lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.


Deja un comentario

“el don” de mai jia” no se qué, pero eso no es.


“La muerte y el sueño tienen el mismo nombre de pila pero diferente apellido. Dormir nos prepara para la muerte” M.J.

 Como dijo Goethe, nadie nos engaña, nos engañamos a nosotros mismo, o dejamos que nos engañen. Por ello, a nadie he de culpar por haberme leído casi quinientas páginas del libro “el don” del autor chino Mai Jia sino a mí mismo. Y a mí mismo he de reprochar el haber sufrido una tremenda decepción por haber volcado en su lectura tan altas expectativas que luego no he podido ver satisfechas.

Cuando me enfrento a una nueva lectura orientado por las críticas recibidas en los medios, o en las páginas del universo de internet, casi siempre me adentro prevenido sobre la usual falacia de los elogios mediáticos.

Sin embargo en este caso me interesó el argumento contenido en la sinopsis editorial. También atrajo mi curiosidad el hecho de que fuera un autor de origen chino, sobre cuya literatura apenas tengo experiencia lectora, salvo las referencias obligadas de Xingjiang y Mo Yan o de Xiaolong Qiu.

Estos autores, aun partiendo desde unas biografías dispares, tanto generacionalmente hablando como respecto de su respectiva formación cultural, así como desde un estilo característico propio: quizás más reflexivo y de cierta complejidad estructural en el caso de Xingjian, ciertamente kafkiano respecto de Mo Yan y dentro de la influencia cultural del género negro norteamericano de Xiaolong Qiu, han ido convergiendo en la literatura china sin despegarse de la tradición cultural milenaria y reflejando dentro de sus respectivas obras la realidad (compleja y contradictoria, incoherente a veces) de una sociedad que amalgama el poso cultural oriental con las influencias netamente occidentales, como puede ocurrir en la cultura actual japonesa.

En sus obras, la acción constituye el entramado que sustenta la descripción de la vida cotidiana china, el carácter tradicional de sus gentes, sus costumbres y valores  y esa contradictoria convivencia actual entre la herencia maoísta y el desarrollo económico, que no deja de ser puesta de manifiesto y, a veces, criticada veladamente o explícitamente.

Sin embargo, la presente novela, cuya acción transcurre básicamente a lo largo del siglo XX, no nos ofrece, como éste ingenuo lector hubiera esperado, un relato detallado de dicho periodo: las vivencias del cambio de régimen dinástico hacia un régimen republicano, inicialmente, y la posterior experiencia de la república popular; la guerra con Japón; la segunda guerra mundial; la época maoísta; el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural.

Si es cierto que no pretende ser un ensayo histórico sino un relato sobre un personaje concreto, el genio matemático Rong Jinzhen, pero el autor no desarrolla, según mi opinión, el contexto histórico, social y cultura en el que vive el personaje, que apenas queda esbozado.

Se nos vende la novela como un thriller, y a su autor como un nuevo Gabriel Garcia Marquez o el John Le Carré chino,  cuando no lo es en absoluto, pues la intriga no va más allá de la curiosidad por el devenir biográfico del personaje. La mera mención de la criptología o la denominación del personaje como “espía chino”, no convierte la novela en lo que no es. Tampoco no ofrece mucho atractivo desde el momento en el que, con una estructura en formato documental, el autor del texto, en la novela, nos va ofreciendo la trama de la gestación de la biografía del personaje, alternando el relato de su vida con las supuestas trascripciones de las entrevistas realizada a otros personajes que convivieron con el protagonista, y en ocasiones, salvo el cambio de grafía, apenas nos damos cuenta de la transición entre la tercera persona del narrador y la tercera persona del entrevistado.

Pese a las críticas entusiastas, personalmente encuentro la novela aburrida. Siempre que emito una crítica negativa sobre una novela, tengo el pesar de no haber entendido a su autor, algo así como el estar bajo la influencia del síndrome de Estocolomo, buscando justificaciones a la falta de interés en carencias personales mías. Y siempre digo lo mismo, cada uno tiene la opción de formarse su propio criterio, sólo basta con leerla uno mismo y luego cotejar impresiones. Un saludo

 Mai Jia, seudónimo de Jiang Benhu,  nació en 1964, en China; estudió en la Academia de Bellas Artes del Ejército Popular de Liberación. En 2002 publica su libro “el Don” recibiendo importantes premios en su país. Igualmente ha cosechado un enorme éxito en Estados Unidos y en más de veinte paises.

SINOPSIS EDITORIAL: Rong Jinzhen es un chico fuera de lo común: educado por un extranjero en la China de los años veinte, vive una infancia solitaria, sumergido en su propio mundo. Pero pronto desarrolla un don que lo hace extraordinario. Rong puede ver lo que nadie más ve, sus conocimientos van más allá de lo que una persona corriente puede entender. Convertido en un genio de las matemáticas conocido en todo el país, Rong es obligado a abandonar su carrera académica cuando es reclutado por el departamento de criptografía del servicio secreto chino.

El don de Mai Jai

  • Editor: Destino
  • Fecha de publicación: 2014
  • Colección: Novela Narrativa Extranjera
  • Nº de páginas: 480 págs.
  • ISBN: 9788423348060
  • Traducción: Claudia Conde


Deja un comentario

“tiempos modernos” -ensayo- de paul johnson: ¿condenados a repetirla?


“La gran tentación del colonialismo, el gusano que anidaba en la manzana del mercado libre, era el deseo de realizar actividades de ingeniería social.” P.J.

Ahora que estamos a punto de iniciar el nuevo año 2014, pronto cambiará de sentido la expresión “el año 14”, aunque previsiblemente vuelva a tener el la vigencia de antaño, previsiblemente por el cercano cumplimiento del centenario de la Gran Guerra, que presagia un torrente de libros más o menos afortunados, más o menos oportunistas, sobre la Primera Guerra Mundial y el año 1914.

Ciertamente, aquel año y aquella guerra marcaron el fin de la era decimonónica y el inicio del siglo XX. Aunque cronológicamente el calendario ya había cambiado, sociológica y políticamente el salto cualitativo desde siglo anterior al nuevo siglo se produjo al final del desastre mundial.

Para el historiador Paul Johnson el mundo moderno comenzó el 2 de Marzo de 1919 con la confirmación empírica de la teoría de la relatividad formulada por Einstein, mediante la toma de fotografías simultáneas de un eclipse solar en la isla del Príncipe, frente al África Occidental, y en Sobral, Brasil, corroborando así la superación de la física newtoniana, e iniciando “un mundo relativista” en el que la banalización del término (que horrorizó al propio Einstein) dio lugar a la supremacía del relativismo moral como justificación del totalitarismo. A partir de la teoría de la relatividad se desdibujó el concepto del absoluto y, pese a la confusión entre relatividad y relativismo, el mundo moderno asimiló erróneamente que no había nada absoluto, que todo era relativo. A partir de esa concepción del mundo, éste no volvió a ser el mismo.

Puestos a elegir, sin ánimo de ser pretencioso, para mí el inicio de la época moderna, del nuevo siglo XX, pudo estar al inicio de la Gran Guerra, o la I Guerra Mundial, como se la llamó posteriormente, pasada la catastrófica experiencia, nuevamente, de la II Guerra Mundial.

Si cada época suele ser categorizada y etiquetada con un nombre, una mención definitoria de fácil asimilación y muy útil para resumir en una frase la concepción de todo un siglo, al igual que el s. XVIII fue el siglo del Racionalismo y la Ilustración; el s. XIX el de la Industrialización y el Colonialismo, el s. XX. fue el siglo de la Guerra y el Totalitarismo, aunque también de la descolonización, de las libertades individuales, o de la Era Informática.

De verdad que todo un siglo nos ofrece muchos material de análisis y estudio pero, principalmente el siglo XX se caracteriza por el carácter global de los conflictos armados: se inicia con una guerra mundial y finaliza igualmente con una guerra abierta, esta vez en el mundo subdesarrollado, pero con implicaciones internacionales. Según Wikipedia, las guerras del siglo XX fueron las siguientes: Guerras de los Bóeres (1899-1902), Guerra de los Mil Días (1899-1903), Guerra ruso-japonesa (1904-1905), Revolución mexicana (1910-1917), Guerra del Rif (1911-1927), Guerras de los Balcanes (1912-1913), Primera Guerra Mundial (1914-1918), Revolución rusa (1917-1921), Genocidio armenio en Armenia (1915-1923), Revolución de Noviembre en Alemania (1918-1919), Guerra civil china (1927-1950), Matanza de San Valentín (1929), Guerra colombo-peruana (1932-1933), Guerra del Chaco (1932-1935), Guerra Civil Española (1936-1939), Guerra peruano-ecuatoriana (1941-1942), Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945), Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Guerra Fría (1945-1991), Guerra de Indochina (1946-1954), Primera guerra árabe-israelí (1948), Guerra de Corea (1950-1953), Guerra de Argelia (1954-1962), Primera guerra civil sudanesa (1955-1972), Guerra de Suez (1956), Guerra de Sidi Ifni (1957-1958), Revolución cubana (1956-1959), Crisis del Congo (1960-1965), Guerra civil de Guatemala (1960-1996), Conflicto armado colombiano (1964-presente), Guerra de Vietnam (1965-1975), Guerra de los Seis Días (1967), Guerra Cristera México (1926 -1929), Guerra civil nigeriana (1967-1970), Guerra de Yom Kipur (1973), Genocidio camboyano (1975 – 1979), Revolución Sandinista (1979 – 1990), Guerra civil libanesa (1975-1989), Guerra de Afganistán (1978-1992), Guerra Irán Irak (1980-1988), Guerra Civil de El Salvador (1980-1992), Conflicto armado interno en el Perú (1980-2000), Guerra de las Malvinas (1982), Segunda guerra civil sudanesa (1983-2005), Guerra del Golfo (1990-1991), Guerra Civil Argelina (1991-2002), Guerras yugoslavas (1991-2001), Guerra civil en Sierra Leona (1991-2002), Guerra de los Diez Días (1991), Guerra Croata de Independencia (1991-1995), Guerra de Bosnia (1992-1995), Guerra de Kosovo (1999), Genocidio ruandés (1994), Genocidio congoleño (1994-2002), Guerra del Cenepa (1995), Primera guerra chechena (1994-1996), Primera guerra del Congo (1996-1997), Guerra civil nepalesa (1996-2006), Segunda Guerra del Congo (1998-2003), Conflicto de Ituri (1999-2006), Guerra entre Etiopía y Eritrea (1998-2000), Segunda guerra chechena (1999-2006).

Por supuesto, Johnson no relaciona en su libro todos y cada uno de estos conflictos, ni siquiera trata sobre los logros intelectuales, artísticos o culturales del siglo (al modo de la magnífica obra del historiador Peter Watson) sino que se limita a ofrecernos un recorrido somero sobre los puntuales acontecimientos histórico-políticos del siglo; las causas de la Primera Guerra Mundial; el surgimiento del régimen bolchevique en de 1917; el desencadenante de la Segunda Guerra Mundial; la dramática posguerra y el Nuevo Orden Mundial; la Guerra Fría y el juego de las potencias vencedoras; los últimos estertores del colonialismo; el papel incoherente, ambiguo y partidario de la ONU; los orígenes del conflicto en Oriente Medio; etc. A través de sus protagonistas, sus actuaciones y decisiones, va desgranando los distintos hitos históricos.

Destaca, entre muchas de sus ideas, la importancia que otorga el autor a la voluntad individual de los distintos dirigentes políticos, lo que llama la apoteosis de la autocracia individual, en que las masas depositaron todo el poder y capacidad de decisión con ciega obediencia a sobre sus dirigentes, Lenin, Hitler, Stalin o Mao, quienes guiaron el rumbo de sus respectivos países condicionados por sus propios prejuicios, fobias y ambiciones.

Pese a las críticas recibidas por este autor, significado políticamente dentro de una orientación conservadora, este libro es un buen compendio de la historia del siglo. Con un lenguaje claro u sencillo y un análisis certero y esencial. Un saludo.

PAUL JOHNSON (fuente Wikipedia), escritor, historiador y periodista británico, nacido en 1928, estudió historia en la Universidad de Oxford. Trabajó como asistente de edición en la revista parisina “Realités” entre 1952-1955. Fue corresponsal en Francia del periódico New Statesman donde fue editor en 1970. Desde 1981 escribe una columna en la revista The Spectator y también colabora, periódicamente, con Forbes y National Review. En 2006 recibió la Presidential Medal of Freedom, el máximo galardón civil de los Estados Unidos. Su bibliografía es amplia: (1997). La búsqueda de Dios; Creadores: de Chaucer y Durero […] a Picasso y Disney; (2004). Estados Unidos: la historia; (2006). La historia de los judíos.; (2004). Historia del cristianismo. (1992). El nacimiento del mundo moderno ‘1815-1830’; (2001). El Renacimiento. (2007). Tiempos modernos.; (2008). Intelectuales.; (2009). Héroes.; (2012). Humoristas.

INDICE:
1.- Un mundo relativista
2.- Las primeras utopía distópicas
3.- Esperando a Hitler
4.- Decadencia de la legitimidad
5.- Una teocracia infernal, un caos celestial
6.- La última arcadia
7.- el derrumbe
8.- Los demonios
9.- El momento culminante de la agresión
10.- El fin de la vieja Europa
11.- El año decisivo
12.- Superpoder y genocidio
13.- La paz a través del terror
14.- La generación de Bandung
15.- Los reinos de Calibán
16.- Experimentos con la mitad de la humanidad
17.- El lázaro europeo
18.- El intento de suicidio de Estados Unidos
19.- Los años setenta, una década colectivista
20.- La recuperación de la libertad

  • Título original: A History of the Modern World
  • Traducción: Aníbal Leal
  • © 1983 Paul Johnson
  • © 2000 Ediciones B Argentina, S.A.,
  • para el sello de Javier Vergara Editor
  • ISBN: 950-15-2093-5


Deja un comentario

“mao, la historia desconocida” de Jung Chang o cómo China sufrió una epidemia mortal llamada Mao Zedong.


“Mi principio es lo contrario, HACER A LOS DEMAS LO QUE NO QUIERO QUE ME HAGAN A MI MISMO” Mao Zedong.

70 millones de personas que muere como chinos: comparando al ciudadano Mao con una gran epidemia vírica como es el SIDA, su rastro de muerte dobla los muertos mundiales de esa enfermedad.

Históricamente la humanidad ha sufrido desastres naturales que han arrasado poblaciones y asentamientos y han limitado el crecimiento y desarrollo de los pueblos; también hemos sufrido plagas, epidemias y enfermedades, como la epidemia de peste de la Edad Media del siglo XIV, el SIDA o la malaria, que han causado millones de muertes en todo el planeta limitando el esfuerzo del ser humano por mejorar sus condiciones de vida.

La mayoría de las veces dichos desastres y enfermedades se producen en pueblos atrasados y con escasos recursos para hacerlos frente,  sumándose a  la desgracia la impotencia esto es lo que en pleno siglo XX, desde el periodo de entreguerras hasta 1976 ocurrió en China.

El país sufrió una maldición de proporciones bíblicas que supuso la muerte de 70 millones de personas en una larga y lenta agonía de hambruna y canibalismo, esclavismo, represión y violencia sistemática e institucionalizada. China tuvo a MAO TSE-TUNG (ZEDONG) cuyo desprecio total a la vida humana, de los demás, arrasó al país milenario hasta extremos cuyas secuelas arrastra aun hoy.

Más que la historia desconocida sobre Mao, el libro reseñado relata cronológicamente la historia que no se quiso conocer sobre las consecuencias de la actuación pública  de dicho personajes . Con una hábil y despiadada política publicitaria, alimentada, nunca mejor dicho, con los “excedentes” agroalimentarios del país, MAo encandiló y compró a los regímenes comunistas de todo el mundo en su pretensión de convertirse en una gran superpotencia mundial y referente ideológico del comunismo internacional, una vez que la crisis postestalinista empañó la grandeza soviética.

La autora ha entrevistado a personajes históricos y ciudadanos coetaneos a Mao, ha indagado en fuentes oficiales, consultado escritos de la época, biografías y memorias, para ofrecernos una imagen de Mao desde luego muy diferente de la que se tuvo en la época sobre él. Ilustra la personalidad del Gran Timonel con los datos que arrojó su política de expansión mundial.

Algunas críticas achacan al libro falta de rigor histórico, carencia de fuentes, un cierto sesgo político y animadversión hacia el personaje retratado. Calculo que en el mismo sentido se producen alabanzas sobre la autora por haber pretendido enterrar el mito político del comunismo manoista como alternativa con rostro humano a la decepción del estalinismo y ofrecer la verdadera dimensión de su actuación. Personalmente entiendo el rechazo que provoca Mao a la luz de su actuación política y las consecuencias que tuvo para la población china:

El libro tiene una estructura lineal, siguiendo la cronología histórica de la etapas del gobierno de Mao, La Larga Marcha, el Plan Quinquenal de 1953-57, El Gran Salto Adelante de 1957-1962 La Revolución Cultural de 1962, etc

Es muy significativo en la personalidad de Mao, por contra con otros “grandes” dictadores totalitarios, su escasa o nula pretensión de permanencia o trascendencia histórica. La posterioridad no significaba nada para Mao, su vida se centraba en conseguir aquí y ahora sus objetivos sin importar el coste y mucho menos el coste humano. Ni tuvo apego familiar ni pretensiones de reformador simplemente buscaba el objetivo de erigirse en el gran lider mundial y referente ideológico del comunismo internacional.

Para ello diseñó como objetivo de la nación el alcanzar el nivel de superpotencia militar, pagando la “ayuda” militar e industrial soviética con los “excedentes” de arroz, soja, aceite vegetal, carne de cerdo y huevos producidos por la población. Durante el Plan Quinquenal de 1953-1957 el 61% del presupuesto se destinó a la industria militar mientras que únicamente el 8,2 % presupuesto para educación, cultura y sanidad (la educación y asistencia sanitaria nunca fueron gratuitas). Se fijaron cotas muy altas de producción alimenticia y en consonancia se procedían requisas abusivas que provocaban carencia de alimentos en la población: se comían cortezas y hojas de árbol, hierbas silvestres, se abandonaban a bebes por no poder alimentarles. Se han documentado casos de poblaciones que llegaron al canibalismo sobre todo en la etapa del El Gran Salto adelante 1958 -1962. en la que se hacina a la población en comunas de trabajo donde son explotadas sin descanso, obligando a los campesinos a grandes desplazamientos con la pérdida de sus hogares de origen que quedaron abandonados.

Con la Revolución Cultural 1962 eliminó total y sistemáticamenta la cultura sustituyendola por un culto a su propia personalidad: asesinato masivo de escritores, profesores, intelectuales artistas; se prohíbe el cine, la música, la ópera popular (de tradición milenaria), los comics, la radio; se suprimió toda manifestación de ocio por ser considerado “de derechas” sometiendo a la población a largas jornadas de charlas y manifestaciones de autocrítica. Los estudiantes, incitados al odio y a la violencia, arrasan con los propios funcionarios del régimen a los que Mao pretende depurar, al igual que a los viejos camaradas que en su día le ayudaron y que ahora son chivos expiatorios de los errores del propio Mao.

El libro está lleno de anécdotas sobre las extravagancias y los excesos del personaje, todas ellas con consecuencias catastróficas para la población a la que despreciaba y no le importaba prescindir. Si según se dice, la Historia nos sirve para no volver a cometer los mismos errores de antaño, horroriza pensar siquiera en la mera hipótesis de la posibilidad de repetir una figura como la de Mao.

El libro es recomendable por esclarecedor, está bien escrito siendo claro y ameno, aunque, según mi opinión, adolece de una escasa información bibliográfica que acalle las críticas sobre la veracidad de sus afirmaciones.

Un saludo Portada de Mao. La historia desconocida

ISBN: 84-306-0597-5

TITULO: Mao, la historia desconocida, de Jung Chang

EDITORIAL: Madrid : Taurus, D.L. 2006

1029 páginas