lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

“el último buen beso” de James Crumley: violencia, alcohol y un bulldog cervecero

Deja un comentario


“Vagando por Norteamérica con un bulldog alcohólico, un detective privado de tres al cuarto y una bendita petaca de Wild Turkey”.

Extraordinario canto de cisne de una época a punto de extinguirse: los últimos rescoldos de la guerra de Vietnam; las pavesas de la fumata hippie que se difuminan en el viento; los últimos bares de carretera secundaria casi extintos por la muerte de las mismas carreteras; los últimos tipos duros inmunes al fracaso o a la desesperación, anti héroes  ya maduros cuya voluntad aún no será derrotada por la adicción al alcohol o a las drogas; el final de aquel tiempo en el que aún existía dinero en efectivo, películas de vídeo, cabinas de teléfono y en el que la gente se enviaba postales. Un último buen beso antes de la decadencia de la edad y del olvido.

Arthur James Crumley (1939-2008) Escritor norteamericano de novela negra. Un caso equivocado (1975), El último buen beso (1978), The mexican Duck Tree (1993), Bordesnakes (1996) y El último país  (2001). Fue creador de los personajes  Milo Milodragovitc y CW Sughrue, protagonistas cada uno de una serie de novelas  adscritas al subgénero del “hardboiled”.

La novela “el último buen beso” es protagonizada por el detective Sughrue, el cual inicia la búsqueda de una chica que abandonó su casa hace diez años sin decir palabra, siendo una rutilante adolescente. El encargo se lo realiza la propietaria de un bar al cual acude el detective por otro trabajo previo que consistía en devolver a su casa a un afamado y  borrachín escritor que regularmente se escapa a todos los tugurios del Medio Oeste americano para perseguir, o ser perseguido, por la inspiración artística.

La afinidad de ambos por la carretera, la sordidez y las resacas, fomenta una amistad y mutua admiración que les lleva a  emprender juntos la búsqueda por los ambientes más dispares, desde una comuna hippie, pasando por una productora de películas pornográficas, una casa espiritual para jóvenes descarriados… acompañados de Fireball Roberts, el bulldog aficionado a la cerveza propiedad de la dueña del bar, al cual adoptan como un paciente compañero de viaje.

Con un estilo directo, narrada en primera persona por el protagonista, la trama de la novela se va complicando desde el estilo  “road movie” inicial a medida que van apareciendo nuevos personajes del entorno del escritor: su esposa, de una belleza esquiva y sugerente; la ex-esposa, quien contrata inicialmente al detective, de una sensualidad madura a la que aún no ha hecho mella la decadencia otoñal ; la madre del escritor, vieja octogenaria, también novelista ocasional, millonaria a causa del éxito de  sus dos únicas obras escritas con determinación y despecho, que convive con la ex-esposa en una mansión vecina  a la del escritor; una mafia dedicada a la prostitución y a la pornografía ilegal, etc.

Una vez iniciada su lectura, invita a continuarla el argumento cada vez más enrevesado y la creciente tensión que culmina en un desenlace imprevisto. Fomenta su atractivo con su lenguaje directo, las reflexiones ácidas de los personajes, su sarcasmo e ironía, el hastío que transpira la actitud de abandono y ebriedad de los protagonistas. Destaca el amigo escritor que ofrece reflejos del viejo Bukowski aunque menos reflexivo y más torturado por demonios cuyo infierno la botella no puede apagar .

Se recrea la novela en las complicadas relaciones personales y las complicadas personalidades. Es una novela negra sin buenos ni malos, sin un crimen que resolver salvo la búsqueda de la nínfula desaparecida.Poniéndome un poco místico el transfondo no deja de ser el sentimiento de desarraigo del personaje respecto de un modelo de vida que no siente suyo (matrimonio, familia) y la pérdida de un ideal propio que no acaba de recuperar debido,  quizás, al desencanto materializado en el climax de la novela.

Es una estupenda novela que se nota que está escrita en los albores de los años ochenta: drogas, alcohol, tipos duros, infidelidades, vampiresas fatales y viejas glorias en decadencia.   Su lectura es altamente recomendable.

Un saludo.

el ultimo buen beso-james crumley-9788498678956

Nº de páginas: 320 págs.

Editorial: RBA LIBROS

ISBN: 9788498678956

Año edicón: 2010. BARCELONA

Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s