lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


1 comentario

“el murcielago”, de jo nesbo: sicut erat in principio, et nunc, et semper, in secula seculorum.


“Andrew nació antes de la guerra, cuando la política de las autoridades consistía en «protegernos» como si fuésemos una especie animal en peligro de extinción. En consecuencia teníamos menos oportunidades de poseer tierras y buscar empleo. Pero la ley más estrambótica era la que permitía a las autoridades quitarle su hijo a una madre aborigen si existía la sospecha de que el padre no era aborigen.” J.N

 

Abusando del refranero, cual avispado escudero manchego, puedo empezar esta reseña advirtiendo que no puedes decir “de este agua no beberé, ni este cura no es mi padre”. Y no por mi afición al vino ni mi poca afición a las cosas de la iglesia, sino porque, de tener yo rabo, ya me lo hubiera pisado unas cuantas veces.

A raíz de mis reseñas anteriores de otras novelas de Jo Nesbo, concretamente “la estrella del  diablo” y “el muñeco de nieve“, hice profesión de fe declarando aborrecer de toda otra novela de este autor y mi intención de abandonar la adicción a las sagas literarias interminables. Y ahora me encuentro no solo reseñando esta “última” de “el murciélago” sino que me encaminé decidido a leer “el leopardo” y “las cucarachas”, que ya estoy acabando.

Por suerte acudió en mi ayuda un maestro maldito llamado Baudelaire, que nos dijo una vez que en la Declaración Universal de los Derechos Humanos se habían olvidado el derecho a marcharse y el derecho a contradecirse. Bien pensado, pudieran ser estos dos derechos “no humanos” el ejercicio y expresión de la plena y última de la libertad del hombre que se cuestiona y se replica a sí mismo, sin someterse no ya a la dictadura e imposición ajena, sino a la propia, a las cadenas forjadas con nuestros pensamientos y opiniones pasadas.

En aquel momento estaba cansado ya de las reiteraciones y los trucos de artificio con que los autores prolongan una serie de novelas acudiendo a los mismos guiños y señales fáciles para un lector, también fácil, que busca reconocerlos y se deja guiar mansamente por un camino muchas veces recorrido. Alguna decepción me había llevado con autores como Connolly, que han agotado la frescura inicial y nos ofrecen los tópicos y estereotipos presentados como seña de identidad de su marca, en una constante autofagocitosis que nos deja un producto degradado por el abuso y la saturación, sin nada nuevo que ofrecer más que un argumento previsible, en algunos casos, o tramposo, en otros.

Ahora, por el contrario, puedo alegar en mi defensa que, gracias a esa constante que se presenta en algunas editoriales españolas de no arriesgar en la presentación de autores nuevos y esperar a su consolidación el mercado extranjero para ofrecer sus productos en España, ocurrió que se publicó esta primera novela de la saga de Harry Hole mucho después de que hubiéramos tenido acceso, en español, a las seis o siete novelas posteriores. De tal modo que hemos podido disfrutar a la vez de la primera y de la última, pudiendo establecer comparaciones y pudiendo observar la evolución del autor y de su personaje. Y por ello puedo decir, (mea culpa, mea culpa), que me ha vuelto el gusto y que me ha gustado esta “nueva” novela de Jo Nesbo.  

Me ha gustado precisamente por su “novedad” y por lo exótico de su planteamiento, un detective noruego investigando en nuestras antípodas australianas, teniendo como “partenaire”  un detective aborigen australiano.   

Me ha gustado por apreciar en la construcción del personaje de Harry Hole una coherencia con el resto de su biografía posterior. Ese halo de fatalismo que le acompaña, esa constante sensación de dolor por el sentimiento de pérdida, de desengaño que se acentúa en las novelas posteriores, que nos explican y aclaran muchas cosas sobre su personalidad. Es de destacar la complejidad de los personajes secundarios, bien trabajados y, en modo alguno, secundarios o superfluos.  

También me ha gustado por la ambientación y el contexto histórico, esa faceta desconocida de la sociedad australiana, los graves errores cometidos por el proteccionismo estatal hacia los habitantes aborígenes que les privó del derecho a preservar su cultura y sus orígenes al otorgarles una protección encorsetada que eliminó su derecho a contradecirse a sí mismos, su derecho a evolucionar naturalmente, su derecho a marcharse.

Jo Nesbo nos presenta todos estos elementos y los une a una trama interesante que poco a poco va deshaciéndose hasta la solución final. Sin excesivos giros argumentales, ni conejos en la chistera. A mi juicio una de las mejores novela de la serie. Bienvenido, Jo Nesbo.

Un saludo  

SINOPSIS EDITORIAL: Harry Hole es enviado a Sydney desde Oslo para que investigue el asesinato de una mujer noruega, Inger Holter, cuyo cadáver ha sido encontrado entre oscuras rocas, al pie de un acantilado. La policía sospecha que fue violada antes de morir, pero no se ha hallado rastro alguno de ADN. Harry Hole tendrá como compañero de investigación a Andrew Kengsinton, detective aborigen australiano. Ambos sospechan del novio de Inger, Evans White, atractivo camello conocido por la policía. Sin embargo, Harry comienza a vislumbrar que el caso es más complejo de lo que a priori pudiera parecer, y poco después el equipo de investigación relaciona una serie de desapariciones y asesinatos sin resolver que sugieren que un asesino en serie anda suelto. Harry Hole es un joven y brillante detective, pero esconde un oscuro secreto. Durante su estancia en Sydney se enamorará perdidamente de Birgita Enquist, a quien le confesará lo que oculta su pasado y qué le aleja de su país… Todo lo que te puede destruir lo llevas dentro.

Jo Nesbø (nacido el 29 de marzo de 1960 en Oslo), Noruega, Líder y cantante del grupo musical de rock noruego Di Derre. Escritor de novela negra cuya primera obra apareció en 1997 publicó su primera novela negra Flaggermusmannen, que inaugura la serie del inspector Harry Hole, y que fue galardonada con el premio Riverton a la mejor novela negra noruega y el premio Glassnøkkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos. Después, siguieron otras, The BatThe CockroachesThe RedbreastNemesisThe Devil’s StarThe RedeemerThe SnowmanThe LeopardPhantomPolic

 

  • Título: El murciélago (Harry Hole 1)
  • Autor (es): Jo Nesbo
  • Traductor: MARIANO GONZALEZ CAMPO / BENTE TEIGEN GUNDERSEN
  • Sello: RESERVOIR BOOKS
  • Fecha publicación: 03/2015
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 384
  • ISBN: 9788416195008
Anuncios


Deja un comentario

“el hombre sombra” de cody mcfadyen: esa zona oscura del alma donde palpita un horror más allá de la sombra donde acaba la luz.


“Estoy hecha un lío, un amasijo de dolor y confusión aderezado por pequeños estallidos de pánico. No es la emoción lo que me abruma, sino la realidad” C.M. 

Con una metódica periodicidad, el mercado editorial nos va ofreciendo primeras novelas, o de autores que son desconocidos, cuya característica principal es que se convierten casi inmediatamente en “best seller” y encumbran a su autor a la categoría de “maestro” del género. Nosotros, pobres depositarios de la sabiduría ajena, ya no tenemos un criterio propio sino que aceptamos sumisamente la valoración del oráculo editorial. Seguramente nunca hemos tenido otra herramienta para juzgar y criticar el trabajo de un escritor distinta de la lectura directa de la obra. Y aún así, siempre tenemos que sortear comentarios externos, a veces interesados, que predisponen hacia su estimación o, por el contrario, su rechazo. 
La presente novela, como muchas otras, viene con la etiqueta de “fascinante” “impactante”, “magistral” y ciertamente cumple con esos adjetivos aunque a mi juicio ello no obsta a que sea una continuista, ni novedosa ni innovadora. Un poco más de los mismo en cuanto a temática, argumento y técnica narrativa. Por un lado, el asesino en serie, que se hace llamar Jack Jr. (como guiño al famoso Jack el Destripador), no deja de ser otro super-asesino más, con una capacidad de anticipación casi precognitiva, una mente brillante totalmente supeditada a su instinto sexual, asesino, sádico y depredador. Tampoco el argumento se aleja de otras novelas del género, igualmente retorcido, con giros y recovecos que despistan pero cuyo predecible final no se nos acaba de ocultar. También cuenta con los habituales ingredientes escatologicos y viscerales (literalmente) que son tan habituales en este tipo de novelas.
A pesar de todo ello, o gracias a ello, es entretenida, adictiva en algunas ocasiones. Y de fácil lectura.
Los personajes, sin embargo, son algo estereotipados pero porque todos ellos son tratados con un exceso de psicologismo que llega a hacer dudar al lector sobre si en esta historia hay algún personaje vulgar y corriente. Más que eso, desde el psiquiatra de la protagonista, hasta la menor de cuya tutela se hace cargo, siguiendo con sus compañeros profesionales, o incluso una simple señora mayor que pasaba por ahí, en los baños de una cafetería, TODOS, TODOS, son terriblemente perspicaces, empáticos, clarividentes, comprensivos, y conocedores de la naturaleza humana. Son personajes muy trabajados cuyas reflexiones personales son siempre profundas y su comportamiento es excepcional y siempre normalizado respecto de la tipología en que le encuadra el autor: el perfecto psicólogo, el perfecto policía veterano, el perfecto marido y la perfecta esposa, la niña perfecta y el perfecto compañero borde, hasta el perfecto novato y el perfecto asesino. No hay incoherencias, no hay divagaciones, no hay banalidad y de haberla, sería la perfecta banalidad.
En resumen, una muy buena novela de entretenimiento pero totalmente prescindible, de esas que se olvidan a los pocos días.
Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL:  Un cuerpo lleno de cicatrices y pesadillas cada noche es todo lo que le queda a Smoky. La mejor jefa del equipo FBI nunca imaginó que ella también sería una víctima, que una noche un maníaco entraría en su casa y mataría a su marido y su hija. Aunque ella misma acabó con el asesino, ahora sólo le queda la soledad insoportable. Sin embargo, descubre otro motivo para vivir: está dejando un reguero de cadáveres. Smoky reúne a su viejo equipo y vuelve a escarba en los secretos más íntimos de Smoky y saca a la luz recuerdos a los que nadie podría enfrentarse sin perder la cordura.

Cody MCFayden: escritor norteamericano, nacido en Texas en 1968. Sus dos novelas publicadas en castellano son  El hombre sombra, y El rostro de la muerte.

Editorial: Books4pocket (2010)
544 páginas
ISBN: 9788492801299
Traducción: Camila Batles Vinn


Deja un comentario

“la mirada del observador” de marc behm: el vínculo de una obsesión.


Marc Behm , nacido en 1925 en Estados Unidos y fallecido en 2007 en Francia, fue escritor y guionista, destacando en este campo obras tan singulares y de reconocida calidad como Charada (1963), de Stanley Donen, Ojos que te acechan (1999)El Amante de Lady Chaterley (1981), protagonizada por Silvya Kristel; o  ¡Help! (1965), protagonizada por The Beatles . Cultivó el género negro con también con una gran maestría si bien la fama no le alcanzó por un lado por su distanciamiento de la notoriedad y, por otro, por haber publicado principalmente en Francia, donde residía, lo cual impidió quizás una mayor difusión de su obra. en este campo, destacan sus novelas “La mirada del observador”, “No pretendas saber más”, “Crab”, “Un hombre al margen”, “La doncella de hielo”, “La reina de la noche”

Su dedicación, como escritor, al género cinematográfico no es baladí a la hora de reseñar la presente novela por cuanto que si algo destaca de su estilo es su tanto su ritmo frenético y ágil como el carácter tremendamente visual de sus escenas.  

Dos son los aspectos que destacan en esta novela. Y digo destacan por no decir deslumbran y resplandecen, que son adjetivos excesivamente luminosos para una obra de género negro azabache, oscura, profunda y umbría, que desciende al pozo del corazón del género humano y nos muestra, ciertamente, a dos personajes hundidos en un sumidero de sufrimiento y  desesperación y el camino que toma cada uno para mitigar su dolor.

Por un lado es admirable, respecto a un plano puramente formal, cómo la narración va discurriendo de un modo lineal y va ganando en velocidad de lectura, a medida que la acción se desarrolla, hasta el punto en el que es imposible parar de leer.  Su vocabulario sencillo, su estilo directo, que prescinde de superfluas descripciones de ambientes o paisajes, la ausencia de digresiones de carácter moral, social o psicológico afines a otras novelas del género,  hacen que nuestra atención se centre exclusivamente en los hechos, en el asunto, en el puro y neto argumento.

La narración adopta principalmente el punto de vista de un narrador omnisciente, que coincide con el protagonista principal, el detective privado llamado “el Ojo”, cuyo conocimiento de la acción lo adquiere por su obsesiva y sistemática vigilancia de la otra protagonista, Joanna.

El segundo punto destacable, la trama de la novela, se caracteriza por  su sencillez y a la vez originalidad, y por las connotaciones psicológicas que atraen a un lector inmerso en la vorágine de la acción.

El protagonista principal es un detective privado al que conocemos únicamente por el mote “el Ojo” – con gran acierto, no sé si del autor o de su traductora, puesto que inglés a un detective privado se le denomina “private Eye”- el cual sufre, de un modo traumático, la separación de su hija de corta edad, de la que únicamente conserva una fotografía colectiva de su escuela, que lleva a todas partes, sin saber distinguirla del resto de los alumnas. La superación de sus carencias psicológicas le lleva a realizar su labor detectivesca de un modo automático, estricto y eficiente pero sin apego alguno; se sobrepone a sus periodos de depresión mediante la cumplimentación compulsiva y adictiva de innumerables crucigramas.

La otra protagonista es una chica huérfana que también sufrió una infancia de maltrato y abandono que conformó una personalidad difusa, amoral y carente de empatía. Sin un verdadero sentimiento de amor propio, es incapaz de conformar una personalidad definida y opta como medio de supervivencia por la adopción de múltiples personalidades que enmascaran su verdadera identidad, recorriendo el país a la caza de maridos ricos a los que, cual viuda negra, va asesinando cuando ha conseguido extraer de ellos un beneficio material y pecuniario.

Un encargo rutinario por parte de la agencia de detectives de la que forma parte “el Ojo” conecta a ambos protagonistas y desde ese momento el detective proyectará sobre la joven asesina la imagen idealizada de su propia hija perdida y desconocida. Con la mera sospecha inicial de su identidad, dará rienda suelta a su obsesión y comenzará a indagar sobre su persona con la determinación de atribuirla la identidad de la que ella misma carece y él busca con ansia. Sin embargo a pesar de descartar tempranamente que sea su propia hija, no cejará en su obsesión de escudriñar cada uno de sus movimientos y la perseguirá por todo el país de ciudad en ciudad, dejando tras de sí un largo río de cadáveres.

Ambos forman un tándem indisoluble, una extraña simbiosis en la que se benefician mutuamente, ella de una manera inconsciente, aunque con cierta clarividencia sobre la existencia de un ángel guardián que la otorga protección y cuidados y él porque canaliza su compulsión y le permite adoptar y proteger a la hija que perdió.

Es una novela con muchas situaciones, muchos crímenes, muchos matices en cada uno de los personajes secundarios que acompañan a los actores principales. La valoración de ésta novela es muy positiva. Por su originalidad, por su acierto en la elección del tratamiento adecuado a su argumento.

Es extraño que la crítica que he leído sobre ella la cataloga unánimemente de obra maestra del género y, sin embargo, su autor sea un perfecto desconocido –en su vertiente literaria, que no cinematográfica- y que apenas hayan existido ediciones de su novela. Un autor de culto al que se le tiene en un pedestal apenas iluminado por la candela de la fama.

Un saludo.   

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Un detective fracasado recorre Estados Unidos tras la pista de una asesina, una mujer que liquida maridos tan pronto le llenan la cuenta bancaria y que podría ser su hija. Tal vez para expiar sus propias culpas,el hombre se dedica a borrar cualquier huella que pueda inculparla. La historia transcurre ágilmente a lo largo de tres décadas y narra en detalle más de cien asesinatos, que dan sustancia a una de las novelas policiales más perturbadoras que se hayan escrito jamás. Y sin duda una de las más originales, considerada por Le Monde en 1983 como la mejor novela del género publicada en Francia en una década.

  • Autor: Marc Behm
  • Traducción: Beatriz Pottecher
  • EDITORIAL R.B.A.
  • 240 páginas
  • ISBN: 9788498679236