lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


2 comentarios

“criaturas de la noche” de lázaro covadlo: pulga como animal de compañía.


“Pero es que yo soy una parte de tí, Dionisio querido. Ahora soy el núcleo de tu ser más íntimo y así seguiremos hasta que la muerte nos separe. Desde que habito en tí, te lo he dicho muchas veces, soy tu verdadera conciencia, encia, encia” L.C.

Lázaro Covadlo, escritor argentino, nacido en Buenos Aires en 1937, – cuyo origen judío se destaca en ciertas biografías como si elemento racial fuera significativo a la hora de elaborar una obra literaria. Sus obras más destacables son La cámara del silencio (1973), Conversación con el monstruo, finalista del premio Planeta Sur 1994, Remington Rand. Una infancia extraordinaria (1998) y la colección de relatos Los humaneros, de 1965 y Agujeros negros (1997). Criaturas de la noche obtiene el premio Novela Café Gijón 2004.

Esta obra es una pequeña novela de humor con múltiples lecturas, a medio camino entre la parodia y la crítica social, entre el relato del absurdo y la novela filosófica, pues de todo cabe en sus pocas páginas.

La estructura de la novela se desarrolla en dos partes; una primera parte nos ofrece el relato en primera persona del protagonista, Dionisio Kauffman, agente inmobiliario un poco patético y ruín, con una clara carencia de las habilidades sociales básicas y una acentuada distorsión en la concepción de sí mismo. Con una evidente referencia kafkiana, Dionisio despierta una mañana no convertido en insecto pero sí parasitado por uno, la pulga, un ser microscópico antediluviano que lleva habitando este planeta durante milenios hospedado en el oído interno de los animales, humanos y no humanos, de los que extrae los humores vitales necesarios para su alimento y subsistencia; un insecto que se autodenomina pulga y que se nutre no solo de excrecencias y fluidos del ser que convierte en huésped sino que lo manipula y dirige a su antojo para el cumplimiento de sus deseos egoístas.

La segunda parte de la novela alterna las peripecias de Dionisio con el relato de la pulga, sus orígenes, sus motivaciones y, a modo de disgresiones –con distinta tipografía-, el relato histórico de sus experiencias con otros personajes, paródicos como Vito Tarsicio o históricos como Einstein o la célebre Condesa ”Sangrienta” Bathory (¿quién ha visto la película “Los Cuentos Inmorales” de Walerian Borowczyk ?.

Con la novela nos llega el eco distorsionado de otras referencias literarias, como el “Fausto” de Marlowe, “el maestro y Margarita” de Bulgakov o “el Diablo Cojuelo” de Velez de Guevara (salvando grandes distancias): la pulga se erige en una figura mefistofélica pero de rango menor, el pepito grillo del protagonista, que le conduce, orienta y dirige, y frena esas meteduras de pata de Dionisio que le hacen fracasar social, profesional y personalmente. Con su ayuda Dionisio alcanza la fama, el “amor” correspondido y la fortuna, pero pagando un precio. El pacto, siempre presente con toda figura demoníaca, trae como consecuencia una pérdida esencial para el personaje; en el caso que nos ocupa, la pérdida de sí mismo, la incapacidad de disfrutar de la soledad y de la libertad de pensamiento propios. Al final el personaje cumple el destino que le vaticina su propio nombre y acaba en una bacanal.

Intencionadamente o no, la novela puede contener una reflexión sobre si el personaje actúa por sí mismo o por el contrario la intervención de la pulga verdaderamente rige su conducta; también sobre la motivación humana y sobre en qué medida pueden llegar a predominar las pulsiones sexuales en la conducta; sobre el mundo de las apariencias y la volubilidad, vacío e incertidumbre del progreso social.

Es una novelita interesante, divertida, y muy corta.

Un saludo.

  • editorial: EL ACANTILADO
  •  año de edición: 2004
  •  páginas: 176
  •  formato: RÚSTICA
  •  isbn: 978-84-96136-88-5
Anuncios


Deja un comentario

“montaigne” de stefan zweig: un relato de la propia obsesión.


“Pero lo que a mí me interesa e importa de Montaigne hoy es cómo en una época parecida a la nuestra, supo ser interiormente libre, y cómo, al leerlo, nos sentimos fortalecidos por su pensamiento” S.Z

Stefan Zweig (Viena, 1881 – Petrópolis, Brasil, 1942) fue un escritor enormemente popular, tanto en su faceta de ensayista y biógrafo como en la de novelista. Su capacidad narrativa, la pericia y la delicadeza en la descripción de los sentimientos y la elegancia de su estilo lo convierten en un narrador fascinante, capaz de seducirnos desde las primeras líneas. En Acantilado han aparecido ya La lucha contra el demonio (Hölderlin, Kleist, Nietzsche), Castellio contra Calvino (Conciencia contra violencia), Momentos estelares de la humanidad (Catorce miniaturas históricas), El mundo de ayer (Memorias de un europeo), La embriaguez de la metamorfosis, Veinticuatro horas en la vida de una mujer, Novela de ajedrez, Carta de una desconocida, Los ojos del hermano eterno, Ardiente secreto, El amor de Erika Ewald, Tres maestros (Balzak, Dickens, Dostoievski), Noche fantástica, La mujer y el paisaje,Correspondencia, Montaigne, La curación por el espíritu, El candelabro enterrado, La impaciencia del corazón, El legado de Europa, Amok, Viaje al pasado, Mendel el de los libros, ¿Fue él?, Los milagros de la vida, Las hermanas y las biografías Fouché y María Antonieta. (de su biografía en Acantilado Editorial)

En 1942, Stefan Zweig se suicidó junto con su esposa Lotte deprimido y desencantado respeto de su propio futuro y el de su país, envuelto en una guerra atroz e interminable. Sin fuerzas para afrontar la realidad, como el mismo dejó escrito, y sin material bibliográfico para continuar su trabajo, tomó la decisión de finalizar su vida y abandonó inacabado su último proyecto, la biografía sobre el pensador francés Michel Eyquem de Montaigne.

Pese a ser un trabajo inconcluso, no deja de ser un proyecto biográfico de un autor que demostró una valía inigualable en perfilar con lucidez los contornos sociológicos de los personajes objeto de su estudio y alcanzar la hondura psicológica de sus caracteres; todo ello unido a una prosa clara y fácil, como extraordinario novelista que era.

Este libro que nos ha quedado, de apenas cien páginas de extensión, carece de las características propias de una biografía pues apenas aporta datos, fechas y acontecimientos de la vida del biografiado, salvo hitos relevantes de su historia personal. Sin embargo es una estupenda invitación y prólogo para introducirse en la obra del autor de “los ensayos”.

Zweig traza una línea que define la trayectoria humana (personal e intelectual) de M. de Montaigne y no la abandona en todo el libro: la firme e inquebrantable voluntad de preservar la libertad individual y la independencia de pensamiento y acción frente a imposiciones coactivas, convenciones sociales y corsés intelectuales.

Destaca Zweig su innovadora educación, mediante la inmersión lingüística en el latín desde sus primeros años y el acceso que tuvo a las fuentes clásicas; la casi total ausencia de disciplina académica y el fortalecimiento de un espíritu crítico y analítico sobre la generalidad de la técnica pedagógica basada en la memoria y la asimilación por repetición. Igualmente resalta cómo la elevada posición económica  de su progenitor le permitió no someterse a más volubilidad que la suya propia y no a las arbitrariedades de los demás.

Así M. de Montaigne, cuando heredó la fortuna y propiedades paternas, concibió su cuidado y administración como una losa que le mantenía sepultado en la maraña incontable de las preocupaciones domésticas y cotidianas, entre las que incluyó al matrimonio. Por ello decidió iniciar una especie de destierro voluntario en la torre de la ciudadela de su propiedad y, rodeado de libros que ojeaba a su antojo, se puso a plasmar por escrito, sin sujeción a ninguna otra regla de estilo ni contenido más que a su propia voluntad, sus pensamientos y reflexiones cuyo eje era el propio autor.

Quizás de manera inconsciente Stefan Zweig se identifica con Montaigne al que nos presenta como una llama solitaria rodeada de la inmensidad de la noche de una era oscura y vuelca su propia obsesión sobre el incierto destino de esa época cuyo fin decidió no contemplar (adelantándose al amanecer, como dejo escrito a sus amigos). Zweig admira el coraje de Montaigne de “conservar impoluta la independencia intelectual y moral en medio de una castastrofe de masas” y a lo largo de todo el libro recalca esta cuestión.

Este es un ensayo muy recomendable como introducción a la obra de Montaigne, un aperitivo sutil, para un gran banquete intelectual.

Un saludo.

Portada Montaigne

  • Colección: El Acantilado, nº160
  • Temática: Historia, política y sociedad, Filosofía, Biogr
  • Traducción: J. Fontcuberta
  • Edición: Knut Beck
  • Prefacio: J. Bayod Brau
  • Notas: J. Bayod Brau
  • ISBN: 978-84-96834-29-3
  • Nº de edición: 5ª
  • Encuadernación: Rústica Cosida
  • Formato: 13 x 21 cm
  • Páginas: 112


2 comentarios

“nivel 26” de anthony e. zuiker y duane swierczynski: manifestación severamente mortal de la alergia al latex


“Para calibrar el nivel de crueldad y de violencia de los crímenes que se cometen, el departamento de policía de los Estados Unidos estableció 25 niveles de violencia (siendo el numero 25 el máximo). Nunca pensaron que se podría llegar a un nivel más alto… El nivel 26.” A. Z.

Una novela de intriga y suspense avalada por el creador de CSI y con un novedoso formato de digi-novela mediante el cual el lector se convierte en espectador al acceder vía web (mediante claves facilitadas por el texto) a diversos vídeos donde se nos muestran distintas escenas que aparecen en la novela.

Pese a la voluntad de innovación considero que al segundo viaje al ordenador para visionar el vídeo el lector genuino se aburre y no interrumpe la lectura y el espectador de TVI posiblemente prefiera CSI.

Por lo que respecta a la novela, la ficción a veces se confronta con la realidad y deja al descubierto un juego de espejos en el que mutuamente se interrelacionan e influyen  ambos mundos, pero aquí NO ocurre así. Le falta esa dosis justa de credibilidad para no romper el equilibrio entre una novela de intriga y un manga de superhéroes y villanos. No es creíble, aunque sea ficción, que un super-asesino casi inhumano, cuente con infinidad de medios técnicos de los que el FBI carece o, al menos, no este protegido frente a la sistemática vigilancia monitorizada por video, audio y GPS. Tampoco es creíble el abuso de sus dotes de yogui para camuflarse, durante horas y sin casi respirar, y en absoluta inmovilidad, en el más minúsculo escondrijo. El único hallazgo de la novela, de argumento ciertamente vulgar y estereotipado es el exótico traje de látex del personaje principal, el malo, quien envuelto en un traje de cuerpo entero, embutido con la ayuda de cuatro barras y media de mantequilla, pasa el trance de vestirse y a partir de ahí  el resto de la novela pierde interés y fuelle.

Siento decir que la novela no es “el silencio de los corderos” o “dragón rojo” ni tampoco “seven” y auque su ritmo sea rápido, trepidante y casi cinematográfico, es precisamente ese artificio el que empaña la calidad de la novela en tanto que se detecta la prisa y no la agilidad, la superficialidad y no el laconismo.

 Su argumento es sencillo y trillado, un asesino en serie que nunca ha podido ser ni identificado se ensaña con la familia del investigador del FBI que una vez casi consiguió derrotarlo para hacer que vuelva de su retiro y aceptar el reto de atraparle, cuando en realidad lo que persigue es el éxtasis masoquista de su sacrificio. Pueblan la novela personajes tipo como el político hipócrita y manipulador, la esposa en perfecta comunicón espiritual con el detective, genio investigador, el jefe amigo abnegado y sacrificado, la compañera de trabajo, admiradora secreta, los esbirros impersonales, las víctimas abundantes y el malo, malísimo e inteligentísimo.

Sobre la base de una supuesta catalogación de criminales, el nivel 26 es, precisamente, ese tipo de criminal que no existe en la realidad sino meramente en la ficción y una ficción, además, sin contraste con la realidad sin “credibilidad” ni verosimilitud, una ficción imposible. Esta es la tara de la novela “nivel 26” .

ANTHONY E. ZUIKER es el creador y productor ejecutivo de CSl (Crime Scene lnvestigation) ; DUANE SWIERCZYNSKI es periodista y escritor de novelas.

Un saludo.

Nivel 26

  • Título original: Level 26: dark origins
  • Editorial: Planeta
  • Año publicación: 2010
  • Traducción por: Aleix Montoto
  • Páginas: 408
  • ISBN-10: 8408095358
  • ISBN-13: 978-8408095354


2 comentarios

“música de callejon” de george pelecanos: bandas, marginalidad y delincuencia que marcan fronteras invisibles, otro país dentro de la ciudad.


“No era más que una forma de marcar territorio: somo enrollados y habrá paz si nos quedamos detras de nuestras fronteras imaginarias” G.P

Música de Callejón es una novela de apreciable calidad pese a contar con la desventaja de mostrarnos un escenario irreconocible, un ambiente desconocido, unos personajes arquetípicos fuera de nuestra órbita sociológica y una banda sonora inidentificable: porque el Washington D.C. que nos describe no es el de la capital del Imperio sino el de el  ecosistema de los barrio marginales donde impera el poder de los colores de las bandas, constituyéndo unas fronteras invisibles y su propio código de supervivencia y depredación; porque la delincuencia no solo consiste en el trapicheo de las drogas y las armas sino que presenta unos contornos difusos donde cada uno bordea la legalidad bien activamente bien pasivamente, asintiendo calladamente ante las infracciones cotidianas; porque la música que suena en el callejón no es nuestra música (al menos la mía, salvo el gran Bruce Springsteen) y no nos identificamos con ella; porque hasta las marcas de los vehículos las oímos por primera vez.

Pese a todo eso, la novela avanza a su propio ritmo, con la voz de fondo del narrador omnisciente que se alterna sin transición con la voz autónoma de cada personaje, sus pensamientos y reflexiones que se solapan con la acción que lentamente va encaminándose hacia la previsible tragedia final. Se destaca algunos pasajes en que el hilo conductor es la música que suena en la emisora local y que varios personajes simultáneamente incorporan a sus pensamientos mientras interactúan entre ellos.

George Pelecanos es un escritor. productor y guionista  estadounidense , nacido en Washington D.C. en 1957. Licenciado en la Universidad de Maryland. Especializado en la literatura del género policíaco muy alabado en su país natal y cuyas obras apenas están siendo traducidas al español: Sin retorno 2010; El jardinero nocturno 2009; Drama City 2008 (2000); Revolución en las calles 2005; Música de callejón 2004; Ojo por ojo 2003; Mejor que bien 2002 (fuente lecturalia.com). Quizas sea más conocido por la afamada serie televisiva “The Wire”.

La trama es insustancial porque no es necesaria ni importante para conferir el carácter de “telerealidad” a la novela: en medio de un procedimiento judicial con posible condena de pena de muerte para un cabecilla de las bandas de la ciudad, los subalternos se dividen en facciones que pretenden asumir el control total; en este contexto, el detective privado Strange y su compañero Quinn aceptan un encargo del hermano mayor de uno de los capos del güeto para encontrar a una antigua novia, a la que al final asesina y, a su vez, es asesinado por miembros de la banda rival. La novela acaba con una saturnal sangrienta en la que uno a uno van siendo eliminados los pandilleros y el compañero de Strange, en una subtrama paralela en busca de otra joven desaparecida.

En vez de asesinatos truculentos, tramas enrevesadas, afiladas disecciones psicológicas y desdichados lamentos acerca del poder limitador de la burocracia sobre la iniciativa e intuición del héroe de turno, la novela abunda en reflexiones sobre la pena de muerte, el poder de las bandas, la integración de los pandilleros en la sociedad, la polémica sobre la prohibición de las armas o su legalización y las argucias para sortearla así como los intereses creados en torno a este comercio alegal, la falta de permeabilidad entre negros y blancos . Recomendable.

Un saludo.

portada del libro

  • 01 ed. 2004
  • Ediciones B
  • Colección: LATRAMA
  • Traducción; Eduardo Iriarte Goñi
  • ISBN: 978-84-666-1796-3
  • EAN: 9788466617963
  • 336 páginas


Deja un comentario

“cuervos” de john connolly: las cartas del mal siempre están mal barajadas.


“Conocía la existencia de una forma del maldad que rebasaba toda capacidad humana, el manantial del que bebían todas las demás manifestaciones de la maldad” J.C

Ya hice una reseña sobre la novela “todo lo que muere” de este mismo autor y un breve análisis personal sobre la serie “Charlie Parker” y a ella me remito; a falta de algo mejor… ahí dejo mi autocita  (http://wp.me/p2Dojb-6z).

En esta nueva novela, el autor, en mi opinión, a diferencia de anteriores entregas como “voces que susurran” o “a traves del espejo” , vuelve a la senda de “todo lo que muere”; pero el camino aún es largo y tortuoso y la cima de la excelencia se vislumbra en la lejanía.

Se nota en esta novela un trabajo más pausado, quizás escrita menos apresuradamente y por ello más detallista en la descripción de ambientes, paisajes y personajes. Pero, como puede pasar en otras largas sagas literarias (me refiero a la  serie sobre Rebus de Ian Rankin, o la serie de novelas de Hening Mankell dedicadas a Wallandera o las de Connelly sobre Harry Bosch)  la caracterización del personaje principal está ya muy definida y condiciona entregas posteriores, por lo que pocas novedades nos puede ofrecer y, si acaso, el público adicto reclama más de lo mismo que otra orientación la buscan en otros autores.

La trama, como todas las de Connolly, es atractiva por su truculencia y monstruosidad explícita, lejos de nuestra percepción de la realidad cotidiana que la maldad subyacente se nos antoja como lo que es, una representación novelada cuya premisa inicial es la confluencia en una pequeña población americana de aberrantes pederastas y pedófilos, aderezado con presencia de la mafia irlandesa, intrigas policiales, e intereses divergentes entre distintas agencias gubernamentales. Afortunadamente, para nuestra tranquilidad espiritual, la novela no pierde su condición de obra de ficción pese a que los hechos relatados bien puede haber ocurrido.

Para mayor desdicha de sus incondicionales lectores el autor se ve obligado a “meter” en la novela a todos los personajes secundarios de la serie, quizás para dotarla de continuidad y facilitar el reconocimiento e identificación con la misma y en este caso destaca sorprendentemente la fugaz aparición de los hermanos Fulci quienes, a modo de cameo televisivo, pasean por un par de páginas, con un dialogo insulso y una presencia fugaz e innecesaria en el desarrollo de la trama de la novela.

Con otros personajes esenciales como son Angel y Louis ocurre algo parecido. Siendo importantes en la serie parece obligado incorporarlos a la presente historia, pero su intervención es apresurada, episódica y vanal (sólo tiros y poco más); sin embargo, el autor desecha seguir con una subtrama referida a la trata de mujeres que interrumpe tan bruscamente como la inició y que no aportan nada ni al argumento ni a la caracterización de dichos personajes, paródicos de sí mismos.

A pesar de estas notas negativas es una buena novela, con una acertada combinación y alternancia entre los relatos introspectivos de los personajes y la penetración psicológica en sus procesos mentales que nos muestran la personalidades de seres que vivieron tempranamente una traumática experiencia y se convirtieron en instrumentos del mal, verdugos de inocentes y victimas de la enormidad inconcebible de su depravación.

Ligeros elementos paranormales no aparecen sino mediada la novela y se mantienen hasta el final, sin abuso ni exceso, en una correcta proporción y enmascarados bajo la fragmentada psicología del criminal, por lo que, otra vez magistralmente, Connolly consigue reforzar ese aspecto de su obra sin convertirla en un remedo de expediente X o de los relatos de ultratumba.

Un saludo.

  • NARRATIVA (F). Novela
  • Septiembre 2012
  • Traductor: Carlos Milla Soler
  • Andanzas CA -787
  • ISBN: 978-84-8383-427-5
  • País edición: España
  • 384 pág.


Deja un comentario

“perros callejeros” de elmore leonard: cumpliendo el sino fatal de su arquetipo.


“-Estoy hablando del principio, de lo que significa ser perros callejeros. Tú y yo, lo somos mientras estemos juntos: aqui o afuera.”

Elmore Leonard, escritor y guionista norteamericano, nacido en 1925. autor de novelas como “Joe Labrava” (citado en ésta novela) o “Blues del Mississipi”. Considerado unos de los padres vivos, de la Novela  Negra Americana (lo que quiera que esto signifique).

Como no deja de decirnos la portada del libro, la pueblan magnates del hampa, ladrones de bancos, mujeres fatales e implacables agentes de la Ley. También dice que es una obra maestra, pero ésto último, personalmente, no lo veo por ninguna parte. La novela, según mi criterio, es aceptable, pero no una obra maestra.

Lo cierto es que “Perros Callejeros” tiene un cierto aura de guión cinematográfico de película de los años 50. Evoca películas como “El cartero siempre llama dos veces”, la de 1946; “El crepusculo de los dioses”, de W.Wilder (1950); o “al Rojo Vivo, de R. Walsh (1949).  Con el vértigo irresistible hacia el crimen que provocan esas mujeres fatales; con ese tufo penitenciario, hosco, huidizo y marginal que se orea en la brisa de las palmeras calfornianas; con los atardeceres tropicales donde se adormece el tedio de vivir de los ricos y famosos deseosos de representar una nueva aventura cada día. Pero por dicho motivo, ese “deja vu” l ahace perder espontaneidad y naturalidad, a pesar de la agilidad de sus diálogos y la carencia significativa de disgresiones ideológicas, vivenciales o filosóficas a que nos costumbran otras novelas del género.

Lo mejor de la novela es, sin duda, el personaje de Dawn Navarro, excepcionalmente capacitada para percibir las señales corporales y el lenguaje no verbalizado para “anticiparse a su interlocutor y “leer su pensamiento”. Manipuladora, insaciable, fatal. Los demás personajes, meros estereotipos que no se salen del molde.

Se puede leer, pero no va a dejar huella.

Un saludo.

PERROS CALLEJEROS

  • traductor: MARTÍNEZ MUÑOZ, CATALINA
  • editorial: ALIANZA EDITORIAL
  • año de edición: 2012
  • páginas: 352
  • formato: BOLSILLO
  • ISBN: 978-84-206-7368-4
  • materia: NOVELA POLICIACA


Deja un comentario

“filosofía a mano armada” de tibor fisher: manual de instrucciones, cómo robar un banco con una pistola y una cátedra en filosofía.


“El robo de bancos, si se lleva adelante filosóficamente, no hace daño a nadie. Emocionamos. Entretenemos. Estimulamos la economía. Aceleramos los corazones. Provocamos pensamiento. Y además, incuestionablemente, es una mera ilusión. Uno se lleva el dinero, pero ¿dónde va a parar? A un banco. Como el agua, el dinero está atrapado en un ciclo, se mueve de banco en banco. Sólo lo sacamos fuera para que le dé un poco el aire fresco.” T.B.

Tibor Fischer nació en Stockport, Gran Bretaña, en 1959; periodista y escritor. Su primera novela, Bajo el culo del sapo, obtuvo en 1992 el Betty Trask Award y fue finalista en 1993 del Booker Prize. Sus otras obras son Filosofía a mano armada,  El coleccionista de coleccionistas,  Viaje al fondo de la habitación y Quién fuera Dios.

El presente libro es un ejemplo rotundo y contundente de como es posible el  humor inteligente en la literatura contemporánea sin chabacanerías ni recurso a la risa fácil, integrado en una trama entretenida e ingeniosa.

La novela relata las peripecias del profesor de filosofía, Eddie Feretro, que huye de Cambridge por ciertos problemas (legales) y recala en París, donde, por circunstancias conoce a un atracador de bancos “profesional”, Hubert, y decide dedicarse al negocio tras sopesar socráticamente las alternativas: Surge así la “Banda del Pensamiento” que alcanza notoriedad mediática por el espectacular desprecio de lo común en sus golpes.

Sin pretender desvelar el desenlace, puedo decir que, tras el paso por el mundo de la delincuencia organizada del profesor Eddie Feretro ni los métodos criminales ganaron en sofisticación ni hubo aportaciones significativas a la epistemología de la Filosofía Occidental en cuanto a orden y sistematización. Como colofón, un glosario con algunas Z de dudosa utilidad práctica.

El profesor Eddie Feretro nos recuerda a otro gran personaje, inadaptado,  dionisiaco, egoísta, compulsivo, manipulador, indolente, abúlico  y gandul que fue Ignatius J. Reilly (de “La conjura de los necios“). Genio del absurdo hasta la desesperación, su visión del mundo sufre una grave distorsión (que se manifiesta, a modo de tic, en su obsesión con la letra Z) que provoca repulsión a las personas lógicas, metódicas y racionales, pese a reforzar sus acciones con argumentos filosóficos de intachable ortodoxia.

Un saludo.

  • Fischer, Tibor, (aut.)
  • Absatz, Cecilia, (tr.)
  • Tusquets Editores
  • 1ª ed., 1ª imp.(06/2001)
  • 376 páginas; 19×13 cm
  • Idiomas: Español
  • ISBN: 8483107570 ISBN-13: 9788483107577