lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“cuerpodivino”, de theodore sturgeon: si el sexo es el mensaje, el cuerpo es el medio.


“-. Señor Currier –le dije de todo corazón-, por la manera que ud. dice esas palabras, “¡no es cierto!” es como si creyera que entre lo verdadero y falso hay diferencia. ¡No la hay! ¿Qué importa cómo es o deja de ser una cosa? Solo importa lo que dice la gente de ella.” T.S.

Calificar la presente novela como ciencia ficción es, ciertamente, un atrevimiento: bien por una extrema negligencia y lasitud intelectual, atribuyendo sin más dicha etiqueta por consideración al autor, mayormente enmarcado en el género; bien por un ejercicio consciente de considerar todo aspecto mísitico-religioso de la cultura humana bajo la perspectiva de un relato literal sobre el poder y capacidad mágica de unos seres extraordinarios que alteran nuestra vida y conductas sometiendonos a la tiranía de una idea que trasciende a nuestra existencia individual y colectiva.

No encuentro otro modo de definir esta novela -bastante recomendable, dicho sea, de paso, como anticipo a esta reseña.

La trama se basa en la aparición en una pequeña parroquia norteamericana de un personaje autodenominado “Cuerpodivino”. Surge de no se sabe donde, vestido unicamente con la dignidad de su desnudez. Su efecto sobre las personas es extraordinario. De algún modo, con la mera imposición de sus manos nos cura el dolor, físico pero también emocional. De algún modo, levanta ese velo que oculta nuestra verdadera esencia y nos hurta, a los demás y a nosotros mismos,  de nuestro propio ser, del concepto de lo que somo intimamente. Te pregunta quién eres, te toca y te descubre si, verdaderamente, eres quien dices ser, tú mismo.

La novela se estructura en una serie de capitulos protagonizados cada uno por un habitante de dicho pueblo que va relatando en primera persona su experiencia con este personaje. Con una técnica muy bien diseñada, la historia va avanzando linealmente desde las distintas perspectivas personales, pasandose el relevo en el discurso tanto de su propia experiencia y antecedentes como el de la trama que va desarrollandose.

La novela se centra en los personajes, es un relato introspectivo que prescinde de descripciones vanales sobre el paisaje y su entorno o el contexto social o histórico. Estos personajes actuan y se comportan como arquetipos. Su personalidad esta definida con acierto, pero se aprecia cierto esquematismo en su construcción, no hay matices, son modelos, creo que por voluntad consciente del autor, a traves de los cuales cobra sentido en el conjunto de la novela.

El tema que el autor nos presenta no es otro que la esencia de la religión cristiana primitiva, el mensaje de amor de Cristo -interpretado literalmente como amor sexual, aunque sin la carga de la culpa ni la noción de pecado concupiscente- la comunión esencial entre los fieles, su íntimo conocimiento -sexual- y la aceptación de uno mismo y la comunicación directa con lo divino sin intermediarios -la Iglesia, la infame, que diría Voltaire.

Personalmente, me ha gustado esta novela. Te la recomiendo si te gusta un tipo de mensaje místico-filosófico algo superficial, al estilo Paulo Coelho, pero con mejor calidad literaria. Es entretenida, interesante y cortita, por lo que se puede uno entregar a su lectura sin demasiado desgaste.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Edward Hamilton Waldo, que luego cambió su nombre por el de Theodore Hamilton Sturgeon. Escritor norteamericano nacido en 1918 en State Island y fallecido en 1985, en Oregon. Forma parte de los autores reconocidos de la Edad de Oro de la ciencia ficción. Su primera colección de relatos, publicada en 1949, fue prologada por Ray Bradbury. Los cristales soñadores, en 1950; “Más que humano” en 1954, ganadora de la primera edición del premio International Fantasy y, en 1955 las recopilaciones de relatos Regreso y Caviar. Obtuvo el premio Nebula, el premo Hugo y el premio World Fantasy Life Achievement. Llegó a crear unas 41 novelas y 221 relatos, guiones para cine y televisión (entre ellos, para capítulos de Star Trek).

Promulgó la Ley y Corolarios de Sturgeon:

  • La Ley de Sturgeon:Nothing is always absolutely so (“Nada es siempre absolutamente así“).

  • La Revelación de Sturgeon:Ninety percent of everything is shit (“El noventa por ciento de todo es mierda“).

  • Corolario 1:La existencia de inmensas cantidades de basura en ciencia ficción es admitida y es lamentable; pero no es más antinatural que la existencia de basura en cualquier parte.

  • Corolario 2:La mejor ciencia ficción es tan buena como la mejor ficción en cualquier campo.

SINOPSIS EDITORIAL: Ésta es la última novela de Theodore Sturgeon, a la que dedicó dieciocho años de trabajo y no quiso publicar en vida. Cuerpodivino, un personaje misterioso, una especie de mesías, llega a un pequeño pueblo rural y su presencia va cambiando la vida de las personas que se le acercan. En ocho capítulos narrados en primera persona por otros tantos habitantes del pueblo, conocemos las más secretas miserias de esos seres y asistimos a su transformación, producto de una nueva sensibilidad: el sexo es amor, es religión.

  • Editorial: Plaza&Janés 2000
  • Páginas: 190
  • ISBN-10: 8401540968
  • ISBN-13: 978-8401540967
  • Traducción: Marcial Souto

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

“aniquilación”, de jeff vandermeer: la sutíl diferencia entre lo raro y lo extraño.


“Todos vivimos en una especie de sueño continuo –le dije-. Cuando despertamos, es porque algo, algún hecho o algún pequeño incordio, ha alterado los límites de lo que tomábamos por realidad” J.V

Con el anuncio del próximo estreno de la película basada en la novela “Aniquilación” de Jeff VanderMeer, objeto de esta reseña, me entró la curiosidad de leer primero la novela, anticipándome a la película, para poder compararlas despues. Debo reconocer que cedí a la tentación de avivar el fuego del la eterna confrontación entre “cine o literatura”, tan gratificante, tan prolífica y tan enriquecederora en tanto que fuente inagotable de opiniones, razonamientos, conversaciones y estímulos intelectuales.

Por otro lado, la corta extensión de la novela y las críticas leidas apresuradamente, todas ellas muy favorables, suponían un buen incentivo para dicha tarea.

Al final, de la lectura de esta obra no he sacado impresiones muy favorables.

Siempre que emito una crítica negativa lo hago con muchas reservas. No siento que sea yo la persona indicada para expresar un juicio negativo, con gran carga de subjetividad, basado en una precaria formación y una nula experiencia en el proceso de la creación literaria. Sobre todo, cuando se suele reducir a unas cuantas líneas amargas el trabajo, seguramente laborioso, de un escritor que ha tenido la valentía de exponerse publicamente al escrutinio de pedantes como yo. Sin embargo, tampoco puedo renunciar a mi libertad de expresar dichas opiniones y al placer y satisafacción de compartirlas en un espacio tan libre, voluntario y espontaneo como en el que nos encontramos. Por otro lado, aunque las reseñas positivas sean más fáciles de emitir y de aceptar, no dejan por ello de ser menos imprudentes y precipitadas que las otras.

Dicho esto, una pequeña justificación totalmente innecesaria, centrémonos en el asunto.

La peor parte de la novela se la lleva la trama y desarrollo de la acción. Aunque el tema de fondo pueda parecer sugerente y atractivo, su desarrollo no me ha satisfecho. La anecdota del relato me parece superficial, insustancial, posiblemente extraña y fantástica pero no arrebatadoramente sugerente. Incluso me ha parecido algo apresurado el final de la novela. La verdad es que su lectura me ha resultado aburrida y agotadora pues, por momentos, he hecho esfuerzos por acabarla. Percibo cierta ausencia de credibilidad interna, aunque parezca atrevido decirlo de un relato de ciencia ficción que, por esencia, debe ser increible. Los hechos que transcurren en la novela y la evolución de los personajes acorde a los mismos carecen de solidez. No se cómo explicar algo que percibo en la novela. Algo así como cuando abres una puerta y te encuentras de repente con un objeto incongruente. Pasada la sorpresa inicial, tienes que aceptar su presencia puesto que, de hecho, esta ahí. Eso es lo que me ha ocurrido con esta novela. Los protagonistas se comportan como se comportan porque así lo ha determinado el autor, pero no por una evolución natural de los hechos del relato. Y no me vale la excusa de la opresión de un ambiente enrarecido y sobrenatural o los influjos de vaya-Ud.-a-saber-que-ha-pasado-aquí.

La estructura se sustenta en una relato en primera persona por parte de su protagonista con saltos temporales hacia atrás, a modos de flash-back que van poniendonos en antecedentes de su vida anterior y de los motivos y circunstancias que le han llevado a vivir la experiencia que va relatando. Todo ello, sinceramente, bastante banal y tópico, como lo puede ser una conflicto conyugal no resuelto.

Existe una novela española, escrita por Sanchez Piñol, titulada “La piel fría” que pudiera tener alguna semejanza con la presente novela. Eso sí, mucho mejor escrita y con un desarrollo de los personajes más profundo, más completo, mejor elaborado. Al igual que la trama que, esta sí, recrea un ambiente angustioso, un terror lovecraftiano, bastante más atractivo que la novela que nos ocupa.

En resumen, a mi no me gustó. Aunque aconsejo leerla para formarse un criterio propio, dada su extensión y la facilidad de su lectura.

Un saludo

BIOGRAFIA: Escritor, crítico y editor americano, nacido en 1968. Se le reconoce como uno de los principales promotores del movimiento New Weird. Ha sido profusamente galardonado con premios como el Nebula (porAniquilación), Rhysling, British Fantasy, BSFA y World Fantasy de Novela Corta. Además, ha sido finalista en los premios Hugo. Pocas de sus obras han sido traducidas al castellano: Veniss soterrada (2012); La Biblia steampunk (2013); la trilogía Southern Reac, Aniquilación, Autoridad, Aceptación (2014)

SINOPSIS EDITORIAL: En un futuro no determinado, el Área X es un lugar remoto y escondido declarado zona de desastre ambiental desde hace décadas. La naturaleza salvaje ha conquistado el lugar y su acceso está prohibido. La agencia estatal Southern Reach ha enviado diversas expediciones pero casi siempre han fracasado: todos los miembros de una expedición se suicidaron; otros enloquecieron y acabaron matándose entre sí, y los integrantes de la última expedición regresaron convertidos en sombras de lo que un día fueron.

Ésta es la expedición número doce. El grupo está compuesto por cuatro mujeres: una antropóloga, una topógrafa, una psicóloga y la narradora, una bióloga. Su misión es cartografiar el terreno y recolectar muestras, anotar todas sus observaciones tanto de su entorno como de sus compañeras. Pronto descubren una gran anomalía geográfica y formas de vida más allá de todo entendimiento. Mientras se enfrentan a una naturaleza tan bella como claustrofóbica, el pasado y los secretos con los que cruzaron la frontera se vuelven cada vez más amenazantes.

Aniquilación es el primer volumen de la Trilogía Southern Reach, una serie que crea un mundo como nunca has imaginado y que nos enfrenta al extraño que se esconde dentro de nosotros mismos.
  • Editorial: Destino (20149
  • 256 páginas
  • Tírulo original: Annihilation
  • Traducción: Isabel Margelí
  • ISBN: 9788423348091

 

 

 


Traductor: Isabel Margelí Bailo
Páginas: 240
Publicación: 2014
Editorial: Destino
ISBN: 9788423348231


1 comentario

“la larga marcha”, de stephen king (como richard bachman): ¿se puede hacer más con menos?


“Cuanto más tiempo llevas sin hablar, más dificil se hace romper el silencio” S.K.

Stephen King es un autor extraordinario que conjuga a la perfección su exhuberante imaginación con una gran capacidad creativa, lo que da lugar a una rebosante producción con una calidad literaria fuera de lo común.

Con el paso del tiempo, su obra inicial va adquiriendo un peso cada vez mayor en la consideración de la crítica “seria”, pese a ser un autor encasillado en el subgénero del terror o del terror fantástico. Sus últimas obras, sin embargo, aunque van decayendo en calidad, bajo mi criterio personal, mantienen nivel aceptable respecto del resto de su producción, explorando, incluso, nuevos géneros hasta ahora no abordados por este autor, como por ejemplo su reciente serie de novela de suspense, la trilogía “Mr. Mercedes”.

Pocos autores pueden alardear de haber conseguido el éxito comercial tanto bajo su propio nombre como también bajo pseudónimo; y pocos lo han conseguido simultanear, como cuando Stephen King se aventuró a publicar bajo el nombre de Richard Bachman, quizás en un intento de no acaparar el mercado, dada la prolijidad de entonces. Sorprendentemente, o quizás no tanto, la obra publicada bajo Richard Bachman se convirtió en un problema para el autor cuando su éxito comercial le obligaba a darse a conocer, no pudiendo hacerlo sin desvelar la simulación. Finalmente, un sagaz fan amenazó con descubrirlo y el autor tuvo que “”matar a su pseudónimo. Aún así, también consiguió Stephen King llegar a publicar después de muerto.

La novela que nos ocupa, dentro de la bibliografía escrita bajo la marca Richard Bachman, reune las características de ese pequeño grupo de novelas de King:

En cuanto a la temática, se aleja del género de terror y se adentra en la novela distópica, no especialmente ubicada temporalmente en el futuro sino en una realidad paralela, alternativa.

El tratamiento de los personajes es, como siempre, un certero retrato psicológico bien definido por medio de unos diálogos creibles y bien estructurdos así como pequeñas pinceladas descriptivas que, capa a capa, van construyendo al personaje.

La trama es casi vanal; un recorrido, nunca mejor dicho, lineal con un final más o menos previsible pero cuya importancia no radica tanto en el “qué” como en el “cómo”.

La temática de fondo, es más dura y crítica que las de sus novelas de terror. Existe un trasfondo “politico”, una alegoria sobre un régimen dictatorial, represor, manipulador y típicamente adicto a los golpes de imagen, a las campañas mediáticas y, en general, a la alienación circense, al modo del antiguo imperio romano.

Esta novela es muy recomendable. Se lee facilmente. Sorprende, sobre todo, cómo es capaz el autor de construir una historia que engancha desde el principio y mantener el interés hasta el final con tan pocos elementos. Por algo se le reconoce a Stephen King su genialidad. A pesar de que mi poca falta de criterio respecto a Stephen King (debo reconocer que soy un admirador acrítico y totalmente parcial, ya rendido de antemano a su prosa), recomiendo la lectura de esta novela encarecidamente.

Un saludo

BIOGRAFIA: Bajo este pseudónimo de Richard Bachman, el escritor nacido en Portland, EEUU en 1947, Stephen King cosechó un notable éxito con novelas como  1977- Rabia (Rage), 197- La larga marcha (The Long Walk), 1981- Carretera maldita (Roadwork), 1982- El fugitivo (The Running Man), 1984- Maleficio (Thinner), 1996- Posesión (The Regulators), 2007- Blaze (Blaze).  

RESEÑA EDITORIAL: Una inquietante novela futurista donde la realidad supera a la fantasía más terrorífica. El escenario: una sociedad ultraconservadora que ha llevado al paroxismo sus rasgos más perversos, dominada por un estado policial. El acontecimiento: la más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha a pie donde un resbalón puede ser el último. Los competidores: cien adolescentes elegidos por sorteo y decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta. El premio: fama y fortuna para el ganador, es decir, para el único superviviente… Solo uno será el triunfador. Los 99 restantes morirá

la larga marcha-stephen king-9788497930017

  • Traductor: HERNAN SABATE VARGAS
  • Sello: DEBOLSILLO
  • Fecha publicación: 05/2013
  • Páginas: 352
  • ISBN: 9788490326213


1 comentario

“el círculo”, de dave eggers: cariño, cuando al “yo” y al “nosotros” les separa solo un “like” de distancia, vamos directos a la extinción.


“No tardarían en encontrarse de nuevo, en un mundo donde todos pudieran conocer a los demás de forma verdadera y completa, sin secretos, sin verguenza y sin que hiciera falta pedir permiso para ver, sin que nadie acaparara su vida de forma egoista, ni un solo recodo, ni un solo momento de ella.” D.E.

Parece que aún no hemos superado el debate surgido a primeros del siglo XIX entre ludistas y maquinistas respecto de la introducción en la industria de las máquinas, entonces, y los robots, hoy en día.

Como tampoco parece que hayamos cerrado, ni mucho menos, la discusión sobre los efectos de la Era Digital en nuestras conductas y comportamientos. Sobre todo, respecto de la masiva inmersión de nuestra sociedad en el fenómeno de las redes sociales.

Hoy, como ayer, los fundamentos sociales, éticos y legales, se ven alterados por la aparición de innovaciones tecnológicas cuya inmediata ventaja económica o sus innegables utilidades para nuestro bienestar, nos ocultan sus efectos a largo plazo en nuestras costumbres, conductas y actitudes. Paulatinamente, esos cambios en el modo de comunicarse y relacionarse conducen a un cambio de mentalidad. En suma, a un cambio en nuestra sociedad.

Al igual que la aparición del automovil alteró la configuración de nuestras ciudades, los antiguos modelos económicos y la manera de comunicarse y relacionarse entre las personas; los avances tecnológicos digitales; la apararición de internet; el acceso mayoritario a la telefonía digital, indudablemente nos ha cambiado.

Para bién, ha acercado a las personas, ha posibilitado de una manera insospechada en tiempos de Gutenberg el acceso a la información científica y cultural y la colaboración a nivel global en la busqueda y compartición de conocimiento.

Para mal, en cuanto a la precipitación y falta de discriminación en su uso, o abuso, en menores de edad, o incluso adultos, no precavidos ni educados correctamente en su utilización.

El libro objeto de la presente reseña tiene como tema de fondo el efecto de las nuevas redes sociales en las relaciones humanas y la tensión entre el derecho de privacidad y el derecho a la información en una sociedad permanentemente conectada.

¿Alguna vez te has parado a pensar sobre qué necesidad o utilidad pueda tener, para tí, que una aplicación de tu teléfono movil inteligente, por ejemplo la linterna, te requiera permisos de utilización para acceso a tus mensajes, a tus contactos, a tus operaciones financieras por movil, a tu ubicación, al registro de llamadas, etc?

Con la excusa de la gratuidad y, además, contando con la ignorancia y comodidad del usuario, se apropian de información muy sensible de la persona que, es de suponer, será empleada luego, previa su mercantilización al mejor postor, para confeccionar patrones de conducta con los que seguir manipulandonos y reconducirnos como dóciles corderitos.

En la novela, bajo el lema de “la privacidad es un robo” o, “los secretos son mentiras”, la protagonista, que no deja de ser una víctima de ocultos intereses superiores, va siendo encaminada hacia un compromiso de total transparencia en su vida privada mediante la implantanción de una cámara siempre operativa que va enviando a la nube todos y cada uno de los minutos de su existencia, en tiempo real.

Obviamente, el ser humano es un ser social, pero nuestra esencia sociable no puede llevarse hasta el extremos de extinguir nuestra propia intimidad, pues en este caso, se extingue con ella el individuo. Lo colectivo, lo público, se nutre de individuos, de aportaciones individuales que cada uno va sumando a un proyecto mucho mayor. Pero los intereses del grupo no pueden construirse sobre la base de la pérdida de la esencia individual.

A nivel formal, la novela es correcta. Narrada en tercera persona, desde la perspectiva del personaje principal, cuenta con un equilibrio entre lo descriptivo y los diálogos, entre la acción y las reflexiones que va desgranando la protagonista. El tratamiento de los demás personajes, sin ser sobresaliente, también es correcto. Cada uno, aunque limitadamente, tiene sus matices y son perfectamente reconocibles. Se puede apreciar la evolucion personal de la protagonista y la influencia que ejercen sobre ella de los otros personajes principales. Quizás, supeditada la forma al contenido, el resto de personajes secundarios deberían tener un poco más de recorrido, no ofreciendo unos tipos tan esquemáticos. Pero en general, es correcta.

Como anecdota, debo decir que esta novela, también, cuenta con una adaptación cinematografica (interpretada por Tom Hanks, que por cierto también interviene en la adaptación cinematográfica de otra novela de Eggers, “el holograma del rey”). En este caso, la película no ha tomado de la novela el debate tan importante y serio, a nivel sociológico o filosófico, que implica esta lucha maniquea entre el individuo y la sociedad. Se limita a recoger esquemáticamente los fundamentos y refleiones de la novela; a utilizar la literalidad de dos o tres esloganes y construir con ellos un argumento muy superficial, sobre la base de unas interpretaciones sin alma, apresuradas, sin convencimiento. En todo caso, no es mi tema.

La novela es muy recomendable, no tanto por sus cualidades literarias o estilísticas, de la que puedo extraer reproche u objeción algunos, como por la extraordinaria importancia del tema tratado por su capacidad para suscitar un debate y reflexión muy actuales. Una estupenda novela. Muy recomendable.

BIOGRAFIA DAVE EGGERS: Escritor norteamericano nacido en 1970 en Boston. Estudió Periodismo. Creó la revista satírica  Might, en la que también colaboraba. Más tarde, fundó una editorial en la que se editaban varias revistas. Desde el año 2004, es profesor de la Graduate School of journalism de la Universidad de California en Berkeley. Ha recibido premios como el Heinz, el Prix Médicis o el Los Ángeles Times Book Prize, entre otros.
Sus novelas más destacables son Qué es el qué, Los monstruos, Un holograma para el rey  y El círculo.

SINOPSIS: El día que Mae Holland es contratada para trabajar en el Círculo, la empresa de internet más influyente del mundo, sabe que se le ha concedido la oportunidad de su vida. A través de un innovador sistema operativo, el Círculo unifica direcciones de email, perfiles de redes sociales, operaciones bancarias y contraseñas de usuarios dando lugar a una única identidad virtual y veraz, en pos de una nueva era de civilidad y transparencia. Mae está entusiasmada con la modernidad y la actividad de la compañía, las espaciosas oficinas de diseño, las cafeterías acristaladas y las acogedoras instalaciones del campus. Cada día se celebran fiestas, conciertos al aire libre y actividades deportivas. Hay clubs de todo tipo, e incluso puede visitarse un exclusivo acuario de peces exóticos de la fosa de las Marianas. Mae se siente afortunada de formar parte del centro del mundo, a pesar de que se aleje cada vez más de su vida fuera del campus y de que su rol dentro del Círculo acabe siendo del dominio público.

Apaguen sus móviles

  • Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE
  • Traductor: JAVIER CALVO PERALES
  • Fecha publicación: 10/2014
  • Páginas: 448
  • ISBN: 9788439729570


1 comentario

“el cuento de la criada”, de margaret atwood: nadie nos condujo hasta aquí, nosotros mismos hemos permitido esto que ahora, al despertar, llamamos pesadilla.


“Pensamos que podíamos hace que todo fuera mejor. ¿Mejor?, repito en voz baja. ¿Cómo puede creer que esto es mejor? Mejor no significa nunca mejor para todos, comenta. Para algunos siempre es peor” M.A.

A mediados de los años 80 del siglo pasado, la escritora canadiense Margaret Atwood escribió un relato aterrador sobre nuestro inmediato futuro. En aquella época de incertidumbre y de cambio, que culminaría con el enorme acontecimiento de la caída del bloque soviético y la finalización “oficial” de la Guerra Fría, aparece esta novela relatando la transición de una sociedad americana democrática y abierta hacia un régimen pseudoreligioso, totalitario y fundamentalista que, con excusa del sempiterno enemigo exterior, instaura una sistema de represión de las libertades fundamentales cuyas víctimas son, esencial y principalmente, las mujeres (aunque discriminadas en función de su rango o categoría social).

H.P. Lovecraft dijo una vez, en su ensayo sobre el horror en la literatura, que el más intenso miedo de la humanidad es el miedo a lo desconocido. En mi opinión, la humanidad, tal como ahora la conocemos las personas producto cultural del extinto siglo XX, ha venido a matizar ese miedo a lo desconocido tornándolo, de un modo sutil, hacia un miedo a la incertidumbre.

Frente al optimismo y la felicidad propios de tiempos de bonanza y vacas gordas, en época de crisis y de cambio la sopecha suplanta todas las certezas y la falta de confianza trae consigo un miedo aterrador y paralizante a un incierto futuro.

La literatura distópica sirve como advertencia de las sombras de una realidad insatisfactoria y como conjuro del peligro probable que se cierne sobre el mundo y amenaza con mostrarse cierto y real.

Claramente encuadrado dentro de éste subgénero, la presente esta novela sirve como denuncia, en igual medida que como prevención, de los riesgos que puede correr toda sociedad de convertirse paulatinamente en una dictadura, con el apoyo involuntario de una ciudadania pasiva que va cediendo parcelas de libertad, dejandose arrebatar sin apenas percibirlo, derechos y libertades esenciales. Creo que fue Benjamin Franklin quien dijo que aquel que renuncia a su libertad por su seguridad no merece ninguna de ambas.

Evitando aventurar elementos de la trama, puedo decir que es muy interesante y significativo que el elmento debil de la sociedad que describe, las mujeres (aunque no todas), son relegadas a unas funciones básicas, ciertamente degradantes cuando no son voluntarias, como son la de procreación o la tareas del hogar; son clasificadas en función de sus “aptitudes”, son marcadas con un uniforme diferenciador; y su vida social o relacional es eliminada y permanentemente sujeta a la sospecha y el miedo a la delación.

La novela esta narrada en primera persona, a modo de un largo monologo narrativo, Al final de la novela nos enteramos que, en realidad, el relato en sí es una transcripción de unas cintas de audio. Por eso el estilo es directo, sencillo, a modo de confesión o reflexión personal, con dialogos transcritos por la propia narradora, en los que a menudo inserta glosas o comentarios con referencias retrospectias que nos trasladan a un tiempo anterior que siempre va comparando con el momento actual de la narración. Estas digresiones y saltos en el tiempo hacia un pasado relativamente cercano, donde las cosas eran muy distintas del presente de la protagonista, estan intercaladas de un modo sutil e inteligente que ayuda al lector a entender el porqué de esa situación y le alienta a seguir leyendo para ir encontrando las claves de esa sociedad extrañamente parecida a la nuestra.

El personaje consigue convencer al lector de la autenticidad y credibilidad de su historia, pues la justificación de la misma es coherente y lógica a tenor del devenir de los acontecimientos que va contando.

A mi juicio, la autora adopta esteretipos en la definición y desarrollo de los caracteres principales. Quizás intencionadamente, permite percibir a los distintos personajes algo rígidos, encasillados en un papel previamente asignado, con escasos matices en su definición y evolución. Ciertamente muy adecuado al tipo de sociedad rígida y controladora que denuncia en la novela.

Esta obra ha sido recientemente adaptada para el formato televisivo y se está emitiendo en estos momentos una serie de televisión que no he querido ver para no distorsionar mi reseña.

Como colofón, recomiendo esta novela, tanto por su enfoque innovador en cuanto a la concreta temática, la represión y cosificación de la mujer, tan actual en estos momentos, como por la aterradora posibilidad de que nuestra evolución como sociedad se dirija hacia ese horizonte de limitación de libertades y sumisión voluntaria de los ciudadanos en aras de un bien superior. Tal y como ya ocurrió una vez con el ascenso del nazismo y el comunismo, que contaron ambos con una amplio apoyo popular y acabaron, mal, muy mal, como todo el mundo sabe.

Un saludo.

MARGARET ATWOOD: (Ottawa, 1939) Escritora canadiense con una variada y prolífica obra: Ojo de gatoAlias Grace y Oryx y Crake, finalistas del premio Booker; El asesino ciego, premio Booker. Ha recibido también el Governor General’s Award, el Premio Montale, el Premio Príncipe de Asturias de la Letras, el Premio Crystal, el Premio Nelly Sachs, el Premio Giller y el National Arts Club Literary Award. Su novela El cuento de la criada se ha adaptado a la televisión como serie de TV.

SINOPSIS EDITORIAL: En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.

El cuento de la criada

  • Título original: Tha Handmaid’s Tale
  • ISBN: 978-84-9838-801-5
  • Número de páginas: 416
  • Tipo de edición: Rústica con solapas
  • Editorial: Salamandra
  • Traducción: Elsa Mateo Blanco


Deja un comentario

el año del diluvio


“Adan Uno decía que el teclado moral humano es limitado: no hay nada que puedas tocar con él que no se haya tocado antes. Y, mis queridos amigos, lamento decirlo, pero tiene las notas más graves” M.A.

Se suele etiquetar a la novela “el año del diluvio”, de Margaret Atwood, como novela postapocalíptica, como una metáfora distópica sobre un futuro probable. Siendo su autora una prestigiosa novelista no adscrita (¿encasillada?) al subgénero de la literatura de ciencia ficción, esta obra ha tenido, si cabe, una mayor proyección mediática y un mayoritario reconocimiento crítico por acceder a esta categoría desde el campo de la literatura “seria”.

Si a esto añadimos que Margaret Atwood se ha significado como una persona muy involucrada en el activismo político en defensa de los derechos medioambientales, nos encontramos, por magia del la comercialización, con una novela “de denuncia”, con una gran carga filosófica y con un mensaje beligerante y crítico con nuestra sociedad imperante.

Todo lo anterior es cierto y, en mi opinión, ni reduce el valor literario de esta estupenda novela, ni tampoco le aporta mayor credibilidad o valor fuera de sus cualidades estrictamente literarias, sólo ayuda a su difusión y a su venta. La intención del autor es intrascendente, a mi juicio, si es el lector quien sabe extraer de sí mismo lo que la novela le propone y ayuda a materializar en forma de pensamiento, o concienciacion, o ideología, incluso. Dice el dicho que “todo está en los libros” pero ahí no hay nada que antes no hubiera estado dentro de nosotros mismos.

Fuera de divagaciones, la novela cuyo comentario nos ocupa tiene muchas lecturas superpuestas; unas son más superficiales, más accesibles, como es la que la simple historia relatada nos ofrece. Otras, como la carga crítica antes aludida, es un poco menos aparente. Y otras, seguramente que existen, son totalmente invisibles para mí. Pero, en fin, como se trata de disfrutar, la novela realmente entrega con creces lo que se la exige: diversión, entretenimiento y disfrute intelectual.

El relato se desarrolla en un mundo devastado por una catástrofe medioambiental, sin cohesión, altamente desigual, polarizado en dos sociedades en colindancia. Una, preeminente, como un resto de una sociedad rica y próspera que aún conserva los viejos roles y valores basados en la prosperidad material y el consumo como estatus, bajo el control de grandes corporaciones farmacéuticas (subrogadas del antiguo poder estatal), sustentadas en su fuerza militar. Otra, miserable, donde impera el hambre, la supervivencia por la mera subsistencia, la dominación por la fuerza física, la anarquía y la sumisión, la cual existe, aparentemente, por mera tolerancia y benevolencia de los poderosos que se encargan, de vez en cuando, de hacer notar su superioridad.

En un mundo sin electricidad, sin tecnología, sin cohesión social, ni transporte, ni recursos energéticos. ¿quién crees tú que sobreviviría? Obviamente no el más acomodado, en el sentido de el más dependiente de las comodidades modernas.

Nuestra sociedad da por supuestas muchas cosas, como que la energía que sale de un enchufe pude ser para siempre así como que el agua mana de un grifo eternamente. Sin embargo, puestos a prueba por un desastre natural, tal como un terremoto o un tsunami, sólo aquellos que se prepararon para lo peor sobrevivirían. Sólo aquellos cuya existencia no se apegó a lo insustancial. Sólo aquellos que se negaron a depender de otros en los aspectos básicos de la subsistencia.

Conocimientos tan esenciales para nuestra supervivencia en materias como agricultura, nutrición, primeros auxilios, los hemos dejado para la Wikipedia. La especialización en el trabajo y la optimización de recursos humanos nos ha convertido en personas dependientes, ignorantes funcionales altamente especializados, pero inutiles en las ramas ajenas a nuestra función.

Esto es el progreso. Nuestra calidad de vida, en general, ha aumentado desde la Época Prehistórica. Pero también nuestra sociedad ha evolucionado hacia una vulnerabilidad frente a las fuerzas de la naturaleza o, incluso, a la devastación provocada por el abuso tecnológico, militar, urbanístico, o energético. Finalmente deberíamos darnos cuenta, a nivel global, como especie habitante del planeta, que somos, en última instancia, seres vivos inmersos en un entorno biológico del que dependemos, a pesar de nuestro progreso y avance tecnológico.

A la larga, únicamente sobrevivirán los que mejor se acomodan al entorno, los que sabe integrarse en un medio natural para extraer de él los productos esenciales, sin sobreexplotación, sin superflua sobreabundancia.

Al modo de los suprevivencialistas americanos, o preparacionistas, como quizás prefieran que se les denomine, la religión de “los Jardineros de Dios” conserva dentro de sus ritos y modo de vida, unos hábitos sostenibles, rescatados de antiguos conocimientos de botánica, jardinería, biología, medicina natural, etc, para sobrevivir en un mundo terminal.

La novela es también una novela de personajes; personajes femeninos, me atrevería decir. Además de las dos protagonistas femeninas, todas las otras mujeres deben sobrevivir en un mundo doblemente cruel, por el entorno y por la dominación machista. Es el relato de la supervivencia del carácter y de los mecanismos que algunos tenemos que adoptar para enfrentarnos a la realidad e intentar salir de ella, sino indemne, al menos por nuestros propios medios: bien por la vía de la oposición frontal, bien por la vía de la aceptación, del optimismo o de la culpa y, aunque parezca paradójico, por la vía de la sumisión voluntaria

La narración discurre en alternancia entre la descripción de la situación presente y episodios en flashback, también aderezada con digresiones, más o menos divertidas y moralizantes sobre el santoral de los Jardineros de Dios. Aunque personalmente no entiendo la conveniencia de incluir esta parte, en algunos casos prescindible, la novela se mantiene en un nivel bastante alto, por lo que es muy recomendable.

Un saludo.


BIOGRAFIA: Poeta, escritora, profesora de literatura inglesa, critica literaria, nacida en Canadá en 1939. Su extensa obra literaria, tanto en novela como en poesía, se caracteriza por una defensa activa tanto del papel de la mujer en la sociedad como, en otro orden de cosas, por un activismo político en el ámbito de la conservación medioambiental.

Ha recibido numerosos premios: Arthur C. Clarke Award for Science Fiction y Commonwealth Literary Prize, por El cuento de la criada; Premio Booker por El asesino ciego; Premio Príncipe de Asturias de las Letras (25 de junio del 2008); PEN Pinter Prize (2016)

Su obras más representativas son: La mujer comestible (1969), Asesinato en la oscuridad (1983), El cuento de la criada (1985), Ojo de gato (1988), El asesino ciego (2000), Oryx y Crake (2003), El año del diluvio (2009), Pagar con la misma moneda (2009), Nada se acaba (2015).

SINOPSIS EDITORIAL: Margaret Atwood, una de los novelistas más prestigiosos de la narrativa mundial de hoy en día, plasma en El Año del Diluvio, su última novela, una visión postapocalíptica del mundo tras una catástrofe global. Como en su novela anterior, Oryx y Crake (algunos de cuyos personajes reaparecen en la presente obra), Atwood describe el horror de un mundo en el que la humanidad, en aras del progreso científico y tecnológico, no sólo altera el medio ambiente sino que se autodestruye. Siempre crítica con los problemas del mundo actual, la autora describe, en esta novela de anticipación especulativa, la catástrofe planetaria resultante del descontrolado abuso de las industrias farmacéuticas y de los poderes políticos y económicos que desoyen los alegatos de las ciencias ecológicas. Narrada desde el punto de vista de dos mujeres, la joven Ren y Toby, El año del Diluvio cuenta la epopeya de quienes sobreviven al desastre y, libres de la decadencia moral en que la lucha de sectas y religiones había sumido a la humanidad, emprenden una nueva vida.

el año del diluvio-margaret atwood-9788402421180

  • Nº de páginas: 592 págs.
  • Editorial: BRUGUERA
  • Traducción: Javier Guerrero
  • ISBN: 9788402421180


Deja un comentario

“gente de barro”, de david brin. cuando el “yo” es multitud.


“Cada paso en el progreso humano nos presenta un desafío, Vic. Algunos se hunden en los excesos. Otros rechazan temerosamente el cambio. Y un sorprendente número combina lo nuevo con lo antiguo y el sentido común, yendo más allá de todas las expectativas” D.B.

Muchas veces he expresado ya en este blog mi opinión sobre la literatura como un extraordinario vehículo de expresión y difusión de todas aquellas propuestas intelectuales que inciten, estimulen, promuevan, argumenten y desarrollen teorías admonitorias sobre el cambio de paradigma.

Destaco, de entre todos los subgéneros de la novela, la novela negra y la novela de ciencia ficción como los ejemplos más representativos del poder de la literatura en general para transformar nuestro pensamiento y, con ello, para alterar el mundo real tal y como hoy lo conocemos y dar el paso desde la realidad imaginada –paradójicamente- a la realidad material.

Nuestra mente cuenta historias, constantemente. Nuestro pensamiento existe a través de la palabras, verbalizadas o no. Y la literatura construye argumentos y siembra ideas que toman forma en nuestro pensar y que luego pueden materializarse y convertirse en una nueva realidad que antes solo era imaginada. De alguna manera, para que algo se real, físico, material, previamente ha tenido que ser ideado y concebido como posible.

La literatura de ciencia ficción nos abre los ojos y nos acerca a muchas de esas propuestas que, a modo de tormenta de ideas, son vertidas en nuestra mente, algunas absurdas, otras irrealizables y, otras, germen del progreso humano intelectual y científico.

También, la literatura, como no, pone en evidencia nuestras propias carencias. Relata la realidad tal como es –percibida-, critica nuestros errores, nos apercibe sobre otros muchos por venir e intenta estimular nuestra capacidad de reacción y también las posibilidades de autosuperación.

Autores tan importantes como Jonathan Swif, Cervantes, H.G. Wells u Orwell, supieron parodiar nuestra realidad hasta extremos de lo absurdo o lo irreal. Y nos hicieron, en primer lugar, abrir la mente a nuestra propia realidad y, en segundo lugar, abrirla a la posibilidad de la existencia de una realidad distinta, aún por venir, pero indudablemente realizable.

Otros autores, igualmente, tal como Julio Verne, Asimov, Stephenson, o el propio David Brin –cómo no-, supieron anticipar e idear realidades científicas y técnicas que hoy no son sino parte de nuestra vida cotidiana y, por ende, inconsciente, inadvertida e invisible.

Todos ellos ofrecieron su genio creador y lo pusieron al servicio de una idea, que luego fue retomada por otros, desarrollada y hecha realidad. Eso es el progreso científico, intelectual, humano, en suma.

Y junto a la expresión literaria de su idea, cada uno de aquellos autores hoy reconocidos como precursores, clásicos, o genios, nos ofreció también una serie dilemas éticos cuya solución corresponde a la posteridad.

Toda esta extensa introducción viene a reivindicar esas novelas que además de ser un excelente producto literario, trasciende de la mera utilidad lúdica para ofrecer igualmente un estímulo intelectual.

A la novela “Gente de barro” la incluyo en esa categoría.

En un plano estrictamente formal, es una obra, correctamente escrita, amena, con una estructura lineal, con distintas voces narrativas que en realidad son las distintas réplicas del mismo protagonista y con una trama entretenida, interesante, muy ágil y trepidante (salvo ciertos parlamentos del protagonista) coherente y a mi juicio, novedosa y original. Cuenta con todos los elementos para ser una excelente novela.

Y sin embargo, sin que ello signifique objeción alguna por mi parte a las excelencias de esta novela, no es su aspecto formal lo que me ha cautivado sino los interrogantes que suscitan los temas planteados.

En efecto, la trama gira en torno a la tecnología de las copiadoras-horno que permiten a las personas hacer copias de barro de sí mismas, llamadas “ídem” o “golem”, las cuales, tienen un periodo de vigencia de un día y comparten con su arquetipo, original o “archi” la conciencia y la personalidad de éste, quien recupera e interioriza los recuerdos y experiencias de su golem sólo cuando son descargados en su cerebro al fin del periodo de vigencia.

Existen varias categorías de “golem” según se les encomiende funciones meramente utilitarias (trabajo pesado, tareas rutinarias) u otras más especializadas como proceso de datos, actividades militares o, incluso, experiencias sexuales, asignándoles a cada uno distintos colores, desde el verde hasta el naranja, gris, marfil o ébano.

Son muy diversos los temas que el autor trata en la novela, sustentados en la trama sobre la clonación, la creación de réplicas de uno mismo con conciencia y autonomía individual. Al igual que novelas como Frankenstein o la archifamosa “blade runner” (“sueñan los androides…”) de P.K.Dick, esta novela versa sobre la identidad, la personalidad, la inmortalidad a través de la prolongación de la conciencia, las enfermedades mentales, el valor moral del ser humano, los derechos legales de las réplicas, la responsabilidad moral y jurídica, la interpretación mistico-religiosa o laico-racionalista de la esencia del ser humano, el sentido de la existencia, etc.

Me ha sorprendido muy gratamente esta novela, de la que apenas había tenido noticias, empañada por otras más mediáticas del autor. La recomiendo absolutamente.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Gente de Barro narra las peripecias del detective Albert Morris y sus múltiples duplicados de barro en esa nueva sociedad. En el idemburgo se están haciendo copias pirata de una famosa cortesana, Gineen Wammaker, y Morris debe impedirlo. Un trabajo que no parece excesivamente difícil, pero que le llevará a descubrir una intrincada red de conspiraciones en esa sociedad del futuro donde los ídem carecen de derechos y de todo tipo de consideración.

DAVID BRIN: Astrónomo, físico y escritor de ciencia ficción, David Brin estudió Astronomía en la CALTEC, completando su formación en la Universidad de San Diego. Brin ha ganado premios tan imporantes a lo largo de su carrera como el Hugo, el Nébula o el John W. Campbell.

Su novela El cartero (1985) fue llevada al cine por Kevin Costner. Dentro de su carrera literaria ha realizado libros para franquicias como Star Trek o para continuar la saga de La fundación, de Isaac Asimov. De entre su obra habría que destacar series como La elevación de los pupilos, novelas como El efecto práctica y antologías como El río del tiempo. (fuente, lecturalia)

GENTE DE BARRO ha obtenido números e importantes premios literarios. Premio John W. Campbell, 2003, (Nominación); Premio Arthur C. Clarke, 2003, (Nominación); Premio Hugo, 2003, Mejor Novela (Nominación); Premio Locus, 2003, Mejor Novela de Ciencia Ficción (Puesto: 2)

GENTE DE BARRO

  • Título original: Kiln People
  • Año de publicación: 2002
  • Editorial: Ediciones B
  • Colección: Nova, ciencia-ficción nº 166
  • Traducción: Rafael Marín
  • Edición: 2003
  • ISBN: 978-84-666-1302-6


Deja un comentario

“nos mienten”, de eduardo vaquerizo. el futuro tal como fue.


“Nora da gracias a que aquella zona sea tan hostil a los sistemas de seguridad invasiva. La policía y las corporaciones han intentado con poco éxito mantener las afueras vigiladas. Los vecinos están todos organizados y regularmente hacen batidas en busca de minicámaras, drones, arañas y demás dispositivos robóticos. Con la práctica, en las afueras se ha creado un ejército de auténticos expertos en sabotear los intentos de vigilancia de los poderosos.” E.V

La novela de ciencia ficción, al igual que la novela negra, en su estilo, es el perfecto vehículo para transmitir una idea y hacerlo de manera accesible, atractiva y con una amplia repercusión y aceptación por parte del lector (en cierto modo desprevenido).

Si bien hubo un tiempo en el que yo creía que la literatura debía ser neutral y aséptica, pronto me percaté que esa debería de ser la función de la historia y no de la literatura. Toda obra literaria es, en esencia, una obra comprometida cuya doble misión es entretener y, en mayor o menor medida, estructurar en un relato una idea u opinión de su autor.

La presente novela se encuadra dentro de este tipo de literatura “de denuncia”, que de ningún modo es un subgénero menor si nos atenemos a tan ilustres antecedentes como los que nos encontramos en la historia de la literatura del siglo XX con obras magistrales como “1984”, o”Un mundo feliz” y, en épocas anteriores, “El lazarillo de Tormes”, “El buscón”, “Los viajes de Gulliver” o “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”. Todas ellas comparten esa voluntad del autor de exponer críticamente las fallas de la sociedad contemporánea, bien desde una perspectiva realista, bien desde una perspectiva distópica-futurista,  a la vez que proponen, más o menos explicitamente,  el cambio de paradigma.

Partiendo de esta premisa de denuncia “social”, la novela “nos mienten” de Eduardo Vaquerizo ya formula desde el mismo título su alegato contra la sociedad actual y nuestro sistema político y económico.

En una época de crisis económica, como la que vivimos en la actualidad, se cuestionan los valores tradicionales que nos sirvieron de sustento, precisamente por la falta de apoyo material. Y de entre las grietas ideológicos de ese antiguo edificio, surgen nuevas formas de economía (tal viejas como el trueque) y nuevas estructuras organizativas (tan viejas como el movimiento asambleario).

El autor sitúa la acción en un futuro muy lejano (allá por el año 2.600) y en un entorno muy cercano (tanto como Madrid). Y con estos ingredientes nos presenta una sociedad altamente superpoblada, totalmente desestructurada después de una traumática y devastadora guerra civil. La masa de la población apenas sobrevive tras la escasez de recursos, mientras coexiste con una élite inmensamente rica y poderosa conformada por los dirigentes de las grandes corporaciones que, en delicado equilibrio de fuerzas y poder, se reparten parcelas de territorio e influencia en un mundo globalizado.

El argumento de la novela puede acomodarse al modelo narrativo del héroe arquetípico expuesto por J. Campbell en su obra “el héroe de las mil caras” , con la secuencia Separación, Iniciación y Retorno. La protagonista es traicionada y se ve envueltas en una trama conspiranoica que debe resolver para recuperar una vida que ya nunca volverá a ser igual.

Los temas con los que trabaja el autor son la sobrepoblación, la escasez de recursos, el acaparamiento, los privilegios de la élite, la desorganización de las masas, la utilización de la tecnología para el control y la represión, las plagas y epidemias  los desahucios (tan de actualidad en el 2.600). Y en suma,  la manipulación informativa para mantener el “statu quo” (algo tan viejo como el borrado de los sellos e inscripciones referidas a Tutankamon, ¡vamos!, lo de toda la vida).

A mi juicio, sin ser una novela extraordinaria, se deja leer y es entretenida. La acción es interesante, el ambiente de la novela es atractivo. La novela esta bien escrita. Los personajes son un poco acartonados y, ciertamente, algo planos y previsibles, pero logra crear una corriente de empatía con la protagonista que anima a acabar su lectura. en general existe una identificación .  Las buenas críticas con las que ha sido acogida no me han llevado a la decepción que supuso para mí , por ejemplo, la lectura de Cenital de Emilio Bueso, con la que comparte la visión postapocalíptica, pero de la que se aleja enormemente en cuanto a estilo narrativo y cualidad literaria. Dentro de la narrativa en castellano, no se me ocurren, de momento, otros ejemplos de este tipo de literatura, salvo quizás la obra “Khimera” de Cesar Perez Gellida, de la que prometo una reseña, en breve.  

Obviamente, sea dicho como una opinión personal, con las carencias y limitaciones que la acompañan. Lo que siempre digo en estos casos: léela tu mismo, formate tu propia opinión y sal de dudas.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Una brillante distopía sobre el futuro inmediato de España que aúna aventura y denuncia social Los pueblos que olvidan su futuro están condenados a sufrirlo. España, mediados del siglo XXI. La resaca de la crisis ha dejado un mundo en el que las megacorporaciones dominan una sociedad hipertecnológica erigida sobre las ru inas de los Estados. El crecimiento salvaje de la desigualdad ha convertido el centro de las ciudades en grandes fortalezas donde viven y trabajan los privilegiados, rodeadas por inmensos barrios periféricos llenos de un ejército de desheredados cada vez más descontentos.

Todos mienten

  • © 2015, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.
  • 1ª Edición: junio de 2015
  • ISBN: 9788415831648
  • Páginas: 352


Deja un comentario

“apocalipsis” de stephen king, otra vez el bien y el mal siguen su juego en el corazón del hombre


 

“Decidiste entonces que querer a la gente podía llegar a causar dolor, y llegaste a la conclusión de que era más seguro vivir sólo para ti misma. Y eso fue lo que hiciste una y otra vez.” S.K. 

Verdaderamente sólo Stephen King puede conseguir reeditar un libro superventas de casi 1200 páginas añadiéndole alegremente otras casi 400 y conseguir la misma adhesión entusiasta que con el libro inicial. En efecto, este nuevo libro, “Apocalipsis” (1990) es la versión extendida de el libro original  “La danza de la muerte” (1978), el “Director´s Cut en el ámbito literario.

El propio autor se ocupa de aclarar en un ingenioso prólogo (dividido en dos partes, la primera “para leer antes de la compra” y la segunda “para leer despues de comprar el libro”) que la génesis original de la novela fue concebida con un mayor número de páginas, pero por recomendaciones editoriales el libro fue trasquilado, podado, entresacado, desbrozado, afeitado, retocado y maquillado para disminuir su número de páginas y reducirlo a un volumen más liviano y accesible para el lector medio.

Esta nueva versión, sin ser un nuevo libro, contiene unas 400 páginas más en las que, según opinión del autor, la novela gana en profundidad y en calidad literaria, sin distorsionar la orientación inicial, únicamente corrigiendo, estilísticamente, las cicatrices que quedaron tras la drástica disminución de páginas y actualizando el tiempo interno de la novela a los años 90, con inclusión de las necesarias correcciones respecto de referencias culturales. Según Stephen King, los protagonistas quedan así mejor definidos por sus propias acciones, que son más detalladas que en la versión original.

Recuerdo un verano en el que me dediqué a leer todos los libros de Stephen King que pude conseguir de la biblioteca de una vecina, también lectora compulsiva. Apilados uno encima de otro al lado de mi mesita de noche alcanzaban perfectamente el metro de altura: It, la Larga Marcha, el Fugitivo, los Tommynockers, Cementerio de animales, Misery, Dolores Clairborne, La danza de la Muerte, El pasillo de la Muerte, Carrie, El Misterio de Salem´s Lot, La Zona Muerta, Maleficio, etc. Con esto quiero decir que en modo alguno me han dado miedo los “tochos” de más de mil páginas, ni aunque le añadan otras tantas, como es el caso que nos ocupa.

Sin embargo, esta nueva lectura, que es la primera, estrictamente hablando, no me ha gustado tanto como la lectura inicial de la La Danza de la Muerte. Obviamente los años pasados desde mi lectura anterior han añadido cierta niebla espesa al cielo de mi memoria y las sensaciones que ahora tengo seguramente no se correspondan con las percepciones de antaño.

Al afrontar esta reseña, al igual que la lectura que la ha motivado, no puedo dejar a un lado el hecho de que yo ya había leído el libro anterior y por lo tanto la comparación entre ambas obras ha sido inevitable.

Como muy bien aclara Stephen King en su prólogo, la acción de Apocalipsis, respecto de La danza de la muerte, se ha alargado: los personajes intervienen  más y hacen más cosas dentro del esquema inicial. Esto ha dado como resultado que el ritmo de la acción sea más pausado y un intervalo más largo entre la presentación intercalada de cada personaje y un ritmo narrativo más lento. 

Por el contrario, ha ganado en profundidad sobre todo en la presentación de estos personajes y en una mayor claridad respecto de sus motivaciones y circunstancias. En este sentido yo creo que se nota que el libro inicial, la Danza de la Muerte, era el resultado de los descartes de una obra de mayor envergadura.

Con todo, y puestos a comparar, puedo decir que la obra inicial me gustó más, me divirtió más, su lectura me resultó más ágil, más frenética, al menos esa es mi impresión actual. Pero para un lector novicio que se acerca a esta lectura por primera vez, yo le recomendaría sin duda alguna el libro de “Apocalipsis”.  Ya he dicho que sólo Stephen King puede escribir una obra de 1536 páginas que te deje enganchado desde la primera a la última y que sólo interrumpas su lectura por necesidades fisiológicas ineludibles (comer y dormir, básicamente).

La acción que se desarrolla en esta novela contienen ese aíre postapocalíptico que su propio título indica. Sin ser una clásica novela distópica, ni una novela de terror puro, ni siquiera ciencia ficción o fantasía, comparte y conjuga estos elementos en el más clásico estilo de Stephen King.

Transcurre en un marco temporal contemporáneo, con una descripción realista, con un estilo claro y sencillo, una cronología que avanza y retrocede temporalmente para explicar los antecedentes de cada personaje, sin perder por ello el ritmo necesario para mantener el interés. Stephen King sabe, además, presentarnos lo cotidiano teñido de un velo de surrealismo fantástico, mágico y extraño que tanto el lector como los propios personajes aceptan dentro de la coherencia del relato.

Se estructura la novela en tres partes, donde se nos explica los orígenes y antecedentes de los personajes,  el desarrollo de la formación de ambas fuerzas contrapuestas y el desenlace final –y ahí me quedo.

La novela trata sobre la propagación en Estados Unidos de una epidemia vírica provocada por un experimento biológico militar descontrolado, conocido como Capitán Trotamundos, cuyo contagio es casi instantáneo, con un porcentaje del 99% sobre la población, y una tasa de mortalidad del 100% de los infectados.

Pese a los intentos iníciales de las estructuras gubernamentales de mantener aislado el foco de infección, mediante la práctica de una ley marcial sumarísima en las poblaciones afectadas y con el control total de la información. El país entero se colapsa a los pocos meses, volviendo inhóspitas y desoladas las poblaciones, inútiles las comunicaciones e imposible el transporte  por lunas carreteras obstruidas con los restos las fantasmales caravanas de vehículos de aquellos a los que la muerte les acometió cuando pretendían abandonar a estampida las ciudades y esos otros que intentaban refugiarse en esas mismas ciudades huyendo del horror de las poblaciones del extrarradio.

Ante el desconcierto inicial, los pocos sobrevivientes del país van a ser atraídos por unos sueños recurrentes que polarizarán a la población en dos focos opuestos, unos hacia un pueblo de Colorado liderado por una anciana negra de más de 100 años llamada Madre Abigail, que representa a las fuerzas del Bien y otros hacia Las Vegas, donde un ser oscuro y extraño llamado Randall Flagg agrupará a los elementos más extraños y marginales, encuadrados en las filas del Mal.

Por contraste con el buen hacer literario del autor, las adaptaciones cinematográficas de muchas de sus novelas no han sabido trasladar a la pantalla la mágia, y la fascinación del terror de Stephen King. En 1994 la cadena de televisión ABC realizó una adaptación en formato de miniserie llamada “Apocalipsis”  que fue protagonizada por actores hoy muy conocidos como Gary Sinise, Molly Ringwald, Rob Lowe,Miguel Ferrer, Laura San Giacomo, Ossie Davis y Ed Harris, pero que no tuvo mucha aceptación por parte de público y crítica.

Concluyo con una entusiasta recomendación. No siendo de sus mejores novelas (ya me he decantado en varias ocasiones a favor de la magistral “It”) es una novela estupenda. Y hasta l más mediocre de las obras de King es mucho mejor que otros productos literarios que nos intentan colocar como émulos del genio del terror contemporáneo.

Un saludo

 

 

Sinopsis Editorial: Una novela de tonos apocalípticos en la que el Bien lucha contra el Mal. Un virus se escapa de un laboratorio secreto del Gobierno norteamericano, en Texas. Como consecuencia de ello, muere más del 99 por ciento de la población mundial. Los supervivientes se alinean en dos bandos: el del Bien, liderado por Mamá Abigail, una anciana de 104 años, y el del Mal, capitaneado por Randall Flagg, el Hombre Oscuro. Al enfrentarse ambas fuerzas en una lucha épica que tiene lugar en el desierto de Nevada, el futuro del inundo pende de un hilo. Apocalipsis es el título dado en España a la versión “completa y sin cortar” de la novela The Stand que apareció en 1990. Previamente, había aparecido publicada la versión “recortada” (correspondiente con la versión de The Stand publicada en 1978) bajo el título de La danza de la muerte.

 

  1. Título original: The stand
  2. Traductor: Eduardo Goligorskyia Pous
  3. Páginas: 1536
  4. Publicación: 1990 (1990)
  5. Editorial: Emece Editores
  6. Categoría: Terror
  7. ISBN: 9500406666


Deja un comentario

cenital, de emilio bueso: la realidad se asoma al abismo de la profecía


 «La mano invisible te ha robado la cartera y el futuro, y no se detendrá cuando algunos gobernantes dimitan. Esto no se arregla con unos años de ajuste ni inyectando capitales ni nacionalizando bancos. Esto no se va a quedar en los aeropuertos sin aviones, los trenes de alta velocidad sin pasajeros, la gente sin pisos y los pisos sin gente. Esto sólo acabará cuando un silencio sepulcral se enseñoree de todas las grandes ciudades, cuando el apagón se vuelva permanente y las bicicletas se desplieguen por las autopistas de peaje. Para entonces habrán muerto millones de personas.» E.B.

Ya he expuesto en anteriores entradas de este blog que, en mi opinión, toda obra literaria responde básicamente a una necesidad estética de su autor, más bien de expresión estética, y a una necesidad de expresión intelectual de sus ideas y opiniones.

Y todo autor debe afrontar, a la hora de alumbrar su obra, el dilema sobre cuanto cargar de uno u otro en la misma. Esto es, cuánto de estética debe sacrificar para encajar y exponer sus cuitas intelectuales, o viceversa; qué difícil equilibrio puede soportar su novela para satisfacer ambas necesidades. 

La obra objeto de reseña, con ser muy interesante, no tan novedosa y algo menos entretenida, no es una novela de ciencia ficción. No me atrevería a decir que no es una novela, pues lleva esa etiqueta en su portada, pero entiendo que es mucho menos que una novela de anticipación, una novela distópica-apocaliptica o una novela de desastres al estilo de J. G. Ballard, John Wyndham, John Brunner o Cormac McCarthy . 

La novela viene condicionada en su forma y estructura debido a la voluntad del autor de hacer una sucinta -y desasosegante- exposición de la tesis del cenit del petróleo, elaborada por el científico M. King Hubbert, y las consecuencias que pueden acarrear a nuestra sociedad actual, extremadamente dependiente del petróleo y la energía barata,  a nivel de la agricultura, el transporte, la generación de electricidad, las telecomunicaciones, las manufacturas, etc. 

Este interés en ilustrarnos, también, sobre las teorías anarcoprimitivistas de John Zerzán, y las ventajas de la permacultura y la agricultura sostenible, reduce su calidad literaria y  transforma el texto en un panfleto ideológico, un remedo de ensayo económico en la línea de Leopoldo Abadía o Santiago Niño Becerra, pero en modo alguno, vuelvo a reitear, una novela de ciencia ficción merecedora del premio Celsius otorgado por la Semana Negra de Gijón. 

Quizás el autor pretendía entregarnos una obra polifónica, caleidoscópica, posmodernista y fragmentaria, con una estructura en tres niveles, distribuida en capítulos, los cuales alternadamente se componen de una cita textual de un autor reconocido, alusiva al tema de la novela; una supuesta transcripción de una página del blog www.cenital.net, en el que el protagonista de la novela anticipaba las consecuencias del desastre energético y recababa apoyos para la fundación de su ecoaldea; y lo que es propiamente la narración de la novela, que relata los acontecimientos que transcurren en la propia ecoaldea y los antecedentes de los distintos personajes.

Esta estructura, si bien le confiere cierta agilidad y amenidad, lo cierto es que enmascara una narración bastante floja, cuyo final me ha hecho renegar de todas las posibles buenas cualidades que hubiera podido tener.

 Por un lado, desbrozando las innumerables citas textuales y las transcripciones del blog, el resto es un relato corto compuesto de escenas más o menos bien narradas, más o menos interesantes, pero carentes de hilazón y continuidad, salvo por el contenido. Son restos de estampas costumbristas de la vida en la ecoaldea y los retratos de los principales protagonistas que apenas interactúan entre ellos y no muestran una psicología bien definida.

 A esto hay que añadir un final tramposo en el que el autor echa mano del elemento maravilloso para cerrar una narración de un modo facilón y fantástico. Bien pudiera haber hecho aparecer a Gozilla o a Superman o relatar cómo toda la seriedad y coherencia anterior no era más que un mal sueño producto de una indigestión con queso, como el pobre Little Nemo .

Mal que me pese, esta pobre impresión de la novela solamente se salva con los elementos que, precisamente, no forman parte de la novela: su contenido teórico, la crítica al sistema económico actual, la estructura de nuestra sociedad y su comportamiento autodestructivo y consumista, la mentalidad basada en la ilusión de un crecimiento mágicamente ilimitado.

De todos modos, recomiendo su lectura, que cada cual se forme una opinión propia, que yo no soy nadie para criticar ni para contradecir el criterio del Jurado de la Semana Negra, ni las críticas bastante favorables que parece tener.

Un saludo.

  • Título: Cenital
  • Autor: Emilio Bueso
  • Precio: 18 euros
  • Páginas: 288
  • Encuadernación: rústica
  • Formato: 21,5 x 14,1 cm.
  • Fecha de edición: marzo de 2012
  • ISBN: 978-84-15065-26-5


Deja un comentario

“snow crash” de neal stephenson: ¿existe el “diverpunk”?


“Un momento, Juanita. Decídete, esto del Snow Crash … ¿es un virus, una droga o una religión? -. Y que diferencia hay, dice Juanita encogiéndose de hombros.” N.S.

Encuadrada dentro de la corriente ciberpunk (perdón por la autocita), lo cierto es que la presente novela de Stephenson trasciende ese subgénero y, aunque comparte muchas de la características del mismo, formales (estéticas, técnicas) y materiales (contenidos y argumento), sorprende por ser una revisión luminosa y divertida (en ocasiones paródica) de este tipo de novelas de ciencia ficción.  De ahí la pregunta que titula esta entrada en el blog; medio en broma medio en serio, cabe preguntarse si existe algo llamado diverpunk, un ciberpunk divertido, optimista, ajeno a la oscuridad, pesimismo y fatalismo canónicos.

Con la novela Neuromante (1984) William Gibson inició esta corriente de la ciencia ficción y fijó de un modo absoluto las características definitorias de la misma: un futuro cercano, postindustrial, ultratecnológico, antiutópico; una sociedad rota y fragmentada, diluido el concepto del individuo en la indefinición de lo social; un régimen político totalitario, fundido y confundido con los intereses económicos de grandes empresas y corporaciones de ámbito global; un antihéroe solitario, normalmente hacker informático, marginal y relegado a los arrabales del sistema; voluntaria o involuntariamente, marginado, diferente; siempre deambulando en el impreciso borde de la legalidad; una realidad paralela, un mundo alternativo, una doble realidad, física y virtual, donde se desarrolla y decide el conflicto y la confrontación.

Stephenson toma este concepto e incluye todas estas características en su obra pero y le dota de un matiz diferente de tal modo que pueden distinguirse varios niveles de lectura:  una novela ciberpunk, una novela de aventuras, una novela de crítica social, una novela distópica, una novela de humor paródico, una novela culta sobre el significado profundo de los mitos y sobre el origen del lenguaje y su función en la sociedad. Y todas ellas bajo una suave y tenue luminosidad y optimismo.  

Se puede decir que es y no es una novela ciberpunk. Existen diferencias de matiz un nuevo enfoque sobre el concepto clásico. Por ejemplo, el vaquero solitario ya no es un asesino, un delincuente, o un héroe solitario,  sino un programador informático que se gana la vida como repartidor de pizzas en la Realidad y es un samurái en la realidad virtual denominada Metaverso.

No existe tampoco un régimen político totalitario, sino que los antiguos poderes soberanos, el clásico concepto de Nación o Estado, ha evolucionado hacia una sociedad regida por las reglas del anarcocapitalismo extremo, anti-estatista, anti-intervencionista, ultraindividualista; una heterarquía en red, regida por la Mano Invisible de Adam Smith –citada al pricipio de la novela-  en la que los antiguos poderes estatales  no son sino franquicias, corporaciones económicas, que operan dentro de los distintos sectores del mercado, ofreciendo sus servicios en libre competencia, como por ejemplo suministro de software (Gobierno USA), o la venta de información contenida en una base de datos global (Corporación Central de Inteligencia, antigua CIA, que gestiona la Biblioteca, antigua Biblioteca del Congreso), o servicios financieros (Hongk Kong de Mr. Lee) la venta de droga (Narcocolombia),  el reparto de pizza (la franquicia Cosa Nostra regentado por la antigua Mafia), o el cobro a morosos (Camorristas Internacional), o el servicio de protección policial (MetaPol Unlimited, WorldBeat Security) o las cárceles (La Jaula, El Talego) o las autopistas (Empresas Highway, Tiramillas Inc) también bajo control privado, las cuales comunican los distintos barclaves o territorios suburbanos donde se desarrolla el área de influencia de cada franquicia.

Existe claramente diferenciada una dualidad entre la Realidad, física, tangible, donde se desarrolla la existencia de la humanidad, donde viven los protagonistas; y el Metaverso, una realidad virtual, alternativa, una metáfora de la vida real que se rige por sus propias reglas, encorsetadas dentro de las limitaciones del protocolo informático base de su creación, encaminadas a mantener la ilusión de la realidad, donde, sin embargo, también se trasladan las diferencias sociales derivadas del poder adquisitivo: una mayor velocidad de procesamiento de datos, mayor capacidad de almacenamiento y mayor complejidad de los programas que permite una mayor definición y detalle. Al igual que el canon clásico de la novela ciberpunk, los sucesos dentro del mundo virtual alterarán los equilibrios de poder en la Realidad y el protagonista deberá hallar la solución en ambas realidades.

La descripción de esta realidad virtual, es detallada, compleja y muy interesante, un mundo alternativo que Stepehnson recrea con gran maestría y naturalidad. La   conexión de los usuarios al Metaverso se realiza a través de unos terminales personales en forma de gafas en las que se proyectan una imagen de realidad virtual de gran calidad. Cada usuario aparece como un icono de diseño libre, según su poder adquisitivo, o de tipo estándar, es el llamado avatar. Este entorno se desarrolla a lo largo de una banda de cien metros de ancha y 65536 km de larga, “La Calle” en una circunferencia perfecta, donde pueden adquirirse parcelas y construirse casas y edificios sin límite de diseño y detalle según la cuantía económica que quiera invertirse.
El movimiento a través de La Calle puede realizarse a pie, en transporte público (monorail) o en transporte privado diseñado por uno mismo, también en función de la capacidad económica disponible.

Su argumento se puede resumir en lo siguiente: el protagonista,  Hiroaki Hiro Protagonist, es un hacker informático independiente, que trabaja en Los Angeles como repartidor de pizza; en el mundo virtual denominado Metaverso, en cuyo desarrollo colaboró, es príncipe guerrero samurái experto luchador con la katana. Junto con T.A., una adolescente patinadora que trabaja como mensajera y una antigua novia llamada Juanita, católica practicantes pre-pentecostal se ven envueltos en una compleja trama de poder en la que el magnate de la comunicación L. Bob Rife, dueño de la red de cable que atraviesa todo el territorio, máximo accionista de la Iglesia Privada de Las Puertas Perladas del Reverendo Wine, se alía con un asesino llamado Cuervo, que viaja con la impunidad de sentirse protegido por un dispositivo nuclear activado y conectado con electrodos a su cerebro, listo para estallar si éste muere, para la difusión de una droga, el Snov Crash, en forma de virus informático que opera en código binario, que afecta a todos los programadores informáticos (que por su trabajo tienen conformadas sus estructuras neurolingüísticas para recibir dicho virus) y controlar el mundo, el mundo real y el mundo virtual.

Esta es la lectura superficial, a un nivel más profundo, también engarzada con virtuosismo en la trama principal, nos presente su teoría sobre la creación y función del lenguaje: sobre la base de la recreación de antiguos mitos sumerios acerca del dios Enki, con  referencias  que abarcan la, informática, lingüística, mitología y religión, economía, política, filosofía, o la criptología y citas de lingüistas como Chomsky, Vigotski y Steiner, Neal Stephenson sabe conjugar sabiamente y de manera muy amena, un relato de aventuras con un contenido mucho más culto y complejo.

Sin pretender ser exhaustivo, diré que Stephenson juega con el mito del dios Enki, custodio de los “me”, las ordenes primordiales, las palabras clave que gobiernan el universo, que constituyen el conocimiento de los distintos elementos que conforman la civilización y la cultura humana. Estas ordenes primordiales se propagaban a modo de virus informático a través del lenguaje innato, distinto del nuestro actual, el lenguaje adquirido, aprendido, que estaba basado en las estructuras profundas del cerebro, que tenemos todos. La transición del hombre cavernícola al hombre civilizado se produjo mediante el otorgamiento a un grupo de hombres, los brujos o los magos, de las palabras creadoras, que ayudaron al hombre a conocer el fuego, la agricultura, las herramientas, etc. El dios Enki, viendo cómo el uso de los “me” anulaba las capacidades del hombre, creó un antivirus, los “nam-shub” que provocó la confusión de lenguas, la imposibilidad de entender el lenguaje basado en las estructuras profundas y la necesaria creación de otros lenguajes distintos entre sí, como medio para evitar la propagación del virus y obligar al hombre a pensar por sí mismo y a progresar. Fue la expulsión del Paraíso, el otorgamiento del Conocimiento a cambio de la pérdida del bienestar edénico.

Según Stephenson, ese fue el origen de la religión racional, es decir, la primera vez que la gente empezó a pensar en temas abstractos como Dios y el Bien y el Mal. La transición de un mundo unitario a un mundo binario.

La presente novela ha servido de inspiración a otras muchas obras de ciencia ficción siendo muy evidente la apropiación por parte de Ernst Cline en su genial novela “Ready Player One” del concepto del metaverso en su realidad virtual OASIS. También es evidente la influencia en la reciente novela de Max Barry, “Lexicon” del concepto de las palabras “nam-shub” como ordenes codificadas que una vez acceden a la corteza cerebral, a través del área de Broca y el área de Wernicke, anulan la voluntad y someten al individuo. 

A nivel formal destaca en esta novela el empleo de neologismos cuyo uso posterior se ha generalizado, como por ejemplo el término “avatar” donde el autor le atribuye un nuevo significado, pasando de ser la reencarnación de un dios, en la cultura hinduista, a la representación gráfica, o icono, de un usuario en la realidad virtual; o el término “metaverso”, de nueva creación,  definido como un entorno de realidad virtual; u otros términos como fransulados (fraquicia y consulado), barclaves (barrio y enclave) o infocalipsis (apocalipsis informático).

Su estilo es ameno, de fácil lectura, con un esfuerzo por parte del autor de prescindir del empleo de jerga científico-técnica, o la transcripción de un vocabulario extraño o extranjero (al modo de la insufrible novela la “chica mecánica” de Bacigaluppi), así como de complejas definiciones técnicas o teóricas, salvo la esencial justificación neurolingüística y el aporte exótico de la mitología sumeria necesarios para el desarrollo de la trama, aunque en este caso, a mi juicio, ni parece pedante ni pretencioso sino que aporta un nivel de lectura un poco más profundo y serio en contrapeso de la ironía y el humor latentes en toda la novela.

Sin que sirva de precedente, la gran calidad de esta novela ha estado avalada por una notable aceptación por parte del público y la crítica, siendo una de las novelas más vendidas de los 90.

La recomiendo absolutamente. Además, por ser una excusa para profundizar un poco más en los múltiples temas que aborda, pero desde una perspectiva distinta de la novela o la ciencia ficción. Propongo esta bibliografía:

Sagan, Carl (1974). El cerebro de Broca. Barcelona: Crítica, 2009

Kramer, S. N. (1985). La historia comienza en Sumer. Barcelona: Orbis

Richard Dawkins (1989). El Gen Egoísta. Salvat Ciencia. 

Barrow, John (1994). Teoría del Todo. Barcelona.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: En el futuro cercano, los americanos sólo destacan haciendo cuatro cosas: música, películas, programas… y repartir pizza en menos de treinta minutos. En el mundo real, Hiro Protagonista trabaja de repartidor para Pizzas Cosa Nostra Inc., pero en el Metaverso es un príncipe guerrero. Y en el Metaverso se enfrenta con algo aún más terrible que la posibilidad de llegar tarde a una entrega: el enigma de un virus que amenaza con provocar el infocalipsis.

Neal Stephenson,  escritor norteamericano, nacido en 1959. Estudió física y geografía. Su obra se encuadra dentro del género de la ciencia ficción, con una temática generalmente cercana a la informática, la nanotecnología, la computación y la criptología. La gran U (1984), Zodiac: el «thriller» ecológico (1988), Snow Crash (1992), La era del diamante – Manual ilustrado para jovencitas (1995), Criptonomicón (1999), Ciclo Barroco: Quicksilver (2003), publicada en español en tres volúmenes (AzogueEl Rey de los Vagabundos y Odalisca), The Confusion (2004), publicada en español en dos volúmenes (La Confusión I y La Confusión II ), The System of the World (2004), publicada en tres volúmenes en el año 2006 (El Oro de SalomónMoneda y El Sistema del Mundo ), Anatema (2008), Reamde (2012) Mongoliad 1 (2013)

 

  • Ediciones Gigamesh.Barcelona. 2000.
  • Título original: Snow Crash (1991).
  • Traducción: Juanma Barranquero.
  • ISBN: 84-930663-5-4


2 comentarios

“accelerando” de charles stross: sobre cómo una buena idea se hace aburrida cuando la estiras.


“Humanos: un modelo de autoconciencia emocional realmente brillante- dice Aineko suspirando teatralmente- Como no tenéis ninguna presión evolutiva para ser más listos, sois todo lo estúpidos que os permite vuestra condición de especie inteligente” C. S

 

Sin duda, el autor de la presente novela, Charles Stross, forma parte de ese grupo de escritores –en general, sin adscripción a géneros o subgéneros- que conciben sus obras como un vehículo o instrumento de comunicación de “su” idea; esa teoría, filosofía o concepción vital, intelectual o moral que cada uno de nosotros vamos formando y que a su vez nos conforma y no define, y sobre la que, más o menos coherentemente, vamos trabajando a lo largo de nuestra existencia.

Digo esto porque se percibe en su novela una claudicación de la estética literaria respecto del contenido puro de las ideas que pretende transmitir o exponer. O al menos, no ha alcanzado a reflejar tales ideas con un estilo literario ameno, sugerente y estéticamente bello.

La propia estructura de la novela está compuesta de tres partes diferenciadas, apenas conectadas entre sí por las referencias a ciertos personajes comunes; con un estilo muy distinto en cuanto al desarrollo y tratamiento de estos personajes; y desgraciadamente, en mi opinión,  con una desigual tensión narrativa que provoca por momentos aburrimiento y una falta de atención en el lector.

Observo en esta novela una primacía de las ideas y los conceptos en el más puro estilo “hard” de la ciencia ficción, con cierto parentesco en cuanto a la temática, con la novela “Ciudad Pemutación” de Greg Egan . El autor envuelve en su historia el concepto de singularidad tecnológica y transhumanismo, partiendo de una sociedad futura, aun cercana en el tiempo, en el que la creciente avalancha de datos que son procesados en el planeta parece desbordar la capacidad humana y la propia capacidad física del planeta que se utiliza, como todo el sistema solar, en combustible para la nebulosa de datos en que se ha convertido, dando lugar a la aparición de otras formas de vida humanas, la digitalización del individuo, la existencia de copias simultaneas de los originales, que llevan una vida y experiencia propia. El concepto de identidad parece desdibujarse, así como el de experiencia, realidad, conciencia…

En fin, creo que si atendemos a las propuestas que subyacen en el texto, la novela es estupenda, pero que si se busca el entretenimiento, la diversión y el mero disfrute de la lectura, puede hacerse algo pesada y aburrida si se carece del bagaje técnico necesario para entender muchos de los términos y conceptos a los que se refiere explícitamente y otros que son meramente aludidos y que, principalmente a mí, se nos escapan.

Lo mejor de la novela es su primera parte, que protagoniza Manfred Macx, un generoso altruista que ofrece totalmente gratuitas todas las patentes de sus ideas, que cree en el intercambio de ideas y en el sacrosanto derecho del ciudadano a no pagar impuestos.

Lo peor es la aridez y la falta de concesiones del autor a la literatura fácil, lo cual, mejor pensado, es otro rasgo de calidad y buen hacer, pese a la manifiesta capacidad de algunos –yo- para saber apreciarlo.

Un saludo

 

 Charles Stross, escritor británico, nacido en Leeds, 1964, licenciado en Farmacia e Informática. Ha hecho incursiones en el género de ciencia ficción, principalmente, con Cielo de singularidad (2003), Amanecer de hierro (2004), Accelerando (2005, premio Locus), La casa de cristal (2006, premios Prometheus y Kurd Lasswitz), Halting State(2007), Saturn’s Children (2008) y Rule 34 (2011). También ha publicado obras en el género de terror, con  la serie de La Lavandería, compuesta por las novelas The Atrocity Archives (2004, incluye la novela corta “The Concrete Jungle”, premio Hugo), The Jennifer Morgue (2006), The Fuller Memorandum(2010) y The Apocalypse Codex (2012). Igualmente ha escrito obras dentro del género de la

Fantasía, con su serie de Los Príncipes Mercaderes, que incluye The Family Trade (2004), The Hidden Family (2005), The Clan Corporate (2006), The Merchant’s War (2007),The Revolution Business (2009) y The Trade of Queens (2010); los primeros tres libros ganaron el premio Sidewise de historia alternativa. Su ficción corta está recopilada en las colecciones Toast (2002) y Wireless(2009, incluye las novela cortas “Missile Gap”, premio Locus, y “Palimpsest”, premio Hugo).

SINOPSIS EDITORIAL: Manfred Macx es un emprendedor altruista: su trabajo consiste en hacer ricos a los demás. Para ello se especializa en estar conectado al flujo de información constante que es la característica principal de la sociedad del futuro próximo, y de él extrae originales ideas que pueden cambiar el mundo, y a menudo lo hacen. Pero Macx es algo más: con sus implantes y su filosofía, está dos pasos por delante de la ola tecnológica. Y puede ver claramente que se aproxima la singularidad. En las primeras décadas del siglo XXI, el mundo se convulsiona en la agonía de un parto superlativo: poco a poco, se acerca el momento en que la mayor parte de la capacidad de procesamiento será artificial, no nacida, y entonces la humanidad habrá quedado obsoleta.

  • Título: Acelerando;
  •  Autor: Charles Stross;
  • Título original: Accelerando;
  • Traductor: Carlos Pavón;
  • Colección: Bibliópolis Fantástica nº 68;
  • Páginas: 352;
  •  ISBN: 978-84-15157-05-2


1 comentario

“vivir” de ayn rand: la imposibilidad del yo bajo la asfixia del nosotros


“Este dios que los hombres han deseado desde que existen, este dios que les dará la dicha, la paz y el orgullo. Este dios, ésta sola palabra: YO” A.R.

A veces una sola idea basta para sustentar una novela o un relato. Básicamente una sola idea que se desarrolla a lo largo de las páginas y expresa a la vez la voluntad y la intención del autor. En el caso de la novela (corta) que nos ocupa ocurre así sin ningún género de duda. Conociendo la trayectoria personal, literaria y filosófica de su autora, no tengo miedo a equivocarme. Si no fuera por la calidad literaria del relato y porque la autora eligió el vehículo de la novela para sembrar su idea, podríamos estar hablando de un panfleto político más que una parábola sobre las consecuencias (hoy diríamos fracaso) del comunismo (estalinista) alienante y totalitario.

Ayn Rand, cuyo verdadero nombre fue Alisa Zinóvievna Rosenbaum, nació en San Petersburgo el 02/02/1905. Proveniente de una familia acomodada, de origen judío, vivió de primera mano las consecuencias de la Revolución de Octubre (1917)  y el fortalecimiento del estalinismo tras la muerte de Lenin. En 1926 emigró a Estados Unidos donde se estableció definitivamente, renegando de país de origen y obteniendo la ciudadanía norteamericana con fecha 1931.

La novela “Vivir”, también conocida como “Himno” (traducción de “Anthem”) fue publicada en 1938. Tuvo como precedentes la novela “Nosotros” (1921), de Zamiatin, con la que comparte alguna de sus reflexiones, o “Un mundo feliz” (1932). Aunque con menos popularidad, contribuye con estas grandes novelas, así como “1984” (1948) de George Orwell, a la crítica contra el sistema colectivista ruso y el régimen estatalista y totalitario que se estaba implantando en la URSS desde los años 30 y, principalmente, durante la II Guerra Mundial.

Sobre la base de un argumento sencillo y lineal, en forma de relato autobiográfico, la novela, nos presenta una sociedad distópica ubicada en un futuro incierto e indeterminado, la cual ha sobrevivido a un conflicto global que la sumió en una era de decadencia económica, tecnológica y social, inconscientemente ignorante de la cultura que le precedió y gobernada por un Estado totalitario y omnipresente reglamentador de todos y cada uno de los aspectos de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, y conformador de la mentalidad de sus ciudadanos.

El protagonista, llamado Igualdad 7-2521, al igual que todos los demás ciudadanos, es apartado de sus padres biológicos, meros agentes de su procreación, y criado en la Casa de los Niños; es educado en la Casa de los Estudiantes y con su pubertad es asignado, siempre aleatoriamente y sin consultarle sus propias inclinaciones personales e intelectuales, a un gremio de trabajo, en su caso, la Casa de los Barrenderos, donde permanecerá trabajando en beneficio de la sociedad hasta el día en que sea incapaz de desarrollar su tarea de manera eficiente y se le interne en una residencia de mayores, hasta su fallecimiento.

Durante todo su vida, al ciudadano se le priva de la toda posibilidad de decisión individual. El concepto de comunidad llevado a la máxima expresión, de tal modo que la sociedad se asemeja a un enjambre de hormigas o de abejas formado por individuos indiferenciados cuya función social esta predeterminada y encaminada al fortalecimiento del sentimiento grupal y hacia el beneficio colectivo.

La novela toma forma de un relato autobiográfico retrospectivo en el que protagonista, nos relata su vida en esta comunidad, desde sus experiencias infantiles hasta el momento en el que se encuentra escribiendo su historia en el subterráneo túnel donde empezó a gestar su transgresión, el pecado de la individualidad, el ansia de la búsqueda de la propia identidad frente al otro.

El protagonista nos cuenta que en esta civilización todos las actividades de la vida se hacen colectivamente, nunca nadie tiene ocasión de estar solo; se determina el rango y función del individuo; se le prohíbe preguntar o interrogarse sobre el porqué de las cosas, la curiosidad es un pecado que no beneficia a la sociedad; al alcanzar la edad fértil se le asignará una pareja compatible para que procedan a la generación de un hijo, el cual nunca conocerá a sus padres ni estos a él. El individuo no existe como tal. Hasta el lenguaje que ha asimilado emplea el plural para referirse a la propia persona. Los afectos son prohibidos; la amistad está proscrita, no pueden manifestarse preferencia hacia cualquiera de sus hermanos.

Igualdad 7.2521 aprende desde la infancia a reprimir sus inquietudes individuales. Sintiéndose más capaz que el resto de sus “hermanos” no puede destacar sobre el resto. Debe anular su curiosidad y su deseo de aprender porque no se le ha sido asignada esa tarea. Hasta que un día descubre por casualidad los restos enterrados de una civilización anterior al Gran Renacimiento (la época en la que surge la presente civilización) y descubre la electricidad y la bombilla (mientras que en su cultura sólo se conocen las candelas) e investiga y desarrolla la generación de luz y decide presentar su hallazgo ante el Consejo de Sabios para aportar a la sociedad una mejora técnica en beneficio común. Pero su descubrimiento se tacha de herejía, heterodoxia y desviacionismo, de infracción del orden establecido, de amenaza para el statu quo asentado sobre la manufactura de las velas (cuya implantación respecto de las antorchas fue objeto de un complicado y arduo consenso mundial y que en ese momento ocupa activamente a la ciudadanía)

A partir de este momento el relato continúa desde la perspectiva del protagonista, que se convierte en narrador omnisciente.

Igualdad 7-2521 decide huir al bosque colindante a la ciudad cuyos límites nunca nadie ha traspasado. Le sigue una muchacha llamada Libertad 5-3000, a la que había conocido, también clandestinamente, durante sus tareas de limpieza en las zonas asignadas. Ambos van más allá del bosque y tras muchas jornadas caminando encuentran tras unas montañas una casa unifamiliar deshabitada, como resto abandonado de la anterior civilización, y en ella existe una gran biblioteca donde se zambulle obsesivamente Igualdad 7-2521 y hace el gran descubrimiento que será su  objetivo vital, alcanza a formular la palabra prohibida y a comprender su significado, el Yo. Se asigna un nombre, Prometeo, elige un nombre para su esposa y se compromete consigo mismo a propagar su nueva fe en el individuo.

El juicio sobre esta novela es positivo. Como obra de ficción, es amena y entretenida, está bien construida y tiene coherencia y consistencia en sí misma.

Hasta aquí, todo va bien, sin embargo, se suele someter a juicio crítico esta obra (y las demás de su autora) no por las cualidades estrictamente literarias sino por las connotaciones filosóficas y políticas que lleva asociado el nombre de Ayn Rand.

A partir de su obra de ficción puede rastrearse el germen de lo que luego cuajará como un sistema filosófico desarrollado por Ayn Rand que ella misma denominó objetivismo (por la imposibilidad de denominarlo “existencialismo” sin generar confusión) y que consiste básicamente en la concepción de la realidad como un absoluto objetivo independientemente de los sentimientos, o emociones de los hombres, cuya percepción se alcanza por medio de los sentidos, cuyo conocimiento se adquiere por medio de la razón y cuyo propósito moral es la búsqueda de la propia felicidad (“interés propio racional”). 

Este sistema filosófico propugna el individualismo extremo, el “egoísmo racional” en el que el hombre es un fin en sí mismo y no un medio para los fines de los otros, renegando del altruismo o del “egoísmo sin ego” en el que se produce una quiebra de la autoestima. Asume y se sustenta en el concepto negativo de libertad (la “libertad de” que diría Isaiah Berlin) de modo que la libertad individual tiene sus límites en la libertad de los demás.

Su adscripción al sistema capitalista puro, basado en la concepción del laissez-faire, laissez-passer, como único sistema económico moral, que reduce al Estado a su mínima expresión, le ha asociado, quizás incorrectamente, a ciertos sectores económicos conservadores (“neocon” o “ultraliberales”, según la terminología políticamente correcta) que se han visto cautivados por esta filosofía que, malinterpretada, ampara y sustenta su propios prejuicios morales. Para Ayn Rand, el derecho de propiedad es inherente al derecho fundamental a la vida puesto que nadie puede ser privado del derecho a sostener su vida por su propio esfuerzo. Pero la vida del hombre debe regirse por la razón y cada individuo debe proveer sus necesidades a través de la misma y de su propio esfuerzo: “La vida del hombre, como requiere su naturaleza, no es la vida de un salvaje insensato, de un rufián saqueador o de un místico gorrón, sino la vida de un ser pensante – no la vida por medio de fuerza o fraude, sino la vida por medio de logros – no la supervivencia a cualquier precio, pues sólo hay un precio que paga por la supervivencia del hombre: la razón”. La propia lógica de su razonamiento admite la cooperación voluntaria sobre la base de unos derechos individuales inalienables.

Para concluir, esta novela corta es muy recomendable. No es un alegato filosófico político, en la medida en que busquemos lo que queramos encontrar, o al menos no más que “1984”, “Rebelión en la granja” o “Un mundo feliz”. Si es un estupendo relato antiutópico con verdaderas cualidades literarias.

Un saludo.

Otras obras de la autora: WIKIPEDIA

Ficcion:

  • Los que vivimos (We the Living, 1936),
  • El manantial (The Fountainhead, 1943), 
  • La rebelión de Atlas (Atlas Shrugged, 1957), 
  • Noche del 16 de enero (Night of January 16th, 1934)
  • Himno, antes conocida como ¡Vivir! (Anthem, 1938),

Ensayos

  • El nuevo intelectual (For the New Intellectual: the Philosophy of Ayn Rand, 1961),
  • La virtud del egoísmo (The Virtue of Selfishness: a New Concept of Egoism, 1964), 
  • Capitalismo. El ideal desconocido (Capitalism: the Unknown Ideal, 1966), 
  • El manifiesto romántico (The Romantic Manifesto: a Philosophy of Literature, 1969), 
  • La nueva izquierda (The New Left: The Anti-Industrial Revolution, 1971)
  • Introducción a la epistemología objetivista (Introduction to Objectivist Epistemology, 1979), 
  • Filosofía: ¿quién la necesita? (Philosophy: Who Needs It, 1982), 

Imagen

  • Versión original: Etext de Anthem, de Ayn Rand,realizado por Project
  • Gutemberg. Disponible en: http://bit.ly/S4dyZ0
  • Traducción y edición digital: Adelaida Loukota, para el Centro de Estudio
  • del Capitalismo. Universidad Francisco Marroquín.


Deja un comentario

“el fugitivo” de richard bachman (stephen king), no existe una meta al final de la carrera.


“En aquellos tiempos de asesinatos legales restringidos, guerras bacteriológicas en Egipto y América del Sur y leyes aberrantes como la del aborto de Nevada, el <tenga uno, mate uno>” S.K

Con un mercado editorial tan saturado de obras mediocres, muchas de ellas concebidas como un producto de consumo rápido y efímero, no es de extrañar que los lectores habituales, los sibaritas de la literatura, ávidos de obras de calidad frente al criterio simple de la cantidad, nos encontremos siempre buscando y rebuscando en nuestros cajones autores ya reconocidos y obras muchas veces manoseadas por varias relecturas.

Esto mismo me acaba de pasar con la novela “el fugitivo” de Stephen King. Con la ansiedad característica de un adicto a la literatura que acaba de terminar una obra y aún no ha encontrado esa otra que le haga retomar por unos días el ritmo de atención y disfrute al que ya esta acostumbrado (y que su cerebro exige como una necesidad esencial, casi física), acudo en busca de placer intelectual y también mero divertimento, a esas obras y a esos autores ya conocidos que de vez en cuando me gusta volver a disfrutar, como una especie de transición, una muleta, un descanso, entre una lectura nueva y otra.  

Y elegí a Stephen King y me leí su novela de un tirón, extasiado, maravillado, alucinado, feliz.

A pesar de los años transcurridos desde su primera publicación, allá por los años 80, esta novela sigue manteniendo su calidad. Sin dejar de ser una obra menor dentro de la enorme producción de Stephen King (antaño muy prolífica y de extrema calidad), esta novela consigue cumplir maravillosamente con el objetivo de entretener, divertir y hacer disfrutar a su lector.

Carece de complicaciones técnicas y rigor formal en el tratamiento del argumento. Su lenguaje es claro y sencillo y directo. No hay elemento alguno que distraiga al lector, como ciertas novelas que nos encontramos en la actualidad que nos exigen multitud de contorsiones intelectuales porque sus autores, al parecer, han considerado que la fórmula clásica de presentación, nudo y desenlace, no justifica suficientemente los 20 o 30 euros que cuestan. Aquí, si acaso, el único artificio formal que ayuda al ritmo trepidante de la obra es la composición de la misma en 100 capítulos cortos, numerados de forma regresiva como una cuenta atrás de final apoteósico, que permite una lectura muy rápida y adictiva.

En cuanto al argumento, también su sencillez abrumadora contribuye al pleno disfrute de la novela: Ben Richards es un humilde trabajador en paro que, en un futuro antiutópico, en una sociedad fracturada en dos clases sociales bien diferenciadas (los que lo tienen todo y los que no tienen nada) , se ve obligado a participar en un concurso televisivo para poder ganar dinero para adquirir medicinas para su hija de corta edad. Pero conseguir ese dinero no será fácil puesto que el premio final es proporcional al riesgo que esta en juego, su propia vida.  

Aunque la ambientación de la novela nos presenta una sociedad futura escindida en dos clases sociales, con graves problemas de contaminación ambiental (para los pobres, que habitan siempre las zonas más sucias y carecen de filtros nasales eficaces) y bajo un régimen político indefinido quizás no dictatorial pero sí autoritario y manipulador, la voluntad de Stephen King no es otra que, ya lo he dicho, entretener y divertir. El trasfondo de la novela se dirige a ese objetivo. Sí es cierto que existe una clara crítica al uso y abuso del control de los medios de comunicación y de los canales de información  como método de sometimiento y pacificación de la población. También encontramos una clara crítica a los programas de telerealidad que adormecen y distraen las conciencias de los ciudadanos. Pero la novela no tiene pretensiones de suplantar a “un mundo feliz” o a “1984” . La maestría de King consiste en emprender, desde el inicio, una carrera vertiginosa hacia el final y con breves y acertadas pinceladas mostrarnos el decorado y escenario donde transcurre la acción, logrando igualmente dibujar con precisión la caracterización de los personajes principales.

Para resumir: una novela muy recomendable, un best seller de calidad que consigue entretener sin pretensiones.

Esta novela la escribió su autor bajo el seudónimo de Richard Bachman junto con 1977 – Rabia (Rage), 1979 – La larga marcha (The Long Walk), 1981 – Carretera maldita (Roadwork), 1982 – El fugitivo (The Running Man), 1984 – Maleficio (Thinner), 1996 – Posesión (The Regulators), 2007 – Blaze (Blaze), todas ellas de muy excelente calidad, pese a ser una “marca blanca” del autor. Un saludo

  • Titulo: El Fugitivo
  • Titulo original: The Running Man
  • Autor: Stephen King (bajo el pseudónimo deRichard Bachman)
  • Traducción: Hernán Sabaté
  • Editorial: DeBols!llo
  • No de Págs.: 304
  • ISBN: 978-84-9793-014-7
  • Año de publicación: 1982
  • Año de edición: 2003


3 comentarios

“china montaña zhang” de maureen f. mchugh: mestizo, desafecto, heterodoxo, homosexual…criminal.


“En China descubrí que era un neoyorkino. Aunque Nueva York sea un vertedero” M.M.

El político y ensayista Alain Peyrefitte popularizó en los años 70 el pronóstico clarividente del genio Napoleón Bonaparte, titulando con su frase su afamado ensayo “cuando China despierte, el mundo temblará”. El tiempo le ha dado la razón y hoy en día China ha alcanzado el segundo puesto en la lista mundial de economías más prósperas, conjugando un régimen político interno autoritario, de corte comunista, con una inmersión cada vez más profunda, en sus relaciones externas, en el sistema económico capitalista. China es una sociedad de contrastes y contradicciones donde la tradición milenaria convive con las más modernas tecnologías.

La novela objeto de esta reseña no trata sobre China, aunque esté presente. Tampoco trata sobre economía, aunque envuelva la atmosfera argumental. Si trata, sin embargo, sobre contrastes y contradicciones.  Es una novela de ciencia ficción y algo más:

El dominio mundial, e interplanetario, del imperio de la China comunista es una realidad, hasta el punto que los otrora amos del mundo, E.E.U.U. están sometidos a un régimen político paternalista y “protector” bajo el manto político de Beijing, denominándose ahora Estados Socialistas de América. La Historia se ha concedido una segunda oportunidad y la sociedad americana vivió una nueva Depresión y una nueva Guerra Civil que culminó con el control comunista afianzado por una segunda Revolución Cultural, denominada en la novela “Campaña de los Vientos Purificadores” que tras una conveniente purga de los ciudadanos y gobernantes tibios o desafectos, consolidó un régimen comunista satélite dentro del nuevo orden mundial. El régimen de China se ha expandido por todo el mundo occidental y ha impuesto su control sobre personas e instituciones; la cultura, la educación universitaria, las manufacturas, la tecnología, todo producto proveniente de China es superior y deseado. El destello y esplendor del American Way of Life ya no deslumbra, está muerto, siendo sustituido por un cerdo ateo (si ello es posible) imbuido de la filosofía taoísta.  

Dentro de este contexto distópico se desarrolla la historia personal del protagonista, China Montaña Zhang, traducción literal de Zhongshan, el nombre de uno de los líderes de la Revolución China, un joven ingeniero que malvive realizando trabajos de peón en la construcción y que tiene aspiraciones de promocionarse social y profesionalmente.

Pero Zhang vive un conflicto interno, su personalidad se ve escindida y desgarrada por su naturaleza mestiza y por su oculta homosexualidad. Por un lado, sus aspiraciones de progreso social y profesional y su origen chino-latino, le lleva a aparentar una condición de CNA (Chino Nacido en America) amparado por los apellidos de su madre y su aspecto físico oriental, que le pueden abrir las puertas de nuevos destinos laborales.

Por otro lado, oculta su orientación homosexual, ilegal en su país natal y sujeta a pena de muerte en el territorio de China, viviendo en los arrabales de Long Island y relacionándose en ciertos ambientes bajo su nombre latino, Rafael. Siendo despedido de su empleo como capataz, básicamente por haber roto las expectativas de su jefe chino en casarle con una hija con una deformidad genética en la cara, acepta un destino laboral en una isla del Artico que le ofrece la oficina de contratación estatal, con la finalidad de ganar créditos que le permitan ampliar sus estudios en Shangai.

Finalmente consigue su propósito y se incorpora la Universidad de Shangai, donde entabla una relación amorosa con su tutor. Allí descubre el amor, pero también la insatisfacción de sentirse diferente y, sin embargo, no saber realmente quién es. Descubierta la homosexualidad de su tutor, éste se suicida y Zhang vuelve a Nueva York a empezar una nueva vida como ingeniero.

Discurre en paralelo a la trama principal una subtrama argumental que se desarrolla en una comuna agrícola en Marte, donde la vida es dura y los recursos escasos, obligando a sus miembros a un especial régimen de economía cooperativista autárquica y de subsistencia. La historia de un matrimonio de conveniencia entre un refugiado con una hija pequeña y una antigua propietaria de la colonia que ha olvidado lo que es vivir en compañía.

Ciertamente, no entiendo el sentido ni la intención de esta digresión, que apenas afecta tangencialmente a la vida del protagonista. Parece más bien un descanso de la trama principal y un contrapunto de desamor e incomunicación heterosexual. Este es a mi juicio un defecto de la novela que rompe la tensión argumental.

La referencia a Marte tampoco se entiende más que para darle un toque de ambientación de ciencia ficción que envuelve a toda la obra, pero el acierto de la novela radica en lo que no tiene de ciencia ficción, en el conflicto personal del protagonista, su búsqueda de una identidad personal, en el terreno de la sexualidad y en el de su anclaje cultural y social.

Para finalizar, quiero destacar que la presente novela ha recibido dos premios ciertamente especiales, el premio James Tiptree Jr. Award y el premio Lambda de ficción especulativa, por su contenido de temática homosexual. A riesgo de emitir una opinión políticamente incorrecta, considero que los valores de esta novela en absoluto tienen nada que ver con su temática homosexual. Concederle un premio únicamente por esta causa es degradarla y menospreciarla. A mi juicio, la homosexualidad del protagonista juega un papel importante para justificar su conflicto personal, que es el núcleo del libro. Lo mismo pudiera haber sido potenciar su condición de mestizo (racismo) o de inmigrante (globalización), o de desclasado (discriminación laboral). Esta novela, con sus aciertos y errores literarios, debe tanto a la condición sexual del protagonista como a la ambientación distópica. Un saludo.  

 

TEXTO CONTRAPORTADA:

Tran una violenta revolución, los Estados Unidos (como todo el planeta) se han convertido en un país satélite de la poderosa China comunista que dicta la ley y las costumbres de todo el mundo. Zhang es un joven homosexual de ascendencia chino-hispana que, pese a una orientación sexual ilícita en esa sociedad del futuro, intenta labrarse un porvenir.

Editorial: Roca Editorial
Colección: ÓMICRON EDICIONES
Título original: CHINA MOUNTAIN ZHANG
Traductor: PEDRO JORGE ROMERO
ISBN 13: 978-84-96575-35-6


1 comentario

“los genocidas”, de thomas m. disch: la agonía de una civilización terminal sustentada por la persuasión de una biblia y la fuerza de una pistola.


“El descenso a la raíz fue rápido y eficiente. El tamaño del agujero aseguraba que no pasara más de una persona a la vez; pero el miedo aseguraba que esa persona lo hiciera con la mayor celeridad posible” T.M.D.

Dicen que el hombre, sometido a una situación extrema, es cuando muestra lo mejor y lo peor de sí mismo. Como si el riesgo de su propia extinción despojara al individuo de todo disfraz cultural y convencional y aflorara su naturaleza primigenia como un instintivo mecanismo de defensa y supervivencia.

Dicen igualmente que el comportamiento de una comunidad formada por una masa informe de individuos no es el mismo como colectivo que el que pudiera ser considerando singularmente a los individuos que la conforman.

La novela objeto de esta reseña no es un ensayo etiológico ni un texto antropológico o psicológico, aunque nos retrata el comportamiento y circunstancias de una sociedad en degradación victima de una agresión extrema e insuperable que la lleva a la extinción y los procesos psicológicos y actitudes de distintos individuos que la forman. Los restos de un mundo después del Apocalipsis y las pequeñas y míseras tribulaciones de los pocos sobrevivientes al desastre.

Toma como punto de partida una inexplicada invasión alienígena, en un escenario en el cual las ciudades de la tierra han sido calcinadas por unas extrañas máquinas voladoras llamadas “los incineradores” y la superficie terrestre ha sido literalmente invadida por una plaga de gigantescas plantas de casi un centenar de metros cuyos grandes hojas acaparan la luz del sol y sus raíces agotan los recursos hídricos del planeta, provocando la extinción inexorable de la flora y la fauna. La tierra se ha convertido en una parcela de cultivo extraterrestre y una fuente de recursos y suministros en la que el género humano no tiene cabida como especie.

La raza humana sufre asolada por el hambre, quedando relegada a pequeñas y atrincheradas comunidades agrícolas,o en grupúsculos de nómadas depredadores que asaltan sorpresivamente las granjas en busca del necesario sustento. 

Existe una pequeña comunidad dirigida por un anciano llamado Anderson, quien de un modo inteligente ha conseguido mantener a su grupo a salvo de las plantas, de los incineradores y de los nómadas. Con una férrea disciplina, somete a los miembros de su comunidad tanto espiritualmente, imbuido de una fanática fe religiosa apoyada por la única Biblia que poseen, como coactivamente, utilizando como símbolo de autoridad un revolver Magnum Python.

Su sucesores naturales al mando del grupo son su hijo mayor,  Neil, buen trabajador, pero de escasa inteligencia, y el hijo menor Buddy, inteligente pero díscolo y reacio al sometimiento que le exige la autoridad paterna. Sin embargo, el conflicto en la novela surge con la aparición de Jeremiah Orville.

En un fallido ataque a la comuna de Anderson, es hecho prisionero y posteriormente incorporado a la comunidad al apreciar sus cualidades; sin embargo alberga en su interior un resentimiento oculto y un afán de venganza  contra Anderson por el asesinato de su novia.

Huyendo de la persecución de los incineradores se adentran en una cueva que va a dar a las raíces de las plantas. Logran introducirse en ellas y se mantienen vivos en su interior durante la temporada invernal, a oscuras, errando desconcertados en el sistema de drenaje de las plantas descubren el sistema de drenaje de las plantas. Finalmente llega la primavera y con ella la recogida de la cosecha alienígena… y no digo más  

La idea que se desprende de la novela es que una sociedad en regresión desborda sus límites y barreras normativas dejando vía libre a la insolidaridad, la rapiña, las luchas tribales por la hegemonía de los recursos escasos y a la intolerancia, religiosa y política, como elemento de cohesión como defensa frente a la anarquía. Sin apenas referentes espaciales y temporales, perdida igualmente la perspectiva respecto del hábitat cotidiano, los distintos personajes van sufriendo una transformación psicológica en diferentes rumbos: surge el amor, la locura, la ambición, el abandono a los apetitos, la envidia, la responsabilidad.

Sin embargo, las anteriores reflexiones no son sino un intento por mi parte de extraer de la novela lo mejor que puede ofrecer, que es el germen de unas ideas que lamentablemente apenas desarrolla.

A nivel argumental detecto algunas inconsistencias del relato como la existencia de un lámpara de combustible inagotable (¿en los años 70?, imposible) que los protagonistas utilizan en el interior de las raices de las plantas y que nunca parece tener fin. Por otro lado, el abandono de fábricas y ciudades, según el relato, habría provocado una carencia de combustibles fósiles y de cualquier fuente de generación de electricidad que no sea la fuerza motriz.

También me parece, en cierto modo, un error del autor al no aportar en ningún momento indicación alguna de quienes sean los alienígenas invasores ni cómo la humanidad ha llegado al estado en el que arranca la novela. Sí es cierto que perdería originalidad si incidiera en una temática que ya han tratado otras muchas novelas, pero la ausencia de explicación deja huérfano a de coherencia y comprensión a todo el relato.

No puedo sino comparar esta novela con “el día de los trífidos” de Wyndham, publicada en 1951, y concluir que “los genocidas” no alcanza ese nivel de calidad, ofreciendo, por comparación, un resultado más pobre y decepcionante.  

Contraportada:

Las ciudades de todo el mundo han sido reducidas a cenizas y unas plantas alienígenas han conquistado la Tierra. Estas plantas, capaces de superar los ciento ochenta metros de altura, se han adueñado del suelo de todo el mundo y están acabando con las reservas de los Grandes Lagos. En la zona norte de Minnesota, Anderson, un viejo granjero armado con una Biblia en una mano y una pistola en la otra, dirige a la población de una pequeña aldea en una desesperada batalla diaria por continuar su precaria existencia. Entonces entra en escena Jeremiah Orville, un extranjero errante cegado por una peculiar y secreta sed de venganza, convirtiendo la lucha por sobrevivir en una tarea sobrecogedora.

Editorial: La Factoría de Ideas 
Páginas : 217
ISBN : 978-84-9800-741-1
Traductor: Ariel Bignami


4 comentarios

“la chica mecánica” de paolo bacigalupi. ¿dónde está la chica mecánica?


“Piratas genéticos. Fabricantes de calorías. Incluso por PurCal, cuando aprietan las hambrunas. ¿Por qué te crees que dejamos que permanezcan agazapados en Koh Angrit? Por si acaso les necesitamos,. Por si acaso fracasamos y debemos apelar a ellos y suplicarles que nos den su arroz, su trigo y su soja” P.B.

 

El único estímulo que me incitó a leer esta novela fue la profusión de premios que había recibido: Premio Nébula (2009), Premio Hugo (2010), Premio Compton Crook (2010), Premio Locus (2010) a la mejor primera novela. Ni la preciosa ilustración de la portada, ni la sinopsis editorial, que reseña un argumento atractivo y original; sólo la opinión mayoritaria de crítica y lectores que se traduce casi automáticamente en la concesión de premios, lo cual conlleva –o debería- a una cierta excelencia.

Desgraciadamente, una vez más se ha visto ratificada mi idea de que no hay nada mejor que leer uno mismo cualquier obra literaria para formarse un criterio propio sobre ella, no fiarse del juicio ajeno ni de la publicidad engañosa, elegir uno mismo, aún a riesgo de equivocarse.

Todo este exordio viene a cuento para mostrar mi absoluta decepción respecto a éste libro. No es que sea un desalmado y un desagradecido insensible, totalmente ignorante del trabajo que supone a cualquier autor elaborar su obra o totalmente ciego a las virtudes de la misma. “¿Pensarán vuestras mercedes que es fácil hinchar un perro?”, como dijo Cervantes en su prólogo al Quijote. Pues no, considero, incluso, que es más fácil hinchar un perro que escribir un libro, por ello siento mucho apuro al comunicar públicamente una mala crítica que no deja de ser una impresión personal, estrictamente particular y, además, comunicada con las carencias que me acompañan. De ahí esta justificación que, tampoco, debería haber escrito.

La novela, con todo, tiene sus virtudes que van a lomos de su principal defecto. Lo mejor es su argumento y lo peor, a mi juicio, es la falta de un desarrollo conceptual y formal mucho más amplio de esa idea inicial. Obviamente no estamos hablando de un ensayo socio-político ni un tratado de antropología cultural, pero si el principal valor de la novela no radica ni en la penetración psicológica de sus personajes, ni en la intriga de la trama, ni en un virtuosismo estilístico, sino en el ambiente distópico y la crítica implícita hacia una postura contemporánea permisiva frente a la explotación extrema de los recursos y la manipulación genética con fines estrictamente comerciales. Mi juicio es que no desarrolla suficientemente ese aspecto y no logra ese objetivo, no lo consigue.

La historia se desarrolla en el siglo XXII. Supuestamente en Tailandia. En un mundo superpoblado y globalizado donde la sobreexplotación de los combustibles fósiles ha provocado una carencia energética que tiene que suplirse mediante la fuerza motriz de animales mastodónticos creados genéticamente para tal fin; donde la alteración medioambiental ha provocado la elevación del nivel de los océanos obligando a las ciudades a defenderse mediante la construcción de barreras; donde la alteración genética de los productos agroalimentarios y el abuso de semillas estériles ha provocado la casi extinción de las semillas naturales y la proliferación de plagas y enfermedades epidémicas de resultado mortal.

Una sociedad en regresión, en pleno retroceso del desarrollo humano.

A nivel político, conviven dos políticas de actuación, fuertemente enfrentadas, por un lado la postura aperturista, basada en el comercio y en el intercambio, en la práctica sustentada por las grandes corporaciones agroalimentarias proveedoras de calorías genéticamente manipuladas – promovida por el Ministerio de Comercio- y, por otro lado, la corriente proteccionista, conservadora, basada en la autarquía y el cerco a las influencias extrañas, preservadora de la materia prima genética contenida en las semillas tradicionales no contaminadas por la manipulación, protegidas naturalmente frente a las plagas artificialmente inducidas que son portadoras de las enfermedades que asolan a la población –promovida por el Ministerio de Medio Ambiente-.

Anderson Lake es un agente comercial encubierto de la empresa AgriGen cuyo objetivo es conseguir nuevo material genético de las reservas de semillas del reino de Tailandia. Hok Seng es un inmigrante chino, superviviente de muchas guerras, que trabaja como secretario en la fábrica tapadera de Anderson. Emiko es una “neoser” un ser humano producido artificialmente, adaptado genéticamente para la sumisión, que es explotada sexualmente en un protibulo de mala muerte. Jaidee es un capitán “camisa blanca”, funcionario del Ministerio de Medio Ambiente, que se dedica a corregir las infracciones medioambientales y que por cuestiones políticas cae en desgracia. La capitana Kanya es su lugarteniente.

Este análisis esquemático se deduce del contenido de la novela, pero la plasmación final en la obra literaria es pobre porque los recursos que emplea el autor son ineficientes. La exótica ambientación tailandesa se sustenta únicamente en la importación directa de expresiones tailandesas –supongo yo, porque el tailandés sólo lo veo en el plato-. La profusión de neologismos cuyo significado u origen no acaba de explicar aburren y distraen excesivamente al lector, que cada vez que retoma el libro debe hacer un esfuerzo para volver a conectar con la ambientación. Los personajes y sus relaciones no están correctamente imbricados, aparecen y desaparecen en un esquema modular sin apreciarse interacciones complejas. Al respecto, me resultó chocante la aparición de una segunda chica “neoser” japonesa, Hiroko, que acompaña a la capitana Kanya, supuestamente para ayudarla a la localización y captura de la chica “neoser” Emiko y nunca se produce un encuentro entre ambas, nunca se explica tampoco que acurre con dicho personaje, un mero fleco que cuelga. El epílogo final tampoco me gusta, es una solución fácil para acabar de cerrar la trama, un “corta y pega” para poder salir de un argumento que no tenía solución.

Por cierto ¿Dónde está la chica mecánica?. No es un robot mecánico. Tampoco su protagonismo en la novela, se justifica más que en el episodio que desestabilizará el equilibrio entre las facciones del gobierno tailandés. Una novela aburrida y pobre. Si no partiera de unas expectativas tan altas podría haber sido una novela aceptable. Esta es mi opinión.

Un saludo 

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Bienvenidos al siglo XXII.

Anderson Lake es el hombre de confianza de AgriGen en Tailandia, un reino cerrado a los extranjeros para proteger sus preciadas reservas ecológicas. Su empleo como director de una fábrica es en realidad una tapadera. Anderson peina los puestos callejeros de Bangkok en busca del botín más preciado para sus amos: los alimentos que la humanidad creía extinguidos. Entonces encuentra a Emiko…

Emiko es una «chica mecánica», el último eslabón de la ingeniería genética. Como los demás neoseres a cuya raza pertenece, fue diseñada para servir. Acusados por unos de carecer de alma, por otros de ser demonios encarnados, los neoseres son esclavos, soldados o, en el caso de Emiko, juguetes sexuales para satisfacer a los ricos en un futuro inquietantemente cercano… donde las personas nuevamente han de recordar qué las hace humanas.

 

  • Plaza & Janés
  • 544 páginas
  • Traducción: Manuel de los Reyes
  • ISBN: 9788401339400


Deja un comentario

“mundo de dia”, de philip j farmer: jugando a la oca con la realidad


“¿Cómo podía decirle que había tenido que construir, no, desarrollar, una personalidad distinta para cada día? ¿Y que cada una de ellas estaba basada en ciertos elementos básicos de su carácter que habían coexistido, aunque no armónicamente, cuando había sido solamente Jeff Caird? P.J.F.

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos que queremos ofrecer al resto de las personas, distinta de la propia imagen que, algunas veces, distinguimos otorgándole el privilegio de ser la “verdadera” y que, muchas veces, se demuestra tanto o más oscura y vaga como el propio conocimiento de uno mismo. Esa imagen no es sino una mera máscara que maquilla nuestra auténtica y profunda personalidad que puede ser compleja, muy compleja, hasta el extremo de presentarse patologías como la esquizofrenia (con alteración de la percepción y desdoblamiento de la personalidad) o el trastorno de la personalidad disociativo, antes conocido como de “personalidad múltiple”. Aunque no sea éste el tema central de la novela, el autor nos muestra a su protagonista, de una manera superficial, sufriendo síntomas de ambas enfermedades (que yo creo que son incompatibles entre sí) en su intento de escapar al control gubernamental.

¿Cuántas personalidades distintas podemos llegar a adoptar? Jeff Cervantes Caird tiene una respuesta, una para cada día de la semana: Miercoles, Robert Aquiline Tingle, funcionario de la base de datos del gobierno; Jueves, James Swart Dunski, profesor de esgrima; Viernes, Wyatt Dumpco Repp, guionista, director y productor de películas del oeste; Sábado, Charles Arpad Om, camarero; Domingo, el sacerdote Thomas T Zurvan; Lunes Will Ishashvili, pacifista y vigilante de Central Park; Martes, Jeff Cervantes Caird, funcionario de policía, disidente clandestino y delincuente permanente. Todos son uno mismo y distintos a la vez; y ni siquiera se conocen entre sí.

La trama de la novela transcurre en un futuro muy lejano, en la Isla de Manhatan,  donde la superpoblación humana y la escasez de recursos ha llevado al planeta al establecimiento coactivo de un régimen de distribución de los días de la semana entre todos sus habitantes de tal modo que cada persona tendrá asignado un solo día de vigilia por seis de “petrificación” (estado análogo a la criogenización o hibernación). Así tras el toque de queda, a media noche, los ciudadanos se introducen en unas capsulas personales, se petrifican, y toman su relevo las personas del día siguiente, en estricta alternancia, retomando las funciones laborales y administrativas como si no hubieran pasado seis días en hibernación.

En la práctica existe el cómputo del tiempo objetivo –horizontal-, conforme al calendario tradicional, y el cómputo del tiempo subjetivo –vertical-, correspondiente al periodo consciente de cada individuo.

Con esta drástica solución coexisten en el planeta un mundo distinto para cada día, el Mundo del Lunes, del Martes, del Miércoles, etc, con su propio gobierno, su administración y su población, sin contacto con los ciudadanos de los otros mundos. Con el paso del tiempo van divergiendo en cuanto a las costumbres, convenciones sociales, la moda…, pero regidos todos ellos por un consejo mundial que se constituye en un régimen autoritario de corte paternalista que pretende ser perfecto y que garantiza el sustento y trabajo a la generalidad de sus ciudadanos a cambio de una constante monitorización de la población y la reglamentación estricta de todos los ámbitos de su vida de trascendencia social –natalidad, limpieza urbana, prácticas religiosas, etc-.

La infracción del día asignado es un delito que se castiga con la petrificación indefinida. El protagonista, Jeff, es un “quebrantadías” y además un “immer”, miembro de una organización secreta que ha desarrollado un elixir que alarga la vida y que lucha, secretamente (y en la medida de lo posible, pacíficamente) para alcanzar una sociedad más justa y menos mediatizada por el gobierno. Gracias a una especial habilidad de concentración y control mental ha venido perfeccionando una personalidad propia para la identidad de cada día y así pasar desapercibido durante el transcurso de la semana. Una vieja rencilla con otro immer que se ha escapado de un centro psiquiátrico desencadena una serie de acontecimientos que, como el derribo de la fichas de dominó, va a afectando a sus otras identidades sucesivas.

Quizás echo de menos un tratamiento algo más extenso y profundo en el desarrollo de la idea central, que se ve discriminada respecto de las peripecias y equilibrios del protagonista para mantener la coartada de sus identidades. En efecto, apenas desarrolla la idea de un gobierno totalitario, al modo de las grandes antiutopias como “Un mundo Feliz” (A. Huxley), “1984” (G. Orwell) o “Nosotros” (Zamiatin), pudiendo haber ahondado precisamente en las diferencias con estas grandes obras literarias: no existe control genético, ni mental ni político sino un control del tiempo objetivo sin alteración del tiempo subjetivo – los ciudadanos despiertan “cada día” de un sueño de 144 horas como cada mañana, solo que algunos no conocen la primavera y otros no pueden practicar sus ritos religiosos en el día prescrito como santo (sábado o domingo).  Tampoco agota la descripción de la vida cotidiana y las interacciones entre las distintas sociedades resultantes de este planeta escindido.

No siendo una obra filosófica, ni una novela de denuncia política, elude disquisiciones sobre la tensión entre libertad y seguridad o sobre la primacía del principio del mayor bien común sobre las restricciones de los derechos del individuo.

Pero siendo una novela de ciencia ficción, también carece de una explicación o justificación sobre el desarrollo tecnológico que permite la pacífica transición entre los mundos de cada día, o la descripción de la vida cotidiana, o la interacción de las sociedades resultantes. Se limita a proponernos una solución ya dada que tenemos que aceptar sin cuestionar su verosimilitud.

Con todo, la valoración de la novela es positiva. Ciertamente es una obra amena y divertida, de lectura fácil y rápida, y con un argumento muy atrayente. Puede ser una obra menor en la bibliografía de P.J.Farmer pero en modo alguno es una obra de escasa relevancia.

Un saludo.

Philip José Farmer, escritor norteamericano nacido en 1918 y fallecido en 2009. Su extensa producción se adscribe al género fantástico y de ciencia ficción, con mayor profusión del relato corto sobre la novela. Se caracterizó por sus tramas protagonizadas por personajes prestados de otras obras literarias (Tarzán, Phineas Fog, los personajes del Mago de Oz, Sherlock Holmes) o históricos, (como Herman Goerin, Mark Twain o Richard Burton). También destacó por acercar a la ciencia ficción temática propia de la literatura para adultos (pseudopornografica) con explícitas referencias sexuales. Recibió numerosos premios (FuenteWikipedia): 1953: Premio Hugo al nuevo talento más prometedor, The Lovers; 1960: candidato al Premio Hugo al mejor relato breve, The Alley Man; 1961: candidato al Premio Hugo al mejor relato breve, Open to Me, My Sister; 1966: candidato al Premio Hugo al mejor relato breve, The Day of the Great Shout; 1967: candidato al Premio Nebulla a la mejor novela corta, Riders of the Purple Wage; 1968: Premio Hugo a la mejor novela corta, Riders of the Purple Wage; 1972: Premio Hugo a la mejor novela, A vuestros cuerpos dispersos; 1974: candidato al Premio Nebula al mejor relato breve, After King Kong Fell; 2000: Premio Nebula, Premio Gran Maestro Damon Knight Memorial, por el conjunto de su carrera; 2001: World Fantasy Award for Life Achievement. Su obra más famosa es la serie Mundo del Río (Riverworld) protagonizada por personajes históricos como Sir Richard Francis Burton, Hermann Göring y Samuel Clemens (Mark Twain) en el valle de un inmmenso río que ocupa todo un planeta, en el que han resucitado todos los seres humanos con un cuerpo rejuvenecido y sus recuerdos terrenales intactos. La saga está compuesta por A vuestros cuerpos dispersos (To Your Scattered Bodies Go, 1971); El fabuloso barco fluvial (The Fabulous Riverboat, 1971); El oscuro designio (The Dark Design, 1977); El laberinto mágico (The Magic Labyrinth, 1980); y Dioses del Mundo del Río (Gods of Riverworld, 1983).

Mundo de día (263x400)

  • Título original:  Dayworld
  • Traducción: Silvia Leal
  • Primera edición : Marzo de 1989
  •  © de esta edición, Ediciones Júcar, 1989
  • I.S.B.N.: 84-334-4025-X


2 comentarios

“axiomático” de greg egan: las evidencias nos delatan, el “yo” es una tramoya oculta tras el trampantojo de nuestros recuerdos.


“Creo que no hemos perdido nada; más bien hemos ganado la única libertad que siempre nos faltó: ahora el futuro da forma a quienes somos, al igual que el pasado”  E.G.

Tras la lectura de la novela “Ciudad Permutación” del escritor australiano Greg Egan y una somera indagación en busca de información sobre el autor y el resto de su obra para elaborar su reseña, tuve conocimiento de la presente la colección de relatos titulada “Axiomático”, que ha concitado gran cantidad de reseñas y críticas muy favorables.

Lo cierto es que la extraordinaria impresión que me causó “Ciudad Permutación”, pese a su complejidad temática, me animo a leer estos relatos que se presentaban como una buena introducción al complejo mundo del autor y en el que alguno de ellos anticipaba el argumento ampliamente desarrollado en la novela larga.

Una vez leídos, no termino de decantarme sobre la preferencia de iniciarse con los relatos antes de acometer la ardua lectura de “Ciudad permutación” o viceversa. A mi juicio la novela cuenta con una extrema complejidad por su contenido técnico, a veces de difícil comprensión para una persona profana, cuya lectura implica un esfuerzo que culmina con la satisfacción de haber abordado con éxito una construcción argumental muy novedosa, con el valor añadido de unas sugerentes implicaciones éticas y filosóficas sobre el concepto del ser humano y la consciencia de sí mismo. Dicha complejidad quizás enmascara una falta de profundidad en los personajes que también observo, aunque atenuada, en los relatos. En esta obra, por el contrario, parece primar el argumento -y la tesis filosófica, psicológica o moral subyacente-  sobre el contenido científico-técnico, ofreciendo una menor dificultad de comprensión y una mayor fluidez de la narración por su corta extensión y la obligada concisión del entramado argumental, perfectamente autónomo e independiente para cada relato a pesar de ciertas conexiones entre ellos. Sin embargo, optar por la lectura de los relatos en primer lugar puede desmotivar posteriormente al lector a enfrentarse con la lectura de la  novela al encontrarse con esta dificultad a la que he aludido. Mi opinión, en todo caso, es que, en cuanto al vicio de la lectura, más valer pecar de exceso y formarse siempre uno mismo su propia opinión: vamos, que si te gusta esta reseña te leas los relatos y luego contrastes tu parecer; si te equivocaste por lo menos te ha valido para ir definiendo y perfilando tus preferencias.

Otro argumento que me predispuso a la lectura de esta colección de relatos fue la  insistente comparación, en algunos foros, de esta colección con el libro de relatos de Ted Chiang “la historia de tu vida” igualmente reseñado en este blog (perdón por la autocita, pero es por tu interés, no por el mío). En efecto, habiendo leído reseñas y comentarios que equiparaban en calidad ambas obras y habiendo tenido tan favorable impresión de la citada “La historia de tu vida”, todo se confabulaba para empujarme hacia “Axiomático” y disfrutar de su lectura. Este ha sido el resultado:

1.- Asesino infinito:

En un futuro no muy lejano cierto tipo de drogas no solamente producen una alteración de la conciencia sino también de las infinitas realidades de infinitos mundos paralelos. El protagonista es un sicario con una extraña cualidad de invariabilidad entre esos mundos que se encarga de ejecutar a todos los “soñadores” a fin de evitar distorsiones en la realidad y preservar intereses económicos de La Empresa. Al final el personaje se enfrenta a la duda sobre su propia identidad, dispersa en infinitas versiones de sí mismo.

Es un relato muy técnico con apoyo en un trasfondo de teorías de física cuántica. 

2.- El diario de cien-años-luz:

Un descubrimiento científico excepcional permite acceder desde nuestro presente a información en formato texto elaborada en el futuro. Las personas recogen en sus diarios personales relatos sobre acontecimientos cotidianos para mandarse mensajes a su pasado. Las actitudes y comportamientos de la gente se ven influenciadas por esa información que reciben del futuro pero la información es gemela de la desinformación, la verdad coexiste con la mentira y el engaño también pasea con su amigo el auto-engaño. El futuro que conocemos bien puede ser el pasado que quisimos mediatizar.

El relato nos habla sobre el libre albedrío y especula sobre cómo nuestro conocimiento de lo que seremos condiciona lo que somos y no al revés: si nuestra biografía ya estuviera escrita, ¿nuestros actos serían inevitables?

3.- Eugene:

El título apunta su contenido: la oportunidad de una pareja de aprovechar los avances de la biología para optimizar las posibilidades de la manipulación genética en la creación de un ser superdotado. Y sin embargo, ¿querer lo mejor para tu hijo es sinónimo de elegir lo mejor?  La libertad suprema es, como dice el relato, la ausencia de toda ansia.

El relato no trata sólo sobre los límites de la manipulación genética, que es la excusa argumental sino sobre el significado, una vez más, sobre el libre albedrío y la trascendencia como superación de la humanidad.

4.- La caricia:

Un anciano millonario lleva al extremo su obsesión por el hiperrealismo en el arte y elige a un policía “adaptado” químicamente a su función para “dar vida” a una performance artística: cuando la vida imita al arte.

 5.- Hermanas de sangre:

Dos hermanas gemelas realizan en su infancia un pacto de sangre con el compromiso de morir ambas a la vez. Cuando son mayores y ambas llevan vidas autónomas en distintos continentes, se les diagnostica una grave enfermedad que puede llevarle a la muerte en escasos meses. Ambas se someten a un mismo tratamiento farmacológico… con resultado dispar. La predisposición genética llevó a sus organismos a respetar un pacto infantil y los intereses comerciales rompieron el hechizo.

Es clara la crítica contra la industria farmacéutica y los excesos que se comenten para eludir la investigación en seres  humanos. A mi juicio es un relato un tanto flojo que no ofrece más que una tenue intriga sobre la resolución final.  

6.- Axiomático:

A fin de desinhibir las emociones y dotar al individuo de habilidades exógenas se crean implantes neuronales “a la carta” en el área de la sexualidad, la religión o la psicología. El protagonista quiere vengar un crimen cometiendo un asesinato y se implanta un producto específico, de duración limitada a tres días, para eliminar las barreras psicológicas frente a dicho acto criminal; el resultado no le satisface pues entiende que no ha sido sincero y decide volverlo definitivo.

7.- La caja de seguridad:

El protagonista, más que una persona, es una personalidad, que va migrando de cuerpo en cuerpo en un concreto ámbito geográfico de su ciudad, asumiendo por unos días una identidad distinta, dentro de un determinado rango de edad, de la que luego no guarda recuerdos, salvo las anotaciones que va tomando y custodiando en una caja de seguridad. Estudiando sus propias anotaciones va conjeturando una explicación sobre el fenómeno que está sufriendo. 

El relato trata sobre cómo ante un situación extrema la mente humana consigue adaptarse y superar las limitaciones del cuerpo para sobrevivir. Ciertamente es menos técnico que otros relatos y con ello pierde credibilidad e interés a pesar de lo original de su planteamiento argumental.

8.- Ver:

Un atentado contra un productor de cine daña su cerebro causándole un daño neurológico que percibe como una experiencia extracorpórea.

9.- Un secuestro:

La temática subyacente de este relato conecta con la novela “Ciudad Permutación”. Trata sobre la extorsión que recibe una pareja acomodada al serle comunicado al marido el secuestro de su mujer, aun cuando ella físicamente no ha sufrido violencia alguna, pero sí su copia virtual.

Plantea la cuestión sobre el concepto de la identidad y los límites de la conciencia, sobre si una copia de uno mismo puede llegar a ser consciente y sentir y pensar como el propio individuo.

10.- Aprendiendo a ser yo:

En una sociedad futura, a fin de preservar para la eternidad la consciencia individual, las personas se hacen implantar en el cerebro una tecnología microscópica que aprende a reproducir miméticamente sus conexiones neuronales, sus reacciones químicas y los pensamientos hasta que, completado el proceso, se produce el cambio por el cerebro orgánico. El protagonista decide no hacer el cambio y, sin embargo, siente que dicho cambio ya se ha realizado, espontáneamente, entrando en una paranoia esquizoide en la que siente su verdadera mente encerrada en un cuerpo dominado por el implante. Decide fingir la sincronía entre su mente y la del implante y suplantarle.

Este relato comparte, matizadamente, la temática del anterior: la consciencia define el ser, con indiferencia de su ubicación bien en el ente original, bien en la copia exacta.

11.- El foso:

Una investigación forense descubre por casualidad una manipulación genética ideada para preservar a ciertos individuos, posiblemente perteneciente a la élite económica y política, de los virus y enfermedades con las que se tiene que enfrenar el resto de la población.

La manipulación genética con un trasfondo de crítica a las ideologías racista con fundamento en la limpieza racial.

12.- El paseo:

Como la famosa escena de “Muerte entre las flores”, un asesino, a sueldo de una organización mafiosa, conduce a su víctima, adentrándose en el bosque, para realizar su ejecución. Durante el corto paseo el joven condenado a morir agota todos los argumentos posibles para disuadir a captor. Parados en el claro del bosque el asesino argumenta con la victima que el cuerpo, los recuerdos, son una ficción, que los cambios que sufrimos desde que nacemos nos convierten en una persona distinta de la que fuimos, que la personalidad, la identidad es otra cosa. Le convence para que aplique un implante neuronal que le otorgue una “correcta” percepción de la vida.

Con un final sorprendente, este relato estira los  razonamiento, otra vez, sobre el concepto del “yo” y la identidad personal y se escurre por inverosímiles resquicios filosóficos: yo no soy solo yo.

13.- La ricura:

El instinto maternal trasciende el género. Un hombre lleva su obsesión por ser padre hasta el extremo de embarazarse y dar a luz una “mascota humana” genéticamente manipulada.

Podríamos extraer de este relato una enseñanza sobre la responsabilidad de la paternidad-maternidad y su censurable utilización para la auto-realización personal como fin último y único.

14.- Hacia la oscuridad:

Un experimento alienígena fallido provoca la aparición periódica de un agujero de gusano que deja a las personas atrapadas en su interior. El protagonista forma parte de un equipo de rescate que las libera dirigiéndolas hacia el interior del mismo para salir al otro lado.

Mis conocimientos – más bien mis vastos y variados desconocimientos – respecto de la física me impiden valor adecuadamente este relato que considero flojo y sin interés.

15.- Amor apropiado:

Un hombre sufre un accidente casi mortal. Su mujer consiente en incubar su cerebro dentro de la matriz, como si fuera un feto, como soporte vital hasta que puedan reconstruir íntegramente su cuerpo mediante clonación celular.

 Cuando acogemos a una persona totalmente dependiente de nosotros su carga nos vuelve en igual medida dependientes de ella. La clonación, la manipulación biológica, discurren en un relato que nos habla del juego psicológico del amor y del sacrificio.

16.- El virólogo virtuoso:

Un científico extremadamente religioso experto químico y virólogo, desarrolla un virus mortal que discrimina su ataque mortal en función de la actividad sexual monógama o promiscua de los afectados. Este relato propone metafóricamente la tesis de que la supresión de la libertad individual deviene finalmente en la extinción colectiva. Posiblemente el mejor relato de la colección, combina magistralmente la formulación científica del argumento con las implicaciones éticas y filosóficas, logrando una acertada caracterización psicológica del personaje .

17.- Cercanía:

Nuevamente aparece el tema de “la Joya”, el implante cerebral que imita al cerebro orgánico, con su propia personalidad, sus recuerdos y sensaciones y posibilita la supervivencia autónoma y eterna. Una pareja decide apurar las posibilidades que dicha tecnología les ofrece e inician un juego de permutaciones que nunca les satisface: intercambian mutuamente sus propios cuerpos, o él pasa a habitar un clon de ella. Finalmente alcanzan la experiencia de vivir en dos cuerpos gemelos hermafroditas de tal modo que, por unos momentos ambas personalidades conviven en estrecha comunión en un cuerpo biomecánico idéntico para cada uno. Al final del experimento la absoluta cercanía de ambas personalidades les arroja a un abismo de soledad, no hay novedad, no existe discrepancia. ¿Quién quiere pasar la eternidad a solas?

Este relato participa de la temática de “Ciudad Permutación”, y vuelve a retorcer el concepto de la consciencia y la definición del “yo”.

18.- Órbitas inestables en el espacio de las mentiras:

Este es un mundo postapocaliptico, a partir del 12 de Enero de 2018, la humanidad alcanzó un punto crítico de población y su estado psíquico se alteró súbitamente haciéndose la especie humana permeable a las creencias de los demás de tal modo que las ideologías, a modo de campos magnéticos, se convirtieron en fuerzas de atracción que aglutinaron a las personas que se rindieron a su influjo, agrupándose en poblaciones según la influencia de la ideología dominante. El protagonista forma parte de un grupo de vagabundos amorales que circulan errabundos entre las fronteras de las ideologías, habiendo optado por no sujetarse ni someterse a ninguna corriente dominante. Al final del relato siembra la duda en el protagonista y le enfrenta a la realidad de que todo ser humano tiene una postura moral o filosófica y que la opción por la libertad no deja de ser, en igual medida otra ideología colectiva. 

Con una imagen tan sugestiva, el presente relato convierte las fuerzas psíquicas en fuerzas físicas y nos muestra al género humano sujeto a ideologías y creencias con un determinismo tan absoluto como la erradicación de la voluntad.

El estilo es homogéneo en todos los relatos  -quizás sea éste un defecto más que una virtud-; la narración transcurre en primera persona; lineal en cuanto a la temporalidad del relato y sin quiebros formales o estilísticos. Como si el autor hubiera volcado su genio creativo en la presentación de una ideas metafísicas sobre el libre albedrío, la consciencia, el concepto del ser, empleando como vehículo una trama científica y técnica algo compleja, eso sí, muy bien desarrollada, basada en la biología, la genética, la física, las matemáticas o la química. Recomendable, aunque sin mucha pasión. Resolviendo la duda inicial, personalmente me decanto por la colección de relatos de Ted Chiang por la calidad literaria y su mayor variedad formal,  así como por su mayor rigor y profundidad argumental. 

Un saludo.

  • Título: Axiomático
  • Autor: Greg Egan
  • Título Original: Axiomatic (1995)
  • Traductor: Pedro Jorge Romero
  • Portada: Estudio Ajec
  • Precio: 17,95 euros
  • Páginas: 348
  • ISBN: 84-96013-26-X


2 comentarios

“ciudad permutación”, de greg egan: las múltiples posibilidades de una realidad virtual inmarcesible.


“Creo que las Copias son inteligentes. Simplemente no diría que son o no son <la misma persona> que la persona en que se basaron. No hay respuesta correcta y equivocada ante eso; es una cuestión de semántica, no una cuestión de verdad” E.G.

 Cuán dura se hace la ciencia ficción dura. Y la novela “Ciudad Permutación” es una muestra extrema de esta corriente literaria. Puede calificarse como una obra soberbia y sobresaliente y a la vez árida, rocosa y exuberante.

Elijo estos adjetivos porque ciertamente esta novela derrocha un ingenio e imaginación que desbordan entre sus páginas y, sin embargo, se muestra grandiosa y munificente en la exposición técnica haciéndose difícil de entender por la complejidad de su temática. Su lectura puede suponer un gran esfuerzo intelectual para personas carentes de una formación más que mediana en el campo de la informática, la química, la biología, las matemáticas o la física –como es mi caso-  y se puede encontrar el lector profano braceando interminablemente entre conceptos abstrusos hasta la extenuación. Tras su alarde técnico discurre subyacente una inquietud metafísica sobre el concepto de la propia identidad, la conciencia, el sentido de la vida y la trascendencia, que en nada ayuda a favorecer la amenidad y el divertimento.

No creo que sea una novela de puro entretenimiento desde el momento en el que sacrifica la forma al concepto y a pesar de ello recomiendo su lectura precisamente por todas estas razones, porque creo que si puedes superarla no te dejará indiferente…

Sucintamente y con las limitaciones y carencias que mi propia formación condiciona –esto es lo que en mi pueblo se llama supina ignorancia- me atreveré a realizar un somero resumen de la trama: En el año 2045 la tecnología permite la creación de “Copias” de las personas mediante un scaneado de sus mentes que, a modo de programa informático, pueden “lanzar” en un ordenador y “vivir” una vida independiente -y a veces paralela- respecto del modelo original, con conciencia propia pero sin las limitaciones físicas del cuerpo humano. Esta técnica supera a la criogenización de los cuerpos como medio de trascendencia en tanto que permite la continuación de la conciencia personal a pesar de la degradación física e, incluso, gobernar y administrar el propio patrimonio con plenos derechos de titularidad, a través de instrucciones (debidamente autentificadas mediante un código de encriptación) cursadas desde el interior del soporte informático a apoderados en el mundo real.

Paul Durham, el protagonista de la novela, lleva más allá el concepto al desarrollar y demostrar la “teoría del polvo”, en virtud de la cual, mediante la realización de una Copia de la Copia, la conciencia individual deja de estar ubicada en un lugar físico y de depender del hardware pudiendo ser fragmentada y posteriormente autoejecutda, sin perder su esencia. Ello permite la creación de un entorno libre de las ataduras de los soportes informáticos, sujetos a catástrofes, manipulación o errores de sistema,  donde las Copias pueden desarrollar una existencia eviterna equivalente a la inmortalidad en una realidad virtual propia.

Paul recaba fondos económicos de un grupo de millonarios – más bien de sus Copias- para financiar el proyecto que se llamará “Ciudad Permutación”. Así mismo, contrata a María Deluca, joven informática, para que en el entorno del Autoverso, un simulador informático de un universo autocontenido que se rige por unos parámetros y leyes físicas propios, distintos del mundo real,  investigue y desarrolle una molécula con capacidad para generar la vida, a fin de llevarla a término en Ciudad Permutación. Siete mil años después, debido al desfase y ralentización temporal que se sufre en el mundo virtual respecto del mundo real, Paul “despierta” a la Copia de Maria por una distorsión provocada por el universo virtual creado en el Autoverso gracias a su molécula original: habiéndose generado la Vida, ésta ha evolucionado durante un tempo subjetivo de tres mil millones de años, hasta la creación de una raza inteligente, totalmente ajena al mundo físico humano, cuya lógica ontológica ni reconoce ni admite la creación exógena, llegando a un punto en el que la conformación de una mitología excluyente del ser humano anula la capacidad de manipulación y configuración de los habitantes de Ciudad Permutación haciendo incompatible la existencia de ambos mundos.

 Formalmente la novela se estructura en un Prólogo, que transcurre en Sidney en el año 2045 y que nos presenta al personaje de Paul; una Primera parte, titulada “la configuración del Jardín del Eden” que transcurre igualmente en Sydney, en el mundo real, donde aparecen otros personajes de la trama; y una Segunda parte titulada “Ciudad Permutación” donde la trama se desarrolla totalmente  en el mudo virtual.

Entiendo que la labor del traductor, Pedro Jorge Romero, ha sido esencial para incorporar de un modo sutil y no traumático la terminología informática, química, biológica o matemática que manejan los protagonistas y los neologismos creados por el autor para describir las innovaciones tecnológicas propuestas en la novela como, por ejemplo, el “ojo de camello”, que es un  software de clasificación automática de correos electrónicos que lee su contenido y filtra el interés del usuario; o la existencia de avatares virtuales con modificación e inhibición gestual, para no mostrar las emociones al interlocutor, muy útil en las entrevistas de trabajo; o, igualmente la inducción de música directamente al sistema nervioso, etc. En general el estilo literario se resiente con la profusión de un contenido tan especializado.

Por otro lado es de destacar a un nivel conceptual, cómo, por exigencias de la trama, se  produce una alteración de las relaciones de poder entre las personas equiparando la capacidad económica a una mayor velocidad de conexión y una menor ralentización de las “Copias” de tal modo que a mayor riqueza mayor equiparación entre el tiempo real y el tiempo subjetivo; o cómo la existencia de las Copias genera una regulación legal que les confiere una capacidad jurídica para en el desarrollo de la actividad mercantil y gestión de su patrimonio superior a las de las personas del mundo real desde el momento en que la muerte puede significar únicamente la destrucción física del cuerpo pero no la desaparición de la personalidad.

Igualmente la novela propone a través de sus personajes distintos planteamientos sobre el concepto y definición de la subjetividad y la conciencia: la coexistencia ambivalente de la inteligencia personal en un cuerpo físico y una Copia informática suscita un interrogante sobre qué es la personalidad, de tal modo que, por ejemplo el personaje de Peer (antes llamado Daniel), habita como polizón en el Elíseo como único miembro de un concepto autodenominado Nación Solipsista que ha renunciado a su cuerpo físico (víctima de un accidente de escalada) y a toda confraternización con otras Copias, reestructurándose eterna y periódicamente para mantener una felicidad artificial basadas en la programación de objetivos aleatorios (aprender carpintería y tornear a mano doscientas mil piezas de madera, clasificación entomológica de todos los insectos, aprenderse de memoria bibliotecas enteras, etc) con el único nexo de unión entre sus múltiples conciencias mutiladas emocionalmente en forma de archivo de recuerdos y emociones.

Otro personaje es miembro de la Iglesia del Dios Que No Representa Ninguna Diferencia, cuya opción por la fe se basa, precisamente en que la existencia o nó de Dios no representa ninguna diferencia.

Verdaderamente es una novela difícil que tiene distintos niveles de lectura (alguno de los cuales seguramente pasen desapercibidos para un lector apresurado) y que maneja conceptos técnicos que requieren un conocimiento especializado. Sin embargo los planteamientos filosóficos que formula son atractivos e interesantes. En su conjunto, es tan recomendable como escalar el Everest o cruzar a nado el Amazonas: requiere esfuerzo, voluntad, no es imposible y la satisfacción se encuentra al final, no hay atajos. Un saludo 

 Egan Greg, es un escritor australiano nacido en Perth en 1961, licenciado en matemáticas y programador informático de profesión, hasta su dedicación exclusiva a la literatura. Ha escrito tanto novela: An Unusual Angle (1983); Cuarentena (1992) Quarantine; Ciudad Permutación (1994) Permutation City; El instante Aleph (1995) Distress; Diáspora (1997) Diaspora; Teranesia (1999) Teranesia; Schild’s Ladder (2002); Incandescence (2008); Zendegi (2010); The Clockwork Rocket (serie Orthogonal, libro primero) (2011); como colecciones de relatos: Axiomático (1995) Axiomatic; Our Lady of Chernobyl (1995); Luminous (1998); Oceánico (2000) Oceanic and Other Stories; Reasons to be Cheerful and Other Stories (2003); Singleton and Other Stories (2006); Dark Integers and Other Stories (2008)  

  • Título original: Permutation CityTraducción:
  •  Pedro Jorge Romero1.’ edición: noviembre 1998
  • © 1994 by Greg Egan
  • © Ediciones B, S.A., 1998
  • Bailén, 84 – 08009 Barcelona (España)
  • Printed in Spain
  • ISBN: 84-406-8567-X
  • Depósito legal: B. 36.897-1998


Deja un comentario

“de mecánica y alquimia” de juan jacinto muñoz rengel: una mala crítica arrojada con prudencia.


“Por supuesto, tampoco salen oscuras humaredas de las cocinas de las gentes, porque los fogones de carbón han sido sustituidos por máquinas maravillosas, que no sabemos cómo son o cómo funcionan, pero solo porque no me ha dado tiempo a imaginarlo” J.J.M.R

La presente colección de relatos fantásticos cuenta con un hilo conductor explicitado en su título, que el autor no deja de advertirnos en el “proemio al lector”, apercibiéndonos mansamente de leerlos en el orden propuesto bajo sanción de romper la conexión de significados por él concebida. Y en efecto, los relatos tienen como motivo argumental la creación, recreación, profusión y presencia de autómatas y mecanismos así como la transmisión y utilización de mensajes, fórmulas, significados, fábulas y procedimientos alquímicos.

Se puede apreciar en ellos la inquietud del autor por una cuestión ética y una cuestión filosófica, ontológica. La primera, versa sobre la tensión o contradicción entre progreso tecnológico y equilibrio medioambiental: los beneficios que el maquinismo y la tecnología pueden aportar y el riesgo de destrucción de nuestro medio ambiente y  de la vida natural. Un ejemplo son las consecuencias nefastas para uno de los personajes de “Lapis Philosoforum, las reflexiones de H. G. Wells en “el sueño del monstruo”, la  surrealista acumulación de cadáveres de golem en “te inventé y me mataste”, la absurda epidemia de “Brigada Diógenes” o el mundo agonizante y degradado de “Pasajero 1/1”.

La cuestión metafísica se centra en la búsqueda del concepto y condición del ser. En concreto, la idea central del relato “Pasajero 1/1” y las argumentaciones de sus personajes (que evoca las disquisiciones del hombre bicentenario de Asimov en el relato de dicho título). También las dudas metafísicas de los personajes del cuento “res cógitans” representativos cada uno de la corriente cartesiana, monista o idealista, con claras referencias expresas (alusiones a Descartes, a Baruch Spinoza o el nombre con reminiscencias alemanas de Trachtenberg).

Si bien dichos relatos se hallan correctamente escritos, con un lenguaje preciso y precioso (en ocasiones),  un variado vocabulario e, incluso, alguna innovación ingeniosa (véase “helicoleópteros, hormigoenredaderas, trepanadípteros, camaranélidos y bichincendarios”), así como una trama oportuna y coherente con el tema anunciado (salvo excepciones), a mi juicio no dejan de ser unas historias hilvanadas artificialmente y sin la brillantez que promete la presentación del autor en la contraportada del libro.

Carezco de otro argumento de crítica que la sensación de medianía y mediocridad que me provoca el presente  volumen.

Cuando un autor es prolíficamente alabado y galardonado, cuando se oye (se lee) una unánime afirmación de sus valores literarios y se le ensalza como “uno de los mayores especialistas del relato en España” la lamentable discrepancia con dicha opinión me sume en cierta decepción y cierta duda sobre mi propia capacidad para la admiración y/o la crítica constructiva.

Me lleva a pensar que quién soy yo para empañar la imagen pública y generalmente aceptada de un autor cuando, por un lado, yo mismo no soy capaz de elaborar un trabajo literario digno de tal nombre y, además, siempre he sentido cierta incapacidad (muchas veces confesada) para apreciar las cualidades del relato corto.

Pero por otro lado, sí me alcanza la sensibilidad literaria para estimar como  magistrales los cuentos de Cortazar, García Márquez, Juan Rulfo, Monterroso –en castellano- y Saki, Poe, Kafka, Mrozek – traducidos- y no pretendo comparar con ello ni exigir igual calidad a todo autor de cuentos.

Pero mi opinión la pretendo libre y como  tal, la someto con la misma libertad igualmente a pública refutación.

En su conjunto, pues, los relatos que reúne el volumen empañan el brillo con que se les publicita. Pese al exordio dirigido al lector, su lectura ordenada no ofrece más que una perspectiva cronológica sin que éste, el lector, se percate de la acumulación de significados ofrecida. Más aún existen relatos como “el pescador de esponjas” –de clara evocación a Lovecraft- o “el faro de la isla de Os Baixos” –con posibles reminiscencias a Poe- que, a mi juicio, no tiene relación con el tema propuesto.

Cuentan dichos relatos también con una variada ambientación y adscripción a distintos géneros como el policíaco de “el libro de los instrumentos incendiarios”; gótico de “la maldición de los Zweiss” y “el faro de la isla de Os Baixos”; filosófico de “res cogitans”; o futurista de “Brigada Diógenes” y “Pasajero 1/1”.

Existen multitud de referencias expresas e implícitas a autores del género bien en la temática, bien en su contenido, bien mediante alusiones como por ejemplo a Meyrink y la constante presencia del Golem en “te inventé y me mataste” y “res cogitans”; a Umberto Eco y su libro “el nombre de la rosa” en “Lapis Philosoforum”; a la influencia de Lovecraft en “el pescador de esponjas”; a la influencia de Poe en “el faro de la isla de Os Baixos”; a la posible figura de H G Wells de “el sueño del monstruo” –salvando su improbable coincidencia con Mary Shelley, al menos en un plano temporal-; al homenaje al “Fahrenheit 451” de  Bradbury en “Brigada Diógenes” y “Pasajero 1/1”.

Yo creo que el autor hace “trampa” al predisponernos tanto en el proemio inicial como en el escolio final (homenaje a la escritura especular del genio de la anticipación y de la mecánica precursora y la oscura alquimia que fue Leonardo Da Vinci) y orientarnos en la lectura hacia la búsqueda de significados o intenciones que no se encontraban inicialmente al programar, diseñar y ejecutar esta colección de relatos.

Pese a esta mala crítica, la única manera de formarse una opinión propia es acometer su lectura personalmente y no someterse a criterios ajenos sino como orientación o ayuda. Como dice toda reseña amable, malo no es y todo libro tiene algo bueno, yo incurro en el mismo tópico y tengo el propósito de seguir con el autor, concretamente con la lectura de el “asesino hipocondríaco”, para hacerme una idea cabal de su obra y deshacerme del regusto amargo de esta reseña.

Un saludo.

Juan Jacinto Muñoz Rengel  escritor, profesor y periodista nacido en Málaga en 1974. Es director del programa de RNE “Literatura en Breve” y de la sección sobre relato corto del programa “El Ojo Crítico” también de RNE. Ha escrito del libro de relatos 88 Mill Lane (2006), “de mecánica y alquimia”  (Premio Ignotus 2010), así como la novela “el asesino hipocondriaco” (2012) y “el sueño del otro” de publicación en el 2013. Como autor de relato corto ha recibido el Premio Fernando Quiñones, el Premio Julio Cortázar de Cuba, el Premio Miguel de Unamuno, el Premio «Relatos para Leer en el Autobús», el Premio Jóvenes Creadores, o el Premio Internacional La Felguera.

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: SALTO DE PAGINA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788415065036
INDICE
Proemio al lector
- El libro de los instrumentos incendiarios
- El relojero de Praga
- Lapis Philosophorum
- La maldición de los Zweiss
- El pescador de esponjas
- El faro de la isla de Os Baixos
- El sueño del monstruo
- Res Cogitans
- Te inventé y me mataste
- Brigada Diogenes
- Pasajero 1/1
Escolio final


2 comentarios

“mirrorshades”, antología, de bruce sterling: ciberpunk y postmodernidad ¿síntoma o diagnóstico?


LA POSTMODERNIDAD Y EL CIBERPUNK

Como toda antología, la selección de relatos que componen el presente libro ha sido realizada con el objeto de ofrecer al lector un compendio de los mejor y más significativo de la ciencia ficción adscrita al subgénero del “ciberpunk” y, como toda acción humana, las buenas intenciones no siempre ofrecen el resultado apetecido, sirviendo las más de las veces como adoquines del infierno, como dice el refrán castizo.

Bruce Sterling expresa en el prólogo, a modo de justificación, su voluntad de clasificar, sistematizar y definir esta corriente literaria proponiendo una selección de textos de autores que han  ido delimitando el concepto, aun cuando el pretendido carácter liminar de alguno de ellos no responde a la previa definición ofrecida.

Más que un nuevo camino en la corriente literaria de la ciencia ficción -que lo es-, yo creo que el ciberpunk es, así mismo, una manifestación del cambio que va gestándose en nuestra sociedad, a nivel individual y colectivo; la transición desde la modernidad hacia la denominada postmodernidad.

Sin dejar de admirarse de la percepción clarividente de autores como William Gibson, que nos dotó de imágenes conceptuales que ha culminando en un canon adoptado por grandes obras del cine y manga como  Ghost in the Shell (1991) o The Matrix (1999), este autor se limitó a anotar el cambio que se estaba operando, si bien distorsionado por el carácter maximalista de la ficción novelística.

En esta época que vivimos, que algunos autores etiquetan como post_postmodernidad, los relatos antologados como precursores, quizás sean vistos bajo una rigurosa mirada crítica, fuera de su contexto sociocultural y del tiempo en el que fueron gestados, con cierto aire de ingenuidad y candidez que la realidad ha conseguido superar.

A nivel social, el desarrollo tecnológico ha propiciado el inmediato acceso a una información ingente y desmesurada que nuestra propia naturaleza individual es incapaz de asimilar. La inmediatez, la saturación y el exceso ha roto los límites de la captación de conocimiento y los centros de poder (asociados a la gestión, canalización y manipulación de la información) se disuelven en un todo global anónimo e interconectado. Ya no existen fronteras porque el ámbito de influencia es planetario; han desaparecido las referencias territoriales o materiales, los organigramas horizontales o verticales. La modernidad ordenada, reglada, jerarquizada ha dado paso a una postmodernidad dispersa, desestructurada, poliédrica y anónima.

A nivel individual, igualmente se han perdido los referentes; el pensamiento débil ha sustituido a los grandes argumentos ideológicos (Ideología y Religión son tamizadas por la subjetividad) y la persona esta confusa. Los símbolos han desaparecido sustituidos por las imágenes –que se agotan en sí mismas despojadas de la cualidad de la representación.

La narrativa ciberpunk incorpora claramente un nuevo lenguaje, unos nuevos términos asociados a innovaciones tecnológicas rupturistas que proliferan e imponen su hegemonía en todos los ámbitos de la vida humana. Implica un cambio radical respecto de las relaciones interpersonales y con el propio entorno en la medida en que el ser humano ha roto las fronteras interiores (de su propio cuerpo, como extensión neuronal de sofisticados instrumentos o inteligencias no humanas) y exteriores (de un mundo caótico, devastado y moribundo).

A grandes rasgos, estos relatos nos ofrecen un mundo antiutópico y superpoblado cuyos recursos se han agotado y en el que convive una mayoría de población sujeta al control y manipulación de grandes corporaciones, de ámbito global. Los individuos sobreviven aL colapso de la sociedad a la que pertenecieron y oscilan entre el caos y la pérdida de referentes culturales e ideológicos y el sometimiento y sumisión a poderosas fuerzas económicas, difusas e invisibles. La supervivencia siempre es individual, no colectiva. El propio cuerpo es un mero contenedor de información el cual se conecta mediante implantes tecnológicos que lo mejoran y actualizan a menudo ayudado por las drogas de diseño, que son un suplemento y complemento para nuestra expansión extrasensorial.

 El continuo de Gernsback  de William_Gibson

 “Y un día, en las afueras de Bolinas, cuando estaba prepa­rándolo todo para fotografiar un ejemplo particularmente lla­mativo de la arquitectura marcial de Ming, atravesé una fina membrana, una membrana de probabilidad…”

Trata sobre las “alucinaciones” que sufre un fotógrafo profesional al realizar un encargo profesional consistente en retratar la arquitectura pop americana de los años 50-60 y que empieza a percibir sensaciones visuales de un mundo sustentado sobre una hipótesis de probabilidad alternativa.

La estructura del relato es clásica, lineal, sin innovaciones formales o temáticas; ciertamente alejado del estilo de posteriores novelas de Gibson inmersas en el estilo ciberpunk que define Sterling en su prólogo y, si acaso, construyendo, precisamente, las líneas generales del mismo.

Ojos de serpiente  de Tom_Maddox

“El Miedo tiene dos etapas. Una, pierdes el control comple­tamente. Dos, a continuación, tu yo auténtico surge, y no te gus­tará nada.”

Narra la experiencia traumática de un piloto militar al cual se le realizó una operación -mediante implantes en la base de su cerebro- para el acoplamiento neuronal con el ordenador de su puesto de combate y que tras licenciarse empieza a sufrir efectos secundarios de disociación de personalidad y sensación de pérdida de control. Se presenta voluntario en un proyecto experimental en una estación espacial en el que se le lleva a límite de su resistencia psíquica a fin de integrarse a nivel mental en un ente que comparte con otros compañeros de la estación.

Destaca en el relato la aparición de los implantes neuronales; las conexiones hombre-máquina -interfaz humana- y la integración del individuo en un ente  común superior con el que comparte información.

Rock on  de Pat_Cadigan

“Sintetizador. Sintecador. Pecador”

En una época futura en la que el rock ya ha desaparecido y las bandas ya no existen, una rockera de cuarenta años es secuestrada por un joven grupo musical y obligada (“violada”) a conectar con ellos mediante las conexiones implantadas en su cerebro para sintetizar su música y extraer sus capacidades musicales para grabar un disco.

Se advierte la utilización de nuevos términos como el juego de palabras, en ingles, entre sinner (pecador) y synthetizer (sintetizador), que creará el término synner; o con el significado literal de la palabra rock y roll –según nota de los traductores.

Cuentos de Houdini  de Rudy_Rucker

“Houdini está arruinado. El circuito de vodevil está acabado en los escenarios de esta gran ciudad. Mel Rabstein, de «Noti­cias Pathé», le llama, buscando un número nuevo. —Dos grandes por adelantado más el tres por ciento de los beneficios de la gira.     —Hecho”

Un Houdini arruinado contrata con una cadena de televisión la retransmisión en directo de tres fugas espectaculares: el lanzamiento, sin paracaídas y debidamente amordazado, desde un bombardero militar; la fuga dentro de un tronco hecho de escayola –con Houdini dentro- en un aserradero maderero mientras se sierra el tronco; la explosión junto a una bomba de gran potencia encerrado en un bloque de hielo. Houdini sale ileso.

El relato no contiene característica formal o temática destacable. Ni siquiera es un relato de ciencia ficción y mucho menos paradigma ciberpunk.

Los chicos de la calle 400 de Marc_Laidlaw

“Todo lo que nos dijeron sobre la guerra cabía en la punta del dedo de Vave, que lo ha ahuecado para poder lanzar dar­dos explosivos. El trato era que haríamos un viaje gratis a la lu­na para entrenarnos en Base Inglesa y luego nos soltarían de vuelta en la Tierra, cargados y listos para avanzar, avanzar y avanzar. Los mexisoviets estaban lanzando guerras como quien lanza huevos, una detrás de la otra, hacia el sur. El lugar esta­ba tan caliente que algunas noches podíamos ver los cielos bri­llando con un resplandor blanco que durante el día se hacía amarillo”

Un grupo de niños soldado que fueron reclutados en la última guerra mundial, sobreviven como extraños mutantes con capacidades psíquicas y armados con prótesis mortíferas implantadas en su cuerpo en una ciudad asolada donde todos los adultos han fallecido. La llegada de un grupo de máquinas gigantes asesinas que masacra a las bandas callejeras les hace a éstas unirse en un frente común para la batalla final.

Este relato destaca a nivel formal por la utilización de nuevos giros en las expresiones y por la semántica de los nombres de los personajes, formación de neologismos por yuxtaposición y recreación de un nuevo lenguaje que ayuda a la ambientación de un mundo nuevo formado por retazos y retales dejados por el desastre nuclear, la recomposición de un mundo por unos niños que apenas conocieron el anterior y construyen su presente con los restos de la desolación.

El desarrollo de la trama de este relato recuerda la odisea de la película de Wlater Hill,  The Warriors: Los amos de la noche(1979), con la recreación de estrafalarias bandas callejeras cuya estética ecléctica y recargada se corresponde con una clara ambientación ciberpunk: estrictamente urbana, postapocalítica, nuevos registros idiomáticos, pérdida y o distorsión de las referencias culturales, regresión a la tribu, cuerpos alterados con miembros mecánicos, adaptación de viejos valores a nuevas relaciones interpersonales.

A mi juicio el relato mejor logrado de la antología.

Solsticio  de James_Patrick_Kelly

“En un mundo sobreexplicado, sólo la más sutil y poderosa magia de todas sobrevivía, la magia que funciona exclusivamente en la mente. Una maldición. Una ra­za muerta y analfabeta había lanzado una maldición sobre la imaginación del mundo. Con su ruda magnificencia, Stonehenge retaba a todos a entender su significado, pues su secre­to estaba encerrado más allá de los impenetrables muros del tiempo.”

Stonehenge es un escenario musical multitudinario, una especie de “revival” de Woodstock. Las drogas son un producto de consumo generalizado diseñadas para ofrecer emociones y experiencias sintéticas al cliente. El protagonista es un prestigioso, y multimillonario,  diseñador de drogas que hiberna seis meses al año mediante criogénesis para minimizar los efectos de la edad y que tiene una hija, que es su propio clon, de la que se ha enamorado. Cuando ella conoce a un joven artista multimedia el protagonista intenta romper su relación. Una sobredosis con una droga experimental unida ala sugestiva presencia de las ruinas druídicas le hace comprender.

Dentro de la narración se van interpolando, a modo de disertación erudita, distintos hitos de la historia relacionados con Stonehenge, mostrando las distintas teorías que históricamente se han venido formulando a cerca de su origen y significación.

El relato se desarrolla en un futuro cercano, en una sociedad donde la experimentación con las drogas y la genética es una industria potente y legal.

Petra de Greg_Bear

“No creo que construir un universo nuevo requiera mejores reglas. Sin duda necesitaremos experimentar y quizás uno o más de nuestros geniales chapiteles se caerá. Pero ¡aho­ra trabajamos para nosotros mismos, para nuestra propia glo­ria, y para mayor gloria del Dios que nos creó! ¿No es así, mi feo amigo?

Tras un desastre nuclear, en los más recónditos recovecos de una lúgubre catedral gótica, en el nivel superior, habitan las esculturas formando una comunidad propia segregada de los humanos, que viven en el nivel inferior. Los amores prohibidos entre una joven humana y una gárgola es el desencadenante del motín de las gárgolas que se rebelan contra la sumisión y el confinamiento. Una pequeña gárgola de piedra logra destapar las preciosas vidrieras que han llevado siglos ocultas de la luz y con ello despierta la ilusión de un futuro mejor.

Este relato presenta unas características más afines a los relatos de fantasía que de ciencia ficción estricta.

Hasta que nos despierten voces humanas de Lewis Shiner

”Estaba paralizada dentro del círculo de luz, como cualquier animal salvaje. Su largo y liso pelo flotaba sobre sus hombros y se confundía con la oscuridad. La punta de sus desnudos pe­chos era elíptica y púrpura en el agua nocturna.Sus piernas acababan en una cola verde y escamosa.”

Un empleado de una multinacional norteamericana acude de vacaciones a una isla propiedad de su empresa. Allí se enamora de una sirena y rompe su matrimonio. Posteriormente descubre que su empresa realiza clonaciones experimentos genéticos de los que el mismo será una víctima.

Este relato sigue una estructura clásica y no destaca especialmente ni por su calidad literaria ni por su temática.Pudiera adscribirse al “biopunk” donde la transformación y manipulación del cuerpo no es tanto física como genética.

Zona libre  de  John_Shirley

“Zona Libre ofrecía entretenimiento y placer para ricos en la sección ex­clusiva, y alrededor del borde del segundo amarre, para los «tecnitas» de los equipos de perforación. Los locales de este se­gundo amarre también albergaban a unos pocos colgados semilegales y a unos pocos centenares de músicos.”

 La “Zona libre” es una instalación ubicada en alta mar que se constituye en una autentica ciudad sin ley donde se desarrollan sin fiscalización alguna las actividades más abyectas: juego, asesinatos a sueldo, conspiraciones políticas, prostitución y drogas. El protagonista es un artista musical fracasado, sin apenas caché y cuyo grupo pretende disolverse sin contar con él. En una de sus últimas actuaciones se relaciona con un grupo terrorista infiltrado y se une a ellos, como su única salida: una huida hacia delante.

El relato reune alguna de las características del ciberpunk, música underground, marginalidad urbana, clandestinidad.

Stone vive de Paul_Di_Filippo

“Biótica Citrine refino y perfeccionó el trabajo de investigadores propios y aje­nos en el campo de los chips de carbono; ensamblajes microbiológicos, unidades de reparación programadas en la sangre. El producto final, comercializado por Citrine, sólo para aque­llos que podían permitírselo, producía un rejuvenecimiento casi total, la reparación de las células o, simplemente, su re­cambio.”

Stone es un pilluelo ciego que malvive en los arrabales de una gran ciudad fuera de la influencia de las grandes multinacionales; una zona de frontera cuya preeminencia se disputan todas ellas sin conseguirlo por lo que tampoco se benefician de su manto de protección sufriendo abandono, precariedad, delincuencia y miseria. Stone es seleccionado para un trabajo muy especial, valorar, desde la óptica de un neófito, los logros alcanzados por la propietaria de la mayor corporación del planeta, una anciana de más de cien años que, sin herederos, esta ya cercana a su fin. Para ello se le implantan una prótesis en los ojos con las cuales puede acceder y asimilar a cantidades ingentes de información. Cuando el edificio sufre un atentado por parte de una corporación enemiga descubre que, en realidad es el heredero de la anciana, al que ha dejado la culminación de su obra.

Un relato entretenido e interesante que reune acertadamente los elementos ciberpunk antes mencionados creando un sociedad dual donde la apuesta por sobrevivir es a partir de el “todo o nada”.

Estrella roja, órbita invernal de Bruce Sterling y William Gibson

“El coronel Korolev se dobló despacio en su arnés, soñando con el invierno y la gravedad”

En una  vieja estación orbital soviética destinada a la minería luna permanece relegado una vieja gloria de la carrera espacial, cuya prolongada estancia en un ambiente de baja gravedad le imposibilita para disfrutar de su retiro en la Tierra. La decadencia del régimen comunista, el déficit comercial y la improductividad de la misión espacial, unida a la lenta descomposición, por conflictos internos, del régimen comunista, genera rencillas y posturas enfrentadas entre los miembros de la tripulación y funcionarios del partido, provocando un motín y el abandono de la nave, todos menos el coronel. Unos “ocupas” espaciales, norteamericanos, que malviven en el espacio en unos globos solares, esferas—espejo geodésicas, su­jetas por cables eléctricos, acceden a la nave semi abandonada para instalarse a vivir.

Mozart con gafas de espejo  de Bruce_Sterling y Lewis Shiner

“El flujo temporal se había enfocado al azar en el lecho de rocas bajo Salzsburgo, formando una burbuja expandible que co­nectaba este mundo con el del tiempo de Rice.”

Relata un pasado alternativo, uno de los muchos mundos posibles a los que se puede acceder desde el futuro gracias a los viajes en el tiempo de una sociedad futura que conecta con ese mundo paralelo para proveerse, principalmente de materias primas, obras de arte y riquezas. La población nativa soporta esa explotación por interés es los pequeños aparatos electrodomésticos que se les suministra desde el futuro. En este tiempo paralelo, Mozart es un joven colaborador de los agentes comerciales, cuya música sintetizada esta siendo un éxito en las listas de los 40 principales. y urde una maniobra conspirativa para asegurarse un pase al futuro.

Destaca dentro del conjunto de relatos de esta antología por ser una ucronía de temática “steampunk”, donde la revolución francesa no existió como tal y en el que la ciudad de Salszburgo, coetánea de Mozart comparte su espacio al junto a las viejas iglesias góticas con refinerías petroquímicas propias del siglo XX.

En general es una colección de relatos algo descompensada con aciertos en la elección al igual que graves errores que el tiempo ha sabido decantar. Lo más llamativo es el prólogo que sirve como estímulo para profundizar en los aspectos teóricos de esta corriente literaria.

Un saludo.

  • Título originalMirrorshades
  • TraductorAndoni Alonso | Iñaki Arzoz
  • Páginas320
  • IdiomaEspañol
  • Publicación1976 (1998)
  • EditorialSiruela
  • CategoríaCiencia Ficción
  • ISBN9788478444182

BIBLIOGRAFIA consultada (y sugerida):

Jean-Francois Lyotard_la condición postmoderna.

Guy_Debord_la civilización del espectáulo.

Jean_Baudrillard_la sociedad de consumo; cultura y simulacro.

Gilles_Lipovetsky_la era del vacío.

Gianni_Vattimo_el pensamiento debil; el fin de la modernidad.

INDICE

Nota preliminar Andoni Alonso e Iñaki Arzoz
Prólogo Bruce Sterling
El continuo de Gernsback (The Gernsback Continuum, 1981) William Gibson
Ojos de serpiente (Snake-Eyes, 1986) Tom Maddox
Rock on (Rock On, 1984) Pat Cadigan
Cuentos de Houdini (Tales of Houdini, 1983) Rudy Rucker
Los chicos de la calle 400 (400 Boys, 1983) Marc Laidlaw
Solsticio (Solstice, 1985) James Patrick Kelly
Petra (Petra, 1982) Greg BearPremio SF Chronicle 1983 de relato corto y finalista en la misma categoría del Premio Nébula y del Premio Mundial de Fantasía
Hasta que nos despierten voces humanas (Till Human Voices Wake Us, 1984) Lewis Shiner
Zona libre (Freezone, 1985) John Shirley
Stone vive (Stone Lives, 1985) Paul di Filippo
Estrella roja, órbita invernal (Red Star, Winter Orbit, 1983) Bruce Sterling y William Gibson
Mozart con gafas de espejo (Mozart in Mirrorshades, 1985) Bruce Sterling y Lewis Shiner


2 comentarios

“leyes de mercado” (novela), de richard morgan: el capitalismo extremo se mancha las manos de sangre, que novedad.


“La balcanización y las matanzas en el extranjero, y el mercado libre que se alimenta del resultado; y aquí, una economía en el umbral de su pobreza y enfrentamiento de gladiadores en las carreteras. ¿Es esto el progreso? R.M.

Un alto ejecutivo de una gran corporación multinacional inicia su jornada diaria, sale de su casa perfectamente trajeado, se despide de su mujer con un beso en el jardín, se introduce en su coche de importación personalizado y marcha hacia la oficina, accede a la autopista de circunvalación y se transforma en un guerrero de la carretera, un gladiador sobre ruedas que lucha por su vida y por su posición laboral en un combate sangriento al volante de su automovil. El resultado final puede ser la muerte… y es legal, no solo legal, sino  legítimo y “necesario”: la competencia empresarial se dilucida en duelos entre los ejecutivos de las respectivas empresas, los negocios, la altas finanzas, la lucha por los contratos mercantiles, se resuelven en la carretera al mando de vehículos de alta gama adaptados y personalizados para un enfrentamiento mortal.

El escenario de esta novela se desarrolla en un un futuro próximo; un mundo sin fronteras en el que los antiguos países no son sino zonas de influencia de mercado; donde las grandes empresas de alcance global operan a su antojo e interfieren en la política y desarrollo local quitando y poniendo dictadores títere, promoviendo guerras, vendiendo armamento al mejor postor a cambio de un porcentaje sobre el PIB nacional; donde la ONU es una especie de ONG clandestina dedicada a la denuncia y defensa de las infracciones de los derechos humanos, al margen de los gobiernos occidentales (meras figuras retóricas, decorativas e intercambiables,  mantenidas por los consejos directivos de las grandes corporaciones como reliquias de un pasado no tan lejano).

Esta sociedad, drásticamente fragmentada y escindida entre la City (empresarial, próspera, ordenada, opulenta y tranquila) y las zonas acordonadas (depauperadas, indigentes, conflictivas, violentas, criminalizadas, segregadas, marginadas) resuelve las diferencias  “comerciales” y “laborales” como antiguamente, en los siglos oscuros de la Edad Media, se resolvían las deudas de honor, con un duelo entre adalides, modernos gladiadores que se medían en el asfalto cabalgando sus raudos corceles mecánicos modificados para matar.

Ubicada en el ámbito de una novela de ciencia ficción aunque vestida con los ropajes de un thriller empresarial, dinámico, ágil y entretenido, la presente obra admite una clara interpretación de crítica social frente al mercantilismo sin escrúpulos y la existencia de guetos en las ciudades que son focos de marginalidad, delincuencia y miseria, donde la ley no alcanza porque se ha implantado un fenómeno autonormativo que se dota así mismo de sus propias reglas de juego.

Destaca en cuanto a su calidad literaria el acierto en articular mediante un relato bien desarrollado, con una creciente intriga y suspense, con subtramas bien construidas y adecuadamente entrelazadas (la relación de amistad entre ambos conductores, los devaneos amorosos del protagonista y su crisis matrimonial, la difícil relación con el suegro) un interesante debate diléctico entre los roles de los diferentes personajes respecto de la actitud moral frente a la rapacidad económica, la beligerancia ante la opresión y la injusticia y (desgraciadamente un aspecto nada ficticio, ni antiutópico en nuestros días)   la impotencia del individuo para hacer valer de un modo eficaz su protesta . Y todo ello sin perder su carácter de producto de entretenimiento .

Novela interesante y perfectamente digerible. Me recuerda al excelente F. Phol de novelas como “el abogado gladiador”, “mercaderes del espacio” o “la guerra de los mercaderes” con su carga de crítica frente al sistema económico imperant,e pero sin su sentido del humor y con un exceso de reality sangriento al que estamos más que acostumbrados gracias al cine (o a los telediarios). Recomendable.

Richard Morgan, escritor y guionista de comics, nacido en Londres en 1965, ha escrito Sólo el acero, 2012; Black Man, 2007;  Leyes de mercado, 2006 ; Carbono alterado, 2002.

TEXTO CONTRAPORTADA:

La forja de uno de los líderes que controlan el mundo.
Una reelaboración a lo Michael Moore de los temas orwellianos
con una estética entre Mad Max y La hoguera de las vanidades.
Zektivs: las nuevas estrellas mediáticas cuyas proezas en la 
carretera se siguen sin aliento en todos los rincones del mundo.
Son los modernos gladiadores de las multinacionales, 
hombres y mujeres dispuestos a jugarse la vida para defender 
un contrato en duelos sobre el asfalto.
Richard Morgan extrapola a partir de los vientos neoliberales 
que azotan la sociedad contemporánea y recrea un futuro próximo 
donde la globalización ha llegado a sus últimas consecuencias. 
Hipnótica e inapelable, Leyes de mercado se proclama en 
ambición y resultados la primera gran novela de ciencia
ficción del nuevo milenio.

Un saludo.

Leyes de Mercado

  • Richard Morgan, Leyes de mercado (Market Forces, 2004)
  • Gigamesh Ficción, núm. 38
  • Colección dirigida por Alejo Cuervo
  • Traducción de Jesús Gómez
  • Prólogo de Fernando Ángel Moreno
  • Ilustración de portada de Juan Miguel Aguilera
  • ISBN 978–84–96208–36–0
  • 432 págs.


Deja un comentario

“el método” de juli zeh: ¿acerca de la infalibilidad del totalitarismo?


“Alguien que reconoce abiertamente que la creencia y la certeza son lo mismo para un ente limitado como el ser humano, alguien que propugna que, por eso mismo, la verdad se ha subordinado a la utilidad” J.Z.

 Juli Zeh escritora alemana, (Bonn, 1974), que inicia su producción literaria en 2002 con “Águilas y Ángeles”; publica en 2008 “Instinto de juego”; y en 2011, “El método”.

Esta novela es una distopía ambientada en un futuro no muy lejano, año 2057, en el que la sociedad ha alcanzado la paz y estabilidad mundial y se cobija bajo un orden único, paternalista y protector, denominado METODO, cuyo fin último es el bienestar social y la salud colectiva la cual se promueve mediante el rígido control de la alimentación e higiene de los ciudadanos, la obligatoriedad del ejercicio físico reglado y la eliminación de sustancias nocivas como el café, alcohol y tabaco. A modo de un organismo vivo cuya salud depende de la salud de sus células, así la sociedad vigente entiende que el buen desarrollo del cuerpo social se obtiene mediante la promoción y estimulación en sus ciudadanos de la salud de su propio cuerpo. Con ello se ha alcanzado una generación de personas que ha crecido ajena al dolor físico y a la enfermedad, a la mala alimentación y a la contaminación.

En este contexto, el hermano de la protagonista es arrestado por un asesinato que no ha cometido, por el que es condenado sin remisión por causa de la asunción dogmática de la infalibilidad del METODO por parte de la sociedad y sus instituciones. El hecho insólito de que no confesara su culpabilidad, de que no se retractara de su declaración de inocencia y de que no se pudiera impedir su suicidio en prisión es considerado por los defensores del METODO como un acto terrorista, una afrenta a los cimientos ideológicos del sistema imperante, que  proscribe, incluso, la penal capital optando por la congelación indefinida como medio represor más inocuo y aséptico. La protagonista, Mia, su hermana, cae en una grave depresión que la lleva a abandonar sus actividades profesionales y sus deberes como ciudadana: limpieza cotidiana de de los elementos comunitarios, realización regular de ejercicio físico, adecuada gestión de los residuos y sometimiento periódico a controles sanitarios. Acaba llamando la atención de las autoridades y acaba siendo sometida igualmente a un proceso judicial en el que consigue demostrar la inocencia de su hermano y el error del METODO. Lejos de obtener un cambio y una reformulación de los principios ideológicos del sistema, el statu quo reacciona y se desata una campaña sucia en su contra acabando igualmente condenada, con la aportación de pruebas manipuladas, por un crimen contra el METODO, destruyendo su imagen pública con lo que se acaba con toda esperanza erigirse en mártir e icono de la resistencia de los ciudadanos.

Destaca de la novela la argumentación, el juego dialéctico entre los distintos personajes que van exponiendo sus razonamientos en defensa de sus postura enfrentadas: la prevalencia del bién colectivo sobre los intereses particulares  y la corrección necesaria de un sistema que, como toda obra humana, debe tener presente el error (“errare humanun est”) y atender y adaptarse a los casos individuales.

 “El método” es una novela eminentemente política; al igual que las grandes distopías de la literatura universal con las que se le ha comparado, “1984” y, sobre todo, “un mundo feliz”, comparte  la crítica a todo totalitarismo que se ampara en el bien común para someter y restringir la libertad individual, arrogándose la condición de omnisciencia e infalibilidad que justifica la sistemática e hipócrita vulneración (clandestina) de sus propios principios con el fin de mantener la apariencia (pública) de calma y bienestar social. En este futuro imaginado el individuo carece de identidad como una célula indiferenciada que forma parte de un organismo superior y cuya función primordial es mantenerse sana y saludable, bajo unos parámetros predefinidos, para garantizar que el resultado de la ecuación sea favorable al buen funcionamiento general; la enfermedad es una distorsión, la prevención una necesidad para la supervivencia.

Por e estilo panfletario de la novela, sus personajes son arquetipos estereotipados, su estructura es casi teatral y su contenido prescinde de elucubraciones y digresiones innecesarias sobre la descripción de los ambientes. Es de destacar algunos capítulos en los que hace alarde de un gran penetración psicológica de los personajes principales (por ejemplo el de una escena en la que Kramer sirve a la protagonista una taza de agua caliente con limón, o los diálogos que mantiene la protagonista con la “amada ideal” de su hermano -personaje imaginario que hace de contrapunto y corifeo a sus propios pensamientos)   Los elementos literarios se supeditan al contenido aun cuando no se prescinde de la calidad del lenguaje ni de la elaboración de una trama interesante. Es una novela de excelente calidad, interesante, con un planteamiento inteligente y atractivo. Muy recomendable.

Un saludo

El método

  • Editorial: Random House Mondadori, S.A.
  • Escritor: Juli Zeh
  • Páginas : 247
  • ISBN : 978-84-397-2396-7
  • Original : Corpus delicti. Ein Prozess
  • Traductor: Laura Manero Jiménez


1 comentario

“ready player one”, de ernest cline: para los que conocimos el comecocos y las máquinas de marcianitos de a 5 duros.


“Poco tiempo después, miles de millones de personas de todo el planeta trabajaban y jugaban en Oasis todos los días. Algunos se conocían, se enamoraban y se casaban sin poner siquiera los pies en el mismo continente. Las líneas que distinguían a una persona de su avatar empezaron a difuminarse”. E. C

Si reconoces los dibujos de la portada del libro ya sabes de lo que estamos hablando. Si jugaste a Space Invader y al Comecocos con monedas de 5 duros, definitivamente ya sabes de lo que estamos hablando.

Con alguna excepción debida principalmente a que la España de los 80 (y los adolescentes de esa época) estaba a años luz de los USA de los 80 (y que aquí no llegaba todo y no todos podíamos aspirar a todo lo que llegaba), esta novela vive de los recuerdos compartidos del Spectrum, el Commodore y el Atari y, mucho más cercano, de los juegos de rol, de Dragones y Mazmorras y similares.

Ernest Cline, (1972, Ohio) ha conseguido una obra entretenida, tan adictiva como los propios “juegos de marcianitos” a los que algunos fuimos aficionados y ha sabido fusionar a la perfección las peripecias del protagonista con ese mundo adolescente de los videojuegos, comics de fantasía y superheroes, los juegos de rol, la literatura de ciencia ficción y el cine de ciencia ficción (con la incipiente industria de los efectos especiales) .

El argumento trata sobre un joven preadolescente que vive en una torre de caravanas superpuestas que forman un suburbio de chabolas de una gran ciudad americana, en el año 2044. Huérfano de padres, con una familia desestructurada, marginal y predelictiva, su única vía de escape es la conexión a un mundo virtual llamado OASIS que le proporciona educación y ocio. A la muerte  del creador de ese mundo virtual designa como único heredero de una fortuna multimillonaria al que encuentre  “huevo de pascua” escondido en los miles de mundos virtuales que ha creado. Para ello organiza un juego de rol con pistas y enigmas que descifrar para llegar al premio final. Cientos de miles de personas se afanan en su búsqueda y entre ellos una gran corporación IOI, competidora comercial del fallecido que pretende, además de obtener la fortuna multimillonaria, tomar el control de OASIS y explotarlo economicamente. Con tantos interés en juego recurrirán al chantaje, la coacción y el asesinato, arriesgando en el juego la vida virtual “créditos” sino también la propia integridad física.

La acción transcurre en dos planos divergentes: por un lado la realidad social de un mundo en decadencia donde la población malvive miserablemente acosada por la escasez de materias primas y por el otro el universo virtual de OASIS donde cada uno participa con una “avatar” a medida y se convierte verdaderamente en director de su propio destino, aun cuando no deja de haber diferencias de equipamiento virtual según el crédito de cada partícipe .

Sin alcanzar el nivel de “El Juego de Ender” de Orson Scott Card o las novelas “Neuromante” y “Conde Cero” de William Gibson, sí participa en de algunas de sus características como el protagonizarla un joven, desorientado en un universo virtual altamente tecnificado, que es impelido por las circunstancias a actuar en un escenario cuya tramoya ignora y obligado a ganar para poder sobrevivir.

Es una novela muy entretenida y muy recomendable para nostálgicos de un mundo (el de la infancia) que ya no existe.

Nota: no te dejes engañar por la portada, pues yo la leí por una feliz casualidad al recalar en mi buzón una reseña sobre ella, cuando días atrás la había desdeñado de un simple vistazo superficial.

RPO

Título: Ready Player One
Autor: Ernest Cline
Traducción: Juanjo Estrella
Editorial: Ediciones B
Páginas: 461
ISBN: 9788466649179


1 comentario

“frankenstein, o el moderno prometeo” de Mary Shelley: un libro desconocido.


“¿No he de odiar, pues, a quienes me aborrecen? No tendré contemplaciones con mis enemigos, soy desgraciado y ellos han de compartir mi desgracia.” M.S

Si haces una pregunta “¿conoces el libro Frankenstein?” de inmediato la respuesta del interpelado es afirmativa. “¿Lo has leido?”, vuelves a preguntar y la respuesta es indefectiblemente NO. Porque esta extraordinaria novela ha tenido la desgracia que es aneja a muchas otras obras como “Moby Dick”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “los viajes de Gulliver” , “Robinson Crusoe”  o “la Isla del Tesoro”: que todo el mundo ha oído hablar de ellas, que todo el mundo tiene una imagen mental del personaje y una vaga nebulosa sobre su contenido y que todo el mundo se conforma con la idea preconcebida de que son obras “menores” de la literatura, destinadas a un público infantil o juvenil, sin acercarse a su entretenida trama y a la hondura intelectual de su planteamiento, que alcanza la categoría de filosofía novelada.

Frankenstein además cuenta con un largo camino de adaptaciones televisivas y cinematográficas (Filmografía de Frankenstein) que la versionan y distorsionan hasta imponerse en la generalidad de las personas un nuevo arquetipo distinto al original, suficiente para que un lector holgazán, creyendo conocerlo, distraiga su interes y decline una invitación al goce intelectual que estos relatos “infantiles” nos ofrecen. Vuelvo a preguntar “¿Conoces Frankenstein?” claro, Boris Karlov ¿verdad?. Pues sí, pero NO, al menos no el mito literario.

Mary Shelley, su autora, nació y falleció en Londres (1797-1851); fue narradora, dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa; esposa del poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley e hija del igualmente filósofo político William Godwin y de la filósofa feminista Mary Wollstonecraft. Aunque su obra es variada y abundante se la conoce principalmente por una sola novela, Frankenstein. Lista de obras de Mary Shelley

La génesis del relato, según lo cuenta su autora, surge en una noche de tormenta en que tres amigos, Byron, Shelley y la propia Mari acuerdan elaborar cada uno un relato de terror, siendo Frankenstein el único de ellos que se llevó a término.

Estructura su novela sobre una narración de corte epistolar que se abre y se cierra con las cartas que dirige a su hermana un aventurero capitán de barco que le cuenta la historia que, a su vez, le comunica el propio Victor Frankenstein, y que incluye las cartas que él escribe y recibe y el relato que el propio monstruo le refiere.

En un primer libro o volumen nos presenta al personaje de Víctor Frankenstein y las circunstancias de la creación del monstruo. El segundo volumen se basa en el relato del propio monstruo sobre cómo aprendió el idioma de forma autodidacta, espiando a una pobre familia de refugiados franceses, y cómo aprendió, de lecturas ajenas, el funcionamiento de nuestra sociedad humana, su historia y sus diferentes  costumbres, sus religiones y sus variadas formas de gobierno. En esta parte reclama de su creador una compañera con la que conocer el amor correspondido. El último volumen relata la reacción del monstruo ante la promesa incumplida de su creador y la lucha entre ambos que culmina con la muerte del Dr. Frankenstein y el sacrificio de su criatura.

La intención inicial de la novela reflejada en su prólogo, una “apuesta” entre tres glorias de la literatura para redactar un cuento de terror,  ha condicionado la creación del prejuicio más generalizado sobre la misma, a la que se considera un relato de terror siendo en realidad una narración filosófica sobre la creación y la responsabilidad del creador con su obra y un relato de ficción fantástica que pretende describir las pasiones de la naturaleza humana, en palabras de la propia Mari Shelley.

De hecho, el título completo de la la obra alude explícitamente al El mito de Prometeo el cual creó al hombre de sus lágrimas y el barro de la tierra y le entregó el fuego en abierto desafío al dios Zeus, asumiendo el castigo de ser devoradas sus entrañas cada día por un águila enviada por el Dios Olímpico.

Sin embargo, no hay paralelismo alguno entre el relato y su supuesto paradigma pues, mientras que el Titán procuró el bienestar y el progreso de su creación, el Dr. Frankenstein abominó de su obra y la abandonó haciendo dejación de responsabilidad alguna sobre su suerte o destino.

Si en un principio tuvo el objetivo de “desparramar un torrente de luz sobre nuestro tenebroso mundo” su fin último no era otro que su ambición de ser el creador de una nueva especie de entes que se le antojaban felices y maravillosos. Un deseo de poder sobre el fruto de su propio orgullo, un anhelo de emular a Dios.

Su creación pronto aparece monstruosa a sus ojos y la ahuyenta y aleja de sí, la rechaza, la maldice y se desentiende de ella. Y los futuros acontecimientos confirmarán sus primeras impresiones: un ser monstruoso físicamente también encierra un alma torturada, egoísta y ciega de odio hacia todo hombre.

Alcanzada el tercio de la novela el monstruo aborda a su creador y le recrimina su abandono, su egoísmo y la dejación de su responsabilidad sobre su creación.

Es curioso cómo la primera aparición del monstruo en la novela, nos encontramos con un ser lúcido, inteligente, coherente y racional, que razona y argumenta su necesidad de afecto para generar afecto, su deseo de felicidad para corresponder con felicidad o, por el contrario, devolver odio al odio, rencor al rechazo, destrucción a la indiferencia.

El monstruo exige a su creador una compañera igual a sí mismo para compartir con ella su mutuo afecto, elemento necesario para poder existir.

A lo largo del relato el monstruo actúa demandando atención, afecto y amor, un sentimiento muy humano, siendo creado por un hombre. Frente a la negativa de su creador a aliviar su condición de ser único y excepcional le ataca en lo que más le duele: asesina a su hermano pequeño, a su mejor amigo y le incrimina en esos delitos. Finalmente, con la muerte irreversible de su creador afloran los sentimientos de culpa y arrepentimiento, junto con la convicción de que su vida esta ligada a la de su creador.

El monstruo cerado por el Dr. Frankenstein es un ser sensible, con capacidad intelectual y moral que sufre el dolor del rechazo, la incomprensión y el odio y que finalmente, responde al dolor con dolor, hasta la muerte, que es el final del sufrimiento

Es esta una extraordinaria obra literaria que debe figurar en la estantería de clásicos universales y ser expuesta de vez en cuando en el escaparate para que pueda ser más conocida y sirva para  gusto e instrucción de todos nosotros.

Un saludo

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Traducción: Maria Engracia Pujals
  • Editoral: ANAYA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788466785365


2 comentarios

“la mirada de las furias” de Javier Negrete: la soledad es el peaje de ser excepcional; la redención, si se alcanza, siempre es el final.


“¿Porqué lo había hecho? Porque podía hacerlo. No existe lo que se debe y no se debe hacer: sólo lo que se puede o no se puede hacer. J.N

Con un innegable esfuerzo didáctico (para quien sepa o quiera aprovecharlo), el autor, profesor de griego, nos explica quienes fueron las Furias (denominación latina) o  Erinias (denominación griega) en la cita inicial de su novela:

“Divinidades nacidas de las gotas de la sangre con las que se impregnó la tierra cuando Crono mutiló los genitales de su padre Urano. […] Vivñían en la tiniebla del Infierno, el Erebo, y su misión era la venganza del crímmen. […] suus nombres eran Tisífone (la vengadora), Megera (la que odia) y Alecto (el olvido de la nada)”

Durante toda la novela salpica igualmente  el relato con referencias más o menos explícitas a la mitología griega clásica, con citas literales, guiños cultistas, etimologías, perífrasis y sobre todo los nombres de algunos personajes y ciudades, lo que a veces llegan a cansar un poco al lector porque se aleja de la trama de la novela, ya de por sí interesante y entretenida, sin que merezca tanto el empeño en justificar el título con la aparición fugaz de unos sueños del protagonista y su condición de antiguo profesor de griego.

Acaso exista una lección ética en la novela, enmascarada en su argumento, como debe hacer toda novela que pretenda serlo, y una reflexión sobre la responsabilidad y la culpa que las furias se encargarán de hacer pagar y también sobre la ética del poder o el poder que define la ética, la conforma, la moldea y modela.

Esta novela no es una obra tan extraordinaria como LOS SEÑORES DEL OLIMPO, ya reseñada en este blog: Permalink (perdón por la autocita) pero es una novela  entretenida y bastante aceptable cuya lectura no es una pérdida de tiempo.

El argumento, dentro del género de la ciencia ficción, se sitúa en un futuro lejano de la humanidad, en un pequeño planeta penitenciario donde es enviado el protagonista, un hombre alterado genéticamente al que se le ha dotado de facultades sobrehumanas y se le ha privado de todo sentimiento que obstaculice su objetivo: realizar el trabajo sucio que le encomiende la corporación empresarial que le “posee”. Es un James Bond moderno inmerso en un conflicto intergaláctico con potencias alienígenas, una chica buena por medio, una chica “muy buena” por medio y una chica mala, muy mala. Tiros, intriga, algo de instrucción en la filología y mitología griega.

Un saludo


Año de publicación: Mayo 1997
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova Ciencia Ficción
ISBN: 978-84-406-7363-3

RESEÑA


Deja un comentario

“lo mejor de Stanley G. Weinbaum”: el primer escalón de la ciencia ficción moderna.


“La mentira como mecanismo de adaptación merece un estudio más profundo del que ha recibido. Probablemente los mentirosos originarios son esas plantas y animales que utilizan el mimetismo protector: serpientes inofensivas que imitan a serpientes venenosas, moscas que parecen abejas. Esas son mentiras vivientes” S.G.W.

Stanley Grauman Weinbaum (1903-1935) joven escritor americano pionero de la ciencia ficción moderna; de su biografía se destaca que fue compañero de universidad de Charles Lindbergh y que existe un cráter en Marte (no podía ser otro sitio) con su nombre.

Su producción, más bien escasa dado lo temprano de su fallecimiento, no deja de sorprender por anticiparse en cierto modo a todos los grandes continuadores del género de ciencia ficción.

Hace muchos años (y cuando digo muchos, digo muchos), rescaté de la biblioteca pública, sección infantil, un libro de ciencia ficción, en edición rústica titulado “lo mejor de Weimbaun”, o algo así. Lo leí con el agrado y satisfacción que mis casi recién estrenados hábitos de lector compulsivo me concedían (y me siguen concediendo) y después le perdí la pista: la biblioteca reordenó las secciones, yo empezaba a frecuentar la sección de adultos y ya no pude encontrarle más.  No fue hasta mucho más tarde que volví a encontrarle buceando en las bibliografías de ciencia ficción y me volvío a encantar. El relato que siempre me fascinó fue “Máxima adaptabilidad” y “Las gafas de Pigmalión”.

Mis conocimientos literarios y científicos distaban mucho de ser los que ahora poseo (de hecho con la edad y la educación autodidacta he conseguido ampliar considerablemente mi bagaje de desconocimiento en esos campos) y las soluciones “científicas” me parecieron un alarde extraordinario.

Hoy ya puedo distinguir entre la ciencia ficción hard y soft y no dejo de reconocer que en sus relatos de 1934-5 necesariamente tiene que notarse el desarrollo del conocimiento tecnológico, médico, antropológico y genético, pero entiendo que ya en dichos relatos el autor mostraba un esfuerzo por justificarse y ofrecer una explicación  científica dentro del contexto del relato. Contienen sus relatos referencias expresas a la teoría de la mutación de De Vries o la selección natural de Weisman o Darwin (máxima adaptabilidad) o a las teorias del idealismo de Berkeley (las gafas de pigmalión) al autómata de Roger Bacon (el ideal) e incluso tesis geopolíticas sobre las relaciones internacionales entre países y áreas de influencia (los mares cambiantes), especulaciones sobre botánica y comentarios sobre filología clásica (lotofagos).

Son relatos cortos, con un estilo directo, escritos en tercera persona, sin complejidades estilsíticas y una temática algo ingenua. Sorprende las descripciones de la atmósfera de los planetas o que los protagonistas fumen dentro del cohete (por cuestiones de seguridad, claro, que en 1935 aún se podía fumar en lugares públicos)  o que se protejan de las inclemencias de Venus con una traje de lana “reforzado con cuero” y usen revolveres y lanzallamas para defenderse de las criaturas extraterestres. Pero, redundando en todo lo dicho, debemos tener en cuenta que fueron escritos por un joven que nunca llegó a la madurez artística, hay que valorarlo como a un clásico.

Seguramente por concesiones al gusto de la época, también en los relatos aparece una chica y el esquema de la trama suele ser “chico/chica y todo al final acaba bién, o no tan bién” No en vano, antes de iniciarse en la ciencia Ficción escribió relatos de amor.

1 – UNA ODISEA MARCIANA: Weinbaum nos presenta a Tweel, un marciano inteligente parecido a una avestruz. Según los críticos del género es la primera representación de un ser extraterrestre que se aleja de la caricaturización grotesca o terrorífica y que está dotado de inteligencia e interactúa con los terrícolas.

2 – EL VALLE DE LOS SUEÑOS.

3 – MAXIMA ADAPTABILIDAD: Como bien dice el relato objeto de reseña el autor propone una hipótesis ¿qué resultado nos daría proporcionar a un ser humano la adaptabilidad al medio propia de un insecto? Y la solución no es otra que un ser carente de moral y empatía cuyo único objetivo vital es la satisfacción de sus propias necesidades. No solamente existe una adaptabilidad biologica sino, como dice el autor, una adaptabilidad “humana” que es la que lleva a la protagonista a actuar sin ningún control social ni legal y a usar de sus seductoras armas para conseguir sus fines (y porque  es una mujer, malvada y seductora, típico tópico de la época, hoy nos resulta aberrante, aunque no menos cierto que ayer).

Una versión fílmica de esta historia fue hecha en 1957 bajo el titulo de SHE-DEVIL, protagonizada por Mari Blanchard, Jack Kelly y Albert Dekker.

4 – LAS GAFAS DE PIGMALION: El relato nos presenta una anticipación del concepto de realidad virtual, unas gafas que recrean otro mundo mediante estímulos sensoriales (olor, tacto, fotografías tridimensionales..), un explicación científica algo simple e ingenua hoy en día pero un hallazgo para una época sin “Matrix” .

5 – MARES CAMBIANTES: Una intriga sobre política internacional a raíz de la crisis mundial surgida a raíz de un desastre natural que altera la latitud de los países europeos, cambia su clima y obliga a reconfigurar sus políticas poblacionales y migratorias, surgiendo nuevas alianzas acordes a los nuevos intereses en juego. También una aventura chico conoce chica.

6 – LOS MUNDOS “SI”: Mediante un artefacto mecánico, el protagonista accede a un mundo virtual pero no ya en el terreno de lo sensorial, como e el caso de “Las Gafas de Pigmalión” sino en el terreno de lo temporal, de tal modo que el personaje, un impuntual irreductible, puede experimentar otra realidad temporal distinta, un mundo alternativo en función de las distintas decisiones que pudiera adoptar: La respuesta a la pregunta “¿ Que hubiera pasado si ..?.  Es un relato interesante que ya alude a la teoría de la relatividad de Einstein y a los viajes en el tiempo que dicha teoría, en teoría, comporta.

7 – LA LUNA LOCA.

8 – RESCATE DE UN SECRETO.

9 – EL IDEAL: Los mismos protagonistas que en “las Gafas de Pigmalón”, el joven heredero y el viejo profesor egocéntrico y genial y un nuevo invento de la mano del Profesor un aparato que plasma en un espejo el ideal del pensamiento del sujeto y las consecuencias que ello trae consigo.

10 – LOTOFAGOS: Los protagonistas conocen a un ser extraterrestre al que llaman Oscar, una especie vegetal de sangre caliente y con raices moviles que se reproduce por esporas y que, con una inteligencia superior a la humana llega a conocer el idioma y a hablar con ellos, en media hora…

11 – LA ISLA PROTEO.

No perderse la oportunidad de leer, o releer, a Weinbaum, puede decrise que tras más de ochenta años no han perdido frescura ni originalidad. ¿de cantos autores podemos decir lo mismo? (Heinlein, Asimov,…)

Un saludo

Lo mejor de Stanley G. Weinbaum

Traducción de Mariano Orta Manzano.

Martínez Roca, 1977.

Colección: Super Ficción; 20.


2 comentarios

“señores del olimpo” de javier negrete: el origen de los dioses, cuando las olimpiadas eran otra cosa.


“En el principio fue Caos, el inconcebible. Caos el No-nacido, la tiniebla impenetrable, que precede a toda luz. No tenía ni manos, ni voz, ni ojos, y nunca se le ofrendaron ni se le ofrendarán víctimas, pues es el dios de la indiferencia suma” J.N

Nos lo cuenta Hesiodo en su Teogonía:

En un principio era el Caos y de él nació la diosa Gea (Tierra), Tártaro (la región de los infiernos) y Eros (el Amor), los dioses primordiales.

La diosa Gea engendró, sin intervención masculina, a Urano (el Cielo estrellado) igual a sí misma y con sus mismas proporciones. También, engrendó al mar estéril, Ponto y con Urano tuvo como hijos a los tres cíclopes, a los hecatónquiros, de cien brazos y a los doce Titanes: Océano, Cea, Crío, Hiperón, Jápeto, Tea, Rea, Temis, Mnemosina, Febo, Thetis y el último Cronos, el de mente retorcida, hijo nacido del odio.

El díos Urano no permitía que sus hijos abandonaran el seno de la diosa Gea y ésta, con interminables dolores de parto convenció a su hijo Cronos para que castrara a su padre con una hoz forjada con la roca y el metal de sus entraña; de la espuma de su miembro arrojado al Ponto surgió la diosa  Afrodita.

Cronos se juntó con su hermana Rea y con ella tuvo cinco hijos a los cuales devoraba a medida que nacían, para evitar la maldición de Urano que le profecitó que sería igualmente derrocado por su hijo. El sexto hijo, Zeus, fue hurtado de su padre al que se le dió a comer una piedra envuelta en lana de oveja y cuando creció, ayudado por los Hecatónquiros y los Cíclopes, que crearon para el rayo y el relámpago para él, obligó a Cronos a vomitar a sus hermanos; los Titanes, aliados de Cronos, el de mente retorcida, fueron vencidos y encerrados en las profundidades del Tártaro.

Para evitar continuar con las luchas entre los dioses Zeus propuso a sus hermanos residir todos en el Olimpo gobernando Zeus sobre mortales e inmortales.

Los señores del Olimpo, de Javier Negrete recrea el desafío y posterior batalla de Tifón, último hijo de Gea, contra Zeus y los dioses olímpicos, en venganza de los Titanes.

Si te gusta la mitología griega, si te gustan los relatos de fantasía y ciencia ficción, éste es tu libro.

Sin tener más pretensiones que las de una novela de aventuras, el conocimiento y pasión que se le presume a Javier Negrete respecto de las fuentes clásicas (no en vano es profesor de griego) se traslada a un texto muy bien escrito, muy bien hilado en cuanto a trama y argumento y muy bien cohesionado el propio relato con la “información” sobre las luchas que dieron origen a la teogonía griega. Un incentivo para aproximarse a la mitología griega sin la exigencia que supone el estudio de los autores clásicos, introducida por una novela extraordinaria.

En 2006 obtuvo el Premio Minotauro de Fantasía

Otras obras de Javier Negrete:

Para conocer un poco más, bien vale la Wikipedia:

Sobre Cosmogonía: http://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_griega#Cosmogon.C3.ADa_y_cosmolog.C3.ADa

Sobre la Tifonomaquia: http://es.wikipedia.org/wiki/Tif%C3%B3n_(mitolog%C3%ADa)

Sobre la Teogonía:  http://es.wikipedia.org/wiki/Teogon%C3%ADa

Un saludo.

  • Título: SEÑORES DEL OLIMPO
  • Autor: NEGRETE, JAVIER
  • Tema: Grecia. Aventuras. Mitología.
  • Editorial: Minotauro
  • ISBN: 84-450-7586-1
  • Páginas: 364
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Año de edición: 2006


1 comentario

“la historia de tu vida” de Ted Chiang, cuando lo cotidiano se vuelve extraordinario en una segunda mirada.


“Para la mayoría de sus habitantes, el Infierno no es tan diferente de la Tierra; su castigo principal es el lamento de no haber amado a Dios lo suficiente cuando estaban vivos, y para muchos eso es algo fácil de soportar.” T.C.

Extraordinario libro de relatos de ciencia ficción que, encuadrado en la rama dura o  “hard”, abarca como temática una amplia variedad de ramas del conocimiento (matemáticas, lingüística, sociología, neurología) a las que somete, sin renunciar a una exquisita y cuidada fundamentación técnica, a un tratamiento caracterológico y argumental complejo y completo, sin perder amenidad ni interés, ganado una excelente calidad literaria. Se compone de los siguientes cuentos: La torre de Babilonia – Comprende – Dividido entre cero – La historia de tu vida – Setenta y dos letras – La evolución de la ciencia humana – El Infierno es la ausencia de Dios – ¿Te gusta lo que ves? (Documental)

Ted Chiang (Nueva York, 1967) es un escritor norteamericano de ciencia ficción en cuya biografía se destaca por un lado que no se dedica a tiempo completo a la literatura, de ahí su escasa producción, y por otro lado, la enorme calidad de su obra, ampliamente galardonada: “La torre de Babilonia” ganó el Nebula, “La historia de tu vida” el Nebula, el Theodore Sturgeon Memorial y el Seiun, “Setenta y dos letras” el Sidewise, y “El Infierno es la ausencia de Dios” el Hugo, el Nebula y el Locus. También ganó  un premio Nebula y un premio Hugo por “El mercader y la puerta del alquimista” (2007) y un premio de la BSFA, un premio Locus,el premio Hugo al mejor relato corto por “Exhalación” (2009) y un premio Hugo y un premio Locus, ambos, a la mejor novela de 2010 por “El ciclo de vida de los objetos software”

LA TORRE DE BABILONIA: Relato de ambientación histórica que se desarrolla en la Babilonia mesopotámica, durante la construcción de la bíblica Torre de Babel y en el cual recrea las vivencias de un obrero que trabajó en su interminable construcción… hasta un final sorprendente. Este cuento verdaderamente sorprende por la cuidada transición que realiza el autor desde una simple narración de un hipotético suceso mítico cuya inverosimilitud va ascendiendo en la misma medida que el protagonista sube por la torre, hasta un final en el que la concepción mística del universo babilonio choca con la alteración de las leyes de la física.

COMPRENDE:  Otro relato que con un registro distinto, cercano formalmente al ciberpunk de “Neuromante” de Wiliam Gibson y con una temática que recuerda al cuento “Flores para Algernon” de D. Keyes, nos presenta el enfrentamiento entre las dos concepciones (morales) básicas sobre la finalidad última del comportamiento humano respecto del desarrollo y bienestar de la propia especie, el altruismo y el egoísmo, protagonizado por dos individuos que, alterada hormonalmente su capacidad mental hasta su completa y total evolución se ven conceptual e irresolublemente  destinados a un duelo mortal.

Me gusta este relato por cómo sabe describirnos las distintas hipotéticas fases de crecimiento y expansión de la mente humana hasta la consecución última de todas sus potencialidades y el dilema ético que plantea sobre la posible (o no) evolución paralela de los valores en busca de un sentido último, todo ello entrelazado en una atractiva trama argumental. 

LA HISTORIA DE TU VIDA: Desarrolla la idea de que el lenguaje configura nuestra forma de pensamiento mediante la experiencia de una lingüista que adquiere el conocimiento de un lenguaje extraterrestre y le permite una percepción más “global” de la realidad en términos de pasado, presente y futuro.

SETENTA Y DOS LETRAS: Aborda el tema de la Cábala y el mito del Golem  en la Inglaterra victoriana con la tensión entre la incipiente lucha por los derechos sociales de los trabajadores y la explotación y manipulación clasista como trasfondo.

EL INFIERNO ES LA AUSENCIA DE DIOS: Por medio de una historia fantástica  sobre la presencia de ángeles en la Tierra y los efectos reales (dramáticos o gozosos, aleatoriamente) de la actuación divina entre los hombres, nos presenta las actitudes y pensamientos de distintos personajes y la manera cómo entienden y viven la idea de la existencia de Dios.

Es un cuento excepcional en el que, nuevamente, la profundidad de su planteamiento intelectual fluye de manera natural a través de su argumento sin que su atractivo se resienta por su hondura filosófica y la exposición sistemática de las diversas actitudes ante la creencia y la fe.

¿TE GUSTA LO QUE VES? (DOCUMENTAL): Con una gran habilidad formal, componiendo un relato mediante sucesión alternada de los testimonios de los distintos personajes, a modo de un documental televisivo, nos encontramos ante un mundo en el que por medios quirúrgicos podemos alterar a voluntad la percepción de la belleza en las personas, acabando con la discriminación a favor de las personas atractivas. Surgen voces a favor y voces en contra a lo largo de este ameno e interesante trabajo que no nos hace olvidar que es un cuento de ficción y no un ensayo sociológico.

Finaliza el libro con un pequeño epilogo en el que el auto analiza la génesis de cada uno de los cuentos que nos ha presentado y sus motivaciones o justificaciones.

Es un libro importante para la ciencia ficción porque tiene una enorme calidad literaria y desarrolla la ciencia ficción alejada de los límites “clásicos” de los extraterrestres, el espacio y los robots para reinterpretar de una manera muy inteligente los diferentes planteamientos científicos que nos ofrecen las diferentes especialidades de la ciencia bien sean las matemáticas, la filosofía, la teología, la sociología, la psicología y neurología, presentes todas en ellas en el conjunto de relatos reseñados. Teniendo tanta oferta literaria, la lectura de este libro es muy recomendable  al final te queda la sensación de haber aprovechado el tiempo en un texto que te invita a pensar. Un saludo

Título original: Stories of Your Life
and Others
Traductor: Luis G. Prado
Col. Bibliópolis Fantástica nº 12
256 págs.,
ISBN: 84-96173-08-9


1 comentario

“la desagradable profesión de jonathan hoag” de Robert A. Heinlein. Una vuelta de tuerca más a la paradoja en el tiempo


Libro de relatos de Robert A. Heinlein, autor clásico de la Ciencia Ficción, con obras tan reconocidas y reconocibles como  Estrella doble (1956), Tropas del espacio (1960), Forastero en tierra extraña (1962) y La Luna es una cruel amante (1967), por las que recibió un Premio Hugo por cada una. Ha sido encasillado por fascistoide y, curiosamente, también por icono hippie, lo cual no tiene mucho mérito cuando la masa es una corriente informe que se dirige mansamente hacia la dirección que se le orienta y que se acomoda perfectamente  al recipiente (moral, intelectual y/o político) que la contiene.

Mis preferidos son “Tropas del espacio” y “Forastero en tierra extraña” (que bien pueden ser objeto de futuras reseñas) más que los relatos que se reseñan en ésta página, quizás por mis preferencias, salvo excepciones, sobre el relato largo al corto.

El libro se compone de los siguientes relatos

La Desagradable Profesión de Jonathan Hoag (The Unpleasant Profession of Jonathan Hoag, 1942)

El Hombre Que Vendía Elefantes (The Elephant Circuit / The Man Who Traveled in Elephants, 1957)

Todos Vosotros Zombies (All You Zombies…, 1959)

Ellos (They, 1941)

 Nuestra Hermosa Ciudad (Our Fair City, 1949)

Y Construyó una Casa Torcida (…And He Built a Crooked House, 1941)

Personalmente destaco “todos vosotros zombies” por el desprecio absoluto a las paradojas temporales en los clásicos relatos de viajes en el tiempo y por el original y sorpresivo final que no quiero desvelar: son sólo unas pocas páginas de cuya lectura no quiero privar a nadie destapando el argumento, el que tenga curiosidad que lo acabe leyendo y lo disfrute y el que no lo quiera leer bíen podía haberse ahorrado leer esta reseña .

Igualmente me ha gustado mucho “ello”, cuyo argumento también voy a callármelo reprimiendo mi deseo de explayarme y ser más explícito. Unicamente diré  que me gustó porque juega con extrema habilidad y sencillez con nuestra tendencia a pensar que las cosas son lo que parecen ser y no al revés: díganselo a Segismundo, que la vida es sueño y los sueños sueños son.

Un saludo

La desagradable profesión de Jonathan HoagLa Desagradable Profesión de Jonathan Hoag(0/10)


Autor: Robert A. Heinlein
Editorial / Colección: Martínez Roca / Super ficción
Género: Ciencia FicciónRelatos
Edición: Rústica
Año Publicación:1977
Ilustrador: 
Traductor: Amparo García Burgos
Diseño o fotografía de portada: David Pelham
ISBN: 978-84-270-0430-6
Idioma: Español

Martínez Roca. Super Ficción, nº 27