo, es el perfecto vehículo para transmitir una idea y hacerlo de manera accesible, atractiva y con una amplia repercusión y aceptación por parte del lector (en cierto modo desprevenido).

Si bien hubo un tiempo en el que yo creía que la literatura debía ser neutral y aséptica, pronto me percaté que esa debería de ser la función de la historia y no de la literatura. Toda obra literaria es, en esencia, una obra comprometida cuya doble misión es entretener y, en mayor o menor medida, estructurar en un relato una idea u opinión de su autor.

La presente novela se encuadra dentro de este tipo de literatura “de denuncia”, que de ningún modo es un subgénero menor si nos atenemos a tan ilustres antecedentes como los que nos encontramos en la historia de la literatura del siglo XX con obras magistrales como “1984”, o”Un mundo feliz” y, en épocas anteriores, “El lazarillo de Tormes”, “El buscón”, “Los viajes de Gulliver” o “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”. Todas ellas comparten esa voluntad del autor de exponer críticamente las fallas de la sociedad contemporánea, bien desde una perspectiva realista, bien desde una perspectiva distópica-futurista,  a la vez que proponen, más o menos explicitamente,  el cambio de paradigma.

Partiendo de esta premisa de denuncia “social”, la novela “nos mienten” de Eduardo Vaquerizo ya formula desde el mismo título su alegato contra la sociedad actual y nuestro sistema político y económico.

En una época de crisis económica, como la que vivimos en la actualidad, se cuestionan los valores tradicionales que nos sirvieron de sustento, precisamente por la falta de apoyo material. Y de entre las grietas ideológicos de ese antiguo edificio, surgen nuevas formas de economía (tal viejas como el trueque) y nuevas estructuras organizativas (tan viejas como el movimiento asambleario).

El autor sitúa la acción en un futuro muy lejano (allá por el año 2.600) y en un entorno muy cercano (tanto como Madrid). Y con estos ingredientes nos presenta una sociedad altamente superpoblada, totalmente desestructurada después de una traumática y devastadora guerra civil. La masa de la población apenas sobrevive tras la escasez de recursos, mientras coexiste con una élite inmensamente rica y poderosa conformada por los dirigentes de las grandes corporaciones que, en delicado equilibrio de fuerzas y poder, se reparten parcelas de territorio e influencia en un mundo globalizado.

El argumento de la novela puede acomodarse al modelo narrativo del héroe arquetípico expuesto por J. Campbell en su obra “el héroe de las mil caras” , con la secuencia Separación, Iniciación y Retorno. La protagonista es traicionada y se ve envueltas en una trama conspiranoica que debe resolver para recuperar una vida que ya nunca volverá a ser igual.

Los temas con los que trabaja el autor son la sobrepoblación, la escasez de recursos, el acaparamiento, los privilegios de la élite, la desorganización de las masas, la utilización de la tecnología para el control y la represión, las plagas y epidemias  los desahucios (tan de actualidad en el 2.600). Y en suma,  la manipulación informativa para mantener el “statu quo” (algo tan viejo como el borrado de los sellos e inscripciones referidas a Tutankamon, ¡vamos!, lo de toda la vida).

A mi juicio, sin ser una novela extraordinaria, se deja leer y es entretenida. La acción es interesante, el ambiente de la novela es atractivo. La novela esta bien escrita. Los personajes son un poco acartonados y, ciertamente, algo planos y previsibles, pero logra crear una corriente de empatía con la protagonista que anima a acabar su lectura. en general existe una identificación .  Las buenas críticas con las que ha sido acogida no me han llevado a la decepción que supuso para mí , por ejemplo, la lectura de Cenital de Emilio Bueso, con la que comparte la visión postapocalíptica, pero de la que se aleja enormemente en cuanto a estilo narrativo y cualidad literaria. Dentro de la narrativa en castellano, no se me ocurren, de momento, otros ejemplos de este tipo de literatura, salvo quizás la obra “Khimera” de Cesar Perez Gellida, de la que prometo una reseña, en breve.  

Obviamente, sea dicho como una opinión personal, con las carencias y limitaciones que la acompañan. Lo que siempre digo en estos casos: léela tu mismo, formate tu propia opinión y sal de dudas.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Una brillante distopía sobre el futuro inmediato de España que aúna aventura y denuncia social Los pueblos que olvidan su futuro están condenados a sufrirlo. España, mediados del siglo XXI. La resaca de la crisis ha dejado un mundo en el que las megacorporaciones dominan una sociedad hipertecnológica erigida sobre las ru inas de los Estados. El crecimiento salvaje de la desigualdad ha convertido el centro de las ciudades en grandes fortalezas donde viven y trabajan los privilegiados, rodeadas por inmensos barrios periféricos llenos de un ejército de desheredados cada vez más descontentos.

Todos mienten

  • © 2015, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.
  • 1ª Edición: junio de 2015
  • ISBN: 9788415831648
  • Páginas: 352


Deja un comentario

“de mecánica y alquimia” de juan jacinto muñoz rengel: una mala crítica arrojada con prudencia.


“Por supuesto, tampoco salen oscuras humaredas de las cocinas de las gentes, porque los fogones de carbón han sido sustituidos por máquinas maravillosas, que no sabemos cómo son o cómo funcionan, pero solo porque no me ha dado tiempo a imaginarlo” J.J.M.R

La presente colección de relatos fantásticos cuenta con un hilo conductor explicitado en su título, que el autor no deja de advertirnos en el “proemio al lector”, apercibiéndonos mansamente de leerlos en el orden propuesto bajo sanción de romper la conexión de significados por él concebida. Y en efecto, los relatos tienen como motivo argumental la creación, recreación, profusión y presencia de autómatas y mecanismos así como la transmisión y utilización de mensajes, fórmulas, significados, fábulas y procedimientos alquímicos.

Se puede apreciar en ellos la inquietud del autor por una cuestión ética y una cuestión filosófica, ontológica. La primera, versa sobre la tensión o contradicción entre progreso tecnológico y equilibrio medioambiental: los beneficios que el maquinismo y la tecnología pueden aportar y el riesgo de destrucción de nuestro medio ambiente y  de la vida natural. Un ejemplo son las consecuencias nefastas para uno de los personajes de “Lapis Philosoforum, las reflexiones de H. G. Wells en “el sueño del monstruo”, la  surrealista acumulación de cadáveres de golem en “te inventé y me mataste”, la absurda epidemia de “Brigada Diógenes” o el mundo agonizante y degradado de “Pasajero 1/1”.

La cuestión metafísica se centra en la búsqueda del concepto y condición del ser. En concreto, la idea central del relato “Pasajero 1/1” y las argumentaciones de sus personajes (que evoca las disquisiciones del hombre bicentenario de Asimov en el relato de dicho título). También las dudas metafísicas de los personajes del cuento “res cógitans” representativos cada uno de la corriente cartesiana, monista o idealista, con claras referencias expresas (alusiones a Descartes, a Baruch Spinoza o el nombre con reminiscencias alemanas de Trachtenberg).

Si bien dichos relatos se hallan correctamente escritos, con un lenguaje preciso y precioso (en ocasiones),  un variado vocabulario e, incluso, alguna innovación ingeniosa (véase “helicoleópteros, hormigoenredaderas, trepanadípteros, camaranélidos y bichincendarios”), así como una trama oportuna y coherente con el tema anunciado (salvo excepciones), a mi juicio no dejan de ser unas historias hilvanadas artificialmente y sin la brillantez que promete la presentación del autor en la contraportada del libro.

Carezco de otro argumento de crítica que la sensación de medianía y mediocridad que me provoca el presente  volumen.

Cuando un autor es prolíficamente alabado y galardonado, cuando se oye (se lee) una unánime afirmación de sus valores literarios y se le ensalza como “uno de los mayores especialistas del relato en España” la lamentable discrepancia con dicha opinión me sume en cierta decepción y cierta duda sobre mi propia capacidad para la admiración y/o la crítica constructiva.

Me lleva a pensar que quién soy yo para empañar la imagen pública y generalmente aceptada de un autor cuando, por un lado, yo mismo no soy capaz de elaborar un trabajo literario digno de tal nombre y, además, siempre he sentido cierta incapacidad (muchas veces confesada) para apreciar las cualidades del relato corto.

Pero por otro lado, sí me alcanza la sensibilidad literaria para estimar como  magistrales los cuentos de Cortazar, García Márquez, Juan Rulfo, Monterroso –en castellano- y Saki, Poe, Kafka, Mrozek – traducidos- y no pretendo comparar con ello ni exigir igual calidad a todo autor de cuentos.

Pero mi opinión la pretendo libre y como  tal, la someto con la misma libertad igualmente a pública refutación.

En su conjunto, pues, los relatos que reúne el volumen empañan el brillo con que se les publicita. Pese al exordio dirigido al lector, su lectura ordenada no ofrece más que una perspectiva cronológica sin que éste, el lector, se percate de la acumulación de significados ofrecida. Más aún existen relatos como “el pescador de esponjas” –de clara evocación a Lovecraft- o “el faro de la isla de Os Baixos” –con posibles reminiscencias a Poe- que, a mi juicio, no tiene relación con el tema propuesto.

Cuentan dichos relatos también con una variada ambientación y adscripción a distintos géneros como el policíaco de “el libro de los instrumentos incendiarios”; gótico de “la maldición de los Zweiss” y “el faro de la isla de Os Baixos”; filosófico de “res cogitans”; o futurista de “Brigada Diógenes” y “Pasajero 1/1”.

Existen multitud de referencias expresas e implícitas a autores del género bien en la temática, bien en su contenido, bien mediante alusiones como por ejemplo a Meyrink y la constante presencia del Golem en “te inventé y me mataste” y “res cogitans”; a Umberto Eco y su libro “el nombre de la rosa” en “Lapis Philosoforum”; a la influencia de Lovecraft en “el pescador de esponjas”; a la influencia de Poe en “el faro de la isla de Os Baixos”; a la posible figura de H G Wells de “el sueño del monstruo” –salvando su improbable coincidencia con Mary Shelley, al menos en un plano temporal-; al homenaje al “Fahrenheit 451” de  Bradbury en “Brigada Diógenes” y “Pasajero 1/1”.

Yo creo que el autor hace “trampa” al predisponernos tanto en el proemio inicial como en el escolio final (homenaje a la escritura especular del genio de la anticipación y de la mecánica precursora y la oscura alquimia que fue Leonardo Da Vinci) y orientarnos en la lectura hacia la búsqueda de significados o intenciones que no se encontraban inicialmente al programar, diseñar y ejecutar esta colección de relatos.

Pese a esta mala crítica, la única manera de formarse una opinión propia es acometer su lectura personalmente y no someterse a criterios ajenos sino como orientación o ayuda. Como dice toda reseña amable, malo no es y todo libro tiene algo bueno, yo incurro en el mismo tópico y tengo el propósito de seguir con el autor, concretamente con la lectura de el “asesino hipocondríaco”, para hacerme una idea cabal de su obra y deshacerme del regusto amargo de esta reseña.

Un saludo.

Juan Jacinto Muñoz Rengel  escritor, profesor y periodista nacido en Málaga en 1974. Es director del programa de RNE “Literatura en Breve” y de la sección sobre relato corto del programa “El Ojo Crítico” también de RNE. Ha escrito del libro de relatos 88 Mill Lane (2006), “de mecánica y alquimia”  (Premio Ignotus 2010), así como la novela “el asesino hipocondriaco” (2012) y “el sueño del otro” de publicación en el 2013. Como autor de relato corto ha recibido el Premio Fernando Quiñones, el Premio Julio Cortázar de Cuba, el Premio Miguel de Unamuno, el Premio «Relatos para Leer en el Autobús», el Premio Jóvenes Creadores, o el Premio Internacional La Felguera.

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: SALTO DE PAGINA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788415065036
INDICE
Proemio al lector
- El libro de los instrumentos incendiarios
- El relojero de Praga
- Lapis Philosophorum
- La maldición de los Zweiss
- El pescador de esponjas
- El faro de la isla de Os Baixos
- El sueño del monstruo
- Res Cogitans
- Te inventé y me mataste
- Brigada Diogenes
- Pasajero 1/1
Escolio final