lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

total keops, de jean claude izzo: trazo negro sobre mixtura multicultural

2 comentarios


“Me cruzaba Marsella, pero sin enterarme de nada. No conocía más que su sorda violencia, y su racismo a flor de piel. Se me olvidaba que la vida no solo era eso. Que en esta ciudad, pese a todo, a la gente le gusta vivir, ir de juerga” J.C. I.

Novela negra pero no solamente novela negra: siguiendo la tradición clásica de la novela negra mediterránea, cuyo principal precursor fue Manuel Vazquez Montalban, Jean Claude Izzo nos ofrece una novela totalmente diferente a la corriente de la novela negra nórdica que en los últimos tiempos ha acaparado nuestro tiempo (mea culpa). Esta es una novela centrada principalmente en los personajes, sus vivencias, sus circunstancias y las de la sociedad en que se desarrollan sus vidas. El crimen inicial al que se dirige la investigación policial no es sino la excusa para desarrollar una trama íntima y personal del protagonista y su relación espacial -geográfica- y temporal –biográfica- con la ciudad de Marsella, que nos presenta como un elemento protagonista más.

 Marsella, sí, pero desde una perspectiva distinta de la mirada de un turista ocasional que se maravilla ante la monumentalidad de su antiguo esplendor medieval, renacentista y moderno; o de la de un funcionario orgulloso de su pujante primacía como el principal puerto comercial mediterráneo y su segundo puesto en cuanto a nivel demográfico dentro de la república francesa.

 La ciudad de Marsella que relata y describe la novela es la de sus barrios marginales, principalmente el Parnier, la ciudad mestiza e intercultural cuya población se ha venido nutriendo en distintas oleadas de inmigrantes italianos, griegos, rusos, españoles o argelinos que, sucesivamente, huyendo de sus respectivas guerras, revoluciones o descolonización, han constituido un primer núcleo inmigrante y posteriormente una ciudadanía de segunda o tercera generación, reconocida legalmente con plenos derechos y, sin embargo, parcialmente aceptada por la Francia tradicional y no del todo asimilada a la “civilización” francesa; una población extraña, cultural, religiosa y racialmente.

 Y también la Marsella depauperada, paciente víctima de las mafias internacionales, y los carteles de la droga que reclutan bandas de jóvenes criminales sin otra salida vital y personal que servir de tropa de choque armada con Kalasnikov.  

 En este contexto se destaca en la novela que, bajo el vehículo discursivo de una trama ágil, intrigante e interesante, en la que se resta importancia a la truculencia o complicación del asesinato inicial, desencadenante del argumento (de cuya indagación se ocupa obsesivamente el protagonista), el grueso de la narración consiste en el conflicto personal de dicho protagonista que mantiene con su pasado y con su porvenir.

 Fabio Montale, es un policía mediocre que ha ido dejando de lado su promoción profesional abandonada por el desarraigo y desencanto que anima su vida y que rezuma por todas sus poros. Su trabajo consiste en ser un enlace entre el departamento de policía y los grupos de ciudadanos inmigrantes. Un camino intermedio entre el trabajo policial y el trabajo de un asistente social, pero sin llegar a ser completamente ni uno ni otro.

 Su vida personal no es menos caótica y gris. Sin apenas amigos, con relaciones personales que siempre alcanza a valorar cuando acaban, imposibilitado de amar porque su amor ya lo entregó a la mujer de su vida, Lole, la amiga de la infancia cuyo cariño compartieron y disputaron el trío de amigos, Fabio, Ugo y Manu.

 Los cuatro crecieron en el barrio arrabalero del Panier, hijos de inmigrantes italianos y españoles, que pronto vieron en el crimen la salida fácil que la sociedad les negaba por su baja extracción social y racial. Después, el servicio militar les dispersó y con la madurez sus caminos profesionales divergieron: Ugo continuó como mercenario, Manu permaneció en el barrio consolidando su carrera criminal dentro de las mafias locales –y quedándose la chica con él- y Fabio, renegando de su pasado, convertido en policía en la misma ciudad cuya atracción y rechazo le llena de amargura, tristeza y soledad.

 Manu, el pilluelo carismático que forjó la amistad de los cuatro amigos es asesinado en extrañas circunstancias, relacionadas con las intrigas y rencillas en el seno de las mafias internacionales que se disputan su primacía en el ámbito de influencia de Marsella. Ugo también es asesinado cuando maquinaba la venganza por la muerte de su amigo. Fabio, el policía, el único sobreviviente junto con Lole, pretende esclarecer los hechos desde su trabajo policial. Al final… siempre hay un final (no digo más, únicamente que el título “total keops” alude a la expresión homófona francesa, su idioma original, “caos total”)

Las aficiones musicales de algunos personajes definen su carácter y, a lo largo de la novela, resuena una especial banda sonora. En este sentido me parece un tratamiento muy especial del personaje, muy similar a cómo va desgranando Ian Rankin las preferencias musicales del detective Rebus.

 En resumen, esta es una novela muy personal, muy entretenida, muy comprometida (con la interculturalidad, el mestizaje y la abolición de la exclusión social) y muy sensual (donde predomina la expresión de los sentidos, la luz, los olores y los sabores mediterráneos). Jean Claude Izzo continuó con éxito la línea marcada por Vazquez Montalbán, con un claro guiño al escritor catalán al apellidar Montale a su protagonist. También ha retomado con éxito el compromiso social maridado con las tramas criminales el escritor griego Petros Markaris. El fallecimiento del autor sólo nos va a permitir disfrutar de las otras dos novelas de la trilogía, Chourmo y Soleá. Un saludo.

 Jean Claude Izzo: poeta, escritor y periodista frances, nacido en Marsella, en 1945 y fallecido en enero del 2000. Hijo de padre italiano y madre de ascendencia española aunque nacida en Marsella. Su actividad política estuvo ligada al Partido Comunista Francés. Ha publicado antologías d epomeas y novelas, destacando un cierto éxito con su trilogía sobre la mafia marsellesa: Total Keops, Chourmo y Soleá, todas publicada en España por Akal.

titulo del libro

  • EDITORIAL AKAL
  • ISBN 978-84-460-3630-2
  •  PÁGINAS  256
  • TRADUCCION: Matilda Saenz
Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

2 pensamientos en “total keops, de jean claude izzo: trazo negro sobre mixtura multicultural

  1. Me encantó este libro. Me encantó el tono y la larga lista de perdedores dignos que aparecen en sus páginas. Me has recordado que debería leer los otros dos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s