lo que yo leo

Un blog sin pretensiones, sobre reseñas literarias para leer en 10 minutos; contiene comentarios sobre libros, recomendaciones, divagaciones y toda clase de digestiones literarias que un lector compulsivo ha aderezado a su gusto. Por supuesto, abierto a colaboraciones y opiniones. Casi es obligatorio equivocarse aunque, evidentemente, yo soy yo y tú, eres tú, por supuesto; pero ni yo soy tú ni tú eres yo, por lo tanto, todo lo que escribas es tu responsabilidad: cada uno es dueño de sus palabras y de sus silencios, sin embargo, tu libertad no te permite escribir nada ilegal o degradante para otros como tú y como yo. Es por eso que, al menos ese SILENCIO sí impera en este blog.

“mao, la historia desconocida” de Jung Chang o cómo China sufrió una epidemia mortal llamada Mao Zedong.

Deja un comentario


“Mi principio es lo contrario, HACER A LOS DEMAS LO QUE NO QUIERO QUE ME HAGAN A MI MISMO” Mao Zedong.

70 millones de personas que muere como chinos: comparando al ciudadano Mao con una gran epidemia vírica como es el SIDA, su rastro de muerte dobla los muertos mundiales de esa enfermedad.

Históricamente la humanidad ha sufrido desastres naturales que han arrasado poblaciones y asentamientos y han limitado el crecimiento y desarrollo de los pueblos; también hemos sufrido plagas, epidemias y enfermedades, como la epidemia de peste de la Edad Media del siglo XIV, el SIDA o la malaria, que han causado millones de muertes en todo el planeta limitando el esfuerzo del ser humano por mejorar sus condiciones de vida.

La mayoría de las veces dichos desastres y enfermedades se producen en pueblos atrasados y con escasos recursos para hacerlos frente,  sumándose a  la desgracia la impotencia esto es lo que en pleno siglo XX, desde el periodo de entreguerras hasta 1976 ocurrió en China.

El país sufrió una maldición de proporciones bíblicas que supuso la muerte de 70 millones de personas en una larga y lenta agonía de hambruna y canibalismo, esclavismo, represión y violencia sistemática e institucionalizada. China tuvo a MAO TSE-TUNG (ZEDONG) cuyo desprecio total a la vida humana, de los demás, arrasó al país milenario hasta extremos cuyas secuelas arrastra aun hoy.

Más que la historia desconocida sobre Mao, el libro reseñado relata cronológicamente la historia que no se quiso conocer sobre las consecuencias de la actuación pública  de dicho personajes . Con una hábil y despiadada política publicitaria, alimentada, nunca mejor dicho, con los “excedentes” agroalimentarios del país, MAo encandiló y compró a los regímenes comunistas de todo el mundo en su pretensión de convertirse en una gran superpotencia mundial y referente ideológico del comunismo internacional, una vez que la crisis postestalinista empañó la grandeza soviética.

La autora ha entrevistado a personajes históricos y ciudadanos coetaneos a Mao, ha indagado en fuentes oficiales, consultado escritos de la época, biografías y memorias, para ofrecernos una imagen de Mao desde luego muy diferente de la que se tuvo en la época sobre él. Ilustra la personalidad del Gran Timonel con los datos que arrojó su política de expansión mundial.

Algunas críticas achacan al libro falta de rigor histórico, carencia de fuentes, un cierto sesgo político y animadversión hacia el personaje retratado. Calculo que en el mismo sentido se producen alabanzas sobre la autora por haber pretendido enterrar el mito político del comunismo manoista como alternativa con rostro humano a la decepción del estalinismo y ofrecer la verdadera dimensión de su actuación. Personalmente entiendo el rechazo que provoca Mao a la luz de su actuación política y las consecuencias que tuvo para la población china:

El libro tiene una estructura lineal, siguiendo la cronología histórica de la etapas del gobierno de Mao, La Larga Marcha, el Plan Quinquenal de 1953-57, El Gran Salto Adelante de 1957-1962 La Revolución Cultural de 1962, etc

Es muy significativo en la personalidad de Mao, por contra con otros “grandes” dictadores totalitarios, su escasa o nula pretensión de permanencia o trascendencia histórica. La posterioridad no significaba nada para Mao, su vida se centraba en conseguir aquí y ahora sus objetivos sin importar el coste y mucho menos el coste humano. Ni tuvo apego familiar ni pretensiones de reformador simplemente buscaba el objetivo de erigirse en el gran lider mundial y referente ideológico del comunismo internacional.

Para ello diseñó como objetivo de la nación el alcanzar el nivel de superpotencia militar, pagando la “ayuda” militar e industrial soviética con los “excedentes” de arroz, soja, aceite vegetal, carne de cerdo y huevos producidos por la población. Durante el Plan Quinquenal de 1953-1957 el 61% del presupuesto se destinó a la industria militar mientras que únicamente el 8,2 % presupuesto para educación, cultura y sanidad (la educación y asistencia sanitaria nunca fueron gratuitas). Se fijaron cotas muy altas de producción alimenticia y en consonancia se procedían requisas abusivas que provocaban carencia de alimentos en la población: se comían cortezas y hojas de árbol, hierbas silvestres, se abandonaban a bebes por no poder alimentarles. Se han documentado casos de poblaciones que llegaron al canibalismo sobre todo en la etapa del El Gran Salto adelante 1958 -1962. en la que se hacina a la población en comunas de trabajo donde son explotadas sin descanso, obligando a los campesinos a grandes desplazamientos con la pérdida de sus hogares de origen que quedaron abandonados.

Con la Revolución Cultural 1962 eliminó total y sistemáticamenta la cultura sustituyendola por un culto a su propia personalidad: asesinato masivo de escritores, profesores, intelectuales artistas; se prohíbe el cine, la música, la ópera popular (de tradición milenaria), los comics, la radio; se suprimió toda manifestación de ocio por ser considerado “de derechas” sometiendo a la población a largas jornadas de charlas y manifestaciones de autocrítica. Los estudiantes, incitados al odio y a la violencia, arrasan con los propios funcionarios del régimen a los que Mao pretende depurar, al igual que a los viejos camaradas que en su día le ayudaron y que ahora son chivos expiatorios de los errores del propio Mao.

El libro está lleno de anécdotas sobre las extravagancias y los excesos del personaje, todas ellas con consecuencias catastróficas para la población a la que despreciaba y no le importaba prescindir. Si según se dice, la Historia nos sirve para no volver a cometer los mismos errores de antaño, horroriza pensar siquiera en la mera hipótesis de la posibilidad de repetir una figura como la de Mao.

El libro es recomendable por esclarecedor, está bien escrito siendo claro y ameno, aunque, según mi opinión, adolece de una escasa información bibliográfica que acalle las críticas sobre la veracidad de sus afirmaciones.

Un saludo Portada de Mao. La historia desconocida

ISBN: 84-306-0597-5

TITULO: Mao, la historia desconocida, de Jung Chang

EDITORIAL: Madrid : Taurus, D.L. 2006

1029 páginas

Anuncios

Autor: loqueyoleo

En un mundo mudo y lleno de ruido y furia, resuena el silencio de las palabras olvidadas entre las páginas de un libro: despierta, comparte y lee.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s