lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“justo”, de carlos bassas del rey: cuando la vida vuelve la mirada atrás.


“Cualquiera puede matar a un hombre. Pero convertirlo en un arte discreto lleva su tiempo” C.B

Bajo el ropaje de una novela negra se esconde un relato íntimo y nostálgico de una ciudad, Barcelona, que fue y ya no es ni será. Si bien la anecdota es la historia de un “ejecutor” en su ancianidad, con unos cuantos trabajos pendientes de realizar, lo cierto es que la novela brilla por la maestría con que su autor recorre las calles de una ciudad invisible al habitante joven, turista o vecino. El protagonista recorre los viejos barrios y los viejos lugares de la Barcelona de los 60 o 70 -posiblemente la Barcelona que vió nacer a su autor- y su mirada no ve lo aparente sino la degradación o el cambio, que no necesariamente tienen que ser intercambiables: viejos barrios que permanecen escondidos en los escaparates de la modernidad, viejos tugurios y locales que aun cultivan los hábitos de antaño, despercibidos para todo aquel que nunca conoció su juventud y esplendor. Los muchos guiños que el autor hace al lector aluden a referencias de la literatura negra de la transición, Montalban, Gonzalez Ledesma (con el que comparte un significativo parecido su protagonista “Mendez” con el “Justo” de Basas del Rey) y otros cronista de nuestra ciudad condal como fueron Juan Marsé o Eduardo Mendoza.

El tono de la novela, directo, conciso y rápido, pero sin perder ese aire intimista y nostálgico al que aludimos, se ayuda de un narrador en primera persona, con puntuales interlocuciones con el lector, consiguiendo su complicidad y aceptación. Las escasas doscientas páginas también ayudan a su lectura, al igual que su lenguaje, sencillo pero al mismo tiempo trabajado, elaborado. El tratamiento de los personajes, absorbido principalmente por el dibujo preciso y certero de su protagonista, es correcto aunque algo escaso en matices. Sin embargo, la calidad del trabajo realizado con el protagonista es notable. El autor ha sabido encontrar una voz a medio camino entre la aóranza, la amargura y la resignación pero sustentada en la determinación de un objetivo inconcluso. Como se cita en la propia novela, parafraseando a Kierkegaard, sabe reflejar esa mirada por encima del hombro que echamos sobre una vida ya pasada, que tuvimos que afrontar siempre hacia adelante.

En resumen, una novela amena y entretenida, con un excepcional tratamiento del lenguaje y una trama interesante. Muy recomendable. Un saludo

BIOGRAFIA: Escritor nacido en Barcelona, el año 1974. Es Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra y profesor en la Escuela de Imagen y Sonido CTL de Pamplona . En 2007 obtuvo el premio “Plácido” al mejor guión de largometraje en el IX Festival Internacional de Cine Negro de Manresa. Ha publicado numerosas novelas: El samurái errante; Justo; Aki y el misterio de los cerezos; Mal trago; Mujyokan; 72 haikus y un jisei; Siempre pagan los mismos; El honor es una mortaja; El hombre sin nombre

SINOPSIS EDITORIAL: La verdadera justicia debe ser fría, implacable, desapasionada. Y para aplicarla, Dios decidió que cada generación contara con treinta y seis Justos, los tzadik, hombres anónimos que mantienen el equilibrio entre el Bien y el Mal sobre la faz de la Tierra. Justo Ledesma es uno de ellos. Un viejo irascible que discurre por las calles de un barrio, el de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, que ya no es el suyo; de una ciudad, Barcelona, que dejó de serlo hace tiempo. Un hombre cansado que, consciente de que su fin está cerca, decide saldar cuentas con su pasado; con un pasado que regresa de forma inesperada cincuenta años después. Escrito en una primera persona de estilo directo y peculiar, Justo esconde un triple relato: el de una vida dedicada a una misión sagrada, el de una venganza y el de la nostalgia por un tiempo cada vez más lejano, por unas calles cada vez más ajenas, por una ciudad moribunda que se desangra víctima de sus propios anhelos, de sus propios errores.

justo-carlos bassas del rey-9788417077235

  • Nº de páginas: 192 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: ALREVES
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788417077235


Deja un comentario

“la noche a través del espejo”, de frederic brown: una resaca creativa.


 

Se trata de una secuencia onírica perfecta. Y tenga en cuenta que el Jabberwocky, que probablemente sea lo mejor del segundo libro de Alicia, esta escrito en el lenguaje de los sueños. Esta lleno de palabras como “frumioso”, “hombroroso”, “esmeso”, palabras que ofrecen una imagen perfecta dentro de un contexto, pero sin que logremos dar con dicho contexto. En un sueño entendemos completo su significado, pero lo olvidamos al despertarnos” F.B.

A todo aficionado a la literatura le fascina y embelesa esa capacidad de algunos autores de convertir la técnica de la metaliteratura en un género, o subgénero narrativo en sí mismo, por la pericia y maestría de encarnar en la trama y estructura de su obra sus reflexiones e inquietudes sobre la teoría literaria o la crítica y estudio de otras obras de ficción.

Contando con el antecedentes, entre otros, de la famosa escena cervantina del expurgo de la bibliteca de Don Quijote, la presente obra de Frederic Brown nos anuncia, ya desde el título de la misma, su admirado tributo a la obra de Lewis Carroll.

Y en su interior nos encontramos con una novela negra excelente que recrea la presencia constante del personaje Alicia pero sin caer en el plagio o simulación, sino que nos ofrece un relato original, con un argumento atractivo, propio de la novela negra, y una trama perfecta que, como los engranajes de un reloj, va cerrando el circulo de su propio argumento a medida que van transcurriendo las horas en la ficción, aclarandose las incognitas en la misma medida en que las horas del reloj vienen anunciando el día y el fin de la noche y del sueño.

Durante su lectura, no deja de asomar una vaga semejanza con la película “After Hours” de Scorsese (“Jo, que noche” titulada en español), bastante posterior a su publicación, obviamente. Toda la trama se desarrolla en una noche demencial, absurda y onírica, donde sospechamos que el personaje principal pierde la conciencia por un uso demasiado “terapeutico” del alcohol. O quizás, como el propio personaje reiteradamente reflexiona, más que perder la conciencia, gana una lucidez “distinta”, una extraña percepción mística producto de la resaca.

Dado el año de publicación, alrededor de 1950, al lector actual, subyugado por la ideología de lo políticamente correcto, le puede parecer excesivo tanta referencia al alcohol. Y ciertamente choca un poco con nuestra imagen actual de lo que es el efecto socializador de la bebida con el permanente trasiego del protagonista y sus contantes referencias al wisky y a la cerveza. Pero todo ello no deja de explicar racionalmente el devenir del los acontecimientos, el comportamiento del personaje y sus propias reflexiones.

Narrada en primera persona, al estilo de la genial película “Sunset Bolulevard”, de Wilder, de 1950 (“El crepusculo de los dioses”, en España) – perdón por las constantes referencias cinematográficas, al parecer las ideas me vienen hoy en formato imagen-, los dialogos son abundantes, precisos, certeros, no redundantes y, en ocasiones, bastante profundos y serios.is C

Su lenguaje, dentro del subgénero en que se encuadra, además de las referencias y reflexiones a la obra de Lewis Carroll, es sencillo, sin construcciones extrañas ni largas subordinadas, directo y preciso, centrado en orientarnos en los acontecimientos que relata más que en la descripción d eambientes y personajes.

Estos, los personajes, se pueden reducir a uno solo, el protagonista, siendo el resto meros actores secundarios que van apareciendo y desapareciendo en la medida en que lo exige su guión.

Sobre la trama, ya hemos dicho que no ofrece una intriga interesante, amena, genial en su sencillez y en su estructura, donde cada elemento, cada hilo de acontecimientos, va siendo anudado y aclarado al final. Una factura clásica sin trucos de prestidigitación técnica, ni espectaculares triples saltos y torsiones argumentales, ni el apocalipsis final al que nos han venido acostumbrando las novelas actuales. Simplemente una clásica novela policial genial y maravillosa.

Un saludo

BIOGRAFIA: Fredric Brown, escritor norteamericano nadido en 1906 en Cincinnatti y fallecido en Tucsa, Arizona, en 1972. Principalmente autor de relatos policiacos, suele ser más reconocido tambiñen por sus relatos y novelas de ciencia ficción. En ambos géneros se mostró muy prolífico.  1948 El asesinato como diversión; 1949 Universo de locos; 1949 La caza del asesino; 1950 La noche a través del espejo; 1953 Amo del espacio;1955 ¡Marciano, vete a casa!; 1957 Vagabundo del espacio.

SINOPSIS EDITORIAL: Considerada la obra cumbre de Fredric BrownLa noche a través del espejo, recrea la alocada estructura de Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo, en un relato poicíaco donde nada es lo que parece, y que se va complicando conforme avanza la acción, repleta de ingenio y sentido del humor. 
El protagonista, Doc Stoeger, es un editor de un periódico semanario local de una pequeña ciudad, harto de no no haber publicado una sola exclusiva en veinterés años. La visita de un extraño personaje, que como Stoeger también es un declarado amanate de la literatura de Lewis Carroll, lo atrapa de un cadena de sucesos extraños, casi surrealistas, que pondrán en peligro su propia vida. Un final tan inesperado como sorprendente cierra una novela policíaca perfecto y extraña, rebosante de ingenio, que trasciende los límites del género negro y se ha ido convirtiendo con el tiempo en uno de los clásicos de la novela norteamericana del siglo XX.

  • Editorial: Reino de Cordelia
  • Traducción: de Susana Carral y Juan Salvador
  • Colección: Literatura
  • Páginas: 304
  • Formato: 13 x 20 rústica con sobrecubierta y cuadernillos cosidos
  • ISBN-13: 978-84-15973-22-5


Deja un comentario

“tiempos oscuros”, de john connolly, ¿qué pasa cuando la pereza y la mediocridad organizan una fiesta?


“La prolongada supervivencia de Parker bastaba para hacer creer a cualquiera, si le daba por ahí, en la existencia de Dios, o para negarla, depende de cómo viera cada uno la resistencia de aquel hombre” J.C

Casi siempre en Carnavales aprovecho para vestirme con esos trapos que ya no utilizo y salir a la calle disfrazado de mi mismo pero, quizás, un poco menos yo mismo que habitualmente. Quien me conoce advierte la diferencia, es estilo “retro” en el vestir, la audacia de haberme atrevido a salir a la calle de cierta guisa. Quien no me conoce se queda en la superficie de un estilo chabacano, antiguo, desfasado; algo así como la moda de mercadillo o de “contenedor de basura”.

Pues bién, Jonh Connolly ha estado practicando el “dumpster diving” y ha conseguido regalarnos una novela perfectamente prescindible, predecible, aburrida y carente de esfuerzo.

En anteriores reseñas ya aventuraba mi decepción ante cada entrega de novelas de la serie “Parker”. La trama se vuelve cada vez más predecible, menos innovadora. Los personajes no alcanzan, ni siquiera, a ser parodias de si mismos. Son meros calcos. Una gavilla de superficialidad y clichés para cada uno de ellos, atadita con la marca distintiva de cada uno.

En resumen, una novela tramposa y sin sustancia.

Mi crítica, quizás algo dura, esta sometida a opiniones y debate.

Y la pregunta de título de esta reseña no es meramente retórica. La respuesta: se autoinvitan la decepción y el aburrimiento.

Un saludo.

 

OTRAS RESEÑAS SOBRE JOHN CONNOLLY EN ESTE BLOG: “Cuervos“, “La ira de los ángeles” y “Malvados” y “Todo lo que muere”

BIOGRAFIA (fuente: Planeta de Libros) Connolly (Dublín, 1968) estudió filología inglesa en el Trinity College y periodismo en la Dublin City University. Reside en Dublín, pero pasa parte del año en Estados Unidos, donde se desarrollan sus obras. Es autor de la novela Malvados, del volumen de relatos de terror Nocturnos y de la serie de novelas policiacas protagonizadas por el detective Charlie Parker, tituladas Todo lo que muere (Shamus Award 1999), El poder de las tinieblasPerfil asesinoEl camino blanco (Barry Award 2003), El ángel negroLos atormentadosLos Hombres de la GuadañaLos amantesVoces que susurranMás allá del espejoCuervosLa ira de los ángelesEl invierno del lobo y La canción de las sombras.

SINOPSIS EDITORIAL: Jerome Burnel se convirtió, años ha, cuando trabajaba para una joyería, en un héroe (a su pesar). Intervino para evitar un homicidio múltiple, pero en su empeño se destruyó a sí mismo. Su vida familiar y profesional se truncó, y él acabó encarcelado, embrutecido. Fuerzas desconocidas le humillaron, enviándolo a prisión por un crimen que no cometió. Cree que es cuestión de tiempo el que esas fuerzas lo maten, pero antes de morir quiere respuestas, y recurre al detective privado Charlie Parker.
Le habla entonces de la chica que estaba marcada para la muerte, pero fue salvada; le habla de los que lo atormentaban, y de una comunidad que se esconde en una empalizada en ruinas… Parker no es como los demás hombres. Murió, y volvió a nacer. Está listo para presentar batalla. Y se acercará (junto a sus viejos amigos Angel y Louis) a una misteriosa y aislada comunidad, The Cut, en la que rigen el terror, la intimidación y el asesinato, todo ello en nombre del ser al que sirven; todo en nombre del Rey Muerto.

  • EDITORIAL: Tusquets
  • ISBN: 9788490664988
  • FECHA DE PUBLICACIÓN: 1 de Enero de 2018
  • 480 páginas
  • TRADUCCION: Vicente Campos


Deja un comentario

“carter”, de ted lewis: duro, directo y brutal.


“La lluvia llovía” T.L.

La literatura, como el cine, es una perfecta radiografía de la sociedad. Esta afirmación, tan obvia por otra parte, no deja de ser cierta por mucho que el abuso de su utilización nos dé la sensación de ser uno de los lugares comunes de toda reseña literaria.

Sin embargo, la lectura de novelas como “Carter”, de Ted Lewis, escrita sobre 1969, nos hace reflexionar sobre cómo ha cambiado nuestra mentalidad y nuestra percepción de los valores morales imperantes, la aceptación y rechazo de ciertas conductas, ciertas expresiones y ciertos tópicos que, como la moqueta estampada en techo y paredes, hacen que salten todas las alarmas de nuestro censor moral interno.

La anecdota de la novela, la historia de una venganza, articulada en el tópico regreso al lugar de la infancia y la confrontación con conclictos familiares no resueltos, deja paso y protagonismo a la arrebatadora personalidad del personaje principal: inteligente, brutal, despiadado y obsesivo.

Sin embargo, su lectura hace reventar las costuras de lo políticamente correcto. Al igual que esas antiguas películas en las que sus personajes no paran de fumar en público o donde el alcohol parece ser un condimento indispensable, el ambiente que refleja esta novela no encaja en nuestra moral imperante hoy en día.

Esto es lo que más me ha llamado la atención en su lectura. La falta de escrupulos del personaje, la utilización de otros personajes secundiarios para alcanzar sus objetivos, el abuso de la fuerza bruta, el trato vejatorio a las protagonistas femeninas, la presencia constante de la sordidez ambiental y moral, la amargura del recuerdo, el desapego afectivo, etc.

Apenas han transcurrido 50 años desde su publicación y su fuerza impactante ha permanecido intacta, no así la sensación de que existe una distancia moral infranqueable, más que la mera distancia física o temporal.

La novela es contundente, atrayente, adictiva. La trama es atractativa, bien llevada, a mi juicio. Los personajes estan también perfectamtne construidos y definidos. El estilo literario es directo, rápido, con diálogos ágiles y coherentes. Me recuerda vagamente a las novelas de otro duro de la novela negra, el personaje Parker de Richard Stark (Donald Westlake), también contemporaneo del autor, aunque un poco anterior.

Es de destacar la adaptación cinematográfica llevada a cabo por Mike Hodges en 1971, protagonizada por un espléndido y convincente Michael Caine, con el título de “Get Carter”

Una novela muy recomendable.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Jack Carter, principal sicario de los mafiosos londinenses Les y Gerald Fletcher, regresa a su ciudad natal en el norte de Inglaterra tras ocho años de ausencia. La última vez que estuvo allí fue para enterrar a su padre, y ahora vuelve para el funeral de su hermano Frank. Según la policía, la muerte de Frank fue accidental: su coche se despeñó por un precipicio con él borracho al volante. Pero Jack, que conocía bien a su hermano a pesar de la mala relación que mantenían, sospecha de la versión oficial y comienza a interrogar a todos aquellos que conocían a Frank

BIOGRAFIA: Escritor británico, nacido en Manchester en 1940 y fallecido en Londres en 1982. Fue músico, pintor, ilustrador. Escribió una serie de novelas, principalmente dentro del géner de novela negra o criminal, entre las que destacan All the Way Home and All the Night Through, Londres, New Authors Ltd., 1965; Jack’s Return Home, Londres, Michael Joseph, 1969; Plender, Londres, Michael Joseph, 1971; Billy Rags, Londres, Michael Joseph, 1973; Jack Carter’s Law, Londres, Michael Joseph, 1974; The Rabbit, Londres, Michael Joseph, 1975; Boldt, Londres, Michael Joseph, 1976; Jack Carter and the Mafia Pigeon, Londres, Michael Joseph, 1977; GBH (Grievous Bodily Harm), Londres, coll. Sphere, Little & Brown, 1980

  • Título: Carter
  • ISBN: 978-84-946809-0-8
  • Autor: Ted Lewis (traducción de Damià Alou)
  • Editorial: Sajalín. Colección Al marge

 


Deja un comentario

“la navaja de occam”, de henri loevenbruck: arte y filosofía en el mercadillo.


“La gente profiere muchas necedades cuando solo maneja parcialmente un tema” H.L.

Receta para un best seller:

  • .- un título sugerente, preferiblemente con referencias expresas a un autor, doctrina o escuela filosófica poco conocida.
  • .- un crimen con un modus operandi muy elaborado
  • .- una secta o grupo con reminiscencias nazis, satanicas y, imprescindible, cierto fundamentalismo religioso.
  • .- un protagonista inteligente, guapo, rebelde, poseedor de todos los clichés del galán cinematográfico.
  • .- una investigación frenética a lo largo del territorio
  • .- la reinterpretación de una simbología arcana oculta bajo la realidad cotidiana

Ciertamente, con la aparición del “Código da Vinci”, se inició, una corriente literaria que resultó enormemente productiva (para el autor y la editorial) y que dió lugar a una plétora de imitadores que siguieron explorando el filón.

Aquella novela, sin embargo, con ser la primera que, con estos mimbres, alcanzó una repercusión mediática global, no dejó de ser un producto original, ameno y divertido que, sin mayores pretensiones, introdujo en el públicó un interés por el arte y las representaciones simbolicas de conocimientos casi olvidados.

Sabiendo, con prevención, que el producto en cuestión es pura ficción fagocitando conceptos más complejos que luego nos ofrece en pequeñas dosis aptas para nuestro consumo fácil, la novela consiguió, a pesar de la polémica surgida, su objetivo de divertir y distraer.

Con ello trajo, igualmente, como consecuencia, la banalización del arte, la filosofía y la cultura, induciendo a error a muchos lectores que, sin una formación más profunda, ni tiempo ni voluntad de contrastar los datos ofrecidos, asumieron como ciertas las especulaciones del autor.

Pero no deja de ser una novela, una ficción, una recreación muy libre de elementos y personajes históricos y no una tesis sobre el arte y la cultura. Cada una elaborada bajo distinta finalidad y función, cada una con un formato diferente y dirigida a un consumidor diferente, que sabe lo que busca en cada caso.

La novela objeto de la presente reseña sigue la receta antes expuesta: puro entretenimiento, sin mayores pretensiones. Es verdad que resulta entretenida, pero también utiliza una fórmula ya demasiado explotada como para resultar atractiva. Los personajes son estereotipos ya vistos en multitud de ocasiones. Sin una elaboración original, sin complejidades reales, sólo una suma de psicologismo barato y adolescente. La trama es interesante, pero previsible. Su desarrollo es muy superficial, al igual que la justificación del título, mediante la inclusión recurrente de referencias a la filosofía nominalista de Ockham en pequeñas píldoras más adeuadas para una revista del corazón que para una novela “seria”. Definitivamente, el autor no es Umberto Eco. Por otro lado, me irritó sobre manera, ese torpe y burdo guiño final que nos ofrece una previsible segunda parte que, esta vez, sí me voy a perder.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Asesinatos en serie. Una secta sanguinaria surgida del pasado. Seis páginas de un famoso manuscrito del siglo XIII misteriosamente desaparecidas. Un grupo oculto está dispuesto a cualquier cosa con tal de volver a descubrir un secreto olvidado de la Edad Media. ¿Contendrán las páginas del famoso cuaderno de Villard de Honnecourt, guardado en la Biblioteca Nacional francesa, un secreto capaz de desatar tanta violencia? ¿Y cuál es el vínculo entre esos misteriosos textos y la hermandad de los Compañeros del Deber? Desde los sótanos de las catedrales, desde Reims hasta París, pasando por Chartres y las misteriosas regiones del Sur, una frenética carrera en busca de la verdad. 

BIOGRAFIA:  Escritor francés nacido en París en 1972. Estudió en la Sorbona literatura inglesa y norteamericana. Fue redactor jefe de la revista Science Fiction Magazine durante algunos años. Ha escrito, dentro del la llamada “Trilogía de la Moira”, las novelas “la loba y la niña”, “la guerra de los lobos” y “la noche de la loba”, en 2017; “el testamento de los siglos”, 2008 y el “síndrome Copernico”, de 2008; “la nvaja de Occam”, 2009 y “las catedrales del vacío”, 2013.

La navaja de Occam

  • Editorial: ViaMagna. 
  • Año: 2009.
  • Páginas: 637 p.
  • Traducción: Laura Nadine Martínez.
  • ISBN: 978-84-92688-59-3


1 comentario

“la séptima función del lenguaje”, de laurent binet: el humor nunca estuvo reñido con la inteligencia, sólamente se dieron un tiempo.


La teoría de los <speech act> que establece que el habla es tambien un acto, es decir, que quien hbla actua al mismo tiempo que habla, implica un presupuesto que Derrida rebate: la intencionalidad. A saber: que las intenciones del hablante preexisten en el discurso y estan perfectamente clara para el loc utor como para el destinatario (admitiendo que el destinatario esté claramente identificado)” L.B.

Mal empieza la reseña de esta novela si me urge precisar que cualquier comentario sobre la misma debe repasar, necesariamente, un extenso glosario de términos filosóficos, lingüísticos y antropológicos tales como estructuralismo, posestructuralismo, semiología, semiótica y lenguaje.

Peor lo puedo llegar a poner si, además, me arrancara con un breve excurso (o no tan breve) sobre los personajes históricos que se pasean por la trama de la novela, con mayor o menor protagonismo, relacionados con el esplendor francés de mayo del año 1968 (ese Mayo del 68) y las tensiones (intelectuales) surgidas a raíz de la revuelta posestructuralista instigada por las revisiones de Derrida, Foucault, Deleuze; otros intelectuales y filósofos del panteón francés, Bernard Henry Levy, Lacan, Althouser; o con semiologos como Umberto Eco; lingüistas como Pierce, Jakobson, Austin o Searle; filosofos como Todorov, Kristeva; y políticos (que también salen), como De Gaulle, Giscard, Miterrand, Fabius, y un largo etcétera.

Afortunadamente para ambos (para tí, como lector, y para mí, como sufriente reseñador) mi absoluta ignorancia sobre el tema de la semiología, nos va a aliviar de la carga de adentrarnos en un tema tan árido y centrarnos exclusivamente en la calidad literaria de esta obra, sin mayores implicaciones ni referencias.

Sobre la base de una anécdota histórica, se construye una novela inteligente, ingeniosa y terriblemente divertida, en la que la realidad se fusiona con la ficción: la muerte por accidente del semiologo Roland Barthes, en circunstancias extrañas (elemento real de su biografía), enmascara una conspiración a escala global para acceder al secreto de la función performativa del lenguaje que permitiría a la casta política cercana a Miterrand perpetuarse en el poder utilizando una arma tan poderosa como el lenguaje.

El título de la novela hace referencia a la enumeración de las seis funciones del lenguaje realizada por Roman Jacobson (función representativa, expresiva, apelativa, metalingüística, estética y relacional), las cuales fueron ampliadas por el autor americano J L Austin con una función “performativa”, que consiste en la capacidad del lenguaje de convertirse en acciones y transformar la realidad, mediante algunas expresiones como, por ejemplo, “queda inagurado este pantano” u “os declaro marido y mujer”.

La busqueda de la clave de esta séptima función del lenguaje, que se sospecha portaba consigo Roland Barthes en el momento de su muerte, es la que llevan a cabo los dos protagonistas de la novela: un arisco inspector de polícía y un joven profesor de semiótica que, al modo de Sherlock Holmes y Watson, van intentando desentrañar una conspiración internacional en la que se mezcla un extraño círculo de polemistas, el servicio secreto búlgaro, un grupo de japoneses y una inumerable cohorte de intelectuales, faranduleros y políticos.

El estilo de la novela es ágil y desenfadado, con una enorme carga paródica y esperpéntica que hace recordar, sin pretender equipararlas, a la novela de J.Kennedy Toole, “La conjura de los necios”.

Las constantes alusiones a la semiótica, dado el hilo conductor de la trama, no se hacen pesadas en absoluto ni ahuyentarían a un potencial lector ajeno al asunto . Más bien, como es mi caso, pueden despertar la curiosidad intelectual y favorecer el que se indague un poco más en la cuestión, sobre todo intentando espurgar cuánto de ficción y cuánto de realidad hay en la obra. Si hacemos caso del autor, muchas de los parlamentos y diálogos de los personajes históricos son citas de sus propias obras, artículos y entrevistas. 

Poco más puedo decir sobre esta novela. Ciertamente, mi análisis se ha quedado corto, muy corto. Pero no así mi entusiasmo a la hora de recomendarla. Ya sentiría que mi incapacidad para desentrañar toda su belleza, ingenio y valor, fuera causa para desincentivar y desmotivar a otros sobre su lectura.

Un saludo

RESEÑA EDITORIAL: El 25 de marzo de 1980, Roland Barthes muere atropellado. Los servicios secretos franceses sospechan que ha sido asesinado y el inspector de policía Bayard, un hombre conservador y de derechas, es el encargado de la investigación. Junto con el joven Simon Herzog, profesor ayudante en la universidad y progresista de izquierdas, inicia una pesquisa que os llevará a interrogar a figuras como Foucalt, Lacan o Lévy… y a descubrir que el caso tiene una extraña dimensión mundial.

BIOGRAFÍA: Escritor francés, nacido el 19 de julio de 1972 en París. Es autor de la novela HHhH, premio Goncourt a la primera novela. Lo escueto de su biografía no hace justicia a la largueza de su talento como escritor. Esperaremos su tercera novela con ánsia y con cierta expectación. 

  • Traducción: de Adolfo García Ortega.
  • Editorial: Seix Barral.
  • 448 páginas.
  • ISBN: 9788432229619


Deja un comentario

“fria venganza”, de dan simmons: ni frio ni calor


El enano arrastraba un maletín de abogado, lo puso sobre la barra y preguntó por tí. Ruby sabe que has salido, claro, pero no le dice nada. Le dice que no ha oido hablar de tí. El enano se va. Ruby me lo cuenta. Anoche viene el mismo enano de la gabardina, pero esta vez estoy yo en el bar. Yo tampoco he oido hablar nunca de ti. Intento sacarle su nombre, pero el enano se va y de seja entera la cerveza. Esta noche no le he visto. ¿Es amigo tuyo? D.S.

Eres un corredor de maratón con cierto reconocimiento en el ámbito deportivo. Has ganado varias carreras internacionales. Estas esperando eventos importantes en tu calendario y quieres mantener alto tu nivel competitivo. Entonces te apuntas a una carrera menor. ¿Qué tal una carrera de diez kilometros en las fiestas de tu ciudad natal?. Bien. 3, 2, 1… Acabas la carrera con muy buena marca. No es un record mundial, ni tampoco tu record personal. No ganas la carrera, pero tampoco era tu objetivo. No es tu distancia, pero te has desenvuelto dignamente.

¿Estamos en un blog sobre literatura? Por supuesto. Además, estamos hablando sobre la novela “Fria venganza” de Dan Simmons. ¿no te habías dado cuenta?

Podemos enmarcarla, sin duda, dentro del subgénero del “hard boiled” o novela negra, norteamericana, en cuanto a su temática y estilo. Su autor, Dan Simmons, suele encontrarse adscrito dentro de la novela de ciencia ficción o de la novela fantástica. Sin embargo, con esta obra, aborda una temática y estilo diferentes. No siendo ajeno a la incursión en otros géneros o a la mezcla de géneros en otras de sus obras, en este caso se ha decantado por un estilo puro. Podriamos decir que “de formulario”.

Su personaje principal es un duro detective privado, ahora excarcelario, frio y sistemático ejecutor de una venganza personal que llevó a cabo sin importarle las consecuencias. Pasado su periodo de reclusion, gracias a los contactos conseguidos entre rejas, inicia una investigación dentro del submundo criminal formado por una mixtura de intereses y relaciones no muy bien avenidas: las familias rivales de la mafia, el supermacismo ario, los hermanos negros, los hermanos musulmanes, los mafias policiales, etc. Fiel a una moral propia, que no es la imperante en la sociedad, no deja de tener cierto código ético donde el bien y el mal tienen su sitio y, a veces, el se encarga de corregir y equilibrar. Aunque las formalidaes y convenciones legales casi nunca acepten los medios empelados. Ni el resultado.

El estilo es ágil y directo. Sus frases, cortas y desnudas. Abundan los diálogos. Se prima la acción sobre la descripción: apenas leves pinceladas sobre el ambiente urbano, sobre los personajes o las situaciones.

La trama es lineal, sin grandes acrobacias argumentales, pero tampoco es del todo previsible sino que mantiene la atención hasta el final. Todo ello da como resultado una novela entretenida, fácil de leer y de consumir.

Como hemos dicho, sigue las pautas marcadas por los grandes maestros del género como Donald Westlake, al que hace una referencia expresa en su dedicatoria. Es curioso cómo, incluso, la misma dedicatoria alude al pseudonimo de Richard Stark como si fuera el autentico nombre del escrito y no viceversa. Quizás dando a entender que la verdadera esencia de Donald Westlake radica en las novelas firmada como Richard Stark , protagonizadas por el duro Parker, con el que guarda muchas semejanzas éste personaje de Dan Simmons.

Como conclusión, podemos decir que la novela sigue las pautas marcadas por el canon clásico de la novela negra: en cuanto a la temática y ambientación, en cuanto a la trama, caracterización de los personajes y estilo. Toda su esencia bebe de esas fuentes y, por lo mismo, su propia inmovilidad y su riguroso seguimiento del género le hace perder cierta brillantez en tanto que no es una novela inovadora ni especialmente distinguible. Esta bien. No es una joya, Es prescindible. Para leer en un par de días (literalmente).

Un saludo.

BIOGRAFIA: Escritor norteamericano nacido en 1948. Ejerción de profesor de literatura y redacción durante dieciocho años, además de dirigir programas de enseñanza para jóvenes superdotados. Desde 1982 se dedica profesionalmente a la literatura. Es reconocido como autor de ciencia ficción y fantasía, aunque ha cultivado los subgñeneros de terror, suspense, novela histórica y novela policiaca. Los Cantos de Hyperion (Hyperion (1989) – Premio Hugo 1990, Premio Locus 1990 (Science Fiction); La caída de Hyperion (1990) – Premio Locus 1991; Endymion (1996); El Ascenso de Endymion (1997) La canción de Kali (1985) – Premio Mundial de Fantasía 1986 (Novela). Los vampiros de la mente (1989) – Premio Locus 1989 (Terror), Premio Bram Stoker. Un verano tenebroso (1991) – Premio Locus 1992 (Terror). Children of the Night (1992) – Premio Locus 1993 (Terror). Ilión (2003) – Premio Locus 2004. Olympo (2005). La soledad de Charles Dickens(2009). Black Hills (2010). Flashback (2011). The Fifth Heart (2015)

SINOPSIS EDITORIAL: En su búsqueda del desaparecido contable de los Farino, una familia de la mafia, Kurtz se mezcla con la gente equivocada, aunque por buenas razones. Solo cuarenta y ocho horas después de salir de la cárcel, ya tiene a dos asesinos de poca monta sorprendentemente eficaces siguiendo su rastro, a una preciosa pero indomable mujer en su cama, a un legendario asesino a sueldo llegado desde Dinamarca pisándole los talones, y los restos de su tormentoso pasado desmoronándose a su alrededor. En su travesía por las sombras de ese caótico submundo, Kurtz se topa con mercenarios, tarados, traidores y psicópatas. El desenlace será lo más devastador de todo

fria venganza-dan simmons-9788498006025

  • Nº de páginas: 320 págs.
  • Editorial: LA FACTORIA DE IDEAS
  • Traducción: Daniel Luque Santos
  • ISBN: 9788498006025


2 comentarios

“el sindrome e”, de franck thilliez: por entre las grietas de lo consciente se cuela un extraño


“Hemos podido descubrir las zonas del cerebro implicadas en el proceso de compra, como la ínsula, que es la zona del dolor y el precio, el cortex prefontral medio, el putamen o el cuneo. Pronto bastará que una anuncio entre en su campo visual o sonoro para que tenga impacto en su cerebro. Aunque sus ojos o sus oídos no presten atención, habrá sido concebido de tal manera que estimulo los circuitos de memorización y el proceso de compra” F.T.

Cuando Perseo entró en la cueva de las Gorgonas se cuidó mucho de llevar su bruñido escudo de bronce para evitar mirar directamente el horror de la mirada de Medusa y así quedar convertido en piedra.

Dudo mucho que esta referencia, algo pedante y traída por los pelos (otra broma involuntaria), haya venido a la mente de algún lector de la novela que nos ocupa. Muy posiblemente se acomode mejor esa secuencia estremecedora de la película “The ring” donde las víctimas de la maldición morían sólo con ver un video endemoniado. O esa estupenda novela de Josh Malerman titulada “a ciegas”, donde un horror desconocido que  ataca al género humano hasta hacerlo enloquecer, se introduce también por la mirada. 

En la novela, el simple visionado de una antigua película muda produce consecuencias extrañas en la persona que la ve. Desde la alteración del ritmo cardíaco hasta la aparición de una ceguera de origen incierto.

Su argumento, sin embargo, no trata ni de mitos ni de maldiciones. Trata más bien del mal que subyace en el género humano, de sufrimiento interior, de la capacidad de cada individuo de superar (o no) el condicionamiento de la adversidad, el dolor o las malas influencias.

Y para contarnos todo eso utiliza el vehículo de la mirada. La idea de que, si bien los ojos son la ventana del alma, esa ventana abierta al vacío de los otros también puede ser una invitación a que el horror ajeno entre en nosotros.

Con gran habilidad argumental, Thilliez nos presenta una trama basada en la idea de los experimentos sobre las imágenes subliminales en el cine, combinada con una malévola conspiración urdida en los albores de la guerra fría que sabe aprovechar y encauzar hacia la manipulación y tortura psicológica toda la genialidad de un precursor y clarividente cineasta. Y alimentar su locura para desarrollar un “arma” devastadora: nuestra violencia latente liberada del freno de la conciencia, la culpa o la compasión.

A esta trama adictiva se le añade un estilo trepidante y  directo que sabe administrar las pausas y ofrecernos paso a paso, las dosis necesarias de información para que mantenerlos en vilo hasta el desenlace final.

Igualmente, a mi juicio, los personajes principales, están muy bien perfilados y caracterizados. Por un lado, el comisario Sharko, aquejado de una esquizofrenia paranoide que, sorprendentemente, nadie es capaz de detectar. Por otro lado, la teniente Lucie, esforzada madre de familia, muy capaz y competente en su trabajo, aunque no tanto en su vida personal.

 La novela reúne los ingredientes de una buena novela negra con aspiraciones de superventas.

La única objeción que puedo ponerle es que, si bien tiene un final cerrado, el autor nos deja bien claro un “continuará” que a mí, personalmente, me desagrada sobremanera. Todos somos conocedores del mercado y de la necesidad de aprovechar el tirón de un personaje, pero el autor podía limitarse a escribir, sin más, otra nueva novela, sin tener que avisar, sin arrobo alguno, que las peripecias de los personajes van a tener una continuación. Yo prefiero pensar que cada novela es única y no que forma parte de una cadena de montaje perfectamente planificada. Pero yo soy muy raro.

En fin, ahora que viene el veranito, es una buena lectura, interesante y sin complicaciones.

Un saludo.

BIOGRAFIA: Franck Thilliez sitio web oficial (Annecy 1973) escritor francés, ingeniero en nuevas tecnologías. Su primera novela fue El ángel rojo (Train d’enfer pour Ange rouge, 2004),  Le chambre des morts ha sido llevada al cine en 2007 por Alfred Lot. En 2010 publica El síndrome E, primer volumen de un díptico sobre la violencia, seguido de Gataca en 2011 y Atomka en 2012

SINOPSIS EDITORIAL: Un hecho muy extraño altera el verano de la teniente de la policía de Lille Lucie Hennebelle: un ex amante suyo se ha quedado ciego cuando visionaba un cortometraje que acababa de comprar al hijo de un coleccionista recientemente fallecido. Una película, muda, anónima, con un toque malsano, diabólico y enigmático. A trescientos kilómetros de distancia, el comisario Franck Sharko, de la policía criminal, acepta volver al servicio bajo la presión de sus jefes, tras haber abandonado el departamento. Se han hallado cinco cadáveres a dos metros bajo tierra que resultan imposibles de identificar, ya que tienen las manos cortadas, la cabeza abierta y cerebro, dientes y ojos extraídos. Al tiempo que Lucie descubre los horrores que oculta la película, una misteriosa llamada le informa de la relación entre el filme y la historia de los cinco cadáveres, y hace que Lucie y Sharko, dos seres absolutamente distintos, y quizás por ello tan cercanos, se encuentren para investigar lo que parece el mismo caso.

  • Título: El síndrome E
  • Autor : Franck Thilliez
  • Traducción: Joan Riambau Möller
  • Editorial: Destino
  • Año de edición: 2011
  • Páginas: :576
  • ISBN: 978-84-233-4531-1


Deja un comentario

“el cazador de la oscuridad”, de donato carrisi: ¿es el bien y el mal una cuestión de perspectiva?


“Existe un lugar en el que el mundo de la luz se encuentra con el de las tinieblas. Es allí donde sucede todo: en la tierra de las sombras, donde todo es enrarecido, confuso, incierto. Tú eras uno de los guardianes encargados de defender esa frontera. Porque de vez en cuando algo consigue cruzar. Tu cometido era hacerlo volver atrás” D.C.

La dicotomía entre libertad y seguridad ha venido afianzándose en nuestra sociedad contemporánea como la cuestión vital y decisiva que proyectará desde hoy hacia el futuro el modelo de sociedad en el que vamos a vivir. El desequilibrio hacia un lado u otro de la balanza condicionará esencialmente el predominio del individuo o la preeminencia de lo colectivo en ese futuro incierto que nos aterra conocer.

Orwell, Huxley, Zamiatin, fueron autores que enunciaron a principios del siglo XX los interrogantes que hoy nos formulamos y supieron ofrecernos una propuesta aterradora sobre los riesgos de tomar esas vitales decisiones en la dirección equivocada.

La novela objeto de reseña queda ciertamente lejos del estilo de los clásicos aludidos. Y entiendo que tampoco la intención de su autor sea ofrecer una novela de anticipación política. ¿a qué obedecen, entonces, estas referencias tan dispares?

Lo cierto es que su lectura me ha evocado, puede que de una manera totalmente inconsciente, la existencia de esas instituciones a las que históricamente hemos delegado capacidades y poderes omnímodos para organizar nuestra vida a cambio de la tranquilidad y la seguridad inconsciente y cómoda, ciega a cualquier precio, voluntariamente ignorante de los métodos o acciones con los que nos garantizan esa ilusión de consuelo y perfección moral.

¿Existe alguna institución milenaria que ha regido el destino de la sociedad occidental, investida durante siglos de poder e influencia, y que cuenta con una infraestructura implantada en todos los países del mundo y cuya jerarquía está imbuida del dogma de la infalibilidad en asuntos de la fe (y en muchos casos más mundanos)?

Existe una realidad aparente, superficial y visible, que enmascara otras muchas realidades oscuras y subterráneas que operan en lo oculto para perseguir fines nada claros desde el momento en que su propia clandestinidad interfiere en la clara percepción de lo que son o significan.

Existe una cara amable y desinteresada que contribuye en buena medida a fomentar la caridad y la solidaridad. Y existe también un gran poder político y económico que juega con intereses y objetivos más espurios.

Ya digo: no es que la novela de Donato Carrissi aborde todas estas cuestiones. Más bien no las aborda en absoluto y soy yo quien divaga por donde quiere.

La novela en cuestión se adscribe al subgénero del thriller vaticanista, o eclesiástico, muy del estilo de Dan Brown, aunque sin hace el truco del tetris con las referencias históricas utilizadas y con una calidad literaria superior.

Es una novela recomendable tanto por el argumento, siempre apetecible, enmarcado en las corrientes ocultas de la iglesia con una trama de asesinatos en serie de fondo. Y también por el estilo: ágil y rápido, trepidante (se suele decir) y casi cinematográfico.

La definición de los personajes está muy bien, sobre todo a nivel psicológico. Nos presenta un protagonista complejo, y un malo malísimo y poliédrico en su compleja personalidad. También hay sectas extrañas, con personajes interesantes. En general, la ambientación es atractiva e interesante. Un producto de entretenimiento que no decepciona.   

Un saludo.

 

 


Donato Carrisi:  escritor italiano nacido en 1973 en Martina Franca (Italia). Su experiencia en como novelista de suspense e intriga se apoya en su formación como Licenciado en derecho y especializado en  se especializó en Criminología y Ciencias de la Conducta. Es también guionista de películas y series de televisión. Otros títulos publicados son, entre otros, “El tribunal de las almas”, “La hipótesis del mal” y “Lobos” (fuente: editorial Duomo).

SINOPSIS EDITORIAL: Marcus es sacerdote y tiene un don: detecta el mal que anida en las personas. Sandra es fotógrafa de la policía. Y también tiene un don: puede hacer visible lo invisible. Ahora ambos han unido sus talentos para atrapar a un asesino abominable: alguien que sólo escoge como víctimas a parejas jóvenes.

La investigación de los crímenes les lleva al Vaticano, al archivo donde se atesoran los mayores crímenes de la humanidad. Un inventario del mal absoluto. Un lugar siniestro donde todo es oscuridad. Con un ritmo vertiginoso, Carrisi teje una historia en la que el lector libra la misma lucha que Marcus y se enfrenta a los mismos enigmas que intenta descifrar Sandra, sintiendo las mismas esperanzas y el mismo miedo hasta la última línea.

el cazador de la oscuridad (ebook)-donato carrisi-9788416634064

  • Traducción: Maribel Campmany
  • Colección: Los imperdibles
  • ISBN: 9788416261871
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Páginas: 477


3 comentarios

“el cártel” de don winslow: acción y reacción, revolución y política.


“Tiene esa creencia tan estadounidense de que todo problema tiene solución, mientras que un mexicano sabe que eso no es necesariamente cierto.” D.W.

Contra la opinión generalizada sobre el petroleo mexicano como el más importante recurso natural del país, ciertamente existe otra realidad inmanente e inagotable que se ha convertido en el recuso natural mexicano por excelencia: la frontera con Estados Unidos. Fuente no solo de aportaciones económicas sino también culturales. La cercanía con la gran potencia americana y la permeabilidad de ambas fronteras, sobre todo a raíz del tratado de libre comercio suscrito por los dos países, ha supuesto un intercambio enriquecedor y la apertura a la sociedad mexicana de un mercado norteamericano, consumista, voraz y apetente. El crimen organizado de los cárteles mexicanos, versátil y emprendedor como toda gran multinacional, se ha aprovechado de la coyuntura económica y se ha fortalecido con la relación.

El autor norteamericano ha escrito una gran novela sobre el mundo de la droga en México. Mejor dicho, ha escrito dos grandes novelas, pues la ganadora del Premio RBA 2015, “El cártel”, objeto de esta reseña, no es sino la continuación de otra gran novela titulada “El poder del perro”. Ambas ambientadas dentro del mundo del narcotráfico mexicano y la guerra abierta por ambos gobiernos federales, norteamericano y mexicano, contra los señores de la droga.

En opinión del autor, es la ilegalización de las drogas la causa, precisamente, del fortalecimiento de los cárteles del narcotráfico, pues el elevado precio de la droga que provoca su persecución policial, conlleva a un incremento del poder económico de las organizaciones criminales.

De cualquier modo, el problema de la droga “en México” hace tiempo que ha pasado a ser el problema de la droga “en Estados Unidos” y ello está claro con la creciente implicación del gobierno norteamericano en la guerra contra el narcotráfico mexicano, su colaboración con las autoridades políticas y policiales mexicanas y la asignación de presupuestos y recursos económicos para combatir en origen, la raíz de este mal.

Son lejanos aquellos tiempos, en los años 80, en los el “líder narco_revolucionario” Carlos Ledher justificaba su lucha contra el imperialismo yanqui con “la bomba atómica de los pobres”, la droga, enmascarando su actividad crimininal bajo la ficción de una acción política. sin embargo, tiempo después, la solución a la cuestión del narcotráfico se ha decantado como, efectivamente, una cuestión “política” debería ser únicamente policial. 

Pero es que en la sociedad mexicana se esta entablando una batalla a distintos niveles, que la novela de Don Winslow refleja a la perfección. Existe una guerra abierta contra el narcoterrorismo mexicano por parte de la autoridades norteamericanas, cuyo escenario son las calles de las grandes ciudades mexicanas, Mexico D.F., Jarez, Sinaloa, Cuernavaca, etc. Y a su vez existe una lucha interna entre los distintos cárteles de la droga por asumir el control de los territorios, en la que son alineados forzosamente ciudadanos civiles, periodistas, alcaldes y autoridades. También, por mor y obra de la corrupción existe una pugna encubierta entre las distintas instituciones encomendadas de la lucha contra la delincuencia, de tal modo que los policias y autoridades corruptos se convierten en peones de los narcos y son utilizados para eliminar y desactivar “legalmente” a sus respectivos competidores.

La novela objeto de reseña, es merecedora de grandes elogios y justamente galardonada con el premio RBA. Con una profusa y amplia documentación de base, se articula un relato robusto, vertiginoso, y trepidante. Una acción creciente a través de una narración sobria y  sencilla, con los mimbres de un best seller pero sin desmerecer su calidad literaria.

Frente a otras novela del autor bastante flojas más flojas, por lo menos a mi juicio, como “Muerte y vida de Bobby Z”, Don Winslow recupera a sus personajes anteriores novelados en “El poder del perro” y rompe con la maldición de las segundas partes. 

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: El cártel es una colosal narración que se mueve entre los áridos escenarios mexicanos y los despachos de los poderosos en Washington, y que se extiende hasta ciudades europeas como Berlín y Barcelona.

El agente de la DEA Art Keller vive en el más puro anonimato en un monasterio en Abiquiu (Nuevo México), retirado del mundo y dedicado a la apicultura. Después de tres décadas luchando a brazo partido en la Guerra contra las Drogas sólo desea paz y tranquilidad. Testigo de baños de sangre y más horrores de los que hubiera podido imaginar, su pulso contra el cártel más poderoso de México, La Federación, se saldó con el arresto de su líder, Adán Barrera, no sin ver antes cómo moría su compañero y se desintegraba su familia. Exhausto y destrozado, quiere dejar atrás para siempre su pasado en la agencia. Pero los planes no siempre salen como uno quiere y Keller recibe un día la visita de un ex compañero con la noticia de que Barrera ha puesto precio a su cabeza: dos millones de dólares. La situación se complica aún más cuando, al cabo de poco tiempo, el criminal escapa de la prisión mexicana a la que había sido trasladado desde una estadounidense a cambio de delatar a otros traficantes.

Don Winslow, escritor nacido en Nueva York, 31/10/1953. Estudió periodismo e Historia africana en la Universidad de Nebraska. En Sudáfrica trabajó como periodista e investigador en la Universidad de Ciudad del Cabo. Es autor, entre otras, de una serie de novelas protagonizadas por el investigador Neal: Un soplo de aire fresco (A Cool Breeze on the Underground, 1991); Tras la pista del espejo de Buda (The Trail to Buddha’s Mirror, 1992); En lo más profundo de la meseta (Way Down on the High Lonely, 1993); A Long Walk Up the Water Slide (1994); While Drowning in the Desert (1996). Su dos novelas más importantes vienen referidas al mundo del narcotráfico mexicano: El poder del perro (The Power of the Dog, 2005) y El cártel, IX Premio RBA de Novela Negra 2015.

El Cártel

 Premio RBA de Novela Negra 2015

  • Autor: Don Winslow
  • 704 páginas
  • ISBN: 9788490566367
  • Traductor: Efrén del Valle Peñamil


1 comentario

“el murcielago”, de jo nesbo: sicut erat in principio, et nunc, et semper, in secula seculorum.


“Andrew nació antes de la guerra, cuando la política de las autoridades consistía en «protegernos» como si fuésemos una especie animal en peligro de extinción. En consecuencia teníamos menos oportunidades de poseer tierras y buscar empleo. Pero la ley más estrambótica era la que permitía a las autoridades quitarle su hijo a una madre aborigen si existía la sospecha de que el padre no era aborigen.” J.N

 

Abusando del refranero, cual avispado escudero manchego, puedo empezar esta reseña advirtiendo que no puedes decir “de este agua no beberé, ni este cura no es mi padre”. Y no por mi afición al vino ni mi poca afición a las cosas de la iglesia, sino porque, de tener yo rabo, ya me lo hubiera pisado unas cuantas veces.

A raíz de mis reseñas anteriores de otras novelas de Jo Nesbo, concretamente “la estrella del  diablo” y “el muñeco de nieve“, hice profesión de fe declarando aborrecer de toda otra novela de este autor y mi intención de abandonar la adicción a las sagas literarias interminables. Y ahora me encuentro no solo reseñando esta “última” de “el murciélago” sino que me encaminé decidido a leer “el leopardo” y “las cucarachas”, que ya estoy acabando.

Por suerte acudió en mi ayuda un maestro maldito llamado Baudelaire, que nos dijo una vez que en la Declaración Universal de los Derechos Humanos se habían olvidado el derecho a marcharse y el derecho a contradecirse. Bien pensado, pudieran ser estos dos derechos “no humanos” el ejercicio y expresión de la plena y última de la libertad del hombre que se cuestiona y se replica a sí mismo, sin someterse no ya a la dictadura e imposición ajena, sino a la propia, a las cadenas forjadas con nuestros pensamientos y opiniones pasadas.

En aquel momento estaba cansado ya de las reiteraciones y los trucos de artificio con que los autores prolongan una serie de novelas acudiendo a los mismos guiños y señales fáciles para un lector, también fácil, que busca reconocerlos y se deja guiar mansamente por un camino muchas veces recorrido. Alguna decepción me había llevado con autores como Connolly, que han agotado la frescura inicial y nos ofrecen los tópicos y estereotipos presentados como seña de identidad de su marca, en una constante autofagocitosis que nos deja un producto degradado por el abuso y la saturación, sin nada nuevo que ofrecer más que un argumento previsible, en algunos casos, o tramposo, en otros.

Ahora, por el contrario, puedo alegar en mi defensa que, gracias a esa constante que se presenta en algunas editoriales españolas de no arriesgar en la presentación de autores nuevos y esperar a su consolidación el mercado extranjero para ofrecer sus productos en España, ocurrió que se publicó esta primera novela de la saga de Harry Hole mucho después de que hubiéramos tenido acceso, en español, a las seis o siete novelas posteriores. De tal modo que hemos podido disfrutar a la vez de la primera y de la última, pudiendo establecer comparaciones y pudiendo observar la evolución del autor y de su personaje. Y por ello puedo decir, (mea culpa, mea culpa), que me ha vuelto el gusto y que me ha gustado esta “nueva” novela de Jo Nesbo.  

Me ha gustado precisamente por su “novedad” y por lo exótico de su planteamiento, un detective noruego investigando en nuestras antípodas australianas, teniendo como “partenaire”  un detective aborigen australiano.   

Me ha gustado por apreciar en la construcción del personaje de Harry Hole una coherencia con el resto de su biografía posterior. Ese halo de fatalismo que le acompaña, esa constante sensación de dolor por el sentimiento de pérdida, de desengaño que se acentúa en las novelas posteriores, que nos explican y aclaran muchas cosas sobre su personalidad. Es de destacar la complejidad de los personajes secundarios, bien trabajados y, en modo alguno, secundarios o superfluos.  

También me ha gustado por la ambientación y el contexto histórico, esa faceta desconocida de la sociedad australiana, los graves errores cometidos por el proteccionismo estatal hacia los habitantes aborígenes que les privó del derecho a preservar su cultura y sus orígenes al otorgarles una protección encorsetada que eliminó su derecho a contradecirse a sí mismos, su derecho a evolucionar naturalmente, su derecho a marcharse.

Jo Nesbo nos presenta todos estos elementos y los une a una trama interesante que poco a poco va deshaciéndose hasta la solución final. Sin excesivos giros argumentales, ni conejos en la chistera. A mi juicio una de las mejores novela de la serie. Bienvenido, Jo Nesbo.

Un saludo  

SINOPSIS EDITORIAL: Harry Hole es enviado a Sydney desde Oslo para que investigue el asesinato de una mujer noruega, Inger Holter, cuyo cadáver ha sido encontrado entre oscuras rocas, al pie de un acantilado. La policía sospecha que fue violada antes de morir, pero no se ha hallado rastro alguno de ADN. Harry Hole tendrá como compañero de investigación a Andrew Kengsinton, detective aborigen australiano. Ambos sospechan del novio de Inger, Evans White, atractivo camello conocido por la policía. Sin embargo, Harry comienza a vislumbrar que el caso es más complejo de lo que a priori pudiera parecer, y poco después el equipo de investigación relaciona una serie de desapariciones y asesinatos sin resolver que sugieren que un asesino en serie anda suelto. Harry Hole es un joven y brillante detective, pero esconde un oscuro secreto. Durante su estancia en Sydney se enamorará perdidamente de Birgita Enquist, a quien le confesará lo que oculta su pasado y qué le aleja de su país… Todo lo que te puede destruir lo llevas dentro.

Jo Nesbø (nacido el 29 de marzo de 1960 en Oslo), Noruega, Líder y cantante del grupo musical de rock noruego Di Derre. Escritor de novela negra cuya primera obra apareció en 1997 publicó su primera novela negra Flaggermusmannen, que inaugura la serie del inspector Harry Hole, y que fue galardonada con el premio Riverton a la mejor novela negra noruega y el premio Glassnøkkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos. Después, siguieron otras, The BatThe CockroachesThe RedbreastNemesisThe Devil’s StarThe RedeemerThe SnowmanThe LeopardPhantomPolic

 

  • Título: El murciélago (Harry Hole 1)
  • Autor (es): Jo Nesbo
  • Traductor: MARIANO GONZALEZ CAMPO / BENTE TEIGEN GUNDERSEN
  • Sello: RESERVOIR BOOKS
  • Fecha publicación: 03/2015
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 384
  • ISBN: 9788416195008


1 comentario

“la suave superficie de la culata” de antonio manzanera: cuando la ficción alimenta a la realidad


“Por su parte, Sam Pugliese también empezó a hacer negocios por su cuenta, pero con más lentitud y, sobre todo, con más elegancia. Al poco de llegar a Reno, fundó una empresa constructora y, a la vez, se relacionó con los líderes de los sindicatos de la construcción. Se gastó el dinero que trajo de Chicago en amañar las elecciones sindicales y logró poner a sus amigos al frente del sindicato. Aquello fue mejor que ganar el premio gordo de la lotería”. A.M.

Atribuida comúnmente a Maquiavelo la frase “el fin justifica los medios”, se ha señalado al politólogo florentino como el precursor de la formulación moderna del concepto de “razón de estado” como legitimación para aplicar todas aquellas medidas necesarias para la conservación y supervivencia del Estado frente a los derechos individuales de sus súbditos o los derechos de otros estados soberanos. Inherente a su concepto podríamos señalar las características de excepcionalidad, proporcionalidad y legitimidad para permitir que dichas medidas discurran por el cauce de la ética. Sin embargo, normalmente, asociamos este concepto a otros más oscuros como conspiración, terrorismo y corrupción.

Y aquí es donde entra en juego la trama urdida en la novela objeto de reseña, ambientada en plena Guerra Fría, en el contexto de la crisis de los misiles cubanos que salpicó al gobierno de JFK y estrechamente relacionada con la corrupción política e institucional que supuso el enorme poder  alcanzado por la C.I.A. y el F.B.I. de Edgar Hoover, todo ello aliñado con una buena dosis mafia siciliana, casinos en Las Vegas, violencia y tráfico de drogas.

No conviene desvelar el misterio, pero puedo decir que la novela se nutre de todos estos ingredientes bien conocidos para rellenar las lagunas de la historia. Allí donde existen sombras, la especulación de las teorías conspiratorias son el abono para la libre interpretación de la creación literaria, para regocijo de todos nosotros.  

Habiendo leído recientemente “el fantasma de Harlott” de Norman Mailer y hace ya tiempo a la “trilogía americana” de James Ellroy, no puedo dejar de compararlas y sumar a estas dos, sin ningún género de duda, “la superficie de la culata”, por temática y ambientación.

La novela de Antonio Manzanera me ha gustado por la agilidad en su lectura, porque la acción es muy entretenida y no decae en ningún momento y por su desenlace final, totalmente imprevisible. La ambientación histórica está muy conseguida, bien fundamentada y bien imbricada con el argumento. Sus personajes principales me parecen coherentes, bien definidos y atractivos.

Si acaso puede tener algún punto desfavorable es el exceso de didactismo. Encuentro que, sobre todo al inicio de la novela, el autor se esfuerza en poner en boca de sus personajes explicaciones, a veces obvias, por ejemplo sobre el propio contexto histórico, sobre el funcionamiento y organización de la de la Mafia, que creo que son excesivas y superfluas, teniendo en cuenta la profusión de información que el lector ya debe de tener sobre estos temas. En última instancia, es una novela muy recomendable.    

 Un saludo

ANTONIO MANZANERA (Murcia, 1974) es doctor en Economía, MBA y un apasionado del emprendimiento. En 2010 publicó en Ediciones Deusto el manual “Finanzas para emprendedores”, que hasta la fecha ha conocido tres ediciones y ha salido en Booket en edición de bolsillo. Su vida profesional ha transcurrido como economista en el sector privado y en el público. Después de residir durante varios años en distintos países regresó a España, donde reparte su tiempo libre entre la familia, la ayuda a jóvenes emprendedores y las novelas de intriga. “El informe Müller” (Umbriel, 2013) es su primera obra de ficción, y en octubre de 2013 apareció su segunda novela, “La suave superficie de la culata”. En 2014 se publicará su nueva novela, “La tercera versión”

SINOPSIS: (de la Web personal del autor): Vincenzo Sunny Santino es un capo de la familia Pugliese de Reno que está cumpliendo condena por el asesinato de una mujer llamada Lucy Lee. La CIA consigue para Sunny el tercer grado con la condición de que emplee sus contactos mafiosos en La Habana para participar en un complot para asesinar a Fidel Castro.
Pero todo empezará a salir mal…
Inspirada en hechos reales, “La suave superficie de la culata” nos adentrará en el enigmático mundo de La Cosa Nostra en los Estados Unidos de los años 60, donde el juego, la corrupción y la violencia conformaban un peligroso estilo de vida.


Editorial: Umbriel Ediciones
Colección: UMBRIEL THRILLER
ISBN:  978-84-92915-38-5
Formato150 x 230
Páginas: 318


1 comentario

“linda, como en el asesinato de linda” y “quien mate al dragón” de leif g.w. persson: lo que pedro dice de juan, dice más de pedro que de juan.


“Un buen jefe debe saber delegar, pensó Bäckström, y puso los pies encima de la mesa en cuanto se quedó solo en el despacho. Además, ha de saber tomar decisiones, se dijo. Como por ejemplo, marcar en el teléfono el mensaje de «ausente en acto de servicio», irse a la habitación del hotel, tomarse una cerveza fría y echarse un sueñecito. En el peor de los casos, si la cosa se ponía caliente, ya lo llamarían sus fieles colaboradores. Después de todo, el jefe era él.” L.G.W.P.

—Tengo que pensarlo —dijo Bäckström. ¿Qué será de la Humanidad? ¿Qué será de Suecia? ¿Qué está pasando en el Cuerpo?, pensó Bäckström. ¿Y qué coño pasaría con la princesa y la mitad del reino?, se preguntó. L.G.W.P.

Después de un tiempo sin apenas acercarme a la novela negra nórdica, o escandinava, o sueca (que no voy a volver a divagar sobre su definición y categorización), he paseado mi mirada sobre las estanterías de la librería de aquí abajo para constatar que nada ha cambiado: sigue en alza la producción de nuevos títulos y se colocan todos ellos en un lugar bien destacado y visible. Aunque encuentro algún  nuevo autor invitado a la fiesta, no dejo de detenerme a ojear los viejos y manidos autores de siempre, los clásicos de toda la vida, esos que ya conocemos y que nunca defraudan. Y me decanto por el más admirado por mí, Leif G. W. Persson.

Hace tiempo saboreé su trilogía sobre el declive del Estado del Bienestar, curiosamente convertida en tetralogía por arte de las surrealistas matemáticas del mercado (o de los números, crematísticamente hablando); ya reseñé “entre la promesa del verano y el frío del invierno”,  “otro tiempo, otra vida” y “caída libre como en un sueño” y también “el detective moribundo“, toda ellas magníficas, sin excepción, y a ellas me remito para no redundar en opiniones y valoraciones, pido disculpas por el exceso en la autocita (no, en realidad no).

La reciente aparición de la serie de TV basada en el personaje de Backstrom, con ese mismo título, me hizo volver la vista a este autor y comparar mis percepciones sobre la serie con mis juicios sobre las novelas en las que se inspira, y siempre me pasa lo mismo con este autor, no solamente me encantó la primera de ellas sino que no pude dejar de leer, de seguido, la continuación, a falta de un tercer título aun por adquirir, “La verdadera historia de la nariz de Pinocho”.

Este no es mi espacio para reseñar películas o series de TV, solamente puedo indicar que la serie televisiva apenas alcanza a incorporar a su personaje las peculiaridades de su tocayo literario. No he profundizado en demasía, pero detecto solo unas meras referencias suprficiales, cierta extravagancia e incorrección política y una perspicacia e inteligencia detectivesca de la que, definitivamente carece el personaje literario.

Lewif G. W. Persson, nos describe un funcionario público totalmente amoral que rinde su inteligencia a la ambición de su ego y a la total y absoluta dedicación a su comodidad personal. Pudiendo parecer una parodia, una especie de Inspector Clouseau a lo sueco, relata en realidad todos los males de una organización policial dentro de un Estado democrático, proteccionista, garantista y formalista que sufre la presencia de individuos que saben sortear todas las dificultades organizativas para ascender en la jerarquía y vivir sin dar golpe. ¡Vamos! es sueño recurrente que tengo todas las mañanas y que se explota como una pompa de jabón en cuanto suena el despertador.

La habilidad del escritor sueco consiste en saber aplicar el humor sutil allí donde la tensión dramática puede decaer y ofrecernos a la par que una radiografía de la sociedad sueca desde el punto de vista cuasi sociológico o antropológico un estupendo relato policial , sin mas pretensiones que entretener y divertir. Pero es esa profundidad que subyace lo que lo diferencia de otros autores que se limitan a enmascarar las imperfecciones de su obra con el “gotelé” de la sangre y las vísceras.

 El estilo literario es es correcto; abundan los diálogos brillantes y esa característica suya que consiste en interpolar los pensamientos internos de los personajes en medio de sus conversaciones, de modo que nos ofrece de un modo hábil y muy humorístico la diferencia entre lo que pensamos y lo que decimos. Tampoco se excede en hacernos descripciones pintorescas del paisaje sueco, a modo de guía turísticas (como muchos otros autores nórdicos que se aprovechan de lo peculiar de su paisaje para introducirlo en sus novelas sin objeto ni utilidad alguna). Otro elemento a favor de estas dos novelas es la caracterización de los personajes principales, su acertada y profunda descripción psicológica, plagada de matices, creíbles e interesantes. Si acaso, flojea en los “cameos” de otros protagonistas de la anterior serie de novelas, que aparecen tangencialmente y, creo yo, el autor abusa de los tópicos y estereotipos ya normalizados en la trilogía anterior pero que un lector profano no alcanza a entender del todo.

En resumen, Leif G. W. Persson, es altamente recomendable, estas dos novelas son muy buenas, muy divertidas y además totalmente independientes la una respecto d ela otra. Otra cosa es que puedas dejar de leerlas a pares, como me pasó a mí.

Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL:  En mitad de un verano sueco inusualmente cálido, la apacible ciudad de Växjö se convierte en el centro de atención de todo el país cuando una joven recluta de la academia de policía local es brutalmente asesinada. La situación no mejora cuando el jefe de policía de Estocolmo, un incompetente con delirios de grandeza, envía a un equipo del departamento nacional de homicidios para realizar la investigación. 

El equipo lo lidera el inspector Evert Bäckström, un policía cuyo máximo interés es abusar de sus subordinados y engañar a sus superiores […]

  • Traductor: CARMEN MONTES CANO
  • Sello: GRIJALBO
  • Fecha de publicación: 10/2012
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 560
  • ISBN: 9788425347955

SINOPSIS EDITORIAL: Dos cosas traen de cabeza a Evert Bäckström desde que ha recuperado el cargo de comisario tras una temporada de exilio forzoso en el almacén de objetos perdidos de la policía. En primer lugar, las órdenes tajantes del médico para que ponga fin a años de excesos alimentarios, alcohol y cero ejercicio. En segundo lugar, un asesinato de tantos, un caso típico y rutinario… en el que algo no encaja, aunque únicamente lo perciba él. Pero el instinto vuelve a darle la razón. A los pocos días Bäckström y su equipo tienen otro homicidio relacionado con el primero e indicios de su vinculación con un atraco a un furgón blindado que se cobró la vida de otras dos personas. Cuatro muertes sin resolver en una semana. El país entero necesita un héroe y Anna Holt, la nueva jefa de policía, necesita a alguien que mate por ella al dragón que ha clavado las garras en su distrito. ¿Logrará por fin el comisario sus quince minutos de gloria?

  • Traductor: CARMEN MONTES CANO
  • Sello: GRIJALBO
  • Fecha de publicación: 01/2013
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 416
  • Medidas: 151 X 230 mm
  • ISBN: 9788425349065 


1 comentario

“mr. mercedes”, de stephen king: principiante


“Entre semana, una tarde tras otra, Hodges se alimenta a base de esa mierda a todo color, sentado en el La-Z-Boy con el revólver de su padre —el que llevaba como policía cuando hacía la ronda— a su lado en la mesa. Siempre lo coge unas cuantas veces y mira el ánima del cañón. Inspecciona esa oscuridad redonda. En un par de ocasiones se la ha introducido entre los labios, solo por ver qué se siente al tener un arma cargada apoyada en la lengua y apuntada hacia el paladar. Acostumbrándose a ello, supone” S.K.

Cuando ya no tienes nada que demostrar, cuando ya lo has alcanzado todo en tu profesión y tu nombre siempre tiene una sección propia en todas las librerías del mundo, parecería como si ya no quedaran retos por superar (llegado el momento, obtener un imposible Premio Nobel, o similar, una vez conseguido un polémico National Book Award). Sin embargo, siempre hay un poco más allá al que puedes llegar, que te resulte extremadamente difícil y que, precisamente tu maestría, tu fama y tu nombre empañen el esfuerzo, anegado bajo las expectativas creadas. Así podríamos empezar a analizar la primera incursión de Stephen King en el subgénero de la novela negra.

¿Quién, lector, no ha oído nunca hablar de Stephen King? Nadie, nadie en absoluto. Nadie mayor de catorce años mínimamente aficionado a la lectura. Esto es un logro que ha ganado el propio autor con una impresionante trayectoria jalonada de estupendas novelas que superan, a mi juicio, el encorsetado etiquetado y clasificado de los subgeneros literarios y alcanzan la categoría de obras maestras de la literatura.

Esa gloria, ese esplendor, ha resultado últimamente empañado por las mayores exigencias de sus lectores  y los mediocres resultados (desde la perspectiva de las grandes esperanzas puestas en un resurgir) obtenidos con novelas como “22/11/63” o “Dr. Sueño” , las cuales, pese a su extraordinario nivel literario, no parecen alimentar suficientemente la hoguera donde se consuma el Fenix y vuelva a renacer con toda su fuerza creadora.

Este último empujón (¿mediático?, ¿comercial?) ha consistido en la incursión del autor, por primera vez, dentro del subgénero de la novela negra o la novela de intriga, Mr. Mercedes.

Su valoración puede llevarse a cabo de dos formas, básicamente: tomándola en consideración al resto de la obra del autor, contextualizandola dentro del estilo de Stephen King y sus mecanismos creadores; o analizándola de una manera independiente, ubicándola en el género al que pertenece, buscando las claves del mismo y su resolución literaria. También es cierto que se puede reseñar haciendo un tótum revolútum e ir añadiendo de aquí y de allá impresiones sobre la misma y que cada uno se sirva lo que quiera…

Como novela entretenida, con un argumento bien construido, bien elaborado y bien desarrollado, me parece una buena novela negra. No creo que sea una novela magnífica pero, ciertamente, es mejor que muchas en tanto que no es previsible ni aburrida. Su estilo es directo y claro, como suele serlo Stephen King, sin construcciones excesivamente “literias” ni barroquismos estilísticos. Los pesonajes son “creibles”, muy bien definidos en su actuación y motivaciones, muy bien caracterizados psicológicamente, coherentes en sí mismos. La mejor labor de King en la novela es su personaje principal y lo secundarios. Algo que siempre supo hacer magistralmente.

Teniendo en cuenta que es la primera de una prevista trilogía, creo que su resultado hace ansiar la continuación para verificar si el estímulo inicial puede ofrecernos una nueva obra maestra. Siempre, siempre, siempre, vamos a exigir el máximo a Stephen King, porque ya nos lo ha dado más de una vez. 

Un saludo.

 

 

Título: Mr. Mercedes
Autor: Stephen King
Traductor: Carlos Milla Soler
Año: 2014
Editorial: Plaza&Janés
Páginas: 496

 

SINOPSIS EDITORIAL: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad americana, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo para reclamar uno de los mil puestos de trabajo que se han anunciado. Han hecho cola durante toda la noche. De pronto, invisible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la fría niebla de la madrugada. Su conductor atropella y aplasta a todos los que encuentra a su alcance. Acto seguido, el coche da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando atrás ocho muertos y quince heridos. Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado, que sigue obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre. Brady Hartsfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto de aquella sensación de muerte debajo de los neumáticos del Mercedes, que ahora quiere recuperarla. Mr MERCEDES es la historia de una guerra entre el Bien y el Mal. Un retrato inolvidable de la mente de un asesino obsesionado y demente.


Deja un comentario

“el guardián invisible” de dolores redondo, los lazos familiares que enraizan en la zona umbría nos ofrecen su fruto de magia, mística y horror.


Pero los elizondarras se habían mantenido firmes junto a la iglesia, luchando en aquel codo del río Baztán que les había dado y quitado todo a su antojo, como avisándoles de que aquél no era lugar para los hombres, de que esa tierra en mitad de un valle pertenecía a los espíritus de los montes, a los demonios de las fuentes, a las lamias y al basajaun. D.R.

 Nos encontramos con el “guardián invisible” una hábil y sutil combinación entre lo que es una novela costumbrista, de marcado ambiente local, que describe la vida y costumbres de un pequeño valle de la comunidad foral de Navarra; una novela psicológica, donde profundiza con especial habilidad en la personalidad de los personajes principales y cómo se conforman los roles familiares que van definiendo y condicionando las relaciones personales entre los distintos miembros de una familia; una novela antropológica que introduce en la trama, sin fricciones argumentales, un elemento mitológico ligado a la región donde ésta transcurre; y finalmente, una novela policial, como eje definitorio de toda la narración, cuyo desarrollo va tomando cuerpo a lo largo de la novela, atrayendo al lector hasta culminar en un final algo predecible pero no mal ejecutado de ninguna manera.

Después de tanta saturación por culpa de la novela negra nórdica (recientemente), que nos obliga muchas veces a ser muy, muy, muy, selectivos (o a no serlo en absoluto y leer indiscriminadamente toda obra que lleve tal etiqueta), la aparición de esta otra novela más apegada a nuestras raíces culturales, a los protocolos policiales que estamos acostumbrados a ver en nuestra Administración, a las mezquindades y miserias de la vida cotidiana que tanto padecemos nosotros mismos, incluso al hecho criminal, que sabemos reconocer como “nuestro” y que se concilia mejor con nuestra percepción del bien y del mal en nuestra sociedad y el conocimiento y aceptación de lo real y lo posible, nos encontramos una novela que, en efectos, se adapta a nuestro entorno porque surge de ese mismo entorno social y cultural, de ese mismo paisaje natural, agreste, salvaje y casi inexplorado que aún guarda para nosotros, los restos de un miedo ancestral a lo desconocido que se confunde con una neblina difusa de historias, mitologías y leyendas de origen remoto e incierto, pero antiguo y rural, que choca con nuestra actual mirada contemporánea, urbanita y tecnológica.

Si además  esa novela tiene suficiente calidad literaria y artística, con un argumento atractivo y bien construido que aporta el  imprescindible ingrediente de misterio e intriga que satisface el gusto del lector, podemos decir que es una muy, muy, muy buena novela negra.

Al parecer, el boca a boca ha coincidido con la crítica y los críticos y, tal y como ya pasó con otra estupenda novela de Vicente Garrido y Nieves Abarca, “los crímenes exquisitos”, su éxito parece venir ya dado por su calidad previa y no al revés como a veces sucede.

Además, cuenta como protagonista a una mujer, al igual que esta otra novela de “los crímenes exquisitos”, que le da un especial atractivo por cuanto que observamos un esfuerzo, muy bien resuelto, por definir y reivindicar a la mujer trabajadora en nuestra sociedad; a la mujer con poder de decisión y capaz de asumir responsabilidades tanto laborales como personales, con sus propios conflictos, (independientemente de que lo hagamos bien o mal, como nos pasa a todos). Esto se refuerza con los personajes secundarios, principalmente femeninos, que nos acercan de un modo muy convincente a esa sociedad matriarcal navarra tan peculiar.

Concluyendo, recomiendo esta novela, con gran énfasis, porque es una muy buena novela, que además sabe extraer de nosotros  reflexiones sobre nuestra propia sociedad, sin perder ni olvidar el compromiso básico con el lector, divertir y deleitar.

Un saludo.

Dolores Redondo, escritora donostiarra nacida en 1969. Estudió Derecho y ha escrito una primera novela titulada “los privilegios del angel” antes de iniciar la serie denominada “la Trilogía de Batzan” compuesta por “el guardián invisible”, “el legado de huesos” y “ofrenda a la tormenta”, aun sin publicar. 

SINOPSIS EDITORIAL:

“Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.”

el guardian invisible-dolores redondo-9788423341986

  • Nº de páginas: 440 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: DESTINO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788423341986


4 comentarios

“la estrella del diablo” de jo nesbo, finalizado el verano de la alegría nos adentramos en el otoño de la decepción.


“Harry se imaginó a los peces gato cuando el agua desaparecía y ellos se quedaban allí en el lodo, moviendo la cola, abriendo la boca e intentando acostumbrarse a respirar aire.

—Necesito una respuesta, Harry. Tengo que saber si estás dentro o fuera.

Ahogarse con aire. Puede que la muerte del pez gato no fuera peor que la de otros” J.N

Observo un lento y progresivo hastío por mi parte respecto de las sagas literarias dentro del género de la novela negra. Ya me ocurrió con anteriores autores como Connolly, Rankin (del que acabo de leer “sobre su tumba”), Connelly e, incluso, Mankell (sin ser éste de los peores, ni mucho menos, a pesar de ser el pionero).

Entiendo que el género tiene sus reglas y que seguir más o menos la senda marcada por las formas canónicas puede, de alguna manera, encorsetar la creatividad.

También entiendo que los lectores somo seres ávidos de novedad y entretenimiento y que ser crítico con una obra literaria es muy fácil según alcance el rigor que nos exigimos respecto de la misma, desde el simple “no me gustó” al más complejo análisis literario de su estructura, lenguaje o contextualización.

Y por eso siempre siento cierto reparo al emitir una opinión negativa sobre alguna obra o sobre algún autor, cuando, incapaz de crear obra alguna que se precie, bien pudiera ser yo también incapaz de saber apreciar las cualidades ajenas y, mucho menos, despreciarlas o criticarlas alegremente sin haber entendido nada.

Pero aun así, no dejo de tener opinión, al menos una, y tampoco renuncio o mi derecho inalienable a expresarla y compartirla, sometiéndome al mismo rigor de la crítica que yo ejerzo.

Con ello, llegamos al meollo de la cuestión que nos ocupa: ¡abandono!, ¡me rindo!, voy a dejar de leer más novelas de sagas kilométricas que no son más que un matiz y variante de cada novela anterior. Adiós a Rebus, Adios a Parker, Adios a Hole, Adios a Wallander y a algún otro que me dejo por el camino (a Scarpetta ya la dí plantón hace años, por los mismo motivos y alguno más, pero eso es otra historia).

Ya estoy cansado del mismo estereotipo: el detective inteligente que es a la vez una persona atormentada e inadaptada, cuya inteligencia innata no viene acompañada de las habilidades sociales necesarias para que su trato con las demás personas y sus jefes inmediatos sea pacífica o cordial. Aunque el personaje es atractivo y el lector llega a empatizar con él, la profusión de autores que parecen haber tomado como modelo a la misma persona me hace dudar a veces sobre si estoy leyendo a uno o a otro: siempre los mismos impedimentos burocráticos a la hora de resolver el crimen, el escollo de la incompetencia de sus jefes que es preciso salvar infringiendo las normas y/o acomodándolas a la ética personal. También me llega aya a aburrir la desolada vida personal de los protagonistas, su abandono, la desesperación de ver rotos sus lazos familiares que desemboca -y alimenta- su dependencia del alcohol, socialmente tolerado, o las “pastillas”, un poco menos aceptado pero dentro del margen de lo habitual. Incluso me llegan a cansar las constantes referencias musicales sobre las preferencias del protagonista, que pretenden reforzar su carácter original y “outsider” pero que a veces nos ofrecen un retrato acartonado de un personaje que quiere parecerse real.

Para concluir, puedo decir que me queda el consuelo de otros autores que apenas han sido explorados por mí ,cuya obra no constituye terreno devastado por la voracidad sistemática de un lector compulsivo. Estoy pensando en propuestas tan interesantes como la de  Qui Xiaolong, Diane Wei Liang, Dolores Redondo, Nieves Abarca y Vicente Garrido, Leif G W Persson, y sobre todo los clásicos Chandler, Chester Himes, Higsmith, etc, a los que siempre puedo volver y siempre como la primera vez.   

Respecto de la reseña del libro que nos ocupa, una vez dicho lo anterior, vuelvo a repetir reflexiones ya vertidas con anterioridad en otras reseñas anteriores. Si es la primera vez que lees una novela de Harry Hole, creo que es una buena novela de género.

Para aquella persona que ya haya leído varias novelas del mismo autor y personaje, poco puede sorprenderse sobre el estilo y cadencia narrativa de Jo Nesbo; con un lenguaje siempre ameno y de fácil lectura, sin construcciones complejas, narrado en primera persona y una línea temporal clara, sin apenas regresiones ni introspecciones excesivas y con una trama principal interesante y unas tramas secundarias algo redundantes (sobre la vida personal de Harry Hole y sus problemas con el alcohol y la jerarquía policial).  

De todos modos, la mejor manera de salir de dudas es leerla y formarse su propia opinión. Lo digo siempre y no pretendo hacer parodia de mí persona, pero cada vez me parezco más a mí mismo. Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL:

En un verano excepcionalmente caluroso en Oslo, el cuerpo de una joven aparece en el suelo de su apartamento, en medio de un charco de sangre. Tiene amputado un dedo de la mano izquierda, y bajo un párpado le han colocado un pequeño diamante rojo con la forma de una estrella de cinco puntas: el símbolo de las tinieblas, el emblema del diablo. Cinco días después del tétrico hallazgo, un hombre denuncia la desaparición de su esposa. Otro dedo cercenado aparece en escena: lleva un anillo con un diamante rojo engarzado, tallado como una estrella de cinco puntas. Tendrán que pasar cinco días más para que aparezca el tercer cadáver… y se repita el ritual. Son demasiadas coincidencias, y todo apunta a que un asesino en serie está actuando en la ciudad.

Harry Hole es un policía poco convencional y sus métodos para resolver un enigma, poco ortodoxos. El alcohol y una situación personal muy complicada le han hecho tocar fondo, y está a punto de perder el trabajo. No tiene vacaciones, por lo que el jefe Moller le asigna el caso y le impone como compañero a Tom Waaler, un tipo corrupto, implicado en el tráfico de armas y de alguna manera responsable de la muerte de Hellen Gjelten, compañera y amiga de Hole, en el transcurso de una investigación. Harry está decidido a demostrar que sus sospechas sobre Waaler están fundadas, e incluso empieza a preguntarse si no estará relacionado con los crímenes. Los demonios reales y los imaginarios se mezclan en la mente del policía, que se tiene que enfrentar a un criminal sanguinario y a un enemigo implacable dentro del departamento. Sólo tiene una cosa clara: la estrella de cinco puntas es la clave para resolver el misterio.

Estrella_diablo

  • 480 páginas
  • ISBN: 9788498678338
  • Tamaño: 14 x 21,3 cm
  • Presentación: Rústica
  • Idioma de la edición: Español
  • Traductor: Carmen Montes Cano


Deja un comentario

“el don” de mai jia” no se qué, pero eso no es.


“La muerte y el sueño tienen el mismo nombre de pila pero diferente apellido. Dormir nos prepara para la muerte” M.J.

 Como dijo Goethe, nadie nos engaña, nos engañamos a nosotros mismo, o dejamos que nos engañen. Por ello, a nadie he de culpar por haberme leído casi quinientas páginas del libro “el don” del autor chino Mai Jia sino a mí mismo. Y a mí mismo he de reprochar el haber sufrido una tremenda decepción por haber volcado en su lectura tan altas expectativas que luego no he podido ver satisfechas.

Cuando me enfrento a una nueva lectura orientado por las críticas recibidas en los medios, o en las páginas del universo de internet, casi siempre me adentro prevenido sobre la usual falacia de los elogios mediáticos.

Sin embargo en este caso me interesó el argumento contenido en la sinopsis editorial. También atrajo mi curiosidad el hecho de que fuera un autor de origen chino, sobre cuya literatura apenas tengo experiencia lectora, salvo las referencias obligadas de Xingjiang y Mo Yan o de Xiaolong Qiu.

Estos autores, aun partiendo desde unas biografías dispares, tanto generacionalmente hablando como respecto de su respectiva formación cultural, así como desde un estilo característico propio: quizás más reflexivo y de cierta complejidad estructural en el caso de Xingjian, ciertamente kafkiano respecto de Mo Yan y dentro de la influencia cultural del género negro norteamericano de Xiaolong Qiu, han ido convergiendo en la literatura china sin despegarse de la tradición cultural milenaria y reflejando dentro de sus respectivas obras la realidad (compleja y contradictoria, incoherente a veces) de una sociedad que amalgama el poso cultural oriental con las influencias netamente occidentales, como puede ocurrir en la cultura actual japonesa.

En sus obras, la acción constituye el entramado que sustenta la descripción de la vida cotidiana china, el carácter tradicional de sus gentes, sus costumbres y valores  y esa contradictoria convivencia actual entre la herencia maoísta y el desarrollo económico, que no deja de ser puesta de manifiesto y, a veces, criticada veladamente o explícitamente.

Sin embargo, la presente novela, cuya acción transcurre básicamente a lo largo del siglo XX, no nos ofrece, como éste ingenuo lector hubiera esperado, un relato detallado de dicho periodo: las vivencias del cambio de régimen dinástico hacia un régimen republicano, inicialmente, y la posterior experiencia de la república popular; la guerra con Japón; la segunda guerra mundial; la época maoísta; el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural.

Si es cierto que no pretende ser un ensayo histórico sino un relato sobre un personaje concreto, el genio matemático Rong Jinzhen, pero el autor no desarrolla, según mi opinión, el contexto histórico, social y cultura en el que vive el personaje, que apenas queda esbozado.

Se nos vende la novela como un thriller, y a su autor como un nuevo Gabriel Garcia Marquez o el John Le Carré chino,  cuando no lo es en absoluto, pues la intriga no va más allá de la curiosidad por el devenir biográfico del personaje. La mera mención de la criptología o la denominación del personaje como “espía chino”, no convierte la novela en lo que no es. Tampoco no ofrece mucho atractivo desde el momento en el que, con una estructura en formato documental, el autor del texto, en la novela, nos va ofreciendo la trama de la gestación de la biografía del personaje, alternando el relato de su vida con las supuestas trascripciones de las entrevistas realizada a otros personajes que convivieron con el protagonista, y en ocasiones, salvo el cambio de grafía, apenas nos damos cuenta de la transición entre la tercera persona del narrador y la tercera persona del entrevistado.

Pese a las críticas entusiastas, personalmente encuentro la novela aburrida. Siempre que emito una crítica negativa sobre una novela, tengo el pesar de no haber entendido a su autor, algo así como el estar bajo la influencia del síndrome de Estocolomo, buscando justificaciones a la falta de interés en carencias personales mías. Y siempre digo lo mismo, cada uno tiene la opción de formarse su propio criterio, sólo basta con leerla uno mismo y luego cotejar impresiones. Un saludo

 Mai Jia, seudónimo de Jiang Benhu,  nació en 1964, en China; estudió en la Academia de Bellas Artes del Ejército Popular de Liberación. En 2002 publica su libro “el Don” recibiendo importantes premios en su país. Igualmente ha cosechado un enorme éxito en Estados Unidos y en más de veinte paises.

SINOPSIS EDITORIAL: Rong Jinzhen es un chico fuera de lo común: educado por un extranjero en la China de los años veinte, vive una infancia solitaria, sumergido en su propio mundo. Pero pronto desarrolla un don que lo hace extraordinario. Rong puede ver lo que nadie más ve, sus conocimientos van más allá de lo que una persona corriente puede entender. Convertido en un genio de las matemáticas conocido en todo el país, Rong es obligado a abandonar su carrera académica cuando es reclutado por el departamento de criptografía del servicio secreto chino.

El don de Mai Jai

  • Editor: Destino
  • Fecha de publicación: 2014
  • Colección: Novela Narrativa Extranjera
  • Nº de páginas: 480 págs.
  • ISBN: 9788423348060
  • Traducción: Claudia Conde


4 comentarios

“la ira de los ángeles” y “malvados” de john connolly: una novela de parker y otra novela de parker pero sin parker.


 

“Pese a su nombre, en Falls End, el «Final de las Cascadas», no había cascadas, y lo único que tenía su final allí era, en esencia, la civilización, la ambición y, en último extremo, la vida. Sensatamente, los padres fundadores del pueblo habían decidido que, incluso en su primera encarnación, un nombre como Fin de la Civilización, o Fin de la Ambición, o Fin del Mundo, quizás hubiera truncado las posibilidades de progreso de la comunidad, y por tanto se buscó una identidad alternativa” J.C. 

 “Siguió adelante, pasando con cuidado entre las torcidas lápidas, y llegó a la cruz. Se apoyó con una mano en ella para recobrar el aliento y de pronto la retiró, como si fuera una columna de metal al rojo vivo. Retrocedió tres pasos y miró la cruz de arriba abajo, luego alzó la mano lentamente y la apoyó de nuevo en la piedra. No se había equivocado. La cruz vibraba. Casi podía oír el zumbido.” J.C.

 

Recientemente se ha publicado “la ira de los ángeles”, la última novela de John Connolly protagonizada por su detective Charlie Parker; creo que es la número doce de la serie. Tiempo atrás se publicó igualmente la novela “los malvados”, la cual no puede decirse que entre dentro de la serie del detective Parker, si bien se le cita en alguna que otra ocasión, y tiene una fugaz aparición, casi como un “cameo” cinematográfico. Ambas obras las he leído sucesivamente y en esta entrada me propongo reseñarlas conjuntamente.

En este mismo blog he reseñado con anterioridad otras novelas de John Connolly , concretamente la primera de la serie “todo lo que muere”, sin duda la mejor, y la novela “cuervos”. En ésta última reseña hacía mención especial a mi sensación de que el filón de la creatividad se estaba agotando (no así el filón comercial del autor) y que apreciaba una tendencia a tratar al personaje de Parker como un reclamo, más un producto comercial  que como un producto literario.

Ambas novelas me han gustado, son dos novelas correctas, entretenidas, con una trama bien definida, sin incoherencias internas y con un adecuado tratamiento de los personajes. Consideradas individualmente, con elusión del contexto de su autor y el resto de novelas de la serie, podría decir que son dos buenas novelas.

Sin embargo, tal capacidad de abstracción es imposible. El propio autor, con su trayectoria literaria, genera una serie de expectativas que todo lector consciente busca satisfacer. Y el resultado de estas dos novelas no llega a satisfacer plenamente, rebajando su categoría, su nivel de aceptación.

Creo que estas dos obras son dos novelas de Parker, sólo que la una tiene a Parker como protagonista y la otra no deja de ser una novela de Parker pero sin Parker, quizás un intento del autor de explorar nuevos campos temáticos, de ofrecer nuevos protagonistas, aunque dentro de ese ambiente de misterio sobrenatural que envuelve todas las novelas de la serie.

Vengo detectando en las últimas obras de John Connolly un agotamiento creativo. Las tramas ya no sorprenden como antes, los personajes ya han dado casi todo de sí, Parker parece redundante y Connolly no ceja en su intento de acumular cliches autoreferenciales para reforzar la estructura interna de su novela. En el caso de “la ira de los ángeles” hace uso de ciertos personajes “fijos” para satisfacer a su público lector, pero que no aportan nada a la trama aunque sí al “ambiente” de la novela, al “copyright” del autor: aparecen los hermanos Fulci, o la propia esposa de Parker, ofreciéndonos los tópicos habituales sobre ellos. Lo mismo ocurre con la peculiar interacción entre los personajes Louis y Angel, reiteración de las otras novelas, sin ningún aporte novedoso sino la típica representación de su papel.

Con la novela “los malvados”  hace exactamente lo mismo sólo que esta vez, el personaje que se pasea por alguna de las escenas, un poco lejano y sin una intervención real, es el propio Parker, como un guiño metaliterario a su propia producción. Por lo demás, también aquí aparece el elemento sobrenatural, en un progresivo “in crescendo” que Connolly sabe desarrollar muy bien y que, al final, ayuda al final (no digo más).

 A pesar de todo, son dos buenas novelas, ideales para soportar a la sombra los rigores del calor veraniego, son entretenidas, adictivas, interesantes y buenas novelas de evasión. Un saludo

la ira de los angeles john connolly portada cover book libro

  • TITULO: LA IRA DE LOS ANGELES
  • Editor: Tusquets
  • 432 páginas
  • Traductor: Carlos Milla Soler
  • ISBN 9788483838945

SINOPSIS DE LA IRA DE LOS ANGELES 

En las profundidades de los bosques de Maine se descubren los restos de un avión siniestrado. No hay cadáveres. Nunca se informó de la desaparición de dicho avión. Pero hombres de toda laya lo buscan desde hace mucho, mucho tiempo, pues, al parecer, los restos del aparato esconden algo crucial. Eso atrae al detective privado Charlie Parker, un hombre que conoce bien la naturaleza del Mal que intenta imponerse en el mundo. También capta la atención de otros: una mujer hermosa, de cara marcada, con afición a matar; un niño taciturno que recuerda su propia muerte; y el asesino en serie conocido como el Coleccionista, que busca nuevas víctimas para sus sacrificios. Pero a medida que las fuerzas rivales se abaten sobre el lugar, el bosque se prepara para recibirlos, ya que en su espesura oculta un secreto: algo sobrevivió al accidente. Y está esperando

  • TITULO: LOS MALVADOS
  • Editor: Tusquets
  • 392 páginas
  • ISBN: 978-84-8383-465-7
  • Traductor: Juan Manuel Salmerón Arjona
  • País edición: España

SINOPSIS DE LOS MALVADOS:

En el remoto año de 1693, los colonos de una pequeña isla de Maine —llamada no por casualidad Santuario— fueron exterminados por unos asesinos armados de mosquetes y cuchillos. Desde entonces, la isla se ha repoblado y ha disfrutado de trescientos años de paz. Hasta ahora. Porque una banda de criminales se dirige hacia allí en busca de la mujer que traicionó al cabecilla de todos ellos y lo envió a la cárcel. En su camino sólo se interponen dos personas: Sharon Macy, una agente de policía novata, aunque decidida, y el jefe de policía de la isla, un hombre gigantesco, extraño y taciturno conocido con el nombre de Joe Dupree, alias Melancolía. Pero Dupree no es un hombre cualquiera. Es el guardián de todos los secretos que alberga la isla: sabe que Santuario vio correr sangre inocente en el pasado y que no tolerará una nueva matanza. En Santuario, el mal encontrará quien le plante cara.

 


2 comentarios

“los amigos de eddie coyle” de george v. higgins, crónica de una muerte anunciada.


“Quiero decir que, en fin, hay cosas en las que puedes hacer algo y hay cosas en la que no puedes hacer nada. Si ves la diferencia, mientras la veas, juegas con ventaja” G.V.H

Ya, seguro que no, que no tiene nada que ver y estoy delirando (una vez más) ¿Acaso puede una novela de género negro americano de los años 70 estructurarse como una tragedia griega? Porque así lo veo yo: un estilización extrema del formato trágico, una obra maestra de absoluta pureza y simplicidad, una historia que no tiene principio aunque sí tiene final, que no empieza sino que nos la encontramos de repente, como si pasáramos por ahí  y casi sin pretenderlo escucháramos una conversación en la mesa de al lado, y ya no pudiéramos alejarnos de ella.

Porque esta extraordinaria técnica narrativa de George V. Higgins prescinde absolutamente de todo aditamento absurdo en la narración, no hay un prólogo (sí lo hay, pero es una presentación de Denis Lehane sobre la novela), no hay un contexto, una exposición de la trama previa, un hilo conductor al que agarrarnos y poder seguir el sendero de los acontecimientos; únicamente el diálogo y las reflexiones compartidas de los personajes, y una historia que va discurriendo hasta su previsible final.

Y a pesar de ello, a pesar de haberla despojado de sus ropajes formales, el relato cumple a la perfección el objetivo aleccionador de toda tragedia griega, llevarnos a la catarsis final a través del ejemplo moral del protagonista.

Como un único actor griego que recorre el escenario cantando su papel, sordo a las advertencias del coro, ajeno al destino que ya le ha sido asignado,  Eddie Coyle nos va mostrando su camino y el resto de los personajes nos van cantando igualmente los mensajes sobre su destino irremisible que el propio protagonista no puede escuchar ni interpretar.

Es curioso que en esta novela el autor quizás hubiera podido prescindir del protagonista pues todos los demás personajes, sus “amigos”, hablan de él y van dibujando su final sin que el interesado tenga realmente opción alguna para cambiarlo, de haberlo conocido.

La historia también es una obra maestra de simplicidad y sutileza. Es la historia de una caída, la historia de un personaje anodino y gris, en lenta decadencia personal, (el cual fue magistralmente interpretado por Robert Mitchum en la versión cinematográfica dirigida por Robert Yeats tituladael confidente1973). Eddie Coyle es delincuente menor, con cuarenta y tantos años, atado a un matrimonio rutinario, con las típicas aspiraciones de un ciudadano medio, pero con un gran peso que amenaza su estabilidad. Un percance con un contrabando de alcohol robado que le puede llevar a la cárcel. La posibilidad de influenciar favorablemente la acusación del fiscal le lleva a convertirse en un chivato ocasional de la policía sin saber que ya ha sido sentenciado, elegido como chivo expiatorio, un peón cuyo sacrificio beneficia muchos: todo tiene que cambiar para que todo siga igual.

Con el paso del tiempo, esta obra se ha convertido en un gran clásico y en una obra extraordinaria. La sencillez de su trama y la carencia de ropajes en desuso ha evitado su encasillamiento. Apenas tiene referencias al contexto histórico, no ofrece más que una estampa de un grupo de criminales y ciertos comentarios que reflejan una moral hoy políticamente incorrecta, pero que su atribución a unos personajes concretos no hace desmerecer el conjunto. Estamos tan acostumbrados a las novelas actuales del género negro que fascina comprobar que una historia tan simple ha sido llevada a término de un modo tan brillante, sin recurrir a tramas alambicadas y retorcidas o procedimientos criminales tan rebuscados como su resolución final. No hay sangre, no hay tecnología, no hay perfiles criminales ni forenses. Solamente sordidez humana y fatalidad, vamos, una tragedia griega moderna.

La cita final de la novela es de Lucano: “el crimen hace iguales a todos los contaminados por él” no hay más que decir.

Un saludo

George V. Higgins

George V. Higgins nació en Brockton (Massachusetts) en 1939-1999. Después de unos primeros años dedicados al periodismo, se graduó en Derecho y ejerció como fiscal y abogado. En 1970 publicó Los amigos de Eddie Coyle, que sería la primera de veintisiete novelas, y también la que le dio más fama y prestigio. En 1973 fue adaptada al cine por Peter Yates con Robert Mitchum en el papel de Eddie Coyle. Entre sus otras novelas destacan The Digger’s Game (1973), Mátalos suavemente (1974), La rata en llamas (1981) yThe Agent (1999). 

  • Título: Los amigos de Eddie Coyle
  • Autor: George V. Higgins
  • Editorial: Los libros del Asteroide
  • Año de edición: 2011
  • Año de publicación: 1970
  • Traducción: Montserrat Gurguí y Hernán Sabaté


Deja un comentario

“un tipo implacable” de elmore leonard: un western sin caballos.


“Señor Long, quiero ser muy claro, para que lo comprenda Ud. muy bien. Si me veo obligado a sacar el arma, dispararé a matar” E.L.

Paradójicamente, Elmore Leonard, ha alcanzado la inmortalidad con su reciente fallecimiento. Al deshacerse de su envoltura mortal y caduca, su obra le confiere ahora una vocación de perdurabilidad que su maltrecho cuerpo nunca podía haberle dado. Y no es que fuera un autor desconocido, puesto que su obra es muy extensa y ha conseguido llegar a un público mayoritario, gracias también a las numerosas adaptaciones de sus novelas y relatos como “Los cautivos”, película del oeste dirigida por Budd Boetticher; “El tren de las 3:10” de la que se han realizado varias versiones cinematográficas, en 1957 y 2007; “Hombre” protagonizada en 1967 por Paul Newman; Jackie Brown de Quentin Tarantino, en 1997; “Persecución mortal” de John Madden, con Micky Rourke y Diane Lane; “Get Shorty” fue adaptada para el cine bajo el título de “Como conquistar Holliwood”, con John  Travolta y Danny de Vito; y también Out of Sight de 1998, dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por George Clooney con el título de “un romance muy peligroso”. La serie de TV “Justified” en la que participaba como productor esta basada en Raylan, uno de sus personajes más carismáticos.

Hoy en día es considerado un clásico de la literatura del género negro, con importantes distinciones y premios y elogiosas críticas que le denominan “el Dickens de Detroit”, habiendo desarrollado una técnica narrativa basada en diálogos ágiles y un estilo depurado y sencillo (de cierta dificultad técnica), que el propio autor ha sistematizado con la formulación de su famoso  decálogo de escritura: las diez reglas básicas que todo escritor debe seguir para, en palabras del propio Leonard, alcanzar la invisibilidad en su obra, esto es, para desaparecer como escritor y dejar que sea la propia narración la que vaya desarrollándose sin que se perciba que el autor está detrás de la obra contándonos qué sucede.

Este decálogo consiste básicamente en prohibiciones, en pautas sobre lo que un escritor NO debe hacer para arruinar una novela. Mi regla favorita es la número “ 10. Intenta quitar la parte que los lectores tienden a saltarse”, porque refleja el estilo que pretende crear el autor, novelas accesibles, gratificantes, fáciles de leer, de una extensión razonable (entre 300 y 400 páginas) y sin la (innecesaria) presencia de un narrador que se entromete en la trama y rompe el ritmo con retóricas descripciones del paisaje o del paisanaje.

La novela objeto de reseña esta ambientada en Estados Unidos, concretamente en Oklahoma y Kansas City, en la época de la Ley Seca, a principios de los años treinta, donde surge una nueva fiebre del oro (negro) y nace un nuevo tipo de forajido, evolución del cuatrero que, sin abandonar las maneras del salvaje oeste, ahora se dedica a atracar bancos empuñando su metralleta Thompson, a lomos de su flamante Packard o Ford, y siguiendo el ritmo improvisado del Jazz de la banda de Count Bassie;  tipos que viven rápido y mueren muy jóvenes y cuya única aspiración es alcanzar la popularidad estelar de una novedosa competición, la carrera por convertirse en “public enemy number one”, como Dillinguer, Bonie y Clyde, o Bobby Face, cuyos enfrentamientos con las fuerzas del orden y la nueva agencia FBI al mando de J.Edgard Hoover alcanza tal grado de violencia que al final es difícil distinguir quién representa a la legalidad .

El protagonista de la novela, Carl Webster, es un joven agente federal que alcanza notoriedad gracias a su estilo caballeresco, pausado, elegante y letal para con los criminales a los que persigue y que pronto se convierte en un buen reclamo para la naciente industria del periodismo de investigación. Se enfrenta a un grupo de seguidores del KKK liderados por un ex_agente federal radicalizado; a un grupo de mafiosos de los “club de alterne” de Kansas cuyas actividades “extralegales” no es incompatible, al parecer, con el noble ejercicio de un cargo municipal (vamos, como ahora); a un atracador de bancos de poca monta y a un hijo de papá, magnate del petróleo, que va superando su pequeño complejo de peter pan por el expeditivo método de convertirse en un sociópata asesino con afán de notoriedad.

Destaca en la novela la presencia de las mujeres, cuyo protagonismo en la historia no es secundario ni mucho menos, las cuales componen sin embargo, a mi juicio, una sola figura femenina, cuya imagen caleidoscópica se forma con todas ellas: una mujer de frontera, endurecida por la cultura imperante del sometimiento a la dominación masculina, pero con capacidad de autosuficiencia fortalecida por las condiciones extremas de su supervivencia. Son mujeres que buscan una salida como madres, esposas, amantes o prostitutas, sorteando siempre la presión de los hombres con quienes conviven, que pretenden decidir siempre sobre su destino con la naturalidad que otorga una costumbre inmemorial,  sin percatarse que son más débiles e inmaduros que ellas.

Mi juicio sobre la novela, sin ser negativo, no es muy entusiasta, puesto que considero que esta es una obra menor de entre las de Leonard siendo más importantes, a mi juicio, obras como Ciudad Salvaje, Joe LaBrava o Persecución mortal, más cercanas al “hard boliled” y con menor acento western que le confiere la ambientación histórica de esta novela.

También es cierto que siento cierta reticencia a atribuirle la categoría de maestro de la novela negra comparable a Chandler o Hammet o incluso asimilarle a autores de una generación anterior como James M. Cain o Jim Thompson. Sin embargo, si creo que forma parte de ese elenco de autores como Donald E Westlake, Chester Himes, George V Higgins,  Mike Spillane, Robert B. Parker (con los que comparte ciertas similitudes de estilo, salvando las distancias) que no conviene olvidar y cuya obra es muy conveniente frecuentar (y aprender). 

Según la web del autor, otros títulos suyos Yibuti; Raylan; El día de Hitler; Tu ganas, Jack; Mister Paradise; Persecución mortal; Un tipo implacable; El Blues del Misisipi; Almas paganas; Ciudad salvaje; Cuba libre; Cócktail explosivo; Pronto; Hombre desconocido 89; Bandits; Joe LaBrava; 

Un saludo 

  • Editorial: Alianza Editorial
  • Páginas: 384
  • Año: 2011
  • Traductor: Catalina Martínez Muñoz
  • Tamaño: 200×130 mm
  • EAN: 9788420653204


Deja un comentario

“el hombre sombra” de cody mcfadyen: esa zona oscura del alma donde palpita un horror más allá de la sombra donde acaba la luz.


“Estoy hecha un lío, un amasijo de dolor y confusión aderezado por pequeños estallidos de pánico. No es la emoción lo que me abruma, sino la realidad” C.M. 

Con una metódica periodicidad, el mercado editorial nos va ofreciendo primeras novelas, o de autores que son desconocidos, cuya característica principal es que se convierten casi inmediatamente en “best seller” y encumbran a su autor a la categoría de “maestro” del género. Nosotros, pobres depositarios de la sabiduría ajena, ya no tenemos un criterio propio sino que aceptamos sumisamente la valoración del oráculo editorial. Seguramente nunca hemos tenido otra herramienta para juzgar y criticar el trabajo de un escritor distinta de la lectura directa de la obra. Y aún así, siempre tenemos que sortear comentarios externos, a veces interesados, que predisponen hacia su estimación o, por el contrario, su rechazo. 
La presente novela, como muchas otras, viene con la etiqueta de “fascinante” “impactante”, “magistral” y ciertamente cumple con esos adjetivos aunque a mi juicio ello no obsta a que sea una continuista, ni novedosa ni innovadora. Un poco más de los mismo en cuanto a temática, argumento y técnica narrativa. Por un lado, el asesino en serie, que se hace llamar Jack Jr. (como guiño al famoso Jack el Destripador), no deja de ser otro super-asesino más, con una capacidad de anticipación casi precognitiva, una mente brillante totalmente supeditada a su instinto sexual, asesino, sádico y depredador. Tampoco el argumento se aleja de otras novelas del género, igualmente retorcido, con giros y recovecos que despistan pero cuyo predecible final no se nos acaba de ocultar. También cuenta con los habituales ingredientes escatologicos y viscerales (literalmente) que son tan habituales en este tipo de novelas.
A pesar de todo ello, o gracias a ello, es entretenida, adictiva en algunas ocasiones. Y de fácil lectura.
Los personajes, sin embargo, son algo estereotipados pero porque todos ellos son tratados con un exceso de psicologismo que llega a hacer dudar al lector sobre si en esta historia hay algún personaje vulgar y corriente. Más que eso, desde el psiquiatra de la protagonista, hasta la menor de cuya tutela se hace cargo, siguiendo con sus compañeros profesionales, o incluso una simple señora mayor que pasaba por ahí, en los baños de una cafetería, TODOS, TODOS, son terriblemente perspicaces, empáticos, clarividentes, comprensivos, y conocedores de la naturaleza humana. Son personajes muy trabajados cuyas reflexiones personales son siempre profundas y su comportamiento es excepcional y siempre normalizado respecto de la tipología en que le encuadra el autor: el perfecto psicólogo, el perfecto policía veterano, el perfecto marido y la perfecta esposa, la niña perfecta y el perfecto compañero borde, hasta el perfecto novato y el perfecto asesino. No hay incoherencias, no hay divagaciones, no hay banalidad y de haberla, sería la perfecta banalidad.
En resumen, una muy buena novela de entretenimiento pero totalmente prescindible, de esas que se olvidan a los pocos días.
Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL:  Un cuerpo lleno de cicatrices y pesadillas cada noche es todo lo que le queda a Smoky. La mejor jefa del equipo FBI nunca imaginó que ella también sería una víctima, que una noche un maníaco entraría en su casa y mataría a su marido y su hija. Aunque ella misma acabó con el asesino, ahora sólo le queda la soledad insoportable. Sin embargo, descubre otro motivo para vivir: está dejando un reguero de cadáveres. Smoky reúne a su viejo equipo y vuelve a escarba en los secretos más íntimos de Smoky y saca a la luz recuerdos a los que nadie podría enfrentarse sin perder la cordura.

Cody MCFayden: escritor norteamericano, nacido en Texas en 1968. Sus dos novelas publicadas en castellano son  El hombre sombra, y El rostro de la muerte.

Editorial: Books4pocket (2010)
544 páginas
ISBN: 9788492801299
Traducción: Camila Batles Vinn


2 comentarios

novela negra nórdica, 2ª parte: el invierno continúa.


NOVELA NEGRA EN DINAMARCA

Hablar de literatura danesa viene a ser sinónimo, casi, de hablar de novela negra. Sobre todo actualmente, en tanto que el gran público apenas tiene conocimiento y referencia de otros autores daneses no circunscritos a dicho género. Obviamente salvo extraordinarias excepciones como Hans Cristian Andersen (1805-1875) o Karen Blixen bajo el seudónimo de Isak Dinesen  (1885-1962) o, en el campo de la filosofía el existencialista, Soren Kierkegaard. Pero que perecen sepultados, respectivamente, bien por las múltiples versiones de sus cuentos, constantemente adaptados-desvirtuados para el público infantil, bien por la abrumadora calidad de su adaptación cinematográfica, bien por la pereza intelectual.

Un pequeño país y sin embargo encabeza la principales estadísticas sobre Nutrición y Salud, Esperanza de vida, Educación, Urbanidad, Normalidad democrática, Ausencia de Corrupción, PIB y Riqueza Familiar. Y con un nutrido grupo de escritores representativos de todo un género literario, cuya mera enumeración puede marear. 

 Jussi Alder Olsen (Copenhague, 1950), periodista, estudiante de medicina y sociología, director de cine, corrector de pruebas, guionista, traductor. De entre sus novelas destacan las del Departamento Q. Expediente 64, 2013; Departamento Q. El mensaje que llegó en una botella, 2012; Departamento Q. Los chicos que cayeron en la trampa, 2011; Departamento Q. La mujer que arañaba las paredes, 2010; La casa del alfabeto, 2004. En general son novelas entretenidas, con gran dosis de suspense que crea adicción. Los personajes protagonistas son una pareja peculiar con cierto atractivo si bien, bajo mi punto de vista, la singularidad es algo artificial que resta verosimilitud al personaje. De cualquier modo muy en la línea de la actual novela negra escandinava.

 Otros autores (de los que no he leído nada, pero conservo esperanzas de leerlos algún día en esta o en otra vida):

 Mikkel Birkegaard  (1968, Copenhague). Libros de Luca; Los crímenes de un escritor imperfecto.  

 Sara Blaedel  nació en 1964 en Copenhague. En 1993 trabajó como editora de novelas policíacas de bolsillo. En 1995 fue periodista de prensa y televisión. En 2004 escribió la novela “Nieve verde”, con la que inicia la serie protagonizada por la policía Louise Rick. Llamame princesa y Sólo una vida fueron sus siguientes novelas. En 2009 fue elegida autora del año en Dinamarca.

 A.J. Kazinski es el seudónimo de dos autores Anders Rønnow Klarlund y Jacob Weinreich como autores de la novela. Ambos compaginan la escritura con la dirección cinematográfica. Son autores del libro de suspense “El ultimo hombre bueno” , al parecer primero de una proyectada trilogía que se basa en la leyenda judía sobre la existencia en la tierra de treinta y seis hombres justos cuya desaparición conllevará la  extinción del género humano.

 Lene Kaaberbol, autora danesa que se ha adentrado en el género de la novela negra desde la novela juvenil o de fantasía medieval con obras como el Dr. Cadaver o El niño de la maleta (ésta última junto a Agnete Friis,).

 Sissel-Jo Gazan (Århus, 1973) Con las alas del dinosaurio ganó el Premio a la mejor novela danesa de la década 2000-2010. Al parecer, novela de tinte negro pero sin el ensañamiento y morbo típico de la novela negra, quizás más afín a la novela policial clásica.

 Lotte Hammer y Søren Hammer , hermanos nacidos en Dinamarca. Ella fue enfermera en distintos países, él profesor de matemáticas, inglés y danés y, posteriormente, catedrático en la Facultad de Ingeniería de Copenhague. Su primera novela El lado oscuro llamó mi atención precisamente por la crítica demoledora recibida en el Blog Calibre 38, cuyo enlace dejo a continuación:http://revistacalibre38.wordpress.com/2012/11/22/el-lado-oscuro-de-lotte-hammer-y-soren-hammer-por-sergio-torrijos-martinez/

Existe una segunda parte titulada “todo tiene un precio“

 Kurt Aust (Ikast, 1955) pseudónimo de Kurt Østergaard, autor del título La hermandad invisible, novela que se inspira en la vida de Isaac Newton para construir un thriller histórico con una sinopsis bastante original.

 Leif Davidsen (Otterup, 1950), periodista y escritor, su novela “el danes serbio” esta basada en la visita de Shalman Rushdie a Dinamarca en 1990 entremezclada con la guerra de los Balcanes y su repercusión en la sociedad danesa. Al parecer ha cosechado muchas –buenas- críticas en su país.

 Inger Wolf  Nació en Dinamarca, en 1971. Su obra está influenciada por Bret Easton Ellis American Pshyco, al que admira profundamente, es autora de dos trhillers en los que el detective Daniel Trokic y Lisa Kornelius, son sus protagonistas. Sus novelas están llenas de misterio y desasosiego. Obtuvo en el 2006 el Premio de Novela Negra de Dinamarca. “Un oscuro fin de verano” y “Hielo y cenizas”.

 Julie Hastrup (1968), ha escrito la novela “hasta que mueras”

Christian Jungersen (Copenhague, 1962), ha escrito la novela “la excepción” sobre una serie de correos electrónicos amenazantes que reciben un grupo de trabajadores del Centro Danés de Información sobre el Genocidio.

PROXIMA ENTREGA: NOVELA NEGRA EN NORUEGA E ISLANDIA (Y FIN)

Un saludo 


2 comentarios

total keops, de jean claude izzo: trazo negro sobre mixtura multicultural


“Me cruzaba Marsella, pero sin enterarme de nada. No conocía más que su sorda violencia, y su racismo a flor de piel. Se me olvidaba que la vida no solo era eso. Que en esta ciudad, pese a todo, a la gente le gusta vivir, ir de juerga” J.C. I.

Novela negra pero no solamente novela negra: siguiendo la tradición clásica de la novela negra mediterránea, cuyo principal precursor fue Manuel Vazquez Montalban, Jean Claude Izzo nos ofrece una novela totalmente diferente a la corriente de la novela negra nórdica que en los últimos tiempos ha acaparado nuestro tiempo (mea culpa). Esta es una novela centrada principalmente en los personajes, sus vivencias, sus circunstancias y las de la sociedad en que se desarrollan sus vidas. El crimen inicial al que se dirige la investigación policial no es sino la excusa para desarrollar una trama íntima y personal del protagonista y su relación espacial -geográfica- y temporal –biográfica- con la ciudad de Marsella, que nos presenta como un elemento protagonista más.

 Marsella, sí, pero desde una perspectiva distinta de la mirada de un turista ocasional que se maravilla ante la monumentalidad de su antiguo esplendor medieval, renacentista y moderno; o de la de un funcionario orgulloso de su pujante primacía como el principal puerto comercial mediterráneo y su segundo puesto en cuanto a nivel demográfico dentro de la república francesa.

 La ciudad de Marsella que relata y describe la novela es la de sus barrios marginales, principalmente el Parnier, la ciudad mestiza e intercultural cuya población se ha venido nutriendo en distintas oleadas de inmigrantes italianos, griegos, rusos, españoles o argelinos que, sucesivamente, huyendo de sus respectivas guerras, revoluciones o descolonización, han constituido un primer núcleo inmigrante y posteriormente una ciudadanía de segunda o tercera generación, reconocida legalmente con plenos derechos y, sin embargo, parcialmente aceptada por la Francia tradicional y no del todo asimilada a la “civilización” francesa; una población extraña, cultural, religiosa y racialmente.

 Y también la Marsella depauperada, paciente víctima de las mafias internacionales, y los carteles de la droga que reclutan bandas de jóvenes criminales sin otra salida vital y personal que servir de tropa de choque armada con Kalasnikov.  

 En este contexto se destaca en la novela que, bajo el vehículo discursivo de una trama ágil, intrigante e interesante, en la que se resta importancia a la truculencia o complicación del asesinato inicial, desencadenante del argumento (de cuya indagación se ocupa obsesivamente el protagonista), el grueso de la narración consiste en el conflicto personal de dicho protagonista que mantiene con su pasado y con su porvenir.

 Fabio Montale, es un policía mediocre que ha ido dejando de lado su promoción profesional abandonada por el desarraigo y desencanto que anima su vida y que rezuma por todas sus poros. Su trabajo consiste en ser un enlace entre el departamento de policía y los grupos de ciudadanos inmigrantes. Un camino intermedio entre el trabajo policial y el trabajo de un asistente social, pero sin llegar a ser completamente ni uno ni otro.

 Su vida personal no es menos caótica y gris. Sin apenas amigos, con relaciones personales que siempre alcanza a valorar cuando acaban, imposibilitado de amar porque su amor ya lo entregó a la mujer de su vida, Lole, la amiga de la infancia cuyo cariño compartieron y disputaron el trío de amigos, Fabio, Ugo y Manu.

 Los cuatro crecieron en el barrio arrabalero del Panier, hijos de inmigrantes italianos y españoles, que pronto vieron en el crimen la salida fácil que la sociedad les negaba por su baja extracción social y racial. Después, el servicio militar les dispersó y con la madurez sus caminos profesionales divergieron: Ugo continuó como mercenario, Manu permaneció en el barrio consolidando su carrera criminal dentro de las mafias locales –y quedándose la chica con él- y Fabio, renegando de su pasado, convertido en policía en la misma ciudad cuya atracción y rechazo le llena de amargura, tristeza y soledad.

 Manu, el pilluelo carismático que forjó la amistad de los cuatro amigos es asesinado en extrañas circunstancias, relacionadas con las intrigas y rencillas en el seno de las mafias internacionales que se disputan su primacía en el ámbito de influencia de Marsella. Ugo también es asesinado cuando maquinaba la venganza por la muerte de su amigo. Fabio, el policía, el único sobreviviente junto con Lole, pretende esclarecer los hechos desde su trabajo policial. Al final… siempre hay un final (no digo más, únicamente que el título “total keops” alude a la expresión homófona francesa, su idioma original, “caos total”)

Las aficiones musicales de algunos personajes definen su carácter y, a lo largo de la novela, resuena una especial banda sonora. En este sentido me parece un tratamiento muy especial del personaje, muy similar a cómo va desgranando Ian Rankin las preferencias musicales del detective Rebus.

 En resumen, esta es una novela muy personal, muy entretenida, muy comprometida (con la interculturalidad, el mestizaje y la abolición de la exclusión social) y muy sensual (donde predomina la expresión de los sentidos, la luz, los olores y los sabores mediterráneos). Jean Claude Izzo continuó con éxito la línea marcada por Vazquez Montalbán, con un claro guiño al escritor catalán al apellidar Montale a su protagonist. También ha retomado con éxito el compromiso social maridado con las tramas criminales el escritor griego Petros Markaris. El fallecimiento del autor sólo nos va a permitir disfrutar de las otras dos novelas de la trilogía, Chourmo y Soleá. Un saludo.

 Jean Claude Izzo: poeta, escritor y periodista frances, nacido en Marsella, en 1945 y fallecido en enero del 2000. Hijo de padre italiano y madre de ascendencia española aunque nacida en Marsella. Su actividad política estuvo ligada al Partido Comunista Francés. Ha publicado antologías d epomeas y novelas, destacando un cierto éxito con su trilogía sobre la mafia marsellesa: Total Keops, Chourmo y Soleá, todas publicada en España por Akal.

titulo del libro

  • EDITORIAL AKAL
  • ISBN 978-84-460-3630-2
  •  PÁGINAS  256
  • TRADUCCION: Matilda Saenz


2 comentarios

“el detective moribundo” de leif g. w. persson: el canto de cisne de una estupenda trilogia


“.- Soy Lars Martin Johansson. -dijo Johansson. ¿Qué más podía decir?, pensó, ¿de la asociación de policías jubilados?” L.G.W.P.

He aquí la cuarta entrega de la trilogía. Y digo bien; en realidad es la cuarta entrega de las novelas protagonizadas por Lars Martin Johansson aunque por su temática, netamente criminal, entiendo que no forma parte de la trilogía de “el declive del estado de bienestar”. En aquellas tres magníficas novelas, ya reseñadas en este blog:entre la promesa del verano y el frio del invierno” , “otro tiempo otra vida” y “en caída libre como un sueño“, este escritor sueco nos presentaba el retrato de una sociedad que estaba asimilando el magnicidio de su presidente de Gobierno, Olof Palme, utilizando para ello los recursos narrativos y los cauces formales de la novela negra. Con una maestría y una originalidad estilística que se apartaba del resto de escritores de su entorno, centrada su temática en dicho asesinato, la novela criminal supuraba una crítica social y un desencanto intelectual que en ningún momento hacía olvidar al lector que estaba leyendo una obra de entretenimiento puro.

Con la presente novela, protagonizada por el mismo personaje, el autor se aleja radicalmente de la intención crítica de la trilogía anterior y logra una novela de una pureza criminal diamantina, sin veta alguna de crítica al sistema ni intención política o ideológica. Demuestra así Leif GW Persson sus cualidades como escritor de novela negra, destacando igualmente de la mayoría de los autores escandinavos por cuanto que la trama criminal es de una sencillez abrumadora, sin truculencias en la comisión del crimen (que no se nos relata más que de manera anecdótica), sin un mecanismo criminal rebuscado, sin un asesino psicópata de una personalidad inverosimil y dotado de inteligencia sobrehumanas , ni un complicado proceso de elaboración ni motivaciones absurdas (que a veces nos presentan otros autores en un intento de buscar la originalidad a cualquier precio).  La novela trata simplemente sobre la violación y asesinato de una menor cometida veinticinco años atrás y  la investigación del protagonista, convaleciente de un infarto, cuando dicho delito ya ha prescrito legalmente. 

Es interesante, sin embargo, un aspecto que Persson, como criminólogo, no podía pasar por alto, es el dilema moral que plantea el hecho de que se conozca al causante de un delito tan horrendo y por una legislación garantista y ciega, se beneficie de la prescripción del delito quedando legalmente impune. La novela expone a través de los distintos personajes que intervienen las distintas posturas a adoptar al respecto, desde la más legalista que busca la seguridad jurídica de un sistema imperfecto pero democrático, hasta la del padre de la victima que reclama el antiguo derecho de la venganza de la sangre. Pese a la aparente crueldad de la ley del talión que recogen las leyes hebreas (cuyo enunciado “ojo por ojo” encabeza distintas partes de la novela) la verdad es que este sistema punitivo surgió históricamente para limitar el abuso del ejercicio privado de la violencia y no, como equivocadamente cree la mayoría, para castigar con la misma moneda al asesino y violador. Sin embargo no es admisible en un régimen legal y democrático. La solución de Persson a este dilema se encuentra entre las páginas de su novela, no seré yo quien revele la intriga. 

Como digo, “el detective moribundo” no es otra novela más de otro autor nórdico más sino que nos remite a los clásicos de la novela policíaca: un delito y la investigación dirigida a su resolución. El mismo título y el argumento de la novela tiene una clara referencia al cuento protagonizado por Shelock Holmes en el que el detective, también convaleciente de una enfermedad mortal, resuelve el asesinato desde la cama, si bien su enfermedad era fingida y únicamente un reclamo para desenmascarar al doctor que le venía a atender.  Aquí el protagonista tiene que servirse de terceras personas para esclarecer los hechos e identificar al asesino y violador y compaginar su actividad investigadora con una lenta y penosa rehabilitación necesaria tras el infarto sufrido. La novela tiene una sorpresa final que no voy a desvelar. 

Esta novela ha recibido en 2010 el premio a la   a la mejor novela de la Asociación de Escritores Suecos de Novela Negra, el premio Llave de Cristal a la mejor novela negra publicada en los países nórdicos en ese año y el premio que otorga la Asociación de Escritores Daneses de Novela Negra y la Asociación de Escritores Finlandeses de Novela Negra en 2012. Mi juicio es que es un novela magnífica si bien, cuestión ya de gustos personales y no de criterios objetivos, yo creo mejor la que inicia la trilogía. En todo caso muy, muy recomendable . Un saludo

Leif G.W. Persson nace en Estocolmo en 1945. Criminólogo, comentarista periodístico, asesor de televisión, además de escritor de novela negra.

SINOPSIS EDITORIAL: Lars Martin Johansson, hoy ya jubilado pero en su tiempo uno de los mejores investigadores de Suecia y antiguo jefe de los servicios secretos, despierta en un hospital tras sufrir un infarto. El veredicto médico es tajante: si no empieza a cuidarse, el corazón podría fallarle en cualquier momento. Pero Lars es un hombre de su generación; le gusta la buena mesa y le disgusta profundamente que le den órdenes. Se siente revivir el día que la doctora le pregunta por un crimen no resuelto sucedido veinticinco años atrás: la violación y asesinato de una niña. Cuando la doctora le confía que su padre conoció a una mujer que decía saber la identidad del asesino, Lars decide reabrir el caso por su cuenta. Desde la cama del hospital primero, y desde su casa después, Lars relee los informes originales y organiza, manda y ordena, bajo la mirada suspicaz de su esposa, a un pequeño equipo informal de colaboradores: Bo, su mejor amigo y también policía jubilado; Matilda, su joven cuidadora, y Max, el chico que su esposa ha contratado para intentar controlar más a su marido. Aunque está costando…

  • Nº de páginas: 464 págs.
  • Editoral: GRIJALBO
  • Traducción: Francisca Jimenez Pozuelo
  • ISBN: 9788425349768


4 comentarios

“el muñeco de nieve”, de jo nesbo. tensando un poco más el fino hilo de la novela negra escandinava.


“Enfermera, ¿qué es más malvado? ¿Quitarle la vida a una persona que quiere vivir o la muerte a una persona que quiere morir” J.N

Parece que últimamente todas mis reseñas (y casi mis lecturas)  giran alrededor del tema de la novela negra que se escribe en los países nórdicos. Aún me quedan en el tintero un par de entregas sobre este tema (entre ellas la reseña sobre otro trabajo de un escritor escandinavo). Tanta saturación respecto de la misma temática puede provocar un hastío, un empacho intelectual que acabe como reactivo, en una aversión sistemática a todo lo que tenga algo que ver con la literatura que nos llega del frío norte europeo. Pero por otro lado creo que permite vislumbrar, desde cierta perspectiva general, en el conjunto de autores, una tendencia, una corriente, una orientación que la lectura aislada de alguna de las novelas quizás me hubiera impedido percatarme de ello. Me refiero al abandono de la postura crítica frente a los logros del alabado estado de bienestar y la adscripción a la novela criminal neta.

Es cierto que los autores que leemos pueden tener un estilo muy diferente, pertenecer a distintas generaciones y beber de fuentes distintas, cuya influencia se refleje de distinta forma en sus obras. Pero concretamente con esta novela de Jo Nesbo he percibido un cambio sutil: el autor se ha apartado ya del camino emprendido en novelas como “Petirrojo”. Además del hecho criminal concreto que caracteriza a toda novela negra o policíaca, el autor iniciaba magistralmente un acercamiento a la historia reciente de Noruega, país natal del autor y donde se ubica la acción, alternando el plano temporal coetáneo de la novela y los antecedentes históricos de las motivaciones del personaje, concretamente la Segunda Guerra Mundial, ofreciéndonos un apunte de lo que significó dicha contienda para los ciudadanos noruegos, las secuelas de la ocupación nazi y la posterior Guerra Fría y la influencia sobre toda una generación de noruegos que finalmente vieron emerger de sus aguas el oro negro que les ha permitido una independencia económica y varias negativas a integrarse de pleno en la CEE y en la posterior Unión Europea, no así respecto de su inequívoca adhesión atlántica (NATO)

Donde aquella novela destacaba, en contraste con la que es objeto de esta reseña, era, principalmente, por la carga de crítica social que contenía o quizás el trasfondo sociológico de una sociedad en transformación, pareja al resto de la Europa del norte, en el quicio entre el deseo de integración y la voluntad de independencia.. Obviamente no alcanza a la figura de escritores como Faulkner, Camus, Milan Kundera o Norman Mailer (ni creo que sea esa la intención de su autor) ni tampoco es representativa de la literatura de la contracultura, pero sí se servía del cauce formal de la novela negra para expresar algo más: los rescoldos de las secuelas de la guerra en un país que había alcanzado, aparentemente, cincuenta años después, la estabilidad social aparejada al progreso económico. Todo ello sin perder de vista el objetivo principal de la novela, narrar una historia de tintes criminales y la consiguiente investigación policial.

A mi juicio, la novela “el muñeco de nieve” carece de esta trascendencia, sin que por ello, ciertamente, se resienta en lo más mínimo su gran valor como novela negra. La trama es interesante; el argumento no tiene fallos apreciables de coherencia, aunque cojea un poco su verosimilitud; el protagonista que da continuidad a la saga, Harry Hole, aparece perfectamente definido y caracterizado como tal, y es reconocible para los seguidores de este autor y personaje. Es una muy buena novela negra, atractiva y entretenida, que es la esencia del género.

Creo yo que la enormidad de autores y argumentos, cada cual más rebuscado, obliga de algún modo a aquellos a encontrar elementos diferenciadores respecto del resto de sus colegas, que no dejan de ser competidores directos dentro del mercado editorial. Esta es la circunstancia a que aludía al principio. Creo detectar un abandono de la crítica social y una búsqueda de originalidad casi que a cualquier precio, con tal de ofrecer algo distinto (que no mejor).

Afortunadamente, vuelvo a reiterar, Jo Nesbo aún no ha roto el hilo que ya está suficientemente tenso. Esta novela, aunque no es la mejor del autor sí es mejor que muchas (y aún mucho mejor que la mayoría) y tiene atractivo suficiente como para seguir siendo fiel a la saga de Harry Hole. Las dos únicas pegas que le reprocho no necesariamente pueden ser compartidas por el resto de lectores a quienes gustan las novelas de Jo Nesbo. Una es la excesiva truculencia de los asesinatos, lo rebuscado de la técnica asesina. Yo creo que un simple asesinato por celos o por dinero (los de toda la vida) aún pueden ofrecer novelas muy interesantes.La otra pega es que propone excesivas soluciones fáciles al enigma de la identidad del asesino en un intento de retorcer aún más la trama y esto le quita credibilidad, espontaneidad y frescura, pareciendo una técnica algo artificiosa. Pero si lo que buscas es sangre e intriga, la tienes a raudales. Un saludo 

SINOPSIS EDITORIAL: Pronto caerán las primeras nieves. Y entonces él reaparecerá. Y cuando la nieve se haya fundido, se habrá llevado a alguien más. Un chico se despierta y descubre que su madre ha desaparecido. La busca por toda casa; no hay ni rastro de ella. Pero al mirar hacia el jardín, ve que su bufanda favorita cuelga del cuello de un muñeco de nieve. Y cuando Harry Hole y su equipo empiezan a investigar, descubren que un número alarmantemente alto de esposas y madres han ido desapareciendo en los últimos años. Todo parece indicar que este no es un caso aislado. Poco después desaparece una segunda mujer y las peores sospechas de Harry parecen confirmarse: se enfrenta a un asesino en serie que opera en su ciudad

Jo Nesbø (nacido el 29 de marzo de 1960 en Oslo), Noruega, Líder y cantante del grupo musical de rock noruego Di Derre. Escritor de novela negra cuya primera obra apareció en 1997 publicó su primera novela negra Flaggermusmannen, que inaugura la serie del inspector Harry Hole, y que fue galardonada con el premio Riverton a la mejor novela negra noruega y el premio Glassnøkkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos.

  • Autor: NESBO, JO
  • Editorial: RBA
  • Año de edición: 2013
  • Traducción: Carmen Montes y Ada Bermúdez
  • ISBN: 9788490067628


15 comentarios

novela negra nórdica: como un glaciar que lentamente discurre por las tierras de europa.


De un tiempo a esta parte ha venido fructificando en mí una semilla que ya había sido plantada hace tiempo respecto de la novela negra que se escribe y desarrolla en los países escandinavos (Suecia, Noruega y Finlandia), Dinamarca e Islandia, su enorme proliferación y su relativamente reciente auge tanto mediático como editorial.

Con ocasión de anteriores reseñas ya había comentado de un modo muy genérico ciertos aspectos de alguno de los autores escandinavos de más relevancia, mis propias preferencias respecto a su estilo y orientación, las diferencias entre ellos y, sin embargo, la existencia de un nexo común, focalizado en el paisaje singular, la frialdad de las relaciones interpersonales, la crítica desencantada del fracaso aparente de la capacidad benefactora del Estado, la difícil asimilación de una inmigración masiva (casi siempre de carácter económico aunque a veces se enmascare bajo la cobertura del amparo político, religioso o humanitario), o esa conciencia colectiva nórdica, casi unánime, de la necesidad del esfuerzo ciudadano en favor del bien común, todo lo cual ha propiciado que pueda hablarse de un subgénero dentro de la novela negra, la novela negra nórdica.

Siendo controvertida no solamente la propia definición de novela negra que se suele usar indistintamente para encuadrar la novela policial o criminal, la novela negra dura (hard boiled), la novela de intriga, misterio o suspense (thriller) o la novela de espionaje, al parecer también está sujeta a discusión la acepción “nórdica” o “escandinava” según se refiera estrictamente al ámbito geográfico (siendo los países Nórdicos Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia) o al ámbito lingüístico (donde las lenguas escandinavas Sueco, Noruego y Danés son mayoritarias y de una mayor influencia histórica y cultural). De todos modos, galgos o podencos, no es mi intención embarrarme en tales disquisiciones que no aportan nada.

Si haré, en este modesto comentario, una clasificación por países que me parece lo más lógico y racional. Empezaré por Suecia porque es allí donde se gestó este fenómeno que luego se extendió al resto de países nórdicos y, como, una invasión silenciosa ha ido acaparando metros lineales de estanterías en todas nuestras librerías y bibliotecas sin que apenas nos diésemos cuenta. A pesar de ello no ha recibido el calificativo de nuevo “boom” como ocurrió con el realismo mágico de la novela latinoamericana, creo yo que porque aún se considera al género como un subgénero menor dentro de la literatura, pese a los esfuerzos pedagógicos de autores de la talla de Raymond Chandler para conseguir alcanzar el estatus de buena literatura, sin etiquetas.

Yo creo que tal y como podemos hablar de un subgenero o corriente clásica de la novela policial o policiaca  (más común en los autores ingleses Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, P. D. James), una corriente dura, norteamericana, denominada “hard boiled” (cultivada por Dashiel Hammett, Raymond Chandler, James M. Cain, Horace McCoy, James Elrroy o Jim Thompson), un “polar” francés o, incluso, neopolar (con autores clásicos como Boris Vian, Leo Malet, Boileau-Narcejac, Georges Simenon y otros más modernos como J.P. Manchette, J.C. Grangé, J.C. Izzo, Thierry Jonquet o Fred Vargas), una corriente escocesa llamada “tartan noir” con autores como Ian Ranking, Craig Russell, Peter May o Val McDermid, la novela negra mediterránea de Vazquez Montalbán, Camileri, o Petros Markaris, es correcto hablar de una realidad tangible como es la novela negra nórdica.

NOVELA NEGRA EN SUECIA

1.- Maj Sjöwall y Per Wahlöö Entre 1965 y 1975 este matrimonio sueco, él proveniente del periodismo y ella del entorno editorial, crearon al personaje del inspector Martin Beck con la serie de novelas: 1965 Roseanna; 1966 El hombre que se esfumó; 1967 El hombre del balcón; 1968 El policía que ríe; 1969 El coche de bomberos que desapareció; 1970 Asesinato en el Savoy; 1971 El abominable hombre de Säffle; 1972 La habitación cerrada; 1974 El asesino de policías y 1975 Los terroristas.

Su aparición supuso realmente el nacimiento de la novela negra nórdica continuando la tradición norteamericana, despojada de parte de su violencia y dureza (no dejan de ser suecos, al fin y al cabo) y aportando al realismo descriptivo característico una crítica de la sociedad sueca que, precisamente en el periodo coetáneo al de la publicación de esta serie de novelas, ha visto alcanzado el culmen de la prosperidad y va vislumbrando el declinar de su economía.Estos autores ejercerán una clara influencia sobre autores posteriores como Henning Mankell o Stieg Larsson.

2.- Henning Mankel Este autor nació en Estocolmo en 1948. Trabajó como actor, autor y director en el teatro Risk de Estocolmo. En 1985 fundó el teatro Avenida en Maputo, Mozambique. Se caracteriza por su actitud comprometida y reivindicativa respecto de las lacras que sufre el continente africano y sus gentes y la pasividad de la sociedad occidental. Está casado con Eva Bergman, la hija de Ingmar Bergman.

El personaje principal de sus novelas es el inspector de policía Kurt Wallander: Asesinos sin rostro, 1991; Los perros de Riga, 1992; La leona blanca, 1993; El hombre sonriente, 1994; La falsa pista, 1995; La quinta mujer, 1996; Pisando los talones, 1997; Cortafuegos, 1998; La pirámide, 1999; Antes de que hiele, 2002; El hombre inquieto, 2009; Huesos en el jardín, 2013.

El esquema básico de estas novelas se centra en la existencia un crimen que empaña la imagen de la idílica sociedad sueca y a cuya resolución se entrega el inspector Wallander con un minucioso trabajo policial, sirviendo este argumento como base para desarrollar y exponer someramente distintos aspectos de la sociedad sueca como son el racismo, la inmigración, la burocracia y el desgaste del estado del bienestar, bajo una mirada reflexiva pero no obsesiva. El arrollador éxito editorial de Henning Mankell supuso el pistoletazo de salida para otros muchos autores suecos.

3.- Steig Larsson. Karl Stig-Erland Larsson fue un escritor y periodista sueco nacido en Umea en 1954 y fallecido en Estocolmo en 2004. La publicación póstuma de la trilogía de novelas llamada Millennium, formada por Los hombres que no amaban a las mujeres , 2005; La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, 2006; y La reina en el palacio de las corrientes de aire, 2007, le otorgó una fama y reconocimiento no inmerecida pero, a mi juicio, desproporcionada, teniendo en cuenta que dichas novelas si bien ofrecen una historia entretenida y adictiva, no justifican el encumbramiento posterior.

Han sido las circunstancias de su muerte, su lucha activa contra los grupos neonazis y el culebrón provocado por las diputas hereditarias, lo que ha trascendido al público lector. Su obra se convirtió rápidamente en un éxito de ventas y, ser el primero, tras la senda abierta por Mankell, nos permitió disfrutar de su obra sin el empalago que nos ha provocado la posterior profusión de escritores nórdicos.

4.- Leif GW Persson. Leif Gustav Willy Persson, nace en Estocolmo en 1945. Combina su labor como escritor de novela negra con su profesión de criminólogo (es asesor del Ministerio de Justicia) y con comentarista periodístico y televisivo sobre delitos de relevancia. Su obra de relevancia es la trilogía “el declive del estado del bienestar”, ya reseñada en este blog, compuesta por las novelas Entre la promesa del verano y el frío del invierno, 2007; Otro tiempo, otra vida, 2008; y En caída libre, como en un sueño, 2008; recientemente completada con la novela El detective moribundo, 2013. Otras novelas protagonizadas por Evert Bäckström, un detective chapucero, egoísta, misógino, racista y corrupto, que nos presenta magistralmente la esencia de lo peor de la burocracia policial sueca, posible aunque improbable: El que mate al dragón, 2013 y Linda, como en el asesinato de Linda, 2012.

Según mi criterio Leif GW Persson es uno de los mejores de los autores suecos de novela negra, tanto por su estilo narrativo, como por la temática de sus historias, como por la su capacidad de ofrecer de un modo armónico y eficaz una crítica desencantada de la falta de reacción de la sociedad sueca frente a una progresiva decadencia junto con una trama rigurosa y entretenida, sin que sus novelas se conviertan en un mero panfleto político o un alegato paródico sustentado en el convencionalismo catastrofista.

5.- Jens Lapidus Este abogado penalista nació en Estocolmo en 1974. Es el más joven de los grandes escritores suecos de novela criminal. Nacido en plena decadencia del manoseado concepto del estado de bienestar sueco, creo yo que por ello sus novelas han abandonado el tono nostálgico de los precursores y sus personajes, son normalmente gente del mundo criminal, inmigrantes que ya no observan con amargura una sociedad que vivió tiempos mejores (que posiblemente nunca conocieron) sino que se enfrentan a la supervivencia con una ira y una violencia latente características de las personas que tienen que buscarse la vida en un entorno hostil y competitivo.Su prosa es ágil y directa.

Por supuesto, hay muchos más autores, sobre los que no puedo opinar porque no he leíido nada de ellos:

Mons Kallentoft creció en Linköping, en Suecia en 1968. Pesetas (2000), y Marbella Club (2002), Sacrificio de invierno (2007), primera obra protagonizada por Malin Fors. Su última obra publicada es Varlik (2010).

Johan Theorin, nacido en 1963 en Gotemburgo. Periodista y escritor. El guardián de los niños 2012, La marca de sangre 2011, La tormenta de nieve 2011, La hora de las sombras, 2007, votada como mejor ópera prima de misterio por la Academia de Escritores Suecos de Misterio. Su segunda novela, Nattfåk, fue premiada como la mejor novela de crimen sueca en el 2008, ganó el premio Llave de Vidrio en 2009 y el premio CWA International Dagger.

Kristina Ohlsson Nació en 1979 en Suecia. Cursó estudios de Ciencias Políticas y actualmente trabaja en la Unidad Antiterrorista de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europeas. Antes había trabajado para el Departamento de Seguridad del Servicio de Policía Nacional de Suecia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Swedish National Defence College, en donde ejerció como especialista en asuntos sobre el conflicto de Oriente Medio y la política de exteriores de la Unión Europea. En el nombre de los inocentes (2009). En 2010 recibió el premio Stabilo a la Mejor Escritora del género policíaco del sur de Suecia. No deseados, 2009; The Daisy, 2010; Angeles guardianes, 2001, son sus otras obras.

Arne Dahl es el seudónimo del autor sueco Jan Arnald, nacido en 1963. Doctor en Teoría de la Literatura, es crítico del Göteborgs-Posten, y editor de las publicaciones Artes y Aiolos y de una de las revistas de literatura de la Academia de Suecia, que concede cada año el premio Nobel. Ha ganado el premio Palle Rosenkrantz en 2004 (Dinamarca), el Silverpocket en 2005 (Suecia) y dos veces el Deutscher Krimi Preis (Alemania), a los que hay que añadir el reciente Radio Bremen Crime Fiction Award 2010 y la nominación al Premio Europeo de Literatura Negra del mismo año.

Asa Larsson (Uppsala, 28 de junio de 1966). Estudió Derecho en Uppsala y ejerció su profesión en el campo de las leyes tributarias antes de dedicarse a escribir. En 2003 publicó Aurora boreal, por la que le concedieron el Premio de la Asociación de Escritores Suecos de Novela Negra a la Mejor Primera Novela y que fue llevada al cine. Es autora también de Sangre derramada (2004), galardonada con el Premio a la Mejor Novela Negra Sueca; La senda oscura (2006) y Guds starka arm (2009).

Helene Tursten (Gotemburgo, 1959) es una escritora sueca de novela negra. Ha sido comparada en su Suecia natal con P.D. James. Sospecha (Guldkalven, 2004), la única traducida al español.

Lars Kepler Bajo el pseudónimo de Lars Kepler el matrimonio sueco Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, han escrito El hipnotista y El contrato.

Börge Hellström y Anders Roslund; Anders Roslund (Jönköping, Suecia, 1961) ha trabajado durante muchos años como director del programa informativo Aktuelt y ha recibido varios premios al mejor periodista de investigación para Rapport. Börge Hellström (Estocolmo, Suecia, 1958) es un ex delincuente que trabaja en el campo de la rehabilitación de jóvenes convictos y drogadictos. Es uno de los fundadores del KRIS (Reinserción de los Delicuentes a la Sociedad), una organización sin ánimo de lucro que ayuda a ex prisioneros durante sus primeros años de libertad. La bestia (Odjuret, 2004), Estocolmo, estación central (Box 21, 2005) o Tres segundos (Three seconds, 2009), galardonada con el prestigioso CWA Dagger Award en 2011 son fruto de su colaboración.

Magnus Nordin Nació en Taby en 1963. Ha trabajado como profesor de inglés y sueco. Ganó, en el 2003, el Premio Spärhunden al mejor Thriller Juvenil. Escribe historias de terror situadas en la vida cotidiana. El misterio de la casa abandonada y Se busca asesino.

Hakan Nesser Nació en Kumla, en 1950. Su primera novela la publicó en 1988. Ha obtenido numerosos premios y sus libros se han traducido a varios idiomas. Ha ganado tres veces de Premio a Mejor Novela Policiaca Sueca y su novela Carambole ganó el Premio Llave de Vidrio en el año 2000. Sus libros han sido traducidos del sueco a diversos idiomas. Humano sin perro, La mujer del lunar y La tosca red.

Liza Marklund Nació en Palmark, Suecia en 1962. Periodista y escritora. La mayoría de sus novelas recrean las aventuras de Bengtzon Annika. Sus obras se han publicado en treinta idiomas. Ha obtenido numerosos premios, entre ellos el Poloni (1996). Sus novelas se han adaptado para la TV. Embajadora de UNICEF. Strudio Sex y Dinamita.

Camilla Ceder Nació en 1976. Psicóloga trabaja como Asistente Social. Grito en el hielo, 2010.

Eva-Marie Liffner Nació, en 1971, en Gotemburgo. Periodista y crítico literario. Con su primera novela Camera consiguió el primer premio al autor novel en el Bokfestivalen de Sollentuna y fue galardonado con los premios Polonipriset y Flintyxan. Imago, su segunda novela, estuvo nominada al Augustpriset 2003. se han publicado en español: El soñador y el dolor y Cámara.

Camilla Lackberg Nació en 1974. Es la autora con mayores ventas de Suecia, y hasta la fecha ha vendido más de 10 millones de libros. Ganó el premio literario Folket en 2006. Serie “Erica Falck y Patrik Hedström”: 2002 – La princesa de hielo, 2004 – Los gritos del pasado, 2005 – Las hijas del frío, 2006 – Crimen en directo, 2007 – Las huellas imborrables, 2008 – La sombra de la sirena, 2009 – Los vigilantes del faro.

Thomas Kanger Nació en Uppsala (Suecia) en 1951. Durante los 80 trabajó como periodista freelance en “Aftonblade” y otros periódicos. Más tarde como reportero de televisión en ”Kalla fakta” y TV4. Durante el año 2000 trabajó como corresponsal de TV4-Nyheterna en Jerusalén. A partir de 2002 realiza varios documentales de una hora para SvT (Swedish Television). Es profesor de periodismo desde 1997 y ha impartido clases en Palestina, Vietnam y Sri Lanka. El hombre de los domingos (2004) y Tierras de frontera (2007) son sus novelas traducidas al castellano.

Mari Jungstedt Nació en Estocolmo en 1962. Reportera de la TV pública sueca. Nadie lo ha visto, Nadie lo ha oído, Nadie lo conoce, El arte del asesino, Un inquietante amanecer y El arte de la sonrisa, son sus obras publicadas en España.

Inger Frimansson Nació en Estocolmo en 1944. Periodista. Autora polifacética, alterna diversos géneros: novelas, poesía, cuentos y novelas juveniles. En 1997 empezó a publicar novela policiaca y de suspense sicológico. Al español se han traducido: Víctima del miedo, La casa de hielo, y La sombra del agua.

Kjell Eriksson Nació en Uppsala (Suecia), en 1953. Ha publicado más de catorce novelas. Ha ganado premios como el de Mejor Novela Criminal, otorgado por la Academia Sueca de Novela Negra. La protagonista de sus novelas es la inspectora Ann Lindell. En España ha publicado La princesa de Burundi.

Kerstin Ekman Nació en 1933 en Risinge (Suecia). Enseñó sueco y literatura, escribió guiones de películas pedagógicas y se dedicó a la crítica literaria. En 1978 entró a formar parte de la Academia Sueca de las Artes y las Letras, dimitió en 1989 por discrepancias ante la actitud de ésta sobre el caso de Salman Rushdie. Ha recibido el Premio Selma Lagerlöf en 1989. Ocurrió a orillas del río, ganó en 1993 el Premio August y el Premio a la Mejor Novela de Crímenes de la Academia Sueca del Crimen y en 1994 el Premio de Literatura del Consejo Nórdico.

Ake Edwardson Nació en Smaland (Suecia) en 1953. Profesor de periodismo en la Universidad de Gotemburgo. Ha ganado varias veces el premio literario de novela negra más prestigioso de su país. Bailar con un angel, es la primera novela protagonizada por el comisario Winter.

Karin Alvtegen Nació en Huskvarna (Suecia), en 1965. Su segunda novela Missing ha obtenido el premio de novela policiaca Nórdica Glass Key y el Edgar (2001), se tradujo al inglés obteniendo el premio Edgar Award a la mejor novela. En el 2006 Missing ha sido adaptada la TV, en un seria dirigida por Ian Madden. Escribió el guión de la telenovela sueva Rederiet. Culpa, Vergüenza y Engaño son otras de sus novelas publicadas en España.

Klas Östergren Escritor, guionista y traductor sueco Caballeros (1980), es su grán éxito.

PROXIMAS ENTREGAS: NOVELA NEGRA EN NORUEGA, DINAMARCA E ISLANDIA.


6 comentarios

“crímenes exquisitos”, de vicente garrido y nieves abarca: la locura desatada desborda los límites de lo convencional, sexo y dolor, orgullo, maltrato y venganza hábilmente barajados.


“El arte y el crimen se han unido en un todo inextricable y se produce una explosión avasalladora de placer sin adjetivos morales, porque la vedad de lo sentido está por encima de cualquier otra consideración” V.G y N.A.

¿Cuáles son los elementos que definen y caracterizan a una buena novela? ¿y los que diferencian y distinguen a una buena novela negra de cualquier otra? La capacidad de estimular y provocar en el lector sensaciones y emociones de las que carecía antes de afrontar su lectura. En esencia todo se reduce a eso. Goce y sensibilidad. También, por supuesto, la transmisión de ideas, el estimulo intelectual; pero, como una buena comida, lo que importa no es tanto el concepto como el placer de su disfrute.

Se puede llegar a esa meta final por distintos caminos y algunos autores lo encuentran y otros se pierden en intrincados vericuetos que nos hacen perder el tiempo y la paciencia. Los autores de la novela “Crímenes exquisitos” han encontrado la senda correcta y han creado una muy buena novela, al menos, entretenida e impactante.

Alejándose del canon clásico del género, el protagonista ya no es un detective privado, solitario, independiente, un antihéroe cínico e inteligente sino una pareja de investigadores, mujer y hombre, ella inspectora de policía y criminólogo él. Al igual que antes hicieron otros autores españoles (Guelbenzu, Gimenez-Barlett, Silva, entre otros muchos, y más modernos como Mercedes Castro o Dolores Redondo) se han hecho eco de los cambios que se vienen fraguando en nuestra sociedad y han superado el tradicional-habitual machismo de la España postfranquista representada magistralmente por la serie de novelas de Pepe Carvalho. En estas novelas el papel de la mujer no sufre reducciones culturales sino que interviene activamente en los estamentos policiales o judiciales, asume el protagonismo de la novela y le confiere un especial acercamiento a la realidad cotidiana, el día a día de una investigación policial dentro y fuera de la comisaría, el Juzgado o la oficina. Todos los personajes se encuentran muy bien definidos y caracterizados, junto a las personas normales y corrientes, conviven otras más complejas y “exóticas”, pero todos ellos con sus propias y distintas motivaciones.

Otro acierto, también un elemento novedoso respecto de la corriente mayoritaria dentro del género, es el juego de la seducción al que juegan sufren los protagonista, que conjugan con su labor profesional los múltiples problemas familiares cotidianos. Dentro de la línea que marca la urdimbre de la novela, esta trama secundaria facilita un descanso en la tensión creciente de la novela pero sin perder el interés y manteniendo además la coherencia interna pues los personajes secundarios también se integran en el argumento principal y ayudan a su finalización. Igualmente es atractiva la trama secundaria de corrupción política, la degradación moral de ciertos elementos “notables” de nuestra sociedad, producto del boom económico que trajo la especulación inmobiliaria 

Lo dantesco, impactante y sofisticado no ocurre ya en N.Y., Chicago o Los Angeles sino que estamos hablando de la Coruña (y Londres) y a pesar de tanto elemento provinciano la novela objeto de esta reseña sorprende, sobrecoge, y engancha, tanto por la originalidad del planteamiento de los crímenes que la justifican, sobre todo por el barroquismo de su puesta en escena –o debería decir prerrafaelismo-, como por la chocante inmersión en el mundo del BDSM, que anega toda la novela y para el que los profanos supone una profundización en el ambiente sado-maso más allá de la mera estética del cuero y las cadenas. Lo cierto es que al final tanto dolor complaciente, tanta sumisión y tanta brutalidad consentida y autoinflingida, llega a cansar.

Todo empieza con una joven, inteligente,  guapa y prometedora adolescente de la alta clase media coruñesa que aparece asesinada en el Estanque de Eiris. La anormal brutalidad del asesinato y la barroca exposición pública  del cadáver lo convierten en un asunto de difícil resolución. Por una serie de casualidades se conecta este asesinato con otro cometido meses atrás en la Abadía de Whitby, también caracterizado por una extraña y gótica ambientación. A partir de ahí la inspectora encargada del caso, Valentina Negro, y el criminólogo valenciano Javier Sanjuan (pareja de protagonistas que continuarán con la segunda entrega de la saga) iniciarán la búsqueda de un asesino en serie inteligente y brutal.

Es de destacar el trabajo de fondo en esta novela de ambos autores, cada uno en su respectivo campo. En el aspecto psicológico, ayuda al relato el punto de vista omisciente que permite un escrutinio minucioso de los pensamientos de los personajes y nos ofrece un relato preciso de su perfil criminológico. En el aspecto artístico, se nota igualmente el detalle en la exposición y explicación de las obras de arte que sirven como justificación del asesino.

En suma, es una novela muy interesante, entretenida, muy del gusto de las novelas de Anibal Lecter con el que comparte el asesino un cierto refinamiento estético y con un ritmo narrativo trepidante y agilísimo que no concede descanso ni quiebro en la fluidez de la trama, facil de leer y adictiva.

Un saludo

Vicente Garrido es criminólogo y Doctor en Psicología por la Universidad de Valencia, donde imparte Criminología Forense y Pedagogía aplicada a la delincuencia. Ha sido consultor de naciones Unidas.  Ha participado como asesor científico en telefilmes y reportajes sobre casos criminales. 

Nieves Abarca estudió Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela. Es Máster en Periodismo por la UOC y espcialista en Perfiles Criminales. 

Crímenes_exquisitos

  • Nº de páginas: 800 págs.
  • Editoral: VERSATIL
  • ISBN: 9788492929528


2 comentarios

“el oscuro invierno” de david mark: la busqueda artificiosa de la diferencia


“[…] pero en sus movimientos, en sus gestos, hay una delicadeza que sugiere que le asusta su propio tamaño, como si constantemente temiera romper todo lo que es más frágil que él” D.M.

No tengo claro cuando empezó el proceso de transformación de la novela negra desde unos inicios como subgénero de la literatura más popular, a la categoría de obra de arte, convertidos sus elementos definitorios, técnica, temática y trama en canon y paradigma de la que se nutre a veces la literatura generalista (y seria). Hoy en día el género se ha convertido en un producto de consumo masivo, desdibujados sus contornos para adaptarlo a los gustos cambiantes del público (mercado).
Desde Dashield Hammett hasta David Mark hay un largo camino. Unas novelas han sido arrumbadas a un rincón ocultas por la bruma del olvido; otras resplandecen con una luz intermitente que periódicamente reclama la atención de la crítica y son rescatadas para un público lector ávido de novedades (y a veces de calidad); las menos, como la obra de Chandler, Jim Thompson, Ellroy, Leonard, y un corto etc. son obras maestras de la literatura que siempre permanecerán.
Pero la vida sigue, y la literatura también es un negocio que exige innovación o apariencia de innovación, calidad o algo aparentemente válido. Mientras que los puristas buscan reconocer en la obra literaria la adecuación a las reglas del género, la maquinaria editorial, al grito de “más madera” y “más difícil todavía” nos ofrece una nueva obra maestra cada semana. Personalmente considero que la creación literaria, como toda obra artística, sólo debe someterse a la voluntad de su autor y a la crítica del lector: el primero es soberano de su obra, pudiendo acudir a la hibridación de géneros, temática y técnica libremente, sometiéndose voluntariamente a la opinión del segundo para el cual fue destinada aquella. Pero ciertos experimentos si funcionan, funcionan y si no funcionan se olvidan, y a otra cosa.
La novela objeto de esta reseña, “un oscuro invierno” de David Mark, nos presenta la aparición en el panorama literario de una nueva saga literaria protagonizada por el sargento McAvoy. El protagonista se nos dibuja como una persona fuerte y sensible, tímido y felizmente casado con una señora de etnia gitana, padre ejemplar, cumplidor y atento. Se aleja del estereotipo de detective solitario, racional, introspectivo, individualista y asocial, pero tengo la impresión que es precisamente lo novedoso de su planteamiento lo que tiene de artificioso y superficial.

No acabo de aceptar el supuesto carácter extraordinario del protagonista por el mero hecho de que otros personajes de la novela así lo reconozcan. Parece como si el arquetipo del protagonista de novela negra no fuera suficientemente atractivo para su autor y buscara ofrecer al público algo diferente e innovador, mediante la asignación al personaje principal de atributos comunes y cotidianos.
Lo más destacable de la trama es la curiosa motivación del asesino (que no voy a desvelar) y la sorprendente lógica interna de sus actos que, pese a ello, no logra superar, a mi juicio, defectos argumentales como la forzada  conexión de todos los crímenes entre sí y la predecibilidad final. No es una mala novela pero tampoco extraordinaria. Un saludo

David Mark nació en Carlisle, Reino Unido, en 1977, ha ejercido como periodista de sucesos para el  The Yorkshire Post.  El oscuro invierno es su primera novela. Ha escrito la continuación de la misma, “original skin” protagonizada por el  sargento McAvoy.  

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Hull, East Yorkshire. Poco antes de Navidad, un anciano (único superviviente del naufragio de un barco de arrastre ocurrido hace cuarenta años) es hallado muerto en el mar. En una iglesia, una muchacha (único miembro de una familia que sobrevivió a una matanza durante el conflicto de Sierra Leona) es acuchillada con un machete. Un drogadicto (que logró huir de la casa en llamas donde murió su familia) es abrasado en un incendio en un barrio de viviendas de protección oficial.

El sargento McAvoy, un fornido policía que es mirado con recelo por el resto de sus compañeros debido a su inquebrantable sentido del deber, será el único capaz de encontrar la conexión entre estos tres crímenes y el asesino de aterradores ojos azules que oculta su rostro tras un pasamontañas negro…

Imagen de El oscuro invierno

  • Título: El oscuro invierno
  • Autor: David Mark
  • Traducido por: Javier Sánchez García-Gutiérrez
  • Colección: Nuevos Tiempos. 258.
  • ISBN: 978-84-15803-37-9


Deja un comentario

“a quemarropa” de donald westlake (richard stark): la contundente irrupción de parker.


Todo el mundo seguía una línea de conducta. Ellos también; una línea de conducta muy sencilla, que sin duda cambiaría. Él también; una línea de conducta muy complicada, que sin duda cambiaría. Muy pronto. D.W

Donald Westlake, o mejor dicho Richard Stark,  es un claro representante del subgénero de la novela negra denominado “hard-boiled”. Aun cuando no fuera ni mucho menos precursor del género, ni alcanzara la altura y brillantez literaria de predecesores como Raymond Chandler o Dashield Hammett –uno de los pioneros cuyo estilo seco y violento continuaron Ed Mc Bain o Chester Himes, entre otros-, la novela “A quemarropa” nos ofrece, a mi juicio, el más puro ejemplo del arquetipo hard-boiled: una estructura narrativa sencilla, sin complejas subtramas ni innumerables voces narrativas, con un personaje principal bien definido, así como los distintos personajes secundarios escuetamente retratados, que se apoya en un lenguaje despojado de alambicados adornos estilíticos para desarrollar un argumento igualmente sencillo, en el cual predomina la acción y la violencia sobre la intriga o el suspense.

Es una novela esencial, contundente, de lectura ágil y atractiva. Es la aparición en la escena literaria del personaje Parker que marcó escuela como un de los tipos más duros de la novela negra.

Con una inteligencia animal, la determinación de un tornado, la implacabilidad de la furia divina y tan escasa empatía como un bloque de hormigón, Parker inicia la búsqueda de su exmujer y un antiguo socio quienes le dieron por muerto, tras dispararle y quemar la casa, arrebatándole su parte en el botín de un atraco. Persiguiendo el rastro de su socio se irá introduciendo en el entramado de la mafia y paulatinamente se le complicarán las cosas, aunque no por ello aflojará la presión y perderá la vista su objetivo, aunque para ello deba dejar tras de sí una larga hilera de cadáveres.

Esta novela fue llevada al cine en tres ocasiones, siendo protagonistas, en orden de calidad decreciente por Lee Marvin, Mel Gibson y Jason Statham.

Altamente recomendable. Un saludo. 

Donald E. Westlake, escritor y guionista norteamericano, nacido en Nueva York, 12 de julio de 1933 y fallecido en Mexico, de 31 de diciembre de 2008. Se adentró principalmente en el género de la novela negra dura –con la serie del personaje Parker- y la novela negra ligera, con tono de humor – con la serie Dortmunder, aunque también escribió novelas de ciencia ficción. Su carrera fue muy prolífica, publicando en un mismo año varias novelas bajo distintos psuedonimos como Richard Stark, Tucker Coe, Samuel Holt, Morgan Cunningham, Alan Marshal, Edwin West,  Edwin Wood, Timothy J. Culver, Curt Clark, Ben Christopher o Grace Salacious.En 1990 obtuvo una nominación al Oscar al mejor guion por Los timadores obra de Jim Thompson, dirigida por Stephen Frears. Sus obras más famosas fueron adaptadas al cine, tales como A quemarropa (1967), Un diamante al rojo vivo (1972).Obtuvo tres premios Edgard Allan Poe y el título de Gran Maestro del Misterio en 1993, concedidos por la Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos.Otras obras suyas: Dios salve al primo, Un diamante al rojo vivo, El Gancho, A quemarropa, El hombre que cambió de cara, La luna de los asesinos, Tiempo de matar, Atraco al banco, Ayúdame, estoy prisionero, ¿Por qué yo?, Policías y ladrones, El muerto sin descanso.

Richard Stark (Donald E. Westlake) - A quemarropa

  • Título: The Hunter (Parker #1)
  • Autor: Donald E. Westlake (con el seudónimo de Richard Stark)
  • Traducción: Maria Teresa Segur Giralt
  • Editorial en castellano: RBA
  • ISBN: 9788490061060
  • Número de páginas: 192


Deja un comentario

“la mirada del observador” de marc behm: el vínculo de una obsesión.


Marc Behm , nacido en 1925 en Estados Unidos y fallecido en 2007 en Francia, fue escritor y guionista, destacando en este campo obras tan singulares y de reconocida calidad como Charada (1963), de Stanley Donen, Ojos que te acechan (1999)El Amante de Lady Chaterley (1981), protagonizada por Silvya Kristel; o  ¡Help! (1965), protagonizada por The Beatles . Cultivó el género negro con también con una gran maestría si bien la fama no le alcanzó por un lado por su distanciamiento de la notoriedad y, por otro, por haber publicado principalmente en Francia, donde residía, lo cual impidió quizás una mayor difusión de su obra. en este campo, destacan sus novelas “La mirada del observador”, “No pretendas saber más”, “Crab”, “Un hombre al margen”, “La doncella de hielo”, “La reina de la noche”

Su dedicación, como escritor, al género cinematográfico no es baladí a la hora de reseñar la presente novela por cuanto que si algo destaca de su estilo es su tanto su ritmo frenético y ágil como el carácter tremendamente visual de sus escenas.  

Dos son los aspectos que destacan en esta novela. Y digo destacan por no decir deslumbran y resplandecen, que son adjetivos excesivamente luminosos para una obra de género negro azabache, oscura, profunda y umbría, que desciende al pozo del corazón del género humano y nos muestra, ciertamente, a dos personajes hundidos en un sumidero de sufrimiento y  desesperación y el camino que toma cada uno para mitigar su dolor.

Por un lado es admirable, respecto a un plano puramente formal, cómo la narración va discurriendo de un modo lineal y va ganando en velocidad de lectura, a medida que la acción se desarrolla, hasta el punto en el que es imposible parar de leer.  Su vocabulario sencillo, su estilo directo, que prescinde de superfluas descripciones de ambientes o paisajes, la ausencia de digresiones de carácter moral, social o psicológico afines a otras novelas del género,  hacen que nuestra atención se centre exclusivamente en los hechos, en el asunto, en el puro y neto argumento.

La narración adopta principalmente el punto de vista de un narrador omnisciente, que coincide con el protagonista principal, el detective privado llamado “el Ojo”, cuyo conocimiento de la acción lo adquiere por su obsesiva y sistemática vigilancia de la otra protagonista, Joanna.

El segundo punto destacable, la trama de la novela, se caracteriza por  su sencillez y a la vez originalidad, y por las connotaciones psicológicas que atraen a un lector inmerso en la vorágine de la acción.

El protagonista principal es un detective privado al que conocemos únicamente por el mote “el Ojo” – con gran acierto, no sé si del autor o de su traductora, puesto que inglés a un detective privado se le denomina “private Eye”- el cual sufre, de un modo traumático, la separación de su hija de corta edad, de la que únicamente conserva una fotografía colectiva de su escuela, que lleva a todas partes, sin saber distinguirla del resto de los alumnas. La superación de sus carencias psicológicas le lleva a realizar su labor detectivesca de un modo automático, estricto y eficiente pero sin apego alguno; se sobrepone a sus periodos de depresión mediante la cumplimentación compulsiva y adictiva de innumerables crucigramas.

La otra protagonista es una chica huérfana que también sufrió una infancia de maltrato y abandono que conformó una personalidad difusa, amoral y carente de empatía. Sin un verdadero sentimiento de amor propio, es incapaz de conformar una personalidad definida y opta como medio de supervivencia por la adopción de múltiples personalidades que enmascaran su verdadera identidad, recorriendo el país a la caza de maridos ricos a los que, cual viuda negra, va asesinando cuando ha conseguido extraer de ellos un beneficio material y pecuniario.

Un encargo rutinario por parte de la agencia de detectives de la que forma parte “el Ojo” conecta a ambos protagonistas y desde ese momento el detective proyectará sobre la joven asesina la imagen idealizada de su propia hija perdida y desconocida. Con la mera sospecha inicial de su identidad, dará rienda suelta a su obsesión y comenzará a indagar sobre su persona con la determinación de atribuirla la identidad de la que ella misma carece y él busca con ansia. Sin embargo a pesar de descartar tempranamente que sea su propia hija, no cejará en su obsesión de escudriñar cada uno de sus movimientos y la perseguirá por todo el país de ciudad en ciudad, dejando tras de sí un largo río de cadáveres.

Ambos forman un tándem indisoluble, una extraña simbiosis en la que se benefician mutuamente, ella de una manera inconsciente, aunque con cierta clarividencia sobre la existencia de un ángel guardián que la otorga protección y cuidados y él porque canaliza su compulsión y le permite adoptar y proteger a la hija que perdió.

Es una novela con muchas situaciones, muchos crímenes, muchos matices en cada uno de los personajes secundarios que acompañan a los actores principales. La valoración de ésta novela es muy positiva. Por su originalidad, por su acierto en la elección del tratamiento adecuado a su argumento.

Es extraño que la crítica que he leído sobre ella la cataloga unánimemente de obra maestra del género y, sin embargo, su autor sea un perfecto desconocido –en su vertiente literaria, que no cinematográfica- y que apenas hayan existido ediciones de su novela. Un autor de culto al que se le tiene en un pedestal apenas iluminado por la candela de la fama.

Un saludo.   

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Un detective fracasado recorre Estados Unidos tras la pista de una asesina, una mujer que liquida maridos tan pronto le llenan la cuenta bancaria y que podría ser su hija. Tal vez para expiar sus propias culpas,el hombre se dedica a borrar cualquier huella que pueda inculparla. La historia transcurre ágilmente a lo largo de tres décadas y narra en detalle más de cien asesinatos, que dan sustancia a una de las novelas policiales más perturbadoras que se hayan escrito jamás. Y sin duda una de las más originales, considerada por Le Monde en 1983 como la mejor novela del género publicada en Francia en una década.

  • Autor: Marc Behm
  • Traducción: Beatriz Pottecher
  • EDITORIAL R.B.A.
  • 240 páginas
  • ISBN: 9788498679236


Deja un comentario

“negro” de olivier pauvert: un relato fallido sobre las sombras del totalitarismo


“Puede que todo esto sea real, puede que yo no sea más que un fantasma, un alma en pena, como dijo aquel”. O.P.

Según la biografía del autor extraída de la solapa del libro, Olivier Pauvert es un joven escritor francés residente en un pequeño pueblo de Gironde. Es farmacéutico y padre de tres hijos. “Negro” es su primera novela.

Y es una buena novela que amalgama las características del género negro e intriga, la novela fantástica y la ucronía sin conseguir definirse adecuadamente dentro de cada una de ellas y, sin embargo, lograr una obra literaria ciertamente entretenida, de fácil lectura, con estilo y vocabulario aceptable y una trama argumental atractiva.

Sin desvelar las claves de esta trama, que frustraría el legítimo interés de un lector descuidado en ir descubriendo por sí mismo las virtudes de la obra, puedo decir que gira en torno a la averiguación por parte del protagonista de las circunstancias de un crimen cometido en su presencia, cuya autoría le imputaron y que, a raíz del mismo, transcurre un lapso de tiempo de doce años que aparentemente no recuerda, o no ha vivido, encontrándose con un país y una sociedad sometida a un régimen político totalitario, represivo y manipulador; una Francia irreal y extraña, como ubicada en otra dimensión, en un tiempo alternativo.

A medida que avanza el argumento se va produciendo una gradación desde el formato de novela negra o de suspense hacia una narración subjetiva cargado de imágenes oníricas que transforma la novela en un relato de corte fantástico al descubrirnos la verdadera naturaleza que, en la novela, ha alcanzado el protagonista.

A mi juicio la intriga y el suspense que anima la búsqueda del protagonista se frustra con el recurso a situaciones o soluciones argumentales que se alejan del realismo que caracteriza a la novela negra y que, presentadas como una salida extraordinaria y fantástica, el lector no tiene más que aceptar y conformarse, consiguiendo el autor ir solucionando el argumento por un camino incontestable, como por ejemplo es la alusión a Caronte en las páginas finales. Es como aquellos relatos o fábulas en las que el autor recurre a la explicación milagrosa, onírica o mágica para justifican cualquier cosa.

Si las notas definitorias de la novela negra o, incluso, de suspense o intriga, se centran en el protagonista (criminal o prófugo) y en la trama (desentrañar un misterio o resolver un crimen), esta novela pierde fuerza en este aspecto por las características tan peculiares del personaje principal, las cuales no voy a decir, cuya esencia inicial se va diluyendo hasta acabar en otra cosa distinta.

Igualmente, echo de menos una mayor profundización el aspecto ucrónico de la novela, desde el momento en el que el personaje hace alusiones, en claro paralelismo al ascenso al poder del Partido Nacional Socialista en la Alemania de Weimar, a la victoria electoral del Partido Nacional francés y la consolidación de una régimen político fascista y represor que cimienta su poder gracias a técnicas de “sedación” colectiva. Pero no se deja apreciar exactamente ese punto “Jonbar” que haga de quicio entre la realidad del lector y la propuesta de historia alternativa que parece querer mostrarnos el autor. Aunque la novela describe en parte esa sociedad futura, donde la represión y la supresión de las libertades básicas, es tolerada pasivamente por los ciudadanos y donde éstos han ido asimilando los valores de pureza racial, xenófobos y discriminatorios frente a minusvalía física o psíquica, la obra deja la sensación de falta de completitud y desarrollo de esa línea argumental.

 A mi juicio, tampoco no apura la crítica política, no llega a culminar lo que podría haber sido una novela distópica a la manera de Orwell, Huxley o Bradbury, con las que se empeñan en compararla las reseñas comerciales o publicitarias.

 El tercer elemento antes aludido, el carácter fantástico, que inicialmente arropa a la novela con ese aura de ensoñación que se vislumbra a través de las reflexiones y sensaciones del protagonista, se va perdiendo y en un momento dado se despejan los interrogantes sobre lo que sucede y de un modo abrupto el autor nos regala una explicación inverosímil que desluce las peripecias del protagonista puesto que, paradójicamente, ya todo es posible.

 A pesar de lo dicho, de mi crítica templada y el poco entusiasmo que transmiten mis palabras, es una buena novela. Quizás no sea excepcional pero tampoco mala y, en todo caso, es mi opinión y cualquiera puede guiarse por su propio criterio y formarse una opinión, solo tiene que leerla.

 Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL: [….] abruptamente y de manera inexplicable pasa otra dimensión en la que Francia está gobernada por el Partido Nacional, por el que él mismo votó un día y que ahora ha constituido un gobierno fascista […]

Olivier Pauvert

  • ISBN: 8439720343
  • EDITORIAL: Mondadori, Barcelona, 2006.
  • TRADUCCION: Esther Andres
  • PÁGINAS: 480


Deja un comentario

“el gran reloj”, de kenneth fearing, donde la búsqueda de sí mismo tiene un significado literal.


Recordarás los besos, reales o imaginados. Recordarás las caras ante ti y las palabras intercambiadas. Recordarás el minuto repleto de significado, el momento de dolor, la hora malgastada. K.F. (del poema “Resurrección”, en la traducción de Jorge Ordaz.)

A pesar de contar el autor con una fama estimable como poeta, a pesar de que la presente novela haya sido adaptada al cine en dos ocasiones (el reloj asesino) y (no way out) , a pesar de haber escrito otras cinco novelas del género negro o criminal, el escritor norteamericano Kenneth Fearing (1902-1961) no se encuentra dentro de la lista de los autores de novela negra más conocidos en nuestro país, quizás por su militancia de izquierda -fue fundador de la Partisan Rewiev, en plena Guerra Fría- quizás por su escasa producción novelística.

Sin embargo la novela “el gran reloj” merece una buena reseña y que se le preste atención, pues cuenta con cualidades extraordinarias para ello.

Su argumento es todo un clásico del género, un romance equivocado con la persona equivocada: nunca te líes con la chica del jefe. El protagonista, editor ejecutivo de una revista de actualidad, desoyó mi consejo y tuvo una aventura con la amante del propietario del emporio periodístico en el que trabajaba. La mala fortuna, para él, hizo que su jefe les descubriera –aun sin llegar a distinguir ni identificar al protagonista, solamente percibir vagamente su contorno, deslumbrado por la luz de una farola- y el destino fatal, el de ella, se confabuló con la ira y los celos y fue asesinada casi sin querer.

A partir de ahí, se inicia un juego de persecución en el que el magnate periodístico encarga a su mejor investigador, precisamente nuestro común amigo, que encuentre e identifique al individuo que acompañaba a su novia momentos antes de que fuera asesinada, pero sin decirle los motivos reales de la búsqueda, empaquetarle el asesinato, como última persona que vio con vida a la chica, o bien empaquetarle a él, única persona que puede acreditar que el magnate de la prensa fue la persona que realmente la vio con vida por última vez.

Así, nuestro protagonista, dotado con todos los medios materiales y personales que la corporación empresarial pone a su disposición inicia la caza de sí mismo. La tensión del protagonista va en aumento y con él sufre el lector la ansiedad y angustia creciente a medida que el cerco se va estrechando a su alrededor. Al fina… viene el final, que no voy a contar.

El autor sabe combinar a la perfección la estructura formal de la novela con el efecto que quiere obtener en el lector, una intriga creciente y la sensación de desazón ante un desenlace inevitable. En efecto, la trama se articula en capítulos narrados desde el punto de vista subjetivo del personaje que lo protagoniza, dándonos una visión parcial, pero suficiente, de la acción que se desarrolla, que luego el lector, conocedor omnisciente de la cadena de pensamientos de los personajes, va dando forma hasta reunir completamente todas las facetas de la trama de la novela.

Su lectura es muy ágil y amena, con un lenguaje sencillo y cargado de una fina ironía y humor ácido que se corresponde perfectamente con el carácter del protagonista. 

El título hace referencia a esa metáfora tan recurrente del Gran Reloj que rige inexorable nuestro destino, que marca el “tempo” de nuestra existencia sin que nosotros seamos capaces de alterarlo. El protagonista se manifiesta ciertamente bajo el influjo de un determinismo filosófico que, sin embargo, sus actos contradicen, sobre todo a la hora de evaluar su situación personal y idear estrategias para salvarse de la situación en la que le esta colocando su jefe.

En resumen, una novela y un autor a descubrir y muy recomendable. Un saludo.

“El gran reloj corría en todas partes, no perdonaba a nadie, a nadie omitía, no olvidaba a nadie, nada sabía. No era nada, me habría gustado añadir, pero yo lo conocía un poco mejor. Era más o menos todas las cosas. Todo lo que existe.”

  • Autor: Kenneth Fearing
  • Traducción de Fernando G. Corugedo
  • Editorial: RBA – Serie Negra
  • ISBN: 9788498678840
  • Páginas: 188


Deja un comentario

“otro tiempo, otra vida” y “en caída libre como un sueño”: de leif gw persson: sobre quien vigila a los propios vigilantes


“La verdad te afecta infinitamente más que la mentira. Cuando realmente  las ves delante de ti, puedes caer libremente, como en un sueño” L. G. W. P.

Estas dos novelas completan la trilogía sobre la serie escrita por el autor sueco Leif G W Persson titulada genéricamente  “el declive del estado del bienestar” cuya primera parte ya ha sido objeto de mi anterior reseña, a la que me remito expresamente. Aun cuando el título global nos pudiera inducir a pensar en un ensayo de contenido económico-político, cada novela cuenta en su título con una indudable carga poética: “entre la promesa del verano y el frío del invierno”, “otro tiempo, otra vida” y “en caída libre como un sueño”; ciertamente ni uno ni otros nos ilustran sobre el contenido de la obra: una extraordinaria serie de novelas de intriga política calificada de novela negra nórdica que destacan en calidad tanto por lo que tienen de negra y de nórdica como por lo que las diferencia de ambos subgéneros.

Aunque mi intención inicial no fue leerme seguidas las tres novelas, lo cierto es que en esa dura transición que sufre todo lector compulsivo en el momento de acabar una lectura e iniciar la siguiente, esa indecisión en la elección de un nuevo libro que nos abre a un mundo distinto al que acabamos de abandonar, fue resuelta inmediatamente a favor de la segunda parte, que ya estaba a mi alcance, y de la tercera, más adelante, cuando la incertidumbre  no pudo quebrar ya una voluntad determinada a consumar el asunto –lo que demuestra que la disponibilidad de los medios y la ocasión del momento son las principales causas de comisión de un delito. Son casi dos mil páginas, cuya mera lectura son un buen argumento para la recomendación, a menos que uno gozase de la gloria de la vida eterna o del infierno de un insomnio permanente, que no es el caso.  

Sin pretender calificar a la sociedad sueca de adultera y voluble, me sirvo de la literalidad de la cita de Juvenal “quis custodiet ipsos custodes?” -que no de  su contexto, comúnmente ignorado-  para titular mi reseña y resumir en una sola y genial frase la premisa que fundamenta esta trilogía: una visión irónica y ácida sobre la descoordinación, ineficacia, corrupción y inoperatividad de las instituciones policiales suecas y una crítica subyacente de la acomodada sociedad sueca en los tiempos previos al derrumbe del bloque comunista. El fracaso en la resolución del magnicidio de Olof Palme y el interés de encontrar una solución políticamente necesaria aunque chapucera y apresurada, deja en evidencia la falta de compromiso de la sociedad sueca con los valores que fomentaron sus logros económicos y sociales.

Estas dos novelas comparten personajes de la primera aunque varía el protagonismo de cada unos de ellos al variar también el marco histórico y temporal donde se desenvuelve la trama, me remito a la sinopsis de la editoria extractada más adelante. Su lectura puede ser independiente pues el oficio del autor, con sutiles referencias internas y aclaraciones, permite disfrutarlas separada y autónomamente. Personalmente creo haber disfrutado más con la última de ellas pues me ha parecido más entretenida, de lectura más rápida, sin dilatorias presentaciónes de los personajes, ni excesivas digresiones, ni quiebros de la trama. Continua con el tratamiento magistral del punto de visto subjetivo del personaje y ese juego a dos niveles en el dialogo mediante el que nos muestra lo que dice literalmente el personaje y a la vez sus pensamientos íntimos mientras lo dice.

“Otro tiempo, otra vida” está protagonizada principalmente por los detectives Bo Jarnebring y su joven compañera Anna Holt, quienes investigan un asesinato relacionado con el asalto a la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo en un remoto 1975 por integrantes de la banda terrorista de Baader-Meinhof. A raíz de la caída del muro de Berlín y la disolución de las agencias de espionaje comunistas, la ingente cantidad de información “sensible” sobre ciudadanos occidentales colaboradores del bloque comunista que queda liberada es objeto de comercio al mejor postor y de su contenido se revelan antiguas afinidades que pueden afectar a altos cargos de las instituciones suecas. Por otro lado, la prescripción de los delitos de antaño acelera la urgencia y necesidad de una resolución definitiva de antiguos casos policiales abiertos.

“En caída libre como un sueño” está protagonizada por  Lars Martin Johansson, cercano a la jubilación y una veterana Anna Holt. Su argumento gira en torno al irresuelto asesinato del Primer Ministro Olof Palme, casi veinte años después, cercano al momento de la prescripción del delito y dentro de una trama política donde la tensión entre la necesaria sujeción a la jerarquía administrativa-policial y la voluntad de resolver un crimen que quebró la imagen de tolerancia, neutralidad y eficacia de la sociedad sueca de la época.

Frecuentemente se nos presenta esta serie de novelas como un retrato sociológico de la sociedad sueca y se enfatiza la condición de criminólogo y periodista de su autor. Sin desmerecer dicho análisis, yo considero que constituyen más un retrato psicológico de una serie de personajes que, quizás, sean estereotipos del ciudadano sueco o de ciertos funcionarios policiales y como elementos de esa sociedad reflejan y describen su paradigma.  Las reflexiones que puede suscitar el tema planteado no debe apartarnos de su condición de una serie de novela de género negro.

El auge mediático y editorial de la novela negra sueca, nos ofrece  este tipo de novelas como un nuevo boom literario de reciente aparición que nosotros, lectores afortunados -léase compradores-, tenemos oportunidad de descubrir. El desafortunado fallecimiento del autor Stieg Larrson, unido a la circunstancia del anatema y persecución promovida en su contra por ciertas organizaciones filonazis, así como la rocambolesca peripecia de su legado literario –y pecuniario- acercaron al público su trilogía literaria sobre el personaje de Lisbet Salander y abrieron un camino a la novela negra sueca, nórdica o escandinava –que en estos lares sureños nos suena a lo mismo.

Leif G W Persson no comparte con la mayoría de los autores suecos –o escandinavos- el gusto por lo macabro y sangriento. El delito que relata es trivial, ordinario -trágicamente real e histórico- y el argumento tiene más que ver con una trama política que con personajes sociopatas o psicopatas. Su interés no estriba tanto en la resolución del enigma como el propio proceso de resolución y las intrigas y escollos administrativos, políticos y burocráticos que los personajes deben sortear para conseguir sus objetivos.

También tiene en común con otras novelistas suecos del género negro cierta exposición sutil de la trastienda del estado sueco, las grietas e imperfecciones del edificio sueco de la laboriosidad y eficacia de su sociedad y administraciones pública. Aunque tampoco es un instrumento para la radiografía de la sociedad sueca; carece del componente de crítica social que iniciaron los precursores Maj Sjöwall y Per Wahlöö y continuó con acierto Henning Mankell. Finalmente, es de agradecer que no abuse de largas descripciones de la topografía escandinava y su agreste climatología -elemento pintoresco de las estampas de  la iconografía nórdica de la que a veces abusan algunos autores, siendo novelas eminentemente urbanas, centradas en la ciudad de Estocolmo (magnífica en sus canales, puentes, callejuelas y plazas), aunque la ciudad no cuente con un circuito Persson y sí un circuito Stieg Larsson (sí, tuve que decirlo, yo estuve allí).

Un saludo

SINOPSIS DE LA EDITORIAL, otro tiempo, otra vida
A partir de la ocupación de la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo en 1975 por simpatizantes de BaaderMeinhof, el autor teje una trama impecable de secretos inexplicables, retratando una sociedad enferma de corrupción política y policiaca. Bo Jarnebring, detective policial de la vieja escuela y su colega Anna Holt, joven y brillanteagente, se enfrentan a una increíble conspiración que alcanza hasta las bases más sólidas y respetadas de la sociedad sueca.

 SINOPSIS DE LA EDITORIAL, en caída libre como un sueño

Llega la última entrega de la trilogía sobre el asesinato de Olof Palme El jefe de la Policía Nacional sueca, Lars Martin Johansson, un hombre criado en el Norte, agradable y simpático, está a punto de jubilarse. No obstante, antes de abandonar su cargo toma una decisión que tendrá graves repercusiones: revisar los archivos del asesinato, aún no resuelto, de Olof Palme, una herida todavía abierta de la sociedad sueca. Lars Martin Johansson decide formar un nuevo grupo de policías para reanudar la investigación y consigue abrir una vía entre los miles de archivos que esconden la verdad. Con una prosa concisa, rica y sobria, de humor sardónico y perspicaces detalles de la vida real, Persson va desgranando la investigación original. En su momento se equivocaron en todo: el arma del crimen, la vía para escapar, los testimonios clave. En pocas semanas, el equipo de policías de Johansson reconstruye el caso, obteniendo una versión muy distinta de lo que en su día se llamó «la pista policial». Sin embargo, el simpático jefe de policía a punto de jubilarse se convertirá en un títere de la trama recién descubierta; y su historia en el retrato de una persona agradable que vende su alma al diablo. En caída libre, como en un sueño es una obra maestra del suspense y la sociología, un escalpelo que se abre paso entre mentiras y sandeces con el ingenio mordaz y el ojo clínico que caracterizan a las novelas de los grandes maestros.

otro tiempo, otra vida (parte ii)-leif gw. persson-9788408093183en caida libre, como en un sueño-leif gw. persson-9788449321573

Ficha técnica

Fecha de publicación: Mayo/2010 y Sept/2008
512 y 720 páginas
ISBN: 9788408093183 y 978-8449321573
Formato: 12,5 x 19 cm.
Editorial: Booket
Colección: Bestseller Internacional
Traducción de Mayte Giménez y Frida Sánchez


3 comentarios

“entre la promesa del verano y el frio del invierno” de leif g. w. persson: la opulencia crea gigantes con pies de arcilla.


“Los rusos lo sabían, el asesor especial y los que eran como él sabían que los rusos sabían, y, naturalmente, los rusos sabían que el servicio de inteligencia sueco sabía que ellos también sabían. Cualquiera que supiera algo sabía todo lo que necesitaba saber y, lógicamente, se sabía también que aquello era, a grandes rasgos, un medio ineficaz para quien pretendiera ejercer alguna presión política, mientras a dicho conocimiento pudiera hacersele frente con una negación total por parte del que se viera sometido a esa presión” L.G.W.L

Si toda crisis económica trae consigo el síndrome del desencanto, la insatisfacción y la indignación –tan de moda en estos tiempos que vivimos-, un análisis erróneo de la realidad y una incorrecta identificación de las causas y orígenes del fenómeno pueden canalizar la ira y la radicalización de la población desfavorecida hacia objetivos equivocados y, llevados por una concepción ética dicotómica, elevar sus justas quejas a la categoría de guerra santa y solventar la supuesta afrenta recibida con la incitación al magnicidio, generalmente simbólico –aunque siempre pude haber exaltados y alucinados que lo materializan.

La sociedad sueca vivió a raíz de los años 50 y hasta la primera gran crisis del petróleo de los años 70 un oasis de estabilidad, prosperidad y bienestar objeto de rendida admiración por el resto de los países occidentales de su entorno. Gracias a los valores predominantes del esfuerzo personal y colectivo y al consenso efectivo entre las fuerzas empresariales, sindicales e institucionales, se fue desarrollando un sistema de protección social que pudo mantenerse económicamente hasta que se puso en evidencia, por un lado, el creciente gigantismo del aparato público y su excesivo protagonismo en la actividad económica, con el elevado coste que ello implicaba para el Estado y, por el otro, la creciente pérdida de ingresos que había llevado a alterar la proporción entre la carga impositiva y el reparto de las prestaciones públicas.

Con la insostenibilidad económica del sistema se produce un derrumbe del estado del bienestar y, con él, de las concepciones morales y de los valores que en su día ayudaron a su consecución y auge. No en vano la trilogía de novelas de la que forma parte la que es objeto de la presente reseña se titula “el declive del estado de bienestar”, puesto que, yo creo, el autor ha pretendido fijar la radiografía del deterioro de las instituciones políticas y, concretamente, del sistema policial y de justicia sueco, paralelo a la degradación paulatina de todo el país. Obviamente, no deja de ser una interpretación personal sobre una novela que, ante todo, es una obra de ficción –adscrita el género negro o de intríga política- cuya calidad excepcional debe ser valorada y criticada autónomamente, lejos de la contextualizacion histórica y sociológica de su autor.

El valor de esta novela, única de la trilogía a la que me he asomado –de momento- no radica tanto en la trama en sí, de cierta intriga inicial que luego va despejando las dudas del lector a medida que avanza, como la estructura y presentación y, verdaderamente, el propio contenido de la novela: la descripción de la sociedad sueca, sobre todo dentro del entramado de la institución policial y los servicios de seguridad del Estado, en los albores de la gestación del asesinato del primer ministro sueco Olof Palme –que nunca nombra pero que se identifica perfectamente.

El protagonista de la trama policial es un policía “de los de verdad” llamado Lars Martin Johansson que indaga las causas del supuesto suicidio del periodista americano Krassner; es un personaje íntegro, honrado, introvertido. El protagonista de la trama política es el jefe de los servicios secretos Berg, básicamente honrado, calculador, esquivo, astuto maniobrero en los pasillos del poder. Estos dos personajes son dibujados con todos sus matices, dentro de su ámbito profesional y en el entono familiar, con sus más íntimos pensamientos al descubierto, despejando el autor cualquier duda sobre sus motivaciones personales, sus miedos e inseguridades en lo personal y en lo profesional. En torno a ellos pululan una serie de personajes secundarios, retratados de un modo más sucinto, quizás algo estereotipados, pero que consiguen reflejar la variedad de personajes y caracteres de las instituciones policiales suecas. Ciertamente, personajes como Claes Watlin, psicópata asesino, obseso sádico-sexual, no deben abundar en la sociedad sueca así como el incompetente Bäckström, borrachin resentido, “escaqueador” profesional, que personalmente es el que más me atrajo por la ironía y el humor con que Persson retrata a un personaje de tan inverosímil compendio de mezquindad, bajeza, pereza e incompetencia, arquetipo del mal funcionario que seguramente exista, no tan concentrado, en el seno de nuestras sociedades occidentales. 

Me remito expresamente a la reseña oficial redactada por la editorial para no pisar la intriga de la novela y desvelar todo su argumento, si no lo he hecho ya. 

Se estructura como un relato cronológicamente ordenado, desde noviembre hasta marzo –Olof Palme fue asesinado en febrero-. Juega el autor con un incidente inicial que el lector conoce por la propia novela y que discurre, siguiendo el devenir de los distintos personajes, siempre en primera persona y siempre en un presente subjetivo- aunque con muchas referencias al pasado- y a la vez con otro incidente histórico, ocurrido realmente, que el lector también conoce pero fuera del relato, que es el asesinato aun no resuelto del primer ministro Olof Palme. Ambos hechos son convergentes a medida que se van desvelando, por un lado las circunstancias de la muerte de ficción y, por otro lado, la trama de intrigas e intereses que dan lugar al asesinato político real –siendo esto último, obviamente, una propuesta del autor igualmente ficticia, mera hipótesis novelada.

La novela tiene dos ritmos de lectura, en un primer momento, a medida que nos ofrece la presentación de los personajes, se desarrolla lentamente, con cierta dificultad para el lector a la hora de retener las profusión de nombre y topónimos suecos que, salvo la costumbre adquirida con las novelas de Larsson y Mankell, más bien parecen el índice de las colecciones del catalogo de IKEA. Los distintos personajes se van “presentando” a sí mismos mediante un relato en primera persona, siempre desde un punto de vista subjetivo, donde se revela, incluso, las motivaciones y pensamientos de cada personaje con lo que favorece nuestro conocimiento sobre los mismos e impregna la novela de la pátina psicológica y sociológica que pretende el autor. A medida que el relato avanza, la trama gana en intriga e interés, las intervenciones de los personajes son más largas, el relato fluye y pierde el carácter sincopado de las continuas interrupciones subjetivas de los protagonistas.

A mi juicio es una novela muy, muy, recomendable. No es la típica novela nórdica. Descubro en Persson otro autor sueco atípico como Lápidus pero con la diferencia en que las tramas de éste se sumergen en los canales y corrientes de la marginalidad y la delincuencia mientras que aquí, Persson, prima más la intriga política, los antecedentes filocomunistas del régimen socialdemócrata sueco, la sacrosanta neutralidad oficial sueca durante la guerra fría, las consecuencias en la operativa policial en la transición por cambio de gobierno, la colaboración internacional entre las agencias de espionaje… Vista esta primera parte yo creo que va a merecer la pena leer la trilogía entera.

Un saludo.

Leif Gustav Willy Persson escritor sueco nacido en Estocolomo en 1945, antiguo profesor de criminología y comentarista periodístico especializado en asuntos criminales. Empezó a escribir profesionalmente en 1978 con la trilogía compuestas por  Grisfesten (The Pig Party, 1978), Profitörerna (The Profiteers, 1979) y Samhällsbärarna (The Pillars of Society, 1982). Obtuvo con ella gran reconocimiento de crítica y público, siendo adptadas al cine. Tras un periodo de tiempo sin publicar obras de ficción, regresó al género de la novela negra con otra trilogía denominada en su conjuento  ‘El declive del estado del bienestar’  y compuesta por “Entre la promesa del verano y el frío del invierno” (2002), “Otro tiempo, otra vida” (2003) y “En caída libre, como en un sueño” (2007). 

RESEÑA DE LA EDITORIAL John P. Krassner, un ciudadano norteamericano desconocido, cae desde la ventana de un quinto piso en un edificio de apartamentos de Estocolmo. Parece un accidente, sin embargo algunos detalles inquietantes revelan lo contrario. Más tarde la policía descubrirá que la víctima estaba bajo la vigilancia del servicio de inteligencia sueco. Krassner, periodista por cuenta propia de pocamonta y con delirios de grandeza, estaba en Suecia siguiendo la pista de una historia increíble: cómo un topo sueco, o célula dormida, de los servicios de inteligencia de los EE.UU., reclutadocuando era joven, había pasado a asuntosmayores y ahora ocupaba el cargo de primer ministro de Suecia. Intentando atar cabos entre insinuaciones y medias verdades la policía debe investigar con mucho cuidado: está pisando terreno político peligroso… Esta es la historia de algunos hombres buenos e íntegros, los agentes de policía Bo Jarnebring y Lars Johansson, y algunas mujeres buenas, y cómo intentan hacer lo correcto en un mundo de corrupción, incompetencia, avaricia, violencia, mentiras sin fin y cretinismo puro.

Ficha técnica

Fecha de publicación: 08/01/2010
688 páginas
ISBN: 978-84-08-09200-1
Código: 734119
Formato: 12,5 x 19 cm.
Editorial: Booket
Colección: Bestseller Internacional
Traducción de Mayte Giménez y Frida Sánchez


Deja un comentario

“lobos”, de donato carrisi: el mal germina en las almas fertilizadas por la debilidad y el dolor


“Goran era criminólogo, sabía de qué materia estaba hecho el mal. Pero siempre lo había observado a distancia, como estudioso. Nunca se había dejado corromper por la idea de que ese mismo mal pudiera alargar de alguna manera su mano huesuda hasta tocarlo” D.C.

Debido a la enorme profusión de novela negra, policíaca o thriller que han invadido nuestro horizonte lector, muchas veces perdemos la oportunidad de conocer de verdad una obra interesante y significativa dentro del género, sepultada entre montones de obras estereotipadas, de consumo inmediato y apresurado, que además retroalimentan, sin análisis alguno, el tópico complaciente: el producto americano lleno de siniestros personajes sociopatas y sanguinarios que se desenvuelven libremente por un inmenso país donde todo es posible; la variedad escandinava que nos presenta el crimen como un subproducto del estado de bienestar y que asumimos como propio de los países sin sol, grises y brumosos, habitados por ciudadanos igualmente grises, esquemáticos y sin imaginación; o la novela negra meridional, con el esforzado funcionario,  padre de familia, incógnito diletante gastronómico o cultural, que tiene que sufrir la incompetencia pusilánime de su superior. Tras muchas lecturas y decepciones nos encontramos siempre el mismo producto, con ligeras variaciones, mero maquillaje para ampliar una oferta comercial, que aleja la obra literaria del ámbito cultural. 

Alguna de dichas obras, contando con una mejor campaña promocional, con la previa fama de su autor o con un título acertado, alcanzan a llamar la atención de los lectores que, como una marea viva, son atraídos por el influjo lunar de una crítica favorable y, muy significativamente, unánime. Otras, por el contrario, descollan del montón por sus propios méritos literarios o artísticos.

La presente novela no cuenta realmente con un estilo literario digno de destacar; tampoco ofrece una lectura profunda o  mensaje de pretenda otra cosas distinta que el mero entretenimiento y, sin embargo, este objetivo lo cumple sobradamente gracias a un argumento muy elaborado, innovador, atrayente, que se tuerce y retuerce hábilmente para evitar caer en lo predecible y con un adecuado incremento progresivo de la intriga y el desarrollo de las distintas subtramas que confluyen en el inesperado final. Igualmente la presentación de los personajes es otro de sus aciertos: el dibujo psicológico de los protagonistas, sus miedos, sus ambiciones, sus motivaciones, también contribuyen al desarrollo de la trama y justifican argumentalmente los distintos acontecimientos que relata.

Atrayendo nuestra primera atención con la sinopsis de su argumento, el ojeo de sus primeras páginas consigue definitivamente el compromiso por nuestra parte de culminar su lectura y recomendarla efusivamente. Y en eso estamos.

Para no desmadejar la intriga que desmotive a un futuro lector, puedo decir que se van entrecruzando con el tronco principal los distintos ramales secundarios de la historia y antecedentes personales de los protagonistas aflorando las raíces comunes del presente y del pasado. El final de la novela verdaderamente sorprende por inesperado y en alguna medida nos ayuda a comprender cómo cada persona podemos extraer nuestra fuerza o nuestra debilidad de la semilla del dolor que llevamos dentro.

En una cierta localidad de un país indefinido –que pudiera ser Estados Unidos, aun cuando el autor no ubica expresamente la acción, pero así se desprende del entorno y del ambiente en que ésta discurre- aparecen enterrados los brazos derechos de seis niñas. Su estudio y análisis lleva a los investigadores a deducir que al menos una de ellas está viva y a raíz de ahí se inicia la búsqueda contra el reloj para rescatarla. La protagonista, Mila Vasquez, policía experimentada en la localización de menores desaparecidos, es incorporada al equipo del reputado criminólogo Goran Gavila y obligada a colaborar con un grupo de investigadores que la perciben como una molesta intrusión, un maquillaje político y un lastre para su autonomía. El criminal en serie demuestra un capacidad extraordinaria para predecir el comportamiento humano y va jugando con los investigadores eludiendo su acoso mediante cebos y señuelos. El título de “lobos” alude, a mi juicio, a la existencia de un grupo de depredadores donde existe un macho dominante que dirige y somete a la manada, pues de esto trata la novela, la manipulación psicológica de una mente superior.

Donato Carrisi es un escritor, periodista y guionista italiano nacido en 1973. Según su biografía se licenció en Derecho y se especializó en Criminología y Ciencias del comportamiento, detalle biográfico de gran interés a la hora de valorar su obra novelistica encuadrada en el género del thriller criminal. Ha sido ganador del Premio Stall en 2009 por “el apuntador”; también ha escrito teatro, ‘Molly Morgan y Morthy’ ,”Cadaveri si nasce”, “Non tutte le ciambelle vengono per nuocere” y “Arturo nella notte”; un musical The Siren Bride y Dracula, y las novelas “El Tribunal de Justicia de las almas “(2011), “La mujer de las flores de papel (2012)” y la prente obra reseñada, “Lobos”.

Un saludo

  • SINOPSIS DE LA EDITORIAL: El criminólogo Goran Gavila y el equipo de homicidios se enfrentan a un caso perturbador: se han hallado enterrados los brazos derechos correspondientes a niñas desaparecidas durante la última semana. Sin embargo, las desaparecidas eran 5 y se han encontrado 6 brazos. El equipo pronto halla los cadáveres de las cinco niñas identificadas, pero creen que la sexta sigue con vida. Mila Vasquez, investigadora especializada en personas desaparecidas, entra en escena y, junto con Goran, van a la caza del culpable. Sin embargo, el asesino al que se enfrentan no se parece a nada de lo que han visto antes, y cada vez que creen estar acercándose al culpable, en realidad no hacen sino seguir con el plan concebido por una mente despiadada y brillante.

  • editorial: EDITORIAL PLANETA
  • año de edición: 2009
  •  páginas: 496
  •  isbn: 978-84-08-08724-3
  •  materia: novela policiaca, thriller criminal


Deja un comentario

“tatuaje” de manuél váquez montalbán: crónica de una época que no llegó a revolucionar el infierno.


 “Las ciudades extrañas siempre mienten la promesa de placeres novedosos. Pero cuando te metes en su dura geografía descubres la impenetrabilidad de los cuerpos, la repetida vulgaridad de las situaciones y personas. Si quería ligar debía ir por la buenas a un cuerpo de alquiler o a una larga escaramuza verbal de dudoso resultado. Le fastidiaba todo el ceremonial previo, toda la etapa de persuasión. Este tipo de comunicación debiera ser automático. Un Hombre mira a una mujer y la mujer dice sí o no. Y a la inversa. Todo lo demás es cultura” MVM

Encarar la reseña de la novela “tatuaje” de Manuel Vázquez Montalbán nos enfrenta a una bifurcación de caminos donde podemos optar por transitar por ésta primera novela del autor en la que se nos presenta el famoso detective Pepe Carvalho -o la segunda, según se mire, teniendo en cuenta el “experimento” de “Yo maté a Kennedy”- y comentar la trama, analizar su calidad literaria y el personaje; como cualquier otra reseña de una novela cualquiera. También podemos orientarnos hacia el análisis de la novela como prolegómeno respecto de toda la serie de novelas sobre Carvalho valorando en perspectiva la significación de esta obra para la futura bibliografía del autor, para el desarrollo del género narrativo bajo la forma de novela negra –española– y la construcción del investigador Pepe Carvalho, ya modelo arquetípico, que ha llevado a convertir al propio autor en un trasunto del personaje, dotando a la imagen pública de Manuel Vázquez Montalbán su condición de intelectual de izquierdas renegado de la militancia partidista, erudito y sibarita, de tal modo que se confunde con la de su personaje llegando al extremo de una supervivencia de Cavalho personaje más allá de la vida de su autor –nótese, el engendro “Milenio Carvalho” que alguien se sacó de la manga y, émulo del Cid, brindó al autor la posibilidad de librar una batalla póstuma contra la crítica y el lector, aunque con resultado adverso, a mi juicio. Creo yo que la figura pública de Manuel Vazquez Montalbán es una creación de Pepe Carvalho hasta el punto que éste puede hacer suya la frase de Flaubert respecto de Madame Bovary, pero a la inversa: MVM soy yo.

Optar por ambas alternativas, ciertamente, no tiene que hacer desmerecer la una de la otra puesto que la novela como tal es una obra excepcional, autónomamente considerada o formando parte de un cuerpo literario que supuso una ruptura en tanto que apertura de un nuevo tratamiento de novelar la realidad social pre-postfranquista – la época del fin del régimen, tan importante en la obra de Manuel Vázquez Montalbán- e impulsar el género de la novela negra con la creación de un personaje carismático que va creciendo y desarrollándose a medida que se van produciendo las entregas de la serie –algo habitual en el mercado editorial de hoy en día en novelistas del género como Rankin, Mankell, Connelly, Markaris, Donna León, P. D James o, cómo no, Camilleri, cuyos personajes crecen y envejecen en largas series de novelas que constituyen, casi en exclusiva, la mayor producción del autor -.

La trama de la novela se inicia con la aparición en la playa de Barcelona del cadáver de un joven, “rubio como la cerveza” como dice la canción en boca de Concha Piquer, y con el dorso tatuado con la frase “he nacido para revolucionar el infierno”. El detective Pepe Carvalho, ex comunista y ex agente de la Cía, buen conocedor de los bajos fondos de la Ciudad Condal, es contratado por mediación de su novia Charo –de profesión, prostituta- para averiguar a cuenta del dueño de una peluquería de barrio la identidad del desconocido. Las indagaciones del detective, siguiendo la pista del tatuaje, le llevan a Amsterdam y a las mafias dedicadas al tráfico de drogas. Allí descubre el nombre del ahogado, el encargo inicial, y regresa a Barcelona donde comunica a su cliente la información solicitada. No satisfecho aún con la terminación del caso, animado por su voluntad de encontrar la verdad oculta tras la muerte del joven tatuado, sigue la pista de los amoríos del sujeto, “cherchez la femme”, y contacta con una atractiva mujer perteneciente a la alta burguesía catalana. Finalmente se precipitan los acontecimientos y Carvalho ratifica una verdad antropológica fundamental: despojado el ser humano de las sofisticaciones culturales, afloran las pasiones primarias que son motor de nuestra conducta (y no debo decir más).

El estilo de la novela es claro, conciso, preciso, fundamentalmente en los diálogos que son siempre ingeniosos, profundos a veces, cargados de fina ironía -¿gallega?-, y muy reveladores sobre la caracterización psicológica de los personajes. Estos, los personajes, abarcan distintos registros según el ambiente y clase social en la que se ubican. Es de destacar cómo, al ser la primera novela de la que luego sería una larga saga, Manuel Vázquez Montalbán emplea una técnica impresionista en la caracterización de los que, ahora sabemos, serán los personajes “fijos”, ofreciendo pequeñas pinceladas de cada uno de ellos que van marcando, en una dirección concreta, sus aspectos definitorios. Así Bromuro, el limpiabotas, aparece como un colaborador peculiar, con un marcado tono histriónico, que no es más que la máscara de su trabajo y medio de vida. Charo, la novia de Carvalho, cuya profesión no le resta dignidad sino que le aporta independencia y seguridad, presentándose más como una opción laboral que como la sumisión degradante que, quizás hoy en día, se ha convertido la prostitución. Uno tiene la sensación de que este personaje atesora un valor ético superior. Finalmente, Pepe Carvalho, va dibujando su carácter escéptico y cínico, desencantado de pasadas certezas (su filiación comunista, su trabajo en la CIA) emigrado de su propio pasado (su Galicia natal, Madrid, La Habana, Amsterdam) contradictorio respecto de sus afinidades culturales (adoleciendo de cierta biblioclastia, por rechazo de su pasada bibliofilia, escrutinio de distinto signo que la famosa quema de la biblioteca quijtesca, y adscripción incondicional al placer de la buena mesa: “ex poli, ex marxista y un gourmet” ) Y siempre con una actitud inquisitiva y curiosa y distante, que no juzga pero que observa y que le lleva a un apego incondicional a la verdad, más bien a perseguir la verdad, a desentrañarla en las relaciones personales, en la vanalidad de su biblioteca, en la cocina y en el crimen.

Esta novela puede catalogarse dentro del género de la novela negra, evidentemente lo es en estado puro, pero igualmente considero que es una obra que busca también mostrar la realidad social de la España de aquel entonces. Tal y como Vázquez Montalbán ha ido desarrollando a lo largo del ciclo de novelas de Carvalho, la correspondencia del tiempo interno de la novela respecto del tiempo real del autor, contemporáneos ambos – el conflicto en el seno del PCE, las Olimpiadas, el caso Roldan, etc-, nos permite hoy en día reconocer aún la ciudad de Barcelona que patean los personajes, y recobrar en nuestra memorias las experiencias de tipos relatados – como la vida de los inmigrantes, sus privaciones y añoranzas; el exotismo y elitismo de mundo de las drogas en aquella época; las expeditivas soluciones a las tensiones pasionales -, constituyendo una crónica documental novelada. Con todo, pese a ser una obra de 1976, continua siendo una novela absolutamente recomendable, con una gran calidad literaria y una trama atractiva que nos puede hacer olvidar la pujanza comercial del crimen nórdico o escandinavo y la truculencia de la violencia norteamericana, demostrando no solo que en España también se cultiva el género negro, sino que ya se hacía mucho antes.  

Manuel Vázquez Montalbán, escritor y periodista español, nacido en Barcelona el 27 de julio de 1939 y fallecido en Bangkok, Tailandia, el 18 de octubre de 2003. Su genio creativo abarcó distintos géneros -o más bien todos-, como la poesía, el teatro, la novela, el prólogo de libros, el artículo periodístico, el ensayo y la antología. Fue una persona de una vasta cultura y una gran inteligencia que orientó torrencialmente hacia la producción literaria. Destacaron tanto su confesa afinidad con el comunismo militante, como su no menos confesa erudición culinaria, profesando como reconocido gourmet dentro y fuera del ambiente de sus libros y novelas. Su obra literaria da fe de ello, sobre todo la serie de novelas, dentro del género de novela negra, protagonizadas por el detective privado Pepe Carvalho, de la que “tatuaje” es su segunda entrega después de “Yo maté a Kenedy”.

Personalidad casi inabarcable, se definió a sí mismo como “periodista, novelista, poeta, ensayista, antólogo, prologuista, humorista, crítico, gastrónomo, culé y prolífico en general”, campos todos en los que destacó. “Mi vida no tiene mucho interés, ha sido más historia que vida hasta los años 70 y, desde entonces, es más literatura que vida. Desde hace tiempo esa curiosidad biográfica del público y del especialista me parece casi una servidumbre de la edad; o sea, un privilegio” M.V.M, de su página oficial

Su producción literaria fue, en efecto muy prolífica y precoz, desde sus inicios en la poesía –fue uno de los “nueve novísimos” de la antología de Castellet- hasta sus colaboraciones en prensa, como Triunfo, El Pais e Interviu.

Obtuvo variados e importantes premios tanto a nivel nacional como internacional, destacando el Planeta 1979 por Los mares del Sur, el Premio Nacional de Narrativa 1991 por Galíndez, el Premio Europeo de Literatura 1992 por Galíndez, el Premio de la Crítica 1994 por El estrangulador, el Premio Internacional de Literatura Ennio Flaiano 1994 por Autobiografía del general Franco, el Premio Nacional de las Letras Españolas 1995, el Premio Grinzane Cavour 2000.

 Un saludo


BIBLIOGRAFIA SERIE CARVALHO
Yo maté a Kennedy, 1972, Planeta. SERIE CARVALHO 1.
Tatuaje, 1974, Batlló. SERIE CARVALHO 2.
La soledad del manager, 1977, Planeta. SERIE CARVALHO 3.
Los mares del Sur, 1979, Planeta. SERIE CARVALHO 4.
Asesinato en el Comité Central, 1981, Planeta. SERIE CARVALHO 5.
Los pájaros de Bangkok, 1983, Planeta. SERIE CARVALHO 6.
La rosa de Alejandría, 1984, Planeta. SERIE CARVALHO 7.
istorias de fantasmas, 1991, Planeta. SERIE CARVALHO 8.
Historias de padres e hijos, 1987, Planeta. SERIE CARVALHO 9.
Tres historias de amor, 1987, Planeta. SERIE CARVALHO 10.
Historias de política ficción, 1987, Planeta. SERIE CARVALHO 11.
Asesinato en Prado del Rey y otras historias sórdidas, 1987, Planeta. SERIE CARVALHO 12.
El Balneario, 1986, Planeta. SERIE CARVALHO 13.
El delantero centro fue asesinado al atardecer, 1988, Planeta. SERIE CARVALHO 14.
El laberinto griego, 1991, Planeta. SERIE CARVALHO 16.
Sabotaje olímpico, 1993, Planeta. SERIE CARVALHO 17.
El hermano pequeño, 1994, Planeta. SERIE CARVALHO 18.
Roldán, ni vivo ni muerto, 1994, Planeta. SERIE CARVALHO 19.
El premio, 1996, Planeta. SERIE CARVALHO 20.
La muchacha que pudo ser Emmanuelle, 1997, EL PAÍS. INÉDITO en la SERIE CARVALHO.
Quinteto de Buenos Aires, 1997, Planeta. SERIE CARVALHO 21.
El hombre de mi vida, 2000, Planeta. SERIE CARVALHO 22.
Milenio Carvalho, volumen I (enero 2004 ) y volumen II (marzo 2004), Planeta.

  • Autor: VÁZQUEZ MONTALBÁN, MANUEL
  • Editorial: PLANETA
  • Año de edición: 2004
  • Género: Novela negra, intriga, terror
  • ISBN: 9788408051312


Deja un comentario

“los 500” de matthew quirk: crimen, riesgo, influencias y corrupción política


“Lo llamaban el Rey de Corazones porque, bueno…, porque comía corazones humanos. Según decían, había leído un artículo en The Economist sobre un señor de la guerra liberiano de diecinueve años con gustos similares. A Rado le pareció que esa modalidad de maldad atroz brindaría a su marca criminal el toque que precisaba en un mercado tan concurrido y adquirió sin más ese hábito” M. Q.

Con la prosperidad se apoderaron del pueblo el desenfreno y la soberbia, vicios inherentes a la misma y, mientras que los dirigentes ponían su grandeza al servicio de sus pasiones, el pueblo hizo lo mismo con su libertad quedando el Estado, entre ambos bandos, hecho jirones.

No estoy hablando de la capital del imperio USA, Washington, donde se desarrolla la acción de la novela “Los 500”, ni me estoy refiriendo a un tiempo presente. La reflexión anterior la expresó en el año I a.C. el historiador romano Gayo Salustio Crispo en el quicio de transición entre la República y el Imperio Romano al relatar las causas del desastre y del derrumbe de un sistema político que había gobernado el mundo conocido y que sentó las bases de nuestra cultura occidental. Dicho autor, militar y político a la ordenes de Julio Cesar, con una más que dudosa – moralmente- actuación en el desempeño de su cargo, que le procuró una fortuna nada despreciable, se retira de la vida pública y plasma por escrito en “de Bello Iugurthino” su análisis de la decadencia republicana y la corrupción del Senado Romano que posibilitó su humillación y la derrota ante un reyezuelo menor como fue Yugurta. En efecto, con una prosa magistral, que ha servido para que generaciones de estudiantes se iniciaran en los rudimentos del latín, Salustio documentó uno de los más celebres casos de tráfico de influencias de la Antigüedad.

Esta digresión nos introduce el ambiente en el que se desarrolla la novela “Los 500” de Matthew Quirk, cuya portada anuncia que todo hombre tiene un precio, incluso si forman parte de los 500 hombres y mujeres más poderosos de la capital política mundial. Lo mismo debió pensar el rebelde africano Yugurta cuando decidió librar sus batallas no en la polvorienta Numidia sino en la reluciente y marmórea Roma Imperial a los pies del Capitolio, engrasando los oscuros mecanismos del poder y las influencias políticas.

La novela reproduce en similar medida los vicios y defectos del Imperio Americano, a los pies del Capitolio, esta vez en Washington y no en Roma,  carcomido por la ambición, la irresponsabilidad y la corrupción de alguno de sus oscuros funcionarios quienes amparados en la sombra y maraña de las instituciones, ostentan un poder conferido por un pueblo inconsciente y ciego que se autodenomina soberano cuando lo cierto es que es una víctima incauta de la manipulación y del engaño.

La trama de la novela trata sobre un joven recién licenciado de la Facultad de Derecho de Harvard que es fichado como asociado junior en uno de los mayores  “lobbies” de influencia política en la capital americana y que, gracias a sus habilidades adquiridas en los años duros de la adolescencia, donde tuvo que afrontar y superar el ambiente de delincuencia que llevó a su propio padre a la cárcel, consigue trasplantar sus conocimientos psicológicos y de la naturaleza humana desde los escenarios del trilero y timador a los grandes despachos y pasillos de las instituciones americanas. Bajo la apariencia formal de respetabilidad, solvencia profesional y un conocimiento cabal de la legalidad estricta, la empresa donde trabaja nuestro protagonista se dedica a satisfacer intereses espurios de un antiguo criminal de guerra balcánico pretendiendo retorcer la legislación americana a su favor mediante la introducción de enmiendas legislativas y la obtención de fallos judiciales. Poco a poco va descubriendo las implicaciones de su trabajo que se entrecruzan con la vieja historia que llevó a su padre a la cárcel.

Estilísticamente el relato es ágil, fresco y desenfadado, muy entretenido y adictivo, sin complicaciones formales ni una  técnica digna de resaltar. Es un producto de consumo que cumple con su función, entretener.

La temática, si bien es sobradamente conocida y redundante, no pierde atractivo puesto que se ayuda de una corriente argumental paralela con unas pocas dosis de intriga, referida a un antiguo crimen cometido por el padre del protagonista con incidencia directa en la trama principal hasta la que llega a aflorar. Nos habla de la competitividad en las universidades americanas que posteriormente se traslada a las jornadas agotadoras de los yuppies empresariales en constante supervivencia por un puesto de trabajo privilegiado en el que no se admite ni un solo fallo. Nos cuenta también la hipocresía y falsedad de un sistema de valores que persigue únicamente la apariencia formal en los políticos sin que importe su verdadera condición humana y profesional. Nos dice, en suma, cómo el poder siempre sufre las fuerzas de la corrupción y la desviación hacia intereses particulares siendo la vida pública un escenario sobre el que se representa la ficción del bien común.

Destaco, por un lado, como detalle positivo, por ocurrente, las insistentes alusiones del protagonista sobre la honradez y fiabilidad del criminal de la vieja escuela frente a la  elusiva y camaleónica moralidad de la gente respetable. Como detalle negativo, destaco igualmente, por ingenuo o por contemporizador, la moralina final sobre la percepción del protagonista respecto del cambio operado en esa legislatura al desbaratar la trama criminal y disminuir las maniobras políticas y aumentar la colaboración partidista en la aprobación de leyes más positivas para los ciudadanos.

Un saludo

 

  

  • traductor: DEL REY, SANTIAGO
  •  editorial: ROCA EDITORIAL
  • año de edición: 2012
  •  páginas: 320
  •  isbn: 978-84-9918-465-4


5 comentarios

“la caja negra” de michael connelly: el crimen que te ata con un hilo invisible a través del tiempo.


“Lo mismo sucede con una escena del crimen o un caso de asesinato, que siempre hay un elemento particular que hace que todo lo demás cobre sentido. Si encuentra ese elemento, te ha tocado la lotería. es como la caja negra de un avión” M.C

Al parecer, la ciudad de Los Angeles historicamente ha venido sufriendo, lo mismo que otras ciudades americanas padecen cíclicamente la fuerza la asoladora de los tornados o la devastadora acción de la inundaciones, los efectos cataclísmicos de la naturaleza, pero de la naturaleza humana: al igual que el estallido de la erupción de un volcán, un agravio con tintes racistas inicia un proceso de ira colectiva que, como la colada sulfurosa y ardiente, se desparrama como una marea caliente y arrasa todo lo que encuentra a su paso. En el año 1992, en South Los Angeles, al igual que sucediera años atrás, en 1965 en el barrio de Watts, la ciudad californiana vivió un paréntesis de caos y criminalidad desatada en que la ley y el orden quedaron en suspenso, en que las calles fueron el escenario de guerra declarada por bandas anónimas de jóvenes indignados que recluyeron en sus cuarteles al LAPD (DEPARTAMENTO DE POLICIA DE LOS ANGELES). El apaleamiento de Rodney King a manos de un grupo de cuatro policías de raza blanca y un liviano fallo judicial emitido por un jurado mayoritariamente de raza blanca, provocó un alzamiento “popular” y unánime que desoló comercios, vehículos y vidas humanas.

En este contexto histórico, la novela de Michel Connelly transcurre en dos planos temporales distintos, en un primer lugar en el año 1992 en el que el un joven inspector de policía, Harry Bosch, acude al escenario de un crimen en plena zona de los disturbios, escoltado por la Guardia Nacional, y se encuentra a una joven de raza blanca asesinada de un tiro. La urgencia por abandonar la zona del crimen ante el evidente riesgo de ataques por parte de los bandas descontroladas y la carencia de efectivos necesarios le causan una sensación de desazón ante la desatención hacia la víctima. Posteriormente en 2012 nuevamente Harry Bosh se cruza con dicho caso en el departamento de “asuntos no resueltos” encargado de resolver viejos crímenes aun no prescritos retomando la investigación con apoyo de nuevas técnicas de investigación inexistentes al momento de su comisión (huellas dactilares, rastros de ADN, exámen de balística, etc).

Se retoma así la investigación del asunto denominado “Blancanieves” en alusión a la vítima,  joven periodista danesa,  prototipo nórdico, asesinada en un barrio negro.

Sin pretender desvelar la trama, lo que en un principio parece ser un ataque racista dentro de las razias producidas con ocasión de los disturbios se va desvelando como un asesinato con motivaciones más complejas y personajes que nada tienen que ver con los sucesos derivados del conflicto racial.

El inspector Harry Bosch va deshaciendo una madeja enmarañada tirando suavemente de los flecos dejados por el asesino y siguiendo el hilo suelto consigue llegar hasta su resolución final. En el camino se encuentra con problemas derivados de las implicaciones políticas que supone el intentar resolver, precisamente en el aniversario de los sucesos de 1992, el asesinato de una joven de raza blanca y los escollos administrativos que encuentra. También se entrecruza en la trama el desarrollo de su relación consu hija adolescente y su relación de pareja.

Esta novela ha sido galardonada con el premio RBA 2012 de Novela Negra. No conozco el resto de finalistas pero sí creo que está a la altura de anteriores ganadores como Harlan Coben o, incluso, Philip Kerr.

Forma parte de la serie de novelas protagonizadas por Harry Bosch y participa, como todas ellas, de las características que brillantemente Michel Connelly ha sabido imprimirles. Harry Bosch es un detective intuitivo e impulsivo que persigue su objetivo con tenacidad y determinación aunque ello implique que sea cuestionado por sus superiores. Es un detective a la vieja usanza que poco a poco va incorporando las nuevas tecnologías a su bagaje investigador pero que fundamentalmente se basa en la recopilación de datos, su repaso concienzudo, su agudeza psicológica al interrogar a testigos y/o sospechosos y aprovechar en todo momento la suerte que los acontecimientos pueden poner a su alcance. Con una técnica magistral Michel Connelly consigue una novela muy entretenida y ágil, de fácil lectura y de más fácil adicción. Sin efectos espectaculares ni recursos artificiosos vamos asistiendo al proceso investigador desde el crimen inicial hasta el asesino final, despejando las distintas incógnitas que el tiempo ha ido depositando, capa por capa, al igual que os aros de una cebolla.

Definitivamente, sí, recomiendo su lectura. No ofrece un análisis sociológico de los disturbios raciales, sus causas y consecuencias; no ahonda en las tensiones latentes bajo la desigualdad y la superpoblación de la capital californiana; no trata los turbios intereses políticos que se mueven tras dichos acontecimientos. Unicamente es una buena novela negra que ofrece diversión y lo consigue.

Un saludo

Michael Connelly, escritor norteamericano nacido en Filadelfia en 1956. En 1986 fue finalista del Premio Pulitzer y trabajó en L.A. Times como reportero criminal. Ganó el premio Edgar con su novela “Eco Negro” y el premio RBA de novela negra con “La caja negra”.  Principalmente su obra novelística se centra en el género de novela negra siendo el personaje “Harry Bosch” el protagonista principal de una larga serie de novelas (FUENTE, WIKIPEDIA:) 

  1. The Black Echo (El Eco Negro) (1992)
  2. The Black Ice (El Hielo Negro) (1993)
  3. The Concrete Blonde (La Rubia de Hormigón) (1994)
  4. The Last Coyote (El Último Coyote) (1995)
  5. Trunk Music (Pasaje al Paraiso)(1997)
  6. Angels Flight (El Vuelo del Ángel) (1999)
  7. A Darkness More Than Night (Más Oscuro Que la Noche) (2001), también aparece Terry McCaleb
  8. City of Bones (Ciudad de Huesos) (2002)
  9. Lost Light (Luz Perdida) (2003)
  10. The Narrows (Cauces de Maldad) (2004)
  11. The Closers (Último Recurso) (2005)
  12. Echo Park (2006)
  13. The Overlook (El Observatorio) (2006), una novela por entregas publicada por The New York Times Magazine y posteriormente editada como libro en (2007)
  14. The Brass Verdict (El Veredicto) (2008), también protagonizada por el abogado Michael Haller.
  15. 9 Dragons (Nueve Dragones) (2009)
  16. The Reversal (2010), también protagonizada por el abogado Michael Haller.
  17. The Drop (2011)
  18. The Black Box (“La caja negra”) (2012), VI premio internacional RBA de novela negra.
  • The Poet (El Poeta) (1996) Protagonizada por el reportero Jack McEvoy
  • Blood Work (Deuda de Sangre) (1998), protagonizada por Terry McCaleb
  • Void Moon (Luna Funesta) (2000)
  • Chasing the Dime (Llamada Perdida) (2002)
  • The Lincoln Lawyer (El Inocente) (2005), protagonizada por el abogado Michael Haller (hermanastro de Harry Bosch).
  • The Scarecrow (La oscuridad de los Sueños) (2009) Protagonizada por el reportero Jack McEvoy y la agente del FBI Rachel Walling
  • The Fifth Witness (2011) protagonizada por por el abogado Michael Haller.
INDICE
Blancanieves 1992
PRIMERA PARTE: De paseo con una pistola 2012
SEGUNDA PARTE: Imagenes y Palabras
TERCERA PARTE: El inspector pródigo
Blancanieves 2012

  • Título: La caja negra
  • Autor: CONNELLY, Michael
  • Título original: The black box
  • Traducción: Antonio Padilla
  • Editorial: RBA
  • Año de edición: 2012
  • ISBN: 9788490063989


2 comentarios

“un disparo” de lee child: un blanco perfecto para la gran pantalla.


“Reacher entendió cómo aquella decisión había cambiado cosas: el principio de su divorcio largo y lento del ejercito, y el inicio de su agitada vida, el principio de sus continuos traslados, tras los cuales nunca echaba la vista atrás, y el principio de la actitud de no querer hacer lo mismo dos veces” L.C.

Las impresiones que nos causa una buena historia de intriga pueden estar contaminadas por la polución mediática que satura el ambiente de anuncios publicitarios, de reportajes que nunca son informaciones y de opiniones de dudosa parcialidad que envuelven dicha historia a raíz del estreno de su adaptación cinematográfica.

Yo, que me vanaglorio de ser inmune a tales influencias (ingenuo de mí,  vanidad de vanidades), me he puesto a leer una vieja novela que tenía arrinconada en el cajón de los “para luego” y he escogido, precisamente, el mismo día del estreno de la película basada en la misma. Dudo que sea casualidad y seguramente algún deseo subliminalmente inducido me ha llevado a elegirla y a hacerlo en este momento y, con ello, y con mi reseña, he contribuido involuntariamente al aluvión de bits que ya desborda la red en referencia a la película y a la novela que le sirve de guión argumental.

La novela en cuestión es “un disparo”, del escritor británico Lee Child y la película se titula, ”Jack Reacher”, protagonizada por Tom Cruise. Como nunca dejo que una buena película me arruine un buen libro o, mejor expresado, que condicione la lectura de un libro, aún no la he visto y dado que tampoco es objeto de la presente reseña, no voy a incurrir en el tópico de  avivar la –divertida- polémica sobre si es mejor el libro o su adaptación cinematográfica (¿existe alguna adaptación literaria de una película?) Y es que para mí no existe esa batalla entre los distintos medios de expresión artística sino entre niveles de excelencia y calidad, cada una en su ámbito.

El título de la película hace referencia al nombre del protagonista de la novela, la cual forma parte, a su vez, de una saga de novelas con el mismo personaje, al modo de otros autores del género como Crumley (Sughrue),  Connolly (Charlie Parker), Connelly (Harry Bosch), etc. Cito principalmente a estos porque, aunque existen otras largas series de novela negra como las de Mankell (Wallander) y Rankin (Rebus), entre otros, cuyo protagonista es un policía en activo, aunque comparten todas ellas muchos elementos del mismo modelo: el policía (o militar de élite) desencantado que, retirado voluntariamente de la institución que en su día le entrenó -y le dotó de unos valores primordiales y la voluntad tenaz para preservarlos-, mantiene una lucha solitaria contra el mal que es en realidad una lucha contra el vacío de sí mismo.

Jack Reacher es ahora un vagabundo voluntario que se ha hecho invisible para el sistema recorriendo el país sin  dejar rastro: nombres falsos en moteles de mala muerte, ropa de usar y tirar. Sin embargo, un antiguo francotirador del ejercito al que conoció en Kuwait mientras ejercía de capitan de la policía militar reclama su presencia tras cometer un asesinato múltiple en Indianapolis. La hermana del asesino contrata como abogada a la hija del fiscal del distrito que ejerce la acusación y ésta recaba la ayuda de Reacher para esclarecer las circunstancias de dicho asesinato toda vez que el asesino permanece en el hospital aquejado de amnesia postrumática al haber sido agredido en la prisión donde estaba recluído a la espera de juicio. La trama se complica con la existencia de una mafia rusa formada por antiguos supervivientes de los gulag soviéticos y sus manejos y corruptelas en connivencia con las autoridades de la ciudad 

Destaco en esta obra de Lee Child que, pese a contar con cierta carga crítica (sobre la corrupción política y/o policial y los oscuros intereses políticos de las instituciones militares y de inteligencia americanas) lo cierto es que carece de una mirada analítica del entorno social o político donde se desarrolla la acción. Por ello, quizás, al protagonista le falta cierta capacidad de introspección, cierta profundidad psicologica que caracteriza a las novelas más notables del género y que, por cierto, cimentan su atractivo. En efecto, Reacher no rezuma ni amargura ni decepción, sino un desapego hedonista que le lleva a pasar desapercibido y limitarse a disfrutar errabundo de la ausencia de arraigo y responsabilidades. Existe también alguna referencia amable hacia la Guerra de Kuwait y la intervención americana en la misma pero sin connotaciónes políticas, quizás por ser el autor de nacionalidad británica y no querer meter sus pies en ese jardín.

El principal peso de la novela recae en su argumento y la resolución de la intriga que va incrementándose progresivamente desde una “verdad” incuestionable para el lector, construida sobre un entramado formado por distintas líneas temáticas, -alguna de ellas bastante documentadas y otras relatadas con mayor o menor profusión- referidas a la instrucción procesal de los delitos en el sistema judicial americano, sobradamente conocido a través de autores como John Grisham o las novelas de Connelly dedicadas a Mike Haller; a los rudimentos y técnicas del  francotirador del ejercito; o a los supervivientes del GULAG y las purgas soviéticas, incorporando gradualmente a los personajes  en la trama y acelerando de este modo la acción principal hasta su final desenlace.

Es una novela recomendable con cautela pues, aunque es entretenida y retiene la atención del lector, lo hace de un modo artificial, a mi juicio, algo insulso con muy buena técnica pero no con la maestría suficiente para dejar la sensación de una buena novela negra en vez de un buen “producto” literario.

Un saludo

Lee Child es un escritor británico, nacido en 1954. Dice su biografía que estudió la carrera de Leyes (y se nota en su dominio de los fundamentos del sistema judicial anglosajón)  y también que trabajó en la televisión (lo cual también se nota). Ha escrito una serie de novelas protagonizadas por Jack Reacher, algunas publicadas en castellano: Killing Floor (1997), Die Trying (1998), Tripwire (1999), Running Blind (2000), Echo Burning (2001), Without Fail (2002), The Persuader (2003) — El inductor, The Enemy (2004) — El enemigo, trd: Juan Soler, One Shot (2005) — Un disparo, The Hard Way (2006) — El camino difícil, Bad Luck and Trouble (2007) — Mala suerte, Nothing To Lose (2008), Gone Tomorrow (2009), 61 Hours (2010), Worth Dying For (2010), The Affair (2011)

  • Nº de páginas: 452 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: RBA LIBROS
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Traducción: María Fernández Gutierrez
  • ISBN: 9788490064610


2 comentarios

“música de callejon” de george pelecanos: bandas, marginalidad y delincuencia que marcan fronteras invisibles, otro país dentro de la ciudad.


“No era más que una forma de marcar territorio: somo enrollados y habrá paz si nos quedamos detras de nuestras fronteras imaginarias” G.P

Música de Callejón es una novela de apreciable calidad pese a contar con la desventaja de mostrarnos un escenario irreconocible, un ambiente desconocido, unos personajes arquetípicos fuera de nuestra órbita sociológica y una banda sonora inidentificable: porque el Washington D.C. que nos describe no es el de la capital del Imperio sino el de el  ecosistema de los barrio marginales donde impera el poder de los colores de las bandas, constituyéndo unas fronteras invisibles y su propio código de supervivencia y depredación; porque la delincuencia no solo consiste en el trapicheo de las drogas y las armas sino que presenta unos contornos difusos donde cada uno bordea la legalidad bien activamente bien pasivamente, asintiendo calladamente ante las infracciones cotidianas; porque la música que suena en el callejón no es nuestra música (al menos la mía, salvo el gran Bruce Springsteen) y no nos identificamos con ella; porque hasta las marcas de los vehículos las oímos por primera vez.

Pese a todo eso, la novela avanza a su propio ritmo, con la voz de fondo del narrador omnisciente que se alterna sin transición con la voz autónoma de cada personaje, sus pensamientos y reflexiones que se solapan con la acción que lentamente va encaminándose hacia la previsible tragedia final. Se destaca algunos pasajes en que el hilo conductor es la música que suena en la emisora local y que varios personajes simultáneamente incorporan a sus pensamientos mientras interactúan entre ellos.

George Pelecanos es un escritor. productor y guionista  estadounidense , nacido en Washington D.C. en 1957. Licenciado en la Universidad de Maryland. Especializado en la literatura del género policíaco muy alabado en su país natal y cuyas obras apenas están siendo traducidas al español: Sin retorno 2010; El jardinero nocturno 2009; Drama City 2008 (2000); Revolución en las calles 2005; Música de callejón 2004; Ojo por ojo 2003; Mejor que bien 2002 (fuente lecturalia.com). Quizas sea más conocido por la afamada serie televisiva “The Wire”.

La trama es insustancial porque no es necesaria ni importante para conferir el carácter de “telerealidad” a la novela: en medio de un procedimiento judicial con posible condena de pena de muerte para un cabecilla de las bandas de la ciudad, los subalternos se dividen en facciones que pretenden asumir el control total; en este contexto, el detective privado Strange y su compañero Quinn aceptan un encargo del hermano mayor de uno de los capos del güeto para encontrar a una antigua novia, a la que al final asesina y, a su vez, es asesinado por miembros de la banda rival. La novela acaba con una saturnal sangrienta en la que uno a uno van siendo eliminados los pandilleros y el compañero de Strange, en una subtrama paralela en busca de otra joven desaparecida.

En vez de asesinatos truculentos, tramas enrevesadas, afiladas disecciones psicológicas y desdichados lamentos acerca del poder limitador de la burocracia sobre la iniciativa e intuición del héroe de turno, la novela abunda en reflexiones sobre la pena de muerte, el poder de las bandas, la integración de los pandilleros en la sociedad, la polémica sobre la prohibición de las armas o su legalización y las argucias para sortearla así como los intereses creados en torno a este comercio alegal, la falta de permeabilidad entre negros y blancos . Recomendable.

Un saludo.

portada del libro

  • 01 ed. 2004
  • Ediciones B
  • Colección: LATRAMA
  • Traducción; Eduardo Iriarte Goñi
  • ISBN: 978-84-666-1796-3
  • EAN: 9788466617963
  • 336 páginas


1 comentario

“cuervos” de john connolly: las cartas del mal siempre están mal barajadas.


“Conocía la existencia de una forma del maldad que rebasaba toda capacidad humana, el manantial del que bebían todas las demás manifestaciones de la maldad” J.C

Ya hice una reseña sobre la novela “todo lo que muere” de este mismo autor y un breve análisis personal sobre la serie “Charlie Parker” y a ella me remito; a falta de algo mejor… ahí dejo mi autocita  (http://wp.me/p2Dojb-6z).

En esta nueva novela, el autor, en mi opinión, a diferencia de anteriores entregas como “voces que susurran” o “a traves del espejo” , vuelve a la senda de “todo lo que muere”; pero el camino aún es largo y tortuoso y la cima de la excelencia se vislumbra en la lejanía.

Se nota en esta novela un trabajo más pausado, quizás escrita menos apresuradamente y por ello más detallista en la descripción de ambientes, paisajes y personajes. Pero, como puede pasar en otras largas sagas literarias (me refiero a la  serie sobre Rebus de Ian Rankin, o la serie de novelas de Hening Mankell dedicadas a Wallandera o las de Connelly sobre Harry Bosch)  la caracterización del personaje principal está ya muy definida y condiciona entregas posteriores, por lo que pocas novedades nos puede ofrecer y, si acaso, el público adicto reclama más de lo mismo que otra orientación la buscan en otros autores.

La trama, como todas las de Connolly, es atractiva por su truculencia y monstruosidad explícita, lejos de nuestra percepción de la realidad cotidiana que la maldad subyacente se nos antoja como lo que es, una representación novelada cuya premisa inicial es la confluencia en una pequeña población americana de aberrantes pederastas y pedófilos, aderezado con presencia de la mafia irlandesa, intrigas policiales, e intereses divergentes entre distintas agencias gubernamentales. Afortunadamente, para nuestra tranquilidad espiritual, la novela no pierde su condición de obra de ficción pese a que los hechos relatados bien puede haber ocurrido.

Para mayor desdicha de sus incondicionales lectores el autor se ve obligado a “meter” en la novela a todos los personajes secundarios de la serie, quizás para dotarla de continuidad y facilitar el reconocimiento e identificación con la misma y en este caso destaca sorprendentemente la fugaz aparición de los hermanos Fulci quienes, a modo de cameo televisivo, pasean por un par de páginas, con un dialogo insulso y una presencia fugaz e innecesaria en el desarrollo de la trama de la novela.

Con otros personajes esenciales como son Angel y Louis ocurre algo parecido. Siendo importantes en la serie parece obligado incorporarlos a la presente historia, pero su intervención es apresurada, episódica y vanal (sólo tiros y poco más); sin embargo, el autor desecha seguir con una subtrama referida a la trata de mujeres que interrumpe tan bruscamente como la inició y que no aportan nada ni al argumento ni a la caracterización de dichos personajes, paródicos de sí mismos.

A pesar de estas notas negativas es una buena novela, con una acertada combinación y alternancia entre los relatos introspectivos de los personajes y la penetración psicológica en sus procesos mentales que nos muestran la personalidades de seres que vivieron tempranamente una traumática experiencia y se convirtieron en instrumentos del mal, verdugos de inocentes y victimas de la enormidad inconcebible de su depravación.

Ligeros elementos paranormales no aparecen sino mediada la novela y se mantienen hasta el final, sin abuso ni exceso, en una correcta proporción y enmascarados bajo la fragmentada psicología del criminal, por lo que, otra vez magistralmente, Connolly consigue reforzar ese aspecto de su obra sin convertirla en un remedo de expediente X o de los relatos de ultratumba.

Un saludo.

  • NARRATIVA (F). Novela
  • Septiembre 2012
  • Traductor: Carlos Milla Soler
  • Andanzas CA -787
  • ISBN: 978-84-8383-427-5
  • País edición: España
  • 384 pág.


Deja un comentario

“perros callejeros” de elmore leonard: cumpliendo el sino fatal de su arquetipo.


“-Estoy hablando del principio, de lo que significa ser perros callejeros. Tú y yo, lo somos mientras estemos juntos: aqui o afuera.”

Elmore Leonard, escritor y guionista norteamericano, nacido en 1925. autor de novelas como “Joe Labrava” (citado en ésta novela) o “Blues del Mississipi”. Considerado unos de los padres vivos, de la Novela  Negra Americana (lo que quiera que esto signifique).

Como no deja de decirnos la portada del libro, la pueblan magnates del hampa, ladrones de bancos, mujeres fatales e implacables agentes de la Ley. También dice que es una obra maestra, pero ésto último, personalmente, no lo veo por ninguna parte. La novela, según mi criterio, es aceptable, pero no una obra maestra.

Lo cierto es que “Perros Callejeros” tiene un cierto aura de guión cinematográfico de película de los años 50. Evoca películas como “El cartero siempre llama dos veces”, la de 1946; “El crepusculo de los dioses”, de W.Wilder (1950); o “al Rojo Vivo, de R. Walsh (1949).  Con el vértigo irresistible hacia el crimen que provocan esas mujeres fatales; con ese tufo penitenciario, hosco, huidizo y marginal que se orea en la brisa de las palmeras calfornianas; con los atardeceres tropicales donde se adormece el tedio de vivir de los ricos y famosos deseosos de representar una nueva aventura cada día. Pero por dicho motivo, ese “deja vu” l ahace perder espontaneidad y naturalidad, a pesar de la agilidad de sus diálogos y la carencia significativa de disgresiones ideológicas, vivenciales o filosóficas a que nos costumbran otras novelas del género.

Lo mejor de la novela es, sin duda, el personaje de Dawn Navarro, excepcionalmente capacitada para percibir las señales corporales y el lenguaje no verbalizado para “anticiparse a su interlocutor y “leer su pensamiento”. Manipuladora, insaciable, fatal. Los demás personajes, meros estereotipos que no se salen del molde.

Se puede leer, pero no va a dejar huella.

Un saludo.

PERROS CALLEJEROS

  • traductor: MARTÍNEZ MUÑOZ, CATALINA
  • editorial: ALIANZA EDITORIAL
  • año de edición: 2012
  • páginas: 352
  • formato: BOLSILLO
  • ISBN: 978-84-206-7368-4
  • materia: NOVELA POLICIACA


Deja un comentario

“black & blue” de Ian Rankin: hastío, desgaste y desencanto; el crimen no compensa… a los buenos.


“Para muchos policías una investigación criminal era como si el muerto fuese un cliente, mudo y frío, que no dejaba de reclamar justicia” I.R.

Ian Rankin, escritor escoces, nacido en Fife en 1960, adscrito al género de la novela negra que se escribe en Escocia (al que la crítica denomina Tartan noir para diferenciarla del Polar francés, el Hard-boiled americano, etc). Creador prolífico y exitoso con una larga serie de novelas protagonizada por el inspector de polícía John Rebus y ambientadas en Escocia.

La novela “Black and Blue” es algo más que una novela policiaca; mejor dicho, es una novela policiaca de las buenas, aquellas que son vehículo de expresión de inquietudes sociales, de análisis sociológico, de ensayo psicológico y reportaje periodístico sin abandonar una trama interesante de intriga creciente.

Tal y como se caracterizan las novelas de John Rebus, su búsqueda de la verdad y de la justicia se apoya en un trabajo policial que se desarrolla por el entramado de la sociedad escocesa, mostrándonos, en el caso que nos ocupa, las dos caras de una sociedad en incipiente decadencia beneficiada antaño por la industria petrolera y que asume con resignación los desechos que se van decantando derivados de aquel progreso económico cuyo potencial reformador no se pudo o se supo o se quiso aprovechar: delincuencia subyacente, abandono de infraestructuras, problemas ecológicos, corrupción.

Con la excusa de una investigación policial interna contra John Rebus, también nos presenta el autor la trastienda del trabajo policial, las rencillas internas, la lucha por el ascenso en el escalafón, los intereses personales a costa de los profesionales, la corrupción,  el desencanto y los daños colaterales de un trabajo estresante y sin horarios: la depresión, el alcoholismo la mala alimentación,etc.

La trama principal se centra en la resolución en los años 90 de un dudoso asesinato de un trabajador de una plataforma petrolífera escocesa que se entrecruza con la linea de investigación de unos asesinatos en serie que, a su vez, imitan y continúan otra serie de asesinatos irresueltos de los años 60 por los que John Rebus se interesó hasta la obsesión, llevando a cabo una investigación personal paralela a la oficial.

Es una novela entretenida, muy entretenida, con un estilo directo en tercera persona, muy bien dialogada, alternando en su justa medida con reflexiones personales del protagonista sobre su trabajo policial, la sociedad escocesa o la industria petrolera, con personajes ya muy bien definidos a lo largo de la serie, especialmente el inspector Rebus: inteligente, tozudo, temerario, excesivo bebedor, conocedor de todos los tugurios de Edimburgo y Escocia y ecléctico melómano que etiqueta muchas de sus situaciones vitales con títulos de éxitos musicales.

Un atractivo de la novela es, igualmente, la evolución personal del personaje, cuyo autor ha venido desarrollando a lo largo de la serie.  Al igual que Wallander o Charlie Parker, Rebus también envejece.

Un saludo

Serie del Inspector John Rebus (fuente, Wikipedia)

  1. Nudos y cruces (Knots and Crosses) (1987)
  2. El escondite (Hide and Seek) (1991)
  3. Tooth and Nail (1992)
  4. Strip Jack (1992)
  5. The Black Book (1993)
  6. Mortal Causes (1994)
  7. Let it Bleed (1996)
  8. Black and Blue (Black and Blue, 1997)
  9. El jardín de las sombras (The Hanging Garden, 1998)
  10. Dead Souls (1999)
  11. En la oscuridad (Set in Darkness, 2000)
  12. Aguas turbulentas (The Falls, 2001)
  13. Resurrección (Resurrection Men, 2002)
  14. Una cuestión de sangre (A Question of Blood, 2003)
  15. Callejón Fleshmarket (Fleshmarket Close, 2004)
  16. Nombrar a los muertos (The Naming of the Dead, 2006)
  17. La música del adiós (Exit Music, 2007)

  • traductor: MARTIN ARRIBAS, FRANCISCO
  • editorial: RBA PUBLICACIONES
  • año de edición: 2010
  • páginas: 576
  • isbn: 978-84-9867-707-2

  


1 comentario

“todo lo que muere” de John Connolly: todo, todo, muere o se le mata.


“—¿Quién es ese hombre? —pregunté.                            

La mujer habló, y en su voz se oyeron cuatro voces distintas: las de una esposa y una hija, la de una anciana obesa recostada sobre una cama en una habitación oscura, y la de una chica anónima que padeció una muerte solitaria y brutal entre el barro y el agua de un pantano de Louisiana.

—Es el Viajante.” J.C

John Connolly (Dublín, 1968) estudió filología inglesa en el Trinity College de Dublín y periodismo en la Dublin City University. Fue funcionario en la Administración local y trabajó en los almacenes Harrod’s de Londres, y como camarero, antes de ejercer como periodista freelance del Irish Times, para el que sigue escribiendo. Es autor de la serie de novelas policiacas protagonizadas por el detective Charlie Parker, alias «Bird»: Todo lo que muere (Shamus Award 1999 a la mejor primera novela y finalista del Bram Stoker Award y del Barry Award), El poder de las tinieblas, Perfil asesino, El camino blanco (Barry Award 2003), El ángel negro, Los atormentados, Los Hombres de la Guadaña, Los amantes, Voces que susurran y Más allá del espejo. Cuervos. (extraido de su “biografía oficial” de la editorial Tusquets)

El detective Charlie «Bird» Parker, fue inspector del Departamento de Policía de Nueva York, que pierde su placa raíz del asesinato brutal, e irresuelto, de su mujer y su hija. Se ha convertido en una persona alcoholizada, violenta e irascible, con un sentimiento de culpabilidad que pretende redimirse con una clara determinación de venganza en todo criminal que se convierte en su objetivo profesional. Cuando acepta un caso de una desaparición de una joven, se cruza con las huellas criminales del probable asesino de su familia, “el Viajante”. Acción, sangre y tiros, un perfecto “hard boiled” con algo más.

Esta es otra de esas primeras obras iniciales, que luego se desarrollan en grandes (largas) series, que impacta y apasiona: por su novedad, por el trabajo desarrollado por el autor a la hora de definir un personaje distinto (aunque anclado al tópico reconocible y, por eso mismo, admirado), por una trama compleja con muchas subtramas y sobre todo por su mucha sangre y balas (si eso es lo que estas buscando) y ese asesino en serie de un equívoco aire infernal. Pero no solo por eso, sino también por abordar el tema del detective privado desde una perspectiva sobrenatural, parapsicológica, paranormal, muy sutil, sin convertirla en una historia de superhéroes de cómic ni en una parodia de Expediente X de lo criminal. A lo largo de otros títulos de la serie se acentúa la presencia de otros seres de naturaleza ambigua, entre lo terrenal y lo infrahumano, que confieren a la novela ese carácter tan especial.

¿Más cosas positivas? Desde luego. En primer lugar un merecido reconocimiento al traductor, pues entiendo que a él puede atribuirse la excelente calidad literaria de la novela en español. Las frases cuidadas, los diálogos creíbles, ni apresurados ni recargados ni estereotipados. Además introduce en el relato un contenido más profundo, reflexionando sobre la sociedad americana, la decadencia de alguna poblaciones venidas a menos, sobre el fracaso personal, sobre la pérdida personal y la falta de autoestima, y sobre el mal y la crueldad en nuestra sociedad.

Otro acierto es la pareja de asesinos “buenos”, Louis y Angel, ambos con una personalidad compleja y una peculiar relación íntima con Bird que en la novela ayuda a la agilidad y contundencia de la acción.

La labor de Connolly ha ido progresando y con otras entregas como “El poder de las tinieblas”, “Perfil asesino”, “Los amantes” se definen los personajes, se aclara la naturaleza psíquica de las facultades de medium de “Bird”, aparecen seres sobrenaturales, de extraña definición, personas excéntricas, un variopinto mundo en penumbra que se asoma a la realidad  cotidiana sin abandonar del todo los pliegues de lo oculto, “malos muy malos” como Kaleb, Faulkner, El Coleccionista, etc… Sin embargo, quiero decir que las últimas novelas definitivamente han perdido garra e interés. “Voces que susurran” me defraudó y “Más allá del espejo” no me parece una buena novela, o al menos no tan extraordinaria como las primeras. Igualmente, con “los hombres de la guadaña” la figura del detective Charlie Parker pierde protagonismo y, centrada la acción  en la pareja de asesinos Louis y Angel, también flojea su atractivo. Pero ofrezco una solución: empezar a releer la serie, así se pueden apreciar los matices en perspectiva.

Un saludo   

Portada de Todo lo que muere

NARRATIVA (F). Novela
POLICIACOS (F). Otros
Marzo 2004
Andanzas CA 531
ISBN: 978-84-8310-261-9
País edición: España
432 pág.
Traducción: Carlos Milla Soler


Deja un comentario

“deja en paz al diablo” de Johnn Verdon: un globo que se desinfla (con helicopteros).


“Eso es lo que lo convierte en un monstruo, en un completo sociopata. Pero también hace que sea más fácil de comprender.Su mente es una calculadora que siente completa aversión por el riesgo…, y las calculadoras son predecibles” J.V

¿Qué reseña puede ser esta que se refiere a libros que no estamos leyendo? Porque con la lectura  de última novela de la trilogía del detective Gurney “deja en paz al diablo” de  John Verdon, he tenido la sensación constante de estar leyendo una novela distinta, una que pudo ser, o que lo fueron las dos novelas precedentes. La novela “no es mala” pero tampoco buena y uno no tiene tiempo ya para estar perdiendolo apurando logros otoñales bien merecidas en su día pero que no han sido renovadas.

Si la novela “se lo que estas pensando”  alcanzó una calidad extraordinaria con un argumento y una intriga novedosa o, incluso, la novela “no abras los ojos”, continuó en esa misma linea (disminuida la novedad del autor y del detective), esta nueva y (esperemos) última entrega tiene un argumento rocambolesco,  aburrido, predecible y un final que asemeja a la carga de helicopteros de la película  “Apocalipse now”  con pirotecnia y juego de luces incluido, todo ello en formato realitty.

Para colmo, la insulsa subtrama sentimental sobre la relación entre el detective protagonista y su sufriente esposa (donde el autor carga su carácter intuitivo, místico y sentimental frente a la dura racionalidad de Gurney), así como la subtrama de la recuperación del amor filial (que preveo que continuará en sucesivas entregas con mayor un protagonismo detectivesco del hijo, admirador y émulo de su padre) ni siquiera son interesantes ni añaden nada al argumento salvo el contraste entre el prodigio portensoso del detective y su desastrosa vida personal. Peo esto ya lo hemos visto ¿verdad?: claro, Mankell pero sin Wallander.

John Verdon “ha trabajado en varias agencias publicitarias en Manhattan como director creativo hasta que, como su protagonista, se trasladó a vivir al norte del estado de Nueva York en un entorno rural.” es lo que dice su biografía en la Red. Reitero que sus dos primeras novelas son excepcionales, esta última parece más un lanzamiento oportunista aprovechando la merecida calidad de la primera de ellas. Lo que mñas me ha gustado ha sido la portada del libro.

Un saludo


Deja un comentario

“los cojos bailan solos” de José Prata: se atrapa antes a un asesino (o dos) que a un cojo


“Estoy en la escena del crimen y el crimen ni siquiera es mío” J.P

José Prata (1968), periodista y novelista portugués, cuya única novela es objeto de la presente reseña, elabora una clásica novela policial aderezada deliciosamente con ingredientes propios de una comedia de enredo que la confiere una cualidad indiscutible de novela de entretenimiento, sin que ello suponga un desvalor  en tanto que cumple lo que muchas obras no llegan siquiera a alcanzar pese a sus pretensiones y lo que, en suma, es el deber ser de toda obra de ficción, divertir, ilustrar y comunicar (en las proporciones que ael autor considera)

La trama principal se desvela en las primeras frases, aunque no toda ella (que esa es la gracia del libro y la intriga que mantiene el interés en continuar con su lectura): Porto Brandao es un inspector de policía encargado de investigar unos misteriosos asesinatos… que él mismo ha cometido. Sin embargo, sobre los mismos se solapa la actuación de un segundo asesino “el canallita” que va manipulando los cadáveres de Brandao y a modo de código de comunicación entre ambos, va dejando pistas incriminatorias contra el inspector que éste se encarga de desviar de su persona.

Con su novela Jose Prata ha demostrado que no toda novela policial, de calidad, es nórdica o anglosajona y que no toda novela policial debe ser trágica sino que puede ser tragicómica, esperpéntica, ingeniosa y  divertida.

En efecto, la novela tiene un sabor que recuerda “el laberinto de las aceitunas” de Eduardo Mendoza y quizás a “Papel Mojado” de Juan Jose Millas, (aunque con un planteamiento menos complicado formalmente y lejos del tortuoso planteamiento argumental al que es tan aficionado Millas), compartiendo a un protagonista algo desquiciado cuyos procesos mentales no siguen nuestra lógica “normal” y que precisamente por abordar “lateralmente” los problemas encuentra soluciones  muy convenientes. Es final de la novela cierra un círculo cuyo contenido no voy a revelar.

Su estilo es llano y claro presentándonos el relato en dos niveles distintos, con una grafía diferenciada, en cursiva, para un monologo cuyo protagonista y significación se va revelando a medida que avanza la trama principal, con la tipografía normal. A su vez ésta trama principal cuenta con el recurso de emplear paréntesis para mostrarnos el hilo de los pensamientos no verbalizados de  Brandao, consiguiendo reforzar ese toque de comicidad al que hemos aludido.

Novela cortita y muy recomendable, dos motivos para leerla.

Un saludo.

Portada de Los cojos bailan solos
Editorial Alfaguara
Colección: Literaturas
Páginas: 184
Publicación: 2002
ISBN: 9788420400488
Traducción: Mario Merlino


Deja un comentario

“el asesino burlón”, de Jim Thompson: no hice caso del extraño del espejo, que me dijo que no la matara.


“–ahora cuando mi única tarea consiste en contar correctamente esta historia- me resulta difícil creer que llegara a matarla” J.T.

Cada vez se añaden más ídolos al altar del género de la Novela Negra; cada “nuevo” autor que el mercado arrima a nuestra vera se le suma a Chandler y Hammett para compartir con ellos su brillo estelar y de paso, ahorrarnos el arduo esfuerzo de leer, de comparar críticamente y, (vade retro satanás), siquiera de pensar y mantener una opinión propia. Siempre es más fácil ver la última película  y decir: “vaya, vaya, qué bueno es Jim Thompson, éste chico promete, quiero ver la segunda parte en 3D”.

Y sin embargo esta vez la flauta tocó toda una sinfonía porque en verdad Jim Thompson es uno de los grandes, tanto por su trayectoria literaria como cinematográfica (guiones y adaptaciones de su obra) reconocida por los mejores; ya todo un clásico.

James Myers Thompson (Oklahoma 27/09/1906; California 07/04/1977). Novelista norteamericano, autor principalmente de novela negra; fue guionista de cine con Kubrick (“Senderos de gloria” y “Atraco Perfecto”), inspirador de la serie “Ironside”; igualmente han sido adaptadas para el cine sus obras “La Huida” (de Sam Peckinpah, de 1972), “Los timadores” (de Stephen Frears, de 1990)), “1280 almas” (de Bertrand Tavernier, 1981) y  “el asesino dentro de mí” (de  Michael Winterbottom, 2010).

Otras obras de su biografía:

Sólo un asesinato (Nothing More Than Murder, 1949)
El asesino dentro de mí (The Killer Inside Me, 1952)
Noche salvaje (Savage Night, 1953)
Asesino burlón (The Nothing Man, 1954)
La huida (The Getaway, 1959)
Los timadores (The Grifters, 1963)
1.280 almas (Pop. 1280, 1964)

Marcando una línea que posteriormente seguiría con la impactante (y descacharrante) novela “1280 Almas” Jim Thompson relata, en primera persona, la historia de unos asesinatos ocurridos en los años 50, en una pequeña ciudad americana cercana a Los Angeles. El protagonista, un reportero del periódico local, narra a modo de crónica las circunstancias que le llevaron a cometer los homicidios, refiriendo su lento desquiciamiento por un trauma ocurrido en la guerra y el progresivo deterioro hacia la esquizofrenia.

Con la naturalidad de quien lo hace todos los días, una cosa lleva a la otra y nos encontramos con unos cuantos cadáveres de los que hay que deshacerse; las pistas van aflorando como las miguitas de pan del cuento; la casualidad acompaña; se suceden los desastres y hay que tapar un agujero con otro agujero más grande y al final…

El estilo es dinámico, con una prosa fácil, frases cortas y diálogos ingeniosos cargados de un humor sutil, ácido y, en ocasiones, macabro.

Es prodigiosa la facilidad con la que Jim Thompson es capaz de expresar los pensamientos y sentimientos de una persona enferma mentalmente,  desgranando en el relato los distintos elementos que van mostrando los mecanismo de la lógica interna del criminal y su progresivo deterioro a medida que se suceden los acontecimiento hasta perder la cordura poco a poco: los diálogos con el “extraño del espejo”, las dudas del protagonista sobre si ha hecho algo o no, la confusión que nos crea sobre si el personaje actúa en un constante estado de ebriedad.

Una buena novela dentro de lo mejor de un buen autor. Un bocado previo antes de la estupenda 1280 almas, con la que comparte estilo y calidad.

Un saludo  

Editorial:Ediciones B Colección: Libro amigo. Policiaca (Num. 74)

Traducción: Gerardo Di Masso

Tamaño: 18 x 11 cm. 238 páginas

ISBN: 978-84-7735-779-7


Deja un comentario

“el último buen beso” de James Crumley: violencia, alcohol y un bulldog cervecero


“Vagando por Norteamérica con un bulldog alcohólico, un detective privado de tres al cuarto y una bendita petaca de Wild Turkey”.

Extraordinario canto de cisne de una época a punto de extinguirse: los últimos rescoldos de la guerra de Vietnam; las pavesas de la fumata hippie que se difuminan en el viento; los últimos bares de carretera secundaria casi extintos por la muerte de las mismas carreteras; los últimos tipos duros inmunes al fracaso o a la desesperación, anti héroes  ya maduros cuya voluntad aún no será derrotada por la adicción al alcohol o a las drogas; el final de aquel tiempo en el que aún existía dinero en efectivo, películas de vídeo, cabinas de teléfono y en el que la gente se enviaba postales. Un último buen beso antes de la decadencia de la edad y del olvido.

Arthur James Crumley (1939-2008) Escritor norteamericano de novela negra. Un caso equivocado (1975), El último buen beso (1978), The mexican Duck Tree (1993), Bordesnakes (1996) y El último país  (2001). Fue creador de los personajes  Milo Milodragovitc y CW Sughrue, protagonistas cada uno de una serie de novelas  adscritas al subgénero del “hardboiled”.

La novela “el último buen beso” es protagonizada por el detective Sughrue, el cual inicia la búsqueda de una chica que abandonó su casa hace diez años sin decir palabra, siendo una rutilante adolescente. El encargo se lo realiza la propietaria de un bar al cual acude el detective por otro trabajo previo que consistía en devolver a su casa a un afamado y  borrachín escritor que regularmente se escapa a todos los tugurios del Medio Oeste americano para perseguir, o ser perseguido, por la inspiración artística.

La afinidad de ambos por la carretera, la sordidez y las resacas, fomenta una amistad y mutua admiración que les lleva a  emprender juntos la búsqueda por los ambientes más dispares, desde una comuna hippie, pasando por una productora de películas pornográficas, una casa espiritual para jóvenes descarriados… acompañados de Fireball Roberts, el bulldog aficionado a la cerveza propiedad de la dueña del bar, al cual adoptan como un paciente compañero de viaje.

Con un estilo directo, narrada en primera persona por el protagonista, la trama de la novela se va complicando desde el estilo  “road movie” inicial a medida que van apareciendo nuevos personajes del entorno del escritor: su esposa, de una belleza esquiva y sugerente; la ex-esposa, quien contrata inicialmente al detective, de una sensualidad madura a la que aún no ha hecho mella la decadencia otoñal ; la madre del escritor, vieja octogenaria, también novelista ocasional, millonaria a causa del éxito de  sus dos únicas obras escritas con determinación y despecho, que convive con la ex-esposa en una mansión vecina  a la del escritor; una mafia dedicada a la prostitución y a la pornografía ilegal, etc.

Una vez iniciada su lectura, invita a continuarla el argumento cada vez más enrevesado y la creciente tensión que culmina en un desenlace imprevisto. Fomenta su atractivo con su lenguaje directo, las reflexiones ácidas de los personajes, su sarcasmo e ironía, el hastío que transpira la actitud de abandono y ebriedad de los protagonistas. Destaca el amigo escritor que ofrece reflejos del viejo Bukowski aunque menos reflexivo y más torturado por demonios cuyo infierno la botella no puede apagar .

Se recrea la novela en las complicadas relaciones personales y las complicadas personalidades. Es una novela negra sin buenos ni malos, sin un crimen que resolver salvo la búsqueda de la nínfula desaparecida.Poniéndome un poco místico el transfondo no deja de ser el sentimiento de desarraigo del personaje respecto de un modelo de vida que no siente suyo (matrimonio, familia) y la pérdida de un ideal propio que no acaba de recuperar debido,  quizás, al desencanto materializado en el climax de la novela.

Es una estupenda novela que se nota que está escrita en los albores de los años ochenta: drogas, alcohol, tipos duros, infidelidades, vampiresas fatales y viejas glorias en decadencia.   Su lectura es altamente recomendable.

Un saludo.

el ultimo buen beso-james crumley-9788498678956

Nº de páginas: 320 págs.

Editorial: RBA LIBROS

ISBN: 9788498678956

Año edicón: 2010. BARCELONA


Deja un comentario

“la noche tiene mil ojos” de William Irish. Una carrera sin sosiego hacia el cumplimiento de la fatalidad.


“Cuando reinara la oscuridad, cuando llegaran otras noches, cuando sintiera otros temores, volvería el recuerdo” W.Irish

¿Quién conoce a Cornel Woolrich? ¿Quién conoce a William Irish? Todos, presumo, si aplicamos al pie de la letra el adagio “por sus obras les conoceréis”,  pues su trabajo ha sido utilizado en  adaptaciones cinematográficas de enorme popularidad y calidad: ¿Quién no conoce “la novia vestía de negro (François Trufautt 1968), “la mujer fantasma” (Roy del Ruth 1941) o la afamada “la ventana indiscreta” (Alfred Hitchcock 1954)? La novela “la noche tiene mil ojos” también fue adaptada  al cine en 1948, dirigida por John Farrow y protagonizada por Eduard G. Robinson.

Se narra la historia inverosímil de un detective que, evitando el suicidio de una rica, joven y guapa heredera, se involucra en la agonía  que sufre el padre de ésta al habersele predicho la hora fatal de su muerte violenta.

Siguiendo un patrón bien definido en la obra de Irish, más que un relato de novela negra (etiqueta con la que se suele clasificar ),  yo creo que su objetivo  es el de presentarnos la evolución psicológica de los personajes en una atmósfera de creciente angustiaa que los envuelve ante la ineluctable fatalidad de la muerte anunciada.

Se me ocurre que el Sr. Irish quiso también hacer un guiño ligero a la novela gótica: no falta ni la profecía maldíta, ni la chica guapa con su leve carga erótica, ni la enorme y desolada mansión con su auténtica vidriera medieval.

Al lector se le enfrenta, con acierto, con su propia inquietud ante el íntimo deseo de una solución racional y feliz al conflicto de los personajes y la certidumbre cada vez más patente de que, pese al aparente absurdo de la predicción (la muerte en las fauces de un león) ésta tiene que llegar en algún momento. Y precisamente, cual tragedia griega, es la propia víctima el instrumento de ejecución y cumplimiento de su propio destino.

Es una novela de calidad con una trama inusual e interesante  y una ejecución atractiva que juega con ese sentimiento de desazón y miedo sutil que nos embarga cuando nos enfrentamos a situaciones oscuras  o sobrenaturales. Yo la leería (de hecho la he vuelto a releer). Un saludo

Título originalNight has a thousand eyes
TraductorJosé María Aroca
Páginas256
IdiomaEspañol
Publicación1945 (1986)
EditorialPlaneta
CategoríaNovela Negra
ISBN9788432086830


Deja un comentario

“llamada de un extraño” de Rafael Alcalde; paseando (literalmente) desnudos por el universo virtual (no tal virtual)


“La intimidad es otra de aquellas entelequias en las que nos gusta creer. La intimidad no es que no te oigan ni te miren, sino que no te importe o no sepas que te observan o te escuchan” R.A

Novela que gana, a lo largo de sus páginas, intensidad narrativa y profundidad psicológica y filosófica.

En un principio parece algo “floja”, quizás por la incipiente definición de los personajes (ciertamente estereotipados y con un rol perfectamente reconocible); Esposo, alto funcionario muy bien relacionado y altamente ocupado tanto en el terreno profesional como en otros terrenos más mundanos, con la ayuda de la Secretaria; Esposa, de gran valía intelectual pero insatisfecha laboralmente y, por lo que parece, en su matrimonio; Hija guapa, niña bién bién bién; Hijo altamente capacitado pero que renuncia a “un futuro mejor y más acorde con su posición” espoleado por la oposición formalmente correcta de su padres; Abogado, corrompible y corruptible (al final el único que llora la pérdida de su amigo); Empresario, cómo no constructor, campechano y muy en su ambiente en las cacerías y, seguro, en las gasolineras o en el yate…

La trama de la novela poco a poco se va complicando y acaba enganchando, aunque el desarrollo es algo previsible (yo que soy muy listo, o muy tonto, como se quiera mirar): la intromisión telefónica e informática en la vida de los personajes de un tal Sr. Lopez que, pese a ser una evidente amenaza para ellos, sabe jugar sutilmente con los deseos, ansiedades y debilidades de cada miembro de la familia para sonsacar información (que ellos solos van facilitando) y que utiliza para retroalimentar esa dinámica. Las motivaciones del Sr. Lopez quedan un poco desdibujadas pero en realidad poco importa el porqué.

Formalmente la novela acierta con el entramado dialogístico que sirve para desarrollar el argumento sobre todo con las salpicaduras de las acotaciones acotaciones subjetivas de cada personaje que le confieren una perspectiva necesaria para que el conjunto no asemeje un juego de ping pong entre los personajes sin esclarecer la trama. La lectura es, sólo aparentemente, sencilla y simple aunque contiene reflexiones y relata actitudes y comportamientos que nos llevan a niveles más profundos de análisis y comprensión.

Esa es mi opinión. Un saludo

Rafael Alcalde. La llamada de un extraño. 

Barcelona: Roca, 2012 (Roca Criminal).

ISBN: 978-84-9918-445-6

Novela ganadora del Premio L’H Internacional de Novela Negra 2012