lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


1 comentario

“linda, como en el asesinato de linda” y “quien mate al dragón” de leif g.w. persson: lo que pedro dice de juan, dice más de pedro que de juan.


“Un buen jefe debe saber delegar, pensó Bäckström, y puso los pies encima de la mesa en cuanto se quedó solo en el despacho. Además, ha de saber tomar decisiones, se dijo. Como por ejemplo, marcar en el teléfono el mensaje de «ausente en acto de servicio», irse a la habitación del hotel, tomarse una cerveza fría y echarse un sueñecito. En el peor de los casos, si la cosa se ponía caliente, ya lo llamarían sus fieles colaboradores. Después de todo, el jefe era él.” L.G.W.P.

—Tengo que pensarlo —dijo Bäckström. ¿Qué será de la Humanidad? ¿Qué será de Suecia? ¿Qué está pasando en el Cuerpo?, pensó Bäckström. ¿Y qué coño pasaría con la princesa y la mitad del reino?, se preguntó. L.G.W.P.

Después de un tiempo sin apenas acercarme a la novela negra nórdica, o escandinava, o sueca (que no voy a volver a divagar sobre su definición y categorización), he paseado mi mirada sobre las estanterías de la librería de aquí abajo para constatar que nada ha cambiado: sigue en alza la producción de nuevos títulos y se colocan todos ellos en un lugar bien destacado y visible. Aunque encuentro algún  nuevo autor invitado a la fiesta, no dejo de detenerme a ojear los viejos y manidos autores de siempre, los clásicos de toda la vida, esos que ya conocemos y que nunca defraudan. Y me decanto por el más admirado por mí, Leif G. W. Persson.

Hace tiempo saboreé su trilogía sobre el declive del Estado del Bienestar, curiosamente convertida en tetralogía por arte de las surrealistas matemáticas del mercado (o de los números, crematísticamente hablando); ya reseñé “entre la promesa del verano y el frío del invierno”,  “otro tiempo, otra vida” y “caída libre como en un sueño” y también “el detective moribundo“, toda ellas magníficas, sin excepción, y a ellas me remito para no redundar en opiniones y valoraciones, pido disculpas por el exceso en la autocita (no, en realidad no).

La reciente aparición de la serie de TV basada en el personaje de Backstrom, con ese mismo título, me hizo volver la vista a este autor y comparar mis percepciones sobre la serie con mis juicios sobre las novelas en las que se inspira, y siempre me pasa lo mismo con este autor, no solamente me encantó la primera de ellas sino que no pude dejar de leer, de seguido, la continuación, a falta de un tercer título aun por adquirir, “La verdadera historia de la nariz de Pinocho”.

Este no es mi espacio para reseñar películas o series de TV, solamente puedo indicar que la serie televisiva apenas alcanza a incorporar a su personaje las peculiaridades de su tocayo literario. No he profundizado en demasía, pero detecto solo unas meras referencias suprficiales, cierta extravagancia e incorrección política y una perspicacia e inteligencia detectivesca de la que, definitivamente carece el personaje literario.

Lewif G. W. Persson, nos describe un funcionario público totalmente amoral que rinde su inteligencia a la ambición de su ego y a la total y absoluta dedicación a su comodidad personal. Pudiendo parecer una parodia, una especie de Inspector Clouseau a lo sueco, relata en realidad todos los males de una organización policial dentro de un Estado democrático, proteccionista, garantista y formalista que sufre la presencia de individuos que saben sortear todas las dificultades organizativas para ascender en la jerarquía y vivir sin dar golpe. ¡Vamos! es sueño recurrente que tengo todas las mañanas y que se explota como una pompa de jabón en cuanto suena el despertador.

La habilidad del escritor sueco consiste en saber aplicar el humor sutil allí donde la tensión dramática puede decaer y ofrecernos a la par que una radiografía de la sociedad sueca desde el punto de vista cuasi sociológico o antropológico un estupendo relato policial , sin mas pretensiones que entretener y divertir. Pero es esa profundidad que subyace lo que lo diferencia de otros autores que se limitan a enmascarar las imperfecciones de su obra con el “gotelé” de la sangre y las vísceras.

 El estilo literario es es correcto; abundan los diálogos brillantes y esa característica suya que consiste en interpolar los pensamientos internos de los personajes en medio de sus conversaciones, de modo que nos ofrece de un modo hábil y muy humorístico la diferencia entre lo que pensamos y lo que decimos. Tampoco se excede en hacernos descripciones pintorescas del paisaje sueco, a modo de guía turísticas (como muchos otros autores nórdicos que se aprovechan de lo peculiar de su paisaje para introducirlo en sus novelas sin objeto ni utilidad alguna). Otro elemento a favor de estas dos novelas es la caracterización de los personajes principales, su acertada y profunda descripción psicológica, plagada de matices, creíbles e interesantes. Si acaso, flojea en los “cameos” de otros protagonistas de la anterior serie de novelas, que aparecen tangencialmente y, creo yo, el autor abusa de los tópicos y estereotipos ya normalizados en la trilogía anterior pero que un lector profano no alcanza a entender del todo.

En resumen, Leif G. W. Persson, es altamente recomendable, estas dos novelas son muy buenas, muy divertidas y además totalmente independientes la una respecto d ela otra. Otra cosa es que puedas dejar de leerlas a pares, como me pasó a mí.

Un saludo

SINOPSIS EDITORIAL:  En mitad de un verano sueco inusualmente cálido, la apacible ciudad de Växjö se convierte en el centro de atención de todo el país cuando una joven recluta de la academia de policía local es brutalmente asesinada. La situación no mejora cuando el jefe de policía de Estocolmo, un incompetente con delirios de grandeza, envía a un equipo del departamento nacional de homicidios para realizar la investigación. 

El equipo lo lidera el inspector Evert Bäckström, un policía cuyo máximo interés es abusar de sus subordinados y engañar a sus superiores […]

  • Traductor: CARMEN MONTES CANO
  • Sello: GRIJALBO
  • Fecha de publicación: 10/2012
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 560
  • ISBN: 9788425347955

SINOPSIS EDITORIAL: Dos cosas traen de cabeza a Evert Bäckström desde que ha recuperado el cargo de comisario tras una temporada de exilio forzoso en el almacén de objetos perdidos de la policía. En primer lugar, las órdenes tajantes del médico para que ponga fin a años de excesos alimentarios, alcohol y cero ejercicio. En segundo lugar, un asesinato de tantos, un caso típico y rutinario… en el que algo no encaja, aunque únicamente lo perciba él. Pero el instinto vuelve a darle la razón. A los pocos días Bäckström y su equipo tienen otro homicidio relacionado con el primero e indicios de su vinculación con un atraco a un furgón blindado que se cobró la vida de otras dos personas. Cuatro muertes sin resolver en una semana. El país entero necesita un héroe y Anna Holt, la nueva jefa de policía, necesita a alguien que mate por ella al dragón que ha clavado las garras en su distrito. ¿Logrará por fin el comisario sus quince minutos de gloria?

  • Traductor: CARMEN MONTES CANO
  • Sello: GRIJALBO
  • Fecha de publicación: 01/2013
  • Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 416
  • Medidas: 151 X 230 mm
  • ISBN: 9788425349065 
Anuncios


Deja un comentario

“otro tiempo, otra vida” y “en caída libre como un sueño”: de leif gw persson: sobre quien vigila a los propios vigilantes


“La verdad te afecta infinitamente más que la mentira. Cuando realmente  las ves delante de ti, puedes caer libremente, como en un sueño” L. G. W. P.

Estas dos novelas completan la trilogía sobre la serie escrita por el autor sueco Leif G W Persson titulada genéricamente  “el declive del estado del bienestar” cuya primera parte ya ha sido objeto de mi anterior reseña, a la que me remito expresamente. Aun cuando el título global nos pudiera inducir a pensar en un ensayo de contenido económico-político, cada novela cuenta en su título con una indudable carga poética: “entre la promesa del verano y el frío del invierno”, “otro tiempo, otra vida” y “en caída libre como un sueño”; ciertamente ni uno ni otros nos ilustran sobre el contenido de la obra: una extraordinaria serie de novelas de intriga política calificada de novela negra nórdica que destacan en calidad tanto por lo que tienen de negra y de nórdica como por lo que las diferencia de ambos subgéneros.

Aunque mi intención inicial no fue leerme seguidas las tres novelas, lo cierto es que en esa dura transición que sufre todo lector compulsivo en el momento de acabar una lectura e iniciar la siguiente, esa indecisión en la elección de un nuevo libro que nos abre a un mundo distinto al que acabamos de abandonar, fue resuelta inmediatamente a favor de la segunda parte, que ya estaba a mi alcance, y de la tercera, más adelante, cuando la incertidumbre  no pudo quebrar ya una voluntad determinada a consumar el asunto –lo que demuestra que la disponibilidad de los medios y la ocasión del momento son las principales causas de comisión de un delito. Son casi dos mil páginas, cuya mera lectura son un buen argumento para la recomendación, a menos que uno gozase de la gloria de la vida eterna o del infierno de un insomnio permanente, que no es el caso.  

Sin pretender calificar a la sociedad sueca de adultera y voluble, me sirvo de la literalidad de la cita de Juvenal “quis custodiet ipsos custodes?” -que no de  su contexto, comúnmente ignorado-  para titular mi reseña y resumir en una sola y genial frase la premisa que fundamenta esta trilogía: una visión irónica y ácida sobre la descoordinación, ineficacia, corrupción y inoperatividad de las instituciones policiales suecas y una crítica subyacente de la acomodada sociedad sueca en los tiempos previos al derrumbe del bloque comunista. El fracaso en la resolución del magnicidio de Olof Palme y el interés de encontrar una solución políticamente necesaria aunque chapucera y apresurada, deja en evidencia la falta de compromiso de la sociedad sueca con los valores que fomentaron sus logros económicos y sociales.

Estas dos novelas comparten personajes de la primera aunque varía el protagonismo de cada unos de ellos al variar también el marco histórico y temporal donde se desenvuelve la trama, me remito a la sinopsis de la editoria extractada más adelante. Su lectura puede ser independiente pues el oficio del autor, con sutiles referencias internas y aclaraciones, permite disfrutarlas separada y autónomamente. Personalmente creo haber disfrutado más con la última de ellas pues me ha parecido más entretenida, de lectura más rápida, sin dilatorias presentaciónes de los personajes, ni excesivas digresiones, ni quiebros de la trama. Continua con el tratamiento magistral del punto de visto subjetivo del personaje y ese juego a dos niveles en el dialogo mediante el que nos muestra lo que dice literalmente el personaje y a la vez sus pensamientos íntimos mientras lo dice.

“Otro tiempo, otra vida” está protagonizada principalmente por los detectives Bo Jarnebring y su joven compañera Anna Holt, quienes investigan un asesinato relacionado con el asalto a la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo en un remoto 1975 por integrantes de la banda terrorista de Baader-Meinhof. A raíz de la caída del muro de Berlín y la disolución de las agencias de espionaje comunistas, la ingente cantidad de información “sensible” sobre ciudadanos occidentales colaboradores del bloque comunista que queda liberada es objeto de comercio al mejor postor y de su contenido se revelan antiguas afinidades que pueden afectar a altos cargos de las instituciones suecas. Por otro lado, la prescripción de los delitos de antaño acelera la urgencia y necesidad de una resolución definitiva de antiguos casos policiales abiertos.

“En caída libre como un sueño” está protagonizada por  Lars Martin Johansson, cercano a la jubilación y una veterana Anna Holt. Su argumento gira en torno al irresuelto asesinato del Primer Ministro Olof Palme, casi veinte años después, cercano al momento de la prescripción del delito y dentro de una trama política donde la tensión entre la necesaria sujeción a la jerarquía administrativa-policial y la voluntad de resolver un crimen que quebró la imagen de tolerancia, neutralidad y eficacia de la sociedad sueca de la época.

Frecuentemente se nos presenta esta serie de novelas como un retrato sociológico de la sociedad sueca y se enfatiza la condición de criminólogo y periodista de su autor. Sin desmerecer dicho análisis, yo considero que constituyen más un retrato psicológico de una serie de personajes que, quizás, sean estereotipos del ciudadano sueco o de ciertos funcionarios policiales y como elementos de esa sociedad reflejan y describen su paradigma.  Las reflexiones que puede suscitar el tema planteado no debe apartarnos de su condición de una serie de novela de género negro.

El auge mediático y editorial de la novela negra sueca, nos ofrece  este tipo de novelas como un nuevo boom literario de reciente aparición que nosotros, lectores afortunados -léase compradores-, tenemos oportunidad de descubrir. El desafortunado fallecimiento del autor Stieg Larrson, unido a la circunstancia del anatema y persecución promovida en su contra por ciertas organizaciones filonazis, así como la rocambolesca peripecia de su legado literario –y pecuniario- acercaron al público su trilogía literaria sobre el personaje de Lisbet Salander y abrieron un camino a la novela negra sueca, nórdica o escandinava –que en estos lares sureños nos suena a lo mismo.

Leif G W Persson no comparte con la mayoría de los autores suecos –o escandinavos- el gusto por lo macabro y sangriento. El delito que relata es trivial, ordinario -trágicamente real e histórico- y el argumento tiene más que ver con una trama política que con personajes sociopatas o psicopatas. Su interés no estriba tanto en la resolución del enigma como el propio proceso de resolución y las intrigas y escollos administrativos, políticos y burocráticos que los personajes deben sortear para conseguir sus objetivos.

También tiene en común con otras novelistas suecos del género negro cierta exposición sutil de la trastienda del estado sueco, las grietas e imperfecciones del edificio sueco de la laboriosidad y eficacia de su sociedad y administraciones pública. Aunque tampoco es un instrumento para la radiografía de la sociedad sueca; carece del componente de crítica social que iniciaron los precursores Maj Sjöwall y Per Wahlöö y continuó con acierto Henning Mankell. Finalmente, es de agradecer que no abuse de largas descripciones de la topografía escandinava y su agreste climatología -elemento pintoresco de las estampas de  la iconografía nórdica de la que a veces abusan algunos autores, siendo novelas eminentemente urbanas, centradas en la ciudad de Estocolmo (magnífica en sus canales, puentes, callejuelas y plazas), aunque la ciudad no cuente con un circuito Persson y sí un circuito Stieg Larsson (sí, tuve que decirlo, yo estuve allí).

Un saludo

SINOPSIS DE LA EDITORIAL, otro tiempo, otra vida
A partir de la ocupación de la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo en 1975 por simpatizantes de BaaderMeinhof, el autor teje una trama impecable de secretos inexplicables, retratando una sociedad enferma de corrupción política y policiaca. Bo Jarnebring, detective policial de la vieja escuela y su colega Anna Holt, joven y brillanteagente, se enfrentan a una increíble conspiración que alcanza hasta las bases más sólidas y respetadas de la sociedad sueca.

 SINOPSIS DE LA EDITORIAL, en caída libre como un sueño

Llega la última entrega de la trilogía sobre el asesinato de Olof Palme El jefe de la Policía Nacional sueca, Lars Martin Johansson, un hombre criado en el Norte, agradable y simpático, está a punto de jubilarse. No obstante, antes de abandonar su cargo toma una decisión que tendrá graves repercusiones: revisar los archivos del asesinato, aún no resuelto, de Olof Palme, una herida todavía abierta de la sociedad sueca. Lars Martin Johansson decide formar un nuevo grupo de policías para reanudar la investigación y consigue abrir una vía entre los miles de archivos que esconden la verdad. Con una prosa concisa, rica y sobria, de humor sardónico y perspicaces detalles de la vida real, Persson va desgranando la investigación original. En su momento se equivocaron en todo: el arma del crimen, la vía para escapar, los testimonios clave. En pocas semanas, el equipo de policías de Johansson reconstruye el caso, obteniendo una versión muy distinta de lo que en su día se llamó «la pista policial». Sin embargo, el simpático jefe de policía a punto de jubilarse se convertirá en un títere de la trama recién descubierta; y su historia en el retrato de una persona agradable que vende su alma al diablo. En caída libre, como en un sueño es una obra maestra del suspense y la sociología, un escalpelo que se abre paso entre mentiras y sandeces con el ingenio mordaz y el ojo clínico que caracterizan a las novelas de los grandes maestros.

otro tiempo, otra vida (parte ii)-leif gw. persson-9788408093183en caida libre, como en un sueño-leif gw. persson-9788449321573

Ficha técnica

Fecha de publicación: Mayo/2010 y Sept/2008
512 y 720 páginas
ISBN: 9788408093183 y 978-8449321573
Formato: 12,5 x 19 cm.
Editorial: Booket
Colección: Bestseller Internacional
Traducción de Mayte Giménez y Frida Sánchez


3 comentarios

“entre la promesa del verano y el frio del invierno” de leif g. w. persson: la opulencia crea gigantes con pies de arcilla.


“Los rusos lo sabían, el asesor especial y los que eran como él sabían que los rusos sabían, y, naturalmente, los rusos sabían que el servicio de inteligencia sueco sabía que ellos también sabían. Cualquiera que supiera algo sabía todo lo que necesitaba saber y, lógicamente, se sabía también que aquello era, a grandes rasgos, un medio ineficaz para quien pretendiera ejercer alguna presión política, mientras a dicho conocimiento pudiera hacersele frente con una negación total por parte del que se viera sometido a esa presión” L.G.W.L

Si toda crisis económica trae consigo el síndrome del desencanto, la insatisfacción y la indignación –tan de moda en estos tiempos que vivimos-, un análisis erróneo de la realidad y una incorrecta identificación de las causas y orígenes del fenómeno pueden canalizar la ira y la radicalización de la población desfavorecida hacia objetivos equivocados y, llevados por una concepción ética dicotómica, elevar sus justas quejas a la categoría de guerra santa y solventar la supuesta afrenta recibida con la incitación al magnicidio, generalmente simbólico –aunque siempre pude haber exaltados y alucinados que lo materializan.

La sociedad sueca vivió a raíz de los años 50 y hasta la primera gran crisis del petróleo de los años 70 un oasis de estabilidad, prosperidad y bienestar objeto de rendida admiración por el resto de los países occidentales de su entorno. Gracias a los valores predominantes del esfuerzo personal y colectivo y al consenso efectivo entre las fuerzas empresariales, sindicales e institucionales, se fue desarrollando un sistema de protección social que pudo mantenerse económicamente hasta que se puso en evidencia, por un lado, el creciente gigantismo del aparato público y su excesivo protagonismo en la actividad económica, con el elevado coste que ello implicaba para el Estado y, por el otro, la creciente pérdida de ingresos que había llevado a alterar la proporción entre la carga impositiva y el reparto de las prestaciones públicas.

Con la insostenibilidad económica del sistema se produce un derrumbe del estado del bienestar y, con él, de las concepciones morales y de los valores que en su día ayudaron a su consecución y auge. No en vano la trilogía de novelas de la que forma parte la que es objeto de la presente reseña se titula “el declive del estado de bienestar”, puesto que, yo creo, el autor ha pretendido fijar la radiografía del deterioro de las instituciones políticas y, concretamente, del sistema policial y de justicia sueco, paralelo a la degradación paulatina de todo el país. Obviamente, no deja de ser una interpretación personal sobre una novela que, ante todo, es una obra de ficción –adscrita el género negro o de intríga política- cuya calidad excepcional debe ser valorada y criticada autónomamente, lejos de la contextualizacion histórica y sociológica de su autor.

El valor de esta novela, única de la trilogía a la que me he asomado –de momento- no radica tanto en la trama en sí, de cierta intriga inicial que luego va despejando las dudas del lector a medida que avanza, como la estructura y presentación y, verdaderamente, el propio contenido de la novela: la descripción de la sociedad sueca, sobre todo dentro del entramado de la institución policial y los servicios de seguridad del Estado, en los albores de la gestación del asesinato del primer ministro sueco Olof Palme –que nunca nombra pero que se identifica perfectamente.

El protagonista de la trama policial es un policía “de los de verdad” llamado Lars Martin Johansson que indaga las causas del supuesto suicidio del periodista americano Krassner; es un personaje íntegro, honrado, introvertido. El protagonista de la trama política es el jefe de los servicios secretos Berg, básicamente honrado, calculador, esquivo, astuto maniobrero en los pasillos del poder. Estos dos personajes son dibujados con todos sus matices, dentro de su ámbito profesional y en el entono familiar, con sus más íntimos pensamientos al descubierto, despejando el autor cualquier duda sobre sus motivaciones personales, sus miedos e inseguridades en lo personal y en lo profesional. En torno a ellos pululan una serie de personajes secundarios, retratados de un modo más sucinto, quizás algo estereotipados, pero que consiguen reflejar la variedad de personajes y caracteres de las instituciones policiales suecas. Ciertamente, personajes como Claes Watlin, psicópata asesino, obseso sádico-sexual, no deben abundar en la sociedad sueca así como el incompetente Bäckström, borrachin resentido, “escaqueador” profesional, que personalmente es el que más me atrajo por la ironía y el humor con que Persson retrata a un personaje de tan inverosímil compendio de mezquindad, bajeza, pereza e incompetencia, arquetipo del mal funcionario que seguramente exista, no tan concentrado, en el seno de nuestras sociedades occidentales. 

Me remito expresamente a la reseña oficial redactada por la editorial para no pisar la intriga de la novela y desvelar todo su argumento, si no lo he hecho ya. 

Se estructura como un relato cronológicamente ordenado, desde noviembre hasta marzo –Olof Palme fue asesinado en febrero-. Juega el autor con un incidente inicial que el lector conoce por la propia novela y que discurre, siguiendo el devenir de los distintos personajes, siempre en primera persona y siempre en un presente subjetivo- aunque con muchas referencias al pasado- y a la vez con otro incidente histórico, ocurrido realmente, que el lector también conoce pero fuera del relato, que es el asesinato aun no resuelto del primer ministro Olof Palme. Ambos hechos son convergentes a medida que se van desvelando, por un lado las circunstancias de la muerte de ficción y, por otro lado, la trama de intrigas e intereses que dan lugar al asesinato político real –siendo esto último, obviamente, una propuesta del autor igualmente ficticia, mera hipótesis novelada.

La novela tiene dos ritmos de lectura, en un primer momento, a medida que nos ofrece la presentación de los personajes, se desarrolla lentamente, con cierta dificultad para el lector a la hora de retener las profusión de nombre y topónimos suecos que, salvo la costumbre adquirida con las novelas de Larsson y Mankell, más bien parecen el índice de las colecciones del catalogo de IKEA. Los distintos personajes se van “presentando” a sí mismos mediante un relato en primera persona, siempre desde un punto de vista subjetivo, donde se revela, incluso, las motivaciones y pensamientos de cada personaje con lo que favorece nuestro conocimiento sobre los mismos e impregna la novela de la pátina psicológica y sociológica que pretende el autor. A medida que el relato avanza, la trama gana en intriga e interés, las intervenciones de los personajes son más largas, el relato fluye y pierde el carácter sincopado de las continuas interrupciones subjetivas de los protagonistas.

A mi juicio es una novela muy, muy, recomendable. No es la típica novela nórdica. Descubro en Persson otro autor sueco atípico como Lápidus pero con la diferencia en que las tramas de éste se sumergen en los canales y corrientes de la marginalidad y la delincuencia mientras que aquí, Persson, prima más la intriga política, los antecedentes filocomunistas del régimen socialdemócrata sueco, la sacrosanta neutralidad oficial sueca durante la guerra fría, las consecuencias en la operativa policial en la transición por cambio de gobierno, la colaboración internacional entre las agencias de espionaje… Vista esta primera parte yo creo que va a merecer la pena leer la trilogía entera.

Un saludo.

Leif Gustav Willy Persson escritor sueco nacido en Estocolomo en 1945, antiguo profesor de criminología y comentarista periodístico especializado en asuntos criminales. Empezó a escribir profesionalmente en 1978 con la trilogía compuestas por  Grisfesten (The Pig Party, 1978), Profitörerna (The Profiteers, 1979) y Samhällsbärarna (The Pillars of Society, 1982). Obtuvo con ella gran reconocimiento de crítica y público, siendo adptadas al cine. Tras un periodo de tiempo sin publicar obras de ficción, regresó al género de la novela negra con otra trilogía denominada en su conjuento  ‘El declive del estado del bienestar’  y compuesta por “Entre la promesa del verano y el frío del invierno” (2002), “Otro tiempo, otra vida” (2003) y “En caída libre, como en un sueño” (2007). 

RESEÑA DE LA EDITORIAL John P. Krassner, un ciudadano norteamericano desconocido, cae desde la ventana de un quinto piso en un edificio de apartamentos de Estocolmo. Parece un accidente, sin embargo algunos detalles inquietantes revelan lo contrario. Más tarde la policía descubrirá que la víctima estaba bajo la vigilancia del servicio de inteligencia sueco. Krassner, periodista por cuenta propia de pocamonta y con delirios de grandeza, estaba en Suecia siguiendo la pista de una historia increíble: cómo un topo sueco, o célula dormida, de los servicios de inteligencia de los EE.UU., reclutadocuando era joven, había pasado a asuntosmayores y ahora ocupaba el cargo de primer ministro de Suecia. Intentando atar cabos entre insinuaciones y medias verdades la policía debe investigar con mucho cuidado: está pisando terreno político peligroso… Esta es la historia de algunos hombres buenos e íntegros, los agentes de policía Bo Jarnebring y Lars Johansson, y algunas mujeres buenas, y cómo intentan hacer lo correcto en un mundo de corrupción, incompetencia, avaricia, violencia, mentiras sin fin y cretinismo puro.

Ficha técnica

Fecha de publicación: 08/01/2010
688 páginas
ISBN: 978-84-08-09200-1
Código: 734119
Formato: 12,5 x 19 cm.
Editorial: Booket
Colección: Bestseller Internacional
Traducción de Mayte Giménez y Frida Sánchez