lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“apocalipsis” de stephen king, otra vez el bien y el mal siguen su juego en el corazón del hombre


 

“Decidiste entonces que querer a la gente podía llegar a causar dolor, y llegaste a la conclusión de que era más seguro vivir sólo para ti misma. Y eso fue lo que hiciste una y otra vez.” S.K. 

Verdaderamente sólo Stephen King puede conseguir reeditar un libro superventas de casi 1200 páginas añadiéndole alegremente otras casi 400 y conseguir la misma adhesión entusiasta que con el libro inicial. En efecto, este nuevo libro, “Apocalipsis” (1990) es la versión extendida de el libro original  “La danza de la muerte” (1978), el “Director´s Cut en el ámbito literario.

El propio autor se ocupa de aclarar en un ingenioso prólogo (dividido en dos partes, la primera “para leer antes de la compra” y la segunda “para leer despues de comprar el libro”) que la génesis original de la novela fue concebida con un mayor número de páginas, pero por recomendaciones editoriales el libro fue trasquilado, podado, entresacado, desbrozado, afeitado, retocado y maquillado para disminuir su número de páginas y reducirlo a un volumen más liviano y accesible para el lector medio.

Esta nueva versión, sin ser un nuevo libro, contiene unas 400 páginas más en las que, según opinión del autor, la novela gana en profundidad y en calidad literaria, sin distorsionar la orientación inicial, únicamente corrigiendo, estilísticamente, las cicatrices que quedaron tras la drástica disminución de páginas y actualizando el tiempo interno de la novela a los años 90, con inclusión de las necesarias correcciones respecto de referencias culturales. Según Stephen King, los protagonistas quedan así mejor definidos por sus propias acciones, que son más detalladas que en la versión original.

Recuerdo un verano en el que me dediqué a leer todos los libros de Stephen King que pude conseguir de la biblioteca de una vecina, también lectora compulsiva. Apilados uno encima de otro al lado de mi mesita de noche alcanzaban perfectamente el metro de altura: It, la Larga Marcha, el Fugitivo, los Tommynockers, Cementerio de animales, Misery, Dolores Clairborne, La danza de la Muerte, El pasillo de la Muerte, Carrie, El Misterio de Salem´s Lot, La Zona Muerta, Maleficio, etc. Con esto quiero decir que en modo alguno me han dado miedo los “tochos” de más de mil páginas, ni aunque le añadan otras tantas, como es el caso que nos ocupa.

Sin embargo, esta nueva lectura, que es la primera, estrictamente hablando, no me ha gustado tanto como la lectura inicial de la La Danza de la Muerte. Obviamente los años pasados desde mi lectura anterior han añadido cierta niebla espesa al cielo de mi memoria y las sensaciones que ahora tengo seguramente no se correspondan con las percepciones de antaño.

Al afrontar esta reseña, al igual que la lectura que la ha motivado, no puedo dejar a un lado el hecho de que yo ya había leído el libro anterior y por lo tanto la comparación entre ambas obras ha sido inevitable.

Como muy bien aclara Stephen King en su prólogo, la acción de Apocalipsis, respecto de La danza de la muerte, se ha alargado: los personajes intervienen  más y hacen más cosas dentro del esquema inicial. Esto ha dado como resultado que el ritmo de la acción sea más pausado y un intervalo más largo entre la presentación intercalada de cada personaje y un ritmo narrativo más lento. 

Por el contrario, ha ganado en profundidad sobre todo en la presentación de estos personajes y en una mayor claridad respecto de sus motivaciones y circunstancias. En este sentido yo creo que se nota que el libro inicial, la Danza de la Muerte, era el resultado de los descartes de una obra de mayor envergadura.

Con todo, y puestos a comparar, puedo decir que la obra inicial me gustó más, me divirtió más, su lectura me resultó más ágil, más frenética, al menos esa es mi impresión actual. Pero para un lector novicio que se acerca a esta lectura por primera vez, yo le recomendaría sin duda alguna el libro de “Apocalipsis”.  Ya he dicho que sólo Stephen King puede escribir una obra de 1536 páginas que te deje enganchado desde la primera a la última y que sólo interrumpas su lectura por necesidades fisiológicas ineludibles (comer y dormir, básicamente).

La acción que se desarrolla en esta novela contienen ese aíre postapocalíptico que su propio título indica. Sin ser una clásica novela distópica, ni una novela de terror puro, ni siquiera ciencia ficción o fantasía, comparte y conjuga estos elementos en el más clásico estilo de Stephen King.

Transcurre en un marco temporal contemporáneo, con una descripción realista, con un estilo claro y sencillo, una cronología que avanza y retrocede temporalmente para explicar los antecedentes de cada personaje, sin perder por ello el ritmo necesario para mantener el interés. Stephen King sabe, además, presentarnos lo cotidiano teñido de un velo de surrealismo fantástico, mágico y extraño que tanto el lector como los propios personajes aceptan dentro de la coherencia del relato.

Se estructura la novela en tres partes, donde se nos explica los orígenes y antecedentes de los personajes,  el desarrollo de la formación de ambas fuerzas contrapuestas y el desenlace final –y ahí me quedo.

La novela trata sobre la propagación en Estados Unidos de una epidemia vírica provocada por un experimento biológico militar descontrolado, conocido como Capitán Trotamundos, cuyo contagio es casi instantáneo, con un porcentaje del 99% sobre la población, y una tasa de mortalidad del 100% de los infectados.

Pese a los intentos iníciales de las estructuras gubernamentales de mantener aislado el foco de infección, mediante la práctica de una ley marcial sumarísima en las poblaciones afectadas y con el control total de la información. El país entero se colapsa a los pocos meses, volviendo inhóspitas y desoladas las poblaciones, inútiles las comunicaciones e imposible el transporte  por lunas carreteras obstruidas con los restos las fantasmales caravanas de vehículos de aquellos a los que la muerte les acometió cuando pretendían abandonar a estampida las ciudades y esos otros que intentaban refugiarse en esas mismas ciudades huyendo del horror de las poblaciones del extrarradio.

Ante el desconcierto inicial, los pocos sobrevivientes del país van a ser atraídos por unos sueños recurrentes que polarizarán a la población en dos focos opuestos, unos hacia un pueblo de Colorado liderado por una anciana negra de más de 100 años llamada Madre Abigail, que representa a las fuerzas del Bien y otros hacia Las Vegas, donde un ser oscuro y extraño llamado Randall Flagg agrupará a los elementos más extraños y marginales, encuadrados en las filas del Mal.

Por contraste con el buen hacer literario del autor, las adaptaciones cinematográficas de muchas de sus novelas no han sabido trasladar a la pantalla la mágia, y la fascinación del terror de Stephen King. En 1994 la cadena de televisión ABC realizó una adaptación en formato de miniserie llamada “Apocalipsis”  que fue protagonizada por actores hoy muy conocidos como Gary Sinise, Molly Ringwald, Rob Lowe,Miguel Ferrer, Laura San Giacomo, Ossie Davis y Ed Harris, pero que no tuvo mucha aceptación por parte de público y crítica.

Concluyo con una entusiasta recomendación. No siendo de sus mejores novelas (ya me he decantado en varias ocasiones a favor de la magistral “It”) es una novela estupenda. Y hasta l más mediocre de las obras de King es mucho mejor que otros productos literarios que nos intentan colocar como émulos del genio del terror contemporáneo.

Un saludo

 

 

Sinopsis Editorial: Una novela de tonos apocalípticos en la que el Bien lucha contra el Mal. Un virus se escapa de un laboratorio secreto del Gobierno norteamericano, en Texas. Como consecuencia de ello, muere más del 99 por ciento de la población mundial. Los supervivientes se alinean en dos bandos: el del Bien, liderado por Mamá Abigail, una anciana de 104 años, y el del Mal, capitaneado por Randall Flagg, el Hombre Oscuro. Al enfrentarse ambas fuerzas en una lucha épica que tiene lugar en el desierto de Nevada, el futuro del inundo pende de un hilo. Apocalipsis es el título dado en España a la versión “completa y sin cortar” de la novela The Stand que apareció en 1990. Previamente, había aparecido publicada la versión “recortada” (correspondiente con la versión de The Stand publicada en 1978) bajo el título de La danza de la muerte.

 

  1. Título original: The stand
  2. Traductor: Eduardo Goligorskyia Pous
  3. Páginas: 1536
  4. Publicación: 1990 (1990)
  5. Editorial: Emece Editores
  6. Categoría: Terror
  7. ISBN: 9500406666
Anuncios


Deja un comentario

“el último buen beso” de James Crumley: violencia, alcohol y un bulldog cervecero


“Vagando por Norteamérica con un bulldog alcohólico, un detective privado de tres al cuarto y una bendita petaca de Wild Turkey”.

Extraordinario canto de cisne de una época a punto de extinguirse: los últimos rescoldos de la guerra de Vietnam; las pavesas de la fumata hippie que se difuminan en el viento; los últimos bares de carretera secundaria casi extintos por la muerte de las mismas carreteras; los últimos tipos duros inmunes al fracaso o a la desesperación, anti héroes  ya maduros cuya voluntad aún no será derrotada por la adicción al alcohol o a las drogas; el final de aquel tiempo en el que aún existía dinero en efectivo, películas de vídeo, cabinas de teléfono y en el que la gente se enviaba postales. Un último buen beso antes de la decadencia de la edad y del olvido.

Arthur James Crumley (1939-2008) Escritor norteamericano de novela negra. Un caso equivocado (1975), El último buen beso (1978), The mexican Duck Tree (1993), Bordesnakes (1996) y El último país  (2001). Fue creador de los personajes  Milo Milodragovitc y CW Sughrue, protagonistas cada uno de una serie de novelas  adscritas al subgénero del “hardboiled”.

La novela “el último buen beso” es protagonizada por el detective Sughrue, el cual inicia la búsqueda de una chica que abandonó su casa hace diez años sin decir palabra, siendo una rutilante adolescente. El encargo se lo realiza la propietaria de un bar al cual acude el detective por otro trabajo previo que consistía en devolver a su casa a un afamado y  borrachín escritor que regularmente se escapa a todos los tugurios del Medio Oeste americano para perseguir, o ser perseguido, por la inspiración artística.

La afinidad de ambos por la carretera, la sordidez y las resacas, fomenta una amistad y mutua admiración que les lleva a  emprender juntos la búsqueda por los ambientes más dispares, desde una comuna hippie, pasando por una productora de películas pornográficas, una casa espiritual para jóvenes descarriados… acompañados de Fireball Roberts, el bulldog aficionado a la cerveza propiedad de la dueña del bar, al cual adoptan como un paciente compañero de viaje.

Con un estilo directo, narrada en primera persona por el protagonista, la trama de la novela se va complicando desde el estilo  “road movie” inicial a medida que van apareciendo nuevos personajes del entorno del escritor: su esposa, de una belleza esquiva y sugerente; la ex-esposa, quien contrata inicialmente al detective, de una sensualidad madura a la que aún no ha hecho mella la decadencia otoñal ; la madre del escritor, vieja octogenaria, también novelista ocasional, millonaria a causa del éxito de  sus dos únicas obras escritas con determinación y despecho, que convive con la ex-esposa en una mansión vecina  a la del escritor; una mafia dedicada a la prostitución y a la pornografía ilegal, etc.

Una vez iniciada su lectura, invita a continuarla el argumento cada vez más enrevesado y la creciente tensión que culmina en un desenlace imprevisto. Fomenta su atractivo con su lenguaje directo, las reflexiones ácidas de los personajes, su sarcasmo e ironía, el hastío que transpira la actitud de abandono y ebriedad de los protagonistas. Destaca el amigo escritor que ofrece reflejos del viejo Bukowski aunque menos reflexivo y más torturado por demonios cuyo infierno la botella no puede apagar .

Se recrea la novela en las complicadas relaciones personales y las complicadas personalidades. Es una novela negra sin buenos ni malos, sin un crimen que resolver salvo la búsqueda de la nínfula desaparecida.Poniéndome un poco místico el transfondo no deja de ser el sentimiento de desarraigo del personaje respecto de un modelo de vida que no siente suyo (matrimonio, familia) y la pérdida de un ideal propio que no acaba de recuperar debido,  quizás, al desencanto materializado en el climax de la novela.

Es una estupenda novela que se nota que está escrita en los albores de los años ochenta: drogas, alcohol, tipos duros, infidelidades, vampiresas fatales y viejas glorias en decadencia.   Su lectura es altamente recomendable.

Un saludo.

el ultimo buen beso-james crumley-9788498678956

Nº de páginas: 320 págs.

Editorial: RBA LIBROS

ISBN: 9788498678956

Año edicón: 2010. BARCELONA


1 comentario

“la desagradable profesión de jonathan hoag” de Robert A. Heinlein. Una vuelta de tuerca más a la paradoja en el tiempo


Libro de relatos de Robert A. Heinlein, autor clásico de la Ciencia Ficción, con obras tan reconocidas y reconocibles como  Estrella doble (1956), Tropas del espacio (1960), Forastero en tierra extraña (1962) y La Luna es una cruel amante (1967), por las que recibió un Premio Hugo por cada una. Ha sido encasillado por fascistoide y, curiosamente, también por icono hippie, lo cual no tiene mucho mérito cuando la masa es una corriente informe que se dirige mansamente hacia la dirección que se le orienta y que se acomoda perfectamente  al recipiente (moral, intelectual y/o político) que la contiene.

Mis preferidos son “Tropas del espacio” y “Forastero en tierra extraña” (que bien pueden ser objeto de futuras reseñas) más que los relatos que se reseñan en ésta página, quizás por mis preferencias, salvo excepciones, sobre el relato largo al corto.

El libro se compone de los siguientes relatos

La Desagradable Profesión de Jonathan Hoag (The Unpleasant Profession of Jonathan Hoag, 1942)

El Hombre Que Vendía Elefantes (The Elephant Circuit / The Man Who Traveled in Elephants, 1957)

Todos Vosotros Zombies (All You Zombies…, 1959)

Ellos (They, 1941)

 Nuestra Hermosa Ciudad (Our Fair City, 1949)

Y Construyó una Casa Torcida (…And He Built a Crooked House, 1941)

Personalmente destaco “todos vosotros zombies” por el desprecio absoluto a las paradojas temporales en los clásicos relatos de viajes en el tiempo y por el original y sorpresivo final que no quiero desvelar: son sólo unas pocas páginas de cuya lectura no quiero privar a nadie destapando el argumento, el que tenga curiosidad que lo acabe leyendo y lo disfrute y el que no lo quiera leer bíen podía haberse ahorrado leer esta reseña .

Igualmente me ha gustado mucho “ello”, cuyo argumento también voy a callármelo reprimiendo mi deseo de explayarme y ser más explícito. Unicamente diré  que me gustó porque juega con extrema habilidad y sencillez con nuestra tendencia a pensar que las cosas son lo que parecen ser y no al revés: díganselo a Segismundo, que la vida es sueño y los sueños sueños son.

Un saludo

La desagradable profesión de Jonathan HoagLa Desagradable Profesión de Jonathan Hoag(0/10)


Autor: Robert A. Heinlein
Editorial / Colección: Martínez Roca / Super ficción
Género: Ciencia FicciónRelatos
Edición: Rústica
Año Publicación:1977
Ilustrador: 
Traductor: Amparo García Burgos
Diseño o fotografía de portada: David Pelham
ISBN: 978-84-270-0430-6
Idioma: Español

Martínez Roca. Super Ficción, nº 27