lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


6 comentarios

“crímenes exquisitos”, de vicente garrido y nieves abarca: la locura desatada desborda los límites de lo convencional, sexo y dolor, orgullo, maltrato y venganza hábilmente barajados.


“El arte y el crimen se han unido en un todo inextricable y se produce una explosión avasalladora de placer sin adjetivos morales, porque la vedad de lo sentido está por encima de cualquier otra consideración” V.G y N.A.

¿Cuáles son los elementos que definen y caracterizan a una buena novela? ¿y los que diferencian y distinguen a una buena novela negra de cualquier otra? La capacidad de estimular y provocar en el lector sensaciones y emociones de las que carecía antes de afrontar su lectura. En esencia todo se reduce a eso. Goce y sensibilidad. También, por supuesto, la transmisión de ideas, el estimulo intelectual; pero, como una buena comida, lo que importa no es tanto el concepto como el placer de su disfrute.

Se puede llegar a esa meta final por distintos caminos y algunos autores lo encuentran y otros se pierden en intrincados vericuetos que nos hacen perder el tiempo y la paciencia. Los autores de la novela “Crímenes exquisitos” han encontrado la senda correcta y han creado una muy buena novela, al menos, entretenida e impactante.

Alejándose del canon clásico del género, el protagonista ya no es un detective privado, solitario, independiente, un antihéroe cínico e inteligente sino una pareja de investigadores, mujer y hombre, ella inspectora de policía y criminólogo él. Al igual que antes hicieron otros autores españoles (Guelbenzu, Gimenez-Barlett, Silva, entre otros muchos, y más modernos como Mercedes Castro o Dolores Redondo) se han hecho eco de los cambios que se vienen fraguando en nuestra sociedad y han superado el tradicional-habitual machismo de la España postfranquista representada magistralmente por la serie de novelas de Pepe Carvalho. En estas novelas el papel de la mujer no sufre reducciones culturales sino que interviene activamente en los estamentos policiales o judiciales, asume el protagonismo de la novela y le confiere un especial acercamiento a la realidad cotidiana, el día a día de una investigación policial dentro y fuera de la comisaría, el Juzgado o la oficina. Todos los personajes se encuentran muy bien definidos y caracterizados, junto a las personas normales y corrientes, conviven otras más complejas y “exóticas”, pero todos ellos con sus propias y distintas motivaciones.

Otro acierto, también un elemento novedoso respecto de la corriente mayoritaria dentro del género, es el juego de la seducción al que juegan sufren los protagonista, que conjugan con su labor profesional los múltiples problemas familiares cotidianos. Dentro de la línea que marca la urdimbre de la novela, esta trama secundaria facilita un descanso en la tensión creciente de la novela pero sin perder el interés y manteniendo además la coherencia interna pues los personajes secundarios también se integran en el argumento principal y ayudan a su finalización. Igualmente es atractiva la trama secundaria de corrupción política, la degradación moral de ciertos elementos “notables” de nuestra sociedad, producto del boom económico que trajo la especulación inmobiliaria 

Lo dantesco, impactante y sofisticado no ocurre ya en N.Y., Chicago o Los Angeles sino que estamos hablando de la Coruña (y Londres) y a pesar de tanto elemento provinciano la novela objeto de esta reseña sorprende, sobrecoge, y engancha, tanto por la originalidad del planteamiento de los crímenes que la justifican, sobre todo por el barroquismo de su puesta en escena –o debería decir prerrafaelismo-, como por la chocante inmersión en el mundo del BDSM, que anega toda la novela y para el que los profanos supone una profundización en el ambiente sado-maso más allá de la mera estética del cuero y las cadenas. Lo cierto es que al final tanto dolor complaciente, tanta sumisión y tanta brutalidad consentida y autoinflingida, llega a cansar.

Todo empieza con una joven, inteligente,  guapa y prometedora adolescente de la alta clase media coruñesa que aparece asesinada en el Estanque de Eiris. La anormal brutalidad del asesinato y la barroca exposición pública  del cadáver lo convierten en un asunto de difícil resolución. Por una serie de casualidades se conecta este asesinato con otro cometido meses atrás en la Abadía de Whitby, también caracterizado por una extraña y gótica ambientación. A partir de ahí la inspectora encargada del caso, Valentina Negro, y el criminólogo valenciano Javier Sanjuan (pareja de protagonistas que continuarán con la segunda entrega de la saga) iniciarán la búsqueda de un asesino en serie inteligente y brutal.

Es de destacar el trabajo de fondo en esta novela de ambos autores, cada uno en su respectivo campo. En el aspecto psicológico, ayuda al relato el punto de vista omisciente que permite un escrutinio minucioso de los pensamientos de los personajes y nos ofrece un relato preciso de su perfil criminológico. En el aspecto artístico, se nota igualmente el detalle en la exposición y explicación de las obras de arte que sirven como justificación del asesino.

En suma, es una novela muy interesante, entretenida, muy del gusto de las novelas de Anibal Lecter con el que comparte el asesino un cierto refinamiento estético y con un ritmo narrativo trepidante y agilísimo que no concede descanso ni quiebro en la fluidez de la trama, facil de leer y adictiva.

Un saludo

Vicente Garrido es criminólogo y Doctor en Psicología por la Universidad de Valencia, donde imparte Criminología Forense y Pedagogía aplicada a la delincuencia. Ha sido consultor de naciones Unidas.  Ha participado como asesor científico en telefilmes y reportajes sobre casos criminales. 

Nieves Abarca estudió Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela. Es Máster en Periodismo por la UOC y espcialista en Perfiles Criminales. 

Crímenes_exquisitos

  • Nº de páginas: 800 págs.
  • Editoral: VERSATIL
  • ISBN: 9788492929528
Anuncios


2 comentarios

“el oscuro invierno” de david mark: la busqueda artificiosa de la diferencia


“[…] pero en sus movimientos, en sus gestos, hay una delicadeza que sugiere que le asusta su propio tamaño, como si constantemente temiera romper todo lo que es más frágil que él” D.M.

No tengo claro cuando empezó el proceso de transformación de la novela negra desde unos inicios como subgénero de la literatura más popular, a la categoría de obra de arte, convertidos sus elementos definitorios, técnica, temática y trama en canon y paradigma de la que se nutre a veces la literatura generalista (y seria). Hoy en día el género se ha convertido en un producto de consumo masivo, desdibujados sus contornos para adaptarlo a los gustos cambiantes del público (mercado).
Desde Dashield Hammett hasta David Mark hay un largo camino. Unas novelas han sido arrumbadas a un rincón ocultas por la bruma del olvido; otras resplandecen con una luz intermitente que periódicamente reclama la atención de la crítica y son rescatadas para un público lector ávido de novedades (y a veces de calidad); las menos, como la obra de Chandler, Jim Thompson, Ellroy, Leonard, y un corto etc. son obras maestras de la literatura que siempre permanecerán.
Pero la vida sigue, y la literatura también es un negocio que exige innovación o apariencia de innovación, calidad o algo aparentemente válido. Mientras que los puristas buscan reconocer en la obra literaria la adecuación a las reglas del género, la maquinaria editorial, al grito de “más madera” y “más difícil todavía” nos ofrece una nueva obra maestra cada semana. Personalmente considero que la creación literaria, como toda obra artística, sólo debe someterse a la voluntad de su autor y a la crítica del lector: el primero es soberano de su obra, pudiendo acudir a la hibridación de géneros, temática y técnica libremente, sometiéndose voluntariamente a la opinión del segundo para el cual fue destinada aquella. Pero ciertos experimentos si funcionan, funcionan y si no funcionan se olvidan, y a otra cosa.
La novela objeto de esta reseña, “un oscuro invierno” de David Mark, nos presenta la aparición en el panorama literario de una nueva saga literaria protagonizada por el sargento McAvoy. El protagonista se nos dibuja como una persona fuerte y sensible, tímido y felizmente casado con una señora de etnia gitana, padre ejemplar, cumplidor y atento. Se aleja del estereotipo de detective solitario, racional, introspectivo, individualista y asocial, pero tengo la impresión que es precisamente lo novedoso de su planteamiento lo que tiene de artificioso y superficial.

No acabo de aceptar el supuesto carácter extraordinario del protagonista por el mero hecho de que otros personajes de la novela así lo reconozcan. Parece como si el arquetipo del protagonista de novela negra no fuera suficientemente atractivo para su autor y buscara ofrecer al público algo diferente e innovador, mediante la asignación al personaje principal de atributos comunes y cotidianos.
Lo más destacable de la trama es la curiosa motivación del asesino (que no voy a desvelar) y la sorprendente lógica interna de sus actos que, pese a ello, no logra superar, a mi juicio, defectos argumentales como la forzada  conexión de todos los crímenes entre sí y la predecibilidad final. No es una mala novela pero tampoco extraordinaria. Un saludo

David Mark nació en Carlisle, Reino Unido, en 1977, ha ejercido como periodista de sucesos para el  The Yorkshire Post.  El oscuro invierno es su primera novela. Ha escrito la continuación de la misma, “original skin” protagonizada por el  sargento McAvoy.  

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Hull, East Yorkshire. Poco antes de Navidad, un anciano (único superviviente del naufragio de un barco de arrastre ocurrido hace cuarenta años) es hallado muerto en el mar. En una iglesia, una muchacha (único miembro de una familia que sobrevivió a una matanza durante el conflicto de Sierra Leona) es acuchillada con un machete. Un drogadicto (que logró huir de la casa en llamas donde murió su familia) es abrasado en un incendio en un barrio de viviendas de protección oficial.

El sargento McAvoy, un fornido policía que es mirado con recelo por el resto de sus compañeros debido a su inquebrantable sentido del deber, será el único capaz de encontrar la conexión entre estos tres crímenes y el asesino de aterradores ojos azules que oculta su rostro tras un pasamontañas negro…

Imagen de El oscuro invierno

  • Título: El oscuro invierno
  • Autor: David Mark
  • Traducido por: Javier Sánchez García-Gutiérrez
  • Colección: Nuevos Tiempos. 258.
  • ISBN: 978-84-15803-37-9


3 comentarios

“china montaña zhang” de maureen f. mchugh: mestizo, desafecto, heterodoxo, homosexual…criminal.


“En China descubrí que era un neoyorkino. Aunque Nueva York sea un vertedero” M.M.

El político y ensayista Alain Peyrefitte popularizó en los años 70 el pronóstico clarividente del genio Napoleón Bonaparte, titulando con su frase su afamado ensayo “cuando China despierte, el mundo temblará”. El tiempo le ha dado la razón y hoy en día China ha alcanzado el segundo puesto en la lista mundial de economías más prósperas, conjugando un régimen político interno autoritario, de corte comunista, con una inmersión cada vez más profunda, en sus relaciones externas, en el sistema económico capitalista. China es una sociedad de contrastes y contradicciones donde la tradición milenaria convive con las más modernas tecnologías.

La novela objeto de esta reseña no trata sobre China, aunque esté presente. Tampoco trata sobre economía, aunque envuelva la atmosfera argumental. Si trata, sin embargo, sobre contrastes y contradicciones.  Es una novela de ciencia ficción y algo más:

El dominio mundial, e interplanetario, del imperio de la China comunista es una realidad, hasta el punto que los otrora amos del mundo, E.E.U.U. están sometidos a un régimen político paternalista y “protector” bajo el manto político de Beijing, denominándose ahora Estados Socialistas de América. La Historia se ha concedido una segunda oportunidad y la sociedad americana vivió una nueva Depresión y una nueva Guerra Civil que culminó con el control comunista afianzado por una segunda Revolución Cultural, denominada en la novela “Campaña de los Vientos Purificadores” que tras una conveniente purga de los ciudadanos y gobernantes tibios o desafectos, consolidó un régimen comunista satélite dentro del nuevo orden mundial. El régimen de China se ha expandido por todo el mundo occidental y ha impuesto su control sobre personas e instituciones; la cultura, la educación universitaria, las manufacturas, la tecnología, todo producto proveniente de China es superior y deseado. El destello y esplendor del American Way of Life ya no deslumbra, está muerto, siendo sustituido por un cerdo ateo (si ello es posible) imbuido de la filosofía taoísta.  

Dentro de este contexto distópico se desarrolla la historia personal del protagonista, China Montaña Zhang, traducción literal de Zhongshan, el nombre de uno de los líderes de la Revolución China, un joven ingeniero que malvive realizando trabajos de peón en la construcción y que tiene aspiraciones de promocionarse social y profesionalmente.

Pero Zhang vive un conflicto interno, su personalidad se ve escindida y desgarrada por su naturaleza mestiza y por su oculta homosexualidad. Por un lado, sus aspiraciones de progreso social y profesional y su origen chino-latino, le lleva a aparentar una condición de CNA (Chino Nacido en America) amparado por los apellidos de su madre y su aspecto físico oriental, que le pueden abrir las puertas de nuevos destinos laborales.

Por otro lado, oculta su orientación homosexual, ilegal en su país natal y sujeta a pena de muerte en el territorio de China, viviendo en los arrabales de Long Island y relacionándose en ciertos ambientes bajo su nombre latino, Rafael. Siendo despedido de su empleo como capataz, básicamente por haber roto las expectativas de su jefe chino en casarle con una hija con una deformidad genética en la cara, acepta un destino laboral en una isla del Artico que le ofrece la oficina de contratación estatal, con la finalidad de ganar créditos que le permitan ampliar sus estudios en Shangai.

Finalmente consigue su propósito y se incorpora la Universidad de Shangai, donde entabla una relación amorosa con su tutor. Allí descubre el amor, pero también la insatisfacción de sentirse diferente y, sin embargo, no saber realmente quién es. Descubierta la homosexualidad de su tutor, éste se suicida y Zhang vuelve a Nueva York a empezar una nueva vida como ingeniero.

Discurre en paralelo a la trama principal una subtrama argumental que se desarrolla en una comuna agrícola en Marte, donde la vida es dura y los recursos escasos, obligando a sus miembros a un especial régimen de economía cooperativista autárquica y de subsistencia. La historia de un matrimonio de conveniencia entre un refugiado con una hija pequeña y una antigua propietaria de la colonia que ha olvidado lo que es vivir en compañía.

Ciertamente, no entiendo el sentido ni la intención de esta digresión, que apenas afecta tangencialmente a la vida del protagonista. Parece más bien un descanso de la trama principal y un contrapunto de desamor e incomunicación heterosexual. Este es a mi juicio un defecto de la novela que rompe la tensión argumental.

La referencia a Marte tampoco se entiende más que para darle un toque de ambientación de ciencia ficción que envuelve a toda la obra, pero el acierto de la novela radica en lo que no tiene de ciencia ficción, en el conflicto personal del protagonista, su búsqueda de una identidad personal, en el terreno de la sexualidad y en el de su anclaje cultural y social.

Para finalizar, quiero destacar que la presente novela ha recibido dos premios ciertamente especiales, el premio James Tiptree Jr. Award y el premio Lambda de ficción especulativa, por su contenido de temática homosexual. A riesgo de emitir una opinión políticamente incorrecta, considero que los valores de esta novela en absoluto tienen nada que ver con su temática homosexual. Concederle un premio únicamente por esta causa es degradarla y menospreciarla. A mi juicio, la homosexualidad del protagonista juega un papel importante para justificar su conflicto personal, que es el núcleo del libro. Lo mismo pudiera haber sido potenciar su condición de mestizo (racismo) o de inmigrante (globalización), o de desclasado (discriminación laboral). Esta novela, con sus aciertos y errores literarios, debe tanto a la condición sexual del protagonista como a la ambientación distópica. Un saludo.  

 

TEXTO CONTRAPORTADA:

Tran una violenta revolución, los Estados Unidos (como todo el planeta) se han convertido en un país satélite de la poderosa China comunista que dicta la ley y las costumbres de todo el mundo. Zhang es un joven homosexual de ascendencia chino-hispana que, pese a una orientación sexual ilícita en esa sociedad del futuro, intenta labrarse un porvenir.

Editorial: Roca Editorial
Colección: ÓMICRON EDICIONES
Título original: CHINA MOUNTAIN ZHANG
Traductor: PEDRO JORGE ROMERO
ISBN 13: 978-84-96575-35-6