lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“nos mienten”, de eduardo vaquerizo. el futuro tal como fue.


“Nora da gracias a que aquella zona sea tan hostil a los sistemas de seguridad invasiva. La policía y las corporaciones han intentado con poco éxito mantener las afueras vigiladas. Los vecinos están todos organizados y regularmente hacen batidas en busca de minicámaras, drones, arañas y demás dispositivos robóticos. Con la práctica, en las afueras se ha creado un ejército de auténticos expertos en sabotear los intentos de vigilancia de los poderosos.” E.V

La novela de ciencia ficción, al igual que la novela negra, en su estilo, es el perfecto vehículo para transmitir una idea y hacerlo de manera accesible, atractiva y con una amplia repercusión y aceptación por parte del lector (en cierto modo desprevenido).

Si bien hubo un tiempo en el que yo creía que la literatura debía ser neutral y aséptica, pronto me percaté que esa debería de ser la función de la historia y no de la literatura. Toda obra literaria es, en esencia, una obra comprometida cuya doble misión es entretener y, en mayor o menor medida, estructurar en un relato una idea u opinión de su autor.

La presente novela se encuadra dentro de este tipo de literatura “de denuncia”, que de ningún modo es un subgénero menor si nos atenemos a tan ilustres antecedentes como los que nos encontramos en la historia de la literatura del siglo XX con obras magistrales como “1984”, o”Un mundo feliz” y, en épocas anteriores, “El lazarillo de Tormes”, “El buscón”, “Los viajes de Gulliver” o “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”. Todas ellas comparten esa voluntad del autor de exponer críticamente las fallas de la sociedad contemporánea, bien desde una perspectiva realista, bien desde una perspectiva distópica-futurista,  a la vez que proponen, más o menos explicitamente,  el cambio de paradigma.

Partiendo de esta premisa de denuncia “social”, la novela “nos mienten” de Eduardo Vaquerizo ya formula desde el mismo título su alegato contra la sociedad actual y nuestro sistema político y económico.

En una época de crisis económica, como la que vivimos en la actualidad, se cuestionan los valores tradicionales que nos sirvieron de sustento, precisamente por la falta de apoyo material. Y de entre las grietas ideológicos de ese antiguo edificio, surgen nuevas formas de economía (tal viejas como el trueque) y nuevas estructuras organizativas (tan viejas como el movimiento asambleario).

El autor sitúa la acción en un futuro muy lejano (allá por el año 2.600) y en un entorno muy cercano (tanto como Madrid). Y con estos ingredientes nos presenta una sociedad altamente superpoblada, totalmente desestructurada después de una traumática y devastadora guerra civil. La masa de la población apenas sobrevive tras la escasez de recursos, mientras coexiste con una élite inmensamente rica y poderosa conformada por los dirigentes de las grandes corporaciones que, en delicado equilibrio de fuerzas y poder, se reparten parcelas de territorio e influencia en un mundo globalizado.

El argumento de la novela puede acomodarse al modelo narrativo del héroe arquetípico expuesto por J. Campbell en su obra “el héroe de las mil caras” , con la secuencia Separación, Iniciación y Retorno. La protagonista es traicionada y se ve envueltas en una trama conspiranoica que debe resolver para recuperar una vida que ya nunca volverá a ser igual.

Los temas con los que trabaja el autor son la sobrepoblación, la escasez de recursos, el acaparamiento, los privilegios de la élite, la desorganización de las masas, la utilización de la tecnología para el control y la represión, las plagas y epidemias  los desahucios (tan de actualidad en el 2.600). Y en suma,  la manipulación informativa para mantener el “statu quo” (algo tan viejo como el borrado de los sellos e inscripciones referidas a Tutankamon, ¡vamos!, lo de toda la vida).

A mi juicio, sin ser una novela extraordinaria, se deja leer y es entretenida. La acción es interesante, el ambiente de la novela es atractivo. La novela esta bien escrita. Los personajes son un poco acartonados y, ciertamente, algo planos y previsibles, pero logra crear una corriente de empatía con la protagonista que anima a acabar su lectura. en general existe una identificación .  Las buenas críticas con las que ha sido acogida no me han llevado a la decepción que supuso para mí , por ejemplo, la lectura de Cenital de Emilio Bueso, con la que comparte la visión postapocalíptica, pero de la que se aleja enormemente en cuanto a estilo narrativo y cualidad literaria. Dentro de la narrativa en castellano, no se me ocurren, de momento, otros ejemplos de este tipo de literatura, salvo quizás la obra “Khimera” de Cesar Perez Gellida, de la que prometo una reseña, en breve.  

Obviamente, sea dicho como una opinión personal, con las carencias y limitaciones que la acompañan. Lo que siempre digo en estos casos: léela tu mismo, formate tu propia opinión y sal de dudas.

Un saludo.

SINOPSIS EDITORIAL: Una brillante distopía sobre el futuro inmediato de España que aúna aventura y denuncia social Los pueblos que olvidan su futuro están condenados a sufrirlo. España, mediados del siglo XXI. La resaca de la crisis ha dejado un mundo en el que las megacorporaciones dominan una sociedad hipertecnológica erigida sobre las ru inas de los Estados. El crecimiento salvaje de la desigualdad ha convertido el centro de las ciudades en grandes fortalezas donde viven y trabajan los privilegiados, rodeadas por inmensos barrios periféricos llenos de un ejército de desheredados cada vez más descontentos.

Todos mienten

  • © 2015, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.
  • 1ª Edición: junio de 2015
  • ISBN: 9788415831648
  • Páginas: 352
Anuncios


4 comentarios

“la chica mecánica” de paolo bacigalupi. ¿dónde está la chica mecánica?


“Piratas genéticos. Fabricantes de calorías. Incluso por PurCal, cuando aprietan las hambrunas. ¿Por qué te crees que dejamos que permanezcan agazapados en Koh Angrit? Por si acaso les necesitamos,. Por si acaso fracasamos y debemos apelar a ellos y suplicarles que nos den su arroz, su trigo y su soja” P.B.

 

El único estímulo que me incitó a leer esta novela fue la profusión de premios que había recibido: Premio Nébula (2009), Premio Hugo (2010), Premio Compton Crook (2010), Premio Locus (2010) a la mejor primera novela. Ni la preciosa ilustración de la portada, ni la sinopsis editorial, que reseña un argumento atractivo y original; sólo la opinión mayoritaria de crítica y lectores que se traduce casi automáticamente en la concesión de premios, lo cual conlleva –o debería- a una cierta excelencia.

Desgraciadamente, una vez más se ha visto ratificada mi idea de que no hay nada mejor que leer uno mismo cualquier obra literaria para formarse un criterio propio sobre ella, no fiarse del juicio ajeno ni de la publicidad engañosa, elegir uno mismo, aún a riesgo de equivocarse.

Todo este exordio viene a cuento para mostrar mi absoluta decepción respecto a éste libro. No es que sea un desalmado y un desagradecido insensible, totalmente ignorante del trabajo que supone a cualquier autor elaborar su obra o totalmente ciego a las virtudes de la misma. “¿Pensarán vuestras mercedes que es fácil hinchar un perro?”, como dijo Cervantes en su prólogo al Quijote. Pues no, considero, incluso, que es más fácil hinchar un perro que escribir un libro, por ello siento mucho apuro al comunicar públicamente una mala crítica que no deja de ser una impresión personal, estrictamente particular y, además, comunicada con las carencias que me acompañan. De ahí esta justificación que, tampoco, debería haber escrito.

La novela, con todo, tiene sus virtudes que van a lomos de su principal defecto. Lo mejor es su argumento y lo peor, a mi juicio, es la falta de un desarrollo conceptual y formal mucho más amplio de esa idea inicial. Obviamente no estamos hablando de un ensayo socio-político ni un tratado de antropología cultural, pero si el principal valor de la novela no radica ni en la penetración psicológica de sus personajes, ni en la intriga de la trama, ni en un virtuosismo estilístico, sino en el ambiente distópico y la crítica implícita hacia una postura contemporánea permisiva frente a la explotación extrema de los recursos y la manipulación genética con fines estrictamente comerciales. Mi juicio es que no desarrolla suficientemente ese aspecto y no logra ese objetivo, no lo consigue.

La historia se desarrolla en el siglo XXII. Supuestamente en Tailandia. En un mundo superpoblado y globalizado donde la sobreexplotación de los combustibles fósiles ha provocado una carencia energética que tiene que suplirse mediante la fuerza motriz de animales mastodónticos creados genéticamente para tal fin; donde la alteración medioambiental ha provocado la elevación del nivel de los océanos obligando a las ciudades a defenderse mediante la construcción de barreras; donde la alteración genética de los productos agroalimentarios y el abuso de semillas estériles ha provocado la casi extinción de las semillas naturales y la proliferación de plagas y enfermedades epidémicas de resultado mortal.

Una sociedad en regresión, en pleno retroceso del desarrollo humano.

A nivel político, conviven dos políticas de actuación, fuertemente enfrentadas, por un lado la postura aperturista, basada en el comercio y en el intercambio, en la práctica sustentada por las grandes corporaciones agroalimentarias proveedoras de calorías genéticamente manipuladas – promovida por el Ministerio de Comercio- y, por otro lado, la corriente proteccionista, conservadora, basada en la autarquía y el cerco a las influencias extrañas, preservadora de la materia prima genética contenida en las semillas tradicionales no contaminadas por la manipulación, protegidas naturalmente frente a las plagas artificialmente inducidas que son portadoras de las enfermedades que asolan a la población –promovida por el Ministerio de Medio Ambiente-.

Anderson Lake es un agente comercial encubierto de la empresa AgriGen cuyo objetivo es conseguir nuevo material genético de las reservas de semillas del reino de Tailandia. Hok Seng es un inmigrante chino, superviviente de muchas guerras, que trabaja como secretario en la fábrica tapadera de Anderson. Emiko es una “neoser” un ser humano producido artificialmente, adaptado genéticamente para la sumisión, que es explotada sexualmente en un protibulo de mala muerte. Jaidee es un capitán “camisa blanca”, funcionario del Ministerio de Medio Ambiente, que se dedica a corregir las infracciones medioambientales y que por cuestiones políticas cae en desgracia. La capitana Kanya es su lugarteniente.

Este análisis esquemático se deduce del contenido de la novela, pero la plasmación final en la obra literaria es pobre porque los recursos que emplea el autor son ineficientes. La exótica ambientación tailandesa se sustenta únicamente en la importación directa de expresiones tailandesas –supongo yo, porque el tailandés sólo lo veo en el plato-. La profusión de neologismos cuyo significado u origen no acaba de explicar aburren y distraen excesivamente al lector, que cada vez que retoma el libro debe hacer un esfuerzo para volver a conectar con la ambientación. Los personajes y sus relaciones no están correctamente imbricados, aparecen y desaparecen en un esquema modular sin apreciarse interacciones complejas. Al respecto, me resultó chocante la aparición de una segunda chica “neoser” japonesa, Hiroko, que acompaña a la capitana Kanya, supuestamente para ayudarla a la localización y captura de la chica “neoser” Emiko y nunca se produce un encuentro entre ambas, nunca se explica tampoco que acurre con dicho personaje, un mero fleco que cuelga. El epílogo final tampoco me gusta, es una solución fácil para acabar de cerrar la trama, un “corta y pega” para poder salir de un argumento que no tenía solución.

Por cierto ¿Dónde está la chica mecánica?. No es un robot mecánico. Tampoco su protagonismo en la novela, se justifica más que en el episodio que desestabilizará el equilibrio entre las facciones del gobierno tailandés. Una novela aburrida y pobre. Si no partiera de unas expectativas tan altas podría haber sido una novela aceptable. Esta es mi opinión.

Un saludo 

SINOPSIS DE LA EDITORIAL: Bienvenidos al siglo XXII.

Anderson Lake es el hombre de confianza de AgriGen en Tailandia, un reino cerrado a los extranjeros para proteger sus preciadas reservas ecológicas. Su empleo como director de una fábrica es en realidad una tapadera. Anderson peina los puestos callejeros de Bangkok en busca del botín más preciado para sus amos: los alimentos que la humanidad creía extinguidos. Entonces encuentra a Emiko…

Emiko es una «chica mecánica», el último eslabón de la ingeniería genética. Como los demás neoseres a cuya raza pertenece, fue diseñada para servir. Acusados por unos de carecer de alma, por otros de ser demonios encarnados, los neoseres son esclavos, soldados o, en el caso de Emiko, juguetes sexuales para satisfacer a los ricos en un futuro inquietantemente cercano… donde las personas nuevamente han de recordar qué las hace humanas.

 

  • Plaza & Janés
  • 544 páginas
  • Traducción: Manuel de los Reyes
  • ISBN: 9788401339400


2 comentarios

“axiomático” de greg egan: las evidencias nos delatan, el “yo” es una tramoya oculta tras el trampantojo de nuestros recuerdos.


“Creo que no hemos perdido nada; más bien hemos ganado la única libertad que siempre nos faltó: ahora el futuro da forma a quienes somos, al igual que el pasado”  E.G.

Tras la lectura de la novela “Ciudad Permutación” del escritor australiano Greg Egan y una somera indagación en busca de información sobre el autor y el resto de su obra para elaborar su reseña, tuve conocimiento de la presente la colección de relatos titulada “Axiomático”, que ha concitado gran cantidad de reseñas y críticas muy favorables.

Lo cierto es que la extraordinaria impresión que me causó “Ciudad Permutación”, pese a su complejidad temática, me animo a leer estos relatos que se presentaban como una buena introducción al complejo mundo del autor y en el que alguno de ellos anticipaba el argumento ampliamente desarrollado en la novela larga.

Una vez leídos, no termino de decantarme sobre la preferencia de iniciarse con los relatos antes de acometer la ardua lectura de “Ciudad permutación” o viceversa. A mi juicio la novela cuenta con una extrema complejidad por su contenido técnico, a veces de difícil comprensión para una persona profana, cuya lectura implica un esfuerzo que culmina con la satisfacción de haber abordado con éxito una construcción argumental muy novedosa, con el valor añadido de unas sugerentes implicaciones éticas y filosóficas sobre el concepto del ser humano y la consciencia de sí mismo. Dicha complejidad quizás enmascara una falta de profundidad en los personajes que también observo, aunque atenuada, en los relatos. En esta obra, por el contrario, parece primar el argumento -y la tesis filosófica, psicológica o moral subyacente-  sobre el contenido científico-técnico, ofreciendo una menor dificultad de comprensión y una mayor fluidez de la narración por su corta extensión y la obligada concisión del entramado argumental, perfectamente autónomo e independiente para cada relato a pesar de ciertas conexiones entre ellos. Sin embargo, optar por la lectura de los relatos en primer lugar puede desmotivar posteriormente al lector a enfrentarse con la lectura de la  novela al encontrarse con esta dificultad a la que he aludido. Mi opinión, en todo caso, es que, en cuanto al vicio de la lectura, más valer pecar de exceso y formarse siempre uno mismo su propia opinión: vamos, que si te gusta esta reseña te leas los relatos y luego contrastes tu parecer; si te equivocaste por lo menos te ha valido para ir definiendo y perfilando tus preferencias.

Otro argumento que me predispuso a la lectura de esta colección de relatos fue la  insistente comparación, en algunos foros, de esta colección con el libro de relatos de Ted Chiang “la historia de tu vida” igualmente reseñado en este blog (perdón por la autocita, pero es por tu interés, no por el mío). En efecto, habiendo leído reseñas y comentarios que equiparaban en calidad ambas obras y habiendo tenido tan favorable impresión de la citada “La historia de tu vida”, todo se confabulaba para empujarme hacia “Axiomático” y disfrutar de su lectura. Este ha sido el resultado:

1.- Asesino infinito:

En un futuro no muy lejano cierto tipo de drogas no solamente producen una alteración de la conciencia sino también de las infinitas realidades de infinitos mundos paralelos. El protagonista es un sicario con una extraña cualidad de invariabilidad entre esos mundos que se encarga de ejecutar a todos los “soñadores” a fin de evitar distorsiones en la realidad y preservar intereses económicos de La Empresa. Al final el personaje se enfrenta a la duda sobre su propia identidad, dispersa en infinitas versiones de sí mismo.

Es un relato muy técnico con apoyo en un trasfondo de teorías de física cuántica. 

2.- El diario de cien-años-luz:

Un descubrimiento científico excepcional permite acceder desde nuestro presente a información en formato texto elaborada en el futuro. Las personas recogen en sus diarios personales relatos sobre acontecimientos cotidianos para mandarse mensajes a su pasado. Las actitudes y comportamientos de la gente se ven influenciadas por esa información que reciben del futuro pero la información es gemela de la desinformación, la verdad coexiste con la mentira y el engaño también pasea con su amigo el auto-engaño. El futuro que conocemos bien puede ser el pasado que quisimos mediatizar.

El relato nos habla sobre el libre albedrío y especula sobre cómo nuestro conocimiento de lo que seremos condiciona lo que somos y no al revés: si nuestra biografía ya estuviera escrita, ¿nuestros actos serían inevitables?

3.- Eugene:

El título apunta su contenido: la oportunidad de una pareja de aprovechar los avances de la biología para optimizar las posibilidades de la manipulación genética en la creación de un ser superdotado. Y sin embargo, ¿querer lo mejor para tu hijo es sinónimo de elegir lo mejor?  La libertad suprema es, como dice el relato, la ausencia de toda ansia.

El relato no trata sólo sobre los límites de la manipulación genética, que es la excusa argumental sino sobre el significado, una vez más, sobre el libre albedrío y la trascendencia como superación de la humanidad.

4.- La caricia:

Un anciano millonario lleva al extremo su obsesión por el hiperrealismo en el arte y elige a un policía “adaptado” químicamente a su función para “dar vida” a una performance artística: cuando la vida imita al arte.

 5.- Hermanas de sangre:

Dos hermanas gemelas realizan en su infancia un pacto de sangre con el compromiso de morir ambas a la vez. Cuando son mayores y ambas llevan vidas autónomas en distintos continentes, se les diagnostica una grave enfermedad que puede llevarle a la muerte en escasos meses. Ambas se someten a un mismo tratamiento farmacológico… con resultado dispar. La predisposición genética llevó a sus organismos a respetar un pacto infantil y los intereses comerciales rompieron el hechizo.

Es clara la crítica contra la industria farmacéutica y los excesos que se comenten para eludir la investigación en seres  humanos. A mi juicio es un relato un tanto flojo que no ofrece más que una tenue intriga sobre la resolución final.  

6.- Axiomático:

A fin de desinhibir las emociones y dotar al individuo de habilidades exógenas se crean implantes neuronales “a la carta” en el área de la sexualidad, la religión o la psicología. El protagonista quiere vengar un crimen cometiendo un asesinato y se implanta un producto específico, de duración limitada a tres días, para eliminar las barreras psicológicas frente a dicho acto criminal; el resultado no le satisface pues entiende que no ha sido sincero y decide volverlo definitivo.

7.- La caja de seguridad:

El protagonista, más que una persona, es una personalidad, que va migrando de cuerpo en cuerpo en un concreto ámbito geográfico de su ciudad, asumiendo por unos días una identidad distinta, dentro de un determinado rango de edad, de la que luego no guarda recuerdos, salvo las anotaciones que va tomando y custodiando en una caja de seguridad. Estudiando sus propias anotaciones va conjeturando una explicación sobre el fenómeno que está sufriendo. 

El relato trata sobre cómo ante un situación extrema la mente humana consigue adaptarse y superar las limitaciones del cuerpo para sobrevivir. Ciertamente es menos técnico que otros relatos y con ello pierde credibilidad e interés a pesar de lo original de su planteamiento argumental.

8.- Ver:

Un atentado contra un productor de cine daña su cerebro causándole un daño neurológico que percibe como una experiencia extracorpórea.

9.- Un secuestro:

La temática subyacente de este relato conecta con la novela “Ciudad Permutación”. Trata sobre la extorsión que recibe una pareja acomodada al serle comunicado al marido el secuestro de su mujer, aun cuando ella físicamente no ha sufrido violencia alguna, pero sí su copia virtual.

Plantea la cuestión sobre el concepto de la identidad y los límites de la conciencia, sobre si una copia de uno mismo puede llegar a ser consciente y sentir y pensar como el propio individuo.

10.- Aprendiendo a ser yo:

En una sociedad futura, a fin de preservar para la eternidad la consciencia individual, las personas se hacen implantar en el cerebro una tecnología microscópica que aprende a reproducir miméticamente sus conexiones neuronales, sus reacciones químicas y los pensamientos hasta que, completado el proceso, se produce el cambio por el cerebro orgánico. El protagonista decide no hacer el cambio y, sin embargo, siente que dicho cambio ya se ha realizado, espontáneamente, entrando en una paranoia esquizoide en la que siente su verdadera mente encerrada en un cuerpo dominado por el implante. Decide fingir la sincronía entre su mente y la del implante y suplantarle.

Este relato comparte, matizadamente, la temática del anterior: la consciencia define el ser, con indiferencia de su ubicación bien en el ente original, bien en la copia exacta.

11.- El foso:

Una investigación forense descubre por casualidad una manipulación genética ideada para preservar a ciertos individuos, posiblemente perteneciente a la élite económica y política, de los virus y enfermedades con las que se tiene que enfrenar el resto de la población.

La manipulación genética con un trasfondo de crítica a las ideologías racista con fundamento en la limpieza racial.

12.- El paseo:

Como la famosa escena de “Muerte entre las flores”, un asesino, a sueldo de una organización mafiosa, conduce a su víctima, adentrándose en el bosque, para realizar su ejecución. Durante el corto paseo el joven condenado a morir agota todos los argumentos posibles para disuadir a captor. Parados en el claro del bosque el asesino argumenta con la victima que el cuerpo, los recuerdos, son una ficción, que los cambios que sufrimos desde que nacemos nos convierten en una persona distinta de la que fuimos, que la personalidad, la identidad es otra cosa. Le convence para que aplique un implante neuronal que le otorgue una “correcta” percepción de la vida.

Con un final sorprendente, este relato estira los  razonamiento, otra vez, sobre el concepto del “yo” y la identidad personal y se escurre por inverosímiles resquicios filosóficos: yo no soy solo yo.

13.- La ricura:

El instinto maternal trasciende el género. Un hombre lleva su obsesión por ser padre hasta el extremo de embarazarse y dar a luz una “mascota humana” genéticamente manipulada.

Podríamos extraer de este relato una enseñanza sobre la responsabilidad de la paternidad-maternidad y su censurable utilización para la auto-realización personal como fin último y único.

14.- Hacia la oscuridad:

Un experimento alienígena fallido provoca la aparición periódica de un agujero de gusano que deja a las personas atrapadas en su interior. El protagonista forma parte de un equipo de rescate que las libera dirigiéndolas hacia el interior del mismo para salir al otro lado.

Mis conocimientos – más bien mis vastos y variados desconocimientos – respecto de la física me impiden valor adecuadamente este relato que considero flojo y sin interés.

15.- Amor apropiado:

Un hombre sufre un accidente casi mortal. Su mujer consiente en incubar su cerebro dentro de la matriz, como si fuera un feto, como soporte vital hasta que puedan reconstruir íntegramente su cuerpo mediante clonación celular.

 Cuando acogemos a una persona totalmente dependiente de nosotros su carga nos vuelve en igual medida dependientes de ella. La clonación, la manipulación biológica, discurren en un relato que nos habla del juego psicológico del amor y del sacrificio.

16.- El virólogo virtuoso:

Un científico extremadamente religioso experto químico y virólogo, desarrolla un virus mortal que discrimina su ataque mortal en función de la actividad sexual monógama o promiscua de los afectados. Este relato propone metafóricamente la tesis de que la supresión de la libertad individual deviene finalmente en la extinción colectiva. Posiblemente el mejor relato de la colección, combina magistralmente la formulación científica del argumento con las implicaciones éticas y filosóficas, logrando una acertada caracterización psicológica del personaje .

17.- Cercanía:

Nuevamente aparece el tema de “la Joya”, el implante cerebral que imita al cerebro orgánico, con su propia personalidad, sus recuerdos y sensaciones y posibilita la supervivencia autónoma y eterna. Una pareja decide apurar las posibilidades que dicha tecnología les ofrece e inician un juego de permutaciones que nunca les satisface: intercambian mutuamente sus propios cuerpos, o él pasa a habitar un clon de ella. Finalmente alcanzan la experiencia de vivir en dos cuerpos gemelos hermafroditas de tal modo que, por unos momentos ambas personalidades conviven en estrecha comunión en un cuerpo biomecánico idéntico para cada uno. Al final del experimento la absoluta cercanía de ambas personalidades les arroja a un abismo de soledad, no hay novedad, no existe discrepancia. ¿Quién quiere pasar la eternidad a solas?

Este relato participa de la temática de “Ciudad Permutación”, y vuelve a retorcer el concepto de la consciencia y la definición del “yo”.

18.- Órbitas inestables en el espacio de las mentiras:

Este es un mundo postapocaliptico, a partir del 12 de Enero de 2018, la humanidad alcanzó un punto crítico de población y su estado psíquico se alteró súbitamente haciéndose la especie humana permeable a las creencias de los demás de tal modo que las ideologías, a modo de campos magnéticos, se convirtieron en fuerzas de atracción que aglutinaron a las personas que se rindieron a su influjo, agrupándose en poblaciones según la influencia de la ideología dominante. El protagonista forma parte de un grupo de vagabundos amorales que circulan errabundos entre las fronteras de las ideologías, habiendo optado por no sujetarse ni someterse a ninguna corriente dominante. Al final del relato siembra la duda en el protagonista y le enfrenta a la realidad de que todo ser humano tiene una postura moral o filosófica y que la opción por la libertad no deja de ser, en igual medida otra ideología colectiva. 

Con una imagen tan sugestiva, el presente relato convierte las fuerzas psíquicas en fuerzas físicas y nos muestra al género humano sujeto a ideologías y creencias con un determinismo tan absoluto como la erradicación de la voluntad.

El estilo es homogéneo en todos los relatos  -quizás sea éste un defecto más que una virtud-; la narración transcurre en primera persona; lineal en cuanto a la temporalidad del relato y sin quiebros formales o estilísticos. Como si el autor hubiera volcado su genio creativo en la presentación de una ideas metafísicas sobre el libre albedrío, la consciencia, el concepto del ser, empleando como vehículo una trama científica y técnica algo compleja, eso sí, muy bien desarrollada, basada en la biología, la genética, la física, las matemáticas o la química. Recomendable, aunque sin mucha pasión. Resolviendo la duda inicial, personalmente me decanto por la colección de relatos de Ted Chiang por la calidad literaria y su mayor variedad formal,  así como por su mayor rigor y profundidad argumental. 

Un saludo.

  • Título: Axiomático
  • Autor: Greg Egan
  • Título Original: Axiomatic (1995)
  • Traductor: Pedro Jorge Romero
  • Portada: Estudio Ajec
  • Precio: 17,95 euros
  • Páginas: 348
  • ISBN: 84-96013-26-X