lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

traduttore, traditore, las grandes escaladas o los propósitos para el año 2014

4 comentarios


Empieza el año y todos tenemos hecha la lista de nuestros propósitos -o expectativas- para el año que iniciamos. Empezando dicha lista, nos dice la estadística que se encuentran el perder peso y sucedáneos (ir al gimnasio, dejar de comer basura -en sentido figurado, que si fuera literal yo me apuntaría a éste-, dejar el alcohol y el tabaco, etc.); también el de ser buenos y similares (con la esposa, con el jefe, con los hijos, padres, hermanos, tíos, compañeros de trabajo y similares…, con todos menos con Montoro); y también, cómo no, el de leer UN libro.

Personalmente yo ya cumplí estos objetivos en el año 2000, TODOS: perdí el peso que gané y volví a ganar peso para volverlo a perder, dejé de comer la comida basura que cocinaban otros (que conste que en modo alguno incluyo a MAMA) y empecé a comer la basura que yo mismo me cocinaba; dejé de PAGAR un gimnasio al que no iba; dejé de fumar el humo de los demás y elegí tomar RON en vez de beber alcohol; también conseguir ser BUENO con todos, deje de ser un mal hijo para convertirme en un mal padre; conseguí ser mi propio jefe (con lo que me ahorre muchos problemas laborales e inicié un via crucis con otros muchos que ni siquiera sabía que existían); alcancé la perfección matrimonial cuando descubrí que el HABLARLO TODO con tu pareja no solo no es progresista sino que ha roto muchos matrimonios (ahora solo lo habla ella y yo escucho, con una sola oreja).

Tras esta desusada verborragia autobiográfica llego al motivo de esta entrada en el blog, mis, nobles y sinceros, propósitos de lectura para el año que comienza. Obviamente también conseguí hace años alcanzar el propósitos de leer UN libro. La hazaña en mi caso va a consistir, para este año 2014, poder leer mis”ochomiles”, esos libros que, por una razón u otra nunca pude terminar o nunca pude empezar, o nunca pude volver a releer, o nunca pude volver a releer después de volverlos a releer.

La causa principal de no haber leído nunca Ulises, de James Joyce, o Guerra y Paz de Tolstoy o En busca del tiempo perdido, de Proust fue siempre esa pereza intelectual que a veces me embarga ,que en este caso se escudaba en que no existía ninguna traducción digna de sustituir al original y que por lo tanto todos los hallazgos literarios del autor se perdían aun antes de poder llegar a mí. Si a esto añadimos el conflicto y polémica habida, por ejemplo en el caso de Guerra y Paz, con varias ediciones “estrella” en que cada una reivindicaba ser la “definitiva” y que, a la larga,desmotivan a futuro lector que no sabe o no puede decidirse por una en concreto. Algo parecido me ha pasado siempre con la traducción de En busca del tiempo perdido, sobre la que existe una inacabada de Pedro Salinas y otra de Mauro Armiño y otra de Carlos Manzano  y ante mi falta de decisión decidí finalmente posponer su lectura.

La dificultad en leer a Chautebriand o a Musil siempre ha estribado en que, gracias a Dios, no he tenido una larga temporada en el Hospital o en un penal en Turquía, la Habana o, pongamos por caso, Soto del Real, por lo que mi tiempo ha ido fluyendo sin apenas lagunas mentales por mi parte y no he tenido una larga, larga, larga posibilidad de abstracción.

A Roberto Bolaño, pobre, siempre le he dejado para otro día, a pesar d eque me gustó “los detectives salvajes” e hice promesa, muchas veces, de leer 2666.

A Tocquevile y a Thomas Mann les empecé en su día, y un traslado de estado (que no de Estado, ni de estado -civil-, ni de estado-de buena esperanza-) me obligó a interrumpir su lectura y, más tarde, teniendo dudas sobre las la edición de sus textos, otra vez el traidor traductor, decidí dejarlo par amás adelante al ver que no me convencieron las traducciones que manejaba.

A Fernando del Paso y a Mujica Lainez siempre les he tenido en mente y, como casi todo, nunca he encontrado un momento adecuado para iniciarme en su lectura. Todo llegará. 

El libro de Yourcernar, parece que se me ha atragantado, pese a la muy buena impresión que me causaron otros como Opus Nigrum o, incluso, El amante. 

Dejo para el final el Quijote, porque este es otro de los libros que todo el mundo se propone leer algún día y yo, lo confieso, al menos me lo he leído tres veces a lo largo de mi vida lectora, y ya llevo mucho tiempo intentando volverlo a coger, pero nunca, nunca, nunca, encuentro un hueco y siempre lo dejo para más tarde.

Estas son, pues, mis propuestas para el año 2014. Ya veremos si consigo coronar estas altas cumbres o me queda´re, como casi siempre, en el campamento base. Un saludo. 

  • 1. Everest     8.848 m, En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust

  • 2 K2   8.611 m, El hombre sin atributos, de Robert Musil

  • 3 Kanchenjunga 8.586 m, Ulises, de James Joyce

  • 4 Lhotse 8.516 m, Guerra y Paz, de Leon Tolstoy

  • 5 Makalu 8.463 m, Los hermanos Karamazov, de Fiodor Dostoievsky

  • 6 Cho Oyu 8.201 m, 2666, de Roberto Bolaño 

  • 7 Dhaulagiri  8.167 m, Memorias de Ultratumba, de Chautebriand

  • 8 Manaslu 8.163 m, La democracia en America, de Alexis de Tocqueville

  • 10 Annapurna 8.091 m, El Quijote, de Miguel de Cervantes

  • 11 Gasherbrum I 8.068 m, La Montaña mágica, de Thomas Mann

  • 12 Broad Peak 8.047 m, Memorias de Adriano, de Margueritte Yourcernar

  • 13 Gasherbrum II   8.035 m, Bomarzo, de Manuel Mujica Lainez

  • 14 Shisha Pangma  8.027 m Noticias del Imperio, de Fernando del Paso 

Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

4 pensamientos en “traduttore, traditore, las grandes escaladas o los propósitos para el año 2014

  1. Prueba con El secreto del mal, de Bolaño. Son relatos, quizá te enganché más que 2666. Un saludo! :)

    Me gusta

    • Hola, gracias por la recomendación, la tendré en cuenta. No soy muy amigo de los relatos, parece como si tuviera siempre la necesidad de más y más y el relato se me queda “corto” aunque muchas veces todo un mundo cabe en tres palabras. Gracias por participar. cuando haga la reseña de tu recomendación te animo a participar. Un saludo

      Me gusta

  2. Saludos,
    Has puesto el listón un poco alto quizás.
    No obstante, te deseo buenas lecturas.

    Me gusta

    • Hola, Jack, verdaderamene no se si he pecado de muy optimista pero también creo que son unos auténticos ochomiles, de ahí su dificultad y el reto de conseguirlos. Un saludo y muchas gracias por tus comentarios,

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s