lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“la fuerza de su mirada” de tim powers, una mirada insólita al abismo.


“En el aspecto visual, esas criaturas no saben hacer gran cosa, pero en lo que respecta al lenguaje… Bueno, son como cerillas encendidas arrojadas al interior de un barril de pólvora. Me pregunto cuántos de los grandes escritores del mundo debieron sus dones a las, en última instancia, catastróficas atenciones de los nefelim” T.P.

Ya nos advertía Nietszche que “quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. La novela de Tim Powers es un juego de miradas entre el monstruo y su víctima, un baile de seducción en el que siempre el vampiro necesita la previa invitación de su pareja, anhelante de la belleza, la inmortalidad y la fecunda inspiración que se le ofrece, aunque al costoso precio de la sumisión, la soledad y el sufrimiento de los seres queridos.

En esta novela se recrea desde una perspectiva fantástica, las peripecias italianas del mejor y más señero Romanticismo Inglés, en las biografías de Byron, Shelley y Keats, todos ellos emparentados con la musa, el tormento y el horror.

En efecto, con gran maestría por parte de Tim Powers, en un soberbio ejercicio metaliterario y recreación histórica, nos relata la estancia a principios del siglo XIX de los poetas Byron, Shelley y Keats en el contexto de las convulsiones entre los distintos Estados y Ducados italianos y las revueltas carbonarias contra la dominación austriaca, tiñendo las sombras y lagunas de la Historia con un tinte entre fantástico y aterrador, convirtiendo la novela histórica en un relato de horror gótico.

Sin develar la urdimbre y la trama argumental, podríamos decir que tomando como base la realidad histórica contrastada y con justificación en toda una tradición mitológica hebrea, grecolatina y centroeuropea, plagada de seres sobrenaturales como los néfelin (los gigantes descendientes de los ángeles caídos, anteriores al Diluvio), las Grayas (tres deidades preolímpicas con dotes adivinatorias que poseían un solo ojo compartido entre las tres y que ayudaron a Perseo a derrotar a la Gorgona)  la Esfinge, las lamias (monstruos femeninos), Tim Powers nos explica y justifica que el genio creador de talentos literarios surge de esta especie de simbiosis entre el anfitrión humano y su espos@ inmortal.

La novela se inicia con la famosa escena ocurrida entre Shelley, Byron, Mary Shelley y el John William Polidori, en la que se retan mutuamente a crear un relato de horror, producto de la cual surgirían posteriormente la novela “Frankenstein” de Mary Shelley y el “Vampiro” de Polidori. Este inicio marca el estilo de toda la obra, en la que las referencias expresas, y a veces no tanto, al trabajo de estos autores, van marcando los hitos del relato como señales ocultas para la interpretación futura de su obra literaria desde esta mirada aterradora.

Powers ha sabido entresacar de obras como El Giaour de Byron, El mortal inmortal de Mary Shelley, el poema Lamia de Keats o La dama magnética a su paciente de Percy Shelley los suficientes detalles como para encajarlos magistralmente en la trama y dotar de coherencia y credibilidad a su relato, presentándonos una historia de vampiros pero alejada del clásico estereotipo, más bien como unos entes sobrenaturales que siempre han estado presentes en la historia de la humanidad, asociados a la creación literaria, pero paradójicamente ocultos a la mirada profana.

Esta es una novela inusual, con un planteamiento novedoso en la sólida trama argumental y con una trepidante acción que de verdad atrapa al lector y que además ofrece múltiples lecturas superpuestas para todo aquel que busque afinidades entre el triller, la novela de horror gótico y la ambientación histórica y metaliteraria.

Un saludo.  

Timothy Thomas Powers, escritor norteamericano nacido en 1952. Vivió en California y fue discípulo de Philip K. Dick,  formando parte del llamado Grupo de California junto con James Blaylock y K. W. Jeter. Su obra se encuadra dentro del subgénero de la fantasía y ciencia ficción, si bien bajo una patina histórica y metaliteraria en la que muestra una capacidad extraordinaria de torsión de un acontecimiento histórico o hacia lo irreal. Ha recibido premios como el Philip K Dic. Ignotus, Locus, etc. Sus principales obras, entre otras son: Ocúltame entre las tumbas, 2014; Tiempo de sembrar piedras, 2014; Declara, 2000; La última partida, 1992; La fuerza de su mirada, 1989; En costas extrañas, 1987; Cena en el palacio de la discordia, 1985; Las puertas de Anubis, 1983 Esencia Oscura, 1979

SINOPSIS EDITORIAL: La obra cumbre de la fantasía histórica moderna. Una recreación apasionante del romanticismo inglés tras la que ni vampiros ni poetas han vuelto a ser los mismos.
El doctor Michael Crawford se hospeda en una posada inglesa de camino hacia su boda. Ebrio en medio de una tormenta y temeroso de perder el anillo con el que desposará a su prometida, lo coloca en el dedo de una estatua para recogerlo más tarde. Durante la noche despierta sobresaltado y recuerda dónde lo ha dejado; cuando sale a buscarlo descubre que la estatua no está. Aunque aún no lo sabe, Crawford ya se ha casado… La fuerza de su mirada es la obra más elaborada y satisfactoria de Powers. Conjuga de forma impecable la ambientación histórica, biografías apócrifas de Byron, Shelley y Keats, y una increíble reelaboración de los mitos fantásticos más arraigados en la cultura popular. Nephelim, lamias y otros seres de longevidad extraordinaria pueblan una novela única y maravillosa en la que se mezclan acción, erotismo, drama y humor

Click para ampliar

  •  La Fuerza de su mirada
  • ISBN:  978–84–96208–00–1
  • Traducción: Albert Solé
  • 480 páginas
  • Año 2014
  • Ediciones Gigamesh
Anuncios


1 comentario

“frankenstein, o el moderno prometeo” de Mary Shelley: un libro desconocido.


“¿No he de odiar, pues, a quienes me aborrecen? No tendré contemplaciones con mis enemigos, soy desgraciado y ellos han de compartir mi desgracia.” M.S

Si haces una pregunta “¿conoces el libro Frankenstein?” de inmediato la respuesta del interpelado es afirmativa. “¿Lo has leido?”, vuelves a preguntar y la respuesta es indefectiblemente NO. Porque esta extraordinaria novela ha tenido la desgracia que es aneja a muchas otras obras como “Moby Dick”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “los viajes de Gulliver” , “Robinson Crusoe”  o “la Isla del Tesoro”: que todo el mundo ha oído hablar de ellas, que todo el mundo tiene una imagen mental del personaje y una vaga nebulosa sobre su contenido y que todo el mundo se conforma con la idea preconcebida de que son obras “menores” de la literatura, destinadas a un público infantil o juvenil, sin acercarse a su entretenida trama y a la hondura intelectual de su planteamiento, que alcanza la categoría de filosofía novelada.

Frankenstein además cuenta con un largo camino de adaptaciones televisivas y cinematográficas (Filmografía de Frankenstein) que la versionan y distorsionan hasta imponerse en la generalidad de las personas un nuevo arquetipo distinto al original, suficiente para que un lector holgazán, creyendo conocerlo, distraiga su interes y decline una invitación al goce intelectual que estos relatos “infantiles” nos ofrecen. Vuelvo a preguntar “¿Conoces Frankenstein?” claro, Boris Karlov ¿verdad?. Pues sí, pero NO, al menos no el mito literario.

Mary Shelley, su autora, nació y falleció en Londres (1797-1851); fue narradora, dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa; esposa del poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley e hija del igualmente filósofo político William Godwin y de la filósofa feminista Mary Wollstonecraft. Aunque su obra es variada y abundante se la conoce principalmente por una sola novela, Frankenstein. Lista de obras de Mary Shelley

La génesis del relato, según lo cuenta su autora, surge en una noche de tormenta en que tres amigos, Byron, Shelley y la propia Mari acuerdan elaborar cada uno un relato de terror, siendo Frankenstein el único de ellos que se llevó a término.

Estructura su novela sobre una narración de corte epistolar que se abre y se cierra con las cartas que dirige a su hermana un aventurero capitán de barco que le cuenta la historia que, a su vez, le comunica el propio Victor Frankenstein, y que incluye las cartas que él escribe y recibe y el relato que el propio monstruo le refiere.

En un primer libro o volumen nos presenta al personaje de Víctor Frankenstein y las circunstancias de la creación del monstruo. El segundo volumen se basa en el relato del propio monstruo sobre cómo aprendió el idioma de forma autodidacta, espiando a una pobre familia de refugiados franceses, y cómo aprendió, de lecturas ajenas, el funcionamiento de nuestra sociedad humana, su historia y sus diferentes  costumbres, sus religiones y sus variadas formas de gobierno. En esta parte reclama de su creador una compañera con la que conocer el amor correspondido. El último volumen relata la reacción del monstruo ante la promesa incumplida de su creador y la lucha entre ambos que culmina con la muerte del Dr. Frankenstein y el sacrificio de su criatura.

La intención inicial de la novela reflejada en su prólogo, una “apuesta” entre tres glorias de la literatura para redactar un cuento de terror,  ha condicionado la creación del prejuicio más generalizado sobre la misma, a la que se considera un relato de terror siendo en realidad una narración filosófica sobre la creación y la responsabilidad del creador con su obra y un relato de ficción fantástica que pretende describir las pasiones de la naturaleza humana, en palabras de la propia Mari Shelley.

De hecho, el título completo de la la obra alude explícitamente al El mito de Prometeo el cual creó al hombre de sus lágrimas y el barro de la tierra y le entregó el fuego en abierto desafío al dios Zeus, asumiendo el castigo de ser devoradas sus entrañas cada día por un águila enviada por el Dios Olímpico.

Sin embargo, no hay paralelismo alguno entre el relato y su supuesto paradigma pues, mientras que el Titán procuró el bienestar y el progreso de su creación, el Dr. Frankenstein abominó de su obra y la abandonó haciendo dejación de responsabilidad alguna sobre su suerte o destino.

Si en un principio tuvo el objetivo de “desparramar un torrente de luz sobre nuestro tenebroso mundo” su fin último no era otro que su ambición de ser el creador de una nueva especie de entes que se le antojaban felices y maravillosos. Un deseo de poder sobre el fruto de su propio orgullo, un anhelo de emular a Dios.

Su creación pronto aparece monstruosa a sus ojos y la ahuyenta y aleja de sí, la rechaza, la maldice y se desentiende de ella. Y los futuros acontecimientos confirmarán sus primeras impresiones: un ser monstruoso físicamente también encierra un alma torturada, egoísta y ciega de odio hacia todo hombre.

Alcanzada el tercio de la novela el monstruo aborda a su creador y le recrimina su abandono, su egoísmo y la dejación de su responsabilidad sobre su creación.

Es curioso cómo la primera aparición del monstruo en la novela, nos encontramos con un ser lúcido, inteligente, coherente y racional, que razona y argumenta su necesidad de afecto para generar afecto, su deseo de felicidad para corresponder con felicidad o, por el contrario, devolver odio al odio, rencor al rechazo, destrucción a la indiferencia.

El monstruo exige a su creador una compañera igual a sí mismo para compartir con ella su mutuo afecto, elemento necesario para poder existir.

A lo largo del relato el monstruo actúa demandando atención, afecto y amor, un sentimiento muy humano, siendo creado por un hombre. Frente a la negativa de su creador a aliviar su condición de ser único y excepcional le ataca en lo que más le duele: asesina a su hermano pequeño, a su mejor amigo y le incrimina en esos delitos. Finalmente, con la muerte irreversible de su creador afloran los sentimientos de culpa y arrepentimiento, junto con la convicción de que su vida esta ligada a la de su creador.

El monstruo cerado por el Dr. Frankenstein es un ser sensible, con capacidad intelectual y moral que sufre el dolor del rechazo, la incomprensión y el odio y que finalmente, responde al dolor con dolor, hasta la muerte, que es el final del sufrimiento

Es esta una extraordinaria obra literaria que debe figurar en la estantería de clásicos universales y ser expuesta de vez en cuando en el escaparate para que pueda ser más conocida y sirva para  gusto e instrucción de todos nosotros.

Un saludo

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Traducción: Maria Engracia Pujals
  • Editoral: ANAYA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788466785365